Inicio / Tecno / GoPro Hero9 Black, análisis: una gran cámara de acción con una asignatura pendiente

GoPro Hero9 Black, análisis: una gran cámara de acción con una asignatura pendiente

Esta es la GoPro Hero9 Black, la última cámara de acción del popular fabricante que viene con importantes mejoras sobre todo en su nueva pantalla frontal, su resolución 5K y la estabilización Hypersmooth 3.0.

Sin embargo, a pesar de estas luces, la cámara cuenta con unas importantes sombras a nivel de usabilidad y los ajustes que vienen de fábrica y que afectan a la calidad final de sus vídeos (que, por suerte, pueden cambiarse). ¿Pesan más sus aciertos que sus errores o viceversa? Vamos a descubrirlo en este análisis.

Características técnicas de la GoPro Hero9 Black

Características GoPro Hero9 Black
Dimensiones y peso 71 x 55 x 33,6 mm., 158 gramos
Resolución foto 20 MP (opción de disparo en RAW y HDR) con ráfagas de hasta 30 fps
Resolución vídeo Hasta 5K a 30 fps, cámara lenta hasta 1080p a 240 fps
Micrófonos 3
Modos de disparo Ráfaga, foto nocturna, grabación en bucle, intervalos, fotografía secuencial (estándar y nocturna), cámara lenta (8x), vídeo TimeWarp
GPS
Pantallas 2,27 pulgadas RGB táctil (frontal LCD no táctil)
Batería 1.720 mAh extraíble
Almacenamiento MicroSD (Clase 10 o UHS-I mínimo)
Estabilización de vídeo HyperSmooth 3.0
Conectividad Wifi, BT y GPS
Extras Conector de carga y sincronización de datos USB C
Precio 479,99 euros

Un diseño elegante a la par que robusto

En cuestión de diseño, esta GoPro Hero9 Black me parece exquisita. Es elegante y con sensación de estar bien construida. Se siente algo pesada pero no se hace incómoda ni siquiera usándola en mano durante bastante tiempo. Además, da una buena impresión de robustez. Y ya os adelanto que lo es.

Porque, al fin y al cabo, siendo una cámara de acción, lo que podemos esperar es que en algún momento sufra algún pequeño percance y es lo que me pasó a mí al salir despedida del coche teledirigido que me proporcionó GoPro para realizar las pruebas. La cámara solo sufrió un pequeño rasguño casi inapreciable en el marco de la lente, por lo demás perfecta.

Volviendo al diseño, en cuanto a botones tenemos los dos clásicos: el de encendido en el lateral izquierdo, que también hará la función de cambiar de modo si no queremos o no podemos usar el panel táctil, y en la parte superior derecha el obturador, que pulsado junto al otro botón nos permitirá cambiar el modo de grabación. Si nos movemos al lateral derecho, encontramos una pestaña detrás de la cual se esconden las ranuras para la batería, la microSD y el puerto USB-C.

En la parte trasera tenemos la pantalla táctil de 2,27", sin duda uno de los puntos más flacos de la cámara, cosa que veremos más adelante. Y en la parte frontal tendremos el objetivo y otra pantalla LCD de 1,4”. Una característica que vuelve es que podemos retirar la tapa de la lente para ponerle otra.

Botones

Por último, si nos situamos en la parte inferior de la cámara veremos dos manillas donde poder enganchar la montura que hará posible acoplar la cámara a todos sus accesorios. En mi caso, he contado con un mango, una pinza, un clip con adhesivo para poder acoplar la GoPro a un casco por ejemplo y la joya de la corona: un coche teledirigido.

Coche teledirigido El coche es perfecto para realizar las pruebas más exigentes. Sí, puse un alien de piloto.

Las posibilidades de la GoPro Hero9 Black

Visto el diseño, vamos a hablar de las distintas posibilidades y opciones que nos ofrece este nuevo modelo a nivel técnico. Tenemos un sensor que sube de los 12MP de la Hero8 Black a los 23,6MP. Esto nos permite tomar fotografías de 20MP y grabar vídeo con resolución 5K. A esta resolución, el máximo de FPS a los que podremos grabar serán 30, pero en 4K podremos subir a 60 y a 2,7k y 1080p podremos obtener 120fps y 240fps respectivamente.

La resolución en 5K y el Hypersmooth suele darnos unas tomas muy buenas y estables.

En cuanto a los ángulos de visión, tenemos una novedad: el lineal con alineación con el horizonte. En cuanto a visión es exactamente igual que el lineal. Lo que nos dará este nuevo modo es que utiliza el propio horizonte para estabilizar la imagen y corregir pequeñas curvaturas de la cámara. Lo cierto es que funciona bastante bien, y combinado con la resolución en 5K y el Hypersmooth, suele darnos unas tomas muy buenas y estables. Eso sí, los giros laterales se corrigen de manera muy brusca por lo que para tomas más “creativas” es mejor dejarlo desactivado.

Los ángulos superview, gran angular, lineal y estrecho se mantienen y, como siempre, cuanto mayor sea el ángulo que seleccionemos más pronunciado será el efecto ojo de pez. A nivel de foto y vídeo tenemos los ajustes ya conocidos: velocidad de obturación y activar o desactivar Protune que nos da control sobre la compensación, balance de blancos, ISO mínima y máxima, nivel de nitidez y perfil de color que puede ser normal o GoPro -perfil plano- con el añadido en este modelo del Hypersmooth 3.0, Timewarp 3.0, Hindsight y la captura programable.

opciones GoPro

Como he dicho antes, el Hypersmooth 3.0 nos ayudará a conseguir unas tomas más estables mientras que con Timewarp podremos hacer timelapses con la novedad de poder cambiar a tiempo real entre velocidades (1x o 0,5x). Es una función interesante pero, personalmente, no creo que sea algo muy práctico y siempre va a ser más fácil editar la rampa de velocidad a posteriori. Quizás para usuarios menos dispuestos a pasar por una edición de los clips sí que les sea útil.

Por otra parte, Hindsight es otra nueva función que nos va a permitir capturar los 15s o 30s anteriores a pulsar el botón de grabación. Se trata de una herramienta con la que nos aseguramos de no perdernos ningún momento antes de comenzar a grabar. Algo que me hubiera gustado es que esta función también estuviera presente en el modo foto y tener un pequeño vídeo anterior a la propia foto. Cosa que, por ejemplo, vemos de serie en algunos móviles Samsung.

Por último, la captura programable es justo eso: podremos programar una hora a la que queramos que la cámara comience a grabar. Lo interesante es que podremos tener la cámara apagada y esta se encenderá sola para comenzar la grabación.

Las tomas bajo el agua también serán posibles en esta GoPro sin necesidad de ninguna carcasa especial. Una característica bastante chula y útil para todos aquellos que se enfoquen en los deportes acuáticos y que, en definitiva, hace a la cámara todo un todoterreno. Yo por desgracia no me he podido dar un chapuzón con ella pero sí que la he podido sumergir en diferentes lugares y hasta ponerla debajo de una fuente.

Una experiencia de uso mejorable

La primera versión que probé del firmware de esta GoPro me asustó bastante y es que elegir o cambiar un ajuste se volvía un auténtico reto. El panel táctil parecía esforzarse por hacer lo contrario a lo que quería. Pulsaciones que no responden, deslizamientos que no abren el menú y todo lo que acaba respondiendo lo acaba haciendo con bastante lentitud.

Por fortuna es algo que ha mejorado con una actualización que nos ha proporcionado GoPro. El rendimiento no es perfecto pero no llega a ser tan frustrante como antes. Además aseguran que una nueva actualización pensada para noviembre mejorará aún más este problema.

Tras la actualización, el panel trasero se vuelve mucho más cómodo de usar y no tardaremos en cambiar de un ajuste a otro

Para ocasiones en las que usar el panel táctil sea imposible (bajo el agua, por ejemplo) tenemos la opción de controlar la cámara a través de los propios botones. Con una pulsación en el lateral podremos movernos entre los modos timewarp, vídeo y foto y si pulsamos el de grabación y el lateral al mismo tiempo podremos cambiar entre los distintos ajustes de vídeo.

Contamos como alternativa o complemento con la app móvil que nos permite controlar toda la cámara a través de nuestro teléfono. Tenemos además una vista previa (en baja calidad, eso sí) de lo que estemos a punto de grabar. Y es que una vez que pulsamos el obturador, la vista previa desaparece del móvil. La aplicación funciona muy bien y en muchas ocasiones nos será más cómodo controlar la cámara desde nuestro teléfono.

Aplicacion Gopro

La pantalla frontal es sin duda todo un acierto y una de las incorporaciones más esperadas. Poder ver exactamente qué estás grabando cuando la tienes apuntando hacia ti es algo muchísimo más útil que ver los ajustes de grabación que has seleccionado. Para muchos creadores de contenido estoy seguro de que será una característica fundamental a la hora de decidirse por un modelo u otro. Por ponerle una pega, si grabamos a máxima resolución (5K), notaremos pérdidas de fps en la imagen que aunque molestas no hacen inservible a esta pantalla.

Buena calidad de imagen escondida en sus ajustes

Los resultados que podemos conseguir con una GoPro no son perfectos. No es una cámara con la que aspirar a una calidad de película (aunque para ciertas tomas puede llegar a ser muy útil), estamos ante una cámara de acción y sus virtudes son otras. Solo tenemos que ver su gran resistencia, su amplio abanico de accesorios, su ultra gran angular o el HyperSmooth.

Pero lo que no me esperaba encontrarme era con unas grabaciones de baja calidad. Claro, en la pequeña pantalla de la cámara todo se ve de lujo, pero una vez los reproduces en el PC te das cuenta de que algo va mal. Y es que tras varias pruebas en varias resoluciones y con los distintos ángulos de visión, los únicos resultados aceptables que lograba eran en 5K, algo que sencillamente me parecía imposible. Y lo era.

Comparacion Nitidez El acuarelado de la imagen superior izquierda es evidente mientras que la imagen inferior derecha, aunque más lavada mantiene mejor la definición

Con la cámara nos viene una tarjetita con los “ajustes ideales” para según lo que queramos grabar, ya sea una actividad o algo más cinematográfico. Pues bien, en ella se nos indica que mejor pongamos el filtro de nitidez en bajo, un ajuste que por defecto viene en alto. Y voilá. Ahora sí que sí tenemos unas tomas en condiciones. Claro, el filtro de nitidez lo que hace a grandes rasgos es intentar dejar todos los elementos de la imagen bien enfocados, lo que acaba creando un efecto de acuarela un ruido en la imagen que destroza por completo el vídeo. Quizá lo ideal habría sido incluir esos ajustes ideales de fábrica.

Ajustes Ideales Esta tarjeta física es la que nos viene junto a la cámara

Una vez superado este paso, sí que nos encontramos con lo que podríamos esperar: una calidad buena y sobre todo unas tomas muy estables. Cierto es que quizás el perfil de color que viene por defecto, y además nos recomiendan, peca de forzar demasiado el contraste. Creo que si estamos dispuestos a editar nuestros clips a posteriori, es mejor dejarlo en perfil de color plano para luego darle nosotros un ajuste de color. Además, con este perfil ganaremos rango dinámico. Aquí, más opciones de perfiles de color la verdad es que no hubieran estado nada mal.

En mi experiencia, las mejores configuraciones han sido:

  • 5K a 30fps y relación de aspecto 4:3. Sí, 4:3 no es ideal pero es como conseguiremos utilizar el sensor al completo. Además, posteriormente podremos recortar fácilmente a 16:9 consiguiendo de esta forma las tomas más cinematográficas posibles.

  • 2,7K a 120fps gran angular es la configuración ideal a la hora de darle trabajo deportivo a la cámara. Esta configuración ya la teníamos desde el séptimo modelo y me hubiera gustado encontrarme aquí con 240fps a esta misma resolución (siguiendo disponible únicamente para 1080p) pero al menos sí que podremos usar el HyperSmooth.

Para terminar esta parte, quiero hablaros brevemente del sonido que me ha sorprendido para bien. Aunque el ruido de fondo sigue presente en las tomas, si hablamos a cámara nuestra voz se escucha sorprendentemente nítida (y eso que lo he probado sobre todo con mascarilla) y si activamos la opción de audio en RAW la cámara nos generará un archivo de audio por separado que podremos editar al gusto. En mis pruebas, el filtro de viento no ha supuesto una gran diferencia, pero es verdad que en ninguna situación he tenido un viento demasiado pronunciado.

Una autonomía mejorada que se nota y agradece

Con respecto a la autonomía tengo pocas quejas. Tenemos una batería extraíble de 1720mAh, un 30% mayor que el anterior modelo. No soy un usuario “core” de la cámara por lo que las largas sesiones de escalada, surf o cualquier otro deporte similar se me escapan, pero creo que la duración de casi tres horas (grabando de forma intermitente) me han parecido más que suficientes.

GoPro batería La autonomía de la cámara es notable y que venga acompañada de dos baterías es un plus que se agradece

La carga por desgracia no es muy rápida y, aunque podemos alcanzar un 30% en poco más de media hora, la carga completa se demora a las dos horas y echaremos de menos una opción de carga rápida como la que encontramos en la mayoría de smartphones actuales. La carga se realiza a través del puerto USB C que encontramos al abrir la pestaña lateral.

GoPro Hero9 Black, la opinión de Xataka

No cabe duda que la GoPro Hero9 Black es una gran cámara de acción con importantes novedades, destacando por encima de todas la pantalla frontal y el HyperSmooth 3.0. Su diseño sigue siendo elegante a la par que robusto y su versatilidad de accesorios y monturas (compatibles con las de anteriores modelos) hará que no nos podamos quejar de opciones a la hora de grabar.

Gracias a la actualización su rendimiento ahora está más cerca de lo que se espera de una cámara de este calibre y esperamos que con la siguiente actualización se solvente del todo esa sensibilidad que todavía queda algo por detrás de lo que debería. Mi desconcierto ante los ajustes de fábrica es algo de lo que no he conseguido deshacerme, pero que al menos es fácil de solventar y la tarjeta de ajustes ideales nos lo pone fácil para que consigamos las tomas más espectaculares.

El dispositivo ha sido cedido para las pruebas por GoPro. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas


La noticia GoPro Hero9 Black, análisis: una gran cámara de acción con una asignatura pendiente fue publicada originalmente en Xataka por Samuel Oliver .

Chequea también

Así fue la explosión (en el aire) de la bomba rusa Tsar que tenía 3.000 veces la potencia de la que se lanzó en Hiroshima

50 megatones son muchísimos megatones. Son los que tenía la llamada Tsar Bomba ('Bomba del Zar'), pero es difícil hacerse a la idea hasta que uno no pone referencias. La bomba atómica que Estados Unidos lanzó en Hiroshima ('Little Boy'), por ejemplo, no pasaba de los 20 kilotones: era aproximadamente 3.000 veces menos potente. La historia y sus detalles son de sobra conocidos, pero es bueno recordarlos, sobre todo porque hace poco se publicó un documental ruso de 40 minutos nunca antes visto en el que se narra el desarrollo de esta bomba y en el que sobre todo se puede ver su detonación. Una bomba monstruosa de principio a fin El proyecto inicial de los rusos era aún más ambicioso, y se suponía que la bomba Tsar iba a llegar a contar con una capacidad de destrucción de 100 megatones. Su enorme tamaño hacía que la 'Bomba del Zar' no tuviera aplicación práctica real, y la idea era desarrollarla tanto a modo de investigación científica como para fortalecer la máquina de propaganda rusa en plena Guerra Fría. Finalmente el modelo desarrollado, conocido como RDS-220, era una bomba de hidrógeno que se lanzó el 30 de octubre de 1961 y que explosionó no en la superficie, sino a 4 km de altitud sobre Nueva Zembla, un archipiélago ruso. En Xataka Cómo sobrevivir a una bomba atómica (y por qué es mejor no salir corriendo tras la explosión) Aunque el dato oficial de la detonación es según Rusia de una explosión de 50 megatones, los bhangómetros situados para medir esa potencia registraron una potencia de 58 megatones. Para alcanzar esa potencia los ingenieros rusos añadieron una tercera etapa en la ojiva termonuclear, algo singular teniendo en cuenta que hasta entonces las bombas de hidrógeno convencionales constaban de ddos etapas. Un documental propagandístico muestra la explosión de la 'Bomba del Zar' El pasado 20 de agosto de 2020 el canal de YouTube de la Rosatom State Atomic Energy Corporation publicó un desconocido documental de 40 minutos en los que los rusos, en tono propagandístico —basta ver los primeros segundos y la música que acompaña a las imágenes para entenderlo— narraban la construcción y detonación de la 'Bomba del Zar'. En ese documental se pueden observar todos los preparativos: desde su transporte por tren hasta la base aérea de Olenya cerca de Olenegorsk en la Península Kola hasta su carga en un avión Tu-95 modificado —con una pintura que protegía del calor y la radiación térmica generados por la explosión—, que atravesó el mar de Barents para acabar soltandola en el Estrecho de Mátochkin en Nueva Zembla. La bomba cayó lentamente en paracaidas, lo que permitió dar tiempo al avión a alejarse de la detonación, y en ese vídeo se puede ver cómo incluso a la enorme distancia a la que se encontraba, la tripulación de ese avión pudo grabar el gigantesco hongo que apareció por encima de las nubes como consecuencia de la explosión, que se produjo a 4 km de altura. Había además un segundo avión que voló al lado del primero. En esta aeronave se encontraban todos los equipos de medición, además de los que permitieron la filmación y la monitorización de las muestras de la radiación. La destrucción de la bomba incluso en ese área inhóspita de Rusia fue terrible. El anillo en el que el efecto fue absolutamente devastador medía 35 km de radio, y tras 40 segundos desde la detonación el domo de fuego se convirtió en una nube en forma de hongo que logró ascender a una altura de cerca de 65 kilómetros y que tenía un diámetro de 90 km. Según el documental, la luz del fogonazo que se creó tras la explosión se pudo ver a una distancia de 1.000 km. Severny, la ciudad militar rusa construida para evaluar las pruebas nucleares, la mayoría de los edificios quedaron totalmente destruidos, y ese dato resulta curioso cuando dicha ciudad estaba a 55 km del punto cero de la explosión. La explosión fue de tal calibre que generó un terremoto de 5.0 grados en la escala Richter. En el documental se puede ver esa detonación y la formación de ese gigantesco hongo tanto desde la tierra como desde el aire. La condena internacional por dicha prueba nuclear fue unánime, pero aún así Estados Unidos también se embarcaría en pruebas de grandes bombas atómicas. Afortunadamente ambas potencias se dieron cuenta de esa terrible carrera nuclear y firmaron un veto parcial para pruebas nucleares en 1963, que solo permitían pruebas subterráneas. Ese veto acabaría siendo total en 1990 gracias al acuerdo impulsado por las Naciones Unidas. - La noticia Así fue la explosión (en el aire) de la bomba rusa Tsar que tenía 3.000 veces la potencia de la que se lanzó en Hiroshima fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Cuando la NASA temió que el primer estadounidense en espacio pudiera morir electrocutado en su propia orina

El 12 de abril de 1961, al sur de Kazajistán, un autobús blanco se paró en el arcén de una carretera vacía. Acto seguido, un joven de unos 27 años se bajó de él, se abrió la bragueta e hizo pis en la rueda trasera derecha. Así es como los seres humanos hacemos historia. El joven era Yuri Gagarin y estaba a punto de convertirse en el primer ser humano en viajar al espacio exterior. Esta historia es muy conocida. Sobre todo, porque los supersticiosísimos cosmonautas soviéticos llevan 60 años haciendo exactamente lo mismo que Gagarin antes de partir al espacio: parar el bus y hacer sus necesidades en la rueda trasera derecha. Lo que no recordaba es que, menos de un mes más tarde, cuando Estados Unidos se disponían a "emular" la proeza soviética enviando a Alan Shepard al espacio, también tuvieron un problema de... este tipo. Afortunadamente, como veréis, esto no se convirtió en tradición. "Tío, tengo que mear" NASA Nos tenemos que ir al 5 de mayo de 1961, 23 días después de la bizarra parada de Gagarin. Alan Shepard se metió en la cápsula Freedom 7 preparado para una misión que, si nada se torcía, no dudaría más de 15 minutos de vuelo. Entonces, todo se torció. "Tío, tengo que mear", se escuchó en la sala de control. El desayuno con zumo de naranja y café no había sido buena idea. "Comprueba a ver si puedo salir rápidamente y hacer mis necesidades". En Xataka Desde hace 60 años, todos los cosmonautas han orinado sobre una rueda antes de ir al espacio: eso está a punto de acabarse La cara de los técnicos debió ser un poema. La misión iba a durar un cuarto de hora, a nadie se le había pasado por la cabeza que en ese tiempo se fuera a presentar el problema. Discutieron el problema y von Braun, el jefe del Marshall Space Flight Center de la NASA en Huntsville (Alabama), fue el que le respondió. "No", no se podía. Pero la situación se alargaba y Shepard no podía aguantar más. Según parece (aunque en las transcripciones se borraron), el astronauta avisó que si no salía en breve tendría que hacerse pis encima. Aquello no gustó nada en la sala de control. Nadie sabía que pasaría si todo el cableado y los "weareables" médicos se mojaban. Así que empezaron a hacer cálculos y a pensar algo. Unos minutos después, mientras discutían, se escuchó un "ahhhhhh" y Shepard confirmó que sí, que estaba mojado. El pis se empezó a acumular en la parte baja de su espalda y su ropa interior empezó a empaparse de la orina. La incógnita ahora era si alguno de los electrodos que tenía por todo el cuerpo podía fallar y ponerse a dar chispazos. La orina y la carrera espacial Sergei Bobylev Como contaba Neal Thompson en 'Light This Candle', la idea de que reconocer que el primer viajero espacial de Estados Unidos había muerto electrocutado por su propia orina fue un escenario terrible durante los minutos que duró la operación. Sin embargo, la cosa salió bien y, aunque Estados Unidos no consiguió hacer algo parecido a lo de Gagarin hasta un año después, la proeza de Shepard pasó a los libros de Historia. En Xataka La vida de un astronauta no es sencilla, así se duchan y usan el inodoro en el espacio Y esa Historia nos cuenta lo mucho que han cambiado las cosas. Entre otras cosas por casos como estos, claro. Sobre todo, porque casos como estos, a los dos lados del telón de acero, nos muestran cómo los seres humanos somos capaces de lo más audaz y complejo y, a la vez, olvidarnos de las cosas más básicas. Puede ser desmoralizador, pero a mi me parece maravilloso. Imagen | Jj Shev - La noticia Cuando la NASA temió que el primer estadounidense en espacio pudiera morir electrocutado en su propia orina fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .