Inicio / Tecno / La utilidad real de la Fase III de la vacuna contra el coronavirus y cómo se detectan los efectos secundarios

La utilidad real de la Fase III de la vacuna contra el coronavirus y cómo se detectan los efectos secundarios

En estos últimos meses, a medida que las noticias sobre la vacuna del coronavirus iban llegando con cuentagotas, conceptos como 'Fase I, II y III', 'farmacovigilancia' o 'ensayo clínico aleatorizado' se han ido colado en la conversación pública. Mientras escribo estas líneas, de hecho, no solo se discute si Rusia tiene realmente la "primera vacuna contra el coronavirus", sino que numerosas vacunas están iniciando la Fase III de sus respectivos ensayos clínicos. Es decir, están a las puertas de hacerse una realidad en las farmacias, hospitales y centros de salud de todo el mundo.

Y sin embargo, como reflejo de esa importancia central que han adquirido los ensayos clínicos en las últimas décadas, las dudas y sensaciones encontradas en torno a la 'carrera por la vacuna' también empiezan a generalizarse. Es lógico. Aunque podemos encontrar pioneros que aplicaron el método científico a la búsqueda de medicamentos de forma brillante, en el mundo moderno los avances en torno a la seguridad de los fármacos suelen ser hijos bastardos de las tragedias médicas.

¿Cómo evitamos la próxima tragedia?

Sj Objio K2eb0bv4jgk Unsplash

De hecho, si queremos entender el nacimiento de las ahora famosas fases de los ensayos clínicos tenemos que viajar a la segunda mitad del siglo XX. A 1962, cuando la tragedia de la talidomina, un popular medicamento contra las náuseas del embarazo que resultó ser teratogénico (producía malformaciones congénitas en los fetos), condujo a la aprobación de una serie de regulaciones que cambiaron para siempre la forma en que se investigaba en biomedicina.

Quedan meses para encontrar una vacuna contra el coronavirus, hasta entonces hay que separar la ciencia de la propaganda En Xataka Quedan meses para encontrar una vacuna contra el coronavirus, hasta entonces hay que separar la ciencia de la propaganda

A medida que los casos se acumulaban, se hizo patente que en Grünenthal, la empresa que la descubrió, nadie había considerado buena idea hacer estudios con embarazadas antes de comercializarla (ni siquiera con animales embarazados). A medida que las víctimas se acumulaban en los paritorios y las plataformas de afectados se movilizaban contra la compañía, la opinión pública empezó a pedir medidas para evitar la próxima tragedia.

En Estados Unidos, se aprobó un paquete legislativo que introdujo la supervisión pública y el consentimiento informado en los estudios clínicos. Era 1962 y en los siguientes años, la declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial del 64 y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU en el 66 asentaron la importancia de la seguridad farmacológica y la ética médica a nivel internacional.

Estudios, fases y autorizaciones

dfdfdf

Con el paso de los años y el incremento de las exigencias éticas y técnicas, la investigación biomédica ha tenido que enfrentarse una y otra vez a la pregunta que encabeza esta sección: ¿cómo evitamos la próxima tragedia? A fuerza de ensayo y error, hoy tenemos un marco de trabajo que obliga a empresas e investigadores a responder a las preguntas necesarias con un nivel de certeza adecuado. Es ahí donde nacen y adquieren su significado las fases del ensayo clínico. Así es como se prueban los medicamentos y las vacunas.

La carrera de sus vidas para crear una vacuna del COVID-19 española: "Esto nos produce mucha congoja, pero no podemos hacer más" En Xataka La carrera de sus vidas para crear una vacuna del COVID-19 española: "Esto nos produce mucha congoja, pero no podemos hacer más"

Antes de llegar a las pruebas con humanos todo medicamento o vacuna tiene que pasar una serie de estudios que solemos denominar 'preclínicos'. Ya sean in vitro (en el laboratorio) o in vivo (con modelos animales), estos trabajos intentan extraer datos preliminares sobre eficacia, toxicidad y farmacocinética. Es decir, son los estudios preliminares que nos ayudan a decidir si una molécula concreta es lo suficientemente prometedora como para iniciar todo el proceso 'clínico'.

Fases 0, I y II

National Cancer Institute E9ucfek Lp0 Unsplash

Pasar a las pruebas con humanos no es una decisión sencilla. Los ensayos clínicos suelen ser muy caros y la mayor parte de ellos no conducen a ningún sitio. Por eso, en los últimos años se ha popularizado la llamada "Fase 0". Se tratan de pequeños ensayos con humanos en los que, usando dosis del fármaco o la vacuna a niveles subclínicos, los investigadores tratan de obtener una perspectiva más realista sobre lo que hace el fármaco en el cuerpo de los que lo consumen. Sea como sea, con 'Fase 0' o sin ella, si los investigadores creen que el medicamento tiene posibilidades y los números lo avalan, arrancaría la 'Fase I'.

La 'Fase I' son ensayos que buscan evaluar el perfil de seguridad del medicamento. En general, involucran a pequeños grupos de personas (entre 20 y 100 pacientes) y tratan de descartar efectos adversos derivados del consumo del fármaco. Para ello, los investigadores vigilan muy de cerca a los participantes: recogen minuciosamente su experiencia, estudian los posibles síntomas que reportan y les realizan análisis constantes (últimamente incluso genéticos) para encontrar complicaciones. Si supera esta fase y, en condiciones normales, hasta un 70% de los medicamentos la supera, se inicia la Fase II.

La gran pregunta de los efectos secundarios: Sin lugar a dudas, la gran pregunta por responder durante el proceso de testeo de un fármaco o vacuna es la de los efectos secundarios. Al fin y al cabo, los efectos deseados, las dosis exactas o su eficacia comparada son cosas que esperamos. Los efectos secundarios, no. Nunca podemos estar seguros de que no se nos escapa algo. Sin ir más lejos, el año pasado estuvimos discutiendo sobre los posibles efectos secundarios de uno de los medicamentos más usados del mundo. En estas fases, sobre todo, se trata de descartar los efectos graves

En la Fase II se sigue examinando el perfil de seguridad (es algo nuevo y hemos de vigilarlo de cerca). No obstante, su objetivo central es evaluar su eficacia (y se trata de descubrir cuál es la dosis que mejor funciona); en el caso de las vacunas, su capacidad para generar anticuerpos y cuantas dosis serán necesarias. Para ello se suelen dividir en dos subfases: la primera se centraría en demostrar la eficacia clínica del producto y la segunda en determinar la dosis idónea para encarar la Fase III. En condiciones normales, solo un tercio de los medicamentos que llegan a Fase II la superan.

La Fase III

Science In Hd Ogtjutb Dpm Unsplash

En este punto, al fármaco o la vacuna le espera el momento más importante: la Fase III. Es donde se encuentran tanto la vacuna rusa como las distintas vacunas de Cansino, Oxford u Moderna. La Fase III es clave por varios motivos: el primero de ellos es que es el momento exacto en el que se prueba en un grupo grande de la población. Por lo general, miles de personas están siendo inoculados al azar con las vacunas aún experimentales ante la atenta mirada de los investigadores.

Bill Gates cree que acabaremos con la pandemia de COVID-19 para finales de 2021 en los países ricos y en todo el mundo en 2022 En Xataka Bill Gates cree que acabaremos con la pandemia de COVID-19 para finales de 2021 en los países ricos y en todo el mundo en 2022

El segundo es que, además de evaluar de nuevo su eficacia y seguridad, la Fase III nos permite conocer el efecto real del fármaco en un contexto real. Todo lo que se ha hecho hasta este momento estaba orientado a garantizar que la Fase III es segura y que tiene posibilidades de resultar exitosa. Pero, a efectos prácticos, en esta fase es cuando la vacuna o el medicamento se la juega realmente. Esto es así porque los medicamentos o vacunas no deben mostrar solo su eficacia y seguridad, sino que deben enfrentarse cara a cara con el "estándar de oro", con la mejor opción terapéutica disponible en ese momento.

Es difícil y se nota. Solo tres de cada diez fármacos consiguen superar esta fase porque el hecho es que no basta con que un medicamento (o una vacuna) sea eficaz frente a una enfermedad. Centenares de proyectos de investigación muy prometedores acaban siendo incapaces de generar efectos positivos en la práctica clínica. El ejemplo más cercano es el Ébola: decenas de vacunas y tratamientos han sido descartados pese a que parecían eficaces y seguros. Algunos de ellos, de hecho, han terminado usándose para el coronavirus.

Se tratan, como podemos imaginar, de ensayos muy caros, muy complejos y muy largos. Con todo esto en mente, se entiende bien el escepticismo que despiertan muchas de las vacunas que se están elaborando contra el coronavirus. Es más, se comprende por qué muchos expertos insisten una y otra vez en que no podemos esperar a tener una vacuna. Fundamentalmente porque eso podría tardar mucho en llegar.

La Fase IV

Una vez que un producto farmacéutico supera la fase III y se pone en el mercado, arranca la Fase IV, la farmacovigilancia. Los fármacos son ese tipo de cosas que no se pueden dejar de monitorizar. De forma habitual, nuevos estudios señalan posibles problemas o riesgos en el uso de una u otra medicina. Eso hace que los protocolos médicos cambien a menudo para adaptarse a los resultados de esa farmacovigilancia. En esta Fase, de hecho, una vez que ya estaba en el mercado, cuando se descubrieron los efectos de la talidomina y se acumuló los datos suficientes como para prohibirla a nivel internacional.

Pero ¿Qué ocurre si nos saltamos estos pasos?

Martin Sanchez Ezy6rc65mue Unsplash 1

Cuando Putin anunció tener la primera vacuna contra el coronavirus, lo que estaba haciendo en realidad era saltarse la Fase III (o, ni siquiera eso, porque, como señalamos en la misma noticia, la vacuna no estaría disponible hasta 2021 cuando esta fase ya habría finalizado). Lo mismo que hizo Pekín con su vacuna militar hace unas semanas. Pero el problema va más allá. Si nos ponemos estrictos, sin llegar a los extremos de Rusia o China, la mayor parte de autoridades sanitarias del mundo se han mostrado favorables a flexibilizar este proceso de aprobación con la intención de acelerar la llegada de una vacuna eficaz y segura.

«CRISPR nos da una baza agresiva y directa para combatir el coronavirus», Lluís Montoliu, presidente del Comité de Ética del CSIC En Xataka «CRISPR nos da una baza agresiva y directa para combatir el coronavirus», Lluís Montoliu, presidente del Comité de Ética del CSIC

Aquí surgen las dudas. ¿Tiene sentido saltarse, en mayor o menor medida, un proceso que está pensando para garantizar la seguridad de la vacuna? La pregunta es compleja, pero su respuesta es sencilla: esto es algo que ya se hace. En realidad, el esquema que hemos explicado arriba es un marco de trabajo con el que los reguladores tratan de garantizar buenos medicamentos. No obstante, los requisitos finales varían radicalmente dependiendo de la enfermedad de la que hablemos y de las características concretas del fármaco o vacuna.

Si lo miramos con perspectiva, todo el proceso es una enorme balanza donde se colocan riesgos y beneficios: si hay más de los últimos que de los primeros, la aprobación se convierte en algo bastante probable. Cuando hablamos de COVID-19, una enfermedad nueva y altamente transmisible que está colapsando el mundo de una forma casi sin precedentes, entra dentro de lo razonable que se busquen soluciones rápidas que eviten la muerte de todas las personas que esté en nuestra mano. Así que la pregunta relevante no es si se deben o no acelerar los procesos, sino qué información necesitamos, qué niveles de seguridad hay que exigir y cuándo merecerá la pena usar qué vacunas.

Esa es la pregunta que se están haciendo las autoridades sanitarias de todo el mundo, pero si algo está claro es que para encontrar esas respuestas hace falta la Fase III de una forma u otra. Esperemos que no se equivoquen.

Imagen | Dimitri Houtteman


La noticia La utilidad real de la Fase III de la vacuna contra el coronavirus y cómo se detectan los efectos secundarios fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Chequea también

La historia de la vieja televisión que dejaba a todo un pueblo galés sin internet a las 7 de la madrugada

Los habitantes de Aberhosan, un pequeño pueblo galés de 400 habitantes, estaban hartos de ver cómo a las 7 de la mañana, todos los días, sus conexiones a internet se caían o se degradaban a límites insostenibles. Los técnicos de la empresa de telecomunicaciones Openreach —cuya matriz es BT—, hartos a su vez de las quejas, persiguieron el problema durante 18 meses sin éxito, pero un buen día se les ocurrió usar una idea que resultó clave para resolver el misterio. La culpable del problema era una vieja televisión. Espera, igual son las interferencias Los técnicos no lograban encontrar la raíz del problema: cambiaron cables, repasaron configuraciones pero nada: no había forma de saber qué pasaba con esa degración o caída del servicio de internet en el pueblo y algunas comunidades vecinas. Al final Openreach acabó llamando a un equipo especializado que analizó el problema con un analizador de espectro, un aparato con el que fueron de detectar unas interferencias muy especiales llamadas SHINE (Single High-Level Impulse Noise) que se producen al encender o apagar un dispositivo. En Xataka Cómo configurar un router neutro para mejorar tu conexión Esas interferencias las causaba un viejo televisor de segunda mano en la casa de uno de los vecinos del pueblo. Lo encendía cada mañana religiosamente a las 7 de la mañana, lo que provocaba un fuerte impulso RF que acababa "tumbando" el servicio ADSL en todo el pueblo. El vecino responsable del problema, que prefirió no ser identificado, se sentía abochornado por el problema, "e inmediatamente accedieron a apagar la TV y no volver a usarla jamás". El caso parece realmente especial, pero no debe serlo tanto cuando hasta las operadoras avisan de ese tipo de interferencias en sus sitios web de soporte. Adaptadores de corriente defectuosos, luces navideñas —¿os acordáis?—, microondas o cables eléctricos cerca de las líneas telefónicas pueden ser algunos de los responsables de estos problemas. Imagen | UnsplashVía | BBC - La noticia La historia de la vieja televisión que dejaba a todo un pueblo galés sin internet a las 7 de la madrugada fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

‘Wireless’: la mejor serie de Quibi es un artilugio de suspense que deja claro las fortalezas y debilidades de la plataforma

Quibi no está en su mejor momento. Las noticias que genera la plataforma que nació hace apenas unos meses, a principios de abril, no son nada halagüeñas. Lo último: el 'Wall Street Journal' habla de que la app fundada por Jeffrey Katzenberg, está explorando “opciones estratégicas”, incluida una posible venta. El bajísimo número de suscripciones tendría la posible culpa, y más en una época en la que todas las plataformas de streaming han experimentado espectaculares subidas de espectadores gracias a los distintos niveles de confinamiento en todo el mundo. Posiblemente, 'Wireless' pase tan desapercibida como el resto de las series de la plataforma, pero no lo merece. Aunque tiene algún otro problema en el que ahora entraremos, es el perfecto embajador de las singulares propiedades de la plataforma, y quizás Quibi hubiera disfrutado de otra suerte si esta producción de Steven Soderbergh hubiera estado en su catálogo inicial. Por desgracia llega tarde y en un momento en el que ya no disfrutará del eco generado por el aterrizaje de la plataforma. Es más: dadas sus características no la verás en ningún otro lado, pero lo cierto es que merece algo de atención. 'Wireless' hace suya una propiedad de Quibi que parece mentira que la plataforma no haya explotado antes a fondo: encajar, a gusto del espectador, dos narrativas complementarias. El reproductor permite mostrar diversas perspectivas de la misma acción, según el smartphone o la tablet en la que se está viendo la serie (las producciones de Quibi solo se pueden ver en dispositivos móviles para explotar esta bifurcación de las imágenes, impracticable en una televisión u ordenador, lo que se apoya en la breve duración de los episodios -siempre menos de diez minutos-). Hasta ahora, aunque parezca mentira, no se había explorado a conciencia. Es decir, hasta el momento las series simplemente permitían ver la imagen en horizontal o vertical, a gusto del espectador. Y en algún caso especial, como la divertida comedia 'Reno 911!', se introducían guiños al uso de redes sociales en momentos puntuales. Algo que funcionaba más como un gimmick propio de la plataforma que como un auténtico cambio de paradigma. Pero 'Wireless' quiere dar un vuelco a esa situación. En Espinof Quibi: las nueve mejores series y programas para comenzar a exprimir a fondo la nueva plataforma Wireless: redes sociales en directo 'Wireless' cuenta la historia de un joven (estupendo Tye Sheridan), que conduce a escondidas de su madre el coche de su padre, recientemente fallecido, a una fiesta que tiene lugar la víspera de Nochevieja. Por desgracia, una nevada y un fugaz encuentro con la policía en la carretera complican su viaje, y un accidente fortuito le hará encadenar una serie de mentiras para no ser descubierto, mentiras que pronto adquirirán una envergadura fuera de control. En todo momento el espectador, girando la pantalla, puede ver lo que el chico consulta en su móvil, desde videollamadas y apps como Google Maps, pasando por su deambular por redes sociales conocidas por todos, como Instagram o Tinder. A veces es obvio cuándo chafardear la pantalla (cuando el protagonista está, sencillamente, mirando su móvil), y otras veces no tanto, y el espectador tendrá que convertirse en improvisado editor de la película -como sucedió en el arranque de 'Flipped', alternando a su gusto entre el plano horizontal que nos enseña al protagonista y el vertical de lo que está mirando. La idea es tan evidente dadas las características de Quibi que es asombroso que nadie la haya aplicado con anterioridad en una ficción con tono de thriller. Lo cierto es que aquí funciona para mantener el interés del espectador: la trama se despliega con relativa agilidad y hay sorpresas constantes en cada episodios, especialmente en lo relativo al entramado de mentiras que va encadenando el protagonista. Solo algún pequeño fallo técnico ocasional, que resta agilidad a los cambios de perspectiva y que a estas alturas de vida de la plataforma debería estar resuelto, afea la experiencia. 'Wireless' no es perfecta. Algunos fallos en la credibilidad de la historia, peor atada que en la mayoría de los thrillers al uso (de la ridícula subtrama con Tinder a la falta de excusas para justificar que el protagonista se quede sin batería), hacen que, con o sin innovación visual, luzca algo menos que otras producciones similares. Es decir, lo interesante de la propuesta es la idea de que nos demos cuenta de hasta qué punto dependemos de las redes sociales, lo que sucederá cuando, como espectadores, empecemos a sentir dolor en las muñecas de tanto rotar la pantalla. En Xataka Qué servicio de streaming tiene mejor calidad de imagen: comparamos Netflix, HBO, Disney+, Prime Video y otras siete plataformas El saldo final es positivo, sobre todo porque el total de duración de la serie no va más allá de la hora y media. Además, 'Wireless' está rodada con una distinción técnica y una personalidad que va más allá de lo habitual en las producciones propias de las plataformas de streaming. El resultado vale la pena y abre la puerta a decenas de experimentos, incluso más arriesgados (¿qué tal una serie en la que el plano horizontal es el interior de la cabeza del protagonista, o sus pesadillas o alucinaciones?), y con los que Quibi debería jugar. Ahora solo falta ver si durará lo suficiente como para lograrlo. - La noticia 'Wireless': la mejor serie de Quibi es un artilugio de suspense que deja claro las fortalezas y debilidades de la plataforma fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .