Inicio / Tecno / El mito de que las mascarillas son ineficaces frente al coronavirus: lo que sabemos sobre una de las polémicas más duras de la pandemia

El mito de que las mascarillas son ineficaces frente al coronavirus: lo que sabemos sobre una de las polémicas más duras de la pandemia

La controversia de las mascarillas sigue más viva que nunca. Hoy, la OMS ha publicado un informe en el que sintetiza lo que se sabe sobre los modos de transmisión del coronavirus y vuelve a reiterar sus directrices sobre el uso de las mascarillas. Algunos medios han entendido que esto confirmaba que "las mascarillas son ineficaces" y así lo han titulado. Sin embargo, esta conclusión no puede estar más lejos de la realidad.

En Xataka, ya hemos analizado la cuestión de las mascarillas desde un punto de vista epidemiológico; sin embargo parece oportuno centrar el debate donde quizás sea más relevante, la decisión individual sobre llevarlas o no llevarlas. Esto es todo lo que se sabe sobre la utilidad de las mascarillas para disminuir el riesgo de infectarse con el virus.

¿Cómo se trasmite el virus?

Fusion Medical Animation Eaggqoiddmg Unsplash Fusion Medical Animation

La primera clave que debemos tener en mente cuando pensamos en formas de evitar un contagio es en cómo se transmite el virus. Como explicaba Scott Alexander, hay cuatro formas básicas de contraer una enfermedad. Por contacto directo (solo contraes la enfermedad si tocas a un paciente infectado), por contacto indirecto (tocando objetos contaminados con el virus), por el flujo respiratorio (se contrae a través de las gotas que expulsamos cuando tosemos, estornudamos o hablamos) y por el aire (el virus es capaz de vivir en el aire y retener su capacidad infectiva de tal forma que uno se puede contagiar aunque esté lejos de otras personas).

Lo que sabemos sobre el coronavirus y las superficies: los investigadores empiezan a poner cifras a unos de los miedos más extendidos En Xataka Lo que sabemos sobre el coronavirus y las superficies: los investigadores empiezan a poner cifras a unos de los miedos más extendidos

Hay un sistema intermedio entre el "flujo" y el "aire", los aerosoles: circunstancias en las que el virus puede estar en el ambiente durante ventanas de tiempo que van de unos pocos minutos a varias horas. Lo que viene a confirmar la OMS en su resumen de hoy es que, por lo que sabemos, el virus no parece contagiarse por el aire. Hay cierto debate sobre si puede o no puede transmitirse por aerosoles, pero (en general) parece claro que los dos vectores fundamentales en el caso del SARS-CoV-2 son el "contacto directo" y el "flujo respiratorio". Aerosoles y contacto indirecto quedarían, en todo caso, como vías menos importantes.

¿Qué papel juegan en todo esto las mascarillas?

De An Sun O0a00pf8p0 Unsplash De An Sun

La pregunta puede parece engañosa porque existen distintos tipos de mascarillas y cada una juega un papel distinto en una epidemia como esta. En términos generales, podemos hablar de mascarillas quirúrgicas y mascarillas con filtro:

  • Las mascarillas quirúrgicas son las que vemos más a menudo y, en esencia, son un trozo de tela o papel (liso o plisado) que se pone frente a la nariz y la boca. Se llaman así porque se suelen usar en las operaciones y, su función fundamental, es proteger al resto de nuestro flujos. Es decir, son barreras muy efectivas para impedir que expulsemos gotas estornudando, tosiendo o hablando). Por el otro lado, no son herméticas y ofrecen alguna protección frente a flujos entrantes (aunque no demasiado elevada).
  • Las mascarillas con filtro son instrumentos que aíslan la boca y la nariz del exterior y filtran el aire de las posibles partículas que pueda haber en él. Existen distintos tipos (FFP1, FFP2 o FFP3) dependiendo de la eficacia de filtración y el porcentaje de fuga, siendo las FFP3 las más seguras. En cambio, son muy incómodas de llevar. La imágenes de sanitarios con marcas en la cara que han circulado en las últimas semanas dan una idea de esto.

Si quisiéramos resumir sus diferencias, veríamos que las mascarillas quirúrgicas son baratas y cómodas, pero menos seguras; mientras que las mascarillas con filtro son caras e incómodas, pero más seguras (siempre y cuando usemos un filtro adecuado para la enfermedad en cuestión). No obstante, si nos atenemos a la epidemia actual, extender el uso de máscarillas de filtro eficaces en toda la sociedad no es realista. La incomodidad y dificultad de usar correctamente estas mascarillas hace que haya estudios que señalen que hasta un 65% del personal sanitario entrenado y en situación de riesgo no las usa correctamente.

En cambio, las mascarillas quirúrgicas sí son una opción que se podría implementar. En teoría, si hacemos caso a lo que sabemos sobre la transmisión del coronavirus, las quirúrgicas serían muy útiles para evitar la propagación del virus y solo ligeramente útiles para protegernos de ella. Es decir, "no proporcionan una protección completa".

¿Cuánta protección proporcionan realmente?

Adli Wahid Gw1qr7gs9ee Unsplash Adli Wahid

Hasta ahora hemos hablado de teoría, pero ¿y a nivel práctico? ¿cómo es esa protección? Este es uno de los grandes temas de debate porque lo cierto es que no lo sabemos a ciencia cierta. De hecho, como repasábamos en nuestro artículo anterior hay diversidad de estudios en un sentido o en otro. De hecho, los pocos metaanálisis que hay sobre el tema rechazan llegar a algún tipo de conclusión.

El encarnizado debate sobre si las mascarillas funcionan (o no) en la población general En Xataka El encarnizado debate sobre si las mascarillas funcionan (o no) en la población general

No obstante, esto no debería ser un obstáculo para impedirnos optar por las mascarillas. Pese a que los estudios que sugieren que sí tienen efectos son pobres, el elemento de "plausibilidad epidemiológica" es relevante en este caso. Uno de los principios básicos en las intervenciones de salud pública es que si tienes una intervención barata y sin riesgos es razonable aplicarla aunque no esté muy claro si su eficacia es tan buena como nos gustaría. Este principio (de precaución) es el que está detrás de buena parte de las políticas pro-mascarillas de los países asiáticos.

¿Por qué la OMS no recomienda usar mascarilla a todo el mundo?

Tedros Adhanom Ghebreyesus Tedros Adhanom Ghebreyesus

Con esto en mente, sorprende el criterio de la OMS de que "si usted está sano, solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien sospeche la infección por el SARS-CoV-2". El resto de recomendaciones (como la de llevarla si se "tiene tos o estornudos" o la de que "las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos") tienen sentido, pero ¿por qué no recomendar a todos el uso de mascarilla?

¿Por qué la OMS es tan torpe comunicando? En Xataka ¿Por qué la OMS es tan torpe comunicando?

Esto es aún más pertinente en el contexto del coronavirus porque recordemos que se hasta un 25% de la transmisión es por individuos presintomáticos. Es decir, el paciente tiene capacidad de contagiar el virus antes de mostrar los primeros síntomas y, siguiendo los criterios de la OMS, antes de tener necesidad de ponerse la mascarilla.

La explicación puede ser algo contraintuitiva, pero se basa esencialmente en la idea de "compensación de riesgos", el principio de que las personas cambiamos nuestra conducta según la percepción de riesgo que tenemos. Las mascarillas y los guantes pueden ser herramientas muy eficaces si tenemos una "alta percepción de riesgo" porque, a lo que haríamos normalmente (lavarnos las manos, no frotarnos la cara, distanciarnos de la gente) le sumamos una capa extra de aislamiento.

El problema es que eso no suele ocurrir. Cuando la gente se pone la mascarilla, su percepción del riesgo tiene a bajar y, como consecuencia de la "compensación de riesgos", su conducta se vuelve más laxa (tocan más superficies, se acercan más a las personas, salen más veces a la calle, etc.). Este fenómeno, a medio plazo, puede hacer que la gente con medidas de seguridad más altas incurra en más conductas de riesgo más a menudo y, en términos absolutos, acaben corriendo más peligro que si no llevaran mascarillas.

Entonces, ¿es razonable llevar mascarilla quirúrgica para no contagiarse?

Captura De Pantalla 2020 03 30 A Las 16 36 19 Jackson Simmer

El consenso entre las autoridades sanitarias occidentales que la protección extra que aportan las mascarillas se reduce vía compensación de riesgos. En términos agregados, habría que añadir. Y esto es importante porque, como señalan las recomendaciones de la OMS, no quiere decir que las mascarillas sean ineficaces, sino que hay que usarlas para conseguir el mejor resultado final. Si alguien, especialmente alguien de un grupo de riesgo, va a estar (sí o sí) en una situación de exposición, no hay razones para no llevar mascarilla. Así se debe entender (a la luz de las evidencias disponibles) el "si atiende a alguien en quien sospeche la infección por el SARS-CoV-2" de las recomendaciones.

Pero no debe bajar la guardia. En el fondo, a nivel individual, la decisión de usar mascarillas o no usarlas viene a hacer hincapié en nuestra capacidad de gestionar la 'compensación de riesgos'. Es decir, de tener claro que "sentirnos más seguros" juega en nuestra contra y, en el caso de las enfermedades infecciosas, puede llegar a ser peligroso.

Imagen | Visuals

Disney+ ya está aquí: pruébalo gratis durante 7 días. Después, 6,99 euros al mes o 69,99 euros la suscripción anual.

Disney+ ya está aquí: pruébalo gratis durante 7 días. Después, 6,99 euros al mes o 69,99 euros la suscripción anual.

PVP en Disney+ 6,99 euros al mes (gratis 7 días de prueba)


La noticia El mito de que las mascarillas son ineficaces frente al coronavirus: lo que sabemos sobre una de las polémicas más duras de la pandemia fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Chequea también

Esta Cessna 100% eléctrica de nueve plazas ya es la aeronave de emisiones cero más grande del mundo

Los aviones tienen envidia de los coches. Estos últimos ya llevan mucho "camino eléctrico" andado, pero el segmento de los aviones eléctricos estaba aún en pañales. Eso ha cambiado notablemente con el despegue de una avioneta de Cessna muy especial. Se trata de una Cesna 208B Grand Caravan de nueve plazas que se ha reconvertido para pasar de un motor de combustión a un motor totalmente eléctrico. El despegue de esta aeronave eléctrica la convierte en la más grande del mundo de su tipo, y hace pensar en más y más avances en ese prometedor futuro de la aviación de emisiones cero. Los aviones eléctricos despegan, pero de verdad Aunque no hay estudios definitivos, diversos analistas llevan tiempo advirtiendo del impacto medioambiental de la aviación, que es una de las grandes contribuyentes al cambio climático debido a las emisiones de CO2, los gases nitrosos o las estelas de condensación que forman los aviones. Varios fabricantes y proyectos han tratado de plantear una alternativa basada en motores eléctricos, y esta avioneta de Cessna se ha convertido en la última gran promesa de este segmento. En Magnet Los suecos están dejando de coger aviones para subirse al tren. Es el efecto Greta Thunberg Para lograrlo Cessna se ha aliado con la firma aeroespacial AeroTEC y con la empresa de propulsión magniX. Esta última ha proporcionado su sistema magni500, con una potencia de 750 CV (560 kW) y que ya se había usado con éxito en un vuelo eléctrico de seis plazas en diciembre de 2019. El vuelo, que tuvo lugar en las instalaciones de AeroTEC en Washington, se convierte en una demostración más de que este tipo de vuelos comerciales de cero emisiones —y más eficientes en coste— son ahora factibles. Otras empresas llevan tiempo desarrollando proyectos en este sentido. EasyJet está trabajando en un avión con una autonomía de 500 km, mientras que Airbus tiene como objetivo probar su avión híbrido de doce plazas en 2022. Parece difícil plantear de momento estas soluciones en los grandes aviones comerciales, pero sea como fuere, parece que este prometedor nicho de mercado despega definitivamente, y nunca mejor dicho. Vía | NewAtlas - La noticia Esta Cessna 100% eléctrica de nueve plazas ya es la aeronave de emisiones cero más grande del mundo fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

PlayStation 5: Sony desvelará los juegos de lanzamiento para su próxima consola el 4 de junio

De nada sirve saber cómo es el mando y conocer las especificaciones de la PlayStation 5 si todavía no sabemos la parrilla de juegos que estarán disponibles de lanzamiento. Si bien todavía queda un poco para conocer la nueva consola, la firma nipona nos acaba de citar el próximo 4 de junio para dar a conocer el catálogo de juegos inicial. Afirma que serán "los mejores del sector" y que "vendrán de la mano de innovadores desarrolladores de todo el mundo". La presentación se hará en formato online a través de Twitch y YouTube. Será, como decíamos, el 4 de junio (el próximo jueves) a las 22:00, hora española (una hora menos en Canarias). Desde Sony se han guardado los títulos para el evento y, por el momento, no han dado ningún nombre. Sin embargo, este anuncio llega justo poco después de que Eurogamer adelantase que todos los nuevos juegos de PS4 presentados para certificación a partir del 13 de julio tendrán que ser compatibles con PS5. Armando un catálogo de juegos retrocompatibles Desde Eurogamer afirman haber tenido acceso a una documentación interna que Sony ha enviado a los desarrolladores. De acuerdo al medio, cualquier videojuego nuevo que vaya a ser presentado para certificación a partir del 13 de julio tendrá que ser compatible con la PS5. Los desarrolladores tendrán que verificar que su juego ha sido probado en el nuevo hardware y que funciona exactamente igual que en la PS4, aunque hay algunas excepciones y puntos a considerar. Aparentemente, en esta documentación se expone que un juego se considerará compatible con PlayStation 5 si el código enviado para certificación funciona sin problemas en la consola sin comprometer ninguna función. Es decir, que un juego no podría tener modo Battle Royale en PS4 y no tenerlo en PS5, sino que debe estar presente en ambas consolas. En Xataka Retrocompatibilidad en Xbox One Series X y PS5: un desafío de gran envergadura técnica cuyas respuestas aún son un enigma En cuanto a los juegos presentados para certificación antes del 13 de julio, cualquier parche o remasterizado posterior no será necesario que sea compatible con PS5, aunque sí se dice que es algo "altamente recomendado". En aquellos juegos presentados después del 13 de julio, todos los parches o arreglos posteriores tendrán que seguir siendo compatibles con la nueva consola. Cabe destacar que no es lo mismo la certificación que el lanzamiento. Un juego lanzado el 14 de julio seguramente se haya certificado meses antes, por lo que no es estrictamente necesario que el desarrollador lo haga retrocompatible. Sony dijo a mediados de marzo que "creemos que la abrumadora mayoría de los más de 4.000 títulos de PS4 se podrán jugar en PS5", así que habrá que esperar para conocer los nombres exactos. Más información | Sony - La noticia PlayStation 5: Sony desvelará los juegos de lanzamiento para su próxima consola el 4 de junio fue publicada originalmente en Xataka por Jose García .