Inicio / Tecno (página 30)

Tecno

Tecnología en Gral

Empezar con Arduino: qué placa y kits de iniciación comprar

Has oído Arduino y te ha picado el gusanillo. Bajo el término Arduino se engloba la placa de circuito impreso, lenguaje de programación y la comunidad en torno a ella que comparte experiencias y proyectos de lo más variados. Arduino es el máximo exponente del movimiento maker, una cultura donde el autoaprendizaje, la tecnología barata y el creciente peso del Internet de las Cosas se dan la mano. Si quieres empezar con Arduino, en este artículo encontrarás una guía de compra con los tipos de placa Arduino más recomendables para principiantes y kits de iniciación. Antes de empezar: ¿Arduino oficial o genérico? Un vistazo a la web oficial de Arduino nos devuelve la friolera de 24 placas oficiales Arduino. Una cifra que se queda corta si tenemos en cuenta que Arduino es un proyecto de open source y open hardware, esto es, que cualquiera tiene acceso a la tecnología para replicarla y modificarla. Esta es una de sus mayores bazas, ya que su versatilidad y adaptabilidad posibilita que sirva como punto de inicio para proyectos de toda índole. Para que te hagas una idea, la placa Arduino Lilypad sirve para el desarrollo de ropa inteligente y otros wearables. Sin embargo, a nivel principiante se traduce en que aunque tengamos claro qué tipo de placa necesitamos, podremos encontrarla a la venta bajo la marca oficial de Arduino pero también a través de otras marcas mediante modelos genéricos. Los creadores de Arduino, Massimo Banzi, David Cuartielles, Tom Igoe, Gianluca Martino David Mellis y Herando Barragán, buscaban crear una herramienta simple y barata para proyectos digitales entre estudiantes Una de las premisas que auspiciaron el nacimiento de Arduino es que fuera una placa barata, de hecho la producción de la primera placa Arduino costaba menos de 30 euros por unidad. Con el éxito del proyecto y la lógica de la economía de escala, los costes han ido descendiendo hasta los 20 euros que cuesta el modelo más popular, la Arduino UNO oficial. Sin embargo, gracias a los modelos compatibles es posible encontrar placas todavía más asequibles. Comprar un modelo genérico no es un problema, de hecho algunas de estas placas Arduino genéricas funcionan genial, si bien suelen requerir la instalación de drivers adicionales (aquí puedes conseguir el driver CH340 que puedes conseguir aquí) para que tu ordenador las reconozca. Otra cuestión que puede surgirte al buscar una placa Arduino proviene de la denominación “Genuino”. ¿Será Genuino otra marca compatible de Arduino? Pues no, Arduino y Genuino son lo mismo, solo que por una cuestión de registro de marcas, Arduino hace referencia a las placas originales en Estados Unidos y Genuino a las placas originales en el resto del mundo. Así que si te encuentras con una placa Arduino o Genuino has de saber que se trata de una placa oficial. En Xataka Qué comprar y leer para empezar con Arduino Qué placa Arduino elegir Con lo anterior claro, es momento de ver en qué se diferencia una placa Arduino de otra y cuál se ajusta mejor a lo que necesitamos. Las diferencias entre una placa Arduino u otra radican en el tamaño, la conectividad, cuántas entradas/salidas disponen (y si estas son analógicas o digitales) y especificaciones a nivel de hardware como por ejemplo la memoria interna. La web oficial de Arduino lista 4 modelos como indicados para principiantes : Arduino UNO, Arduino Leonardo, Arduino 101 y Arduino Explora. La más común con diferencia es la placa Arduino UNO. No obstante, creemos interesante incluir también los modelos Arduino Zero, una placa para aquellos que requieren más potencia gracias a contar con más CPU, RAM y memoria interna, y la Arduino Mega, con 54 entradas digitales para aquellos que así lo requieran. En la siguiente tabla encontrarás las principales diferencias entre unas placas y otras en cuanto a especificaciones, no obstante más adelante detallaremos para qué conviene más uno u otro modelo: Nombre Procesador Voltaje operación/ entrada Velocidad CPU Entradas/ salidas analógicas Entradas/ salidas digitales EEPROM SRAM (kB) Flash (kB) USB UART Uno ATmega328P 5 V / 7-12 V 16MHz 6/0 14/6 1 2 32 Regular 1 Leonardo ATmega32U4 5 V / 7-12 V 16MHz 12/0 20/7 1 2.5 32 Micro 1 101 Intel Curie 3.3 V/ 7-12V 32MHz 6/0 14/4 - 24 196 Regular - Esplora ATmega32U4 5 V / 7-12 V 16MHz - - 1 2.5 32 Micro - Arduino Zero ATSAMD21G18 3.3 V / 7-12 V 48 MHz 6/1 14/10 - 32 256 2 Micro 2 Mega 2560 ATmega2560 5 V / 7-12 V 16 MHz 16/0 54/15 4 8 256 Regular 4 En Xataka 13 proyectos asombrosos con Arduino para ponerte a prueba y pasar un gran rato Placa Arduino Uno Como ya hemos explicado anteriormente, la placa Arduino Uno es la más popular y de hecho es la que encontrarás en la mayoría de kits de iniciación. El modelo Uno se considera la base a partir del cual incorporar diferentes configuraciones para crear otras placas. Tiene el tamaño de una tarjeta de visita, dispone de 14 pines digitales y 5 analógicos y requiere 5 Voltios para funcionar. Puedes alimentarla con un cable USB o con adaptador de corriente. Monta el procesador ATMEGA328P con 32Kb de memoria donde podrás guardar el código de tu proyecto, una capacidad bastante discreta para es estándar actual, razón por la cual si te pillas el gusto a Arduino tarde o temprano se te quedará corta. Además a largo plazo también podrías verte limitado tanto por la cantidad de pines como por la memoria para ejecutar procesos (SRAM) y la de almacenar variables (EEPROM). Sin embargo, para aprender es perfecta ya que integra suficientes funciones para comenzar, es barata, hay una gran cantidad de material en internet para aprender con este modelo. Arduino Uno Rev3 original En Amazon por 23.20€ Placa Arduino Leonardo La placa Arduino Leonardo es bastante similar a la Uno en apariencia. Integra el microcontrolador ATmega32u4 y cuenta con 20 pines de entrada y salida digitales, un cristal oscilador de 16MHz, una conexión micro USB, jack de alimentación opcional y un botón de reinicio. Más allá de las diferencias técnicas, lo que diferencia a la Arduino Leonardo es que la propia placa nos permite emular un teclado, ratón o joystick. Es decir, que al conectarla a un ordenador este la puede identificar como uno de los periféricos nombrados. Lo más interesante de esta caracteristica es que por ejemplo podrías crear tu propio teclado. Arduino Leonardo - Controlador de periféricos (USB, 16 MHz) En Amazon por 46.00€ Placa Arduino 101 La placa Arduino/Genuino 101 es una placa con base en la Arduino Uno desarrollada por Arduino e Intel. Este modelo integra el procesador Intel Curie, especialmente diseñado para para proporcionar alto rendimiento con un bajo consumo de energía. La placa Arduino 101 incorpora el estándar Bluetooth de baja energía (BLE), acelerómetro de seis ejes y un giroscopio, unas funcionalidades muy interesantes para proyectos IoT (por ejemplo para wearables o domótica) que puedan ser controlados desde el teléfono. Kit de iniciación para genuino/Arduino 101 con tutoriales En Amazon por 144.07€ Placa Arduino Esplora La placa Arduino Esplora (47,84 euros) procede de la Arduino Leonardo, de hecho ambos comparten características como el microcontrolador y la propiedad de actuar como teclado, joystick o ratón. La principal diferencia entre la Esplora y el resto es que esta lleva sensores integrados y listos para entrar en acción. Así, la Arduino Esplora integra micrófono, avisador acústico, potenciómetro lineal, sensor de temperatura, acelerador de 3 ejes, LED RGB, 4 pulsadores y un joystick analógico. Además dispone de 4 agujeros para fijarla a una carcasa. Adicionalmente podemos incorporarle un panel LCD TFT a través de un conector. Por su sencillez, se orienta para aquellos usuarios que quieran empezar en Arduino sin necesidad de aprender demasiada electrónica. Como ves, la Arduino Esplora es practicamente un kit en si misma. ARDUINO - Esplora En Amazon por 42.34€ Placa Genuino zero La Genuino Zero (56,79 euros)es una evolución más potente de la placa Uno. Este modelo proporciona más rendimiento gracias a microprocesador SAMD21 de Atmel, con núcleo ARM Cortex, lo que permite mayor procesamiento. También permite programar otros dispositivos al admitir un puerto COM. La Zero es una herramienta potente para aprender a desarrollar apps de 32 bits y también constituye la base de proyectos para IoT, wearables, automatismos, robótica, etc. Ojo, porque a diferencia de la Uno y otras placas populares, la Zero trabaja con un voltaje de 3,3 V. Una modificación de esta placa es la Zero MKR (26,90 euros), un modelo más pequeño con la misma potencia y conector SD integrado que permite reproducir archivos de música sin hardware adicional. Arduino MKR Zero (I2S Front & SD for Sonido, Music & Digital Audio Data), abx00012 En Amazon por 26.90€ Placa Arduino Mega Si la Arduino Uno se te queda corta en potencia o en pines, la Arduino Mega es su hermano mayor. Aunque en el mercado puedes encontrar la “Mega” a secas, la Arduino Mega 2560 (27,91 euros es su versión mejorada. Como sucede con Arduino Uno, aquí también es posible encontrar modelos genéricos como este de ELEGOO (13,99 euros). Obviamente se trata de un modelo algo más caro, pero integra el microprocesador ATmega2560 (más potente), una memoria flash de 256 kB , 8 KB de RAM y 70 pines, entre analógicos y digitales. A nivel de espacio, es capaz de almacenar programas cuatro veces más grandes. Como la Uno, se alimenta con un voltaje de 5 Voltios, algo que puedes hacer de forma independiente o también conectándola a un ordenador. La Arduino Mega 2560 está diseñada para proyectos más complejos que la placa Uno, por ejemplo para robótica e impresión 3D. Arduino Mega 2560 R3 - Microcontrolador En Amazon por 27.91€ ¿Una placa a secas o un starter kit? Si ya tenemos claro qué placa necesitamos e incluso nos hemos atrevido a comprarla, podemos encontrarnos con la desoladora imagen de sacarla de la imagen y ver que no podemos hacer nada. Un Arduino es relativamente asequible para integrar en proyectos, pero servirá de poco si no tenemos en casa otros componentes electrónicos más allá de la placa. No hablamos de herramientas como los alicates, destornillador o multímetro (que nos vendrán genial), sino de resistencias, luces LED, sensores varios, motores y servomotores, pulsadores e interruptores... si es nuestro caso, ni te lo pienses: compra un kit completo. Los kits están indicados para principiantes, de forma que podamos experimentar y descubrir todo lo que podemos hacer con una placa Arduino. Teniendo esto en cuenta, encontraremos kits con placas Arduino Uno y algunos con Mega. Aquellas placas orientadas a proyectos IoT, wearables o robótica como la 101 o la Zero se venden por separado ya que lo habitual es que tengamos claro qué proyecto queremos llevar a cabo y en base a eso, compremos el resto de componentes El starter kit oficial de Arduino con Arduino Uno cuesta 79,90 euros (impuestos y envío aparte) en la web oficial y de 77,90 euros en Amazon. Este completísimo kit incluye manual en español con 15 proyectos básicos y más de 100 componentes como la placa Arduino UNO, cables, protoboard, servomotor y motor, LEDs de varios colores, fototransistories, potenciómetros, pulsadores, pantalla LCD, condensadores, entre otros. Con este kit te aseguras de tener todo lo suficiente para aprender con Arduino y realizar una enorme cantidad de proyectos. A la larga, cuando tengas tus propias ideas, terminarás comprando aquellos componentes que necesites de forma individual. Del mismo modo que existen placas genéricas, también hay disponibles en mercado kits de iniciación compatibles, como por ejemplo los populares kits de ELEGOO (30,99 euros) o este de Kuman (24,99 euros). En estos kits es bastante común que una vez saques todo del maletín luego no puedas volver a meterlo en su sitio (yo nunca he podido) y que alguna luz o resistencia no funcionen, pero por su precio y utilidad merecen mucho la pena. Si quieres un kit con la placa Arduino Mega, tienes que recurrir a marcas chinas como Kuman (28,99 euros) o ELEGOO (54,99 euros), ya que no existe kit oficial para esta placa. Arduino starter kit para principiantes K030007 [manual en español] En Amazon por 76.20€ Más allá del modelo original y de los kits anteriormente mencionados, una alternativa interesante tanto para jóvenes como para adultos es el Zum Box de Bq 109,90 euros, un pack bastante didáctico (está orientado a niños, pero es magnífico para iniciarse) que destaca por integrar piezas robustas y bien señalizadas para empezar sin miedo a quemar un componente por conectarlo erróneamente. Este kit integra un portapilas, placa Arduino BQ Zum Core (como la Uno), 2 sensores de infrarrojos, 1 pulsador, 2 sensores de luz, 1 zumbador, 1 sensor de ultrasonidos, 2 LEDs, 2 miniservos, 1 cable micro-USB y 2 servos de rotación continua. Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores. También te recomendamos Nintendo Labo: las nuevas experiencias interactivas para la Switch son juguetes hechos de cartón 46 proyectos makers para hacer en verano con Arduino y Raspberry Pi Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia Empezar con Arduino: qué placa y kits de iniciación comprar fue publicada originalmente en Xataka por Eva Rodríguez de Luis .

Leer más »

Los pasados del futuro: cómo la ciencia cambia (constantemente) nuestra forma de ver los dinosaurios y el pasado en general

Una de las delicias más desconocidas de Londres son los dinosaurios de Crystal Palace. A mediados de un siglo XIX que nos tenía borrachos de progreso, el príncipe Alberto, el marido de la Reina Victoria, quiso reunir todos los avances de la humanidad en un solo lugar: en un enorme palacio de hierro fundido y cristal que se levantó en mita del Hyde Park londinense. Tras la ‘Gran Exposición de los trabajos de Industria de todas las naciones”, los británicos le habían cogido tal cariño al Crystal Palace que decidieron desmontarlo y volverlo a montar unos kilómetros más al sur de la ciudad. Pero el palacio no se fue solo: en 1854 se instalaron unas enormes esculturas que trataban de representar dinosaurios y otros animales extintos. El término clave aquí es “trataban”. Aunque Benjamin Waterhouse Hawkins y Richard Owen hicieron todo lo posible para garantizar la rigurosidad científica de las esculturas, vistas desde hoy son lo que en términos paleontológicos llamaríamos un “sinsentido monumental que no hay por donde cogerlo”. Aquí en Xataka hemos hablado mucho de retrofuturismo siguiendo aquel viejo adagio ciberpunk de que “el futuro influye más en el presente que el pasado”. Sin embargo, si, como muestra Juan Ignacio Pérez, el futuro ha cambiado mucho, el pasado no se queda atrás. La imagen del saurio El caso de los dinosaurios es conocido porque Jurassic Park lo ha hecho popular reiteradamente. A día de hoy, sabemos con mucha seguridad que esos enormes bichos que gobernaban la Tierra en el mesozoico tenían plumas. Pero es una información que llegó demasiado tarde como para poblar de Tiranosaurios rex emplumados con llamativos colores nuestras pesadillas. Ocurre algo similar con las estatuas griegas que, en un su momento, estaban pintadas de alegres colores. Nada que ver el aspecto serio y perlado que manejan en la actualidad. En parte, ese problema empezó a fraguarse en Londres en la década de 1870. No hizo falta ni que acabara la década para que las esculturas de Hawkins quedaran completamente desfasadas. En 1878, el descubrimiento de 38 esqueletos completos desmontó las ideas que había encima de la mesa, pero sin registro fósil con el que comparar tampoco consiguieron avanzar demasiado. Para después de la segunda guerra mundial, los dinosaurios eran bestias lentas, torpes y abotargadas cuya forma dependía del animal no extinto que los artistas o investigadores tomaran como referencia. No fue hasta 1964 cuando los hallazgos de John Ostrom mostraron que los dinosaurios podían ser “armas letales” rápidas y certeras. Eso fue mucho más fácil de asumir que lo de las plumas, claro (y eso que los primeros indicios datan ya de 1864) porque son cosas que han pasado a convertirse en parte del imaginario cultural. Tamaño del Lisowicia bojani Un imaginario que no deja volverse cada vez más endeble. Esta semana, por ejemplo, hemos descubierto que hace 210 millones de años — justo cuando los dinosaurios alcanzaban su mayor tamaño — teníamos un antepasado (primo, más bien) de los mamíferos del tamaño de un elefante. Algo que hasta ahora no creíamos siquiera posible. Esto me ha hecho pensar no tanto en “los futuros del pasado” como en “pasados del futuro”. Es decir, en cómo verán el pasado los que están por venir. Los pasados del futuro No, no voy a dar rienda suelta al Dronte más prospectivo. Pensar en los “pasados del futuro” es una forma de contener nuestra forma de entender las conclusiones que extraemos sobre el pasado y, sobre todo, las polémicas que trazamos sobre él. Como dice Javier Arcos, es “una piedra con la que se tropieza una y otra vez en historia de la ciencia”. Se repiten constantemente las polémicas durísimas sobre datos muy escasos que, en cuestión de años, se resuelven de forma sencilla gracias a la tecnología. El ejemplo más reciente es cómo el trabajo de Hahn y Kern destroza la teoría neutralista de la evolución molecular que ha imperado en el campo durante los últimos 50 años. Los biólogos evolutivos han enfatizado la importancia de las mutaciones neutrales en el ADN; es decir, creían que la mayoría de mutaciones no eran ni mejores ni peores que lo que sustituían. Luego vinieron los datos genéticos reales y el consenso se vino abajo. Esto, como decía, es el pan nuestro de cada día. No sería un problema si muchos de los mitos más vivos de la actualidad no estuvieran construidos sobre los restos del naufragio de viejas teorías científicas. Y es algo que, según muchos filósofos de la ciencia, es irresoluble. En 1981, Larry Laudan publicó con su “Refutación del realismo convergente” la defensa más interesante que tenemos de la llamada “inducción pesimista”. La inducción pesimista nos dice que «la propia historia de la ciencia proporciona innumerables ejemplos de teorías empíricamente exitosas que fueron rechazadas; desde perspectivas posteriores, no pueden ser considerados como verdaderas ni siquiera aproximadamente verdaderas». No se trata de una invitación a caer en el relativismo, sino a tener en cuenta la naturaleza provisional de la ciencia. Y eso que hablamos de nuestro mejor sistema para conocer el mundo. También te recomendamos Este es el pez carnívoro más antiguo del mundo: vivió hace 150 millones de años y se parece mucho a nuestra pirañas Jack Horner, el paleontólogo que sueña con caminar entre dinosaurios Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia Los pasados del futuro: cómo la ciencia cambia (constantemente) nuestra forma de ver los dinosaurios y el pasado en general fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

Los 13 productos del “cementerio Google” que ya no están y que siempre echaremos de menos

Google ha creado muchos productos y servicios a lo largo de su historia, pero algunos de ellos se han quedado en el camino. El cementerio Google está repleto ya de lápidas de desarrollos que no cuajaron o que acabaron formando parte de otros productos que sí han llegado a nuestros días. De todos ellos —aquí hay una buena lista— hay algunos que echamos más de menos que otros, y aunque en algunos casos han aparecido alternativas, en otros el vacío que han dejado es patente. Este es un pequeño homenaje a todos esos servicios que desaparecieron para (casi) no volver. Google Reader Es probablemente el que más echamos todos de menos. El lector RSS por excelencia deaspareció en 2013, y lo hizo dejando un vacío que afortunadamente fue ocupado rápidamente por alternativas como Feedly o Inoreader. A pesar de ello, el lector de feeds RSS de Google fue durante años un compañero inseparable de millones de usuarios que consultaban la actualidad de una forma cronológica imperturbable que nunca necesitó algoritmos que decidieran qué cosas había que ver antes que otras. Lo más nuevo siempre estaba arriba, y eso daba una paz mental que echamos mucho de menos en esta era de los feed de Twitter o Facebook. Google+ La red social que pudo ser y nunca fue quizás intentó demasiado parecerse a unos y superar demasiado a otros. El desarrollo se convirtió en centro de buena parte de la estrategia de una Google que quiso meternos a Google+ hasta en la sopa, y eso acabó siendo una de las razones de que muchos acabaran cansados de ella. Aún así, en Google+ seguían reuniéndose muchos usuarios que encontraron en esta plataforma un útil punto de reunión. Aún le quedan unos meses de vida y es posible exportar los datos que tengáis allí, pero el último intento de Google por rivalizar con Facebook en este ámbito dirá adiós definitivamente en 2019. Inbox Otro servicio que aún sigue disponible, pero no lo estará por mucho tiempo. Esta "vuelta de tuerca" del correo electrónico trató de cambiar nuestra forma de trabajar con este estándar, y aunque algunas de sus ideas han acabado heredándose en Gmail, el producto era quizás algo complejo para quienes ya se habían acostumbrado al paradigma de Gmail. Con todo y con eso, las mejoras que Inbox proponía convencieron a muchos usuarios que seguirán usándolo hasta el último día. Seguro que todos ellos echan de menos un cliente de correo que trataba de ofrecer una especie de cliente de correo 2.0 a nuestras vidas. Goo.gl Los acortadores de direcciones fueron un ingenioso descubrimiento cuando Twitter se convirtió en todo un éxito y cada carácter contaba. Meter URLs era costoso en esos mensajes con el límite original de 140 caracteres, así que estos servicios tuvieron mucho éxito. La alternativa de Google no era tan popular como otras, pero el servicio ha seguido manteniendo su valor hasta ahora. Dejará de existir el próximo 19 de marzo de 2019, y lo cierto es que su existencia ya no tenía tantos argumentos ante la ampliación de los límites de caracteres en Twitter. En Google recomiendan usar los llamados Firebase Dynamic Links (FDL) o bien servicios como Bitly o Ow.ly. Bump Puede que muchos no lo conozcáis o ni siquiera lo recordéis, pero para mí Bump tiene un lugar especial en ese cementerio Google. Compartir fotos y otros archivos nunca fue tan sencillo y divertido como con Bump: chocabas el móvil (suavemente) con otro móvil o con la barra espaciadora de tu PC y ya estaba: podías enviar ese fichero de uno a otro fácilmente. La herramienta fue una de las mejores de 2013 según la revista Time, y la empresa que lo desarrolló, Bump Technologies, acabó siendo comprada por Google en septiembre de 2013. En enero de 2014 la empresa la retiró del mercado sin más, y algunos nunca entendimos cómo una idea tan buena se quedó en el camino cuando podía haber sido una excelente opción para todo tipo de dispositivos. Picasa Otra aplicación que al menos personalmente echaré mucho de menos durante mucho tiempo. En realidad no del todo, porque sigo usando la última versión disponible, que funciona sin problemas y sigue dando muchas alegrías a quienes la usamos. Picasa era, para quienes no lo conociesen, el Google Photos "en local" antes de que la nube se apoderara de nuestras imágenes (y convenciera a algunos de mis compañeros de sus virtudes). Organizar las fotos de nuestros equipos sin acudir a servicios online es más pesado, desde luego, pero quienes tengan suspicacias con esas alternativas siguen teniendo a Picasa a un buen candidato, aunque Google no lo soporte oficialmente desde hace años. MyTracks Hoy los móviles registran nuestra ubicación en todo momento casi sin que nos enteremos, pero Google lanzó MyTracks en 2009 como una alternativa para hacer un seguimiento detallado de nuestras rutas (incluida la elevación). Google acabó abriendo el código en 2010 y la versión 2.0 de 2012 llegó con soporte para Google Earth, algo que le dio una nueva dimensión. Aún así Google acabó abandonando su desarrollo, una lástima. Sparrow Otra herramienta probablemente desconocida para muchos: este cliente de correo exclusivo para OS X e iOS fue todo un soplo de aire fresco que apostaba por el minimalismo y por una interfaz simple y clara. Aquel proyecto se hizo muy popular entre los usuarios de las plataformas de Apple, e incluso hubo un amago de una versión para Windows, pero aquello nunca ocurrió. Google la compró para una vez más hacerla desaparecer del mapa. Panoramio En 2005 una aplicación sorprendente irrumpía en el mercado para aprovechar la potencia de Google Maps y permitía asociar fotos a localizaciones geográficas para tenerlas organizadas fácilmente y compartirlas en este servicio de Google. El servicio se convirtió en un éxito tal que Google acabó comprando la empresa, que además había sido creada por desarrolladores españoles. Aquel éxito tuvo bastante recorrido, pero en 2016 acababa aquella aventura: Panoramio acabó siendo parte de Google Maps, pero el servicio como tal desapareció para siempre. Jaiku Google intentó competir con Facebook en varias ocasiones, pero solo presentó una alternativa a Twitter. Se llamaba Jaiku, y aunque mantuvo su recorrido desde 2006 a 2012, su éxito siempre fue muy limitado. La empresa fue creada por dos desarrolladores finlandeses, y un año después acabaría siendo adquirida por Google que esta vez trató de impulsar su uso. Incluso llegó a liberar el código de la aplicación en 2009 para pasar el testigo a la comunidad, pero aún así la inercia de Twitter hizo imposible que el servicio acabara despegando del todo. Google Code Una empresa que como Google tenía miles de desarrolladores trabajando para ella tenía que tener una plataforma de gestión del código y control de versiones, y su alternativa a gigantes como GitHub o Bitbucket era Google Code. Aquella plataforma aguantó el tipo durante 11 años, desde 2005 a 2016, pero acabó anunciando el cierre reconociendo que la alternativa de GitHub y otras como SourceForge eran claramente superiores. De hecho tuvo un buen gesto y proporcionó herramientas que permitían migrar proyectos desde Google Code a esas otras soluciones rivales. Picnik Photoshop nunca ha acabado de tener un rival en versión online ni siquiera en una edición más ligera y reducida en prestaciones, pero si había un servicio online que podía dar una alternativa a la aplicación de Adobe, ese era Picnik. La herramienta ofrecía herramientas básicas de edición y retoque que complementaban las de servicios y redes sociales varios como Facebook, MySpace, Flickr o Picasa Web Albums. El servicio inició su andadura en 2005 y Google adquirió la empresa en 2010, pero la herramienta acabó siendo cerrada en abril de 2013 y sus prestaciones las heredó Google+. Las otras redes sociales de Google Antes de fracasar con Google+ los intentos de Google por ofrecer alternativas a Facebook también acabaron en este cementerio tan peculiar. Ocurrió con Orkut (2004-2014) que fue el que más cerca estuvo del éxito al menos en países como Brasil o con Google Buzz, que tuvo un lanzamiento polémico por los descuidos en materia de privacidad y que apenas tuvo un par de años de vida. De aquellos intentos precisamente hablamos en nuestro podcast Despeja la X recientemente: Aquel fracaso coincidió con el de Aardvark, un servicio social algo menos conocido de preguntas y respuestas, pero probablemente más dolorosa fue la retirada de Google Wave, una plataforma que sorprendió por muchas ideas pero que quizás era demasiado confusa para la mayoría de los usuarios. También te recomendamos De VirusTotal a Chronicle: la historia de Bernardo Quintero y el equipo de ciberseguridad de Google en Málaga Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? Microsoft cede 60.000 patentes que dejarán de ser una amenaza para Linux y el Open Source - La noticia Los 13 productos del "cementerio Google" que ya no están y que siempre echaremos de menos fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Cyber Monday 2018: las mejores ofertas en tecnología e informática del lunes

Tras 7 días Cazando gangas durante la semana del Black Friday, nos despedimos de estos días de ofertas y descuentos con el Cyber Monday, la última oportunidad hasta las rebajas de enero para hacernos con tecnología, informática y electrónica al mejor precio. Estas son las mejores ofertas del Cyber Monday 2018, iremos actualizando con todas las novedades. Toda la información que necesitas para no perderte ni una oferta está en nuestro especial Black Friday y Cyber Monday 2018. Entérate de todas las novedades suscribiéndote a la newsletter y lee las guías de compra para acertar con el producto adecuado. Móviles, tablets y accesorios OnePlus 6 por 529 euros en Amazon, a precio de China. Es la versión de 8 GB RAM y 256 GB ROM. Xiaomi Mi 8, el gama alta de la firma china, por 379 euros en Media Markt. Algo más barato está en China, donde podemos adquirirlo en versión global de 6+64GB en color negro por 333,70 euros en Gearbest, usando el cupón GBMP1116 durante el proceso de compra. El Huawei P20 por 389 euros en PcComponentes. Es el modelo dual sim en color azul de 128 GB. Lee aquí su review. Samsung Galaxy S8 por 385 euros en Tuimeilibre. Son las últimas unidades, procedentes del Black Friday. El gama alta del año pasado de los coreanos a menos de la mitad de su PVP inicial. Honor 10 de 128 GB por 320 euros en Gearbest usando el cupón GBMPBF9 durante la compra. Es el modelo global en color azul del tope de gama de Honor. Honor Play por 279,99 euros en Amazon. El teléfono de Honor diseñado para gaming destaca por su gran rendimiento y sonido envolvente, según nuestro análisis. Es el modelo de 4 G/64 GB. El iPhone SE de 32 GB por 269 euros en El Corte Inglés, para aquellos que busquen un teléfono compacto dentro del ecosistema iOS. Sony Xperia XA1 Ultra por 199 euros en Amazon, casi a mitad de precio. Phablet de Sony con pantalla Full HD de 6", 4 GB de RAM y 32 GB de capacidad, con cámara de 23 MP. LG Q6 Negro 32 GB+ 3 GB RAM por 159,90 euros en El Corte Inglés, el mismo precio que en Carrefour. Oferta en Amazon: Motorola G6 Play por 149,90 euros. - Smartphone de 5.7" con 32 GB de capacidad y 3 GB de RAM. El teléfono básico Nokia 3.1 99 euros en El Corte Inglés Tabletas La tablet Huawei MediaPad M5 de 10.8" y panel 2K IPS baja hasta los 329,99 euros en Amazon. Es el modelo de 32GB de Memoria interna y panel de 10.8" con resolución 2K Otra tablet Android rebajada en Amazon: Lenovo Tab4 10 Plus por 189 euros. Tablet de 10,1” FullHD con memoria interna de 32GB Accesorios El potente altavoz portátil Bluetooth Marshall Kilburn casi a un 20% menos: 149 euros. Un dispositivo potente de 70 W con la estética tan icónica de la firma. Si buscas un altavoz potente y portátil para montar una fiesta, el Sony SRSXB41B está rebajado hasta los 124,90 euros. Con luces, extra bass y autonomía de 24 horas. Altavoz Bluetooth portátil con micrófono integrado Beoplay A1 de Bang & Olufsen por 159 euros en Amazon, compacto y con buen sonido. Los Airpods de Apple por 149 euros en El Corte Inglés. Los auriculares inalámbricos Sony WHH800 por 99 euros en Media Markt. Están disponibles en varios colores. Auriculares de diadema con Bluetooth y NFC. AUKEY Hub con 7 puertos rebajado a 20,99 euros en Amazon. 7 Puertos SuperSpeed 5Gbps con adaptador de Corriente 30W y Cable USB 3.0 de 1 metro. En Amazon hay varias tarjetas microSD rebajadas, fíjate bien porque hay ofertas en casi todas las capacidades. Por ejemplo la resistente SDXC SanDisk Extreme de 128 GB (Class 10 y U3 y V30) por 45,90 euros o la SanDisk Ultra Android de 400GB, especialmente indicada para smartphones, por 99,99 euros Informática y accesorios Últimas unidades del portátil de gaming MSI GE63 Raider RGB 8RF-039XES, un equipo potente con procesador Intel Core i7-8750H, 16GB de RAM, almacenamiento combinado 1TB+256SSD y gráfica GTX1070. 1499 euros en PcComponentes. El portátil LG Gram 14Z980-GAA52B baja hasta los 899 euros en El Corte Inglés, un equipo muy ligero y potente para trabajar en movilidad. Un gaming básico a buen precio es el Lenovo Legion Y520-15IKBN, ahora por 699 euros en PcComponentes. Ojo porque a pesar de su estética y de tener gráfica dedicada no es muy potente para títulos exigentes. El Asus ZenBook UX430UA-GV408T está por 699 euros en Media Markt, un equipo potente para trabajo intensivo (no edición ni juegos). Genial relación calidad precio para el Medion S3409 MD60667, por 689 euros en PcComponentes. Con Intel Core i7-7500U, 8GB de RAM y 256GB SSD Atención a esta oferta de Amazon: Dell Vostro 3568 por 599 euros, muy interesante teniendo en cuenta que tiene gráfica dedicada, procesador de última generación y unidad de estado sólido. Ojo al portátil HP 15-da0091ns en El Corte Inglés: 599 euros para un ordenador con potente procesador y muchísimo almacenamiento. Si buscas un portátil asequible pero suficiente para ofimática, el Lenovo Ideapad 520s-14 está rebajado hasta los 549 euros en El Corte Inglés. Lo mejor de este equipo es su unidad de estado sólido. Genial oferta de Gearbest: el ultrabook Xiaomi Air en color oro se queda por 516 euros al usar el cupón fl7ndMVe durante el proceso de compra. Es un equipo muy ligero indicado internet y ofimática por su configuración de hardware. Lenovo Yoga 530-14ARR por 499 euros en Amazon. Convertible de 14" con pantalla HD, procesador Intel Core i3-7020U, 4 GB de RAM, 128GB de SSD y Windows 10. Ojo al Medion Akoya S3409 en PcComponentes, un equipo indicado para ofimática e internet rebajado hasta los 485 euros. El Acer Aspire 3 A315-41-R8ZC baja hasta los 449,99 euros en Amazon. Con AMD Ryzen 5 2500U, 8 GB de RAM, SSD de 256 GB, tarjeta grafica Integrada AMD Radeon Vega 8 Mobile y Windows 10 Home. En procesadores AMD encontramos un modelo con muy buena relación calidad precio: Lenovo Ideapad 320-15AST por 399 euros. Con AMD A10-9620P, 8 GB de RAM, 256 GB SSD y AMD Radeon R5. Portátil muy sencillo para aquellos usuarios esporádicos o muy básico: Medion Akoya MD60691 por 189 euros en PcComponentes. Con pantalla táctil, de hecho es prácticamente una tableta con teclado y Windows. Monitores Espectacular monitor curvo para gaming en oferta, el Philips 349X7FJEW, de 34" Quad HD LCD FreeSync. 599 euros en PcComponentes. En Amazon están de oferta los monitores de la firma HKC. El curvo de 34 pulgadas WQHD cuesta 449 euros y el de 32 pulgadas FULL HD baja a 219 euros, curvo también. Monitor curvo gaming con panel LED BenQ EX3200R de 31.5" por 295,99 euros en PcComponentes. Otro monitor curvo para gaming, el AOC Gaming C27G1 de 27" con panel LED FullHD, ahora cuesta 249,99 euros en PcComponentes. Monitor Gaming de 24 pulgadas con panel LED IPS Full HD LG 24MP59G-P por 123 euros en Amazon. Con freesync y velocidad de respuesta de 1ms. Si buscas un monitor más simple, el AOC 22V2Q de 21.5" con panel LED IPS FullHD y FreeSync está rebajado hasta los 99 euros en PCComponentes. Monitor Philips 243V7QDSB/00 por 99 euros en Amazon. Con panel LCD IPS de 23.8" con Flicker Free Si buscas algo más pequeño y asequible, el Lenovo LI2215s de 21,5 pulgadas Full HD está rebajado hasta los 69,99 euros en Amazon. Impresoras Impresora Multifunción Láser HP LaserJet Pro MFP M426fdn por 311,20 euros en El Corte Inglés, un modelo versátil, compacto y rápido para oficinas. Dos impresoras láser monocromo rebajadas en Amazon: al 25% encontramos la multifunción Brother MFCL2730DW por 140,99 euros, un modelo ideal por su versatilidad y tamaño para pymes y pequeños despachos que necesiten imprimir muchos documentos y hacerlo rápidamente. Y la sencilla Brother HLL2310D por 79,99 euros Y en tinta también hay un par de ofertas atractivas en Amazon: la multifunción Epson EcoTank ET-2650 por 169,99 euros y la impresora a color Epson Workforce WF-2860DWF por 69,99 euros. Impresora multifunción de tinta HP OfficeJet Pro 6960 por 89 euros en El Corte Inglés. Con Wi-Fi. Discos duros Una de unidades de estado sólido en rebaja en Amazon: el WD My Passport SSD por 129 euros de medio tera y el Sandisk Extreme de 250 GB por 85,90 euros, especialmente diseñado para movilidad por su resistencia y compacidad Unidad de estado sólido Samsung SSD EVO 860 de 250 GB por 49,90 euros en Media Markt. Disco Duro de sobremesa de 6 TB con USB 3.0 WD My Book por 139,80 euros en Amazon. Con protección por contraseña Para aquellos que necesiten mucho espacio, el disco Duro Externo de sobremesa de 8 TB con Raid Western Digital My Book Duo baja hasta 269,99 euros en Amazon. WD My Cloud EX2 Ultra por 229,90 euros en Amazon. Unidad de Almacenamiento en red NAS de 4 TB, 2 x 2 TB incluidos WD My Cloud Pro Series PR4100 por 649 euros, cuando su precio habitual supera los 800 euros. Almacenamiento en red de 8 TB y Servidor Multimedia con transcodificación Western Digital My Cloud Home Duo por 329,99 euros. Nube personal de 8 TB (almacenamiento en red NAS, 2 bahías) WD Black SSD NVMe por 84,99 euros en Amazon. Nunca vienen mal: Memoria Flash USB SanDisk Ultra Dual 128 GB con USB 3.0 por 25,90 euros en Amazon. Otros Teclado mecánico Gaming Corsair K95 RGB Platinum por 154,99 euros en Amazon.Con switch Cherry MX Brown, retroiluminación RGB y QWERTY Español Ratón óptico para juegos Corsair Dark Core RGB inalámbrico por 72,99 euros Ratón gaming inalámbrico ambidextro Razer Lancehead Tournament Edition Gunmetal por 54,99 euros en Amazon. Un ratón inalámbricos super barato: HP 200 1000DPI color Plata por 5,45 euros. Cascos Razer Kraken Pro V2 por 62,99 euros en Amazon. Con diadema de aluminio y micrófono retráctil. Funcionan con PC, PS4 y dispositivos móviles Router gaming Netgear Nighthawk R9000-100EUS al 30% de descuento en Amazon: 299,99 euros. Compatible con Alexa, con tecnología Quad-Stream con MU-MIMO, procesador de 4 núcleos con 1,7 GHz y Plex Media Server Imagen y sonido La TV QLED Samsung QE65Q9FN de 65 pulgadas con 4K HDR y Smart TV por 2299 euros en El Corte Inglés. Y de 55 pulgadas por 1599 euros. En OLED encontramos la Sony KD-65A1 UHD 4K de 65 pulgadas por 2478 euros en El Corte Inglés. Un modelo de gama alta con HDR y Smart TV Android 6.0. Otra de 65 pulgadas pero con panel OLED, la TV LG OLED65C8PLA por 2299 euros en El Corte Inglés y también en Amazon. Ojo porque solo quedan 9 unidades: TV LED 65" Philips 65PUS8503/12 4K por 1679 euros en El Corte Inglés. Diseño ultraplano con tecnología Android TV, Ambilight en 3 lados y P5 Perfect Picture Engine. La LG 65SK8100PLA de 65 pulgadas con panel LED por 1229 euros en PcComponentes. Con Nano Cell y FALD. TV LED 65" Samsung UE65NU7475 por 899 euros en El Corte Inglés. Con resolución 4K HDR Smart TV y Dynamic Crystal Colour La TV LED de 65" LG 65SK7900PLA cuesta 878 euros en El Corte Inglés. SuperUHD 4K con NanoCells. Muy buena relación calidad precio. Si buscas algo más compacto, en 55 pulgadas encontramos la LG 55UK7550PLA, un televisor LED UltraHD 4K por 649 euros en PcComponentes. También en 55 pulgadas está rebajada la TV LED Samsung UE55NU7475, por 599 euros en El Corte Inglés. Smart TV con resolución 4K y HDR Barras de sonido Barra de sonido LG SK8 por 299 euros en Media Markt. Con potencia de 360 W, audio Hi-Res, Dolby Atmos y Google Assistant. Barra de sonido Samsung HW-N550/ZF por 258 euros en El Corte Inglés. Con 6 altavoces integrados, inalámbrica. Barra de sonido LG SK6F por 199 euros en El Corte Inglés. Audio Hi-Res, potencia sonora de 360W y Radio FM Una de las ofertas del día de Amazon: Barra de Sonido inalámbrica Samsung HW-N400 estéreo 2 canales por 159,99 euros Barra de Sonido Sony HT-CT290 por 158 euros en El Corte Inglés. Barra compacta con S-Force PRO Front Surround Otros Si eres cliente de Amazon Prime, el Fire Stick TV sigue a 29,99 euros para ti. Sino, te costará algo menos de su PVP: 49,99 euros. Cámaras Cámara compacta Sony Cyber-shot DSC-RX100M4 por 529,99 euros en Amazon. Con sensor de 1" Exmor RS con 20 MP, ZEISS T*24-70mm, Visor XGA OLED, Selfie LCD, conectividad Wi-Fi/NFC y estabilizador óptico La cámara evil Olympus PEN E-PL8 ahora cuesta 399 euros en Amazon. Ojo al color porque el precio puede variar. Es el kit con Cuerpo y Objetivo M.Zuiko Digital 14 ‑ 42 mm EZ Pancake Cámara Evil Canon EOS M6 por 398 euros en El Corte Inglés. Es solo el cuerpo. Kit Cámara Evil Canon EOS M100 Negra + Objetivo EF-M 15-45 mm por 349,01 euros en El Corte Inglés Cámara compacta Sony DSC-HX90V por 298,99 euros, mismo precio que en El Corte Inglés. Con pantalla de 3", zoom óptico 30x, sensor Exmor R, visor OLED, pantalla para selfies, GPS, Wi-fi y NFC Consolas y videojuegos Consola Nintendo Switch + Splatoon 2 por 339,90 euros en El Corte Inglés. Por 339,95 euros te llevas la Switch rojo/azul con el Suoer Mario Odyssey en GAME. Otro pack muy interesante es el Nintendo Switch + Juego ED. LIMITADA DIABLO III por 359 euros en Media Markt. Consola PS4 Slim de 500GB + Overwatch Legendary Edition PS4 por 249 euros en El Corte Inglés. Cuidado con este espacio de almacenamiento, porque a nada que juegues a varios juegos se te puede quedar corto. También por 249 euros te llevas la PS4 Slim de 500GB + Marvel's Spiderman en GAME. En Amazon por 269,90 euros encontramos la Playstation 4 500 Gb + 2 Mandos Dual Shock 4 (Edición Exclusiva Amazon) + Marvel’s Spider-Man. Otra opción es este mismo pack pero con el juego God of War, también por 269,90 euros. Y si te gustan los dos juegos, puedes comprar el pack con ambos por 295,90 euros. En Xbox también hay oferta. La Xbox One S 500 GB + Rocket League por 179,89 euros en El Corte Inglés. Y la Xbox One S 1TB + contenido adicional para Fortnite por 189,95 euros en GAME. Si nos vamos a la Xbox X 1TB, en GAME encontramos por 379,95 euros el pack Xbox One X 1TB + Forza Horizon 4 y Forza Motorsport 7. Videojuegos En Amazon hay algunas ofertas interesantes en juegos para PS4: Marvel's Spiderman por 36,90 euros, God of War por 26,90 euros, Shadow Of The Colossus por 19,90 euros En GAME hay buenas ofertas en videojuegos que duran del Black Friday: el Assassin´s Creed Origins para PlayStation 4 y Xbox One cuesta 24,95 euros, el For Honor para PS4 como para Xbox está a 14,95 euros y God of War PS4 por 29,95 euros. En la PS Store también duran las ofertas del Black Friday: el FIFA 19 (39,89 euros), Spiderman de Marvel (39,99 euros), God of War (29,99 euros)) o Detroit (29,99 euros)… Aquí tienes una amplia selección. En la Microsoft Store hay descuentos en juegos para Xbox que también duran de la semana pasada. Así, el Forza Horizon 4 cuesta 45,99 euros, el Sea of Thieves 35 euros. Tarjeta PSN Plus Para 365 Días por 47,99 euros en Amazon y también en GAME al mismo precio. Para jugar online y para los juegos gratis mensuales de PS Plus Razer Wolverine Tournament Edition Chroma por 93,99 euros. Mando de Juego para Xbox One y PC configurable y con iluminación chroma. Hogar Domótica El sistema de seguridad Arlo Pro baja hasta los 734 euros en Amazon. Es un kit de 5 cámaras inalámbricas con estación base y sirena. Cámara IP de vigilancia exterior YI de Xiaomi, de 79,99 euros pasa a 54,98 euros en Amazon. Graba con resolución 1080p, con visión nocturna, impermeable y con servicio de nube. El Google Home Mini sigue estando rebajado tras el Black Friday desde los 59 euros hasta los 29 euros en El Corte Inglés. Este modelo compacto comparte funcionalidad con su hermano mayor, si bien la principal diferencia radica en el apartado de sonido. Los altavoces inteligentes de Amazon siguen en oferta por el Cyber Monday: Echo dot por 29,99 euros, Echo por 59,99 euros, Echo Spot por 99,99 euros y Echo Plus por 119,99 euros euros. Robots aspiradores Ojo a la gama alta de iRobot porque siguen las rebajas en el Cyber Monday: en PcComponentes encontramos la Roomba 980 por 739 euros cuando su precio habitual ronda los mil euros. Es uno de los modelos más recientes y completos, con mapeo inteligente, control a través de la app y cepillos de goma. También de la serie 900 encontramos en El Corte Inglés la Roomba 966 por 499 euros, un modelo más antiguo que también permite su control a través del móvil, con cepillos de goma para retener más suciedad y con navegación inteligente. No es un robot sino un aspirador de escoba, pero por su calidad y lo atractiva de la oferta incluimos la Dyson V7 Animal, por 299 euros en El Corte Inglés. Mucho más básica es la iRobot Roomba 606, por 199 euros en Media Markt, un modelo veterano sin navegación que no permite programarse para aquellos que buscan algo sencillo pero que limpie bien. Otros DJI Mavic Pro Fly More Combo Platinum ahora cuesta 899 euros, un 30% menos de su precio habitual. Es un dron muy completo que viene con accesorios. Cuadricóptero con control remoto, visión 4K, 30 minutos de vuelo y velocidad de hasta 65 km/h Si buscas un navegador, en Amazon hay varias ofertas interesantes: el TomTom GO 620 de 6 pulgadas, compatible con Siri, con manos libres y con actualizaciones para toda la vida ahora cuesta 199 euros. Otra opción es el navegador GPS Garmin DriveSmart 61 por 169,99 euros o el más compacto Garmin Dēzl 580 LMT-D, de 5 pulgadas, con control por voz por 269,99 euros. Radio para coche 2DIN Sony XAV-AX3005DB 2DIN, compatible con CarPlay y Android Auto, con conectividad Bluetooth y NFC, pantalla táctil de 6,95" y control por voz, ahora cuesta 319,99 euros en Amazon. Ofertas Flash Amazon Producto Categoría Descripción Precio anterior Precio actual Netgear Nighthawk MR1100-100EUS Informática Router LTE de Viaje portátil Hotspot M1 Que soporta hasta 20 Dispositivos simultáneos e instalación Sencilla 328 euros 230,99 euros Denon AVR-X1400H Imagen y sonido Receptor AV (80 W, 7.2 canales, Envolvente, 145 W, 0,08%, 200 mV, Negro) 549 euros 299 euros BenQ GW2270H Informática Monitor para PC Desktop de 21.5" (1920x1080 Full HD, 5 ms, Panel VA, 21 V, Flicker-free, 178°/178°, Dual HDMI) 103 euros 84,99 euros BenQ GW2780 Informática Monitor de 27" FHD (Pantalla de 1920 x 1080, Eye-Care, IPS, HDMI, Brillo Inteligente, Low Blue Light, Bisel superestrecho) 198 euros 149 euros ASUS Lyra Informática Kit de 3 Sistemas Wi-Fi Mesh Tri-Banda AC2200 Gigabit (Triple VLAN, App de gestión) 376 euros 279 euros ASUS USB-AC53 Nano Informática Adaptador inalámbrico USB (Wi-fi, Dual-Band AC1200, MU-MIMO) 35,90 euros 24,90 euros Artículo en constante actualización: se incluyen ofertas flash y temporales que sólo estarán disponibles durante un día o tan sólo unas horas. Recarga para ver las últimas ofertas. Seleccionamos para ti lo mejor del Cyber Monday. Suscríbete para recibir las ofertas: No enviamos spam. Lee nuestro aviso legal y condiciones de uso de cookies ¿Más ofertas? Si tras todo esto nuestra sección diaria se te queda corta, puedes estar al día y en cada momento informado de las principales ofertas en Xataka Selección, la revista Cazando Gangas en Flipboard y con nuestros compañeros de Compradicción. Puedes ver todas las gangas que publican en Twitter y Facebook, e incluso suscribirte a sus avisos vía Telegram. También te recomendamos Black Friday 2018: Mejores ofertas de tecnología e informática de hoy jueves Black Friday 2018: Mejores ofertas de tecnología e informática de hoy miércoles Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia Cyber Monday 2018: las mejores ofertas en tecnología e informática del lunes fue publicada originalmente en Xataka por Eva Rodríguez de Luis .

Leer más »

No, no es una escena de película o videojuego, es el lanzamiento de un cohete como jamás se había visto

El astronauta alemán de la ESA, Alexander Gerst, sorprendió al mundo a través de un tweet que iniciaba con: "Esto es real", y es que al ver el vídeo uno fácilmente podría confundirlo con alguna escena de una película o videojuego. Gerst tuvo la fortuna de estar en el momento justo para grabar uno de los momentos más increíbles en la historia de la exploración espacial, ya que logró capturar el lanzamiento de un cohete justo cuando éste salía de nuestro planeta, todo desde la maravillosa perspectiva de la Estación Espacial Internacional (ISS). En Xataka Estas son las 19 increíbles imágenes ganadoras del concurso de fotografía de astronomía 2018 El lanzamiento de un cohete como jamás se había visto El vídeo que veremos a continuación se grabó desde el módulo Cupola de la ISS el pasado 16 de noviembre, y se trata de un timelapse que varía de velocidad entre 8 y 16 veces con respecto a la velocidad normal, ya que la intención era comprimir 15 minutos en un solo minuto. En el vídeo veremos el despegue, sin tripulantes, del cohete ruso Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, el cual llevaba la nave espacial Progress MS-10 con 2.564 kg de carga para reabastecer la Estación Espacial Internacional. Lo atractivo es que ahora podremos ver el despegue de un cohete y sus diferentes etapas de separación como jamás se habían visto: desde el espacio. En resumen, en el segundo 7 podemos ver la separación de los boosters, para posteriormente presenciar la separación de la etapa central en el segundo 19 del vídeo. Ya en el segundo 34 vemos cómo arde la etapa central en la atmósfera durante su reingreso a la Tierra, y finalmente la separación de la nave espacial Progress, que entra en órbita para dirigirse a la ISS. El vídeo es especial por varias razones, la principal es que se trata del primer lanzamiento del Soyuz tras el despegue fallido que derivó en un aterrizaje de emergencia, un lanzamiento donde viajaban un ruso y un estadounidense. En segundo lugar, porque nos permite ver de una forma asombrosa la curvatura de la Tierra desde una perspectiva única y privilegiada. Tras este lanzamiento exitoso del Soyuz, su siguiente misión está programada para Navidad, la cual servirá para llevar de nueva cuenta astronautas a la ISS. También te recomendamos Mike Hughes lo ha conseguido: el primer cohete del programa espacial terraplanista por fin ha podido despegar del suelo SpaceX lanza y recupera con éxito el primer Falcon 9 bloque 5 reutilizado: el tercer lanzamiento está más cerca Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia No, no es una escena de película o videojuego, es el lanzamiento de un cohete como jamás se había visto fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

En qué consiste el trabajo de un artista de efectos visuales, en palabras de Carolina Jiménez (‘Marvel’, ‘El hobbit’, ‘Cosmos’…)

La trilogía de 'El hobbit', superhéroes de Marvel, docuseries de divulgación como la nueva 'Cosmos'... Todas ellas tienen dos cosas en común: los efectos visuales son muy importantes en ellas y en su creación ha desempeñado un rol importante la española Carolina Jiménez, una de las pocas caras conocidas de esos artistas que convierten en realidad los saltos de Spider-Man por Nueva York o recrean cómo sería una colisión entre dos agujeros negros supermasivos. Jiménez, además, colabora con la web Naukas, dedicada a la divulgación científica, y no es extraño verla en diferentes medios explicando en qué consiste su trabajo, que es lo que le hemos pedido desde Xataka, que nos cuente qué hace una lead layout artist, cómo decidió dedicarse a los VFX (una industria en la que España está creciendo bastante en los últimos años, con empresas como El Ranchito) y cómo ve lo que los efectos visuales pueden aportar a generar más interés por la ciencia entre el gran público. ¿Son los efectos realistas o hay mucho de espectáculo? ¿Cómo os enfrentáis a VFX de temas científicos?¿Es preferible ahí ser rigurosos con la ciencia o, por el contrario, sacrificar un poco el rigor para que se entienda bien visualmente lo que se quiere recrear? Tener que contar gráficamente hazañas de ficción llenas de fantasía y licencias artísticas es muy distinto a tener que mostrar de manera comprensible realidades y conceptos científicos desde el enfoque de que sean lo más accesibles y sencillos de entender por el público. Pero también tienen cosas en común; sobre todo cuando, a la hora de divulgar ciencia, no sólo nos enfrentamos con datos y hechos reales conocidos por la ciencia, sino que también entramos en el terreno especulativo que pretende, además de instruir, activar la imaginación y despertar vocaciones científicas que se lancen a descubrir lo que aún no sabemos y comprendemos, que es mucho. "Se ha de encontrar un equilibrio visual, en el que los hechos se muestren con suficiente realismo y el ojo disfrute de lo que ve" Por eso se ha de encontrar un equilibrio visual, en el que los hechos se muestren con suficiente realismo, el ojo disfrute de lo que ve y nos permitamos cierta creatividad imaginativa. Yo, personalmente, procuro que el rigor científico sufra lo menos posible, ya que en eso soy siempre muy tiquismiquis a la hora de juzgar la ciencia ficción. Se puede encontrar un equilibrio si se abordan los proyectos con cariño y entusiasmo. ¿Hasta qué punto tenéis libertad para las secuencias de VFX? Cada proyecto es distinto, y cada director también. En ocasiones tenemos una línea de actuación muy definida de la que no nos podemos salir, ya que el cliente tiene todas las decisiones tomadas y el resultado final ha de cumplir con esas expectativas. Y en ocasiones la dirección está establecida, pero no los detalles concretos, lo que nos deja margen para innovar, proponer y ser creativos. Estas son las ocasiones más divertidas para nosotros como artistas de VFX, por supuesto, y se agradece cuando nos toca un proyecto así. ¿Cuál es vuestra mayor área de especialización, qué tipo de VFX hacéis más? De todo tipo. Los estudios de VFX, como en el que trabajo actualmente, constan de grandes equipos con todos los departamentos capaces de enfrentarse a cualquier reto. Cine de ciencia ficción, de fantasía, de superhéroes, series divulgativas... Cierto es que diferentes estudios son conocidos por algún tipo de labor específica en la que son particularmente expertos. En el caso de Scanline, el estudio del que formo parte ahora, somos famosos por crear simulaciones de fluidos realistas de muy buena calidad. Esto se debe a que el estudio, en sus inicios, fue fundado sobre un software específico de simulación, creación de los fundadores de la empresa, que es el programa de la casa que aún hace de nuestras recreaciones únicas en ese campo. Pero hoy en día podemos enfrentarnos, y de hecho lo hacemos, con todo tipo de efectos visuales para proyectos de todo tipo y género. ¿Es muy diferente trabajar en documentales que en ficción? En la práctica, no mucho. Técnicamente, los equipos son los mismos, así como las técnicas y flujos de trabajo. Sí difiere un poco en los tiempos de revisión y entrega, ya que contamos con varias prioridades, basadas en el orden de estreno de cada episodio, en vez de tener una única fecha final. Esto nos hace tratar cada episodio como un proyecto independiente y hace el ritmo algo más ágil. ¿Hay algún trabajo de efectos visuales reciente que te haya llamado la atención, por la razón que sea? Los últimos trabajos en VFX en películas como 'Doctor Strange' y 'Black Panther' son, sin duda, dignos de mención, así como el rejuvenecimiento digital de algunos actores en películas que requerían que su personaje apareciera en una época anterior, como son los casos de Kurt Russell para 'Guardianes de la Galaxia Vol. 2', Arnold Schwarzenegger en las nuevas de 'Terminator' o Michael Douglas en la saga de Ant-Man. Pero uno de los que más me ha sorprendido recientemente ha sido la recreación digital del personaje de Rachael en 'Blade Runner 2049', interpretado originalmente en 'Blade Runner' por Sean Young. Me pareció de un trabajo exquisito en un área en el que aún tenemos mucho margen de mejora, como es la recreación realista de rostros de seres humanos. En Espinof El mejor truco de 'Blade Runner 2049': así se hizo el sorprendente cameo del final Cómo vivir de los efectos visuales ¿Cómo has acabado dedicándote a este trabajo? En mi caso con cabezonería, trabajo duro, algo de inconsciencia y un pellizco de suerte. Yo buscaba una profesión que combinara dos de mis grandes pasiones: tecnología y creatividad artística. Pero los efectos visuales para cine ni siquiera eran una opción para mí porque desconocía que existiera tal disciplina, ni que estuviera a mi alcance de ninguna manera. Casi por descarte escogí estudiar arquitectura. La carrera de arquitectura sin duda combina aspectos que yo valoraba, y la carrera en sí es muy interesante. Pero la profesión de arquitecto como tal no terminaba de entusiasmarme. "Mis estudios de arquitectura hicieron algo inesperado por mí: me descubrieron el mundo del 3D digital" Sin embargo, mis estudios de arquitectura hicieron algo inesperado por mí: me descubrieron el mundo del 3D digital. En aquellos años, no solo diseñábamos nuestros proyectos de clase en papel, en planos o en maquetas físicas, sino que empezábamos a representarlos por ordenador usando programas de modelado digital. Y aquello sí que me gustaba. Aquello me volvía loca. Era divertidísimo. Pasaba el mínimo tiempo posible representando mis proyectos de clase para después tirarme noches enteras modelando y animando naves espaciales, planetas extraños y monstruos imposibles. Pero de ninguna manera se me pasaba por la cabeza que esa nueva afición mía pudiera tener ninguna salida profesional. Simplemente, era un hobby apasionante. Finalmente, decidí dejar la carrera de arquitectura desencantada y sin saber muy bien qué hacer con mi vida. Justo en la misma época en la que salieron a la venta los DVDs de la versión extendida de la primera entrega de 'El Señor de los Anillos', 'La Comunidad del Anillo', película que me había fascinado unos meses antes y que me compré junto a los extensos documentales que la acompañaban. Aquellos reportajes de making-of mostraban con un detalle nunca antes visto por mí cómo docenas de profesionales diseñaban, construían y daban vida a todo un mundo tan admirado por mí. Vi por primera vez, con absoluto detalle, que el cine era una profesión fascinante. Y especialmente, cuando llegaron a la parte de los efectos digitales, vi como aquellos artistas lejanos usaban programas muy parecidos al que yo acababa de descubrir para hacer cine y ganarse la vida con ello. Ahí fue cuando se me encendió la luz y decidí que aquello era realmente lo que yo quería hacer. Así que busqué una escuela donde estudiar 3D y allí me lancé. Haber visto a gente normal haciendo el cine que yo quería hacer me hizo creer que realmente no era imposible llegar a hacerlo. De haber creído que era imposible, no lo habría intentado. Lo que no me imaginaba ni por asomo en aquellos comienzos es que acabaría trabajando con aquellos mismos artistas, con el mismo director y en la misma saga que me inspiraron a hacer lo que ahora hago. Incluso estando allí a menudo me parecía difícil de creer. Salí de la escuela de 3D en Madrid con muchas ganas de comerme el mundo, pero el camino fue arduo. En España no se hace mucho cine del que requiere especialmente de la profesión que yo había escogido, y no parecía en principio que alcanzar mi meta fuera a ser siquiera posible. Pero lo fue. Tras tres años trabajando en todo tipo de proyectos y empresas, ampliando experiencia y buscando una oportunidad que me pusiera en el buen camino, conseguí colaborar en la producción de una serie de televisión, que me ayudó a abrirme paso hacia el cine, primero, de animación en España, y a fuerza de mucho insistir, finalmente en el cine de fuera. Primero Australia, luego Inglaterra, después Nueva Zelanda y finalmente Canadá, donde ahora vivo y trabajo. El paso de la animación a los VFX fue muy natural, ya que son disciplinas hermanas. Una imagen de la nueva versión de la serie 'Cosmos'. ¿Cómo ha cambiado el sector en los últimos años? Ha avanzado mucho en muchos aspectos. Ahora es mucho más sencillo encontrar educación de calidad en muchas modalidades y en casi cualquier país. Internet está lleno de cursos y tutoriales que resuelven dudas a las que ya me hubiera gustado encontrar respuesta cuando yo era estudiante. Tecnológicamente el avance es obvio y continuo. Los estudios de VFX se pelean a diario por llevar nuestras herramientas de trabajo, los softwares que usamos, a sus límites para tratar de mejorar continuamente en realismo y en facilidad de producción. Procuramos que cada proyecto sea un nuevo reto para superar los resultados del anterior. "Hoy en día se pueden conseguir resultados visuales muy aceptables con un potente ordenador personal desde casa, dedicándole el tiempo suficiente" También se ha conseguido simplificar herramientas y tecnología los suficiente como para hacer a los VFX mucho más accesibles de lo que han estado nunca. Hoy en día se pueden conseguir resultados visuales muy aceptables con un potente ordenador personal desde casa, dedicándole el tiempo suficiente. Del mismo modo, esto ha permitido que no sólo producciones de gran presupuesto tengan acceso a buenos resultados en VFX, sino también series de televisión, documentales, proyectos educativos y cine independiente de bajo presupuesto. Los VFX son hoy mejor comprendidos que nunca por el gran público y están muy presentes en todos los ámbitos de la creatividad audiovisual. En Xataka 17 personajes de película antes y después de los efectos digitales ¿Crees que vosotros, desde vuestro trabajo con VFX, podéis contribuir a la divulgación científica? Sin duda. Por supuesto. Tenemos herramientas suficientes para generar información visual realista. Esto es un ingrediente fundamental en la divulgación al público general, ya que enganchamos y educamos "entrando por los ojos" al espectador, captando su atención. Así se consigue el interés de quienes quieres que se animen por saber, conocer y aprender más. Somos una gran herramienta para cualquier divulgador. No en vano, yo he colaborado de manera personal con científicos y divulgadores amigos, siempre que me ha sido posible, para ayudarles a conseguir material gráfico y audiovisual que les ayudara a contar su ciencia. Es un honor poder colaborar con ellos en este sentido, sintiéndome también un poco divulgadora científica a pesar de no ser estrictamente científica de profesión. Siendo una enamorada de la ciencia como soy, es para mí un sueño hecho realidad. Imagen | Kerp Photography También te recomendamos Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? Recreación humana digital, la nueva moda entre actores para nunca envejecer y seguir "actuando" después de morir 'Megalodón', un monstruo generado con inteligencia artificial y casi 10.000 núcleos en 2.500 procesadores Intel Xeon - La noticia En qué consiste el trabajo de un artista de efectos visuales, en palabras de Carolina Jiménez ('Marvel', 'El hobbit', 'Cosmos'...) fue publicada originalmente en Xataka por Marina Such .

Leer más »

Las dos primeras mujeres que dibujaron lo que veían por el microscopio revolucionaron la ilustración científica para siempre

Entre el siglo XVII y XVIII, la suerte de Susanna y Anna Lister estaba echada. Como hijas del gran médico de la reina, Martin Lister, su vida acomodada y resuelta prometía a estas dos figuras una historia cómoda, plena... e indiferente. Pero nada más lejos de la realidad. Las dos hermanas nacieron para revolucionar una rama de la ciencia importantísima entonces y ahora: la ilustración científica. Anna y Susanna fueron las primeras ilustradoras que dibujaron usando un microscopio, y sus obras eran tan buenas que no pudieron reproducirse con la misma calidad hasta dos siglos después. Cuando las mujeres no podían dibujar ciencia Si viajáramos al Siglo VII veríamos un panorama en el que la mujer no tenía apenas sitio en el mundo académico. En aquel tiempo, las mujeres destacables lo eran por su posición política, social o por su belleza. Por eso, las hermanas Lister son una joya brillando en medio de la oscuridad. Anna y Susanna fueron las dos primeras hijas de ocho hermanos en la familia Lister. Martin, como médico real, tenía acceso a una posición y a unos recursos únicos de la época. Cuando su primogénita contaba solo con ocho años, envió varias cartas y paquetes con herramientas de todo tipo: planchas, gubias, plumas, frascos... "Las niñas no deben usar este material hasta que no les haya enseñado el modo correcto de hacerlo", decía de su puño y letra. John Wesley predicando en una iglesia metodísta de Inglaterra, S XVII En el siglo XVII el arte de la ilustración no era un mero pasatiempo, sino que se consideraba peligroso para la mujer. Cortar las planchas de cobre para hacer los grabados requería de una fuerza que no se consideraba adecuada en la mujer y el uso de ácido nítrico para disolver el metal podía arruinar un hermoso rostro. En Xataka Ciencia, ilustración, podcast y YouTube: la lucha por la divulgación científica tiene nuevos campos de batalla Pero eso no detuvo ni a la familia Lister. Bajo la tutela de su inquieto padre, las hermanas demostraron tener una habilidad única. Tanto es así que pronto aprendieron a combinar su diligencia ilustradora con una capacidad innata para representar lo que realmente veían. Así nacieron las dos primeras ilustradoras que pudieron dibujar lo que contemplaban a través de un microscopio. Entre tinta, planchas y conchas A partir de los diez años, Lister empleó a sus hijas para la ilustración de una de sus obras más conocidas e importantes: la Historia Conchyliorum. Pero gran parte del trabajo pertenecía, en realidad, a sus hijas. La obra contiene cientos de conchas ilustradas con una precisión que no se pudo reproducir hasta mucho tiempo después. Ilustraciones que fueron obra de estas dos jóvenes. Su padre las instruyó para que no se limitaran a dibujar lo que les decía el instinto y la emoción, sino para que buscaran los detalles que hacían de una pieza distinta a otra. Así, Anna y Susanna consiguieron analizar y encontrar pequeños detalles morfológicos que ayudaban a su padre a determinar las especies y sus diferencias. Como decíamos, la calidad del trabajo fue tal que no se adquirió semejante nivel de detalle y rigurosidad en ninguna ilustración científica hasta dos siglos después. Completar este trabajo era una tarea titánica: hacía falta saber de anatomía, zoología, latín, algo de carpintería, metalurgia, un pelín de química y, cómo no, de dibujo. De esta manera, las hermanas Lister se convirtieron en auténticas luminarias de su época, mientras trabajaban, durante años, en una de las mayores colecciones de conchas del momento. La revolución estaba en el pene de un molusco El cénit de su trabajo llegó a la luz del microscopio. Lister, una figura inquieta e incansable, buscaba en la naturaleza las respuestas. Esgrimía método y habilidad para alcanzar el empirísmo que caracterizaba su trabajo. Así enseñó a sus hijas a trabajar. En cuanto pudo, se hizo con una lupa con la que entrenó a las hermanas. Gracias a los microscopios, Anna y Susanna comenzaron a observar el mundo con un detenimiento increíble. Durante la década que estuvieron trabajando para su padre, estas hermanas consiguieron identificar la "complicada" anatomía de los moluscos. Entre algunos de sus éxitos más notables están la disección de las branquias y penes de braquiópodos. Los braquiópodos son una rama de moluscos bivalvos, como los mejillones o las ostras, pero sésiles. Las dos estructuras anatómicas que comentábamos eran de una dificultad extrema de observar con los instrumentos y técnicas de la época. Fue, precisamente, la instrucción de Lister y la habilidad de las niñas lo que consiguió marcar una diferencia en el mundo de la ilustración. Y es que su nivel de detalle y rigor, como decíamos, no fue vuelto a alcanzar hasta mucho tiempo después. Sus ilustraciones marcaron un antes y un después en el mundo científico. Otra de las grandes innovaciones de las hermanas al mundo de la ilustración científica viene de mano de Anna, la mayor, que dibujó por primera vez el cuerpo de babosas y caracoles vivos. Puede parecer anecdótico, pero hasta entonces, el interés de los moluscos estaba exclusivamente en la concha, creyendo que el cuerpo era prácticamente idéntico en todas las especies. Los dibujos de Anne demostraron que no es así, ni mucho menos, y lo hizo dos siglos antes de que nadie volviera su atención a los moluscos vivos (no a su disección). En Xataka El experimento más lento del mundo y otros estudios impactantes de la historia de la ciencia Pero lo más importante de todo es que esta manera de observar, ilustrar y detallar las observaciones, con la habilidad de Anna y Susanna, supervisadas por Martin, plantó la semilla del empirísmo naturalista que sobrevendría en la ilustración científica. Un espíritu en el que la ciencia se centra en el detalle y la precisión absoluta, buscando respuestas. Enterradas y olvidadas por la sociedad Cuando se presentó el Historiae Conchyliorum, la obra fue de máximo interés para los naturalistas de la época. Aunque las anotaciones indicaban claramente la autoría de las hermanas, esto fue pasado por alto como un mero detalle de Lister a sus hijas. Con el tiempo, las planchas fueron usadas para publicar otra vez las obras o ilustrar otras obras, atribuyendo el trabajo únicamente a Martin Lister. El nombre de Anna y Susanna fue deliberadamente olvidado. Solo algunas reminiscencias recordaban a las dos brillantes jóvenes. Así lo cuenta Anna Marie Roos, una investigadora e historiadora que trabaja rescatando el nombre y la obra de personas como las hermanas Lister. Roos, que se centra en describir los secretos del arte de la ilustración de estas obras, cuenta cómo tuvo que buscar entre efectos personales, polvorientas cajas y libros escondidos para dar con las planchas de cobre originales, los bocetos y otros documentos de interés. Roos consiguió sacar a la luz algunos detalles de la vida de estas dos hermanas, cuyo destino se pierde en el tiempo. Probablemente esto se deba a que el importante nombre de su padre, vicepresidente de la Royal Society, médico de la reina e investigador eminente, eclipsó su figura. En Xataka La muerte es el precio que pagamos por ser quienes somos: la ciencia de la búsqueda de la inmortalidad O tal vez solo se deba a la actitud de una sociedad en la que el principal papel de la mujer era ser madre. Probablemente se deba a las dos cosas y a mucho más. En cualquier caso, estas dos jóvenes marcaron, sin saberlo, un hito en el mundo de la ilustración. Sin desmerecer la orientación y el trabajo de su padre, por supuesto, sus figuras marcarán para siempre un momento hermoso en la historia de la ciencia, aderezado con dibujos y grabados aún más bellos. Imágenes | Anna Marie Roos / Royal Society También te recomendamos La mujer que sobrevivió 47 años después de haber sido declarada muerta Tres nuevos 'peces babosos' nos recuerdan que no sabemos casi nada de lo que se esconde en el fondo del mar Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia Las dos primeras mujeres que dibujaron lo que veían por el microscopio revolucionaron la ilustración científica para siempre fue publicada originalmente en Xataka por Santiago Campillo .

Leer más »

Google Pixel 3 XL, análisis tras un mes de uso: da una lección en fotografía, la necesita en diseño

Tras un Pixel 2 que por una parte quedó de los más alabados en fotografía del 2017 y por otra su expediente quedaba marcado por un fallo en las pantallas, había bastantes ganas de ver qué había preparado Google en cuanto a sus propios móviles este año. La cita de nuevo fue en la segunda mitad del año y ya pudimos probarlo en profundidad en su primer análisis, pero ahora toca contar qué tal ha sido un mes de uso del Pixel 3 XL. Lo de XL lo dejó patente Google con una iteración de gran volumen teniendo en cuenta otras propuestas de la competencia, con un diseño continuísta y rompedor a la vez con respecto al Google Pixel 2 XL y manteniéndose en sus trece en cuanto a fotografía. Así, en la parte delantera de los Pixel de 2018 hay** un gran notch y en la parte trasera una sola cámara**, y esto es lo que nos ha parecido tras pasar unas semanas con él. El caballo grande de Google y su controvertido diseño De los smartphones de 6,3 o más pulgadas de diagonal en lo que llevamos de gamas altas este año el Pixel 3 XL no es el campeón a más grande. Ese título se lo arrebata el OPPO Find X, algo más voluminoso que el Samsung Galaxy Note 9 y el Huawei Mate 20 Pro que también quedan por encima, aunque en el caso de Samsung hablamos de 0,1 pulgadas más y en ambos de una batería bastante mayor que el de Google. Altura (mm) Anchura (mm) Grosor (mm) Peso (gramos) Pantalla (pulgadas) Batería (mAh) Volumen (cc) Pixel 3 XL 158 76,7 7,9 184 6,3 3.430 95,74 Samsung Galaxy Note 9 161,9 76,4 8,8 201 6,4 4000 108,848608 One Plus 6T 157,5 74,8 8,2 185 6,41 3.700 96,60 LG V40 ThinQ 158,8 75,7 7,6 169 6,4 3300 91,360816 OPPO Find X 156,7 74,2 9,6 186 6,4 3.400 111,62 iPhone XS Max 157,5 77,4 7,7 208 6,5 3.174 93,87 Huawei Mate 20 Pro 157,8 72,5 8,8 190 6,3 4.200 100,68 Es por eso que la sensación de teléfono grande se ha mantenido, sin tampoco ser algo exagerado o molesto y yendo a menos si no usamos la funda, pero en todo caso es un terminal cómodo y con un peso dentro de lo esperado que tampoco cansa. Eso sí, lo que no resulta nada es la posición de los botones, probablemente porque al contrario que la mayoría de smartphones que ubican los de volumen junto al de encendido/bloqueo en un mismo lado, Google ha decidido colocar el de bloqueo arriba. Con esto lo que ocurre es que tardaremos más a acostumbrarnos según de qué teléfonos vengamos y que puede que estemos unos días pulsando el botón de bajar volumen cuando queremos desbloquear o activar pantalla, aunque quizás lo que tenga menos sentido es que (al menos para un usuario diestro) este botón sea menos accesible cuando probablemente se use más que los de volumen. Por lo demás, la disposición de los elementos no tiene ninguna salvedad, estando el lector de huellas en la parte trasera y bien ubicado. Hilando con el lector de huellas quizás podamos abordar dos asuntos llamativos en cuanto a interacción: los métodos de desbloqueo y la interacción con el Pixel y Android 9. En cuanto al primero, hemos echado bastante en falta que el que es el buque insignia de Google de 2018 no cuente con desbloqueo facial, cuando es una de las tendencias de los últimos años y ya son muchos de sus rivales los que integran un sistema que además es avanzado, como Face ID en los iPhone o el homólogo en los Xiaomi (que probamos recientemente en el Xiaomi Mi 8 Pro e iba francamente bien). En Xataka El reconocimiento facial avanzado tras el Face ID: los sistemas con los que compiten Apple, Vivo, OPPO y Xiaomi En cuanto a lo segundo, lo que también hemos visto este año y el anterior es que varios fabricantes han optado por implementar la navegación por gestos para poder ocultar la tradicional barra de botones y aprovechar algo más la pantalla. Algo que suele resultar cómodo si la sensibilidad y eficacia de los gestos es la correcta, pero que no vemos tal cual en el Pixel 3 XL. Como ya dijimos en el análisis inicial, Google no da opción, sino que obliga a que la navegación sea por gestos. Pero con los suyos, que no son los que casi han quedado como habituales y que vimos más a partir de ser los de serie en el iPhone X (swipe hacia arriba para minimizar, swipe mantenido para la multitarea, swipe lateral para "atrás" como hace Xiaomi, etc.), y que median con una pequeña barra inferior permanente a modo de tirador. Google tiene su propia navegación por gestos. No vemos nada práctico que un primer tirón de esa barra sea para la multitarea, y que siempre tengamos que pasar por ella para acceder al menú de aplicaciones Y lo que nos sigue ocurriendo es que no vemos nada práctico que un primer tirón de esa barra sea para la multitarea, y que siempre tengamos que pasar por ella para acceder al menú de aplicaciones. No hay tampoco gesto para "atrás" (sino un botón), de modo que tampoco acaba de haber ese aprovechamiento extra de pantalla que vemos en los gestos estándar, si bien es bastante cómodo cambiar a la app anterior con un ligero tirón a la izquierda de la barra flotante. Empezamos en el escritorio (izquierda), tiramos de la pequeña barra blanca en la parte inferior hacia arriba y nos aparece la multitarea (derecha), y si tiramos del todo el cajón de aplicaciones (centro). No acaba de ser por esto cómoda la interacción con el Pixel 3 XL, y sin tampoco ninguna otra opción nos tenemos que acostumbrar a la fuerza a esta navegación. A todo se le coge práctica y tampoco es algo grave, pero es una lástima **que no haya al menos otras opciones****** o algo de personalización. Esta pantalla sí, ese notch no tanto El aprovechamiento del frontal por parte de la pantalla es de aproximadamente un 82,4%, aunque nos queda la duda de si este porcentaje podría ser mayor si el altavoz principal estuviese en el borde inferior (como la mayoría de terminales de alta gama) y si el notch fuese algo más fino (y más largo que ancho). Ya comentamos en detalle en el primer análisis las consecuencias de la excesiva profundidad de la muesca y que ocultarlo era casi peor (ya que la barra de estado queda fuera, desaprovechando el espacio sí o sí). Esto (y mucho más) lo mostraba Amparo Babiloni en el análisis inicial: se desaprovecha mucho espacio con la solución de Google. Hay pues bastante mejora en cuanto a lo que las interfaces aprovechan el panel y también en cuanto a diseño, sobre todo cuando vemos frontales con marcos igualados como los iPhones u opciones sin notch como las de los Galaxy, pero en lo referente al panel al menos no hay ningún tipo de problema o degradado. El nivel de brillo máximo es suficiente para su visualización y el ajuste automático para el brillo suele funcionar bien, salvo muy puntualmente al pasar a una situación de menos luz y queda un poco bajo. Buena sensibilidad táctil y bastante bien calibrada, con blancos quizás con un matiz algo más verdoso si lo dejamos en la configuración automática para los colores y más magenta si optamos por colores naturales o mejorados. Al menos ya hay más de opciones para ajustar la pantalla, aunque aún está lejos de la personalización que nos dan otras capas como EMUI o Samsung Experience. Además de estas opciones se echa en falta alguna más para la pantalla ambiente, cuya utilidad sigue siendo algo limitada por esto mismo. Pero en todo caso se nota que ha habido una mejora en la calidad del panel y durante estas semanas no hemos apreciado problemas. Sobresaliente en fluidez, notable en rendimiento y bien alto en autonomía Google se ha subido al carro del notch, pero con lo demás se muestra algo más conservador. El motor de los Pixel 3 XL no queda atrás con respecto a la competencia si hablamos de procesador, con el último Snapdragon de Qualcomm para la alta gama, pero tenemos 4 GB de RAM, lo cual es más que suficiente para tener fluidez con el sistema casi desnudo de Google y al mismo tiempo lo hace nacer ya "muy 2017". El móvil ejecuta las apps sin problemas, no hemos experimentado *lag* o problemas en ningún momento durante estas semanas con él El móvil ejecuta las apps sin problemas, no hemos experimentado lag o problemas en ningún momento durante estas semanas con él (ni cuando se trata de apps pesadas), pero viendo que la mayoría de sus rivales directos ya integran un mínimo de 6 GB quizás lo suyo, como buque insignia de Google, hubiese sido partir también de esa memoria. Del software hablamos a fondo ya en el análisis inicial y la experiencia sigue siendo buena a nivel de fluidez. Google aún es parco en opciones si tenemos en cuenta lo que ofrecen otras capas de terceros en cuanto a personalización, sobre todo en audio ahora que en pantalla empezamos a tener algo, pero encontramos añadidos interesantes como el de Bienestar digital (el cual probamos aún en beta) o el Está sonando. El "Está sonando" lo oye todo, todo. Si nos preocupa esto podemos desactivarlo o directamente no activarlo. El Bienestar digital nos da una información bastante acertada de nuestro uso, de manera que quizás seamos algo más conscientes del mismo (muy similar al Tiempo de uso en iOS). Y aunque está en fase beta funciona bastante bien. ¿Y qué ocurre con la autonomía? Que no está mal, pero que en comparación a smartphones que con un volumen aproximado queda algo justa. Podemos pasar el día con una carga si no hacemos un uso excesivo, pero si por ejemplo pasamos más horas en conexión de datos y jugando o haciendo fotos (tareas que impliquen más actividad de los procesadores y más tiempo de pantalla encendida) será complicado que no necesite una carga antes. De media nos quedan unas 23 horas de autonomía con algo más de 4 horas de pantalla, y son alicientes la disponibilidad de carga rápida y de carga inalámbrica (por comodidad ésta última, no por rapidez precisamente ya que tardará bastante más que la carga con cable). Pero este aspecto tiene margen de mejora, quizás con una batería mayor, dado que Google proporciona herramientas en su software que dan para tener un buen control del consumo en segundo plano de las apps. En Xataka Comparativa fotográfica Pixel 3 XL vs iPhone XR vs Sony Xperia XZ3: enfrentamos a los tres titanes con una sola cámara trasera En cuanto al audio, Google ha apostado por el altavoz frontal, una ubicación que como hemos comentado no solemos ver ya en la mayoría de diseños y que como ventaja tiene que no suele quedar tapado ni al apoyar el móvil ni al agarrarlo en horizontal. Mejor siempre si nos quedamos en un 80 o 75% del volumen máximo (unos 112 decibelios) para preservar la calidad y nitidez, dando buena experiencia aunque con margen de mejora en cuanto al rango dinámico. Añadir que se agradece que el fabricante entregue unos auriculares y más si así se facilita una transición que no tenemos por qué haber hecho previamente (del minijack de 3,5 milímetros al USB tipo C o a los inalámbricos). Los Pixel Buds dan una buena experiencia (sobre todo si somos asiduos a usar Google Assistant) y son cómodos, aunque lo que más llama la atención es la posibilidad de adaptarlos a nuestro pabellón auditivo, logrando también algo más de aislamiento. La cámara única para intentar vencerlos a todos En otro aspecto en el que los de Mountain View se han mostrado más conservadores (o más tercos, según se mire) es en el aspecto fotográfico al integrar solamente una cámara, si bien en el software sí hemos visto (y seguimos viendo) algunos añadidos. Esto no significa que sea peor; de hecho no hacemos más que compararlos y compararlos y desde el Pixel 2 XL los smartphones de Google vencen o quedan cerca de hacerlo en [los combates fotográficos frente a sus rivales](https://www.xataka.com/moviles/comparativa-camara-samsung-galaxy-s9-vs-pixel-2-xl-vs-iphone-x-vs-lg-v30s-thinq-vs-huawei-mate-10]. En Xataka Qué hay realmente detrás del software de la cámara del Pixel 3 de Google y por qué es uno de los mejores smartphones fotográficos Tras semanas con él siendo básicamente nuestra cámara personal no nos queda otra que confirmar lo que dijimos ya en el primer análisis: salir a hacer fotos con el Pixel 3 XL es una delicia, es saber que va a ser una sesión cómoda y eficaz a cualquier hora del día, incluyendo la noche (e incluyéndola mucho, mucho) o los contraluces. Pero nada es perfecto y también echamos en falta ciertos aspectos, claro. Foto en automático. Foto en modo automático. Foto en modo automático. Foto en modo automático. El modo automático tiene un rendimiento más que aceptable, pero casi nos compensaba más quedarnos en HDR+ porque el rango dinámico ampliado se nota bastante, sobre todo en cielos y con la compensación en la exposición que este disparo múltiple suele tener. También de noche, donde el modo automático queda bastante por detrás que el hecho con HDR+ al sacar mucho más ruido y menos definición, aunque el rey ahí es el modo noche (que por fin nos llegó vía actualización). El modo noche aparece en la pestaña "Más", donde podemos activarlo cuando queramos. Si el propio móvil detecta que la escena puede mejorar con él nos lo indica, como el aviso de lente sucia. El HDR+ mejorado no lo hemos percibido como tal siempre, ya que tiende a variar el balance de blancos en situaciones de luz media (como días nublados) y subexponer ligeramente. Es además un disparo más lento (tampoco exagerado, pero al menos segundo y medio), que puede darnos disparos movidos si no gozamos de estabilidad o si somos algo impacientes. Los colores son realistas, añadiendo algo más de saturación y calidez en algunas situaciones pero sin desvirtuar el resultado ni que éste quede postizo (si sacamos el RAW veremos que en general lo que hace es corregir exposición y saturación de manera muy acertada). A destacar el detalle, el cual conserva bien en la mayoría de escenarios sin recurrir al resalte de bordes y contornos del que pecan algunos procesados. El modo noche es magia como la que ya vimos en modos como el de Huawei o LG, que sacan luz de donde no la hay sin tirar de ISO descomunales. En el caso del de Google no limita el uso en cuanto a la iluminación (es decir, lo podemos activar siempre que queramos) y lo que hace es sacar disparos mucho más iluminados sin aumentar demasiado el tiempo de exposición ni la ISO, de modo que suele haber poco ruido (mucho menos que en automático). El modo retrato no discrimina entre personas y demás seres u objetos (como sí ocurre en el iPhone XR o con la app de Huawei en el Huawei Mate 20 Pro) y está presente tanto en la cámara trasera como en las frontales. El recorte suele ser muy fiel, con algunas excepciones cuando escasea la luz, tendiendo a un desenfoque más "plano" como vimos en la comparativa frente al iPhone XR y el Sony Xperia XZ3 y salvando bien en la mayoría de ocasiones ese pelo que suele ser un enemigo en este campo. Modo retrato. Modo retrato. Donde destaca es en las cámaras frontales hablando tanto del retrato como del disparo automático, sobre todo en cuanto a la conservación del nivel de detalle. Sin milagros y con poco progreso aparente con respecto al año pasado (la doble lente es para el gran angular, no para la profundidad de campo), pero da bastante buen resultado incluso en baja luz (donde ya pierde más detalle y recorta peor). Ver galería completa » Google Pixel 3 XL, modo retrato (14 fotos) La app de serie además ha dado un pequeño salto, cambiando la interfaz para adoptar la clásica disposición con pestañas, añadiendo una última para "Más" en la que tenemos ese modo noche y algunas novedades como el Fotomatón, Google Lens o algo de realidad aumentada. A falta de modo manual, buenas son opciones como el guardado en RAW (sólo para los HDR) o éstas otras que sacan algo más de jugo a la cámara, funcionando todo con estabilidad y sin tener ninguno de los fallos de los que se han hablado últimamente en algunos medios estadounidenses. Ver galería completa » Google Pixel 3 XL, fotografías (43 fotos) Una actualización correcta que nos deja con ganas de cambio Así, tras unas cuantas semanas con este terminal concluimos en que la experiencia es muy buena con el Google Pixel 3 XL, sobre todo si estamos cómodos con las dimensiones y volúmenes mayores que estamos viendo en la gama alta de este año y si nuestro principal uso es el fotográfico. Eso sí, el diseño no nos parece el más acertado por cómo ha quedado la pantalla y por la comodidad, así como esa navegación que nos parece menos práctica y cómoda que los gestos más habituales. Al final ha quedado como una renovación justa y pertinente de los Pixel del año pasado, actualizando ligeramente el aspecto y corrigiendo el problema con los paneles. Sin apostar aún por la doble o triple cámara trasera, en este aspecto sigue rindiendo, aunque tampoco se distancia de manera determinante con otros rivales saliendo por 949 euros (aunque hay un descuento de 100 euros también para el "pequeño" por el Black Friday en la web de Google). Veremos si para el siguiente modelo Google cambia su planteamiento fotográfico y opta por un notch menos evidente, así como la integración de un reconocimiento facial que también hemos echado de menos. Por lo demás hemos experimentado lo que cabría esperar en el móvil del creador de Android: fluidez, fluidez y fluidez. Sólo queda además salpimentar a nivel de RAM y completar algo más las opciones a nivel de ajustes. También te recomendamos LG G7 ThinQ tras un mes de uso: el todo terreno más cómodo de la gama alta Google Pixel 3 XL, análisis: una impresionante cámara que eclipsa todo lo demás (hasta el notch) Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia Google Pixel 3 XL, análisis tras un mes de uso: da una lección en fotografía, la necesita en diseño fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Mapas mejorados gracias a la inteligencia artificial que ayudan a proteger el medioambiente

Chesapeake Conservancy es un grupo ecologista que lucha por la conservación de toda la cuenca de la bahía homónima. Hace dos años, presentó uno de los mapas de más alta resolución jamás realizados en los EE.UU, de un territorio que abarcaba 259.000 kilómetros cuadrados, con 207 ciudades y condados rurales. Este mapa estaba basado en imágenes satelitales actualizadas y contaba con una resolución de un metro, frente al anterior era de 2011 y su resolución era de 30 metros: esto significaba que un único píxel de este mapa ya no representaba todo una finca, sino que permitía identificar cultivos individuales. En Xataka Qué es la inteligencia artificial El mapa constaba de 80.000 celdas, equivalentes cada una de ellas a unos 33,7 kilómetros cuadradas, que tras ser analizadas por un ordenador, fueron revisadas una a una por humanos para clasificar la cobertura del suelo (vegetación, agua, hormigón, etc), una labor que requirió de un equipo de 30 personas trabajando durante 10 meses. Algoritmos para identificar cultivos, lagos y carreteras El análisis computerizado del mapa se llevó a cabo mediante el uso de la herramienta de código abierto Microsoft Cognitive Toolkit 2.0 y de la nube de Azure, gracias a la colaboración entre los ecologistas y el programa AI for Earth puesto en marcha por Microsoft. Esto ha permitido a Chesapeake Conservancy usar un software capaz de analizar e identificar cada elemento del mapa gracias al aprendizaje automático: "Su cerebro contiene un algoritmo que ha sido entrenado para identificar imágenes: 'Eso es un árbol, eso es un coche, eso es una barca'", explica el responsable de medio ambiente de Microsoft, Lucas Joppa. En Magnet OneSoil, el mapa interactivo que transforma la agricultura mundial en auténticas obras de arte En el blog de Medioambiente de Microsoft resumen los retos a los que se enfrentan a la hora de intentar elaborar esta clase de mapas: "Los mapas de cobertura terrestre en tiempo real y de alta resolución pueden guiar los esfuerzos de conservación, pero la creación de estos mapas utilizando las imágenes disponibles y el seguimiento de los cambios a lo largo del tiempo requiere complejos algoritmos y recursos informáticos[...] capaces de seguir el ritmo de la creciente velocidad de recopilación de datos". Gracias a lo aprendido trabajando con el mapa de la bahía, Microsoft pudo recurrir a su Proyecto Brainwave para procesar 200 millones de imágenes satelitales en tan sólo 10 minutos (y por un coste de menos de 40€) y generar inmediatamente a continuación un borrador del mapa de cobertura terrestre de todos los Estados Unidos. Estos mapas de alta resolución permitirán ahora a los grupos ecologistas evaluar los cambios sufridos por el entorno a una frecuencia mucho mayor, y concentrarse allí donde los cambios son más rápidos y agresivos. Por eso Chesapeake Conservancy está ahora colaborando con grupos de otras regiones de los EE.UU (Iowa, Arizona, los Grandes Lagos) para generar nuevos mapas, gracias a la capacidad de procesamiento que les confiere la tecnología de Microsoft. Sin embargo, no todo lo aprendido en Chesapeake es exportable a otras zonas: por ejemplo, el algoritmo de aprendizaje automático, entrenado en analizar los tonos azul y verde de la cuenca del Chesapeake, no mostró un buen rendimiento al enfrentarse a los colores beige y arenisca que dominan el paisaje árido de Arizona. También te recomendamos La tecnología de vigilancia china ya no necesita ver tu cara, sólo cómo te mueves Microsoft ha adquirido una empresa de IA cada dos meses desde el pasado mes de mayo Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? - La noticia Mapas mejorados gracias a la inteligencia artificial que ayudan a proteger el medioambiente fue publicada originalmente en Xataka por Marcos Merino .

Leer más »

J.K. Rowling contra el fandom: Cómo el universo de Harry Potter perdió la magia

La expansión del universo del niño mago dio comienzo la noche del 20 de octubre de 2007. Tras leer unos cuantos capítulos de ‘Las Reliquias de la Muerte’, séptima entrega de la saga de ‘Harry Potter’, en el Carnegie Hall de Nueva York, uno de los fans le preguntó a J.K. Rowling si Albus Dumbledore, que siempre creyó en el poder del amor, había estado enamorado alguna vez. “Si he de serte sincera”, contestó Rowling, “siempre pensé que Dumbledore era gay”. Entonces se hizo el silencio, y todos empezaron a aplaudir. Han pasado más de diez años desde esa noche, y el entusiasmo de quienes aplaudieron esta revelación ha mermado bastante. El universo de Harry Potter ha experimentado casi tantas revisiones como varapalos sufridos por la figura de su autora, antes admirada y ahora una presencia ante la que el fandom se siente incómodo. El estreno de ‘Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald’ ha reforzado este extrañamiento, ofreciéndose como el punto más bajo de la franquicia de Warner Bros., y la constatación de que algo grave ha sucedido por el camino. En Espinof 'Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald': más oscura y ambiciosa pero también descompensada ¿Qué ha pasado? ¿Por qué la angustia con la que los potterheads afrontábamos el supuesto final de la saga en 2007 se ha transformado en hastío ante su incesante prolongación? ¿Cómo ha pasado Rowling de ser una autora visionaria a un meme de Twitter? Para averiguarlo lo mejor es volver a ‘Las Reliquias de la Muerte’ y al momento en el que todo empezó, con un fanfiction que aseguraba no serlo. ¿A qué vino ese epílogo? La relación de J.K. Rowling con los fanfictions siempre ha sido complicada. Ya en 2004, tras terminar ‘Harry Potter y la Orden del Fénix’, la escritora manifestó preocupación ante la afluencia de historias escritas por fans ambientadas de uno u otro modo en el universo de los libros. Teóricamente, dichos inconvenientes se adscribían al componente sexual de muchas de estas ficciones, donde los seguidores combinaban a todos los personajes en relaciones imposibles y se esmeraban más de la cuenta en las descripciones de sus intercambios de fluidos, pero en cualquier caso la medida para hacerles frente fue la más sencilla, y acaso la más diplomática: la autora no emprendería acciones legales contra estos alocados productos mientras fueran realizados sin ánimo de lucro. Dicha decisión acabaría permitiendo la aparición de obras tan dignas y sorprendentes como ‘Voldemort: Los orígenes del heredero’, un mediometraje dirigido por Gianmaria Pezzato estrenado este mismo año en YouTube. Desvinculado totalmente de Warner Bros., recrea el pasado del famoso villano con la falta de complejos y desinterés en evitar las tentaciones propios de los mejores fanfictions. Recurriendo a una acción constante, y a la aparición intempestiva de personajes a los que no les importa desafiar la cronología oficial, como ese catálogo de herederos de Gryffindor, Hufflepuff y Ravenclaw con los que ha de lidiar el de Slytherin. Es algo anecdótico, pero muy interesante a la hora de valorar los primeros esfuerzos de J.K. Rowling por gestionar el nombre de Harry Potter más allá de los libros oficiales. De hecho, esta gestión fue clave a la hora de, como no podía ser de otra forma, darle punto y final a la saga, y Rowling debió de pensar que ‘Las Reliquias de la Muerte’ tenía que ofrecer un espacio controlado ante la aparición de fanfics con la que forzosamente los seguidores iban a querer consolarse de que no hubiera más historias del Niño Mago. Sólo así se entiende la inclusión en el séptimo libro de algo tan extraño como su epílogo, titulado ‘Diecinueve años después’. Rowling siempre ha mantenido que escribió el último capítulo de la saga antes siquiera de ponerse con ‘La piedra filosofal’, pero es evidente que no se refiere al epílogo de marras, sino a ‘El fallo del plan’, que acababa con Potter utilizando la legendaria Varita de Sáuco para reparar su propia varita. Una escena que cerraba inmejorablemente la historia y además lo hacía con un gesto que no podía ajustarse más a la personalidad del héroe, pero cuyo impacto era diluido en páginas posteriores, donde Harry Potter y sus amigos se habían convertido en adultos y llevaban a sus hijos a King’s Cross para que vivieran sus propias aventuras. Son muchas cosas las que están mal en este epílogo. Más allá de los detalles más irritantes, como esa Ginny sin voz ni voto en la elección de los nombres de sus hijos, o ese Ron que ha involucionado al planísimo alivio cómico que preconizaban las películas, estos ‘Diecinueve años después’ desafiaban la coherencia interna de la saga. No había necesidad de que Harry utilizase Severus como segundo nombre para su hijo, ni que se refiriera como “el hombre más valiente que había conocido” al tipo que le había amargado la vida escolar, pero, sobre todo, no había necesidad del epílogo en sí. La historia ya había sido cerrada, y cosas tan superfluas como la elección de los nombres de los hijos o los trabajos de los héroes eran, o debían haber sido, responsabilidad de los fans. Un posible inicio de la expansión del universo de Harry Potter se encuentra en el mismo epílogo de 'Las Reliquias de la Muerte', donde Rowling ya empieza a pensar en términos de fenómeno de masas, y no de simple literatura ‘Diecinueve años después’ fue algo que Rowling se impuso a sí misma. Una decisión extraliteraria tomada no en base a las necesidades de su historia, sino al fenómeno popular que había provocado. Es cierto que seis años antes Rowling había publicado ‘Quidditch a través de los tiempos’ y el célebre ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’, pero fueron circunstancias distintas. Los ensayos supuestamente redactados por Kennilworthy Whisp y Newt Scamander respondían a una campaña de recaudación de fondos para la organización benéfica Comic Relief, sin más interés que enriquecer el universo de forma juguetona. Ese epílogo, sin embargo, era Rowling sudando la gota gorda para mantener el control de su legado en el momento más decisivo. Y ‘Las Reliquias de la Muerte’ fue publicada, y se reveló la homosexualidad de Dumbledore, y Rowling afirmó que con este libro ya había acabado para siempre con Harry Potter, dejando caer no obstante que no descartaba escribir una enciclopedia en profundidad sobre el mundo mágico. En 2018 aún no ha habido ni rastro de la enciclopedia, pero, desde luego, tampoco se puede decir que J.K. Rowling haya acabado con Harry Potter. Ojalá. En Espinof Así ha cambiado 'Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald' el canon del universo Harry Potter Bienvenidos a Pottermore Ni siquiera en los primeros años tras el fin de la saga cumplió Rowling su promesa. Desde 2001 la autora estaba vinculada a la producción de las adaptaciones de Warner Bros., y aunque a lo largo de sus rodajes se limitó a supervisar los guiones y a tener cierto peso en las decisiones creativas —ella descartó a Steven Spielberg como director de ‘La piedra filosofal’, y consiguió que la mayor parte del elenco fuera de nacionalidad británica—, no es menos cierto que estas películas supusieron, en varias ocasiones, una nueva vía para expandir su universo. En ‘Harry Potter y el misterio del príncipe’ encontrábamos una escena muy llamativa que no estaba el libro, y que encontraba al profesor Slughorn recordando a la madre de Harry con un emotivo episodio del pasado que involucraba un pez llamado Francis. Este diálogo, como antes en ‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ conseguían ciertas (y magníficas) escenas del protagonista y Remus Lupin, añadía profundidad a los personajes, y la posterior designación de Rowling como productora ejecutiva de ‘Las Reliquias de la Muerte Parte I y II’ no hizo sino reforzar la idea de que, para ella, no se trataba sólo de adaptaciones, sino de oportunidades para enriquecer la historia original. Que luego las ocho películas de Warner Bros. se fueran haciendo más ininteligibles para los desconocedores del material literario es otro tema que en cualquier caso ayuda a considerar estos films como expansiones por derecho propio, pero más allá de ellas tampoco es que Rowling se estuviera quieta. Apenas un año después de la publicación de ‘Las Reliquias de la Muerte’ fue lanzado ‘Los cuentos de Beedle el Bardo’ en una operación similar a lo obrado anteriormente con ‘Quidditch a través de los tiempos’ y ‘Animales fantásticos’. Este libro era vital en la séptima entrega de Harry Potter, y con su manufacturación Rowling lograba que los lectores se sintieran más cercanos a ese mundo mágico que ya echaban de menos. La anunciada enciclopedia habría sido la mejor forma de darle continuidad, pero la publicación de ésta fue aplazándose mientras a Rowling le daba por escribir un relato de 800 palabras con James Potter y Sirius Black como protagonistas —cuyo manuscrito, por cierto, fue robado en 2017— y comenzaba a pensar en una carrera literaria alejada de Hogwarts. Pero antes siquiera de que finalizara ‘Una vacante imprevista’ y, con el seudónimo de Robert Galbraith, inaugurara la saga de Cormoran Strike, ya se había empezado a hablar de Pottermore. Este sitio web fue lanzado un 14 de abril de 2012, suponiendo el comienzo oficial del universo expandido de Harry Potter. Sí, no deja de ser chocante que la encargada de ahondar en los secretos del mundo mágico fuera una página donde lo primero que tenían que hacer los usuarios era saber a qué casa de Hogwarts pertenecían, pero Pottermore tardó poco en ofrecerse como la plataforma perfecta para que Rowling siguiera trabajando en su universo y se hiciera cargo de los deseos de los potterheads por saber más. Apenas dos años después de que los usuarios se pusieran el Sombrero Seleccionador, visitaran el Callejón Diagon, y demás chorradillas del estilo, Rowling publicó en la web un relato titulado ‘Dumbledore’s Army Reunites at Quidditch World Cup’. Venía firmado por Rita Skeeter. Utilizando la voz de esta malévola periodista, Rowling nos daba el primer testimonio directo de qué había ocurrido con los protagonistas luego de ‘Las Reliquias de la Muerte’, y ante su calurosa acogida Pottermore se convirtió en el anfitrión de nuevos textos cuya intención, inicialmente, era dotar de un mayor background a ciertos aspectos del mundo mágico que no habían sido explorados en los libros. De ahí las biografías revisadas de personajes como Dolores Umbridge o Minerva McGonagall, pero también publicaciones más inesperadas como la referente a Celestina Warbeck, de quien antes sólo sabíamos que era la cantante favorita de Molly Weasley y ahora Pottermore nos brindaba la oportunidad de conocer su vida y milagros. Esta serie de decisiones, que no serían muy diferentes a comercializar los cromos de magos y brujas famosos en el mundo real —algo que, por otro lado, ya ha sucedido—, no tardaron en ser apoyadas por la propia cuenta de Twitter de la autora, que a partir de sus interacciones con los fans también acabó dando más detalles sobre el universo. En 2014 Rowling desveló que Anthony Goldstein, un alumno de Hogwarts sin ninguna importancia en los libros, era judío, e insinuó que en este colegio siempre había habido una gran diversidad tanto de religiones como de razas y sexualidades. La jugada era similar a la revelación de un Dumbledore gay, si bien menos espectacular. Ya fuera porque antes se hubieran alzado voces criticando la escasa diversidad que hallábamos entre los personajes de Harry Potter, o porque Rowling intuía que pronto iban a alzarse, la jugada de Goldstein pretendía no sólo expandir el universo, sino actualizarlo a las sensibilidades contemporáneas y las demandas de inclusión. El nuevo contrato con Warner Bros., por el que la autora se comprometía a escribir los guiones de una nueva saga cinematográfica, ofrecía un escenario idóneo para seguir haciéndolo con la ayuda de Twitter y Pottermore, y fue justo entonces cuando las cosas empezaron a torcerse. Desde su lanzamiento en 2012, Pottermore sirvió como plataforma para que Rowling siguiera dando detalles del mundo de los magos, aunque algunas de estas ampliaciones no estuvieron exentas de polémica Según se iban revelando nuevos detalles del argumento de ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’, Rowling empezó a utilizar Pottermore para dar información que aclararan su contexto. Como las aventuras de Newt Scamander tendrían lugar en el Nueva York de 1926, la autora quiso aclarar que había más escuelas de magia alrededor del mundo y así, además de Hogwarts, Durmstrang y Beauxbatons, en Pottermore pudimos leer que existían Ilvermorny, Mahoukotoro, Castelobruxo y Uagadou. ¿Cuál fue el problema? Que la cachonda de Rowling había bautizado como Castelobruxo (“castillo del brujo” en portugués) a la escuela de Brasil, y que Uagadou, mientras que de los otros centros se hablaba claramente del país en el que se encontraban, aparecía situado “en África”. En Xataka Cuando el mejor hechizo de Harry Potter es un pijama de Hogwarts: el verdadero negocio de Hollywood Los intentos de la escritora por introducir diversidad y expandir el mundo mágico se vieron obstaculizados por una visión tan vaga como irrespetuosa hacia los territorios más allá de Europa, algo a lo que no ayudó nada, posteriormente, su utilización de la cultura nativoamericana para hacer un seguimiento de la magia en Norteamérica. Con un atolondramiento similar al empleado para erigir a Castelobruxo como el novamás de los centros educativos brasileños, Rowling se apropió de cierta historia popular de los navajos para apuntalar la existencia de esos animagos que ya se habían asomado de forma breve a la heptalogía original y, con razón, fue duramente criticada. Por entonces la autora seguía tuiteando sin parar —su improvisado psicoanálisis de Severus Snape hubo de causar un gran fervor entre sus seguidores—, y pronto tuvo la oportunidad de anotarse un tanto ante esos primeros comentarios que denunciaban un supuesto racismo. En diciembre de 2015 estalló la polémica de la Hermione negra. El salto a las tablas Como al parecer los jueguecitos de Pottermore y las nuevas películas de Warner Bros. eran insuficientes, Rowling no pudo evitar verse envuelta en una secuela directa de ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte’ menos de diez años después de su publicación. ‘Harry Potter y el legado maldito’ no era exactamente un libro, sino una obra de teatro cuya historia fue ideada por la escritora pero de cuyo guión se encargó Jack Thorne, y acabó estrenándose el 30 de julio de 2016 en el West End londinense. Antes de eso, la designación de Noma Dumezweni para interpretar a Hermione motivó un gran desconcierto en cierto sector del fandom, que tras ver a Emma Watson en las películas de Warner Bros. no entendían por qué este personaje de repente era negro. Rowling, que ya se había imaginado los efectos de esta decisión, salió a contestar de carrerilla diciendo que en los libros nunca había especificado de qué color era la piel de Hermione. Dando a entender que este personaje podría haber sido siempre negro del mismo modo que Dumbledore y Goldstein resultaron ser homosexuales y judíos: afirmándolo por omisión, y volviendo a conseguir aplausos por ello. Es decir. Por supuesto que nadie obligaba a Rowling a describir explícitamente en sus páginas a Hermione como una persona negra, pero el hecho de que a lo largo de la saga sí identificara la raza de otros personajes, y no de forma muy afortunada —ahí está el infame ejemplo de Kingsley Shacklebolt, que en cada aparición la escritora se apresuraba a aclarar el color de su tez e insistir en que tenía un aro muy grande y brillante en la oreja—, indica que aquí había más oportunismo que un esfuerzo honesto por ampliar la diversidad. Los potterheads no fuimos ajenos a la sensación de que algo no andaba bien, pero quisimos valorar lo importante que era que una persona negra encabezara una producción de estas características por encima de otros factores. Además de que, vaya, ‘Harry Potter y el legado maldito’ nos dio que pensar. Esta historia empezaba allí donde acabó ‘Las Reliquias de la Muerte’, se centraba en las aventuras del desdichado Albus Severus y su punto de partida, desde luego, era de lo más sugerente: el protagonista era un estudiante mediocre y acomplejado ante los logros pasados de su heroico progenitor, cuyas ansias de apartarse de este legado provocaba no sólo que descubriéramos que Harry era un padre de mierda, sino que también arrojaban al mundo mágico a una nueva crisis. Es tentador utilizar este argumento como metáfora de cómo J.K. Rowling ha tenido que lidiar con un fenómeno que llegó a su cumbre hace muchos años y desde entonces ha vivido una eterna y no demasiado mágica resaca, pero más tentador aún es relacionar esta asunción de un pasado glorioso e inigualable con la propia narrativa de la obra. Y es que ‘El legado maldito’ acababa recurriendo a los viajes en el tiempo para darnos la oportunidad de disfrutar de lo que de verdad era bueno, de lo que de verdad queríamos: las escenas más memorables de la saga original. Este pedestre recurso, facilitado por un giratiempo que desde ‘El prisionero de Azkaban’ no había vuelto a aparecer, provocó que al poco de su estreno —y la publicación del guión como un libro más— se alzaran ciertas voces asociando la obra de Rowling y Thorne con ‘My Inmortal’, comúnmente considerado como el peor fanfiction de la historia, donde la protagonista no sólo era una vampiresa que se enrollaba con Draco Malfoy, sino que eventualmente también se lanzaba a jugar con las líneas temporales para conocer a Voldemort cuando era joven y trataba de cambiar el pasado. Vale, es verdad que ahí también aparecía Marty McFly en un DeLorean, pero aunque se trate de un ejemplo tan desnortado, su relación con ‘El legado maldito’ tiene sentido. Los viajes temporales que permitían reencontrarse con un Snape “bueno”, así como descubrir que Voldemort tuvo una hija con Bellatrix Lestrange, son ideas tan facilonas que podrían figurar en cualquier fanfiction mediocre, y debemos relacionar la obra con el epílogo de ‘Diecinueve años después’. Además de ir sentenciando que, desde ‘Las Reliquias de la Muerte’, Rowling no ha hecho sino rendirse a las dinámicas del fanfiction, aprovechándose de que es la autora original y nadie le va a denunciar por ello. Y así es como llegamos a ‘Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald’. Que ya iba siendo hora. Problemas en el ‘Wizarding World’ J.K. Rowling anunció a finales de 2013 que se encargaría de escribir los guiones de otra saga cinematográfica como precuela de la serie original, y esta vez parecía enfrentarse a la decisión más arriesgada de todas. Ambientando estas nuevas tramas más de medio siglo antes de las aventuras de Potter había cierto límite para que ambas historias compartieran personajes, y la jugada se planteó como una forma de acercar el mundo mágico a nuevos potterheads. Nada que reprochar a esto, en principio. De hecho, la decisión de “adaptar” ese librito publicado en 2001, ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’, se saldó con una primera película muy sólida, o resultona cuanto menos. El film de David Yates —impersonal artesano que entre peli y peli de ‘The Wizarding World’ dirigió la horrenda ‘La leyenda de Tarzán’, y esto ya es de por sí ilustrativo de quién quería Warner Bros. desde un principio que llevara el control creativo de la franquicia— contaba en su haber con el estupendo hallazgo de hacer que un muggle, Jacob Kowalski (Dan Fogler) tuviera un considerable peso en la acción. De esta forma, ‘Animales fantásticos’ lograba que el espectador empatizara con la trama, viéndose a sí mismo como el bueno de Jacob e identificando sus ojos maravillados y sus frases catárticas — “Me encanta la magia”, decía— con sus propios ojos y su forma de afrontar una situación así. Daba igual, en ese sentido, que todos los personajes tuvieran un comportamiento tan infantil y hubiera cierta confusión en el guión a la hora de conciliar una aventura ligera sacada del ‘Pokémon GO’ con dos subtramas bastante siniestras: el ascenso de un anterior Señor Tenebroso, Grindelwald, por un lado, y por otro una terrible situación de maltrato infantil que provocaba que el joven Credence desarrollara un álter ego malvado e incontrolable. O algo así. La primera de estas dos subtramas, protagonizada por Johnny Depp, iba a ser la que más quebraderos de cabeza le diera a Warner Bros. Por si no fuera suficiente su aparición al final de ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’ —con un look esperpéntico y unos ademanes que demostraban que había llovido demasiado desde ‘Eduardo Manostijeras’ como para que el tipo este siguiera interpretando a todos sus personajes igual—, las acusaciones de malos tratos que acabaron con su matrimonio con Amber Heard cuestionaron la idoneidad de su presencia en la siguiente película, que además se iba a llamar ‘Los crímenes de Grindelwald’ y, evidentemente, iba a aumentar su protagonismo. J.K. Rowling y Warner Bros. defendieron la permanencia de Johnny Depp para disgusto de los fans, mientras que poco después se hacía público que la secuela no trataría explícitamente la homosexualidad de Dumbledore, por mucho que su aparición como Jude Law y su renuencia a enfrentarse a Grindelwald fueran esenciales para la trama. Cuando, más cercano el estreno de ‘Los crímenes de Grindelwald’, se anunció que Nagini también iba a aparecer, interpretada por una actriz asiática (Claudia Kim), se terminó de constatar que nos hallábamos ante una película maldita. En Espinof Todas las películas del universo Harry Potter ordenadas de peor a mejor Rowling volvió a ser acusada de racismo y se puso en duda lo adecuado de darle a Nagini —la serpiente de Voldemort en la saga original— un pasado humano, ya que dicha ocurrencia se revestía de una enorme crueldad al pensar en todos esos años de la joven como mascota del Señor Tenebroso, y en el pobre Neville cometiendo sin saberlo el asesinato de una inocente. Nuevamente, los intentos de la autora por expandir el universo eran rechazados y ya, a estas alturas, con franca hostilidad. Una vez vista la película de David Yates es posible decir que estos recelos se quedaban cortos, pues tampoco es que presagiaran el desastre que ha resultado ser ‘Los crímenes de Grindelwald’. Más allá de que Jude Law sea un total acierto de cásting, la confusión de tonos de la que hacía gala la entrega anterior aquí da paso a un guión extraordinariamente caótico donde Rowling intenta, sin éxito, dotar de complejidad a la trama y tender unos puentes cada vez más endebles con la saga original. 'Los crímenes de Grindelwald' ha resultado ser un auténtico desastre, echando a perder los aciertos de la anterior entrega y consolidando la desilusión de los fans con respecto a la saga y su autora Es lógico por ello que lo que mejor del film sea un extenso ‘flashback’ que tiene lugar en Hogwarts, ya que el resto de la narración ha de aglutinar una cantidad de información pobremente expuesta y de giros locos que consiguen en primer lugar destruir todos los logros de la primera entrega —al convertir a sus protagonistas en meros personajes secundarios que deambulan de un lado a otro o, en el caso de Queenie, en siluetas cuyo devenir dramático no tiene ningún sentido—, y en segundo contradecir la cronología de la saga. En el citado flashback, Rowling no tiene reparos en poner a Dumbledore de profesor de Defensa contra las Artes Oscuras, aunque según el canon impartía Transformaciones antes de ser director: era demasiado tentador visualizarlo junto a un boggart y que el público recordara lo buena que era ‘El prisionero de Azkaban’. Como tampoco le importa colocar a una joven profesora McGonagall al fondo, pese a que según los cálculos esta mujer ni siquiera había nacido en el año en que transcurre la película. El que la gran revelación de ‘Los crímenes de Grindelwald’ sea que Dumbledore tiene un hermano secreto llamado Aurelius —contened la pedorreta, por favor—, acaba de diagnosticar esa conversión de Rowling en escritora de fanfictions de su propia obra, cayendo en unas incoherencias que no serían tan insultantes si, al menos, su ambición fuera más allá de seguir homenajeando ese pasado. Ese legado maldito con el que Rowling ya no sabe cómo lidiar. Ahora bien, el caso del universo de Harry Potter, y cómo ha conseguido que los fans se aparten de él, es más complejo que el que percibiríamos en, pongamos por caso, ‘Star Wars’. No sólo se trata de una mala continuación o de un mero sacacuartos. El fandom de Harry Potter no tiene nada que ver con esos garrulos que, tras ‘Los últimos Jedi’, rugían que la agenda feminista se estaba cargando el universo de George Lucas. El fandom de Harry Potter estaba llamado a cambiar el mundo, y ser consciente de esto es lo que ha provocado la caída de su autora. J.K. Rowling contra la Generación Harry Potter La saga del niño mago se limitó a ser, durante sus primeros años, un monumental éxito de ventas. Sus libros eran consumidos por millones de personas a lo largo del mundo, y el consiguiente backlash no fue mucho más allá de quienes criticaron el estilo de la autora y la pobre literatura que emanaba de sus páginas. Poco a poco fue apagándose, hasta el hecho notorio de que hoy hacer crítica literaria de los libros de Potter es tan estéril para iniciar una conversación como decir que las descripciones de J.R.R. Tolkien son interminables. Otra cosa, claro, fuero lo que empezó a publicarse transcurrida la primera década del siglo XXI estudiando a esos lectores que crecieron con Harry Potter. De pronto, resultaba que J.K. Rowling había logrado que Obama llegara a la Casa Blanca gracias a jóvenes que, inspirados por sus libros, quisieron abanderar los cambios sociales, criticar las desigualdades y luchar contra las injusticias del mundo. Las historias de Potter, con su discurso sobre el bien, el mal y el rechazo a los prejuicios, había alumbrado a una generación de pronunciada conciencia política y férreo idealismo. La Generación Harry Potter, para más señas. Esto no sólo ha conseguido que los potterheads nos consideremos mejor que el resto de mortales —porque, a ver, lo somos—, sino que ha arrojado a su responsable a una situación complicada. Su fortalecimiento de los principios de una generación, que la autora ya debió intuir cuando antes de ‘El cáliz de fuego’ Harry Potter logró unas ventas históricas, abocaba a que eventualmente la saga fuera percibida como todos los fenómenos pop: meros productos de su tiempo. Y eso parecía suponer un problema cuando se exhibía una falta de diversidad que no se ajustaba a estos ideales. Como casi cualquier otra obra escrita en los noventa. Era cuestión de tiempo que los libros de Rowling fueran reexaminados por la generación Harry Potter —o, ampliando más el tiro, por esos millenials que lo estropean todo— y quedaran al descubierto como esa saga millonaria donde no había negros y el único personaje asiático tenía un nombre tan de chiste como Cho Chang. Ese control de daños, junto al coqueteo con el fanfiction, ha sido lo que ha caracterizado la expansión del universo de Harry Potter. Antes hablábamos de ‘Star Wars’. Es muy curioso comparar ambas sagas ya que tanto George Lucas como Rowling han ido modificándolas para disgusto de los fans, divergiendo el motivo de estos cambios. Donde Lucas quiso retocar hasta lo denunciable su trilogía original queriendo aprovechar los avances digitales, Rowling ha hecho lo propio con la inclusión forzada y en retrospectiva de diversidad. Y lo ha hecho para que Harry Potter siga siendo intocable. Para poder estar a la altura de su legado. Y ha sido un error. Una serie como ‘Friends’ fue enormemente criticada por su homofobia, transfobia y demás, pero sus creadores no quisieron salir a hacer ninguna ridícula defensa. Eso le ha venido bien a la serie. Todos asumimos que ‘Friends’ estuvo guay en su momento, que puede seguir siendo guay, y no hay ningún problema en comentar sus carencias a la luz de lo que hemos ido aprendiendo desde que terminó. No va a ser menos buena, ni vamos a tener por qué recordarla peor. Rowling, por el contrario, sí que ha querido seguir toqueteando la saga para nutrirla de estos aspectos, y ahí es cuando la improvisación desesperada se ha ido notando más, llegando a un punto de no retorno en esa forzada identificación de Grindelwald con Donald Trump que no funciona en ningún momento de la nueva película. Tras su transformación en la voz de una generación, Rowling no ha sabido seguir siendo ese oráculo que, por otro lado, nadie esperó nunca que fuera —sólo necesitábamos que terminara la saga, caray—, y, en su desesperado intento por seguir siendo relevante, ha recurrido al método que más odiamos los miembros de la generación Harry Potter: el cinismo. Aquella noche de 2007, una vez enmudecieron esos aplausos que habían seguido a la revelación de Dumbledore como hombre gay, lo único que a J.K. Rowling le salió decir, tras una risotada, fue “Vaya, si llego a saber que os gustaría tanto, lo habría revelado antes”. Lamentablemente estamos seguros de que sí, lo hubiera hecho. También te recomendamos Tu bebé va a crecer más que nunca en sus primeros años: ¿cómo prepararte para los cambios? Kano se alía con Harry Potter para animar a los niños a que aprendan a programar 'Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald' estrena su primer tráiler: viajemos de vuelta a ese famoso mundo mágico - La noticia J.K. Rowling contra el fandom: Cómo el universo de Harry Potter perdió la magia fue publicada originalmente en Xataka por Alberto Corona .

Leer más »