Inicio / admin (página 2)

admin

La cuarentena puede ser una oportunidad para abandonar la adicción al tabaco

Cada 31 de mayo, se celebra el Día Mundial Sin Tabaco para destacar los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco y promover la aplicación de políticas públicas eficaces para reducir ese consumo. Pedir a la Dra. Cristina Gaitán, neumonóloga, ex jefa Servicio Neumonología del Hospital Pte. Perón de Avellaneda y presidenta de la Unión Antitabáquica Argentina.

Leer más »

Roberto Pettinato, sobre el disco que grabó con Charly García: “La gente va a escuchar una obra”

Roberto Pettinato junto a Charly García (Gentileza: Roberto Pettinato)Pettinato plays García es el nombre del álbum con el que Roberto Pettinato le hace un homenaje a Charly García. El saxofonista se sumergió en la obra del prócer del rock nacional para rescatar canciones que siempre le gustaron e interpretarlas a su manera, con guiños al jazz.Lo que no se esperó es que el ex Sui Generis, además de darle el visto bueno, se iba a comprometer con el proyecto, y terminaría poniéndole su voz y tocando varios instrumentos en distintos temas.“La gente va a escuchar una obra”, afirmó el ex Sumo en diálogo con Infobae en una conversación virtual por la situación de pandemia que nos atraviesa a todos. Y agregó: “Pasado un año, el entorno cambió para todos pero la idea quedó intacta como el día que llamé a Charly para comenzar con su supervisión de lo que yo quería hacer”.El también conductor de radio y televisión narró cómo surgió la idea de hacer el disco, cómo fue la experiencia de grabar con Charly, adelantó características del álbum antes de que vea la luz en junio y se refirió a su amistad con el ex Serú Girán. “Todos podemos hacer un homenaje a García pero que el aroma de lo que preparás llame al protagonista a ir a tu cocina... ¡Es otra cosa!”, resaltó.- ¿Cómo surgió la idea de hacer Pettinato plays García?- Muchas veces las ideas cuentan mucho más que la pasión, la necesidad expresiva, la persecución de un flash egomaníaco o quedarse en un simple juego de mesa. Y, muchas veces, las ideas son esos juegos de encastre en donde y, dependiendo de quienes lo jueguen, es cuando la música crece o se resiente.Pasado un año, el entorno cambió para todos pero la idea quedó intacta como el día que llamé a Charly para comenzar con su supervisión de lo que yo quería hacer. En verdad, no creo en los “grandes capacitados” para intervenir obras de otros. De hecho, las intervenciones de Charly a libros con sus pinturas han generado una nueva iluminación sobre lo que antes no era nada. Ahora se convertían uno tras otro en obras de arte, en cuadros nuevos y en un nuevo sentido..."Happy and real" - Charly García y Roberto Pettinato en el Gran Rex (Infobae)Todo comenzó también porque los eventos suceden desde distintos ángulos en simultáneo cuando me invitó a tocar con él al Gran Rex. Antes, en su casa, descubrí “Happy and real”, un tema que yo no conocía de ninguna parte pero que para él había sido una obsesión. Lo grabó en tres discos distintos y cuando algo sucede o el tema no te suelta a vos o vos no querés dejarlo como quedó...Fundamentalmente pensé en Triplicate, de Dylan, en donde canta songbooks de J. Stern hasta “Stormy Weather”. Había hecho lo mismo en un disco anterior también. El parecido entre la voz de ambos me hizo pensar que un proyecto así se podía llevar adelante con un grupo pequeño, íntimo y donde todos puedan escuchar la crudeza, la potencia real, la emoción, la melancolía y el despliegue de ese mosaico de cinismos e ironías escorpiones de García.Los momentos dramáticos para mí fueron aprender canciones, notas, melodías, escalas y dar la idea de cómo tenía que ser cada tema. Iban a ser baladas despojadas del tecladismo y darle un concepto general de arte puro. Esto va desde la idea de que se convierta en una sola obra, con los temas unidos por sonidos y buscar a la vez en esos sonidos referencias y “secretos” que pinten al artista tal como es él. Con esto digo que, al igual que en el álbum de los Stones, en esa fotografía de tapa, ellos habían “escondido a los Beatles” para que nos juegues a encontrarlos...Así es como este disco tiene muchísimas referencias, juegos sonoros o, digamos, elementos que tengan que ver con la vida suya, como cuando entre tema y tema caen monedas y el sonido se apaga para dar lugar a que entre el siguiente tema. Esas monedas, los pastiches electrodinámicos de cintas, los gritos, los infiernos y el “desorden del profesor demente” sobre su escritorio rodeado de fórmulas, es parte de este disco. Tal vez los sonidos y collages sónicos sean la pincelada del inconsciente de García que representan su historia en milésimas y después vienen las canciones y cómo llega hasta aquí.Muchas veces he dicho sobre lo que escucho, no sé: “Spinetta debería poner la voz más adelante y que se entienda mejor lo que cante”. Se lo dije, nos peleamos a los gritos. Después, amigos... Y aquí me dije: “Esa voz, esa ‘vozzz’ (extiende la palabra) que se abrió de una generación a otra y no baja de la ‘nube de los grandes’ desde que nació... No puede estar escondida, sino volver”. Y le dije: “Vamos a poner este micrófono de tal forma que no haya necesidad de sufrir. No vinimos a sufrir”.Roberto Pettinato y Charly García trabajando en el disco (Gentileza: Roberto Pettinato)- ¿Cómo fue la experiencia de grabar con Charly? ¿Qué es lo que más te sorprendió de él en pleno proceso? Tengo entendido que grabaron de un tirón en un día... ¿Cómo fue eso?- Es mucha la gente que piensa que juntarse con García es un delirio, un problema o algo incomprensible. Los que han tocado con él, y han tenido la suerte y la gracia que Dios les dio, saben de lo que hablo. Sin embargo, descubren que entenderse sin ojos ni palabras es muchísimo más sencillo y abre el camino de la creación y no deja caer jamás el entusiasmo.Pensé: “Haremos este disco y si viene viene; y sino pues haremos este disco de todos modos”. Sentir la necesidad de sacar esto de adentro... Comenzamos los ensayos y Mecha, su mujer y compañera, se encargo de “curar” el disco trabajando en la búsqueda, las charlas, los llamados, la voz de Charly al teléfono, etcétera, etcétera... De unir los pedazos.Charly bajó las escaleras, se sentó al piano mojado por la torrencial lluvia de ese día que cayó sobre la ciudad y su cabeza dos cuadras antes de bajarse del taxi. Comenzó a tocar y no quiso escuchar lo que estábamos haciendo. Era ahora. Aquí y ahora. Y esa ansiedad crónica empata a la perfección con la mía. (Risas).Y el disco comenzó a viajar hacia otro lugar. ¿Por qué? Porque nunca sabemos a dónde van los planes. García cantaba un tema tras otro y todo se desarrolló en vivo y en un día. Lo mágico es saber dónde terminar, dónde cortar, dónde seguir... Todos parecíamos dirigidos por un mazo de Tarot.Y hoy lo pienso y digo: “Bueno... Todos podemos hacer un homenaje a García pero que el aroma de lo que preparás llame al protagonista a ir a tu cocina... ¡Es otra cosa!". (Risas). Es como estar grabando un homenaje a Paul McCartney y, de pronto, se aparezca a participar y tras cuatro horas se vaya feliz a su casa.Porque ojo. El hecho de su gigantesca participación y supervisión no garantizaba su llegada al estudio. Podía venir como llamar para preguntar cómo va todo. Y, sin embargo, optó por lo primero.Charly y Roberto escuchan cómo quedó el álbum (Infobae)- ¿Cómo definirías el disco y con qué se va a encontrar la gente cuando lo escuche?- La gente va a escuchar una obra. Cuando lo digo así es que no podemos mirar un cuadro por la mitad o decir: “Este tema es muy largo, yo escucho siempre la primera parte”. Sólo la ignorancia o la impaciencia logra semejante atrocidad.Aquí hay una fucking obra completa que comienza con el sonido de radio, de la búsqueda de alguien en el dial sintonizando canciones de García y encontrándolas entre encantamientos evocativos sónicos como si nadases en un río de barro y se detiene en la siguiente canción.Lo mejor que me podría suceder, y sé que a Charly también, es que nos tomemos 50 minutos ahora que tenemos tanto tiempo, tomemos auriculares y lo escuchemos completo. La idea del grupo en el living y García en tu cara misma fue lograda. Y la música intensa en su totalidad nunca perdió energía ni se apagó. Es intenso, lo sé, pero: ¿Qué otra cosa te queda en la vida si no lo sos? Seamos intensos, profundos y no dudemos de la dirección tomada.- Tengo entendido que no querías grabar sus temas más conocidos. ¿En cuáles, si se puede decir, terminó participando Charly?- Eso fue lo más gracioso, cuando nos pusimos de acuerdo en que tema sí y cuál no, pero no hablábamos de hits o no. Sino de canciones que en su mente quedaron como hits personales y que merecían ser revisados y sacados a la luz. Como quien limpia una estatua con un plumero y la deja pelada con los huesos y la vibración real. Quedó afuera un tema que le encantaba de La Máquina de Hacer Pájaros, que no llegábamos a ensayarlo siguiera.Pero sí pudimos abrir esos baúles y ver como “Película sordomuda” escondida, al bajarla de velocidad y convertirla en un balada, escondida como digo: una melodía gigante y que ahora se podía disfrutar de otra forma, con tranquilidad y atención.“Nunca escuchamos un Charly así... y esas melodías por Dios”, me decía Mecha, su mujer. Es que existe una intensiada lírica, y una lógica de componer, que es insólita y tan difícil de imitar.García es inimitable y parte de la genialidad es también eso. Como Los Beatles. ¡Cualquier persona que intente hacer una versión de “Yesterday” va a ser una bosta! (Risas).Entonces, ¿qué deberías hacer?, me dirás vos. Bueno, lo que hicimos: otro mundo, otros planos, otra vida. ¡El jazz! Y no intentar la imitación o seguir las notas, sino mezclar esa épica como lo hacía Coltrane o el Gato Barbieri con temas que venían de ser tratados en otro mundo: el del rock.Charly en plena sesión de grabación (Gentileza: Roberto Pettinato)- ¿Tienen fecha para la salida del álbum? ¿La intención es que salga en formato físico también?- Por ahora serán las plataformas y después el disco en la mano. Es posible que saquemos también el CD. Les debemos la película y el libro ilustrado. (Risas).Junio será el mes. Las plataformas hicieron que el arte que tanto hablaba de la música incluida, se perdiera. No hubo más arte de tapa ni información que te ayudara a comprender lo que el artista quiso hacer. Bueno, las cosas son así. La música sigue sonando y los instrumentos se siguen vendiendo. (Risas).Este disco se grabó en un día, se mezcló en dos en un pequeño departamento del pianista y tardamos un año en hacerlo realidad. Dijimos: “Hasta que la naturaleza no encierre a media humanidad no lo sacaremos”. ¡Y nos escuchó! (Risas).Todo muy artesanal y directo. La portada es un collage hecho por mí mismo y la compañía Club del Disco es gente sincera, profesional y con el buen corazón de los que saben controlar su ambición. ¿Qué más podemos pedir?- Por último, ¿qué significó la obra de Charly para vos a lo largo de tu carrera? ¿Fue un sueño hecho realidad grabar este disco con él?- Con Charly hemos llevado una amistad de muchísimos años. Nunca fui el clásico cercano o pegado. Nuestra amistad, como con Luis Alberto Spinetta, fue siempre cósmica y real. Verse y hablarse no significa nada. La amistad, tal como se la conoce, está sobrevalorada. La verdadera es la que te hace sentir que las almas se alinearon desde antes de nacer, que somos especiales uno para el otro, que el mundo “si tira para abajo, es mejor”... Tampoco estar agarrado a ella. Estamos en un momento especial del planeta. ¡No de Larreta! (Risas).Y hace unos días su mujer me dijo: “Con el único que quiere hablar es con vos”. Y sé que nos llevamos en la cabeza uno al otro más de una vez y eso es la “Realidad con R mayúscula” como la entiendo yo.Los discos pasan. Las fiestas, la comida, las chicas, los instrumentos, los grupos, los contratos... La música queda y es la única que nos mantiene, a menos a él y a mí en dos pedazos de atmósfera. (Risas).SEGUÍ LEYENDO:Fernando Samalea: “Charly García nunca dejó de ser ese joven idealista de pelos largos y comportamiento estrafalario”Fotos, talento y rock: Rubén Andón habló de la reedición de La grasa de las capitales, de Serú Girán

Leer más »

Entre la espera de su primer hijo y la ansiedad por volver a los escenarios: Abel Pintos, desde la intimidad de su cuarentena

Abel Pintos (Instagram)Tranquilo y en paz: así pasa la cuarentena Abel Pintos (36), a la espera de su primer hijo. Confiesa que la incertidumbre de cuándo va a volver a brindar un recital lo tiene ansioso, al igual que el embarazo de su mujer. Pero usó este tiempo para reflexionar, componer, y sacar un nuevo tema: “El hechizo”. “El mundo ya ha tenido pandemias y se ha salido adelante con mucho menos recursos. Por eso soy un hombre de fe: vamos a salir adelante”, dice, esperanzado.—¿Cómo estás viviendo la cuarentena?—En mi casa, con mi familia. Trabajando en mi nuevo álbum, en los detalles que restan definir de lo que estuve produciendo todo el año pasado, y en canciones nuevas. Escribiendo un poco también, lo que algún día ojalá sea mi primer paso en la literatura.—¿Cómo es un día tuyo? —Suelo amanecer muy temprano: disfruto mucho la calma de las primeras horas, las del limite entre la madrugada y la mañana. Entreno un poco cada día en casa con elementos funcionales y practico un poco de yoga, como principiante. Leo mucho. Estudio música e idiomas. Y miro algo de televisión, pero solo lo compartido con mi familia: alguna serie, un documental o una película. Dedico tiempo a avanzar en mi trabajo como se puede hoy en día, desde casa, y guardo un tiempo especial también para mis oraciones. Tener buenas y largas conversaciones con quienes están conmigo cada día es de las cosas que más disfruto.—¿Te asusta el futuro económico por la falta de shows? —Mas bien pienso, reflexiono y converso mucho con mi equipo de trabajo para encontrar el modo creativo de avanzar en una situación como está, y para tener distintos planes sobre distintos escenarios posibles. Soy muy respetuoso de la dinámica de momentos como este, y busco estar atento a los cambios para fluir con ellos.Abel pintos en uno de sus últimos shows, previo a la pandemia—¿Qué reflexión hacés de lo que está pasando? —Hice muchas reflexiones, el tema es que todas ellas necesitan de su tiempo para ser procesadas y luego compartidas o puestas en funcionamiento, las que sugieren cambios. Es un momento paradigmático, sin dudas.—¿Tuviste que ajustarte por la crisis? —Lo considero un tiempo de mucha reflexión y de elevar el nivel de conciencias respecto de todos los aspectos de la vida. De todo eso, como resultado, se producen cambios, y a esos cambios uno debe adaptarse, volverse parte de esos nuevos paisajes. Para compartir de qué van esas reflexiones y esos cambios en lo personal, aun es muy temprano.—¿Como vivís el embarazo de tu mujer? —Con muchísima felicidad y emoción. Atento a cada detalle, y a contener y acompañar de todos los modos posibles un proceso de semejante sensibilidad.Abel Pintos y su pareja, Mora Calabrese—¿Como compusiste el nuevo tema? —Junto con Ariel, mi hermano mayor y compañero creativo y musical desde mis comienzos, el año pasado viajamos a España a escribir canciones con un buen colega y amigo nuestro llamado Diego Cantero, con quien ya habíamos escrito canciones como “Aquí te espero” y “Oncemil” para álbumes anteriores. En Málaga los tres escribimos “El hechizo”, y unos días después en Miami nos encontramos con Beatriz Luengo para escribir mas de cara a mi nuevo álbum. En ese encuentro le dejamos a Yotuel Romero, líder de la agrupación cubana Orishas y productor musical, esta nueva canción para que se encargue de la dirección artística. Unos días después, estando yo de regreso en Buenos Aires, recibo un mensaje de Bea en el que me cuenta que escuchó la canción mientras Yotuel hacía los primeros arreglos musicales. Se sintió emocionada e inspirada y escribió unos versos que quería compartir conmigo. Los leí, los escuché y me resultaron maravillosos, y en ese mismo instante, además de agregar esos versos a la canción original, la llamé y le pedí que los interprete ella en la grabación. Así se concluyó la creación de “El hechizo” y nació la idea de la colaboración. Lo que más disfruto en situaciones como esta es trabajar con artistas como Ariel, Bea y Diego, en quienes confío mucho y a quienes quiero con el corazón, porque nos une el amor por la música y una amistad sincera.Abel Pintos, "El hechizo" (Video: Youtube) (Infobae)SEGUÍ LEYENDOCoti Sorokin: “La vida siempre está primero que la economía; después, hay otras discusiones”Las últimas horas de Gustavo Cerati antes del ACV, a 10 años de una noche que se convirtió en una pesadilla

Leer más »

Los cuentos de Facundo Arana: “El médano alto. El más alto del mundo”

Facundo Arana (Foto: Mario Sar)Los personajes somos mi papá y yo. Esta historia ocurre en una ventosa y muy solitaria tarde en una playa alejada. Él y yo. Solos. Estamos sentados en la camioneta frente al médano exquisitamente alto. No es peligroso si se lo encara bien: derecho, sin permitir que un derrape te ponga la camioneta de costado y que la gravedad haga el resto. Nada de eso. Solo encarar derecho, motor alegre, y sabiendo que las gomas tienen las libras adecuadas. Y que después de todo, ese que tengo al lado es mi SuperLeón veterano de mil batallas, al que hace rato le falta sacudir un poco las mañas.Hace unos años se quebró la espalda. Descubrieron que tenía una osteoporosis galopante en la columna. Y hoy camina sin bastón y sigue dando sus clases en la Universidad. Bueno, porque es un León. Estuvo por morir muchas veces. Muchas son realmente muchas. Muchas.Este año cumplió los ochenta y le sacaron el registro de conducir. Uno entiende: para no ser un riesgo para otros, por los reflejos, etcétera. No puede manejar más. ¡Con lo que le gustaba!Y acá estamos, frente al médano. En silencio. Al volante, él. Fuimos a dar una vuelta juntos y aprovechando una parada técnica (!) lo puse a manejar. Con todo lo que le gustaba hacerlo, nunca manejó en la arena; en su época no había vehículos particulares todoterreno. Al principio lo noté incómodo. Es que él nunca jamás hizo nada en contra de las reglas, y mucho menos fuera de la ley. Fueron como diez segundos. Cuando no sabés cuándo acaba la vida, diez segundos de tiempo es un montón. Nosotros aprendimos que no se sabe cuándo se termina. Todos en casa sabemos eso. Lo sabemos de verdad.Después de esos de diez incómodos y eternos segundos, todo fue una carcajada constante, sacándonos fotos geniales. Él, manejando con la sonrisa de un niño que parecía olvidada.Sí. Acá estamos. Frente al médano. En silencio.De golpe, murmura despacio como un chico travieso lo más gracioso de la tarde: “¿Yo puedo hacer eso...?”. Se refiere a si puede arremeter contra el médano exquisitamente alto y poner la camioneta arriba. Alto en serio el médano, ¡eh!Yo le digo que creo que sí. Le digo así: “Sí. Yo creo que sí”.Tiene ochenta años y sabe que de aquellas operaciones de espalda y con el estado delicado de sus huesos, si sale algo mal estamos en el horno.Me pide que lo pensemos bien.Finalmente dice: “Si volcamos, te podés lastimar.”Yo: —Tengo 43. Decido por mí. Vamos por todo.Él: —Tengo 80. Si nos la ponemos de sombrero... no la cuento.Yo: —Si me das un contrato que dice que termino a los ochenta encarando un médano como ese, muriéndome de risa junto a mi hijo, firmo ya mismo.Me mira. Mira el médano. Nos reímos mucho. ¡Me doy cuenta que le da nervios! No vamos a hacer eso. No con él al volante.Me vuelve a mirar con los ojos prendidos fuego.Qué capo, mi viejo...Las carcajadas se oyen muy fuerte desde adentro de la chata. Encara como final de película perfecta.La peli termina ahí...No recuerdo si trepamos ese médano o no.Bueno, en realidad sí que me acuerdo. ¡Me acuerdo un montón!Facundo Arana y su padre, el abogado Jorge Arana Tagle (Pablo Riggio/)OTROS CUENTOS DE FACUNDO ARANA“De investigadores e impostores”“Tres momentos”“Doctor Honoris Causa”“De demencias y sauces. El pánico”“Marisa”“Una historia de cuarentena”“Mi alma y Morfeo”“El tirador”“Le monde”“La historia de otro Virgilio Villa”"Fragmento de Longino de Cesarea”“Del 1 al 10″“Candece”

Leer más »

El video de Dady Brieva luego de exigir que Argentina sea “Venezuela ahora”: “Mejor, seamos nosotros”

La respuesta de Dady Brieva por la polémica generada a partir de sus declaraciones (Video: Twitter) (Infobae)“Si tarde o temprano vamos ser Venezuela, seamos Venezuela ahora, loco”, pidió Dady Brieva esta semana desde su programa de radio Volver Mejores, que se emite en El Destape. Y en un editorial en el que ordenaba remover fiscales, encarcelar ex funcionarios, intervenir medios de comunicación y avanzar sobre la libertad de prensa, le acercaba un reclamo al presidente Alberto Fernández: “Vos fuiste elegido, amigo, vos sos el responsable”.La polémica fue instantánea y el humorista se topó con infinidad de críticas, incluso en el mundo del espectáculo. “No sé por qué pide ser Venezuela, si es un desastre”, consideró la actriz Catherine Fulop, quien nació en Caracas y no visita su país desde hace años, por temor a que le impidan regresar a Buenos Aires. En medio de su propia controversia por el viaje a Punta del Este, Susana Giménez deslizó su preocupación por la marcha de la Argentina, vislumbrando que podría asemejarse a la dictadura de Nicolás Maduro: “Tengo terror de que nos quieran convertir en Venezuela”. Y hasta el Presidente pareció hacerse eco, cuanto menos de un tema que ya quedó instalado: “Están los que peor me caen, que es la política tuitera, los trolls que maltratan, desgastan... Y los pensamientos absolutos que dicen: ‘Estos tipos nos llevan a Venezuela’”.En estas horas, justo cuando el debate por sus dichos atenuaba, se viralizó en las redes sociales un video de Brieva. Son apenas 28 segundos en los cuales -edición mediante- el actor va cambiando de camiseta. Aparece primero con una tricolor -amarillo, azul y rojo- y una inscripción: “Colombia, qué linda eres”. “No seamos Venezuela -dice entonces Dady, simulando la tonada caribeña-, ¡seamos Colombia, mi niño!”.De inmediato porta la casaca de la selección celeste del Maestro Tabárez para impostar el acento que suena al otro lado del Río de la Plata: “Mejor seamos Uruguay, loco... Uruguay, qué paisito”. “¡Ni una ni la otra, seamos España!”, exclama, mostrándose con prominentes cejas de utilería. Y sigue, esta vez con una campera verde y gorra a lo Fidel Castro: “Seamos Cuba chico. ¡Olvídalo!”.En el remate se lo observa con una remera blanca con tres leyendas: un “DADY” que va acompañado por una mano con los dedos alzados en V, el clásico gesto del peronismo, además del nombre de la radio y el hashtag “EsConDady”. “Mejor, seamos nosotros”, dice, con tono cauto, para darse vuelta y que se observe en su espalda el estampado de un abrazo emblemático de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El Midachi concluye a lo Pepito Marrone: “¡Che!”.En las vísperas de las elecciones presidencias de octubre que terminaron consagrando a Alberto Fernández por sobre Mauricio Macri, Dady Brieva también había dejado declaraciones polémicas cuando propuso la creación de “una CONADEP del periodismo”, asociando de esta manera los crímenes de lesa humanidad de la última dictadura militar con la labor de los periodistas. “No deberían salir indemnes y deberían enfrentar un juicio”, dijo respecto a los profesionales de los medios que eran críticos con la figura de Cristina Kirchner. Poco después buscó realizar una aclaración y un pedido de disculpas.El pedido de Dady Brieva a Alberto Fernández (Audio: El Destape) (Infobae)Esta vez, en su comentado editorial Brieva vuelve a arremeter contra el periodismo, solicitando la intervención de “medios y comunicadores” para “urgentemente” regular “qué es lo que se dice”. “Tarde o temprano viene la palabra mágica... ¿Qué hacemos con esto? -razona el humorista-. Y ellos siguen tirando piedras... Y salen a la calle. Y viene la autoridad. Y se va, y vienen. Los fiscales siguen como si nada hubiese pasado y los periodistas siguen como si nada hubiese pasado. Necesitamos urgente regular qué es lo que se dice como pasó con los Estados Unidos con las Torres Gemelas. Tenemos que regular esto”.Pero a diferencia de lo ocurrido meses atrás, ahora no hay un ensayo de mea culpa sino un video cargado de ironía y sarcasmo.SEGUÍ LEYENDORicardo Darín: “Muchos deben estar contentos porque Susana tuvo un accidente”Cómo será el primer programa de “PPT”, con el regreso de Jorge Lanata a la televisión

Leer más »

“El Zorro” vuelve a la televisión: el solitario final de su protagonista, Guy Williams, en la Argentina y en el mayor de los olvidos

Guy WilliamsEn noviembre pasado los fanáticos de El Zorro convirtieron en tendencia en las redes sociales a la serie, motivados por la bronca: después de 16 años ininterrumpidos al aire, El Trece había manifestado su decisión de levantarla de su programación, a pesar de que los números del rating siempre la acompañaban. Sus seguidores, incluso, realizaron una petición en la plataforma change.org titulada “No saquen al Zorro”.“En los grupos de fanáticos están como locos, muy enojados con no tener más a El Zorro en la pantalla. La sigo viendo porque me atrapa, creo que es una costumbre del ser humano. A mí, antes, me llamaba la atención que los nenes quisieran ver la misma película diez veces. Pero después me di cuenta de que yo hacía lo mismo. Cuando llego a la noche y en la tele están dando alguna que me gusta, me la quedo viendo. Y bueno, con El Zorro me pasa eso. Tengo todos los capítulos en VHS”, contó por aquel entonces Diego Pérez a Teleshow, en representación de los fanáticos de la serie.Seis meses después, las autoridades del canal dieron marcha atrás en su decisión y nuevamente se podrá disfrutar de El Zorro por El Trece. Será emitida a partir de hoy: todos los sábados de 12 a 14 y los domingos de 12 a 13. Qué mejor ocasión que esta para recordar la historia de Guy Williams, famoso en el mundo entero por encarnar al protagonista de la serie de Disney. Conoció la gloria y enamoró a millones de mujeres. Pero tuvo un final triste y solitario.El actor, nacido el 14 de enero de 1924 en Nueva York, murió el 30 de abril de 1989 en Buenos Aires, a los 65 años de edad, producto de un aneurisma cerebral. Estaba solo y, según dicen, llevaba años devastado por la falta de trabajo. Lo encontraron sus vecinos, quienes al notar su ausencia alertaron a la policía para que forzara la puerta de su departamento de Recoleta, seis días después de su fallecimiento.“Murió acá, en Argentina, muy poca gente lo recuerda. Él vino al país, en la época de Goar Mestre en Canal 13, y yo conocí a la mujer (Janice Cooper) y a los hijos (Steven y Toni Catalano). Después se enamoró de una argentina y se quedó a vivir”, había recordado Mirtha Legrand en una emisión de La noche de Mirtha.Y así, sin pretenderlo, la diva había desatado una verdadera polémica al contar detalles sobre su solitaria despedida. “Era un hombre encantador. Yo fui al entierro. Éramos dos personas: Fernando Lúpiz y yo. Fuimos a Chacarita y me impresionó, porque sobre el ataúd le habían puesto la bandera de los Estados Unidos”, había relatado.En ese momento, Araceli Lizaso, la actriz argentina por la que Williams había decidido radicarse en nuestro país, salió al cruce de los dichos de Chiquita. “Quieren mostrarla como la historia del ‘Mono Gatica’, a quien adoro. Pero Guy no estaba pobre, no estaba solo… Su muerte fue un accidente en una época donde no había comunicación”, dijo la viuda del actor, quien desde hace años reside en Potrero de los Funes, San Luis.Guy Williams y Araceli Lizaso (Crédito: El Chorrillero)La mujer, además, aprovechó para contar cómo fue que Williams se enamoró de ella en enero de 1978 y luego decidió mudarse a la Argentina para estar a su lado. “Yo vivía en Italia y, cuando volví, fui a saludar a Fernando Lúpiz, que estaba haciendo presentaciones con él. No era fanática de Guy, pero sabía quién era. Estaba vestido de El Zorro, tenía unos ojos verdes alucinantes. Nos vimos y nos quedamos con la mirada clavada. Fue de película. Después de eso, nunca más nos separamos”, rememoró Araceli.Por entonces, él tenía 54 años y ella 24. Sin embargo, ambos formaron una pareja “de novela” en la que “reíamos todo el día”, según las palabras de Araceli, quien aseguró que Guy había sido quien había quedado deslumbrado con su casa puntana, lugar que luego eligieron para vivir juntos.Pero lo cierto es que, al momento de su muerte, Williams llevaba tiempo separado de Araceli. Y, aunque hay quienes dicen que tenía intenciones de reconquistarla, la realidad es que por aquellos días vivía solo en su departamento, donde es evidente que nadie lo visitó.Guy Willliams como “El Zorro”Gracias a las gestiones realizadas por Fernando Lúpiz en la Asociación Argentina de Actores, los restos de la estrella de Hollywood quedaron alojados en el panteón que la entidad tiene en el cementerio de la Chacarita. Hasta que, recién dos años más tarde, su hijo mayor retiró sus cenizas y se encargó de cumplir la voluntad de su padre, de esparcirlas sobre las montañas de California y el océano Pacífico.¿Si estaba en la ruina o no en el momento de su fallecimiento? La realidad es que, después de una década haciendo papeles menores en Universal Studios, Guy recién conoció el éxito cuando Walt Disney, en persona, lo eligió para protagonizar El Zorro. Pero la serie duró solo dos temporadas, que se grabaron entre 1957 y 1959, y en la tercera, que se hizo en 1960, solo se realizaron cuatro especiales.Después de eso, Guy filmó algunas películas y participó de series como Bonanza y Perdidos en el espacio. Pero nunca más volvió a experimentar un fenómeno como el de El Zorro. Por eso, cuando en 1973 le ofrecieron venir a la Argentina para potenciar el éxito que el enmascarado tenía por entonces en nuestro país, no lo dudó.Guy Williams en “Perdidos en el espacio”Su llegada a Ezeiza fue apoteótica: miles de niños con sus padres se habían congregado en el aeropuerto para saludarlo. Y frente a semejante furor, Guy accedió, como no lo había hecho en su país, a visitar distintos programas de televisión vestido como El Zorro. El éxito fue tal que, ese mismo año, Williams repitió su visita a nuestro país, esta vez junto a Henry Calvin, el actor que personificara al Sargento García. Y la locura se multiplicó. Así fue como, viendo que la suerte le era esquiva en su país natal, Guy volvió a la Argentina a fines de los 70 para comenzar una serie de shows junto a Fernando Lúpiz, en el rol del Capitán Monasterio, junto al Circo Real Madrid. Y le fue muy bien. Pero luego de que se cancelara el proyecto de hacer la película El Zorro vivo o muerto, con producción de Palito Ortega, Williams decidió volver a su patria.No obstante, al poco tiempo, Guy regresó para instalarse definitivamente en suelo argentino junto a su nueva mujer. Para entonces, ya había decidido colgar el traje de El Zorro. Así que invirtió sus ahorros en propiedades y solo se dejó ver en público en el tradicional bar La Biela, del que se hizo habitué.Guy Williams en “Bonanza”En 1983, Williams viajó a Los Ángeles para participar de un programa de televisión y sufrió una embolia, de la que fue recuperándose lentamente. Entonces decidió no volver más a los Estados Unidos, olvidarse para siempre de la actuación y dedicarse a pleno a cuidar su salud.Pero lo cierto es que, para la fecha de su muerte, Guy ya llevaba casi una década sin trabajar. Y, si bien había ganado buen dinero en sus tiempos de El Zorro, era muy probable que ya no le quedaran demasiados ahorros como para llevar la vida holgada que en otros tiempos había sabido tener.En definitiva, cuando partió de este mundo, Guy ya era un hombre muy diferente del que sus fans habían ido a recibir al aeropuerto casi dos décadas atrás. Y muchos, recién al leer su necrológica en los diarios se enteraron de que El Zorro había venido a vivir aquí, a la Argentina, donde su serie -hasta que fue levantada- seguía marcando altos niveles de audiencia en los mediodías de El Trece.A partir de hoy sus admiradores podrán verlo nuevamente impartiendo justicia con el antifaz negro. Pero Guy Williams ya había conseguido conseguido esquivar el olvido. Los corazones de milllones de argentinos de todas las edades llevan la Z marcada en su corazón.SEGUÍ LEYENDOFernando Lúpiz habló de la herencia de El Zorro¿Por qué amamos tanto a “El Zorro”?Diego Pérez angustiado por el levantamiento de El Zorro: “A los fanáticos de Guy Williams nos cayó muy mal la noticia”

Leer más »