Inicio / Tecno / Cómo se garantiza el suministro eléctrico cuando el país entero está “encerrado” en casa

Cómo se garantiza el suministro eléctrico cuando el país entero está “encerrado” en casa

La crisis del coronavirus está poniendo patas arriba la sociedad tal y como la conocemos. Por suerte para todos, los servicios básicos esenciales están garantizados por lo que, en la medida de los posible, vamos tirando para adelante.

Entre esos servicios esenciales y que no pueden detenerse bajo ningún concepto está el suministro eléctrico. La energía eléctrica es un bien esencial, tanto para el resto de servicios básicos (sanitario, alimentación, telecomunicaciones…) como para las familias que están en sus casas. Pasar el periodo de confinamiento sin suministro eléctrico sería un escenario cuanto menos apocalíptico.

Pero, ¿cómo se están enfrentando a esta situación las empresas del sector? ¿cómo se están viendo afectadas? ¿qué medidas están llevando a cabo para garantizar el suministro eléctrico?

Qué implica el estado de alarma para las empresas eléctricas

El estado de alarma decretado para hacer frente a la epidemia dota al estado de poderes excepcionales para garantizar los suministros básicos. Por supuesto, el suministro energético (electricidad, gas, combustibles) es esencial ya que la sociedad no puede seguir funcionando sin energía.

En ese sentido, el decreto ley de estado de alarma activa los poderes especiales recogidos en la Ley del Sector Eléctrico y en la Ley del Sector de los Hidrocarburos, para garantizar los suministros energéticos esenciales y proteger el buen funcionamiento de las redes de transporte y de distribución de los mismos.

Cómo funciona el mercado eléctrico y por qué, a pesar de que el precio a veces llegue a cero, apenas va a repercutir en nuestra factura En Xataka Cómo funciona el mercado eléctrico y por qué, a pesar de que el precio a veces llegue a cero, apenas va a repercutir en nuestra factura

Esto se traduce en que, para asegurar el suministro eléctrico, el Gobierno puede tomar el control y operar directamente tanto las instalaciones de generación eléctrica como las redes de transporte y distribución. También podría, llegado el caso, cortar el suministro a una parte o el total de los consumidores y cambiar el funcionamiento del mercado eléctrico o la retribución de las empresas del sector.

A pesar de que ha llegado a haber rumores sobre la nacionalización de las empresas eléctricas, la realidad es que, por el momento, están operando con normalidad en la medida de lo posible y salvo catástrofe mayúscula seguirá siendo así durante el periodo de confinamiento.

Otra de las medidas tomadas por el gobierno, esta vez para proteger a los consumidores, es la prohibición de cortar la electricidad o el gas a los colectivos vulnerables mientras dure la crisis del coronavirus. Una prohibición que se extiende también a las telecomunicaciones, que aunque no están consideradas un servicio básico, han adquirido un protagonismo importante durante el confinamiento (y que ya nos están pidiendo que usemos con responsabilidad).

Twilight 532720 1280

El suministro eléctrico no puede detenerse

Para garantizar el suministro, todas las etapas del sistema eléctrico deben seguir funcionando correctamente: generación, transporte, distribución y consumo, así como el mercado mayorista de electricidad. Por suerte, hoy en día, y mientras no haya problemas, el suministro eléctrico no necesita de mucha intervención humana más allá de la supervisión, que en muchos casos puede realizarse de forma remota.

Esa supervisión, en el caso de las centrales convencionales, se realiza habitualmente desde las salas de control de la propia central. Alfredo García (@OperadorNuclear) supervisor en la central nuclear de Ascó, ha escrito un interesante hilo de Twitter donde cuenta de primera mano cómo se está viviendo esta situación en las centrales nucleares españolas.

Para todo el personal cuya presencia física en la central no sea imprescindible, las medidas son las habituales: teletrabajo, reuniones no presenciales, turnos de trabajo en días alternativos, distancia interpersonal, etc. Sin embargo, para aquellos puestos esenciales y que deben seguir desplazándose a la central, se toman medidas mucho más restrictivas: evitar el contacto entre los turnos, minimizar la entrada de personal a la sala de control, utilizar guantes y mascarilla en todo momento…

Por suerte, hoy en día, y mientras no haya problemas, el suministro eléctrico no necesita de mucha intervención humana

En el caso de las plantas renovables (solar y eólica principalmente), la supervisión se realiza de forma remota desde centros de control. Al final, son plantas de generación normalmente de potencias más reducidas y que muchas veces están en lugares poco accesibles, por lo que tener operadores en la propia central no tiene mucho sentido. Para el personal trabajando en estos centros de control, se mantienen medidas similares a las de la central nuclear. Incluso habrá casos en los que algunos de estos servicios se estén dando desde los propios hogares de los empleados.

Caso muy diferente es el del personal de mantenimiento, que por el momento se encuentra trabajando de forma más o menos habitual, aunque siguiendo una serie de estrictos protocolos de seguridad. Al final, si hay un problema y queremos que el suministro eléctrico continue, no queda más remedio que solucionarlo in situ.

En en cuanto a las redes de transporte y distribución, ocurre de forma similar a las renovables. Su operación se realiza desde centros de control de forma remota. Entre las medidas tomadas por Red Eléctrica de España, está la de añadir un tercer centro de control eléctrico a los dos ya existentes. Los tres centros operan con total independencia entre ellos, garantizando así el suministro a través de esa redundancia.

Nuclear Power Plant 4535760 1280 1

Importante descenso en el consumo eléctrico

El otro día me preguntaba un amigo si el confinamiento de un país entero no iba a suponer un pico considerable en el consumo de electricidad. Y si nos ceñimos exclusivamente al consumo doméstico, razón no le faltaba. Me cuesta creer que haya algún hogar en toda España que este mes de marzo no vaya a consumir más electricidad que en cualquier otro del año (dejando calefacción y aire acondicionado a un lado).

Sin embargo, el consumo de las empresas es un escenario completamente diferente. En este caso la demanda ha disminuido como consecuencia del importante descenso en la actividad económica. Llaman mucho la atención algunos de los gráficos que nos ha compartido la consultora Ingebau, donde se puede ver cómo ha descendido notablemente el consumo eléctrico de las empresas.

El siguiente gráfico muestra un hotel que decide cerrar, por lo que su consumo eléctrico cae en picado:

Consumo eléctrico coronavirus

El siguiente gráfico muestra un edificio de oficinas en el que se ve claramente cómo el lunes acudió mucha menos gente a trabajar (algunos comenzarían con el teletrabajo):

Consumo eléctrico coronavirus

Tampoco nos podemos olvidar de la gran industria, con mucho consumo eléctrico y que también ha cerrado o disminuido la actividad en muchos casos. Por eso, a nivel de sistema, este descenso en la actividad económica se está notando de forma notable. Hemos hablado con Oriol Saltó de AleaSoft Energy Forecasting, expertos en previsiones del mercado eléctrico, para que nos cuente qué está pasando con la demanda eléctrica a nivel nacional:

"De momento, entre el lunes 16 y el miércoles 18 hemos visto caídas entre el 5% y el 8%. El jueves 19 la caída se situó en el 14% si bien habrá que ver cuánto fue debido al festivo en algunas comunidades. Por poner los datos en perspectiva, las últimas huelgas generales han supuesto bajadas de demanda de entre el 9% y el 14%. Unas vacaciones navideñas, dependiendo de cómo caigan los festivos y de las temperaturas que se registren, pueden suponer un descenso de la demanda de entre el 10% y el 15%. Es decir, que si se confirma que hemos llegado a ese nivel del 14% – 15%, podemos decir que estamos en una situación parecida a la de una huelga general o de un periodo de vacaciones navideñas. Pero aún no hemos llegado a las bajadas de demanda de la Semana Santa. En los festivos de la Semana Santa la caída de la demanda se sitúa alrededor del 20%."

Esto que nos cuenta Oriol se puede comprobar estupendamente en el siguiente gráfico (si bien es necesario puntualizar que el jueves 19 fue festivo en algunas comunidades autónomas):

Etishzpxkaaic8j

Seguimiento de la demanda: cuando las previsiones se convierten en una quimera

Una de las peculiaridades de la electricidad es que no puede almacenarse a gran escala. Eso quiere decir que la generación tiene que ser igual al consumo, manteniendo constantemente un equilibrio fundamental para la estabilidad del sistema eléctrico.

Red Eléctrica de España, como operador del sistema eléctrico es la encargada de velar por que el equilibrio entre la generación y el consumo de electricidad se mantenga en todo momento. Y lo hace en tiempo real.

Hasta ahora, Red Eléctrica jugaba con una gran ventaja en el mantenimiento de este equilibro: las previsiones. Sus algoritmos son capaces de prever la demanda eléctrica con una exactitud asombrosa, basándose en valores de consumo en periodos precedentes similares y corrigiéndola con diferentes factores como la laboralidad, climatología y actividad económica.

Sin embargo, como os podéis imaginar, no hay algoritmo de previsión que incluya la variable “pandemia” como dato de entrada. El trabajo que tienen que estar realizando estos días no tiene que ser nada sencillo.

Gráficos | Ingebau y Aleasoft Energy Forecasting

Imágenes | REE, Pixabay

En Xataka | Cómo funciona el mercado eléctrico y por qué, a pesar de que el precio a veces llegue a cero, apenas va a repercutir en nuestra factura


La noticia Cómo se garantiza el suministro eléctrico cuando el país entero está "encerrado" en casa fue publicada originalmente en Xataka por Sergio Fernández Munguía .

Chequea también

El Gobierno restringe la publicidad de apuestas online: solo podrá aparecer de madrugada durante el estado de alarma

El estado de alarma en el que España lleva inmersa algo más de dos semanas ha provocado un confinamiento con diversos efectos colaterales. Entre ellos están las llamadas relacionadas con problemas de ludopatía, algo que ha provocado la reacción del Gobierno. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy una serie de medidas para restringir la emisión de publicidad relacionada con los juegos de azar y las apuestas online. Ni en la radio, ni en la televisión ni en YouTube u otras plataformas de vídeo online se podrán publicar estos anuncios salvo en la franja que va de la una a las cinco de la madrugada. Una restricción que durará mientras se mantenga el estado de alarma Estas iniciativas forman parte del llamado segundo decreto de escudo social, y desde que se publiquen en el Boletín Oficial del Estado (BOE) —teóricamente lo harán mañana— se activará una prohibición para esa emisión de publicidad de apuestas online salvo en en la franja horaria indicada. Los documentos a los que han tenido acceso medios como El País revelan que no se podrán realizar anuncios que publiciten las apuestas online y los juegos de azar ni en radio, ni en televisión, ni en medios de comunicación en internet como YouTube, redes sociales o incluso correos electrónicos. En Xataka "Las apuestas son la heroína del siglo XXI": así es como las apuestas online han conquistado España La medida que se aplica ahora estaba en debate desde hace tiempo: en febrero Alberto Garzón, ministro de Consumo, planteó esa iniciativa con un alcance especial en la radio y la televisión, pero según El País esa norma, ampliada y no motivada por el estado de alarma, está en periodo de alegaciones. En esa normativa más global estaban excluidas las retransmisiones deportivas que comenzasen a partir de las 20.00 horas, tanto en radio como en televisión. La propuesta ya fue controvertida entonces y se encontró con la oposición de los grandes grupos de radio y televisión, que veían una clara amenaza a sus ingresos publicitarios. - La noticia El Gobierno restringe la publicidad de apuestas online: solo podrá aparecer de madrugada durante el estado de alarma fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Los supermercados online reaccionan ante la avalancha de pedidos: colas virtuales, entregas limitadas y miles de repartidores contratados

Comprar por internet en tiempos de coronavirus está siendo una odisea. Más todavía en los supermercados online, quienes desde el inicio de la cuarentena están teniendo numerosos problemas para abastecer al gran número de usuarios que, por no salir de casa, han optado por intentar hacer el carro de la compra a distancia. Para evitar el colapso de sus sistemas, supermercados como Alcampo o Carrefour han implementado medidas para regular el acceso a su web. Los tiempos de envío se han restringido, los slots de reparto son limitados y se han creado "colas virtuales" para dosificar el acceso. Según un estudio de Nielsen, la adquisición en supermercados online ha crecido por encima del 30% durante principios de marzo. Un incremento previsiblemente todavía mayor en estas últimas semanas. Y si bien la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) sigue asegurando que todo "sigue en marcha para abastecer todos los pueblos y ciudades", lo cierto es que esta situación está obligando a muchos comercios a restringir sus envíos. Así están reaccionando y estas son las medidas que están aplicando los supermercados online para gestionar la oleada de compradores. El Corte Inglés El Corte Inglés explica que "se están reforzando los medios para la entrega online, pero en la práctica los plazos para comprar en su supermercado online están totalmente agotados. Después de introducir distintos códigos postales en las grandes ciudades españolas, los tramos disponibles están completados durante toda la semana y al menos hasta el 7 de abril no hay entregas disponibles. Los tiempos de envío de El Corte Inglés son habitualmente de 24 horas, con entregas disponibles durante el mismo día si pedimos antes de las 12:00h. Pero en este periodo de cuarentena esa promesa no está siendo posible. Desde la empresa nos recomiendan hacer uso del servicio de recogida en tienda. En concreto, El Corte Inglés e Hipercor ofrecen Click&Collect y Click&Drive respectivamente. Con ello, podemos seleccionar el pedido online y recogerla en el centro más cercano o directamente desde el aparcamiento del centro comercial. En Madrid, El Corte Inglés ha decidido abrir el domingo sus establecimientos de alimentación y productos de primera necesidad para agilizar las compras y evitar esperas. Carrefour Carrefour fue uno de los primeros supermercados en restringir los envíos de su página web. Desde hace semanas, la empresa informa que están priorizando las entregas a personas mayores, personas con movilidad reducida, personas con discapacidad y embarazadas. Al entrar en la web, Carrefour te pregunta si perteneces a uno de estos colectivos y en caso negativo anima a dirigirse al centro físico. El reparto sigue programado en franjas de dos horas, pero los plazos de entrega son de 10 días, según describe la propia web de Carrefour antes de comprar. De manera adicional, debido a "la alta demanda y para mejorar la experiencia de compra", se ha creado una cola virtual. Una lista de espera de más de una hora para poder iniciar el proceso de compra. Al igual que ECI, Carrefour dispone del servicio Drive que permite recoger el pedido pasadas las dos horas en el centro comercial. Es un servicio con un coste de 3 euros y gratis para comprar superiores a 50 euros. Una vez seleccionado, el pedido se podrá recoger en la zona Drive del hipermercado y los empleados de Carrefour ayudarán a cargar la compra en el maletero. Mercadona Desde Mercadona explican que están "trabajando para entregar todas las compras online", indicando que sí siguen intentando que su servicio de compra online siga abierto. Sin embargo, debido a la situación por el coronavirus el pasado 11 de marzo se redujo oficialmente la entrega únicamente a Barcelona y Valencia. El supermercado online informa que "hay pocos tramos de reparto disponibles para los próximos días". Durante los primeros días de cuarentena sí se llegaron a realizar entregas pese a que los horarios de reparto estaban prácticamente ocupados. Hemos probado a realizar entregas en varios códigos postales de Barcelona y pese a que sí nos deja realizar la compra, una vez tenemos que seleccionar los plazos de entrega nos aparece un error indicando que "no hay tramos disponibles", una información que van actualizando en tiempo real. Remarcando la situación, también informan que no disponen de información adicional en Atención al cliente. Un claro aviso para que no saturemos ese servicio. DIA Desde DIA indican que "en este momento, el servicio online podría verse afectado debido al aumento de pedidos". En ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia el servicio habitualmente era de 24 horas, pero en estos tiempos después de probar con múltiples códigos postales podemos observar que no hay franjas disponibles para entregar el pedido. La compañía informa que el pedido todavía puede realizarse en tienda. Pero de manera paralela, DIA se ha aliado con Glovo para pedir la comida por internet y un repartidor nos lo llevará a casa. DIA aprovecha sus numerosas cadenas distribuidas por la geografía española para enviar la comida a nuestro domicilio desde la tienda más cercana. De 9:30h a 18:30h podremos pedir la compra online y a través de Glovo un repartidor se pasará por la tienda DIA y lo entregará en nuestro domicilio. Esta compra sin embargo no se realiza desde la plataforma del supermercado, sino directamente desde Glovo. Esta alianza se une a la que DIA ya tenía anteriormente con Amazon Prime Now. Para realizar la entrega en las 109 ciudades donde DIA reparte, la cadena de supermercados ha reconvertido 8 tiendas para uso exclusivo de la preparación de los pedidos online. 5 en Madrid, 1 en Sevilla, 1 en Cádiz y 1 en Málaga, que se unen a las dos de Barcelona y otra en Madrid. Una reconversión que viene acompañada de una ampliación de plantilla, con 1.000 personas contratadas para preparar pedidos y repartir a domicilio. "Estamos adaptándonos en un tiempo récord para dar respuesta a la creciente demanda de compra online de los clientes", explica Ricardo Álvarez, consejero delegado de DIA España. Amazon Conseguir una ventana de reparto de Amazon Prime Now es una odisea, pues los distintos slots se agotan a los pocos minutos. Esto ha llevado a que muchos usuarios se aglomeren a las 12 de la noche para poder conseguir algún envío. Con Amazon Pantry, su servicio de supermercado online para miembros Prime, las entregas se siguen realizando, pero con tiempos de entrega que van desde los dos días hasta las dos semanas. En los EE.UU, el colapso con Amazon Pantry ha sido tal que han decidido paralizar el servicio de alimentación. Una decisión que por el momento en España no se ha tomado. Desde Amazon España explican que van a seguir operando como hasta hoy, con trabajo en almacenes y reparto pero como es de esperar, los retrasos ya se están dando y desde Amazon así lo indican en su página web. "A medida que el COVID-19 se ha ido extendiendo, se ha experimentado un aumento en el número de compras online. Por lo tanto, a corto plazo, hemos tomado la decisión de priorizar temporalmente la entrada en nuestros almacenes de productos básicos para el hogar, de salud y cuidado personal y otros artículos de alta demanda para que podamos recibir, reponer y enviar estos productos más rápidamente a nuestros clientes" Esta decisión implica que lo plazos de entrega son más largos de lo habitual. En Amazon solicitan a los usuarios que no pidan entregas en edificios que puedan estar cerrados como por ejemplo escuelas o negocios. Desde Amazon España, explican que los productos de alimentación, productos básicos para el hogar, salud y cuidado personal están teniendo prioridad, por lo que el resto de artículos puede tardar más en llegar. Sobre el riesgo de enviar paquetes, en Amazon aseguran que "la probabilidad de que una persona infectada contamine bienes comerciales es baja". Aunque adicionalmente los transportistas han recibido indicaciones para reducir el contacto con los clientes Alcampo Alcampo es otro de los supermercados online en implementar un sistema de cola virtual para hacer frente a la alta demanda de estos días. Una vez accedes a su página web, automáticamente nos redirigen a una ventana emergente con un aviso de que "debido a la alta demanda de pedidos online, el servicio puede verse limitado y demorarse en el tiempo" y donde aparece un mensaje alertando del número de usuarios en línea delante de ti. En las distintas veces que lo hemos probado durante esta semana, habitualmente la cifra se ha situado por encima de los 15.000 usuarios, llegando a alcanzar los 40.000 con tiempos superiores a la hora. Pese a la cola virtual, los plazos de entrega de Alcampo siguen demorados en el tiempo. Como alternativa, Alcampo ofrece la opción de recogida en tienda en un plazo de dos horas. En Xataka | Comparativa de supermercados online: así es hacer el carro de la compra por internet en Carrefour, Mercadona, DIA y otras tiendas durante la cuarentena Disney+ ya está aquí: pruébalo gratis durante 7 días. Después, 6,99 euros al mes o 69,99 euros la suscripción anual. PVP en Disney+ 6,99 euros al mes (gratis 7 días de prueba) - La noticia Los supermercados online reaccionan ante la avalancha de pedidos: colas virtuales, entregas limitadas y miles de repartidores contratados fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .