Inicio / Tecno / Cuando cancelas una suscripción es cuando conoces realmente a la empresa que te la cobraba

Cuando cancelas una suscripción es cuando conoces realmente a la empresa que te la cobraba

Hace unos años decidí que era el momento de empezar a pagar por Photoshop. La usaba con poca profundidad pero con mucha recurrencia para mi trabajo, y lejos quedaban los años en que una licencia costaba cientos de euros. La era de las suscripciones también había llegado a Adobe, y por 12 euros al mes podía usar el editor de fotos por la vía legal. Demasiado complicado decir que no, y más para cuestiones profesionales.

Hace unas semanas, decidí que iba a dar el salto a Pixelmator para la edición gráfica y a Pixelmator Pro para la fotográfica, en la App Store de macOS se pueden conseguir ambas aplicaciones en bundle por 55 euros en pago único vitalicio, menos de lo que cuestan cinco meses de Photoshop. Procedí a cancelar mi suscripción, y entonces encontré la sorpresa: para cancelar mi suscripción, me exigía el pago de 66 euros, unos cuatro meses y medio restantes de servicio. ¿Una permanencia? No exactamente.

Captura de pantalla de la web de Adobe al cancelar la suscripción, donde pide el importe restante para completar el pago anual.

Adobe ofrece este producto en dos planes distintos: pago anual único, por 144 euros, y pago anual mensualizado, el de 12 euros al mes. En Twitter ya dije que era culpa mía por no haber prestado la suficiente atención al contratar el plan, pero que también es difícil de digerir una práctica así por parte de Adobe cuando incluso las telecos ya se han cargado las permanencias y prácticas similares en sus tarifas. Solo la aplican para compensar la instalación gratuita de fibra, pero con Photoshop no hay nada que Adobe nos venga a casa a instalar.

Por si fuera poco, cancelar el plan pagando los 66 euros en cuestión no implicaba poder usar la app hasta el final del año completo, sino que pese a pagar por adelantado, Photoshop dejaba de estar disponible desde ese mismo instante. Algo que se suma a anteriores prácticas polémicas por parte de la empresa.

Por sus cancelaciones los conocerás

En un mundo ideal, una suscripción que ofrezca un plan de prueba gratuito, de los típicos de 7, 14 o 30 días, no debería pedir nada más que las credenciales de registro y acceso, dejando la tarjeta de crédito únicamente para cuando el cliente haya tomado la decisión de quedarse y empezar a pagar. Pedir el número de tarjeta como condición para permitir la prueba gratuita tiene demasiado que ver con la esperanza de que el usuario olvide la fecha de pago -cosa muy habitual- y no cancele antes de recibir el primer recibo. 10 euros al bote, y a por el siguiente.

En estos días de confinamiento, muchas empresas están ofreciendo pruebas gratuitas por primera vez o períodos ampliados. Detrás de esa declaración de buenas intenciones, suele haber mucho de marketing. Las buenas intenciones son más creíbles cuando es un plan gratuito y abierto sin pedir el número de tarjeta por anticipado. O al menos, enviando un aviso unos días antes del fin de la prueba para recordar que se cobrará el pago si el usuario no lo cancela antes. Es la diferencia entre quien cobra por su producto desde la honestidad y quien busca tretas para recaudar más.

Soy ciego de nacimiento y así es mi trabajo como desarrollador informático En Xataka Soy ciego de nacimiento y así es mi trabajo como desarrollador informático

Nuestro compañero César Muela experimentó otra cara de esta misma actitud hace unos días: se dio de alta en Musescore, un servicio de partituras online, que ofrecía una prueba gratuita que resultó no serlo. Le cobraron, contrariamente a lo que prometían en su web, y solo le devolvieron el dinero tras reclamarlo y argumentando la interfaz engañosa de su web.

En la App Store de Apple, especialmente en 2018, se hicieron terriblemente populares las apps que usaban dark patterns para captar usuarios a pruebas supuestamente gratuitas o que jugaban con el lenguaje para confundir y acababan obtenido, en demasiados casos, suscripciones indeseadas, a veces de precios muy por encima de lo habitual en servicios de estilo similar. Apple tuvo que acabar rediseñando parte de su interfaz para facilitar la cancelación de las suscripciones y actuando con dureza contra quien usaba estas prácticas.

Apple tuvo que añadir fricción y un doble paso de confirmación para las nuevas suscripciones mediante las apps de la App Store. Apple tuvo que añadir fricción y un doble paso de confirmación para las nuevas suscripciones mediante las apps de la App Store.

Otro principio es el de la simetría: darse de baja debería ser tan sencillo como lo fue el proceso del alta. En ese sentido hay muchos servicios cuya interfaz está tan brillantemente pensada para facilitar al máximo el proceso de suscripción como para esconder y complicar el de cancelación. Cuanto más asimétricos sean estos procesos, más empeño pone la empresa en hacer que sigamos pagando contra nuestra voluntad.

El colmo: suscribirse costó tres click, cancelar la suscripción costó una llamada telefónica de diez minutos a Estados Unidos

Suscribirme a The New York Times desde su web fue una experiencia instantánea y cuidada, cancelar esa suscripción cuando se encareció demasiado me requería llamar por teléfono a Estados Unidos para solicitarlo de viva voz a un agente, que por supuesto me ofreció pagar menos de lo que supuestamente tenía que pagar para mantener la suscripción, cosa que decliné por lo feo del gesto de hacerme llamar por teléfono hasta allí en lugar de pulsar un simple botón. Eso fue hace dos años, hoy al menos también han habilitado el chat con uno de sus agentes para darse de baja. Ya no hace falta llamar por teléfono. Poco a poco.

Guía de compra para lograr un escritorio organizado para trabajo en casa y en la oficina: soportes, regletas, organizacables y más En Xataka Guía de compra para lograr un escritorio organizado para trabajo en casa y en la oficina: soportes, regletas, organizacables y más

En otras prácticas recogidas en la sección 'Retorcidas' del 'Manual Para Confundir Suscriptores' está la de jugar con un lenguaje incomprensible que da vueltas sobre sí mismo para despistar al cliente y hacer que este acabe sin saber ni qué botón tiene que pulsar.

Uninstalling IObit will confuse the FARK out of you.
Continue to install uninstall… Damn #UX #UXDesign #UserExperience #DarkPatterns #UserExperience #Design pic.twitter.com/beVC1vTTsW

— N V R Λ V R G (@riyadhgordon) April 20, 2018

Incluso en pequeños detalles se puede percibir esa diferencia. Es lo de menos, al fin y al cabo, mientras ofrezcan una forma más o menos clara de darse de baja sin hacer equilibrismos y equiparable al proceso de alta. Pero el diseño es revelador y deja entrever quiénes ponen más fricciones y quiénes ponen menos a las cancelaciones. ¿Qué botón queda resaltado y cuál queda en segundo plano en los procesos de cancelación de Netflix y de Adobe, por dar dos ejemplos?

Distintos pantallas de cancelación del servicio, a un lado Netflix y al otro lado Adobe. En la de Netflix, el botón resaltado y que hace de call-to-action es el de cancelación, justo lo que se busca en este proceso. En el caso de Adobe, ese resaltado lo tiene el botón para permanecer en el servicio.

Las empresas suelen ofrecer suscripciones de sus servicios mediante las tiendas de Apple o Google a su pesar, ya que les resultaría más rentable que las altas y los pagos se realizaran desde su propia web, ahorrándose así la comisión que ambas empresas se llevan. Spotify, HBO o la propia Netflix son unas de las muchas plataformas que no permiten este registro mediante sus aplicaciones móviles, derivando con mayor o menor sutileza a sus páginas web para ello. Solo dejan acceder a usuarios ya registrados.

Las tiendas de aplicaciones móviles son una garantía: cuando queramos cancelar una suscripción, podremos hacerlo al momento

No obstante, manejar las suscripciones a través de la App Store o la Play Store se ha convertido en una garantía. Ambas tiendas centralizan esas suscripciones en un único punto y tienen medidas de doble confirmación para evitar cobros no deseados. Incluso cuentan con políticas de devolución del dinero para solicitudes tempranas.

En según qué servicios, suscribirse fuera de estas tiendas equivale a encomendarse a quien pueda asegurar que luego no llegarán cancelaciones imposibles o llenas de obstáculos que nos dejan cabreados, y en algunos casos, sin nuestro dinero por un mes más.


La noticia Cuando cancelas una suscripción es cuando conoces realmente a la empresa que te la cobraba fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

Chequea también

Esta Cessna 100% eléctrica de nueve plazas ya es la aeronave de emisiones cero más grande del mundo

Los aviones tienen envidia de los coches. Estos últimos ya llevan mucho "camino eléctrico" andado, pero el segmento de los aviones eléctricos estaba aún en pañales. Eso ha cambiado notablemente con el despegue de una avioneta de Cessna muy especial. Se trata de una Cesna 208B Grand Caravan de nueve plazas que se ha reconvertido para pasar de un motor de combustión a un motor totalmente eléctrico. El despegue de esta aeronave eléctrica la convierte en la más grande del mundo de su tipo, y hace pensar en más y más avances en ese prometedor futuro de la aviación de emisiones cero. Los aviones eléctricos despegan, pero de verdad Aunque no hay estudios definitivos, diversos analistas llevan tiempo advirtiendo del impacto medioambiental de la aviación, que es una de las grandes contribuyentes al cambio climático debido a las emisiones de CO2, los gases nitrosos o las estelas de condensación que forman los aviones. Varios fabricantes y proyectos han tratado de plantear una alternativa basada en motores eléctricos, y esta avioneta de Cessna se ha convertido en la última gran promesa de este segmento. En Magnet Los suecos están dejando de coger aviones para subirse al tren. Es el efecto Greta Thunberg Para lograrlo Cessna se ha aliado con la firma aeroespacial AeroTEC y con la empresa de propulsión magniX. Esta última ha proporcionado su sistema magni500, con una potencia de 750 CV (560 kW) y que ya se había usado con éxito en un vuelo eléctrico de seis plazas en diciembre de 2019. El vuelo, que tuvo lugar en las instalaciones de AeroTEC en Washington, se convierte en una demostración más de que este tipo de vuelos comerciales de cero emisiones —y más eficientes en coste— son ahora factibles. Otras empresas llevan tiempo desarrollando proyectos en este sentido. EasyJet está trabajando en un avión con una autonomía de 500 km, mientras que Airbus tiene como objetivo probar su avión híbrido de doce plazas en 2022. Parece difícil plantear de momento estas soluciones en los grandes aviones comerciales, pero sea como fuere, parece que este prometedor nicho de mercado despega definitivamente, y nunca mejor dicho. Vía | NewAtlas - La noticia Esta Cessna 100% eléctrica de nueve plazas ya es la aeronave de emisiones cero más grande del mundo fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

PlayStation 5: Sony desvelará los juegos de lanzamiento para su próxima consola el 4 de junio

De nada sirve saber cómo es el mando y conocer las especificaciones de la PlayStation 5 si todavía no sabemos la parrilla de juegos que estarán disponibles de lanzamiento. Si bien todavía queda un poco para conocer la nueva consola, la firma nipona nos acaba de citar el próximo 4 de junio para dar a conocer el catálogo de juegos inicial. Afirma que serán "los mejores del sector" y que "vendrán de la mano de innovadores desarrolladores de todo el mundo". La presentación se hará en formato online a través de Twitch y YouTube. Será, como decíamos, el 4 de junio (el próximo jueves) a las 22:00, hora española (una hora menos en Canarias). Desde Sony se han guardado los títulos para el evento y, por el momento, no han dado ningún nombre. Sin embargo, este anuncio llega justo poco después de que Eurogamer adelantase que todos los nuevos juegos de PS4 presentados para certificación a partir del 13 de julio tendrán que ser compatibles con PS5. Armando un catálogo de juegos retrocompatibles Desde Eurogamer afirman haber tenido acceso a una documentación interna que Sony ha enviado a los desarrolladores. De acuerdo al medio, cualquier videojuego nuevo que vaya a ser presentado para certificación a partir del 13 de julio tendrá que ser compatible con la PS5. Los desarrolladores tendrán que verificar que su juego ha sido probado en el nuevo hardware y que funciona exactamente igual que en la PS4, aunque hay algunas excepciones y puntos a considerar. Aparentemente, en esta documentación se expone que un juego se considerará compatible con PlayStation 5 si el código enviado para certificación funciona sin problemas en la consola sin comprometer ninguna función. Es decir, que un juego no podría tener modo Battle Royale en PS4 y no tenerlo en PS5, sino que debe estar presente en ambas consolas. En Xataka Retrocompatibilidad en Xbox One Series X y PS5: un desafío de gran envergadura técnica cuyas respuestas aún son un enigma En cuanto a los juegos presentados para certificación antes del 13 de julio, cualquier parche o remasterizado posterior no será necesario que sea compatible con PS5, aunque sí se dice que es algo "altamente recomendado". En aquellos juegos presentados después del 13 de julio, todos los parches o arreglos posteriores tendrán que seguir siendo compatibles con la nueva consola. Cabe destacar que no es lo mismo la certificación que el lanzamiento. Un juego lanzado el 14 de julio seguramente se haya certificado meses antes, por lo que no es estrictamente necesario que el desarrollador lo haga retrocompatible. Sony dijo a mediados de marzo que "creemos que la abrumadora mayoría de los más de 4.000 títulos de PS4 se podrán jugar en PS5", así que habrá que esperar para conocer los nombres exactos. Más información | Sony - La noticia PlayStation 5: Sony desvelará los juegos de lanzamiento para su próxima consola el 4 de junio fue publicada originalmente en Xataka por Jose García .