Inicio / Tecno (página 6)

Tecno

Tecnología en Gral

Tesla desactiva el piloto automático de un Model S de segunda mano que sí tenía esa opción sin avisar al comprador

Una mañana tienes piloto automático en tu Tesla Model S, y a la mañana siguiente, sin que hayas hecho absolutamente nada en el coche, no. Es lo que le acaba de suceder al propietario de uno de estos coches a los que el fabricante ha desactivado dicha opción a través de una actualización OTA (Over-The-Air) de su software. El coche provenía de la venta de un tercero que lo había adquirido en una subasta de la propia Tesla, y según el fabricante pagó por el coche pero no por esa opción de piloto automático. La situación genera un debate acerca del control absoluto que el fabricante tiene sobre el software del coche gracias a esas actualizaciones que confirman esa analogía que cada vez se hace más a menudo: estamos ante un "ordenador con ruedas" con sus ventajas y sus inconvenientes. Tesla hace y deshace a su antojo a golpe de actualización OTA La historia publicada en Jalopnik revela que quien compró el coche en la subasta de Tesla el pasado mes de noviembre lo hizo tanto con el "Piloto Automático Mejorado" como con el "Modo de Conducción Autónoma Completo": así lo confirman los documentos de esa transacción. Ese usuario publicó el anuncio de venta incluyendo ambas opciones, pero Tesla había realizado su propia auditoría del vehículo tras venderlo y desactivó esas mejoras en una actualización que realizó poco después de la venta. En Xataka La terrible realidad de la electrónica en el coche: cada vez es más fácil "hackearlos" Tesla informó a este propietario de que no había pagado por esa opción y se disculpó "por la confusión", añadiendo que si estaba interesado en esa característica podía "comenzar el proceso para comprar esa actualización". Dichas opciones le costarían 8.000 dólares más a este comprador. La situación es desde luego polémica puesto que en la subasta inicial no se decía que estas opciones no estuviesen presentes: el comprador contaba con ellas, pero Tesla decidió a posteriori que no había pagado por ellas. La auditoría tuvo lugar después de la venta, no antes, lo que significa que el coche ya no era de Tesla, y ese cambio no se hizo de forma transparente ni se avisó a quienes estaban implicados en la transacción. En la auditoría interna que Tesla llevó a cabo después de la transacción (y no antes) se veía cómo el AutoPilot se eliminó el 18 de noviembre. Fuente: Jalopnik El problema no es nuevo: otros conductores parecen haberse visto afectados por situaciones similares. El concesionario que vendió el coche indicaba a Jalopnik que tanto ellos como el comprador vieron que esas opciones ya no funcionaban cuando probaron el coche, pero pensaron que era un problema software que se solucionaría con una actualización. En lugar de eso, obtuvieron esa aclaración de Tesla ante la que aparentemente no han podido hacer nada. Salvo por ese mensaje, en Tesla no han hecho más comentarios al respecto y la situación deja una lección que los futuros compradores deben aprender, sobre todo en ese mercado de segunda mano que parece ser el afectado por este tipo de sucesos. La etiqueta Monroney utilizada por Tesla en el Model 3 indicaba que ambas opciones tenían un precio adicional de 8.000 dólares en total. Fuente: Jalopnik El fabricante de coches ahora tiene más control que nunca sobre el coche, y aunque eso permite mejorar prestaciones y corregir posibles fallos enseguida y sin pasar por el taller, también tiene contrapartidas que afectan tanto a este tipo de situaciones como a los riesgos de seguridad que plantea tener un vehículo tan dependiente del software. Tesla, eso sí, trata de atajar problemas planteando recompensas para quienes encuentras fallos de seguridad: de hecho les regaló un Tesla Model 3 a quienes lograron hackearlo hace unos meses. - La noticia Tesla desactiva el piloto automático de un Model S de segunda mano que sí tenía esa opción sin avisar al comprador fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

El Realme X50 Pro 5G ya tiene fecha de presentación oficial y será durante el MWC 2020, confirmando así su presencia en la feria

Mientras asistimos por un lado a varias (e importantes) cancelaciones de cara al Mobile World Congress, otros fabricantes van confirmando lanzamientos. Entre ellos está la marca Realme, que anuncia la presentación oficial del Realme X50 Pro 5G, su próximo buque insignia. Un evento que se confirma días después de saber que el OPPO Find X2 se presentará el sábado previo al MWC, formando parte de esa avanzadilla de marcas que (al menos de momento) tiene su presentación el fin de semana que precede a la apertura oficial de las puertas de la Fira de Barcelona el lunes 24 de febrero. Y precisamente ese día es el que ha elegido Realme para dar a conocer su nuevo móvil con soporte 5G. Una cita con su buque insignia en pleno MWC 2020 Será pues el próximo 24 de febrero a las 9:30 hora local cuando Realme presente su primer móvil de alta gama con 5G, participando también por primera vez en este evento tecnológico. Un móvil que sigue la estela del Realme X50 5G, pero llevando estas características a la alta gama. Así, el Realme X50 Pro 5G viene con el Snapdragon 865, una de las pocas características confirmadas y una de las principales diferencias con su hermano menor, que integra el Snapdragon 765G. Veremos si además mantiene la tasa de refresco de 120 hercios, uno de los principales rasgos del X50 5G (lo cual tendría bastante sentido). En Xataka Las pantallas de 120 Hz llegan para los nuevos Samsung, Xiaomi y Apple: un importante salto que la industria no se había decidido a dar El anuncio llega escasos momentos después de conocer la cancelación de Sony, así que veremos en los próximos días si esto se mantiene tanto para Realme como para el resto de marcas. Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con los fabricantes más habituales para consultar sobre su asistencia al MWC 2020 y por ahora no hay cambios con respecto a Realme y el resto de marcas. - La noticia El Realme X50 Pro 5G ya tiene fecha de presentación oficial y será durante el MWC 2020, confirmando así su presencia en la feria fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Hola, te llamo por el anuncio de tu web, quería comprar una aldea abandonada

Aldeas Abandonadas es una inmobiliaria peculiar. Operar online, sin una sede física, es lo más normal de su actividad. El resto arquea las cejas de quien se entera: se encarga de vender aldeas abandonadas. Como con quien adopta un perro y le pone de nombre Rex, el naming de esta inmobiliaria es esperable hasta el extremo. Pueblos abandonados, mansiones descuidadas por completo en entornos rurales, conjuntos de fincas con antiquísimas edificaciones, vetustas bodegas de otra época, palacios venidos a menos... Todo eso es lo que podemos encontrar en su catálogo. "La mayoría de propietarios son particulares", nos cuenta Elvira Fafián, su gerente. "O bien las han conseguido en una herencia, o se han comprado herencias de otras familias, o son promotores que pudieron comprarlas en su día pensando en convertirlas en instalaciones para el turismo rural, pero no surgió ese negocio y ahora las están vendiendo. La mayoría son de un único propietario". Pueblo abandonado desde la Guerra Civil al 20% de descuento En la web de esta inmobiliaria encontramos aldeas abandonadas, sobre todo, en Galicia, Asturias y Castilla y León. También en otras regiones, como Andalucía, Catalunya o Aragón. Las propiedades más económicas a la venta parten de los 20.000 euros. Las más caras alcanzan los cinco millones. Entre medias, varias horquillas. La que más abunda, la que se mueve entre los 150.000 y los 400.000 euros. Todas esperan a una venta que les pueda devolver a la vida, la que la despoblación imparable de la España rural les ha quitado. Tras Aldeas Abandonadas no hay un gran grupo empresarial, ni una submarca de otra corporación mucho mayor. De hecho, ni siquiera hay una empresa en el sentido más estricto de la palabra: cuando les solicitamos la denominación social de la empresa para conocer sus números a través del Registro Mercantil nos revelan que no son una SL como tal, sino que son agentes de la propiedad inmobiliaria trabajando en régimen de autónomos bajo una marca comercial. Tampoco nos quieren revelar sus cifras, ni siquiera el número de trabajadores: "Somos pocos, pero muy buenos", cuenta Elvira. "Ten en cuenta que para vender una aldea has de ser muy buen profesional y tener mucha idea y experiencia detrás. Los que estamos aquí tenemos una trayectoria importante en los últimos doce o catorce años. Venimos del peritaje, de temas financieros, fiscales, de ayuntamientos, de aseguradoras... Así podemos dar el servicio total a los clientes que vienen". En Magnet Cada vez tenemos más cosas y nuestras casas se hacen más pequeñas: bienvenido al boom de los trasteros Ese servicio total no es asunto baladí: el proceso de comprar una aldea abandonada puede ser tedioso, pero el de venderla lo es mucho más. "Cuando alguien se interesa por una propiedad les pedimos el proyecto que va a crear allí, qué servicio va a dar, qué planes tiene. Porque si no va a hacer nada, quizás luego el ayuntamiento no vaya a dar nada". También hay que decir que las aldeas no están necesariamente en ruinas por estar abandonadas. Alguna está en muy buen estado e incluso se incluye vajilla, ropa de cama y electrodomésticos, como esta de A Coruña a la venta por 550.000 euros (rebajada a 450.000 euros por el Black Friday, una promoción que sigue vigente en la web casi en febrero). Estudios técnicos, legales y comerciales mediante Aldea a la venta en Lugo. Imagen: Aldeas Abandonadas. Antes de que se ejecute la venta, estos agentes acuden al ayuntamiento del que depende dicha aldea y le presenta al comprador o a la empresa interesada. Es ahí cuando se habla de condiciones: accesos viales, servicios básicos como el alumbrado, el alcantarillado, etc. Después comienza una serie de trámites burocráticos: altas de servicios, cambios de nombre, notaría, trámite de subvenciones, registros... Los ayuntamientos, en la experiencia de Elvira, suelen mostrarse receptivos con quienes acuden con intereses comerciales a una de estas aldeas o fincas rurales. "Normalmente es gente que quiere montar algo enfocado en el turismo rural. Pero con que venga a crear riqueza en la zona, ya está generando: dará trabajo a los albañiles, fontaneros, pintores, etc de la zona. Incluso comprará en los supermercados cercanos". En Magnet La verdad sobre la "densidad de población": no importa el total, sino la densidad habitada Una frase que choca de Elvira: "El tema económico no es lo más importante para nosotros". Arqueamos las cejas. "Bueno, es importante, claro, pero hay aldeas que han costado 20.000 euros. ¿Qué vas a cobrar al propietario? Nosotros lo abarcamos todo: banco, reformas, ayuntamientos, diputaciones... Porque lo entendemos todo, no delegamos ni al comercial que visita la propiedad con el interesado. Hay que hacer mucho trabajo aquí". El perfil del comprador promedio es el del inversor que la destinará a fines de turismo rural, también hay quien busca una segunda residencia tranquila y gigantesca Esta afirmación encaja con lo que experimentamos en otra llamada, con otro trabajador como interlocutor, haciéndonos pasar por un inversor interesado en uno de estos inmuebles: se nos explica que únicamente tendremos que preocuparnos de conseguir una hipoteca en el caso de que no tengamos el dinero previamente, y de los papeleos previos por nuestra parte. Del resto de trámites se encarga la inmobiliaria. Encaja también con lo que cuenta Gloria Arribas, economista madrileña que compró la aldea de Granda, cerca de Ribadeo, en Lugo, hace cuatro años. Un conjunto de cinco casas de tres propietarios distintos y en la que reside actualmente. Ganado, hórreos y teletrabajo Aldea de Granda (Ribadeo, Lugo). Imagen cedida por Gloria Arribas. "Todo fue bastante fácil, por mi parte al final no fue más complejo que comprar una casa, solo que la compra se hizo a varios propietarios", cuenta Gloria a Xataka. "La compré en Aldeas Abandonadas porque la gracia era comprar una aldea completa, era lo que me apetecía. No he tenido que hacer trámites más allá de los habituales de una compra de una propiedad, entre otros motivos, porque no hay mucho más que hacer: tampoco hay ayudas o subvenciones apenas". Gloria, compradora de una aldea abandonada, confirma que no hay trámites más allá de los habituales en la compra de una casa Aunque la aldea se compone de cinco construcciones, Gloria solo utiliza una, la de su vivienda. Se ha interesado por ayudas de algún tipo por parte de las administraciones para la rehabilitación del resto, sin éxito. "No hablo ya ni siquiera de subvenciones, sino de facilidades, como préstamos sin intereses, para que yo pueda arreglar esto, al final es recuperar patrimonio". En épocas de bonanza, la Xunta o la Diputación sí subvencionaban las rehabilitaciones de los icónicos hórreos, las construcciones elevadas destinadas al almacenaje de alimentos que hasta hace unos años gozaban de medidas de protección que han sido muy reducidas en los últimos tiempos. "Nadie hace nada para evitar que se caigan", dice Gloria. "Son importantes para la cultura gallega, no voy a dejar que se estropeen, pero no hay ayudas". Hórreo en Granda (Ribadeo, Lugo). Imagen cedida por Gloria Arribas. Gloria trabaja en remoto desde su aldea mediante su portátil y su conexión a Internet durante media jornada. El resto del día lo dedica a ir reparando y manteniendo la propiedad. "Salvo el tema de las ayudas, el resto está genial; los vecinos son muy agradables y amables. El otro día me quedé atascada en una zanja con el coche y enseguida vino uno con su tractor a ayudarme. Yo ya estaba pensando en cómo explicarle a la grúa cómo llegar hasta donde estaba yo". Panorámica de Grande (abajo, a la derecha). De fondo, el Mar Cantábrico. Imagen cedida por Gloria Arribas. Sobre si le ha compensado la compra y el cambio de ubicación y de hábitos, responde con un "sí" rotundo. "Eso sí, a la persona que compre algo así le tiene que gustar este modo de vida. Aquí no hay tiendas ni hay nada, te tienes que organizar de otra forma, solemos ser autosuficientes. Tenemos animales, vacas de carne o de leche, huertos, yo tengo también algo de ganado. Ahora podría trocear la aldea y vender cada trozo de forma independiente, pero no me lo planteo". En Xataka Tras diez años de teletrabajo, esto puedo decir sobre los mitos y realidad de trabajar desde casa Pese a la historia de Gloria, el perfil más habitual de comprador es el de persona de mediana edad que planea dar un uso comercial a estas operaciones, sobre todo en forma de casa rural o de instalación turística algo más compleja, como la de deportes multiaventura, campos de golf, etc. También hay quien simplemente busca una residencia retirada y tranquila -y exuberante- para toda su familia. Los compradores españoles son los que aglutinan la mayoría de operaciones de hasta 400.000 euros. Para inversiones mayores, hay mayor número de extranjeros. La legalidad del abandono "Si tienes un caserío y no vas durante treinta años, ni lo alquilas, ni te preocupas por él de ninguna forma, la ley te exige que como propietario del inmueble debes mantenerlo y conservarlo, no que lo ocupes, pero sí que le des un mantenimiento", nos cuenta Pablo Cereijo, abogado experto en urbanismo y edificación de Ponce y León Abogados. "Pero aunque lo abandones, no significa que vaya a dejar de ser tuyo. Otra cosa es que no pagues el IBI durante más de tres años, ahí ya la administración embarga tu casa y la puede sacar a subasta". En ocasiones no es un ayuntamiento quien se queda con una propiedad en el caso de que no pueda asumir los cargos de esas propiedades. En esos casos, se las queda la diputación de turno. El problema viene cuando esas construcciones ni siquiera están inscritas en el Registro de la Propiedad. Ahí empieza un largo y complejo camino de estudios jurídicos de la propiedad para ver qué vías legales se tienen para lograr adueñarse de ese inmueble. "Al final, las aldeas abandonadas y similares son una propiedad como otra cualquiera, solo que en lugar de una casa son veinte o treinta juntas". En algunas ocasiones los motivos del abandono son más de fuerza mayor, como un pueblo de Burgos sin vida alguna desde la Guerra Civil que se vende por medio millón de euros. En otros, inactividad laboral, como otro pueblo onubense abandonado desde que se terminó la minería allí. Finca asturiana del siglo XIX a la venta por un millón de euros. Imagen: Aldeas Abandonadas. No todo es venta como en el caso de Gloria: hay quien posee una de estas aldeas y únicamente quiere que alguien les dé un mantenimiento para evitar que acaben derruidas por el paso del tiempo y la indiferencia. Son el tipo de ofertas que, según Elvira, solo piden a alguien que ejerza una actividad durante un tiempo determinado, como cinco décadas, a cambio de poder vivir y trabajar allí sin tener que pagar por el inmueble. También hay quien pide 3.000 euros, "lo mínimo", porque quiere deshacerse de ella sin llegar al extremo de regalarla. "No todo se compra al final", dice Elvira. "Pero en los últimos años hemos crecido mucho, creo que ha habido mucha repercusión con el despoblamiento rural, ahora mucha gente entiendo nuestro trabajo. Hay mucha demanda". Como dijo el torero El Gallo cuando conoció a Ortega y Gasset y descubrió que era filósofo, "hay gente pa' tó'". - La noticia Hola, te llamo por el anuncio de tu web, quería comprar una aldea abandonada fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

Leer más »

Vendí un vídeo viral y me pagaron 340 euros por él

Imagínate la siguiente situación: durante un paseo en bicicleta fuera de la ciudad te encuentras, por sorpresa, una pequeña manada de mofetas que avanza hacia ti poco a poco. Te paras, las observas y ellas, inofensivas, se acercan a olisquearte los zapatos. Corretean de la forma más adorable y mona posible alrededor tuya e inevitablemente sacas el móvil para inmortalizar el momento. Ahora tienes grabada en vídeo la prueba de la agradable sorpresa que has tenido en tu viaje en bicicleta rutinario. Después lo subes a Youtube, Instagram, o cualquier red social, para compartir ese bonito momento. Pasan las semanas y un día recibes un correo electrónico que comienza con un entusiasmado mensaje de “¡Nos encanta tu vídeo!”, detallando a continuación que es una empresa que ha encontrado tu vídeo y que estaría interesada en pagarte dinero por él. Es posible que te coja por sorpresa, pero sin duda la idea de que te ofrezcan dinero por un vídeo que has grabado por completa casualidad es muy atractiva. Pues bien, esto no se queda solo en un ejemplo, sino que pasa constantemente: muchas empresas se dedican a rastrear vídeos en la red para adquirir sus derechos y luego volver a venderlos a terceros. En Xataka Cuando llegué a la adolescencia tomé conciencia de que mis padres habían compartido toda mi infancia en Internet ¿Por qué quieren comprar mi vídeo? Si eres un asiduo de las redes sociales, seguro que te has encontrado con multitud de medios o cuentas que comparten vídeos de lo más sorprendentes. Pues bien, esos vídeos no aparecen de la nada. Empresas como Jukin Media, Viralhog, entre otros, una vez que han rastreado los vídeos y los han comprado, los venden a terceros. Volvamos a nuestro vídeo de las mofetas para entenderlo: hace unos años, una vez que hubieras subido el vídeo a Youtube, es complicado que el vídeo se volviera viral. Antes los vídeos crecían de forma orgánica en la plataforma, recolectaban visitas de forma lenta y pausada, a través de recomendaciones de amigos o familiares y el boca a boca digital. Ahora, con estas empresas, hay muchos más videos que se hacen virales y de forma más rápida. Es porque mediante sus redes de difusión, ya sean sus diferentes canales o redes sociales, "impulsan" que el vídeo se haga viral y que llegue a muchos teléfonos simultáneamente. En los últimos meses, algunos youtubers han tenido serios problemas por culpa de este tipo de empresas. La última polémica ha sido en cuanto a Jukin Media: algunos youtubers han sido amenazados con el cierre de su canal al usar imágenes y vídeos que han sido comprados y licenciados por la empresa. Han sido acusados hasta de extorsión por pedir una cantidad exacerbada de dinero a los youtubers por usar dichos vídeos, aunque solo fuera unos segundos. En resumidas cuentas, estas empresas desempeñan dos funciones principales: por un lado compran vídeos que ya se han hecho virales para explotarlos comercialmente, o buscan vídeos que ven como candidatos potenciales a serlo y lo convierten en virales. Hemos hablado con algunas personas que han vendido sus vídeos a diferentes empresas de este estilo para que nos cuenten qué es lo pasa después de venderlos y, lo más interesante, cuánto provecho monetario han podido sacar de ello. Storyful: el que más paga, pero sin apenas transparencia Mario, durante un viaje que hizo con sus amigos a Venecia en 2017, hizo este vídeo de tan solo 17 segundos. Storyful le pagó 340 euros por él. Quien no arriesga no gana. pic.twitter.com/GPFbiZ88TC— merinowski (@merinowski_) November 16, 2017 Mario es creador de contenido desde hace varios años y conocía de antemano la existencia del negocio de los vídeos virales. Fue él mismo quien contactó con ellos para venderlo: “El vídeo se viralizó en Twitter y estaba harto de que me lo robaran otras cuentas, entonces decidí venderlo y que otros lo peleen por mí, además de ganar ese dinero extra”. “Estuve echando un ojo a dos o tres empresas del estilo, pero la que más me convenció fue Storyful porque en ese momento eran los más claros a la hora de explicar lo que ofrecían”, nos cuenta para este artículo. Lo único que le pidieron es que resubiera el vídeo a su propio canal de Youtube con unas keyword específicas e indicando en la caja de descripción que el vídeo pertenecía a Storyful, en el caso de que alguien quisiera usarlo. Mario también les mandó enlaces donde el vídeo había sido subido sin permiso para que ellos pudieran reclamarlo, a petición de Storyful. No hubo ningún tipo de negociación, ni le hicieron firmar ningún contrato. Todo fue hablado a través de mail. El reparto de beneficios que genera el vídeo una vez comprado suele ser de un 50% para el dueño del video y un 50% para la empresa que lo compra, pero en este caso no le indicaron cuánto sería su porcentaje de ganancias, simplemente le dijeron que “el límite que podía ganar con el vídeo era de 1.000 euros y que iban a hacer ingreso a través de PayPal cada vez que se acumularan 100 euros”. El primer mes le ingresaron 100 euros, a los tres meses 140 euros y en otro par de meses 100 euros, aproximadamente. Luego no supo más de ellos. En Xataka Millenials sin redes sociales: “He perdido contacto con la sociedad de mi edad" Cada vez que le ingresaban un pago nadie le hacía ningún desglose, ni factura, ni nada por el estilo. No sabía “a qué clientes lo habían vendido, ni cuántas views o impresiones ha tenido ese vídeo durante su difusión”. Los ingresos en PayPal se hacían como si te lo ingresara un amigo o particular. Algo que no terminaba de convencer a Mario ya que estaba muy interesado en dicho desglose. Les ecribió varios mail solicitando si sería posible ver dichos datos en algún momento, a lo cual solo recibía mails diciéndole que no iba a ser posible en ese momento. A la hora de escribir este artículo Mario volvió a contactar con ellos pero ni siquiera le han respondido. Al contactar con ellos nosotros, tampoco han dado declaraciones al respecto. A pesar de que no exista contrato, en su momento Storyful le indicó a Mario que la propiedad del vídeo sigue siendo de él, pero los derechos de distribución y comercialización del mismo son de Storyful para siempre. En este caso Mario ganó 340 euros por su vídeo, ¿por cuánto lo vende Storyful a terceros? En un correo que les enviamos con anterioridad preguntando por el precio de uno de sus vídeos nos indicaron que 715 euros. Tienen planes en los que cuantos más vídeos compres más baratos sale cada uno. Les planteé, como medio, la posibilidad de comprar 50 vídeos diferentes al mes y me indicaron que en ese caso serían 135 euros. Es decir, una cantidad de 6.750 euros al mes. Además, cuando venden un vídeo en particular no es exclusivo, pueden vender el mismo vídeo a diferentes personas. Esa venta solo da permiso a utilizarlo, y solo durante un tiempo determinado. ¿Vale la pena vender tu vídeo entonces? Mario lo tiene claro: “Sin duda, lo volvería a hacer, a mí por lo menos me compensa. Cuando viralizas un vídeo te lo pueden robar otras cuentas y, en el mejor de los casos, te dan crédito, pero la mayoría de las veces no lo hacen. Incluso si te lo dan no sirve para nada realmente. La experiencia con Storyful por una parte fue una buena experiencia porque te hacían el ingreso en Paypal como si fuera una donación y punto, pero mal porque no tengo datos, no sé a qué gente se lo han vendido. Varias veces les pedí datos, de a quién se lo han vendido, o por cuánto, cuántas impresiones, cuánto de ese dinero es para mí y cuánto es de ellos pero no me dieron nada”. Jukin Media: prometieron dinero que nunca pagaron Xuri, youtuber e ilustradora, subió este vídeo a uno de sus canales en 2013, en el que sale ella misma cayéndose en el aeropuerto. Al cabo de unas semanas la contactó Jukin Media para comprarlo. “El vídeo ni siquiera tenía muchas visitas”, nos cuenta Xuri, “no sé cómo llegaron a él y menos una empresa americana”. “Yo tendría unos 18 años en aquel entonces, me dijeron que querían comprar ese vídeo y que me iban a pagar 100 dólares. Me mandaron firmar un documento de cesión de derechos y lo firmé a la espera de que me fueran a mandar ese dinero, pero nunca lo hicieron”. Reclamó después de unos meses pero nadie le contestaba a los correos. Incluso un par de años después les volvió a escribir, pero sus quejas se mandaban a un sistema automatizado de reclamaciones. Jamás obtuvo ni las respuestas ni el dinero. “Solo me ofrecieron esos 100 dólares, supongo que si hubiera sabido cómo funcionan las cosas en aquel entonces lo hubiera negociado. Me lo pintaron como un premio: además de que les había encantado el vídeo encima me iban a dar dinero por él. Supongo que le pasa a mucha gente como me pasó a mí, que hicieron ese vídeo por casualidad y luego lo venden sin saber que podrían ganar más dinero a parte de esos 100 dólares. Bueno, en mi caso ni siquiera me los dieron”. Cuando Xuri firmó el contrato la empresa se llamaba ChiWay Entertainment INC, antes de que la compañía cambiara el nombre justo en 2013 a Jukin Media. Xuri vio su vídeo en uno de los recopilatorio de caídas que hacían en aquel entonces. A día de hoy está borrado y no se localiza en el canal de Jukin Media. Nos pusimos en contacto con la propia empresa respecto al vídeo y el contrato que le hicieron firmar sin ser remunerado nunca, pero la empresa no nos ha contestado a ninguno de nuestros mails. Caters Clips: el trato más justo y transparente Lucas, productor de Pyrene Media, también nos cuenta que fueron los elegidos por otra empresa de compra de vídeos: Caters Clips. En esta ocasión la experiencia fue mucho más agradable respecto a Storyful y Jukin Media. Pyrene Media es una productora especializada en montañas, vuelos, paracaidismo y toda clase de deportes de riesgo. Trabajan sobre todo la zona de Pirineos. Uno de sus trabajos recientes, por ejemplo, sale reflejado en uno de los últimos videoclips de C.Tangana, YELO. El vídeo de arriba corresponde a uno de sus deportistas, Alex Villar, y Caters Clips contactó directamente con el deportista. “Nosotros trabajamos sobre todo en publicidad y aunque podamos pensar que algunos de nuestros vídeos pueda ser virales no es nuestro sector principal", nos cuenta Lucas a través de teléfono,"sabemos que esto no es un negocio, no lo vemos como un retorno del que se pueda vivir, este caso solo lo hemos hecho por probar”. Es la primera vez que han realizado este tipo de transacción, al ser contactados por Caters Clips. El trato que les ofrecieron y aceptaron fue un 60% de beneficios para Pyrene Media y el 40% restante para Caters Clips. Solo tiene una duración de tres meses y a su término el vídeo vuelve a ser completa propiedad de Pyrene Media: “Aún no os podemos decir cuánto dinero ha generado ese vídeo, solo ha pasado un mes, y es un pago trimestral al acabar el contrato, pero sí que nos han indicado que nos harán un desglose donde se indicará dónde se ha vendido ese vídeo, a qué clientes y cuánto ha generado cada transacción”. Contactamos también con Andrés Aguilera, creador de contenido especializado en cinemáticas con drones. Uno de esos videos fue hallado por Caters Clips al igual que el vídeo de Pyrene Media y le hicieron una oferta. Nos cuenta que ya le han contactado varias veces desde esta misma empresa, al igual que otras diez al menos. Hicieron el mismo trato que con Pyrene Media, a repartir beneficios entre ellos a un 60% para Andrés y un 40% Caters Clips. En este caso, su pago va mes a mes y en cada uno de ellos se desglosa cómo se ha vendido el vídeo, nombres de clientes incluidos. Un proceso muy transparente a diferencia de la competencia. No es la primera vez que vende uno de sus vídeos. Elige los que le parecen más interesantes para esta opción. Las ganancias del vídeo de arriba en específico le han traído 150 euros, por ejemplo: “De todas formas, al darles el derecho no exclusivo, mi idea no era ganar dinero, sino darle más visibilidad al vídeo”. “Sigo colaborando con ellos, así que les recomiendo. Siempre que sepas por qué quieres vender el vídeo, porque la remuneración es escasa”, concluye. En Xataka Si me das tu número de teléfono es probable que ni imagines lo que puedo averiguar sobre ti Factores a tener en cuenta a la hora de vender tu vídeo Como hemos visto, entregar tu vídeo a las manos de una compañía tiene sus pros y sus contras. El beneficio que sacan ellos respecto a tu vídeo es infinitamente mayor al que vayas a sacar tú, pero a diferencia de nosotros tienen una red de contactos y de distribución que nosotros no tenemos. También existe el riesgo de que la empresa no acabe de ser totalmente honesta, como ha pasado en el caso de Xuri, y tus reclamaciones se pierdan en su masificado sistema. En este caso se trataría de intentar buscar de forma previa buenas referencias sobre la empresa que te está contactando para el vídeo. Por otro lado, también está la monetización. Youtube ahora ha puesto ciertas reglas para que puedas monetizar tus vídeos: es necesario haber conseguido más de 4.000 horas de visionado en 12 meses y tener al menos 1.000 suscriptores. Esto significa que si no eres una persona dedicada a la plataforma y subes un vídeo suelto que, por casualidad, se viraliza, no puedes monetizarlo de forma alguna. A no ser que sea mediante este tipo de empresas que se encargan de hacerlo. Por no hablar de subirlo en otras redes sociales, como Twitter o Instagram, donde siquiera hay posibilidad de monetización. En cambio, si eres creador de contenido y puedes monetizar tus vídeos tienes mucha mejor posición a la hora de negociar las condiciones en las que vas a vender tu vídeo. Al fin y al cabo, estas empresas se nutren de nuestros vídeos, sin ellos no tendrían negocio, qué menos que negociar con la materia prima que ellos tanto ansían. Ilustración portada | IvArt - La noticia Vendí un vídeo viral y me pagaron 340 euros por él fue publicada originalmente en Xataka por Alesya MO .

Leer más »

Es 2020 y me pregunto por qué los 8 GB de RAM parecen ser la norma no escrita en portátiles

Es como una regla no escrita. Buscas un portátil y lo normal es que haya un montón de especificaciones que cambian: pantalla, resolución, capacidad y tipo de almacenamiento, procesador, gráfica dedicada (si la tienen), y otros componentes y aspectos que ofrecen diferentes alternativas a los usuarios. Hay no obstante una característica que parece repetirse una y otra vez en todos ellos: los 8 GB de RAM se han convertido en la norma de un segmento en el que pasar a cantidades mayores como 16 GB es algo raro y que puede salir muy caro. Afortunadamente los precios de las memorias RAM no han parado de bajar en los últimos tiempos, y eso empieza a notarse por fin en un segmento que necesita una vuelta de tuerca en este aspecto. Algunas cosas (como los 8 GB de RAM) parecen no cambiar nunca Un vistazo a la propia hemeroteca de Xataka permite comprobar cómo desde hace años la mayoría de portátiles ya contaban con esos 8 GB de memoria con bastante frecuencia. En este Cazando Gangas de abril de 2016 hablábamos de un par de equipos de MSI y de Lenovo que tenían esa configuración. Lo mismo ocurría algún tiempo después, en julio de 2017, donde en el Prime Day recomendábamos un equipo de ASUS y otro de Lenovo con esa cantidad de memoria RAM. En Xataka Memoria RAM: qué es, para qué sirve y cómo mirar cuánta tiene tu ordenador o móvil Uno esperaría que las ofertas habrían cambiado a estas alturas, pero no lo han hecho. En nuestro último Cazando Gangas había desde luego equipos ya armados con 16 y hasta 32 GB (póngame dos, por favor), pero casi siempre solo si superábamos la barrera de los 1.000 euros. Cierto que había alguna excepción, pero una vez más parece como si contar con 16 GB de memoria RAM fuera una opción de equipos de gama alta cuando los precios ya no son los que eran. Como veremos a continuación lo de los precios de los módulos de memoria es casi como una montaña rusa, pero es que esa montaña rusa está ahora cayendo. Eso debería hacer mucho más fácil contar con portátiles asequibles con 16 GB de RAM... y afortunadamente comienza a hacerlo. Precios locos en un segmento titubeante Comprar memoria RAM a principios de 2016 era una bicoca. Los precios de la memoria DDR4 estaban en mínimos históricos, y según un estudio conjunto de Gamers Nexus y de PCPartPicker, que hace un seguimiento de la evolución de los precios de diversos componentes, un par de módulos de 4 GB de DDR4-2133 salía por unos 40 dólares. A principios de 2018 ese precio (de media) era casi del triple. El análisis de Gamers Nexus revelaba que el limitado número de fabricantes y la altísima demanda del mercado de chisps DRAM —no ya solo para portátiles, sino para móviles— provocó una subida de precios espectacular. En Xataka Cómo ampliar la memoria RAM de un ordenador: todo lo que debes saber La consolidación de los fabricantes ha ido reduciendo el mercado a un grupo de empresas que ha permitido que básicamente las que se repartan el pastel actualmente sean Samsung, SK Hynix y Micron. Y que unos pocos controlen el mercado ha llevado a que se produzcan situaciones preocupantes. En el tercer trimestre de 2019 Samsung contaba con un 46,1% de cuota de mercado, por un 28,6% de SK Hynix y un 19,9% de Micron. El resto de empresas -no son muchas- prácticamente no cuentan. Fuente: Statista Por ejemplo, la de las investigaciones sobre potenciales delitos de fijación de precios que acabaron por ejemplo con Samsung pagando una multa de 300 millones de dólares en 2005 y otra de 110 millones en 2014. Esas acusaciones volvieron a aparecer en junio de 2018 en un mercado que se ha convertido en todo un filón para quienes lo dominan. Aquellas subidas se detuvieron durante 2018, y desde entonces la caída de precios ha sido sensible. No tan espectacular como lo fue su subida —que la DDR4 costara lo mismo en 2018 que cuando empezó a venderse a mediados de 2014 era de traca—, pero sí lo suficiente como para hacer que nos preguntemos por qué seguimos anclados en ese estándar de facto que hace que muchos portátiles del mercado cuenten con 8 GB de RAM. De hecho la situación es mucho más evidente en el mercado de los PCs: hoy en día es fácil encontrar precios realmente económicos en este sentido, y 16 GB de memoria DDR4-2400 rondan los 60 euros. Mmontarse un equipo de sobremesa con esta cantidad de memoria es mucho más sencillo (y barato) a menudo que lograr algo similar en el mundo de los portátiles. Los fabricantes no ayudan demasiado Hay otro factor clave en la situación que estamos viviendo: los fabricantes de equipos portátiles cada vez dejan menos libertad al usuario a la hora de meterle mano a estos equipos. Estamos viviendo una situación en la que resulta que estamos luchando por nuestro derecho a reparar nuestros dispositivos, algo que probablemente nos hubiera hecho reír hace unos años. La situación se ha contagiado del mercado de los móviles —qué tiempos aquellos de las baterías reemplazables, ¿eh?— y ahora los fabricantes dejan pocos resquicios a posibles expansiones futuras. En los últimos tiempos hemos visto como algunos sí permiten por ejemplo acceso a la ranura M.2 para poder cambiar o ampliar la unidad SSD, pero las cosas son especialmente difíciles en otros apartados. En Xataka Bienvenidos a la era de la tecnología desechable (y cara) La memoria es uno de ellos. Hace tiempo que la tendencia entre los fabricantes es la de soldar la memoria —al igual que otros componentes— directamente en la placa base, algo que permite acotar los costes de fabricación y probablemente mejora la calidad del proceso, pero que tiene como consecuencia la imposibilidad de ampliar este apartado a posteriori. Si te compras un portátil con 8 GB, eso probablemente será lo que tendrás durante toda la vida útil del producto. Hay excepciones, claro. El Dell XPS 15, el Alienware Area 51m o el Lenovo Legion Y740 son algunos ejemplos recientes de portátiles en los que podremos ampliar tanto memoria RAM como almacenamiento vía unidades SSD. Y sin embargo, la tendencia a encontrar equipos con la memoria RAM soldada en placa es evidente. La opción de soldar la RAM no solo plantea a los fabricantes un proceso de fabricación más automatizado y que ahorra costes, sino que además hace que permite a las marcas controlar mejor sus gamas de producto. Afortunadamente muchas de estas marcas ofrecen una versión de 8 GB y otra de 16 GB que suele además contar con alguna mejora adicional (más capacidad de la unidad SSD, por ejemplo). El HP Pavilion 14 de 8 GB y 256 GB cuesta actualmente 999,99 euros en Amazon. La versión con 16 GB de RAM y 512 GB cuesta 1.099,99 euros en Amazon. La diferencia de 100 euros parece compensar en este caso, y algo parecido ocurre con este Lenovo Ideapad 330: con 8 GB de RAM y 1 TB de HDD y 128 GB de SSD cuesta cuesta 819,99 euros en Amazon, mientras que la versión con 16 GB de RAM, 1 TB de HDD y 256 GB de SSD cuesta 899,99 euros en Amazon. Las ofertas empiezan a ser interesantes, y desde luego si tuviera que elegir entre esas opciones optaría por unas ediciones con 16 GB de RAM que darán más margen de maniobra en todo tipo de soluciones. Espera, igual no necesito más de 8 GB (o sí) Bill Gates dijo —aunque luego se desdijera— aquello que "640 KB de memoria eran suficientes para cualquiera". Era 1977, así que ciertamente era difícil pensar que nadie fuera a necesitar mucho más a medio plazo. Pero claro, las cosas cambiaron de forma extraordinaria en el mundo de la informática, y hoy en día la cantidad de memoria recomendada es mucho mayor. ¿640 KB? ¿De verdad, Bill? No hay de hecho una cifra oficial, pero los 8 GB de muchos portátiles se han convertido en el estándar de facto. Es también una cantidad habitual en equipos de sobremesa, y verla incluso en móviles resulta ya algo casi habitual. En Xataka Cuando la frontera en el mundo de la informática eran los 640K ¿Podemos seguir trabajando con 8 GB? Por supuesto: es ciertamente una cantidad decente para trabajar y jugar sin problemas en muchos escenarios, pero las nuevas exigencias de los sitios web, las aplicaciones y los juegos hacen que todas ellas sean más glotonas en este apartado. Ya lo explicamos en el pasado: tener más memoria ayuda a que todo aquello que ejecutamos en el ordenador pueda usar esa memoria, que es muchísimo más rápida en accesos de lectura y escritura que el más rápido de la sunidades SSD del mercado. Un módulo DDR4-3200 puede alcanzar picos de 25,6 GB/s, mientras que las unidades SSD PCIe 4.0 más recientes alcanzan aproximadamente 5 GB/s. Nada desdeñable, pero aún así muy lejos de las memorias RAM convencionales. Si los programas o los juegos no tienen suficiente memoria RAM se hace uso del swapping a disco -con el archivo de paginación en Windows- que permite usar una unidad de almacenamiento (HDD o, preferiblemente, una buena unidad SSD) como ayudante de la memoria RAM, almacenando allí esas porciones que se desalojan de memoria principal para "hacer sitio" a quien la necesita con mayor urgencia. Así pues al tener más memoria reducimos ese riesgo y permitimos que siempre andemos sobrados de memoria RAM. De hecho desde hace tiempo los expertos recomiendan 16 GB de memoria para aquellos usuarios que exigen más de sus equipos, tanto en productividad y navegación web —recordemos que Firefox o Chrome consumen RAM como si no hubiera mañana— como en streaming de contenidos y por supuesto en juegos exigentes que por su realismo visual generen una carga especialmente alta en este sentido. Lo cierto es que en este aspecto la realidad es clara: cuanta más memoria RAM, mejor. Los fabricantes siguen pareciendo querer transmitir la idea de que la oferta está dominada completamente por los equipos de 8 GB, pero yo que vosotros rebuscaría un poco: los equipos con 16 GB afortunadamente empiezan a estar disponibles a precios interesantes, y puede que poco a poco se conviertan (por fin) en la nueva norma del mercado. Ojalá que sí. - La noticia Es 2020 y me pregunto por qué los 8 GB de RAM parecen ser la norma no escrita en portátiles fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

El coronavirus llega a Palma de Mallorca: se confirma el segundo caso confirmado del virus en España

El Centro Nacional de Microbiología (CNM) acaba de confirmar el segundo caso de coronavirus 2019-nCoV en España. Según ha confirmado el Ministerio de Sanidad, se trata de una de las muestras de cuatro miembros de una familia británica que fueron ingresados en el Hospital de son Espases (Palma de Mallorca) tras conocerse que habían tenido contacto con una persona contagiada en Francia. Tres de los miembros han arrojado resultados negativos. El paciente contagiado, el padre de familia, se encuentra ingresado y en aislamiento. El segundo caso de coronavirus en España Hospital Universitari Son Espases La Consellería de Salud y Consumo del Govern ha pedido "respeto absoluto hacia la privacidad de las personas" y está previsto que, sobre las 12.00 horas, los responsables de la Conselleria den una rueda de prensa para actualizar la información sobre el caso. Además, ha querido trasladar un "mensaje de tranquilidad y de confianza" en la tarea que desarrollan todos los profesionales de la salud y en el trabajo coordinado con el ministerio de Sanidad. En Xataka Cómo es posible que estemos tan cerca de conseguir una vacuna contra el coronavirus y no hayamos logrado acabar con la gripe Desde que fuera identificado en la ciudad china de Wuhan, el 2019-nCoV ya acumula 812 muertos en China y más de 37.000 infectados en todo el mundo. Es decir, ya se ha cobrado más víctimas mortales que el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) que en 2003 mató a casi 800 personas. El primer caso en España se detectó en La Gomera, un turista alemán que había estado en contacto en Alemania con un paciente diagnosticado de infección por el coronavirus 2019-nCoV. - La noticia El coronavirus llega a Palma de Mallorca: se confirma el segundo caso confirmado del virus en España fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

17 apps para sacarle el máximo partido a Google Calendar en el móvil

Hoy te traemos una pequeña lista de 17 aplicaciones para exprimir al máximo Google Calendar cuando lo estés utilizando en tu teléfono móvil. La aplicación de calendario de Google puede ser básica si quieres, pero también te permite muchas interacciones con aplicaciones de la propia Google, y puede ser utilizada también por aplicaciones de terceros. Gracias a todas estas interacciones con otras aplicaciones, los superpoderes de Google Calendar aumentarán para permitirte gestionar mejor tu tiempo y organizar tus muchas tareas del día a día de la manera que quieras. Vamos a proponerte algunas de estas aplicaciones que puedes usar con Google Maps, intentando que sirvan tanto para Android como para iOS. Any.DO En esta lista te vas a encontrar muchas aplicaciones de gestión de tareas, pues son las que más utilidades le pueden dar a un calendario. Cada vez que hablamos de aplicaciones de productividad, siempre nos mencionáis a Any.DO como uno de los referentes. Te permite hacer listas y gestionar tareas de una manera versátil y eficaz, y tiene su propio calendario para que te organices mejor. Puedes gestionar listas de tareas, listas de compras, recordatorios y planificaciones diarias. Además, si eres de los que se olvida de abrir las aplicaciones de gestión de tareas una vez las instala, Any.DO tiene un widget para tu pantalla de inicio en el que no perder de vista tus tareas y eventos del calendario. Una de sus grandes virtudes es una compatibilidad total con calendarios de terceros como Google Calendar, iCloud u Outlook. Enlace: Any.do En Xataka 23 atajos para convertirte en un experto de Google Calendar Asana Y empezamos con una potente aplicación para gestionar tareas. Asana es una app dedicada a la gestión de proyectos en grupo, pudiendo crear tareas y asignarlas a una persona poniéndole una fecha, y permitiéndote ir añadiendo actualizaciones y comentarios de cada tarea para poder ver enseguida el estado en el que se encuentra. Asana te va a permitir sincronizar tanto proyectos concretos como tu lista de tareas. En ambos casos, tienes que obtener los enlaces al contenido de Asana, y luego añadirla a Google Calendar con la opción de agregar calendario. Para obtener la URL a un proyecto selecciónalo en el menú lateral de Asana, y desde el encabezado pulsa en la flecha desplegable y elige la opción de exportar. para sincronizar las tareas haz lo mismo, pulsa en el desplegable de la tarea y elige la opción de sincronizar con el calendario. Enlace: Asana.com Bandsintown Esta es una aplicación en la que puedes vincular tus servicios musicales, y te genera un feed con tus músicos y bandas favoritas. Mediante la app, siempre sabrás los próximos conciertos de estas bandas y de otras que puedan realizarse a tu alrededor, y lo mejor es que puedes guardar esos que te interesan en el calendario. En los ajustes de la app tienes una sección llamada Sincronización del calendario, y en ella podrás hacer que se añadan al calendario nativo de tu móvil los eventos que te interesan o los que marques que vas a ir. Lo malo es eso, que sólo funciona con el calendario nativo, por lo que para usar Calendar tendrás que tenerlo instalado en tu móvil y hacer que sea tu app principal. Enlace: Bandsintown.com Calendar Widget by Home Agenda No se trata de una gran aplicación en la que vincular el calendario de Google, sino de un widget alternativo para Android con el que darle un aspecto mucho más moderno y bonito a la visualización de eventos de Google Calendar. Te permite importar, crear y guardar temas, y agrupar eventos por días en una sola lista. Enlace: Google Play Dropbox Paper Dropbox tiene una herramienta llamada Dropbox Paper, que permite editar tus propios documentos de texto aplicándole formatos variados. Y no sólo esto, sino que te permite hacerlo de forma colaborativa como también puedes hacerlo en alternativas como Google Docs. Y como buena aplicación que permite la creación de eventos y proyectos de forma grupal, también se puede integrar con Google Calendar. De esta manera, cuando estés en una reunión y empieces a escribir una nota, la información de tu calendario te aparecerá automáticamente en esta nueva nota. Enlace: Dropbox Paper Evernote Evernote es una vieja conocida en el ámbito de las aplicaciones para gestionar nuestros trabajos y tareas, una herramienta con la que poder crear todo tipo de listas o tomar notas. La aplicación te permite almacenar páginas web, escribir notas a mano, escanear documentos y crear etiquetas con las que organizar mejor tus notas. Evernote también permite sincronizarse con Google Calendar, de manera que no tengas que abrir la app para comprobar tareas pendientes porque ya estarán en tu calendario. Para ello, tienes que entrar en la web Evernote Cronify que sirve para sincronizar Evernote con calendarios externos, y tras un pequeño proceso ya tendrás en el calendario de Google tus eventos, tareas y recordatorios. Enlace: Evernote.com Facebook La red social más grande del mundo también permite enviar eventos a Google Calendar. Es un proceso que no se hace a través del teléfono móvil, pero que te ayudará a no olvidarte de los eventos importantes una vez los hayas configurado, pues podrás consultarlos a través de tu dispositivo en cualquier sitio una vez los hayas añadido. Lo único que tienes que hacer es entrar en la sección de Eventos de Facebook, y una vez dentro ir a la de Calendario. En ella, copia la dirección del calendario que quieras perteneciente a Facebook y agrégala a Google como un calendario de terceros. Enlace: Facebook.com En Xataka Cómo impedir que agreguen eventos y citas con spam en Google Calendar Gmail En esta lista vas a encontrarte con varios servicios de Google, ya que una de sus grandes ventajas es que pueden interactuar fácilmente entre ellos. El mejor ejemplo es que Gmail se integra automáticamente con Google Calendar, de manera que cuando recibas correos que contengan fechas o citas estos se añadirán automáticamente a tu calendario. Esto quiere decir que, por ejemplo, si reservas un vuelo y te llega el correo de confirmación a Gmail, la fecha y hora a la que sale el vuelo se integran en tu calendario. Lo mismo pasa con conciertos, reservas de restaurantes o incluso cuando te invitan a reuniones. Enlace: Gmail.com Google Fit Otro ejemplo es Google Fit. Desde 2017 la aplicación deportiva de Google está vinculada con Google Calendar, de manera que las metas que creas en el calendario se muestran automáticamente en la aplicación deportiva. Para ello, lo que tienes que hacer es entrar en Calendar y crear una meta deportiva. Cuando lo hagas, esta meta se sincronizará con Google Fit. De esta manera, cuando la aplicación detecte que has realizado el ejercicio que te proponías, marcará la meta como completada en el calendario. Así no tendrás que sacar una hora seguida para caminar en el caso de que esa sea tu metal, Fit irá registrando tus movimientos y marcará esa hora completada cuando la realices a lo largo del día. Enlace: Google Fit Google Keep Google Keep es posiblemente una de las aplicaciones más sencillas que vas a encontrar en esta lista. Su misión es la de permitirte crear todo tipo de notas, desde listas que puedes tachar hasta textos simples, pudiendo tener también notas con dibujos, grabaciones de audio o imágenes subidas desde el móvil o sacadas directamente desde la cámara. Todo ello queda en un particular tablón con post-its con las notas, cuyo color puedes cambiar a tu antojo. Esta aplicación está creada por la propia Google, por lo que no es de extrañar que los recordatorios que configures se sincronicen automáticamente con Google Calendar. Para ello, sólo tienes que añadirle a la nota una fecha y hora pulsando en el icono de recordatorio que verás en cada una de ellas. Con ello podrás hacer que algunas notas se te notifiquen en determinados momentos que tú elijas. Enlace: Keep.google.com Google Task Así como Google Keep es una aplicación para gestionar notas, Google Task es una con la que puedes configurar tareas. Puedes crear tareas y subtareas, generar tareas desde los correos de Gmail, o consultar, editar y administrar tareas desde cualquier dispositivo. También puedes detallar los aspectos en los que centrarte en cada una de ellas, y editar la información a medida que progreses. Es interesante saber que desde las webs de Gmail o Google Calendar puedes gestionar tus tareas, y que en la app de Google Calendar puedes copiar recordatorios a Task. Para ello, pulsa en el botón de la esquina inferior izquierda de un recordatorio del calendario para ver la opción. Esto puede ser útil si eres de los que anota siempre las cosas en el calendario, pero luego quieres "pasarlas a limpio" en un gestor de tareas más potente. Enlace: Google Play y App Store Notion Con clientes para Android, iOS, macOS y Windows 10, Notion es una aplicación que puede ser un poco lo que quieras: aplicación de notas, de gestión de tareas, organizador de ideas, bases de datos, etc. Te permite gestionar y organizar cualquier cosa, personal o laboral, con total comodidad, y posee como baza en su favor plantillas para agilizar algunas tareas o modos comunes de utilizarla. Aunque no se sincroniza de forma nativa, existe una manera de ver los eventos de Notion en Google Calendar a través de la plataforma de añadidos Notion Power Ups. Sólo tienes que copiar la URL de una tabla en Notion, y en la sección Calendar Feeds de Notion Power Up elegir la opción Create iCal Feed. Obtendrás una dirección que podrás añadir a Google Calendar a través de la inserción de otros calendarios. Enlace: Notion.so En Genbeta Notion, un área de trabajo todo en uno para que gestiones notas, tareas, calendarios, bases de datos y más Outlook Un poco más arriba hemos mencionado Gmail, pero has de saber que desde el cliente de correo electrónico de Microsoft también puedes sacar provecho de Google Calendar. Lo que tendrás que hacer es generar un calendario a través de la web de Outlook y luego vincularlo en Google Calendar, de manera que todos los eventos que añadas al calendario de Microsoft a través de la app de correo se añadan también al calendario de Google. Para ello, tienes que entrar en la configuración de la versión de escritorio de Outlook, y buscar la opción de calendarios compartidos. En ella, elige la opción de Publicar un calendario, y copia el enlace ICS que te darán. Esta URL la tendrás que añadir en Google Calendar para PC, entrando la opción de otros calendarios. Aunque el proceso es desde el escritorio, una vez lo has configurado todo ya podrás gestionarlo todo desde el móvil. Enlace: Outlook.com Slack Slack es otra herramienta diseñada para la gestión de grupos de trabajo. En este caso no es tanto para organizar las tareas del grupo como para crear un chat interno con el que comunicarse. Es como crear tu propio IRC, pudiendo hacer todos los canales que necesites para que organizar en ellos a toda la plantilla de un proyecto. Una de las grandes bazas de Slack es su versatilidad y su compatibilidad con otras aplicaciones externas. Una de ellas es el calendario de Google. Para añadirla, en la columna de la izquierda pulsa en la opción de Añadir aplicaciones, y en la lista de las apps disponibles elige Google Calendar. Al hacerlo, podrás gestionar eventos y agendas directamente desde Slack. Enlace: Slack.com Todoist Se trata de una de las mejores y más populares aplicaciones que hay para la gestión de tareas. También es una de las más versátiles, teniendo clientes para Android, iOS, macOS, Windows 10, e incluso para relojes inteligentes, además de extensiones para los principales navegadores. La idea es poder organizar tus tareas pudiéndolas repartir en proyectos o grupos, añadiendo tags y con mil y un opciones para organizarte mejor incluyendo la posibilidad de añadir más personas. Todoist también se puede sincronizar con Google Calendar, aunque es una función que vas a tener que configurar a través del cliente para escritorio. Para ello, tienes que entrar en el apartado de interacciones dentro de la configuración, donde podrás activar la de Google Calendar. Gracias a eso, cuando visites el calendario de Google podrás ver en él las tareas que tengas pendientes sin necesidad de entrar siempre a la app. Enlace: Todoist.com Trello Trello nos propone un concepto distinto a la hora de organizarnos, tanto si es a nivel individual como en equipo, y su interfaz es la clave que la hace diferente. Gracias a un sistema de tableros y tarjetas muy visual. Puedes sincronizarlo con Google Calendar a través de su web, aunque una vez lo hayas hecho ya podrás utilizar la app añadiendo tus eventos al calendario. Lo único que tienes que hacer es abrir el menú lateral de Trello en su web, y entrar en la sección de Power-Ups. Allí buscas el complemento de Calendar y lo activas. Cuando Trello tenga ya su calendario vuelve al menú lateral, donde tendrás la opción de Calendar. En esta opción elige Editar la configuración de Power-Up, para ir a los ajustes del calendario, donde podrás habilitar la sincronización con tu calendario personal. Lo hará dándote una URL de formato iCalendar que puedes añadir a Google Calendar como un calendario de terceros. Enlace: Trello.com Para todo lo demás: IFTTT o Zapier Y terminamos con un dos en uno. Como has visto, las principales aplicaciones de gestión de tareas incorporan su compatibilidad con Google Calendar. ¿Pero qué pasa con el resto de aplicaciones convencionales cuyo funcionamiento no tiene nada que ver con un calendario? Pues bien, también puedes crear interacciones con prácticamente cualquier aplicación que puedas imaginar gracias a herramientas como IFTTT o Zapier. Se trata de dos portales que hacen de intermediarios entre las aplicaciones que quieras utilizando fórmulas creadas por sus responsables o el resto de usuarios. ¿Quieres que Telegram o Discord interactúen con Google Calendar enviando contenido? Pues con estas dos herramientas es posible. En Genbeta 42 recetas para exprimir IFTTT al máximo No son automatismos directos, lo que quiere decir que se realizarán a través de estas webs. Cuando elijas una fórmula o interacción, tendrás que iniciar sesión con los dos servicios que vayas a conectar, y los portales se encargarán de recoger los datos vinculados de uno de ellos para enviarlos al otro. Sólo en IFTTT, que es la más popular de este tipo de plataformas, tienes decenas de fórmulas para conectar apps con Google Calendar. Por ejemplo, puedes anotar los viajes que haces con Uber, las llamadas que recibes al teléfono, qué contenido de Pocket lees y cuándo, o qué días registras que ha llovido con dispositivos de Netatmo. En Zapier también lo puedes conectar con páginas de Facebook, Discord, Excel o incluso Twitter. Enlaces: IFTTT y Zapier - La noticia 17 apps para sacarle el máximo partido a Google Calendar en el móvil fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Leer más »

‘Aves de presa’: una jovial comedia superheroica que sitúa a DC en una impredecible posición ante Marvel

'Aves de presa' puede no ser perfecta, pero tiene un valor muchísimo más importante para Warner: deja claro que más nos vale no tener demasiadas ideas preconcebidas sobre las próximas películas inspiradas en el universo DC. Por encima de su recaudación (hay proyecciones de 50 millones de dólares, según los analistas, lo que daría el pistoletazo de salida para la reactivación de la taquilla tras la campaña navideña), su valor simbólico es indiscutible, y diametralmente opuesto al de Marvel: frente a sagas fragmentadas en decenas de películas, cada película de DC es un evento en sí misma. Sin duda, es lo más atractivo de la película de Cathy Yan, una realizadora que procede del cine independiente (con varios cortos y una sola película a sus espaldas, 'Dead Pigs') y a la que no hace falta inspeccionar muy a fondo para detectar que las normas no escritas de los universos superheroicos le importan bien poco. 'Aves de presa' es una turmix donde cabe la verborrea de thriller urbano a lo Guy Ritchie, las relaciones entre personajes que beben de las estupendas series DC de The CW y vibrantes secuencias de acción que copian a la última hornada de cine de acción hipercoreografiado estilo 'John Wick'. Nada de ello está, al final, plasmado en pantalla con el equilibrio o la fuerza que el proyecto merece, pero lo cierto es que el resultado es lo suficientemente divertido y encantador como para que sea fácil disculparle sus carencias. Que no son pocas y entre las que están un tercio final algo deslavazado y donde se detecta algo de sufrimiento en la mesa de montaje. Pero el colorido, los cortes de mangas a los fans radicales (y aún así, menos de los deseables) y el chispeante ritmo de la película (la sucesión febril de enemigos de la protagonista con ficha incluida es tronchante) engulle sus problemas con más o menos fortuna. 'Aves de presa' es, pues, una película derivativa e intrascendente, pero a la que no le importa demasiado serlo. Nada de lo que en ella aparece deja excesivo poso, pero tampoco importa, porque lo que hace lo hace bien. Por ejemplo, las secuencias de acción, perfectamente coreografiadas y editadas (superiores a las de la mayoría de las películas Marvel y sus excesos CGI, sin ir más lejos), donde la cámara lenta no es una maniobra para ocultar carencias sino un recurso expresivo más, y que da pie a escenas tan gloriosas como la de la entrada en la comisaría o los combates que la siguen. De nuevo, sin nada que no hayamos visto ya, pero todo bien ejecutado y sin monsergas. 'Aves de presa': la fantabulosa ruptura de Harley Quinn Los cínicos de rigor verán 'Aves de presa' como una operación comercial para atraer al cincuenta por ciento del público con algo de feminismo pop y un discurso abiertamente pisoteador de masculinidades (aquí, como en 'Los ángeles de Charlie', todos los tíos son idiotas o villanos; pero aquí tiene gracia, sobre todo con la traición de uno muy concreto). Y aunque la sutilidad no es lo suyo, y a veces tira más por el slogan que por la reivindicación genuina, 'Aves de presa' es tan resultona en ese aspecto como su potentísima banda sonora, exclusivamente femenina y llena de consignas con los estrógenos completamente fuera de sí, como 'Boss Bitch' de Doja Cat. Pero debajo de esa (lustrosa y muy divertida) capa hay un alma muy interesante, y que se adentra en un tema poco habitual en el cine de superhéroes, centrado siempre en llorar a los muertos. Cuando Harley Quinn (Margot Robbie) lo deja con el Joker, levanta cabeza tronchando cabezas y yéndose de farra con amigas que solo al final descubre que le convienen. Es una historia de autoafirmación femenina donde los hombros masculinos en los que llorar, sencillamente, no tienen cabida, y eso hace de 'Aves de presa' una interesante alternativa a tanta historia de redención y búsqueda interior: la mamarrachada como clave vital es una cuestión más seria de lo que parece, y aunque 'Aves de presa' tenga altibajos narrativos, se entrega a esa cuestión sin excusas. En Xataka Cómo DC ha intentado introducir 'Watchmen' en su universo tradicional de comics de superhéroes Por eso personajes como el de la Renée Montoya de Rosie Pérez están inyectados de una dignidad tan natural y refrescante, o el personaje de La Cazadora (increíblemente graciosa Mary Elizabeth Winstead, la única pega con ella es que no tenga más tiempo de metraje) pone en solfa al Batman de voz de barítono sin apenas esfuerzo. Puede que el girl power de la película tenga más de las Spice Girls que del movimiento riot grrrl, pero el envoltorio es lo suficientemente vistoso como para salvar los muebles (y recuerda, como siempre, que es posible que ni tú ni yo seamos los destinatarios ideales de la película). Por supuesto que no todo está bien en 'Aves de presa'. Hay decisiones de guión apresuradas (sobre todo en el clímax, con esos poderes fortuitos de Canario Negro y un ritmo confuso hasta el punto de que a veces parece estar rodado por la segunda unidad, aunque está bien que se despache sin mucha ceremonia). No se saca demasiado partido a la calificación R más allá de las palabrotas (aunque particularmente, prefiero que la violencia sea de cartoon). Y el tono a lo Guy Ritchie a veces se hace algo pesado. Pero por lo demás, DC ha vuelto a hacerlo y ha salido victoriosa y por la tangente. Planes de futuro para DC Como decíamos más arriba, es complicado predecir a dónde lleva 'Aves de presa' si se convierte en un éxito. Más sencillo es ver de dónde viene: los éxitos de 'Aquaman' y 'Shazam' han impactado de forma definitiva en el Universo DC: películas de tono más ligero y prácticamente aisladas entre sí, que son conscientes de pertenecer a un universo más grande pero no necesitan referenciarlo. Tampoco hay que olvidar el increíble éxito de 'Joker', la película R más taquillera de la historia, de un tono absolutamente distinto a esta, pero que demuestra que la calificación para adultos no es ni remotamente veneno para la taquilla. Las películas de DC tienen ahora mismo un tesoro mucho más importante que un universo compartido: son imprevisibles Las películas de DC tienen ahora mismo un tesoro mucho más importante que un universo compartido que, de acuerdo, arrastra a la gente a los cines casi de forma automática, película tras película por el efecto serial, pero que cuenta con sus propios problemas. Disney lo sabe bien en un año complicadísimo para el MCU. 'Viuda Negra' se ve más bien como una película de transición y 'The Eternals', si no funciona, puede dar al traste con un plan que abarca más películas. Si un eslabón de la cadena falla, la maquinaria completa se desmorona. El tesoro de DC es la imprevisibilidad. 'Joker' y 'Aves de presa' son como la noche y el día, y aunque 'Joker' no pertenezca oficialmente al universo DC fílmico (¿para qué hacer referencias a los Wayne si no es así, de todos modos?), Warner debe tener muy claro que la recaudación monstruosa de 'Joker' no habría sido tal si no fuera una película basada en un cómic de superhéroes. Pero no tiene la presión de Marvel, nada envidiable, de que un solo fracaso puede hacer que se desmorone un castillo de naipes y proyectos futuros. Tampoco el futuro de DC está carente de riesgo, ni la compañía está inmunizada. Los desbarajustes de la oscura y por suerte ya superada etapa Snyder no fueron cosa del pasado, y a la triste y reciente cancelación de 'Swamp Thing' podemos remitirnos. Es cierto que 'Wonder Woman 1984' es un éxito casi garantizado, pero 2021 se presenta lleno de dudas: 'The Batman' es aún una incógnita, y ese mismo año DC lo apuesta todo a una franquicia cuya anterior entrega no salió bien ('Suicide Squad') y a una película basada en un villano ('Black Adam'), en un año en el que Marvel va a sacar toda la artillería. En Xataka Robots, plagios y aliens: cómo el Capitán Marvel perdió su nombre y pasó a llamarse Shazam Pero -todo dentro de los márgenes de una gran facturadora de blockbusters, por supuesto- DC tiene ante sí una relativa libertad creativa y una posibilidad de reacción con su cine de superhéroes que no posee Marvel, monolítica y obligada a anunciar películas que no se estrenarán hasta dentro de varios años. Hasta una película como 'The Batman', el mayor desafío al que se enfrenta DC desde 'El hombre de acero', se puede permitir, si quiere ser una película de detectives, realmente ser una película de detectives. Y esa condición -independientemente de que, como en el caso de 'Aves de presa', el resultado final sea mejorable- es todo un lujo para los espectadores. - La noticia 'Aves de presa': una jovial comedia superheroica que sitúa a DC en una impredecible posición ante Marvel fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .

Leer más »

Crustáceos carnívoros, gusanos devorahuesos y cuerpos desaparecidos: el misterio científico de los caimanes en el fondo del mar

Hacer ciencia no solo consiste en preguntarse cosas que nadie en su sano juicio se haría; sino, además, en tratar de encontrar respuestas. Craig McClain y Clifton Nunnally, sin ir más lejos, se preguntaron qué podía pasar si arrojaban un puñado de caimanes al fondo del mar y, ni cortos ni perezosos, pusieron a su equipo del Consorcio Marino de las Universidades de Luisiana manos a la obra. En febrero de 2019, cogieron a tres caimanes muertos y los lanzaron en mitad de océano. Concretamente en una zona del océano que tenía más de un kilómetro y medio de profundidad. Luego, sencillamente, se sentaron a mirar. Por suerte, lo grabaron en vídeo. Y de beber, albóndigas (de caimán) El vídeo en el que se pueden ver un buen puñado de isópodos gigantes merendándose un caimán (y que podéis ver sobre estas líneas) dio muchas vueltas durante la primavera de 2019 y no es para menos porque es bastante espectacular. Pero estas semanas, el equipo ha publicado los resultados de toda la investigación y la verdad es que es una muestra estupenda de lo loco que puede ser el fondo marino. En Xataka Quién habita las fosas de las Marianas, lo más parecido al infierno en el mar Aunque el equipo escogió el caimán porque pensaban que su dura piel les haría más resistentes a los depredadores del fondo marino, lo cierto es que los cadáveres fueron consumidos en menos de 24 horas. Es más, en el proceso, los investigadores encontraron una nueva especie de gusanos devoradores de hueso que acabaron con los restos de uno de los reptiles. Pero la sorpresa fue mayor cuando fueron a visitar al tercero de los caimanes 0cho días después de lanzarlo. No estaba, había desaparecido. Solo quedaba el "cráter" que había dejado al impactar contra el fondo marino. ¿Qué había pasado con él? Los investigadores sospechan que lo más razonable es que un animal del tipo del tiburón de Groenlandia se hubiera encargado de llevarse el cadáver, pero la verdad es que se trata de un gran misterio. Siempre me ha parecido curioso que el fondo de los mares esté menos estudiado que lugares que se encuentran a millones de años luz de la Tierra, pero así es. Y esto es una buena muestra. - La noticia Crustáceos carnívoros, gusanos devorahuesos y cuerpos desaparecidos: el misterio científico de los caimanes en el fondo del mar fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

Llevo más de una década traduciendo formatos de fichero de la antigua informática para que no desaparezca

El hardware tiene un encanto especial para muchos de los usuarios a los que nos apasiona la tecnología. Sin embargo, lo más valioso que tenemos no son los componentes físicos de nuestro ordenador; lo son los datos. Nuestra colección de fotografías, nuestra música favorita, las hojas de cálculo que recogen nuestra contabilidad doméstica o nuestro repositorio de películas son solo una parte de la información que todos atesoramos en el disco duro de nuestro ordenador. Afortunadamente, existe una disciplina a medio camino de la informática y los estudios en biblioteconomía y documentación que se preocupa de ayudarnos a conservar a lo largo del tiempo, abrir y usar nuestros valiosos documentos electrónicos, sean del tipo que sean: la preservación digital. Aún no es una herramienta muy conocida, pero cada vez adquiere más importancia debido al crecimiento constante que experimentan nuestras colecciones digitales, así que hemos recurrido a un experto para conocer de primera mano por qué esta disciplina es tan importante y qué podemos hacer para proteger correctamente nuestros datos. Juanjo Boté se dedica profesionalmente a la preservación digital desde hace más de una década. Está titulado en ingeniería en informática por la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), y también tiene una licenciatura en documentación que le dota de un perfil híbrido ideal para su especialización en preservación digital. En su currículo destaca también un doctorado en esta última disciplina por la Universidad de Barcelona. Juanjo Boté es un experto en preservación digital, tiene un doctorado en Sociedad de la Información y Conocimiento por la Universidad de Barcelona y da clase en esta institución Actualmente Juanjo compagina su trabajo como profesor en el área de la preservación digital en la Facultad de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Barcelona con los proyectos para personas que tienen colecciones digitales y están preocupadas por su conservación y mantenimiento con el propósito de poder seguir disfrutándolas por mucho tiempo que pase. Como veis, tiene un currículo muy atractivo para ayudarnos a descubrir no solo qué es la preservación digital, sino, sobre todo, qué impacto positivo puede tener en nuestras vidas como los generadores constantes de información que somos todos nosotros. El primer reto: traducir los formatos de fichero de la antigua informática Antes de que indaguemos en los desafíos que plantea la utilización de los archivos y las aplicaciones usados durante las primeras décadas de la informática nos interesa conocer qué es la preservación digital y cuál es su objetivo. Juanjo nos explica que «la preservación digital básicamente se preocupa de que pueda conservar, abrir y usar a largo plazo, por ejemplo, dentro de veinte años, los documentos que utilizo hoy, como un archivo de Word o una fotografía que he tomado con el móvil». Actualmente todos somos conscientes en mayor o menor medida de que es importante que tengamos copias de seguridad de nuestra información más valiosa, pero hace décadas, durante los primeros años de la informática, esta necesidad no era tan evidente, posiblemente porque en aquel momento era difícil imaginar la importancia que la informática acabaría teniendo en el día a día de todos nosotros. Además, posiblemente durante aquellas primeras décadas era difícil intuir lo mucho que evolucionarían los ficheros en los que guardábamos nuestros datos y las aplicaciones que utilizábamos para manejarlos. Precisamente, por esta razón uno de los mayores retos a los que se enfrentan los profesionales que, como Juanjo, se esfuerzan para que la antigua informática no desaparezca, consiste en traducir los formatos de fichero que manejaban las primeras aplicaciones y sistemas operativos a otros diferentes que puedan ser «entendidos» por las herramientas que tenemos hoy. Juanjo apunta que «la traducción o migración de formatos plantea diversos retos que a veces son sencillos de resolver, y otras veces no. Como ejemplo, un fichero de una hoja de cálculo de QPRO o Lotus 1-2-3 realizado antes del año 2000 podría plantearnos problemas a la hora de identificar su formato con el objetivo de migrarlo a otro formato diferente que pueda ser leído por otra hoja de cálculo». Uno de los mayores retos a los que se enfrentan las personas que trabajan para que la antigua informática no desaparezca consiste en traducir los viejos formatos de fichero a otros compatibles con las aplicaciones que tenemos hoy Afortunadamente, existen herramientas que pueden ayudarnos a superar este escollo. Juanjo nos explica que «hay software que detecta este problema, como DROID. Esta aplicación es capaz de identificar el formato, pero corresponde a la persona que trata el documento saber cómo se hace la migración. Después se plantean otros problemas intrínsecos al fichero conocidos como propiedades significativas. En nuestro ejemplo estas características serían la compatibilidad de las antiguas fórmulas con las actuales, la conversión y el tratamiento de la coma decimal, los gráficos o incluso el tipo de letra en el que están realizadas las operaciones». En Xataka Cómo borrar la información personal tuya que aparece en Internet Curiosamente, Juanjo se dedica profesionalmente a la preservación digital por haber sido capaz de resolver con éxito un desafío como el que acaba de describir. Incluso más enrevesado. Su historia es muy interesante. «Mi dedicación profesional a esta disciplina comenzó con un reto. Yo estaba haciendo un máster en la Universidad de Barcelona en contenidos digitales y me enteré de que había un concurso internacional en preservación digital. Se llamaba Digital Preservation Challenge (se trataba de la edición de 2008) y decidí participar, aunque iba un poco justo de tiempo», rememora Juanjo. «Aquel concurso planteaba cinco pruebas, y una de ellas consistía en identificar imágenes de un artista que estaban dentro de un juego electrónico. En este escenario había una serie de imágenes que había que recuperar, y para hacerlo era necesario previamente encontrar el juego en el que se encontraban. Aquí entra en acción vocabulario técnico como el término 'objeto digital', que es un elemento con información generado de forma electrónica, o el concepto de 'ingesta de datos', que significa a grandes rasgos introducir datos en un repositorio», nos aclara Juanjo. Uno de los retos que Juanjo Boté superó en el concurso Digital Preservation Challenge requirió emular un ordenador Atari 800 XL de 8 bits. Y continúa: «También nos facilitaron dos carpetas, una con extensión visible que solo se podía ver a través de un emulador, y la otra con documentos sin extensión asociada. La plataforma sobre la que corrían era Atari 800 XL/XE de 8 bits. Para poder ver las imágenes y usar el juego utilicé un emulador Atari800 Win Plus que emulaba el ordenador Atari 800 XL/XLE. Y para poder ver las imágenes que no tenían extensión utilicé un programa que se llamaba Graphfont para plataformas de 8 bits. Estos recursos los encontré en una antigua página web dedicada a Atari que ya no existe». Lo que nos acaba de contar Juanjo ilustra bastante bien el reto que representa la traducción de los archivos utilizados por los ordenadores antiguos. Pero aún no hemos llegado al final de su historia. Boté quedó segundo en este concurso internacional, que ya no existe, y esta fue la chispa que despertó su pasión por la preservación digital. Además, la excelente posición que obtuvo en este evento tuvo una recompensa adicional: «Después de eso me ofrecieron dar clase en la Universidad de Barcelona como profesor asociado, y, a la vez, empecé el doctorado hasta terminarlo. Y aquí sigo, dedicado en cuerpo y alma a esta disciplina. De hecho, ahora trabajo en la Facultad de Biblioteconomía y Documentación», confiesa. Más de una década dedicado a la traducción de ficheros y la preservación digital Hoy en día estamos acostumbrados a transportar nuestros datos a través de Internet, en discos duros de gran capacidad y en unidades USB, pero no hace falta que nos remontemos a los orígenes de la informática para darnos de bruces con soportes de almacenamiento muy diferentes a los actuales. No hace demasiados años guardábamos nuestros datos y aplicaciones en antiguos discos mecánicos, disquetes de cinco pulgadas y cuarto, discos de tres pulgadas y media, e, incluso, en cintas de casete, entre otras opciones. Juanjo nos habla de las dificultades que acarrea preservar estos medios de almacenamiento. En Xataka La gran ofensiva de la Unión Europea contra las grandes empresas tecnológicas: impuestos, privacidad y transparencia «Los antiguos soportes de almacenamiento plantean varios problemas. El primero es encontrar un dispositivo que funcione y que, además, los lea. Luego, una vez que tienes la información, debes intentar traspasarla sin que se pierdan sus propiedades significativas a un dispositivo más moderno, y si no tienes dispositivos de lectura es un problema de difícil solución. Sin embargo, en plataformas como Ebay todavía se pueden conseguir. En el caso de las cintas de casete aún se pueden encontrar lectores. Sin embargo, las cintas se rompen con mucha facilidad porque se secan. Otra de las cuestiones es que el dispositivo tiene que poder funcionar en un ordenador normal en el caso de los disquetes de cinco pulgadas y cuarto, algo que no es fácil porque los ordenadores de hoy en día no tienen ese tipo de buses de conexión, pero se pueden encontrar adaptadores. En este ámbito incluso las grandes instituciones usan Ebay para comprar material antiguo», asegura Juanjo. Boté continúa hablándonos de sus primeros pinitos en la traducción de ficheros: «Al tener formación como ingeniero informático siempre tenía curiosidad por saber cómo estaban formados internamente los ficheros de todo tipo. Esto incluye archivos de texto, ficheros de audio, de vídeo y otros tipos. Como ejemplo, quería saber cómo estaba formado un fichero de imagen. En la cabecera solían aparecer su descripción, tamaño, colores y otros elementos. Esto implicaba emplear software que hacía lecturas en hexadecimal de los ficheros, unas aplicaciones que podemos encontrar en sitios como SourceForge». Y prosigue: «También me interesaban otros tipos de ficheros, como las bases de datos y los archivos de tipo propietario, de los que obtener información era muy difícil cuando no contaba con Internet. En muchos casos recurría a la biblioteca de la universidad, o bien a contactos y amistades que tenía en el extranjero. Mis primeros pinitos en la traducción de archivos de la antigua informática llegaron al mismo tiempo que estudiaba la carrera. Además, ayudé a empresas que perdían datos total o parcialmente con herramientas tecnológicas que existían por entonces, y con las que se podía recuperar la integridad de la información de los ficheros que se hubiera perdido». Nueva Zelanda, a la cabeza de la preservación digital La conservación de los antiguos archivos y aplicaciones no es importante solo para las empresas y los usuarios; también lo es para los países. De hecho, resulta muy curioso saber que una de las primeras naciones que decidió tomarse en serio la recuperación y preservación de su patrimonio digital fue Nueva Zelanda. Parece razonable pensar que los primeros en «tomar cartas en el asunto» en el contexto estatal fueron los estadounidenses o los europeos, pero no; fueron los neozelandeses. Juanjo nos lo cuenta. Nueva Zelanda fue el primer país que puso en marcha un proyecto de preservación digital de alcance nacional «El primer proyecto de preservación digital de alcance global, para todo el país, lo puso en marcha Nueva Zelanda. Es un país relativamente pequeño, con unos 4,2 millones de habitantes, y esta característica facilita el despliegue de esta estrategia. Ya había experiencias anteriores en materia de preservación, sobre todo en Estados Unidos, pero el primer proyecto con alcance estatal fue el de Nueva Zelanda», asegura Boté. «De hecho, están vendiendo su producto a través de varias empresas a instituciones europeas y otros organismos. Los neozelandeses están a la cabeza mundial en preservación digital, junto a los holandeses, los ingleses y los estadounidenses. Además de la ventaja que les da haberse preocupado antes que otros países por la preservación digital, tienen el aliciente de que Nueva Zelanda fue una colonia británica y, por esta razón, tiene dos culturas que es necesario preservar: la maorí y la británica, que vino después». Guardar nuestros datos en la Nube no conlleva que estemos preservándolos, por lo que esta es una opción de almacenamiento más que podemos compatibilizar con varios discos duros externos. Durante nuestra conversación Juanjo Boté me habló también de la importancia que tienen las auditorías como herramientas a las que podemos recurrir para comprobar que todo está en orden. Que dentro de muchos años vamos a poder seguir accediendo a nuestros ficheros y disfrutando nuestros datos. El término 'auditoría' suena muy serio. Suena a empresa. Pero no. Las auditorías también están al alcance de los usuarios domésticos. «Los usuarios también pueden hacer su propia auditoría para salvaguardar sus colecciones personales. Es importante que tengamos en cuenta que nuestro archivo personal va creciendo constantemente, por lo que una de las preguntas que debemos hacernos es si tenemos espacio suficiente para asumir el crecimiento que irá experimentando nuestra colección», propone Juanjo. «También es importante que nos cercioremos de que tenemos las copias de seguridad necesarias para estar seguros de que nuestro archivo personal está guardado. No debemos conformarnos con tener nuestra colección en el disco duro de nuestro ordenador. Como mínimo necesitamos tener tres copias e ir actualizando y verificando su contenido. Es una estrategia muy pesada, sí, pero si no haces esta verificación corres el riesgo de perder los datos con el paso del tiempo», sentencia Boté. Consejos prácticos al alcance de cualquier usuario Una forma eficaz de proteger nuestros datos consiste en tener una copia de seguridad. La Nube también puede ser un recurso valioso en este contexto porque pone a nuestra disposición un espacio de almacenamiento virtualmente ilimitado al que también podemos recurrir a precios con frecuencia bastante atractivos. Sin embargo, preservar nuestra información es más complejo de lo que parece. Juanjo Boté nos ofrece algunos consejos sencillos, pero con la capacidad de ahorrarnos malos tragos en el futuro. En Xataka Me he bajado todos los datos que Facebook tiene sobre mí, y ahora sé que puede reconstruir mi vida cuando quiera «Todo depende del tamaño de nuestros archivos. Lo primero que haría es no almacenarlos en el disco duro de nuestro ordenador; es preferible utilizar un disco externo. Después me plantearía si puedo pagar un servicio de almacenamiento en la Nube, pero cerciorándome también de que me ofrecerá la suficiente capacidad de almacenamiento para contener toda mi colección personal en el futuro», nos explica Juanjo. Para preservar nuestra colección personal como mínimo necesitamos tres copias permanentemente actualizadas «Además, es importante estar seguro de que podré seguir pagando a lo largo del tiempo la cuota que me da derecho a seguir utilizando este servicio. A veces es preferible tener dos o tres discos duros externos e ir verificándolos poco a poco que optar por el almacenamiento en la Nube. De hecho, un punto interesante es que muchos teléfonos móviles con Android guardan las fotos automáticamente en el servicio de almacenamiento de Google, pero, ¿podemos estar seguros de que esta empresa seguirá existiendo dentro de muchos años?», pregunta de forma retórica Boté. Y concluye: «Si por la razón que fuese las compañías que nos ofrecen el almacenamiento en Internet dejasen de existir o suprimiesen este servicio, podemos perder nuestros datos. Obviamente, Google y otras empresas similares son robustas, pero no tenemos la garantía de que no dejarán de existir en el futuro. Sí, puedo utilizar la Nube, pero es importante pensar a largo plazo para apostar por un servicio sostenible en el tiempo». El proyecto europeo Open Preservation Foundation se preocupa de desarrollar la tecnología y el conocimiento necesarios para administrar nuestra herencia cultural digital a largo plazo. En cualquier caso, hay un segundo frente que no debemos pasar por alto. Además de salvaguardar nuestros datos creando y manteniendo las copias de seguridad adecuadas tenemos que preocuparnos por utilizar formatos de archivo que continúen siendo vigentes en el futuro. De lo contrario, tendremos nuestros ficheros, pero no podremos acceder a su contenido. Afortunadamente, el panorama hoy en día es mucho más reconfortante que en décadas pasadas. Juanjo nos explica por qué. «La principal diferencia con los formatos de fichero que utilizábamos hace décadas, en los albores de la informática, es que todos ellos están tendiendo ahora hacia una estandarización, sobre todo en formatos abiertos y no propietarios. Y esto conlleva que no dependamos de una licencia para abrir un documento. Sin embargo, antiguamente era necesario utilizar un programa para abrir cada formato de fichero. Hoy podemos abrir un documento de texto basado en XML con Microsoft Word u OpenOffice sin ningún problema», defiende Boté. Sí, realmente es un paso adelante significativo. Es importante que protejamos nuestro patrimonio tecnológico Aunque aún queda mucho por hacer en materia de divulgación de la preservación digital, Juanjo Boté es optimista. «Todavía nos falta mucha cultura porque creo que no se ha difundido del todo qué implica la preservación digital y su importancia. Aun así, hemos avanzado porque hace unos años cuando yo hablaba de esta disciplina había gente que se sorprendía porque no sabía de qué se trataba, y ahora ya apenas sucede esto. Los usuarios empiezan a entender la diferencia entre qué es guardar y qué es guardar en el tiempo. Son conceptos diferentes», asegura. En Xataka Qué son los metadatos de un archivo, qué información muestran y cómo se borran En España ya hay varios proyectos y museos que tienen como objetivo preservar nuestro patrimonio tecnológico Además, Juanjo nos confirma que si nos ceñimos a la «informática antigua» actualmente hay varios proyectos en marcha que aspiran a recuperar y preservar ese patrimonio, esos antiguos programas y ficheros que utilizábamos hace décadas. «Hay varios proyectos, pero están muy dispersos. Cada universidad tiene el suyo, y a nivel europeo merece la pena destacar la Open Preservation Foundation. Con alcance estatal cada institución también tiene el suyo. La Biblioteca Nacional tiene su propio proyecto, y el Archivo Nacional de Cataluña, también, entre otras instituciones que dedican recursos a esta materia». Prácticamente todo el artículo ha girado alrededor del software, pero el hardware también forma parte de nuestro patrimonio cultural. En Europa cada vez más instituciones se preocupan de preservarlo, y en España varias universidades han dado un paso hacia delante creando sus propios museos. «La Universidad Complutense tiene uno, el Museo de Informática García-Santesmases. También destaca el Museo Torres-Quevedo, en la Universidad Politécnica de Madrid, donde se pueden encontrar prototipos de ordenadores», recuerda Juanjo Boté. Como este experto en preservación digital nos ha explicado, queda mucho por hacer en este terreno, pero podemos ser optimistas porque la cultura tecnológica en general, e informática en particular, de los usuarios es cada vez mayor. Esta reflexión de Juanjo nos permite entrever el futuro con esperanza: «Aquí mismo, en España, ya empieza a haber empresas que se dedican exclusivamente a esto. Y en el contexto institucional se están haciendo cada vez más esfuerzos en materia de preservación digital. Poco a poco, a medida que las personas y las instituciones vayan tomando aún más conciencia de la importancia que tiene esta disciplina, seguirá desarrollándose». Más información | Juanjo BotéImágenes | MOS6502 - La noticia Llevo más de una década traduciendo formatos de fichero de la antigua informática para que no desaparezca fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos López .

Leer más »