Inicio / Tecno / Una noria gigantesca para pasar barcos de un canal a otro: así es la enorme Rueda Falkirk

Una noria gigantesca para pasar barcos de un canal a otro: así es la enorme Rueda Falkirk

Que el arte y la arquitectura van de la mano es algo tan sabido como antiguo, pero cuando esto además se fusiona en una megaconstrucción es algo que nos gusta un poquito más. Sobre todo si hablamos de un ascensor para barcos, concretamente de la Rueda Falkirk.

Se ubica en Escocia y se trata de una llamativa solución para conectar dos canales de la región. A grandes rasgos, se trata de una noria gigante que es capaz de ascender o bajar los barcos para salvar la separación de 24 metros de altura que existe entre un canal y otro, y es bastante curioso su fundamento y verla funcionar.

Una gran estructura para unir lo que no quiso la naturaleza

Dos años (de 2000 a 2002) costó acabar de construir la Rueda Falkirk, y no es para menos cuando es capaz de transportar hasta ocho barcos a la vez de un canal a otro. Se trata concretamente del canal Forth & Clyde y del Union Canal, y esta construcción se encuentra a las afueras de la ciudad cuyo nombre bautiza la obra.

9 megaconstrucciones chinas que dejan en ridículo a todas las demás En Magnet 9 megaconstrucciones chinas que dejan en ridículo a todas las demás

Fue la solución para reconstruir la unión de los canales, los cuales hasta los años 30 estaban unidos por once esclusas que acabaron rellenándose con tierra por desuso. Para dar con la mejor idea, se lanzó una convocatoria para que se presentasen proyectos con la petición de que fuese una construcción moderna además de funcional.

A esta convocatoria la que se presentaron numerosos conceptos e ideas, contemplando desde la laminación de los ejes hasta la inclinación de los tanques, siendo el ganador finalmente este proyecto y acuñándose la Comisión Millenium, que conseguiría los fondos para la financiación del proyecto. Es por ello que además de Rueda de Falkirk sea también conocida como Rueda del Milenio.

Rueda de Falkirk Imagen: Wikiarwuitectura

A grandes rasgos se trata de una noria con lo que serían dos cabinas, pero en cambio se trata de dos cajones de 6,5 metros de ancho, cada uno con unos 250.000 litros de agua. Estos cajones giran mediante un eje central, impulsado todo por motores hidráulicos que se sitúan en uno de los apoyos del eje.

La Rueda de Falkirk mide 35 metros de altura y 28 metros de largo. Pesa unas 1.800 toneladas y fue necesario construir un desvío del Union Canal que conectase directamente con uno de los cajones de la Rueda para que ésta se instalase y pudiese efectuarse esa conexión. De hecho, en total el proyecto incluyó la construcción de este desvío, dos acueductos, un túnel, tres bloqueos, un puente para el ferrocarril y una cuenca.

El resto de números de la Rueda no es nada despreciable. Puede levantar hasta 600 toneladas, 300t en cada extremo, y con los 500.000 litros que entre los dos cajones cargan se podría llenar una piscina olímpica.

Todo el complejo (incluyendo centro de conservación y todo lo que implica) ocupa 45 hectáreas, en cuya construcción trabajaron más de 1.000 personas. La estructura contiene más de 14.000 pernos y 45.000 agujeros para pasantes, y los materiales aúnan unos 7.000 metros cúbicos de hormigón, 1.000 toneladas de acero reforzado, 1.200 toneladas de prefabricados de acero y 35.000 metros cuadrados de revestimiento de canales.

Rueda de Falkirk en Google Maps Así se ve todo el complejo en Google Maps.

Siguiendo el principio de Arquímedes

Según explican en Wikiarquitectura, fueron necesarios 35 camiones para llevar todas las piezas del taller a la ciudad escocesa. Todas las piezas que conformaban todo ese material que hemos citado iban siendo encajadas permitiéndose tan sólo 10 milímetros de separación entre ellas para asegurar la precisión del ajuste final, recurriendo a juntas hidrofílicas especiales para atornillar los tornillos de los cajones y evitar así que se perdiese el agua.

El fundamento de la noria, o mejor dicho de sus vagones, es algo tan conocido como el principio de desplazamiento de Arquímedes; el peso del barco que entra es el del agua que sale. De ahí que la Rueda se mantenga en equilibrio y pueda a su vez girar los 180 grados necesarios para pasar un barco de un canal a otro en cinco minutos y medio y además usando poca energía: requiere unos 22,5 kilovatios (unos 30 caballos) de potencia para sus motores hidráulicos, los cuales consumen 1,5 kilovatios en cuatro minutos.

En cada cajón caben dos barcos fluviales de pasajeros, entrando a través de las presas que hay en los extremos de cada uno. Para evitar que se desestabilicen y asegurar que los barcos estén nivelados durante todo el proceso hay una serie de engranajes en cada cajón que aseguran el proceso.

De celtas y ballenas

Aunque aquí hemos hablado de ascensores llamativos y de récord, hasta este momento no habíamos descrito una estructura como ésta. Pero lo cierto es este concepto de rueda-ascensor para barcos se remonta a 1875, concretamente al elevador de barcos Anderson (en Cheshire, Inglaterra).

Rueda de Falkirk Sean Mack

Hablando de la Rueda de Falkirk, la inspiración para su diseño cae en los antiguos pobladores de aquella región: los celtas. La forma de la estructura se basa en una lanza celta de doble cabeza, aunque también se inspiraron en formas como las costillas de una ballena o la espina dorsal de un pez de gran tamaño para esos arcos que hemos visto sobre el desvío que conduce al cajón más elevado de la Rueda.

En la actualidad es el único ascensor de barcos de este tipo, pero los hay de otros como el Ascensor funicular de Strépy-Thieu (Bélgica), que además es el más alto que existe (74 metros). Lo que éste tiene de llamativo es precisamente ese diseño, además de que no son ni mucho menos construcciones demasiado habituales.


La noticia Una noria gigantesca para pasar barcos de un canal a otro: así es la enorme Rueda Falkirk fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Chequea también

‘Watch Dogs: Legion’: cómo UbiSoft ha dado forma a una distopía a través de una mecánica de juego compleja y urbana

Si hay algo que no se le puede negar a 'Watch Dogs: Legion' es ambición. Esto se percibe en detalles como su réplica de una Londres de un futuro cercano y perfectamente reconocible, donde se ha puesto especial atención a la duplicación de lugares emblemáticos pero pasados por el filtro de una ciudad militarizada e hipervigilada. O en el notable esfuerzo con su mecánica de reclutamientos de hacer sentir al jugador que está ante una ciudad viva, donde cada ciudadano tiene importancia. Hemos asistido a una presentación de Ubi Soft de su 'Watch Dogs: Legion', en el que la compañía francesa intentó cubrir una gran cantidad de aspectos que nos dieran una idea aproximada de la complejidad y amplitud del juego. La sensación después de varias horas de desvelar secretos y conocer a algunos de los diseñadores implicados en el proceso fue que aún quedaban cosas por desenterrar, tal era la sensación de magnitud urbana que se había conseguido. Bajo nuestro punto de vista, todo rota en torno al gran hallazgo mecánico de 'Legion': la posibilidad de reclutar a prácticamente cualquier personaje para nuestra causa. En Xataka De dónde sale 'Genshin Impact' y por qué se ha convertido en uno de los juegos gratuitos más populares de los últimos años A grandes rasgos, 'Watch Dogs: Legion' nos manda a una Londres del futuro, donde nuestros "hackers buenos", DedSec, investigan a un grupo rival llamado Zero Day, que quiere destruir el Parlamento con Explosivos. En realidad se trata de una maniobra de distracción: hay explosivos por toda la ciudad, y cuando estos causan múltiples daños y muertos, DedSec es acusada de ser la responsable. La misión del jugador es poner en marcha de nuevo DedSec, desesnmascarar a Zero Day, y hacerlo mientras se enfrenta a Albion, una compañía privada de seguridad que ha militarizado la ciudad. Para ello el jugador no solo cuenta con la posibilidad de hackear cualquier artilugio electrónico que tenga a la vista, sino de reclutar para su causa a cualquiera de las personas que deambulan por Londres. Haciéndoles pequeños favores que implican nuestras habilidades como hackers, los pondremos de nuestra parte, y se unirán, cada uno con su estilo y propiedades (conocimientos, armas, destrezas) a DedSec. Un desafío, el de este protagonismo colectivo, no solo técnico, sino que parte del propio planteamiento y espíritu del juego. Patrick Ingoldsby, director de arte del juego, nos contó que antes de plantear el juego pasaron meses deambulando por Londres, documentándola a fondo y entendiendo "las distintas zonas de la ciudad, los diferentes barrios, cómo está organizada". Eso implica no solo un mero mapeado del callejero, sino un conocimiento más íntimo de la misma. De este modo iban hablando con los viandantes y fue así cómo percibieron que "Londres es un sitio diverso y lleno de gente muy distinta". De artistas de hip a hop a todo tipo de hombres y mujeres de negocios, de todo se encontraron. El equipo de Ingoldsby pretendía algo importante al trasladar a esta fauna urbanita al juego: el jugador tiene que "reconocer de un primer vistazo a qué zona pertenecen y a qué se dedican". Esto es esencial para facilitar las mecánicas de recurrir a distintos londinenses según la naturaleza de las misiones: ¿hace falta elevarse por los aires con la ayuda de un dron de construcción? Acude a un obrero con su casco y su llave inglesa. ¿Infiltrarse en el Parlamento? Busca por la zona pudiente de la ciudad hasta que encuentres al rebelde mejor vestido. Para llevar a cabo esta tarea y reforzar las diferencias entre ellos, pero a la vez hacer perfectamente reconocibles sus características y extracción social, la directora de doblaje Natalia Hinds contó con un auténtico ejército de actores de voz. Bajo su coordinación y en estrecha colaboración con el departamento de arte, dieron personalidades diferenciadas a todos los londinenses reclutables. Una ciudad dividida, pero unida Nicolas Fortin, director de arte asociado en Ubisoft Montreal, nos contó que buena parte del trabajo del departamento fue el de trasladar esa multiplicidad de caracteres y habitantes a lugares famosos y reconocibles en todo el mundo: la Candem nocturna, Covent Garden, Piccadilly Circus o Trafalgar Square, un núcleo importante del juego ya que allí se aglutinan las protestas en contra de Albion. Los diseñadores de arte establecieron, según nos contaron, "una serie de sistemas subrepticios e invisibles que adjudicaban estilos visuales, que iban de la decoración urbana al estilo en las vestimentas de los viandantes", y que clasificaban de forma no excluyente a las distintas zonas de la ciudad. Como en cualquier sandbox, el jugador tiene que ir liberando y uniendo a su causa a distintas zonas de Londres hasta volver de su lado a la ciudad entera, pero la división en estas zonas está en 'Watch Dogs: Legion 'fuertemente influenciada por el estilo visual de cada una de ellas. Fortin destacó que Londres es actualmente una de las ciudades del mundo con más cámaras de vigilancia en sus calles, lo que encaja perfectamente con el argumento. Y Clint Hocking, director creativo del juego, nos comentó que el juego intentaba "ser divertido y al mismo tiempo oscuro: un rasgo de carácter indiscutiblemente británico" y que empapa claramente a uno de los personajes: "Bagley, una inteligencia artificial que acompañará en todo momento al jugador proporcionándole asistencia", y que tiene "una personalidad de este estilo". En Xataka Los 21 mejores juegos FRIV para jugar completamente gratis en móvil o sobremesa El juego, nos contó Hocking, se plantea así como una especie de continuación de las dos primeras entregas: "En el arranque de la historia de 'Watch Dogs', con ambientación en Chicago y San Francisco, eras un personaje reclutado por DedSec. Pero en el clímax de la segunda parte podías controlar a todos aquellos personajes que habías puesto de tu lado. Esa es la idea que sustenta la tercera parte": 'héroes ordinarios' que luchan contra el sistema, y que son los primeros afectados por los temas clave que comenta el juego: la hipervigilancia, la ultraconectividad y la omnipresencia de internet. En resumen, 'Watch Dogs: Legion' quiere reflejar, con su historia de rebelión urbana y lucha contra un sistema injusto, la diversidad y colorido de un Londres al borde del colapso. Para ello, nada mejor que contemplar el Londres real, tomar apuntes del natural de gente y lugares auténticos, porque... no es que estemos precisamente al borde del colapso, ¿no? - La noticia 'Watch Dogs: Legion': cómo UbiSoft ha dado forma a una distopía a través de una mecánica de juego compleja y urbana fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .

Epson EpiqVision Mini EF12: un proyector láser portátil con Android TV incluido para reproducir multimedia sin necesidad de otros productos

Proyector por un lado, reproductor multimedia por otro. El nuevo Epson EpiqVision Mini EF12 junta en un mismo dispositivo dos funciones necesarias para poder disfrutar del contenido multimedia a lo grande. Tenemos un proyector láser portátil capaz de generar una imagen de hasta 150 pulgadas con resolución FullHD y HDR. Adicionalmente, el Mini EF12 incorpora Android TV para poder conectarse al WiFi de casa y retransmitir directamente, sin necesidad de incorporarle un USB con contenido ni tener que conectarlo a otro reproductor. En Xataka Guía de compra de proyectores: cómo elegir el modelo ideal y 24 modelos desde 400 hasta 24.000 euros Altavoces Yamaha y un tamaño compacto El Mini EF12 de Epson es un proyector compacto. Una pequeña caja de unos 12,8 centímetros de alto y 17,5 centímetros de ancho. Está diseñado para retransmitir en cualquier dirección, sea en la pared o el suelo. Además de añadir un sistema operativo propio y actuar como un proyector, se trata del primer proyector de Epson que también añade altavoces de 5W, firmados por Yamaha. El objetivo de la compañía es que únicamente necesitemos este proyector para obtener toda la experiencia multimedia e incluso promete que la calidad de sonido es equivalente al de algunas barras de sonido. El proyector láser llega con tecnología 3LCD, que promete un contraste de 2.500.000:1, mejores sombras y un brillo hasta tres veces superior que los proyectores DLP. Contamos con una relación de aspecto 16:9, resolución Full HD a 10 bits y una emisión de luz blanca de 1.000 Lumen. Entre las conexiones teneos un puerto USB 2.0 tipo A, uno tipo B y salida de audio minijack por si queremos conectarlo a otro dispositivo de sonido. También cuenta con Bluetooth y doble puerto HDMI. El nuevo proyector láser de Epson con Android TV está disponible a un precio oficial de 1.410,65 euros. Más información | Epson - La noticia Epson EpiqVision Mini EF12: un proyector láser portátil con Android TV incluido para reproducir multimedia sin necesidad de otros productos fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .