La historia de amor de Oriana Sabatini y Paulo Dybala, los jóvenes que hoy enfrentan juntos el coronavirus

Oriana Sabatini y Paulo DybalaElla estaba cumpliendo su sueño de convertirse en cantante internacional. Y él había llegado a lo más alto a lo que un futbolista puede aspirar. Por eso, cuando a mediados de 2018 en comenzaron a circulas los rumores que hablaban de una relación sentimental entre ellos, muchos dudaron. ¿Acaso Oriana Sabatini y Mauro Dybala estarían preparados para apostar al amor?En aquel momento, la hija de Catherine Fulop venía de terminar una relación de tres años con el actor Julián Serrano. Y, aunque no habían trascendido los motivos de la separación, muchos aseguraban que la historia no había terminado nada bien. De hecho, se dijo que fue él quien la dejó a ella por Malena Narvay, su compañera de Quiero vivir a tu lado, con quien estuvo saliendo hasta hace apenas unos días. Y que la cantante había quedado muy afectada por esa situación.Dybala, en tanto, había estado de novio con la modelo Antonela Cavalielri, quien luego de tres años de relación terminó con él explicando que el éxito y la fama del jugador de la Juventus, sumado a las chicas que “se le insinuaban”, habían atentando contra el amor de la pareja.Oriana y Dybala disfrutando de uno de sus tantos viajes (Foto: Instagram @orianasabatini)Así las cosas, para cuando el noviazgo entre Oriana y Paulo se conoció públicamente, ellos ya llevaban varios meses siguiéndose en las redes sociales. Y los likes y comentarios entre uno y otro no habían pasado inadvertidos para la prensa, que en más de una ocasión había lanzado rumores de romance entre ambos. Pero había un detalle: tenían que esperar a que pasara el mundial de Rusia 2018, en el que Dybala iba a jugar con la camiseta argentina, antes de blanquear la relación.Pues así fue: apenas terminó el torneo de fútbol, las declaraciones de amor entre la cantante y el jugador se hicieron más evidentes. Y, finalmente, llegó la confirmación por parte de ellos mismos, que no tardaron en comenzar a compartir románticas fotos de cada unos de sus viajes que realizaban.Claro que, para muchos, el noviazgo tenía poco futuro. Ella estaba abocada a su carrera, comenzando con una serie de presentaciones en la Argentina que habían arrancado tras su participación en el Lolapallooza 2018. Y él estaba instalado en Italia, disfrutando de su mejor momento profesional. Así que pocos apostaban a que este amor a la distancia pudiera funcionar. Sin embargo, en julio del año pasado, festejaron su primer año en pareja en las playas de Miami. Y se mostraron dispuestos a ir por más.Oriana y Dybala en su casa de Italia, dónde le están haciendo frente al coronavirus (Foto: Twitter)Pero lo cierto es que, a medida que la pareja se fue consolidando, fue mayor la necesidad de los dos de pasar más tiempo juntos. Ya no les alcanzaba con los extensos viajes que realizaban durante los recesos del fútbol europeo. Necesitaban compartir el día a día. Entonces, Oriana se empezó a quedar cada vez más tiempo en la casa que Dybala tiene en Italia. Y pese a la angustia de su madre, que no quería verla resignar su vocación por amor, empezó a dejar un poco de lado su carrera.Finalmente, hace un mes y medio, la cantante decidió mudarse definitivamente con su novio a la ciudad de Torino. Por entonces, no imaginaba que el coronavirus que ya había comenzado a circular en Asia, se iba a convertir en una pandemia. Y que Italia iba ser uno de los países más afectados por esta situación.Lo cierto es que el pasado sábado 21, tanto Oriana como Paulo comunicaron a través de sus redes sociales que habían dado positivo en el test del COVID-19. Ambos aseguraron que estaban “bien”. Y así se los vio: fuertes y unidos. Sin embargo, ahora deberán permanecer recluidos en su domicilio por un tiempo indeterminado, hasta poder derrotar a esta enfermedad que tiene en vilo al mundo entero.SEGUÍ LEYENDO:La angustia de Catherine Fulop: "Cuando me dijeron que Oriana tenía coronavirus, me descompuse”Oriana Sabatini dio detalles de su estado de salud, tras confirmar que tiene coronavirus : “A veces me cuesta respirar”Coronavirus: los mensajes de los famosos en apoyo a Oriana Sabatini y Paulo Dybala

Leer más »

La canción que enfrentó a las divas de Titanic y se reinventa en la era de los memes

Kate Winslet y Leonardo DiCaprio en "Titanic"El director James Cameron no quería saber nada con tener una canción final en su obra maestra. Y, mucho menos, una versión pop. ¿Cómo la historia de una tragedia mundial iba a terminar con una canción pop? No le entraba en la cabeza, justo a él, un habitual oyente de bandas pesadas como Metallica. Mientras se negaba una y otra vez, alrededor suyo se estaba gestando la maquinaria para torcerle el brazo.El trabajo de inteligencia detrás de “My heart will go on” es responsabilidad mayor de su compositor, James Horner. Había trabajado con Cameron para la música de Aliens: El regreso, pero la relación no había quedado en buenos términos. La primera elegida para el soundtrack de Titanic fue Enya, pero la irlandesa se negó y entonces pensó en Horner. Admiraba su trabajo, como el de Corazón valiente, mientras que el músico conocía sus humores y sabía cómo tratarlo. Se dieron la mano y Horner empezó a pergeñar su obra maestra. Por un lado, se puso en contacto con Will Jennings para que elabore la letra. Por otro, empezaba a dibujar una idea de quién podría cantarla.En 1997 Celine Dion venía de arrasar con Falling into you, su cuarto álbum en el mercado americano, con el que vendió millones de discos y alcanzó lo más alto de los rankings. En cine, venía de interpretar las canciones de La bella y la bestia y Sintonía de amor, y buscaba despegarse un poco del rol de “cantante de soundtracks”. Su imagen era algo desabrida no decía demasiado en comparación a otras divas del pop. El secreto estaba en su voz, y Horner lo sabía. Se conocieron en 1991, cuando Celine audicionó para la canción de Faivel, un cuento americano, que terminó grabando Lisa Ronstadt. Horner guardó en algún lugar de su disco rígido la fuerza interpretativa de la canadiense. Y allí fue a buscar la voz para su nueva canción.El encuentro se produjo en la suite del Ceasars Palace de Las Vegas. Horner se sentó al piano frente a Dion y su esposo y manager, René Angelil, y les mostró lo que tenía en mente. Los acordes eran una belleza, la interpretación, un espanto. René lo frenó a tiempo, antes que arruine todo y le aseguró que Celine iba a grabar el demo. “¿Pero cómo una estrella como Celine Dion va a aceptar grabar un demo?”, preguntó el músico. “Marlon Brando audicionó para El Padrino” fue la respuesta de René. Y Horner entendió.Video Oficial de "My heart will go on" (Pedro Kablan/Infobae)Finalmente llegó el día de la grabación. No se sentía bien la canadiense esa noche de mayo en Nueva York. Estaba nerviosa y algo afiebrada. Tomó coraje, y dos tazas de café negro. Camino al estudio le contaron de qué iba la película, y en su cabeza de intérprete empezó a cobrar forma la épica de su voz. Cuando llegaron a The Hit Factory ya estaba en clima. Se adelantó al grupo, se metió en la sala, bajó el interruptor de la luz y quedó a solas, del otro lado del vidrio. Se puso los auriculares y cantó la canción de un tirón. Cuando abrió la puerta, todos estaban llorando. No solo su esposo y Horner; también Tony Mottola y Polly Anthony, ejecutivos de Sony y Epic, las dos disqueras que compartían los derechos.No fue necesaria ninguna toma más. Solo faltaba que convencer al jefe, un dato no menor. Horner hizo una copia en un casete, la guardó en el bolsillo y la llevó consigo durante un mes, esperando el momento oportuno para mostrarla a Cameron. Una noche de sobremesa lo notó de buen humor. Ahora o nunca, pensó, sacó el casete y puso play. Cameron se enamoró a primera escucha. A partir de ese momento, Titanic iba a tener una canción de cierre, una auténtica canción pop.“My heart will go on” se publicó el 8 de diciembre de 1997, seis semanas antes del estreno del filme. Al principio tuvo un movimiento lento, pero todo cambió con la película en cartelera. La canción se disparó y no tuvo freno. Vendió casi veinte millones de discos, ganó el Oscar y arrasó en los Grammy. Los críticos la consideran casi tan grande como el filme y, naturalmente, la vida iba a cambiar para cada uno de los engranajes de Titanic.Celine Dion canta "My heart will" go on en vivo (Pedro Kablan/Infobae)Kate Winslet no fue la excepción. La actriz británica venía de romperla en Sensatez y sentimientos y su desempeño en Titanic la ubicó entre las más interesantes de su generación. Sin embargo, a la distancia, reconoció no estar satisfecha con su papel de Rose. Suena lógico, el inconformismo típico de las estrellas, algunos pecados de juventud. Hay cosas particulares que le molestan, el acento estadounidense por ejemplo. Pero lo que más odia de la película es su canción.La revelación la hizo en 2012, con motivo del 15° aniversario de la película y su lanzamiento en formato 3D. Allí, Winslet reconoció que escuchar la canción le da náuseas. Que cada vez que ingresa a un bar o a un hotel y tiene la mala suerte de que haya un piano, a alguien se le ocurre que es una buena idea dibujar sobre las teclas aquella melodía. “Me encantaría poder gritar que esa no es mi canción, que es de Celine Dion”, contó. En cambio, prefiere permanecer con su mejor cara de piedra y que el tiempo pase lo más rápido posible.Pero la historia no termina allí. Acaso “la” escena representativa de Titanic sea la Jack y Rose abrasados en la cubierta del barco. De fondo, suena la melodía que los acompaña en su historia de amor. Desde entonces, cada vez que sube a un barco, Kate tiene que aclarar amable y enfáticamente “Sin bromas, por favor”. A veces la entienden, y otras, le piden que se acerque a la baranda a recrear el juego de seducción. Pero más allá de enojos momentáneos, Winslet reconoce lo que significaron la película y la canción, y deja en claro que nada tiene que ver con la cantante. “¡Dios te bendiga, Celine! Pero lo cierto es que la canción me acecha”.Escena del barco en Titanic (Pedro Kablan/Infobae)La canadiense recogió el guante en esta suerte de guerra fría y sacó pecho por su interpretación. “Si ella se cansa de escucharla y le da náuseas, me alegro que no haya sido la intérprete, porque si yo contara todas las veces que la canté, me volvería loca”, expresó un poco en broma y otro en serio. También dejó en claro la importancia del tema en su carrera. “Me dio la oportunidad de quedar ligada a un clásico que va a vivir para siempre”, sentenció.Que no tiene rollo con el tema quedó claro. Tampoco lo tiene con los barcos, ni con “esa” escena. Así lo demostró en el episodio de Carpool karaoke junto a James Corden, en el que recorrieron las calles de Las Vegas y revivieron la escena ante la mirada atónita y el aplauso espontáneo de los caminantes.Carpool Karaoke de Celine Dion (Pedro Kablan/Infobae)Hay veces que las canciones dejan de tener nombre propio y pasan a pertenecer al público. “My heart will go on” sobrevivió a Jack y a Rose, a sus creadores y a sus intérpretes, y se metió de lleno en la cultura popular. No sólo sirvió para ilustrar series emblemáticas como Los Simpsons o Dr. House, también supo adaptarse a los tiempos que corren, y de alguna manera, saber reírse de sí misma.Dr House - "My heart will go on" (Pedro Kablan/Infobae)En la era de los memes, cualquier situación cotidiana, siempre más emotiva con la música de Titanic. Un discurso político, un blooper, un gol en una final o en un picado de barrio. Y también puede ser banda de sonido en tiempos de coronavirus y música de balcones. Como la improvisación a piano y saxofón que se vivió en Barcelona. Al terminar, la vecindad rompió en aplausos, con la esperanza y el deseo de que esta historia tenga un final feliz.Balcones en Barcelona - "My heart will go on" (Pedro Kablan/Infobae)SEGUÍ LEYENDOLeonardo DiCaprio y Kate Winslet, abrazados durante una escapada a Saint Tropez“Cazadores de mitos” comprobaron que fue innecesaria la muerte de Jack en Titanic

Leer más »

La cuarentena de Thelma Fardín, entre la cocina, la lectura y el rol social: “Me empezaron a llover mensajes de mujeres que viven situaciones de violencia”

(Crédito: Santiago Saferstein) (Santiago Saferstein/)“Es un tiempo de mucha introspección”, definió Thelma Fardín la cuarentena que está pasando sola con su gata en su departamento de Belgrano. Sin embargo, además de utilizar el tiempo para pensar, la actriz aprovechó estos días para ordenar, cocinar, hacer ejercicio y estudiar, sin olvidar su rol social, en este momento más fuerte que nunca, ya que aseguró que desde el 20 de marzo comenzaron a multiplicarse en sus redes los mensajes de mujeres víctimas de violencia de género que le pedían ayuda.“Es un tiempo también de descanso. Venía de dos años de no parar, tres de no tomarme vacaciones”, dijo la actriz en diálogo con Teleshow y de inmediato aclaró: “Esto no son vacaciones por el contexto, pero es un momento interesante para estar con uno, para calmar el ritmo vertiginoso y me hace bien”.Entre las cosas que hizo en esta primera semana de aislamiento social y colectivo, ordenó toda su casa: “Soy ordenada, ¡pero ahora está todo en su lugar como nunca!". También estuvo cocinando ya que a veces “la velocidad en la que vivía” no le dejaba tiempo: “Hago panes, cosas dulces, recetas mas fit, de todo un poco y como no puedo salir me las arreglo hasta ultimo momento con lo que tengo en la heladera y hasta que no agoto todo no salgo”.Para mantener el equilibrio y hacer de todo un poco, también tiene espacio para la lectura y para tomar clases virtuales de pilates. Y como el aislamiento tiene que ver con el contacto físico pero no con la distancia, se junta de forma remota con sus amigas a tomar mate o un vino a la noche: “Estamos priorizando que cosas nos importan”.“Es un tiempo también de descanso. Venía de dos años de no parar, tres de no tomarme vacaciones”, dijo la actriz en diálogo con Teleshow Aunque no puede salir de su casa, tiene muy presente su rol social, ya que desde diciembre del 2018 cuando hizo pública su denuncia radicada en Nicaragua por violación contra Juan Darthés, se convirtió en una referente de las mujeres. Desde que comenzó la cuarentena, se multiplicó la cantidad de mensajes de mujeres que le llegan para contarle que están viviendo situaciones de violencia. “Estoy tratando de encontrar las forma de ser útil desde acá, de ayudar en casos de situaciones de violencia que llegan a mis redes por el desborde que hay y encuentran en mis redes una forma de pedir ayuda. Estoy tratando de articular con el ministerio de la Mujer, y están dando respuestas”, contó.Apenas se percató de que le estaban “lloviendo” los casos, se contactó con Elizabeth Gómez Alcorta, abogada a cargo del ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, quien la presentó con su equipo de trabajo: “Estamos viendo las herramientas que se implementan para derivar los mensajes que me llegan según la necesidad”.Thelma explicó que además de las líneas de teléfono ya existentes para denunciar violencia, como el 144, habilitaron un número de WhatsApp y un mail ( +54 1127716463,(+54) 1127759047, +54 1127759048, linea144@mingeneros.gob.ar): “Muchas mujeres no pueden hablar por teléfono porque están al lado de su agresor, además hay psicólogas que atienden a esas víctimas para darles contención. O si tenés que ir a la comisaria a denunciar se permite esa circulación y si no te podés trasladar te mandan un móvil a tu casa y el móvil te lleva a la comisaria de la Mujer para hacer la denuncia”.Desde que comenzó la cuarentena, se multiplicó la cantidad de mensajes de mujeres que le llegan para contarle que están viviendo situaciones de violenciaLo que está pasando es algo inédito, por eso hay que pensar nuevas formas de contención: “Con la pandemia se tomaron medidas muy buenas para la salud, pero que tienen su coletazo por muchos lugares, y uno de ellos es la violencia de género”. Leer los mensajes de sus seguidoras no es fácil, por el contrario, pero a ella le hace bien “sentirse útil” y que acudan a ella: “Es doloroso, pero aunque yo no escuche los casos, sé que existen, prefiero saberlo de cerca y poder ayudar de alguna forma a pesar del encierro”.Por eso ella se apoya en su grupo de amigas y compañeras que la contienen y entre todas se sostienen: “Nos volvimos muy buenas armando redes nosotras y las mujeres en general”.Si sufrís violencia de género o conocés a alguna víctima, llamá al 144: es gratis y atiende las 24 horasSEGUÍ LEYENDORamiro Blas, el doctor Sandoval de “Vis a Vis”, desde España: “Tengo conocidos con coronavirus”Soledad Silveyra, en cuarentena, pero no “solita”: “Estoy disfrutando de las tareas del hogar que volví a hacer con mucho amor”El drama de los actores que viven en la Casa del Teatro: integran el grupo de riesgo y necesitan insumos para mantener la cuarentenaLa pareja de la cuarentena: los divertidos videos de Mica Viciconte y Fabián Cubero, revelación en las redesPor qué en tiempos de cuarentena total por el coronavirus elegimos ver películas de catástrofes

Leer más »

Pepe Cibrián, sobre la cuarentena y el coronavirus: “¡Qué coño importa hoy la economía!, si se está hundiendo el Titanic”

Pepe Cibrián en su última visita a Teleshow“No me angustia, pero no hago nada que implique riesgos”, dice Pepe Cibrián en exclusiva a Teleshow, respecto al coronavirus. Instalado en su casa con Luis (a quien considera su hijo adoptivo), su tía Carmen, que sufre enfisema y EPOC, y las dos personas que la cuidan, aprovecha la cuarentena para trabajar y apelar a la creatividad desde su Instagram con los videos y los vivos de Jacinta, el personaje que presentó en su última obra Por el nombre del padre. “Es un personaje muy tierno y muy bruto. Tiene algo, salvando las distancias, de Catita”, recuerda sobre la mítica creación de Nini Marshall. “Ella a través de esa brutalidad decía cosas, distintas de las que dice Jacinta, que es una bestia de atar”, compara el talentoso director, y cuenta que está escribiendo la obra de su nueva creación.—¿Cómo estás viendo el manejo político de esta situación?—Primero, yo lo voté a este hombre (por Alberto Fernández). No soy kirchnerista, no soy peronista, no soy nada ya… Voté a todos los que estuvieron en algún momento de presidentes y luego no quería que ninguno de ellos que fuera presidente. Lo voté a Menem, la voté a Cristina, lo voté a Macri. Que Macri pregunte hoy o le diga al Presidente: “Ocúpese de la economía”, dejame de joder. Ocúpense de lo que se está ocupando Fernández, que es de la vida de la gente. ¡Qué coño importa hoy la economía!, si se está hundiendo el Titanic. Si estamos en una situación mundial donde lo que tenemos que hacer es salir vivos para justamente retomar la economía mundial. Si no hay gente, ¿qué economía vamos a tener?, al margen de la humanidad. Me parece que este hombre está demostrando una actitud muy coherente con una gran autoridad, nada de histeria, nada de pánico. Y hemos logrado mágicamente, y ojalá después del día de que salgamos a la calle siga, una unidad política. Ha estado dado todo el apoyo, todo el cuadro político del país. Eso es muy mágico.—No hubo quiebres. —Es lo que tiene que ser. Pero también tiene que ser sin el virus. Que nos una nada más que el horror de alguna manera es una crítica muy fuerte a una sociedad, que no se une cuando no hay horror. El horror es cotidiano. La economía es cotidiana. El hambre es cotidiana. Más allá del virus, que es lapidario. ¿Cuánta gente muere de desnutrición? Y en ese momento, ¿no nos unimos los argentinos para poder sacar adelante a los niños wichis? No son wichis, son argentinos, ¿qué me están diciendo?—¿Qué opinás de los argentinos que viajaron al exterior ya sabiendo de la pandemia?—Me parece una frivolidad espantosa. Una subestimación de la realidad. Una inconsciencia. Hay una parte de los argentinos, no todos, a los que no les importa nada. Como los que piden ir a pasar la cuarentena a la costa. No lo puedo creer, me parece horroroso. Que en la Panamericana el otro día estuviese colapsado el peaje porque querían ir a pasear. ¡Pero estamos de joda!Pepe Cibrián realiza la cuarentena en su casa en Pilar (Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)—Generó mucho conflicto en las redes esta versión de una partida presupuestaria para artistas que promocionaran el “Quedate en casa”. —Si es así, me parece un horror. Yo como artista lo hago gratis. Me acaban de hablar de la AMIA para leer poemas y no se me ocurre cobrar. Es para aportar. Es como si yo cobrase por Jacinta. No, es mi aporte, lo poco que puedo hacer. Yo te juro, me iría ya como voluntario a hacer algo, pero no puedo. Tengo 72 años, dos cánceres. Si no, sabés que ya estaría ahí. Como muchos argentinos están yendo. Eso es lo que a mí me enorgullece del pueblo, como los aplausos el otro día. ¿Cómo va a ser momento para cobrar? Dejame de joder. No es momento para cobrar. Maravilloso lo que hicieron los mendocinos, que los judiciales y el gobierno bajaron sueldos. Es una acción que ya deberían hacer absolutamente todos. No quiero ser derrotista, tenemos un pueblo maravilloso, un gobierno de este hombre que es maravilloso, una mujer como Cristina, que yo no soy kirchnerista, pero que se ha mantenido en silencio. Indudablemente no ha afectado a la autoridad del Presidente. Maravillosa me parece. Me congratulo con ella. Dejar su ego como gran madre de la República...—Hay quienes dicen que esto es una guerra.—Y lo es. Esto que vive el mundo, esta pandemia, lo ha vivido siglos de siglos, porque las guerras mundiales han sido pandemias. En la guerra uno puede decir que Fulano lo hizo, que el otro lo hizo también. Pero la realidad de todo esto es que es una guerra contra marcianos. No sabemos de dónde viene, me da igual si lo pusieron los rusos, si lo pusieron los chinos, si lo pusieron los libaneses, qué sé yo, está. Supera cualquier película que hagan el día de mañana. Un día nos vamos a cagar de la risa. Recuerdo algo un poco análogo a esto, cuando fue la Guerra de Malvinas todas las mañanas me despertaba con el diario y lo único que deseaba era leer la palabra “Paz”. Tardamos un tiempo. Me pregunto qué haremos el día que nos digan paz. ¿Iremos corriendo a darnos abrazo? También me recuerda el año 83 cuando Alfonsín ganó las elecciones y la democracia se instaló en la Argentina. Me acuerdo avenida Santa Fe, Callao, Rivadavia, donde estuvieres. Era una unión argentina. Maravilloso. Tenemos que pasar por todo para poder festejarnos.—¿Vos creés que cuando vuelva la salud va a ser algo parecido a la vuelta de la democracia?—En ese momento sí va a ser. El problema es qué pasa luego. A los grandes intereses les importa un carajo todo esto, si no, no lo estarían destruyendo. Los canales de Venecia están transparentes porque no están jodiendo con nada. ¿O te creés que van a seguir transparentes? Por el hombre común seguirían, pero por las grandes empresas corporativas no creo que vayan a hacer nada de eso. Nuevamente estaremos sumisos frente esos poderes impresionantes, como las películas de Terminator.—¿Planteás que el mundo y la naturaleza nos están pasando factura?—Pero sí, mi amor. Brutal nos la está pasando. Tomá como símbolo las aguas del canal de Venecia, y las fotos del satélite de Italia, y hace tres meses era negro del smog, negro de la polución, y hoy día está trasparente, en tres, cuatro, cinco semanas; imaginate si el hombre dejara de hacerlo cinco años. Volvemos al Paraíso del Edén. Los pájaros salen, los pececitos vuelven a irse, se acercan. Hay delfines.—Te enojaste con Gerardo Morales, gobernador de Jujuy.—Me parece un horror que diga que la CABA y la provincia de Buenos Aires van a explotar, van a ser un desastre. ¿Cómo se puede ser tan jodido? ¿Por qué hay que dar ese pánico? No lo sabe él ni nadie. Se pueden hacer proyecciones, pero también había proyecciones de Scioli, y perdió Scioli. En plan de proyecciones, ¿qué sabe lo que va a pasar mañana? Es de una crueldad...Todos los días a las 17.30hs Pepe Cibrián realiza una emisión en vivo con su personaje "Jacinta" desde instagram—¿Cómo es tu rutina en esta cuarentena? Sé que hacés bicicleta todos los días.—Sí, todos los días. Una hora y media, dos. Me desahogo tanto. Me levanto a las siete de la mañana. Ahora lo que me ha dicho mi hijo Luis es que a las siete de la mañana, cosa que nunca he hecho en mi vida, me ponga a ver series, porque a la noche me quedo dormido. Debe ser maravilloso ese placer, nunca me permití. ¿Sabés qué no me permití tampoco?—¿Qué?—Comer papas fritas con huevos fritos. Te lo juro. Mis padres siempre me jodían, me controlaban mucho que yo no engordara, 5 años, 6, 10. Ibamos a la playa, ellos se comían los bifes con papas fritas y huevo frito, y a mí no me dejaban. Tanto no me dejaron que yo en mi psiquis no tengo el permiso interno de comer papas fritas con huevos fritos.—Cuando pase todo esto, ¿nos vamos a comer papas fritas con huevo frito? —Te lo pido por el amor de Dios.Agenda: todos los días a las 17.30 Pepe Cibrián realiza un vivo desde su cuenta de Instagram (@pcibriancampoy) con su personaje Jacinta.SEGUÍ LEYENDOAlejandro Lerner y el suceso de sus recitales online, desde la cuarentena de su casa: “No sabía cómo hacerlos, fue todo a pulmón”La cuarentena de Thelma Fardín, entre la cocina, la lectura y el rol social: “Me empezaron a llover mensajes de mujeres que viven situaciones de violencia”La historia de amor de Oriana Sabatini y Paulo Dybala, los jóvenes que hoy enfrentan juntos el coronavirus

Leer más »