Inicio / Tecno / Participa y gana una tarjeta de regalo de Amazon de 150 euros: solo tienes que enviar tus dudas de los nuevos Samsung Galaxy S20

Participa y gana una tarjeta de regalo de Amazon de 150 euros: solo tienes que enviar tus dudas de los nuevos Samsung Galaxy S20

Tener dudas sobre un smartphone nunca había sido tan beneficioso. Y es que si tienes preguntas relativas a los nuevos Samsung Galaxy S20 y nos las envías, podrás ganar una tarjeta regalo de Amazon de 150 euros. ¿Quieres saber cómo hacerlo?

Desde su presentación hace unas semanas, hemos tenido la oportunidad de probar los nuevos Samsung Galaxy S20, S20+ y el más premium integrante de la familia, el S20 Ultra.

Precisamente hace unos días publicamos el análisis del modelo más premium, donde tildamos al nuevo flagship de bestia gracias a unos cambios muy esperados: un panel de 120 hercios que ofrece una mejorar notable para la interacción con el software, un audio de calidad que refuerza la experiencia multimedia y un módulo con cuatro cámaras capaces de dar la talla en una amplia variedad de situaciones (en la review de Xataka hay una buena muestra de ello).

A nivel técnico cuenta con panel Dynamic AMOLED 6,9" con resolución QHD+, procesador Exynos 990 acompañado de base por 12GB de RAM y 128GB de capacidad, una notable batería de 5.000 mAh, sensor de huellas bajo pantalla, cómbo de cámaras ultra angular, angular, telefoto y zoom, 5G, entre otras características. Pero más allá de las specs, está la experiencia.

Nosotros lo hemos probado a fondo, por lo que si tienes dudas – tanto de este como de los otros Galaxy S20 –, podemos ayudarte a resolverlas. Además, preguntarnos puede tener premio: una tarjeta regalo de Amazon de 150 euros.

Cómo ganar una tarjeta regalo de Amazon de 150 euros

Para resolver tus dudas sobre los Samsung Galaxy S20 y optar a ganar una tarjeta regalo de Amazon de 150 euros solamente tendrás que completar tres acciones a través de Instagram:

  1. Seguir a @xataka en Instagram.
  2. Seguir a a @Samsungespana en Instagram.
  3. Dejar en los comentarios de esta publicación de Instagram una pregunta sobre las dudas que tengas acerca de los tres dispositivos de la gama Samsung Galaxy S20 y la última tecnología 5G con la que vienen equipados. ⁣⁣⁣⁣

Así de fácil. Además, puedes participar todas las veces que quieras, formulando diferentes preguntas. El plazo para participar es hasta el viernes 20 de marzo a las 9 de la mañana y solo es válido para España. Aquí tienes más información y las bases legales.

Sorteo ofrecido por Xataka y Samsung España.

Disney+ rebajado de 69,99 euros a 59,99 euros durante un año: oferta limitada hasta el 23 de marzo

Disney+ rebajado de 69,99 euros a 59,99 euros durante un año: oferta limitada hasta el 23 de marzo

PVP en Disney+ 59,99€


La noticia Participa y gana una tarjeta de regalo de Amazon de 150 euros: solo tienes que enviar tus dudas de los nuevos Samsung Galaxy S20 fue publicada originalmente en Xataka por Eva Rodríguez de Luis .

Chequea también

Polar Grit X, análisis: un todoterreno para hacer deporte al aire libre

El Polar Grit X no es un reloj inteligente al uso. De hecho, basta con sacarlo de la caja para darse cuenta de que va por otros derroteros distintos a los del Apple Watch, Samsung Galaxy Watch y compañía. Este reloj no busca enamorar con su diseño ni su interfaz, sino que quiere convertirse en tu compañero de aventuras, en ese amigo muy puesto en deporte que conoce la ruta al pie de la letra, que sabe cuándo debes darle un bocado a la barrita energética y cuándo estás listo para continuar. Por eso no es un reloj para todo el mundo. He aquí su análisis. Ficha técnica del Polar Grit X POLAR GRIT X DIMENSIONES Y PESO 47 x 47 x 13 mm64 gramos con correa44 gramos sin correa PANTALLA 1,2 pulgadasResolución 240 x 240Always OnGorilla GlassCapa antihuellas GEOPOSICIONAMIENTO GPSGLONASSGalileoQZSS SENSORES Polar Precision PrimeBluetooth LEBrújulaCompatible con sensores externos BOTONES Sí, con grabado RESISTENCIA AL AGUA WR100 REQUISITOS iOS 12 o superiorAndroid 6 o superior BATERÍA 346 mAh PRECIO 429,90 euros Polar GRIT X - Outdoor multisport watch con GPS con Brújula, Altímetro y Durabilidad de Nivel Militar para Practicar trail running, mountain bike, ciclismo - Batería de Larga Duración Hoy en Amazon por 429,90€ Diseño: pesado parece, ligero es Como siempre, empezamos repasando el apartado estético, que a la vista está que se mantiene en la línea del Polar Vantage. La caja es completamente circular y está acabada en acero inoxidable con revestimiento DLC, mientras que la trasera está terminada en composite de calibre 47 reforzado con fibra de vidrio. Está sellada para ofrecer resistencia al agua WR100, por lo que puede valer para nadar, y cumple con lox estándares MIL-STD-810G. En la parte superior tenemos la pantalla y si bien parece que ocupa todo el frontal, lo cierto es que nada más lejos de la realidad. Alrededor del panel hay un enorme marco con un grabado basado en líneas similar a los relojes analógicos. La pantalla en sí tiene un tamaño de 1,2 pulgadas, es decir, 30 milímetros, pero la caja mide 47 x 47 milímetros. Dicho de otra forma, el frontal se podría haber aprovechado un poquito mejor. En Xataka Guía de compra de relojes GPS deportivos (2019): 12 modelos desde 100 euros hasta 660 euros En los laterales tenemos los cinco botones que nos permitirán interactuar con el dispositivo. Es cierto que la pantalla es táctil, pero la respuesta es bastante mejorable y en la práctica ha sido más cómodo usar los botones. De hecho, los botones se sienten realmente bien. No clickean en absoluto, algo que a mí personalmente me gusta, y tienen un relieve muy pronunciado que ayuda a pulsarlos cuando tenemos las manos sudadas o sucias. Dan un pequeño feedback en forma de vibración. Muy sutil, pero muy agradable y útil. Polar ha hecho un trabajo excelente con ellos. Pasamos así a hablar de la parte trasera, donde estás la madre del cordero: el sensor Polar Precision Prime. Sobre su precisión y funciones hablaremos más adelante en el apartado del deporte, pero quedémonos con la idea de que mientras lo normal en los relojes inteligentes es encontrar un sensor con dos o cuatro luces LED verdes, el Polar Grit X tiene cuatro electrodos con cinco luces LED rojas, cuatro naranjas y una verde. ¿El motivo? Que las luces rojas y naranjas penetran mejor en la piel y ayudan a tener más precisión en las mediciones. En cuanto a la correa, a pesar de que puede parecer de hilo trenzado, lo cierto es que es de silicona. El acabado es muy bueno y se siente bien en la muñeca. Hay dos tallas, la S (130-190 mm) y la M/L (145-215 mm), pero en la caja solo está incluida una que en nuestro caso es la M/L, así que es algo a tener en cuenta. Sin embargo, el reloj es compatible con correas estándares de liberación rápida de 22 mm, por lo que se podrá usar cualquier otra correa que haya compatible. El cierre es de hebilla clásico y tiene una doble sujeción que permite mantener el exceso de correa bien atado. No hemos tenido ningún problema ni usándolo en el día a día ni haciendo deporte. El reloj se queda fijo, la correa no se suelta y la experiencia es muy positiva. Además, a pesar de que por fuera tiene ese grabado que emula al acabado en hilo trenzado, por dentro es lisa y muy suave, por lo que sin ser la correa más premium del mercado, está bien conseguida. Llegados a este punto, es posible pensar que el reloj debe pesar una barbaridad. Salta a la vista que es bastante grande y grueso. Pues nada más lejos de la realidad. El Polar Grit X (correa incluida) pesa solamente 64 gramos, algo que se agradece tanto en el día a día como al hacer deporte. Es cierto que su grosor y tamaño hacen que no pase desapercibido, pero no molesta en absoluto. En muñeca se siente cómodo, ligero y luce realmente bien. El único problema derivado de su grosor está al llevarlo mientras dormimos según la postura, pero dependerá de cada persona. Su peso es de tan solo 64 gramos, algo que no aparenta a simple vista y que se agradece En definitiva, si bien no tiene los materiales más premium del mercado, es un reloj bonito, con una marcada estética deportiva y con ciertos elementos que se agradecen, como su reducido peso o el grosor de los botones. Lo único que no nos ha convencido es lo mal aprovechado que está el frontal, ya que tenemos una caja de 47 mm y una pantalla de 30 mm. Por lo demás, es un reloj que sienta bien en muñeca. Pantalla: qué bien se ve y qué poco luce Pasamos así a hablar de la pantalla. Se trata de un panel de 1,2 pulgadas circular que está siempre encendido. No tiene unos colores muy bien conseguidos y no es que sea precisamente llamativa. No es una pantalla como la del Apple Watch, Galaxy Watch Active 2 o Huawei Watch GT 2, en el sentido de que no resulta atractiva a la vista, pero eso no quiere decir que no se vea bien. De hecho, más bien todo lo contrario. Lo que perdemos en colores y atractivo lo ganamos en visibilidad en cualquier situación del día. Da igual que estemos a plena luz del día durante una mañana cordobesa con 40º a la sombra que dando un paseo nocturno. La pantalla se ve perfectamente cuando está "apagada", porque sí, podemos encenderla para conseguir una retroiluminación de fondo, pero no es en absoluto necesario para ver la información durante una carrera. Aunque la pantalla no luce como en otros relojes más enfocados al consumo general, se ve realmente bien en cualquier condición La pantalla, además, tiene una capa antihuellas para evitar que se queden marcadas, y lo cierto es que es de los pocos relojes en los que me he quedado con un buen sabor de boca. No es que no se queden marcadas, porque se quedan, pero no se notan o, mejor dicho, no se aprecian demasiado. Igualmente, yo al menos no he usado tanto la pantalla por un sencillo motivo: la respuesta tiene margen de mejora. Como en todo reloj inteligente, podemos desplazarnos por las diferentes pantallas deslizando hacia los lados, abrir las notificaciones deslizando hacia arriba o los ajustes rápidos deslizando hacia abajo. El problema es que la pantalla no siempre detecta demasiado bien los gestos, incluso con las manos limpias, por lo que en la práctica resulta más útil usar los botones. La interfaz está adaptada para que podamos sustituir los toques en pantalla por pulsaciones en los botones, y sí, es algo pensado para usar el reloj con la manos sucias o mojadas, pero viendo cómo responde la pantalla, mejor acostumbrarse a los botones. En Xataka Smartwatches cuadrados vs redondos: estas son las ventajas que plantean ambos formatos de wearables En lo referente a la personalización, esta brilla por su ausencia. No hay carátulas como en otros relojes, sino que solamente podemos cambiar entre un diseño digital o analógico, cuestión de gustos. A mí me ha convencido más la carátula digital porque permite conocer la hora en un segundo sin pararte a mirar las manillas, pero como digo, dependerá de cada uno. Igualmente, tiene sentido que no haya amplias capacidades de personalización puesto que no es un reloj pensado para el día a día, sino para hacer deporte, y cuando estás sudando mientras corres no es que importe demasiado la watchface. Cabe destacar que la pantalla se puede encender de dos formas: haciendo el gesto de girar la muñeca o pulsando el botón superior izquierdo. El gesto funciona peor de lo que nos habría gustado. Hay veces que haces el gesto y la pantalla ni se inmuta. Si necesitas encenderlas por lo que sea, es más fácil hacerlo pulsando el botón correspondiente. En resumen, la pantalla de Polar Grit X no va a enamorar con sus colores y su viveza, sino que tiene un objetivo claro: que puedas ver tu rendimiento durante una sesión deportiva de un solo vistazo con independencia de las condiciones de luz, y en ese sentido cumple con creces su cometido. No es la mejor pantalla del mercado, pero sí una muy recomendable para deportistas de alto rendimiento. Rendimiento: menos inteligente de lo que parece Toca abordar el rendimiento del dispositivo como reloj inteligente. Más abajo encontrarás una apartado dedicado al deporte. Como smartwatch el Polar Grit X deja un poco que desear. ¿Recordáis que al principio decíamos que no es un dispositivo para todo el mundo? Pues he aquí uno de los motivos. Como compañero de aventuras deportivas es una gozada, pero como reloj inteligente tiene margen de mejora. Por un lado, no se le pueden instalar aplicaciones de terceros. Tiene integración con algunos servicios como Komoot, Nike+, Strava o MyFitnessPal, pero no se le pueden instalar apps desde una tienda dedicada como podría ser el caso de los Fitbit Versa, por ejemplo. Tampoco permite controlar la música, algo que es realmente útil durante una carrera. No digo que tenga que tener una app de Spotify como la Fitbit Charge 4, pero no habría estado de más añadirle una función parecida. Por otro lado, podemos recibir las notificaciones de las apps en la muñeca, pero no se pueden responder ni en iOS ni en Android. De hecho, no se puede elegir qué notificaciones se envían, sino que las manda todas, y eso es un poco... desesperante, sobre todo al usarlo en Android. Por ejemplo, cuando estamos viendo un vídeo de YouTube y pulsamos en la pantalla dos veces para ir hacia delante o hacia atrás se genera un cambio en el reproductor que hay en la cortina de notificaciones. El Polar Grit X entiende este cambio como una notificación nueva y se pone a vibrar. Podemos activar las notificaciones, pero no elegir de qué apps queremos recibirlas. Asimismo, tiene cierto retardo y entre que nos llega la notificación al móvil y la recibimos en el reloj pueden pasar tranquilamente unos cuantos segundos. Si no consultamos la notificación, el reloj nos la vuelve a mandar al recibir una nueva. Digamos que recibimos un mail y a la hora un WhatsApp. Si no hemos descartado el mail, al recibir el mensaje de WhatsApp el reloj nos enseñará el mail y tendremos que desplazarnos hacia abajo para ver el mensaje. En cuanto a las llamadas, podemos recibirlas y rechazarlas o cogerlas. Si las rechazamos, se colgarán y ya, pero si las aceptamos se cogerán directamente en el móvil, así que tendremos que sacarlo del bolsillo o, si tenemos los auriculares puestos, hablar desde ellos. Sobra decir que el Polar Grit X no tiene eSIM ni nada por el estilo, por lo que es totalmente dependiente del móvil para estas cosas. La gestión de las notificaciones tiene bastante margen de mejora Sin embargo, no lo es para la configuración. El reloj se puede sincronizar con la app Polar Flow (Android, iOS) para consultar desde ella todas las métricas, pero se puede usar sin problema sin necesidad de smartphone. No vamos a tener notificaciones y llamadas, evidentemente, pero podemos hacer ejercicio, activar o desactivar todas las funciones, etc., directamente desde el propio reloj. El análisis del sueño es muy detallado. Otra de las funciones interesantes del Polar Grit X es el análisis del sueño. Si lo llevamos mientras dormimos, el reloj analizará nuestras fases del sueño y nos mostrará en la app el tiempo que hemos dormido, cuánto hemos pasado en cada una de estas fases, la continuidad y las veces que nos hemos despertado. Nos dará una puntuación y, además, nos preguntará qué tal consideramos que hemos dormido. Sobre su precisión es difícil hablar porque es difícil hacer un análisis mientras dormimos, pero por las sensaciones globales al despertarme, diría que es más que correcta. Nightly Recharge. Pero además de analizar el sueño, el dispositivo nos ofrece una función llamada "Nightly Recharge". ¿Para qué sirve? Digamos que corremos una maratón. Al hacerlo, estamos poniendo nuestro cuerpo al máximo y necesitaremos descansar antes de volver a hacer ejercicio. Pues el reloj analiza cuánto hemos descansado y nos muestra si, según nuestra forma física, estamos listos o no para hacerlo. Que le hagas caso al reloj o no es cosa tuya, evidentemente. Hacer ejercicio con el Polar Grit X Toca ponerse a sudar, así que hablemos de hacer ejercicio con el Polar Grit X. Hay varias opciones para hacer deporte, pero en su inmensa mayoría son al aire libre, como senderismo, caminata o salir a correr. También hay un modo multideporte, de esquí, de natación y dos modos "generales", que son "Otro outdoor" y "Otro indoor". Si no encontramos un modo que refleje lo que vamos a hacer, esos dos serán los que tendremos que usar. Dicho esto, vamos a poner una caminata de ejemplo. Antes de empezar podemos configurar algunos parámetros, como la ruta a seguir, el ritmo que tenemos como objetivo o un cronómetro de vueltas. Yo, por ejemplo, lo tengo configurado para que me avise cada vez que completo un kilómetro. Cuando empezamos la caminata, la sesión comenzará a grabarse para mostrarse posteriormente en la aplicación. Durante la sesión, el reloj nos muestra las pulsaciones en tiempo real, la distancia recorrida, el ritmo y el tiempo total. En la pantalla inferior accederemos a la inclinación, que nos muestra el desnivel que hemos superado durante la sesión y, más abajo, a las pulsaciones máximas, mínimas y media. Es una información suficiente para tener un conocimiento de la sesión, pero como puedes ver más abajo, en la app (o en la versión web de Polar Flow) hay muchos más datos. Resumen de un entrenamiento ligero en la app Polar Flow. El sensor de ritmo cardíaco, el Polar Precision Prime, es realmente preciso y registra nuestro pulso en tiempo real, captando bien las variaciones conforme avanza la sesión. Eso es posible gracias a los diez LEDs de diferentes colores que hay en la parte inferior. Los colores rojos y naranjas penetran mejor en la piel, por lo que permiten al dispositivo obtener unas métricas más precisas. Es un sensor muy preciso, algo que seguramente aprecien los más sibaritas del deporte. Desde la pantalla principal podremos acceder a un resumen de nuestras sesiones de ejercicio. Dicho lo cual, toca hablar de las funciones especializadas. La primera es "Alimentación", que sirve para que el reloj nos recuerde que tenemos que tomar hidratos de carbono o beber agua. Se puede configurar hasta un nivel absurdo, por ejemplo, que nos avise pasado X tiempo, cuando hayamos llegado a X zona de frecuencia cardíaca y que tomemos X gramos de hidratos. También se puede establecer un recordatorio manual para que nos avise cada X tiempo, tanto para el agua como para los hidratos. Otra función es "Hill Splitter", que será interesante para los que hagan montañismo. Hill Splitter detecta las subidas y bajadas durante una sesión y desglosa nuestro rendimiento por tramos. De esa forma, se puede saber a simple cómo ha variado nuestro pulso y ritmo en función de la inclinación de la ruta. Esta se mide el acelerómetro que incluye el dispositivo. La última es la integración con Komoot. Es una plataforma para aventureros desde la que se puede acceder a rutas de todo tipo. Es interesante porque nos muestra un línea con la ruta que debemos seguir y la distancia hasta el próximo giro. El problema está en que las opciones dependerán mucho de nuestra zona. Además, la cuenta gratis de Komoot permite desbloquear una sola región y habrá que pasar por caja para desbloquear más. En Vitónica En 2020, mejora tu hidratación: cómo hacerlo de forma correcta y los beneficios que traerá a tu salud Son funciones muy interesantes, sin duda, pero muy de nicho. Están pensadas para deportistas más especializados o profesionales si lo queremos llamar así, por lo que un usuario medio no las va a aprovechar en exceso. Por eso decíamos antes que no es un reloj para todo el mundo, sino para deportistas avanzados. Eso explica su precio, por otro lado. A nivel deportista amateur, los dos datos que más nos pueden interesan son que tanto el GPS como el sensor de ritmo cardíaco son muy precisos. Finalmente, es interesante hablar de los ejercicios predeterminados o Fitspark. El Polar Grit X tiene una serie de entrenamientos para todo tipo de usuarios que, si bien no son personalizados, buscan que movamos el esqueleto. Podemos elegir, por ejemplo, una sesión de cardio de 30 minutos, movilidad dinámica de 23 minutos o movilidad estática de 23 minutos. Cada modalidad tiene una serie de ejercicios con iconos animados que nos indican cómo hacerlos. Muy útil para los que no sepan cómo empezar o no tengan una rutina. En lo referente a ergonomía, es cómodo hacer deporte con él porque no pesa nada. Se siente bien y no molesta en absoluto. Lo que sí recomiendo es desactivar las notificaciones antes de empezar a hacer ejercicio, por eso de poder concentrarse en superar nuestras marcas y no estar pendientes de todo lo que pasa en el smartphone. Cuestión de gustos. Autonomía: se nota el GPS En el interior del Polar Grit X tenemos 346 mAh de batería, una cifra que no está mal en el sector de los smartwatches. Su autonomía dependerá de cómo usemos el reloj y la cantidad de ejercicio que hagamos al cabo del día. Si no eres una persona particularmente activa (en cuyo caso hay mejores alternativas a este reloj), la batería puede aguantar unos diez días. En mi caso, saliendo a pasear todos los días, alguna carrera y llevándolo siempre enlazado al móvil, la batería me ha durado entre seis y siete días. Con uso moderado, la batería aguanta entre seis y siete días, bastante menos si explotamos el GPS al máximo Ahora bien, cuidado con las sesiones largas de ejercicio. El GPS consume mucha batería y es algo que se nota. Para que nos hagamos una idea, Polar afirma que con el GPS activado la batería aguanta 40 horas. No he tenido ocasión y tampoco soy Hércules como para correr 40 horas seguidas, pero la batería se agota más rápido cuando hacemos un entrenamiento porque está refrescando el GPS una vez por segundo. ¿Punto positivo? Se carga realmente rápido, en alrededor de una hora. Para ello, hay que colocar el reloj sobre su propia base en una posición concreta. Hay una muesca en la parte inferior del reloj que debe coincidir con la de la base. No es la forma más cómoda porque no puedes soltarlo sobre la base y ya, pero es algo a tener en cuenta. Polar Grit X, la opinión de Xataka El Polar Grit X es un smartwatch para deportistas muy deportistas. Tiene un amplio abanico de funciones y métricas que solo los usuarios más avanzados sabrán aprovechar para mejorar su rendimiento, pero que para un usuario medio o deportista casual pueden resultar superfluas. Una de las más claras es "Alimentación". Es un reloj de nicho y cuyo precio quizá sea más elevado de la cuenta para los más amateurs, entre los cuales me incluyo. Es cómodo de llevar, ligero, bonito y con una estética eminentemente deportiva. No es precisamente disimulado, pero tampoco es algo que importe demasiado cuando estás haciendo senderismo. La pantalla, si bien no luce igual de bien que otros dispositivos en su rango de precio más enfocados al consumo general, digamos el Apple Watch, se ve realmente bien a plena luz del día. Cumple su objetivo con creces. Hay margen de mejora en la respuesta, pero los botones funcionan tan bien que acaba siendo innecesario tocar la pantalla. El Polar Grit X no es un smartwatch para todos los usuarios, sino para los deportistas más avanzados El rendimiento es correcto y la autonomía suficiente. No es tan alta como otros relojes muchos más baratos, véase el Huawei Watch GT 2e, pero es cierto que la precisión del GPS es mucho más alta y que la precisión del ritmo cardíaco brilla por sí misma. De hecho, me atreverá a decir que su elevado precio se justifica con la sensórica y funciones deportivas, que poco o nada tiene que ver con otros relojes inteligentes convencionales. Y hablando de precio, el Polar Grit X vale 429,90 euros. Si buscas un reloj inteligente al uso, lo que comúnmente se conoce como smartwatch, hay mejores opciones más baratas y con más funciones para el día a día. Si eres un deportista avanzado que busca tenerlo todo bajo control, entonces quizá sí merezca la pena. 8,1 Diseño8 Pantalla7,5 Software8,5 Autonomía8,5 Interfaz8 A favor El enorme abanico de funciones pensadas para los más deportistas La pantalla se ve realmente bien a plena luz del día La precisión de las mediciones En contra La pantalla no siempre responde bien. La gestión de las notificaciones es bastante mejorable Su precio es alto Polar GRIT X - Outdoor multisport watch con GPS con Brújula, Altímetro y Durabilidad de Nivel Militar para Practicar trail running, mountain bike, ciclismo - Batería de Larga Duración Hoy en Amazon por 429,90€ Este producto ha sido cedido para la prueba por parte de Polar. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas. - La noticia Polar Grit X, análisis: un todoterreno para hacer deporte al aire libre fue publicada originalmente en Xataka por Jose García .

El futuro de Alien y Predator está en la “cámara acorazada” de Disney: el catálogo de Fox, paralizado

La táctica de la "camara acorazada" ha sido tradicionalmente una de las grandes estrategias de Disney para revalorizar su catálogo. En los tiempos de gloria de los formatos domésticos esta metafórica caja fuerte servía para retirar de circulación clásicos de la compañía y convertirlas en objeto de deseo durante años. Con la masificación de las plataformas de streaming, ha dejado, en parte, de tener sentido: poseer el DVD de una película ya no es la única forma de acceder a ella. Por otra parte, la compra de Fox por parte de Disney está, de momento, cumpliendo pocas de las expectativas iniciales de los fans. En el mundo ideal del fandom, se soñaba que franquicias como 'El planeta de los simios', 'Alien' o 'Predator' incluso pudieran pasar a formar parte de los universos de ficción de Marvel o 'Star Wars', o al menos recibir nuevas entregas en sus sagas. En el peor de los casos, la lógica comercial parecía indicar que, como mínimo, esas importantes franquicias de Fox, sumadas a otras como 'La Mosca', 'La jungla de cristal' o '28 días después' recibirían el tratamiento de clásicos modernos que merecen, con nuevas reediciones, versiones y celebraciones de su legado. Todo conjeturas que finalmente no han llegado a ningún sitio concreto. Los únicos productos Fox a los que de momento parece prestar atención Disney son los que atañen directamente a su plan de negocio. Por un lado, las películas vinculadas al Universo Marvel (es decir, las de los universos de X-Men y Cuatro Fantásticos... y no todas, porque 'Deadpool' y 'Logan', por ejemplo, no entran en Disney+ por su calificación de edades). Y por otro, 'Los Simpson', una baza comercial infalible que además genera abundantes dividendos con merchandising y productos derivados. En Xataka Disney+ adelanta el lanzamiento de 'Star Wars: El ascenso de Skywalker': estas son las consecuencias de una decisión sin precedentes Esta actitud ha hecho que salten las alarmas: ¿ha puesto en marcha Disney su técnica de la Cámara, ahora aplicada también a las películas de Fox? Y sobre todo, ¿cómo afectaría eso a las dinámicas de distribución y explotación de las películas clásicas de esta compañía? Para empezar tenemos que revisar qué es la Cámara y cómo funciona, y si Disney+ ha cambiado en parte esta política. La clave de la Cámara La Cámara (o The Vault, como se la conoce en inglés) no existe de verdad: hace referencia, simplemente, a cuando Disney retiraba de la distribución de forma periódica algunas de sus películas para revalorizarlas y, siete u ocho años después, las relanzaba con renovados bríos (y similar éxito). Es el famoso "Por tiempo limitado" que acompañaba imperturbable a relanzamientos en VHS y DVD de clásicos animados de la compañía. Y efectivamente: esa película estaba un par de años en las tiendas hasta que desaparecía de nuevo. No hay que remontarse al formato doméstico para encontrar los orígenes de esta práctica, sino, de hecho, a los primeros pasos de Disney: el reestreno de 'Blancanieves y los siete enanitos', el primer largometraje animado de Disney, fue en 1944, siete años después de su estreno original en 1937. Por entonces tenía aún más lógica que en tiempos del VHS. En siete años el público infantil, potenciales espectadores de la película, se renovaba por completo. Cuando llegó el mercado del vídeo doméstico en los ochenta, el director de la compañía, Roy Disney, desconfiaba de sus posibilidades: creía que si la gente compraba las películas y las tenía en casa, los reestrenos en cines y las reemisiones en televisión no funcionarían, y de ahí los largos periodos, de poco menos de una década, durante los que las películas iban desapareciendo de forma escalonada. Estos experimentos arrancaron con 'Pinocho' en VHS, que inicialmente costaba 80 dólares. Cuando accedieron a rebajarla a 30 por tiempo limitado, fue un superventas, y le siguieron 'La Bella Durmiente' y 'Cenicienta'. De ahí Disney aprendió las ventajas de no saturar el mercado y de dotar a sus películas de cierta categoría exclusiva. No todas las películas de animación Disney están en la Cámara y no todas cumplen estos plazos. Por ejemplo, 'Fantasía' pasó varias décadas sin poder ser vista, lo que convirtió su reestreno en un acontecimiento. Y por el contrario, 'Alicia en el País de las Maravillas' y 'Dumbo' rara vez son retiradas del mercado. Y con el tiempo, el estricto control de Disney cuando la única forma de ver sus películas era en VHS y DVD se ha relajado con la aparición de según qué prácticas comerciales. Por ejemplo, Amazon compraba cantidades monstruosas de sus lanzamientos para cuando llegaran los momentos de escasez, lo que obligó a Disney a suavizar sus criterios. Y está, por supuesto, la llegada de Disney+. Con ella, Disney se plantea que quizás la maniobra comercial más ventajosa que tiene a mano es la de ofrecer a los suscriptores su catálogo completo de clásicos, de los imprescindibles animados a las secuelas directas a vídeo. La carnaza física para coleccionistas pasa a segundo plano ante el desplazamiento del público hacia un nuevo escenario de distribución de clásicos. Problemas en los reestrenos de Fox La cuestión ahora es: ¿qué sucede con todo el catálogo de Fox? ¿Va a pasar por la Caja Fuerte de Disney? Está claro que Disney va a empezar a explotar aquellas películas del catálogo de la productora (que ahora se llama simplemente 20th Century Studios, dejándose el icónico Fox por el camino, aunque el logo no ha desaparecido de las versiones, por ejemplo, de Disney+) que más se ajustan a sus intereses. Por ejemplo, estos son algunos casos de películas de antiguas películas de Fox que ahora andan por Disney+ y que, en muchos casos, no han desaparecido del circuito del vídeo doméstico en formato físico: 'Solo en casa', 'Garfield' y secuela, 'Carlitos y Snoopy, La película de Peanuts', 'Ice Age', 'Ferdinand', 'Noche en el museo', 'Doce en casa', 'El diario de Greg'... Es decir, producciones familiares o directamente de animación que no desentonan en el catálogo de Disney+, la plataforma donde se aglutina la nueva estrategia doméstica de la Casa del Ratón. 'Solo en casa', una de las películas familiares de Fox disponibles en Disney+ Del resto pocos más datos concretos se saben, aunque cines especializados en reestrenos han empezado a alzar la voz de alarma acerca de la silenciosa retirada de la disponibilidad de clásicos de Fox. El Mayfair Theatre de Ottawa, especializado en reestrenos, hablaba en este artículo de Bloomberg de dos ejemplos clásicos de su cartelera: 'Rocky Horror's Picture Show', que proyectan mensualmente, y 'La jungla de cristal', que vuelve cada Navidad. Ambas han dejado de estar disponibles para el circuito de salas, e incluso para redifusiones televisivas. Disney parece carecer de una política unificada y de explicaciones oficiales, al menos de momento En todos los casos se habla de una posición no oficial por parte de Disney, pero clara. Este artículo de Vulture habla de una "retirada silenciosa" del catálogo de Fox de la disponibilidad para cines y eventos, y cuenta el caso del organizador de unos maratones de terror de Ohio que no pudo acceder a dos clásicos como 'La profecía' y 'La mosca',, entre otros. Una situación que, al parecer, se comentó desde semanas antes en grupos de distribuidores estadounidenses. La razón oficial que recibieron por la falta de disponibilidad fue tan esquiva como "Nuestro contacto de reservas de la Fox nos ofreció una breve disculpa por no poder reservar más títulos de repertorio para la sala". El artículo de The Vulture enumera un sinfín de casos, todos en Estados Unidos, y también subraya significativas diferencias entre zonas y estados dentro del propio país. Disney parece carecer de una política unificada y de explicaciones oficiales, al menos de momento (Los Angeles Times, por ejemplo, recabó el ejemplo de una sala a quien Disney dijo, directamente, que el estudio ya no daría licencias de sus viejas películas para cines. Hay que tener bien presente, también, que con la actual situación de crisis para las salas de todo el mundo, posibles movimientos estratégicos de Disney en ese sentido pueden haberse paralizado, y habrá que esperar para ver decisiones específicas en esta dirección. En España, pocas novedades con Fox Pero ¿qué sucede en un país como el nuestro, donde los cines de reestreno no son tan habituales y a menudo la exhibición esquiva los cauces legales? Hemos preguntado a unos cuantos nombres propios de la distribución y la industria cinematográfica, y las conclusiones son claras: de momento, no hay una posición oficial de Disney al respecto. La propia Disney España no nos ha hecho ningún comentario, y nos pusimos en contacto con Park Circus, distribuidores de Fox en distintos países de Europa. La respuesta fue ambigua: "no estamos en posición de hacer comentarios dado que algunas de las transiciones tras la compra de Fox por parte de Disney aún no han finalizado". En Xataka Así queda el calendario de los próximos estrenos Marvel después de los últimos retrasos Hemos hablado a su vez con un par de festivales y salas más: la dirección del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Sitges nos comenta que de momento no han tenido problemas con el catálogo de Fox. En el lado opuesto del espectro, salas de reestreno pequeñas como la Artistic Metropol de Madrid nos dicen que solo tratan con distribuidoras más pequeñas, ya que "no hemos podido exhibir películas de Fox porque la sala no entra dentro de su política ni la propia proyección dentro de sus requerimientos técnicos". Una sala de Madrid que también proyecta reestrenos y que nos ha pedido que no mencionemos su nombre nos cuenta que "Disney siempre resulta complicada", y no proporcionan copias. "Fox era algo más accesible y cercana" a una productora convencional, nos cuentan, pero han dejado de contactar con ellos a raíz de la compra de Disney, lo que en cualquier caso nos lleva de nuevo al callejón sin salida de Park Circus. Cabe recordar que, desde la compra, Disney ha aglutinado y centralizado todas las comunicaciones de Fox, como por ejemplo, el anuncio a prensa del próximo estreno de la serie 'Just Beyond' en Disney+... producida por 20th Century Fox Television. Finalmente hablamos con Angel Codón, del podcast 'Tiempo de Culto', que también organiza proyecciones de películas clásicas como la de 'Jungla de Cristal', cuyo anuncio está sobre estas líneas. Es él quien nos desvela algunos vaivenes en la política de la productora: tras la compra, Disney comunicó a 'Tiempo de culto' que "se cortaba el grifo al 100%". Un mes más tarde, sin embargo (en un proceso que se vio interrumpido por la pandemia), la postura de Disney cambió: "la gente de mk2 -cadena de salas francesa que en Madrid tiene salas como las del Palacio de Hielo- habló con ellos y en principio a Disney no les interesaba [retener] ese material y no iban a poner problemas. Eso sí, desde ahora todas las peticiones se iban a resolver una a una". Es decir, Disney va a estar encima de todo lo que distribuye de Fox, atendiendo a cada solicitud de redifusión. ¿A qué se debe el cambio de actitud? De nuevo, no hay posicionamiento oficial, pero Codón nos cuenta que intuye que quizás "Disney no quería hacerse odiar demasiado con contenido viejo de otras compañías". Todo porque, nos cuenta, "creo que se levantó mucho odio preventivo" ante un posible bloqueo del catálogo de Fox. Conviene recordar que toda esta cuestión ha quedado paralizada de forma natural a causa de la pandemia. El cambio de nombre a 20th Century Studios, la desaparición en plataformas de streaming de películas de Fox para adultos (aunque no en VOD para alquiler y venta, donde los clásicos de la compañía siguen visibles) son pequeñas señales que hacen pensar que la situación con el catálogo de la compañía puede volver a experimentar cambios en un futuro cercano. Próximo capítulo: cuando los efectos de la pandemia empiecen a disiparse y retomemos aquella normalidad en la que unas corporaciones del entretenimiento devoraban a otras. - La noticia El futuro de Alien y Predator está en la "cámara acorazada" de Disney: el catálogo de Fox, paralizado fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .