Inicio / Tecno (página 30)

Tecno

Tecnología en Gral

Xataka Live 1×06: cambiamos un procesador a contrarreloj

Seguimos con nuestro Xataka Live, programa que emitimos en YouTube y Facebook sobre tecnología y entretenimiento y en el que no es raro que pongamos en aprietos a nuestros invitados o que nos peleemos en el escenario por defender lo que creemos. Los ordenadores cada vez son más listos En este episodio hacemos un repaso por la historia de los ordenadores. Desde aquel ENIAC de 1946 y 27 toneladas a los últimos dispositivos con procesadores de ocho núcleos y dieciséis hilos, comentamos las claves para la evolución tecnológica que ha hecho que los ordenadores sean cada vez más listos. Para ayudarnos a ello, recibimos a Patricia Pozuelo de Intel, con la que analizamos los hitos de los 50 años de la compañía, enseñamos auténticas reliquias de procesadores (ay, los Pentium) y recordamos lo que podíamos hacer con ellas en su época. Además, cambiamos en directo un procesador en menos de cinco minutos y explicamos cómo hacerlo. Javier Lacort nos cuenta cómo en algunos ámbitos hay tecnología verdaderamente antigua en funcionamiento (desde cajeros al psicotécnico del carnet de conducir), mientras que Samuel y Eva se enzarzan en una discusión sobre si es mejor un portátil o un sobremesa. John Tones nos habla de superordenadores en el cine y de cómo se han ido reflejando con el paso de los años. En Xataka Así comenzó todo: el origen de los procesadores Cómo venir de público En cada programa hacemos un concurso al final con el público asistente y esta vez el ganador se llevó un Intel NUC, valorado en 500 euros. Si quieres venir a las grabaciones, las hacemos cada miércoles en la Arena de Webedia en Madrid. Es gratis, ponemos bebida y picoteo y puedes apuntarte si estás pendiente a este enlace. También te recomendamos Xataka Live: acompáñanos el 6 de noviembre para hablar de diseño de teléfonos móviles (con Samsung) y de tecnología donde menos la esperas (L’Oréal) Xataka Live: acompáñanos el 30 de octubre para hablar de fotografía móvil (con Huawei) y eSports (con HP) Estrenamos Xataka Live, nuestro programa especial en YouTube, y lo hacemos por todo lo alto hablando de PCs gaming y esports - La noticia Xataka Live 1x06: cambiamos un procesador a contrarreloj fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .

Leer más »

Trasladar toda la industria pesada al espacio: Jeff Bezos cree que ésta es la única manera de salvar el planeta Tierra

Puede que el dinero no dé la felicidad, pero lo que sí hace posible es cumplir sueños o al menos facilitar el camino para hacerlos realidad. Parece que es común entre los principales magnates tecnológicos en su momento pusieron la mirada en el espacio, pero Jeff Bezos pensó ir mucho más allá en eso de los viajes espaciales. El padre de Amazon lo es también de Blue Origin, compañía aeroespacial que cuenta con viajes a la Luna entre sus planes así como turismo espacial, llegando a colaborar con la NASA. Aunque hemos visto sus misiones exitosas en los últimos años, Bezos tenía en mente desde hace años algo más que visitar nuestro satélite, planteándose llevar la industria a la Luna para salvar a la Tierra. "Ha llegado el momento de quedarse (en la Luna)" Cuando hablamos del que fue el ser humano más rico del mundo durante unas horas parece que pocas cosas puedan escapársele de las manos, aunque lo que planteó en esta ocasión es tan ambicioso como poco viable de momento. Es una idea que ya planteó siendo estudiante en el instituto y que reafirmó el pasado sábado en el International Air & Space Hall of Fame en San Diego, hablando de la Tierra como "un parque nacional". "Creo que un día la Tierra será una zona residencial y de industria ligera. Trasladaremos toda la industria pesada al espacio; es la única manera de salvar el planeta." Jeff Bezos En Xataka Así es como gana dinero Amazon: cada vez más nube y un futuro de producciones audiovisuales El empresario comentaba que hay que abaratar costes en la industria espacial para lograr que ésta acabe de despegar (nunca mejor dicho) y que los viajes espaciales sean mucho más dinámicos y prácticos, reduciendo el tiempo entre uno y otro y todo lo que de momento se hace al finalizar uno (refiriéndose a desmontajes, inspecciones, etc.). La idea es que sea algo más similar a los vuelos con aviones: realizar un viaje, aterrizar, recargar de combustible y volar otra vez. "Ha llegado el momento de volver a la Luna. Ha llegado el momento de quedarse." Jeff Bezos Su compañía, como la de Elon Musk, ha hecho su apuesta por los cohetes reutilizables y su aterrizaje vertical en plataformas y su idea es que haya una "verdadera usabilidad operacional", que los cohetes vayan al espacio y regresen a la Tierra con regularidad. Habló de la Luna como un "gran regalo" que se nos ha dado, visualizando el uso de agua de los cráteres para la energía de los cohetes y aprovechando que, según él, la energía necesaria para levantar una libra (algo menos de medio kilo) es 24 menor en el espacio. Algo que verían los nietos de nuestros nietos (si se cumplen plazos) La explotación incontrolada de recursos en nuestro planeta ha hecho que algunos ya empiecen a escasear y que el clima haya cambiado prácticamente sin remedio. Ante este panorama, Bezos habla de que "tenemos que movernos por el sistema solar" con el fin de poder seguir usando "más y más energías y recursos para construir cosas maravillosas", pero el planteamiento es a largo plazo, a bastante largo plazo. El propio Bezos habla de "los nietos de nuestros nietos", y es que como ya vimos 60 años después de que la primera sonda humana llegara a la Luna y 50 después de que la pisáramos por primera vez, aún sigue siendo increíblemente complejo alunizar, registrándose accidentes en algunos de los últimos intentos. Esto no quita que haya misiones de volver, con rovers y con seres humanos, pero reducir costes sin renunciar a la seguridad sigue siendo muy complicado y tendrán que pasar décadas hasta que se solucionen también los temas de eficiencia y subsistencia hablando de viajes largos o estancias largas en el espacio. Por no hablar de lo complejo que se plantea el poder hacer que las industrias actuales puedan funcionar en el espacio, algo que sí parece ciencia-ficción. También te recomendamos Las opciones para ser turista espacial: desde viajes gratis hasta reservas por más de 9 millones de dólares Así es el rover lunar de Toyota: se van a pasar diez años desarrollándolo y Japón pretende usarlo para explorar la Luna Por fin podemos ver la transmisión original de 1969, con anuncios incluidos, del inicio de la misión Apollo 11 - La noticia Trasladar toda la industria pesada al espacio: Jeff Bezos cree que ésta es la única manera de salvar el planeta Tierra fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Tim Berners-Lee creó la web y ahora quiere salvarla (una vez más)

Tim Berners-Lee, conocido por ser el creador de la World Wide Web, lleva varios años luchando por mantener la red libre, descentralizada y segura. Ya en 2016 puso sobre la mesa la posibilidad de distribuir el contenido mediante cadenas de bloques y sin necesidad de servidores centrales, mientras que en 2018 propuso Solid, un proyecto de código abierto que buscaba darle a los usuarios el control absoluto de los datos. Ahora, Berners-Lee ha presentado el "Contrato para la web", un documento creado por representantes de más de 80 organizaciones, gobiernos, empresas y sociedad civil, que "establece compromisos para guiar las agendas políticas digitales". Es una suerte de casi-decálogo de buenas prácticas respaldado por la World Wide Web Foundation compuesto por nueve puntos, tres para gobiernos, tres para empresas y tres para los usuarios. Grandes empresas como Google, Microsoft, Reddit o Facebook ya se han adherido a él. Nueve principios para una web mejor Las dos primeras cláusulas del "Contrato para la web". Tim Berners-Lee lleva un año trabajando en este "contrato para la web". Para él, "el poder de la web para transformar la vida de las personas, enriquecer a la sociedad y reducir la desigualdad es una de las oportunidades definitorias de nuestro tiempo. Pero si no actuamos ahora, y actuamos juntos, para evitar que la web sea mal utilizada por aquellos que quieren explotar, dividir y socavar, corremos el riesgo de desaprovechar ese potencial". En Xataka Tímidos del mundo, estamos perdiendo Internet Dicho contrato, que puedes consultar en inglés, francés y español, consta de 76 cláusulas que buscan garantizar ciertos derechos en la red. Por ejemplo, el primer principio para los gobiernos es "asegurarse de que todo el mundo pueda conectarse a Internet". Este, a su vez, está dividido en varios puntos (cláusulas) que proponen medidas concretas, véase "para el año 2025, 1 GB de datos móviles no tendrá un coste superior al 2% de los ingresos mensuales medios". Los nueve principios son los siguientes, recordemos, tres para gobiernos, tres para empresas y tres para la ciudanía. Asegurarse de que todo el mundo pueda conectarse a Internet. Hacer que la totalidad de Internet esté disponible en todo momento. Respetar y proteger los derechos básicos de las personas sobre sus datos y su privacidad en la red. Hacer que Internet sea asequible para todo el mundo. Respetar y proteger la privacidad y los datos personales, con el fin de generar confianza en la red. Desarrollar tecnologías que promuevan lo mejor de la humanidad y contribuyan a mitigar lo peor. Crear y colaborar en la web. Construir comunidades sólidas que respeten el discurso civil y la dignidad humana. Luchar por la web. El desarrollo de este contrato está siendo guiado por un grupo central que se reúne regularmente para coordinar y planificar el éxito del contrato. Dicho grupo está compuesto por diez actores: el gobierno de Francia y Alemania, Wikimedia, Avaaz, CIPESA, Web Foundation, The NewNow, Pango, Google y Microsoft. Hay cinco grupos de trabajo que buscan "convertir estos principios en compromisos concretos. El 35% de los miembros de estos grupos son del sector privado, el 50% de las ONG y el 15% restante del gobierno. Grandes empresas como Google, Microsoft y Facebook ya han respaldado el "Contrato para la web". Comentan desde la organización que "es un trabajo enorme, pero estamos comenzando con una coalición diversa y poderosa". Son conscientes de que "habrá algunos actores globales que nunca respaldarán los principios del Contrato, al igual que ignoran otros acuerdos globales", por ello opinan que "habremos tenido éxito cuando esos gobiernos y compañías sean verdaderos valores atípicos". Desde la web oficial del proyecto se puede acceder al contrato. Está disponible tanto para individuos (no olvidemos que hay tres principios dedicados a los usuarios) como para empresas. Vía | The Guardian También te recomendamos Así es ZeroNet, el internet alternativo P2P al que se ha mudado 8chan y hace que sea (casi) imposible de cerrar Los viejos roqueros de Internet fueron utópicos y revolucionarios, ahora luchan contra la Red actual Para los ISPs británicos, Mozilla es tan mala para internet como Donald Trump - La noticia Tim Berners-Lee creó la web y ahora quiere salvarla (una vez más) fue publicada originalmente en Xataka por José García Nieto .

Leer más »

El Cybertruck de Tesla ya es un alucinante éxito: Musk confirma que se han reservado 200.000 unidades de este pickup eléctrico

Mucho se ha bromeado en redes sociales sobre el Tesla Cybertruck, esa camioneta eléctrica en formato pickup con la que la empresa de Elon Musk nos sorprendió la semana pasada de principio a fin. Algunos podrían pensar que su singular diseño sería un obstáculo para su éxito, pero parece que esa es en realidad la clave de su éxito. El propio Musk ha confirmado en Twitter que en tan solo tres días ya ha recibido 200.000 reservas de este singular vehículo. Tres modelos de Cybertruck, y los más caros son los que desatan más pasiones "Es mejor camión que el [Ford] F-150, y es más rápido que el Porsche 911". Así destacaba Elon Musk las principales ventajas de este nuevo vehículo eléctrico de Tesla que revoluciona el concepto de pickup tradicional que tanto éxito tiene en Estados Unidos y que parece haber calado hondo allí. 200k— Elon Musk (@elonmusk) 25 de noviembre de 2019 De hecho muchos mensajes en redes sociales tras la presentación hacían bromas sobre el peculiar diseño de un vehículo que huye de las curvas y presenta una filosofía mucho más poligonal. El propio Musk afirmaba en una entrevista avisaba de que "si solo hay un pequeño número de gente a la que le gusta la camioneta, supongo que haremos una más convencional en el futuro". No parece que eso vaya a ser necesario, porque durante el fin de semana Elon ha ido compartiendo en Twitter el número de reservas de este modelo, que el sábado ya había sido reservado por 146.000 clientes, subió a 187.000 y que hace apenas unas horas había llegado a 200.000 reservas. El dato es sorprendente y nos recuerda a lo que ocurrió hace tres años y medio con el lanzamiento del Tesla Model 3. Ese modelo logró que en tan solo 24 horas se realizaran 180.000 reservas, y que durante la primera semana desde esa presentación la cifra ascendiera a 325.000 unidades. Cybertruck pulls F-150 uphill pic.twitter.com/OfaqUkrDI3— Elon Musk (@elonmusk) 24 de noviembre de 2019 Los mensajes de Elon Musk destacando sus prestaciones han continuado con comparaciones peculiares como la que permitía comprobar que este Cybertruck era capaz de remolcar a un Ford F-150 mientras este vehículo intentaba a su vez tiraba del Tesla. La lucha, como apuntaban algunos comentaristas, era algo injusta por la tracción trasera del Ford frente a la tracción a las cuatro ruedas y potencia del Cybertruck que le daba ventaja. Tesla ya indicó que ofrecería tres modelos del Cybertruck. El primero, con un precio de 39.900 dólares, tendrá solo un motor, tracción trasera y 400 km de autonomía. La versión intermedia, de 49.900 dólares, tendrá motor dual, tracción a las cuatro ruedas y autonomía de 482 km, mientras que la versión "tri motor" de 69.900 dólares tendrá tres motores, tracción a las cuatro ruedas y una alucinante autonomía de más de 800 km. Es también destacable que la versión más barata es la que está generando menos interés en las reservas. Elon Musk indicaba cuando se llevaban 146.000 reservas que solo el 17% de ellas eran para la versión con un motor. El 42% de los clientes habían elegido la versión con motor dual, y un 41% habían elegido la versión tri-motor. Vía | TechCrunch También te recomendamos El coche eléctrico cada vez es más cosa de los viejos fabricantes: excepto Tesla, los nuevos disruptores están cayendo uno a uno Tesla Cybertruck: el nuevo coche eléctrico de Elon Musk es una alucinante pickup desde 39.900 dólares con hasta 805 km de autonomía Tesla Cyberquad: una cuatrimoto eléctrica con diseño futurista que llegará a acompañar y hasta se podrá recargar en la Cybertruck - La noticia El Cybertruck de Tesla ya es un alucinante éxito: Musk confirma que se han reservado 200.000 unidades de este pickup eléctrico fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

ASUS Zenbook Duo, análisis: imitar el trabajo de un PC de sobremesa con dos monitores ha sido un éxito

El ASUS Zenbook Duo es el modelo de portátil de consumo que más se ha atrevido este año. Su gran doble pantalla no tiene igual actualmente en el mercado y queríamos comprobar cómo es la experiencia en el día a día con este modelo. Así que durante un par de semanas el nuevo ASUS Zenbook Pro ha sido el equipo de trabajo principal en diferentes ámbitos, tanto en casa como fuera de ella. Y ésta ha sido mi experiencia. Ficha técnica del ASUS Zenbook Duo (UX481) ASUS ZenBook Duo (UX481) Pantalla 14" IPS 1080p 16:9 100% sRGB ScreenPad Plus 12,6" Procesador Intel Core i7-10510U GPU NVIDIA GeForce MX250 Memoria 16 GB 2133 MHz DDR3 Almacenamiento 512 GB PCIe Gen3 x2 Batería 70Wh, 4 celdas Li-Po Sonido y cámara Micrófono con Cortana, Alexa, certificación Harman Kardon, IR webcam Sistema operativo Microsoft Windows 10 Home / Pro Dimensiones y peso 323 x 223 x 19,9 mm 1.5 kg Conectores 1x USB-C 3.1 Gen 2, 1x USB-A Gen 2, 1x USB-A Gen 1, 1xHDMI, Entrada/salida audio, 1 lector microSD Conectividad Intel WiFi 6 Gig+, BT 5.0 Precio 1499 euros ASUS ZenBook Duo UX481FL-BM044T - Portátil de 14" (i7-10510U, 16GB RAM, 512GB SSD, GeForce MX250, Windows 10 Home) Metal Azul Celeste - Teclado QWERTY Español Hoy en Amazon por 1.499,00€ PVP en PcComponentes 1499€ De un sobremesa con dos pantallas al ASUS Zenbook Duo ... y tiro porque me toca Mi actual labor frente a un ordenador, que con ligeras variaciones según el día, es de como mínimo seis horas, suele dividirse casi a medias entre un sobremesa y un portátil de tipo ultrabook. Tras años con un iMac como equipo principal, en la actualidad el puesto de mando en casa (unas 4 horas diarias) está configurado alrededor de un sobremesa clásico con doble pantalla. Es así por cuestiones de productividad y método de trabajo, pues me permite disponer de una pantalla exclusivamente para la escritura y la secundaria para una multitarea en primer plano siempre pero con aplicaciones u entornos de tipo secundario, de las que en la pantalla principal no aportan siempre pero quiero tener visibles. Hablo de Youtube, Spotify, un gestor de tareas, Twitter, mensajería tipo Slack o incluso el correo según qué épocas del año. El resto de horas hasta llegar a las 7-8 diarias se trasladan cada día al ámbito de un portátil de tipo ultrabook pues lo que necesito en ese caso es ante todo portabilidad y comodidad de escritura, además de una pantalla de calidad. El gran reto del ASUS Zenbook Duo era permitirme replicar en movilidad y de manera sencilla un escenario de uso basado en dos pantallas conectadas a un sobremesa Con ese diseño de escritorio fijo en casa he alcanzado algo así como un mantra físico en el que tengo muy afianzados determinados flujos de trabajo para las diversas tareas que me ocupan cada día. Desde la formación hasta la elaboración de materiales o la prueba de productos en Xataka. En Xataka Black Friday 2019: Cómo Xataka Selección te puede ayudar a encontrar las mejores ofertas Hay configuraciones fijas en el sobremesa que cuando estoy frente al portátil me gustaría poder replicar de manera más o menos fiel. Por eso el ASUS Zenbook Duo me interesaba desde un punto de partida muy claro: replicar el uso de un sobremesa con configuración de doble pantalla en un dispositivo portátil. La curva de aprendizaje se supera pronto Retirado el sobremesa de cabecera a una caja durante unos días, el espacio que queda en la mesa se trabajo se me antoja enorme. A nivel visual resulta extraño pero claramente gano en orden y se abren nuevas posibilidades para esa zona una vez que me acostumbre a retirar el ASUS Zenbook Duo tras la jornada. Si queremos sacarle partido, al ASUS Zenbook Pro hay que enfrentarse de una manera diferente que con el portátil clásico El primer gran impacto de usar el portátil como sustituto del sobremesa es que lógicamente las 14 pulgadas de la pantalla principal del ASUS Zenbook Duo quedan muy lejos de las 24 pulgadas de la pantalla principal de mi configuración de sobremesa. Pero el panel 1080p configurado al 100% (por defecto Windows me lo coloca al 150%) ya me deja disponer de bastante espacio de trabajo útil en pantalla. El uso del portátil ASUS Zenbook Duo resulta extraño las primeras horas, incluso los primeros días. Hay que modificar la manera en que nos enfrentamos a un portátil y asimilar que si nos hemos gastado 1500 euros en este equipo con doble pantalla, no tiene sentido que sea solo por su apariencia. Y así hice. A pesar de su apariencia muy cuidada y sin duda de equipo premium, algo común a los Zenbook de ASUS desde hace años, el equipo presenta limitaciones respecto a lo que podría haber sido sin esa doble pantalla. Por ejemplo podría haber sido más delgado, ligero e incluso afinar los marcos de su pantalla de 14 pulgadas. En todo caso, el ASUS Zenbook Duo no supera los 1.5 kg de peso, lo que permite llevarlo de un lado a otro con total comodidad. Imitando el trabajo con dos monitores en el portátil Hacerse una idea de las posibilidades de la segunda pantalla requiere algo de tiempo. Conviene dedicar un corto periodo a configurar la segunda pantalla y a entender de qué manera podemos ir colocando aplicaciones en ella de manera organizada. Y lo que es más interesante: crear grupos de aplicaciones y su disposición para poder lanzarlas tal cual en cualquier momento. En mi caso, con dos labores diarias bien separadas, la segunda pantalla del ASUS Zenbook Duo me fue muy útil para tener dos entornos productivos diferentes y que podía cargar automáticamente solo pulsando una tecla. Al hacerlo, las aplicaciones se abrían en sus posiciones predefinidas al instante. Bajo esa premisa lo que hice fue tratar de replicar los escenarios de trabajo habituales de doble monitor en el sobremesa usando la doble pantalla.Y siempre asumiendo la premisa de que no será lo mismo. Una vez colocadas las aplicaciones en su sitio ideal, podemos "grabar" la configuración para replicarla con un solo toque Puede parecer poca aportación la de esta pantalla secundaria de 12,6 pulgadas y formato tan alargado, pero cuando llevas muchos años en un trabajo que requiere más o menos de tareas fijas y uso de las mismas aplicaciones de la misma manera la mayoría del tiempo, tener flujos de trabajo se torna clave en el día a día y es algo que en mi caso veo cortado cuando cambio de sobremesa a portátil para esas mismas labores. Con las limitaciones lógicas por su tamaño, la segunda pantalla del ASUS Zenbook Duo me permite trabajar de manera similar a cuando estoy en un sobremesa con doble monitor Con esa segunda pantalla puedo mantener las 14 pulgadas principales dedicadas a una sola aplicación e ir colocando en la pantalla inferior las que en la configuración de escritorio/sobremesa tengo en un segundo monitor. En mi caso es de vital importancia mantener siempre visible el calendario o los mensajes directos y notificaciones de Twitter. También la ventana del sistema de comunicación interna del trabajo o a primera hora, mi software de gestión de tareas. Lista de tareas, vídeo en Youtube y algunos atajos mientras mantengo la pantalla principal plenamente funcional Todas esas pantallas no es que me sirvan de referencia para consulta. No. Son plenamente funcionales pues la segunda pantalla es una extensión de la principal igual que en una configuración de doble monitor en sobremesa. Pero a una escala bastante menor. Esas aplicaciones puedo maximizarlas, moverlas y son plenamente funcionales. De hecho la resolución del panel facilita que las tres aplicaciones completas que puedes mantener sean accesibles. Esa interacción podemos realizarla tanto de manera táctil como con el ratón, que pasa de una pantalla a otra de manera completamente natural y fluida. Lo mismo ocurre con las pantallas, que podemos mover libremente por las dos pantallas sin limitaciones. El uso de la pantalla secundaria estos días ha sido principalmente como una extensión realista de la primera. Justo mi objetivo: que actuara como segundo monitor. Pero también me ha resultado útil en algunos casos concretos como touchpad. Por ejemplo admite moverse entre escritorios con facilidad y con ello aumentar la productividad. O para situaciones concretas, mantener la mano sobre la segunda pantalla y recurrir a los llamados Quick Keys para algunas funciones como copiar/pegar/cortar/deshacer/seleccionar, algo que me ha facilitado tareas de edición y maquetación de textos de una manera que me ha sorprendido gratamente. Esa segunda pantalla del ASUS Zenbook Duo no es la panacea. Hay situaciones en que, por mucho que se intente, la doble pantalla no aporta suficiente. Un ejemplo: la navegación web, salvo para casos puntuales, no tiene sentido en una pantalla con formato panorámico tan extremo como la de este portátil. Y no hay muchas aplicaciones que admitan dividir sus paneles para poder "mandarlos" a la inferior. Uno de los que sí que lo admiten es The Gimp, el editor que uso para algunos montajes y retoques sencillos de imágenes. Una vez desenlazados los paneles de la interfaz principal ya podemos mover libremente a la segunda pantalla algunos de ellos, que sigan siendo plenamente funcionales pero ganar espacio para las imágenes en la principal. Eso sí, por defecto, la configuración que hayamos adaptado con este programa en doble pantalla no se conserva ni tan siquiera usando la opción de Grupo de Tareas, opción que además con solo cuatro accesos directos se nos queda algo corta. Algunos programas principalmente creativos admiten colocar algunos de sus paneles o elementos en la pantalla inferior De los botones físicos dedicados a la segunda pantalla, me quedo con los que me permiten poder apagar o encender la segunda pantalla cuando necesitas o cambiar la configuración de arriba a la pantalla inferior. Sin embargo no me he librado de toques accidentales que movían paneles o alternaban entre pantallas sin querer, principalmente al usar el ratón externo (o el reducido touchpad). La pantalla secundaria admite el uso de un lápiz táctil pero éste no viene integrado en la carcasa del equipo, lo que le quita casi todo el valor. El ratón externo es casi una obligación en este portátil por el poco tamaño del touchpad del equipo Aunque tengo que confesar que en cuestiones de trabajo con el portátil, todavía soy un firme defensor del ratón, con este ASUS Zenbook Pro es algo casi imprescindible si tienes que recurrir mucho a él. A mi no me ha servido tener un touchpad bastante reducido de tamaño pero sobre arrinconado en un lateral. Siempre ratón externo si quieres ser productivo de verdad. ¿Y el teclado? Pues era mi principal preocupación habida cuenta de que buena parte del tiempo que estoy frente al equipo, tanto en casa como fuera, tengo tareas que requiere bastante tiempo de tecleo. La configuración tan abajo resulta extraña los primeros días pero no es complicado adaptarse siempre que mantengamos este equipo como el principal. Si alternamos, la curva de aprendizaje, aunque irá reduciéndose, nunca acaba de dominarse. Las teclas presentan buen recorrido, hay retroiluminación, no son muy sonoras pero me han resultado algo pequeñas. No sería el equipo que escogería si la mayor parte de mi tiempo la dedicara a escribir. Autonomía de diez, su gran valor como portátil clásico Repasada nuestra experiencia en el día a día con un portátil tan curioso como el ASUS Zenbook Duo, toca revisar otros aspectos clásicos de la review como la calidad de la pantalla o el rendimiento y autonomía. La pantalla principal del ASUS Zenbook Duo es de 14 pulgadas, mantiene algo de marcos, y ofrece una resolución de 1080p. Tiene tratamiento antireflejos que se nota bastante en interiores, donde las luces artificiales no producen ningún reflejo molesto. También me ha resultado un modelo bastante cómodo para usar en exteriores. La diferencia de brillo y ángulos de visión de ambas pantallas es evidente La pantalla es de calidad y el brillo es bastante alto. No ocurre lo mismo con la secundaria, con acabado mate pero de un brillo más reducido (podemos regularlo). Lo que menos me ha gustado ha sido que los ángulos de visión son algo reducidos, por lo que en la posición de trabajo habitual frente a un portátil, la pantalla secundaria perdía brillo claramente. Algún tipo de mecianismo para poder variar su ángulo sería ideal. A nivel de puertos, el ASUS Zenbook Duo incluye una salida HDMI además de una ranura para tarjetas microSD y tres puertos: dos USB tipo A y un USB-C pero que no admite salida de vídeo. Ni tampoco carga. Al abrir la pantalla, el teclado se eleva unos 5 grados para mejorar la ergonomía El ASUS Zenbook Duo estrena la décima generación de procesadores de Intel. El modelo que hemos probado solo admite una configuración: Intel Core i7-10510U acompañado de 16 GB de memoria RAM (DDR3) y apartado gráfico de la mano de la MX250 de Nvidia. Con ese punto de partida las tareas de ofimática e incluso creativas no muy exigentes están plenamente cubiertas. Lo que no es el ASUS Zenbook Duo es un equipo para jugar. En nuestras pruebas de rendimiento, el ASUS Zenbook Duo obtuvo casi 800 puntos en la prueba R15. En cuanto a la unidad SSD, en lectura nos ofreció una media de 1630 MB/s y de 840 MB/s en escritura, datos mejorables en este margen de precios. En todos estos días poniendo a prueba al nuevo ultrabook, me ha gustado mucho el poco calor que genera y que hay que exigirle realmente mucho para que sea apreciable algún ruido del sistema de refrigeración. Otro punto muy destacado del ASUS Zenbook Duo es el sonido. Gracias a la inclinación del la parte inferior, los altavoces se escuchan de manera muy nítida y son asombrosamente potentes a niveles de volumen no muy altos. Pero sin duda alguna, el gran valor de este ASUS Zenbook Duo como portátil clásico está en su batería. Es de 70 Wh y nos ha ofrecido una consistencia que no se ve mucho en equipos de estas características. Superar la jornada laboral es siempre posible, y hemos mediado entre 8 y 12 horas de autonomía, siempre dependiendo del uso intensivo u ocasional de la segunda pantalla, la cual resta bastante autonomía. Lástima que el cargador sea propietario y no USB-C. Pero al menos apenas ocupa nada, no pesa y tiene una buena longitud. ASUS Zenbook Duo, la opinión y nota de Xataka ASUS nos ha ido dejando a lo largo de estos años una serie de atrevimientos en sus dispositivos. Lo hizo con los convertibles, con los teléfonos y desde hace unos años lo está intentando en el sector de los portátiles. La pantalla en el touchpad ha pasado a ser un segundo panel en toda regla en este ASUS Zenbook Duo. Este ultrabook cumple con creces como equipo clásico, con un rendimiento aceptable excepto para jugar, una pantalla principal de calidad, acabado premium y sobre todo una autonomía que nos permite alcanzar sin sufrimiento la jornada laboral de 8 horas completamente. ASUS ZenBook Duo UX481FL-BM044T - Portátil de 14" (i7-10510U, 16GB RAM, 512GB SSD, GeForce MX250, Windows 10 Home) Metal Azul Celeste - Teclado QWERTY Español Hoy en Amazon por 1.499,00€ PVP en PcComponentes 1499€ Lo que lo hace único en el mercado es su pantalla secundaria, de ni más ni menos que 12 pulgadas y que en nuestra review hemos pretendido usar como si de un segundo monitor de sobremesa se tratara. Salvando las distancias por su tamaño, el resultado me ha convencido, y para determinados perfiles es una interesante opción de cara a tratar de llevarse a todos lados la configuración de doble monitor de un equipo de sobremesa. Y sin que el precio sea desorbitado. 8,5 Diseño9 Pantalla 8,75 Rendimiento8 Teclado/trackpad7,75 Software8,75 Autonomía9 A favor Buena calidad de ambas pantallas La segunda pntalla cada vez es más productiva Excelente autonomía más allá de la jornada laboral En contra Teclado y touchpad poco ergonómicos ScreenPad+ con falta de brillo y mejores ángulos de visualización Una mejor GPU le habría abierto más puertas El portátil ha sido cedido para la prueba por parte de ASUS. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas. También te recomendamos Acer Swift 5, análisis: menos de 1 kg para el portátil de 15,6 pulgadas bueno, bonito y barato Xiaomi Mi Laptop Air (2018), análisis: así es el portátil con la ambición de ser el clon más aventajado de los MacBook de Apple Oferta del día en Amazon: el ultrabook Medion Akoya más potente con i7-8565U, 8GB RAM y 256GB SSD por 599 euros - La noticia ASUS Zenbook Duo, análisis: imitar el trabajo de un PC de sobremesa con dos monitores ha sido un éxito fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

De sustituto barato de la mantequilla a alternativa supuestamente saludable: la ciencia detrás de la margarina

Tiene el aspecto y el color de la mantequilla, se encuentra en la sección de refrigerados justo al lado de la mantequilla pero... no es mantequilla. Nacida en la Francia napoleónica como alternativa más asequible, la margarina es consumida en los desayunos bajo el pretexto de ser más saludable por su origen vegetal. Pero, ¿lo es realmente? El origen de la margarina Aunque ahora podemos ir al supermercado y encontrar una gran variedad de productos y alternativas, no siempre ha sido así. La margarina tiene su origen en la Francia del siglo XIX, donde el emperador Napoleon III andaba a la búsqueda de un sustituto barato de la mantequilla que pudiera conservarse en el tiempo sin perder sus nutrientes ("corps gras semblable au beurre, mais de prix inférieur, apte à se conserver longtemps sans s'altérer en gardant sa valeur nutritive"). Un farmacéutico dio con la receta de la margarina emulsionando grasa de vacuno fraccionada, con leche y agua, a la que llamó oleomargarina, un nombre muy largo y poco comercial que acabó siendo acortado hasta el término que usamos ahora. Se patentó en 1872, pero no fue hasta la Segunda Guerra Mundial cuando la margarina gozó de popularidad como sustituto de la mantequilla. En Vitónica ¿Mantequilla o margarina? Esta es la opción más saludable a la hora de cocinar Cómo se "fabrica" la margarina Mucho ha llovido desde que el farmacéutico Hippolyte Mège-Mouriés diera con la receta de la margarina, dando paso a una fabricación a gran escala industrial en la que la grasa de origen vegetal ha ido sustituyendo a la animal. Y es que los aceites vegetales abundan en la naturaleza y, siguiendo las premisas de Napoleón, los hay muy baratos como es el caso del aceite de palma. No obstante, en la elaboración de margarina se utilizan aceites de maíz, girasol, oliva, coco o cacahuete. El problema es que a temperatura ambiente son líquidos. Así que tras refinarlos, pasan a un proceso llamado hidrogenación, clave en esta historia. La hidrogenación satura el aceite parcial o totalmente con hidrógeno para alterar su punto de fusión, logrando una curva de sólidos concreta. O lo que es lo mismo: hace que los aceites sean más estables, logrando una textura sólida similar a las de origen animal y minimiza el enranciamento oxidativo. De manera simplificada, los aceites son cadenas largas de ácidos largos conformadas por átomos de carbono unidos entre sí. Si cada átomo de carbono está unido a dos carbonos y dos hidrógenos (mediante enlaces simples), entonces es saturado y es sólido a temperatura ambiente. Es el caso de la mantequilla. Pero si los átomos de carbono están unidos entre sí con enlaces dobles, entonces son insaturados. Si añadimos "a la coctelera" átomos de hidrogeno, níquel como catalizador y ciertas condiciones de temperatura, entonces este doble enlace de carbono se rompe y cada átomo de carbono se une a dos átomos de hidrógeno, saturándose. Ya tenemos la margarina. La cara B de este proceso es la forma en la que se colocan los átomos de hidrógeno: en lugar de situarse al mismo lado de la cadena, se sitúan en lados opuestos, formando ácidos grasos trans. Esta configuración es poco frecuente en la naturaleza, siendo los aceites vegetales hidrogenados de la industria alimentaria la principal fuente. No obstante, no todos los aceites vegetales son iguales: el aceite de oliva soporta mejor este proceso gracias a la estabilidad que le confiere su mayor presencia de ácidos monoinsaturados, algo que dificulta su oxidación para producir grasas trans. El proceso de hidrogenación parcial genera altas cantidades de ácidos grasos trans, por este motivo en la últimas décadas la industria de la margarina ha ido variando este proceso hacia otros como la hidrogenación total, la interesterificación y el fraccionamiento, logrando porcentajes inferiores al 1%. Pero, ¿por qué es tan importante reducir los ácidos grasos trans? En Vitónica Grasas Trans: lo que tienes que saber Margarina vs mantequilla desde el punto de vista nutricional El ingrediente principal de la margarina es la materia grasa. Pueden ser exclusivamente de aceites vegetales o con una parte de origen animal, conocida como mixta. El segundo ingrediente porcentualmente hablando es el agua, creando una emulsión de la mezcla de ambas. Como el agua y la grasa son inmiscibles, en esta tarea ayudan los aditivos alimentarios que actúan como emulgentes. Entre ellos encontramos mono y diglicéridos de ácidos grasos y la lecitina. En la fabricación de la margarina también se añade sal y sorbato potásico, un conservante. En cuanto a su aporte de vitaminas y minerales, están enriquecidas en vitaminas liposolubles como la A, D y E y, en caso de que el fabricante sustituya parte del agua por leche desnatada, también encontraremos el calcio como mineral. Aunque existen diferencias entre las marcas comerciales y los tipos de margarina comercializados (hay margarina 3/4, margarina light), la composición nutricional de la mantequilla y la margarina "estándar" de acuerdo con la Federación Española de Nutricionistas es la siguiente: Margarina (100g) Mantequilla (100g) Energía (kcal) 732 749 Proteínas (g) 0,3 0,6 Lípidos totales (g) 80,7 83 Saturadas (g) 21,26 44,97 Monoinsaturadas (g) 21,35 21,3 Poliinsaturadas (g) 37,6 2,1 Colesterol (mg/1000 kcal) 115 230 Hidratos 1 - Agua 18 16,4 Minerales Calcio (8mg), hierro (0,2 mg), Magnesio (1 mg), Yodo (26 microg), Sodio (800 mg), Potasio (7mg), Calcio (15mg), hierro (0,2 mg), Magnesio (2 mg), Zinc (0,15 mg), Yodo (38 microg), Sodio (5 mg), Potasio (16mg), Fósforo (15mg) Vitaminas A (900 microg) y E (8mg) A (828 microg), D (0,76 microg) y E (2mg) En Vitónica El contenido de grasas trans de algunos alimentos Hemos realizado la tabla con 100 gramos, pero la dosis habitual es de unos 15 gramos. Como ves, la cantidad de grasa que ingerimos desayunando mantequilla o margarina es muy similar: ronda el 80%. Las diferencias radican en el origen y la calidad de esta. Con la mantequilla estamos tomando grasas saturadas procedentes de origen animal, que aumentan el colesterol malo, favorecen la obesidad y la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, de acuerdo con la OMS. Desde luego, la mantequilla no es lo más sano que podemos poner sobre una tostada. Con la margarina también tomamos grasas saturadas, pero dada su procedencia vegetal, son más ricas en ácidos grasos mono y poliinsaturados que en saturados. El problema es que, a no ser que se indique lo contrario, la margarina contiene más grasas trans. La forma en la que se obtiene vuelve a la palestra. Hay dos fuentes de ácidos grasos trans: la natural y la industrial. Están presentes en pequeñas cantidades naturalmente en músculos y la leche de rumiantes, de ahí que el 5% de su consumo procede de la ingesta de productos como la mantequilla, nata, leche entera o carne grasa. Pero el grueso de grasas trans proviene de la hidrogenación parcial de aceites vegetales, algo que consumimos en bollería industrial, alimentos precocinados, snacks, fritos, helados o batidos. En este grupo de alimentos con grasa trans de origen industrial se incluye la margarina. Cuando las grasas trans pasan a la sangre, favorecen el aumento del colesterol malo en detrimento del bueno, el desarrollo de arterioesclerosis, incrementan los niveles de triglicéridos en sangre – lo que favorecen las enfermedades cardiovasculares –, contribuyen a la diabetes... sus efectos negativos a la salud son superiores a los de las grasas saturadas, de ahí que la Organización Mundial de la Salud recomienda que mientras que la ingesta de grasas saturadas debería representar menos del 10% de las calorías totales, la ingesta de grasas trans debería ser inferior al 1%. De hecho, la OMS planea eliminar las grasas trans de la industria alimentaria para 2023. También te recomendamos La gran guerra en la ciencia de la nutrición sobre adelgazar: dietas bajas en grasas vs dietas bajas en hidratos El chocolate podría tener mejor aspecto que nunca gracias a unos potentes rayos X Mide la grasa de tu mascota y controla su estado - La noticia De sustituto barato de la mantequilla a alternativa supuestamente saludable: la ciencia detrás de la margarina fue publicada originalmente en Xataka por Eva Rodríguez de Luis .

Leer más »

Juice jacking: por qué debes tener mucho cuidado al recargar tu móvil en puertos USB públicos y cómo evitar problemas

Nuestra dependencia del móvil ha provocado que a menudo nos encontremos con esa temida situación en la que estamos a punto de quedarnos sin batería. Para aliviar el problema muchos lugares públicos como restaurantes, trenes o aeropuertos ofrecen puertos de carga USB, pero cuidado, porque usarlos sin tomar algunas precauciones previas puede ser muy mala idea. Cuando los puertos hacen algo más que cargar Teóricamente estos puertos de carga son una excelente idea, y permiten que ante un apuro podamos recargar el dispositivo para poder volver a usarlo normalmente. El problema está en que esos puertos públicos están accesibles a todo el mundo, y eso hace que cibercriminales puedan aprovechar ese acceso libre para modificarlos y convertirlos en puertos capaces de instalar malware mientras estamos cargando esos dispositivos. Lo mismo ocurre con los cables conectados casi como descuidadamente a estos puertos, como si alguien se los hubiera dejado allí. Usar esos cables es también peligroso, y puede dar lugar a problemas serios para nuestros datos y nuestro dispositivo. Esta técnica se conoce como juice-jacking, un término que acuñó el experto en seguridad Brian Krebs en 2011 y permite como decimos que un ciberatacante instale malware en tus dispositivos, además de poder modificar esos puertos para lograr copiar datos sensibles desde nuestro móvil como contraseñas o información personal. En un puerto USB 3.0 tenemos los cuatro pines tradicionales (en la parte superior), mientras que además contamos con pines para esas mayores velocidades de transferencia (SSTX se refiere a transmisión SuperSpeed y SSRX a recepción SuperSpeed). EL funcionamiento de esta técnica es sencillo si tenemos en cuenta que un puerto USB hace mucho más que un puerto para recargar nuestro móvil: estos conectores tienen de base cuatro pines -aunque versiones más recientes han aumentado esa configuración manteniendo los originales-, de los cuales dos se usan para recargar un dispositivo y otros dos para transferencias de datos. Esquivando el problema No es demasiado recomendable utilizar estos puertos para recargar el dispositivo salvo que andemos muy necesitados, pero si no tenemos alternativa deberemos asegurarnos de que cuando los conectemos no se active la opción de transferencia de datos de nuestro dispositivo. Así pues, hay que que tener activa la opción de carga sin más, algo que es la opción por defecto en Android, pero que por si acaso conviene verificar cuando conectamos estos dispositivos a uno de estos puertos. Puede que al conectar el dispositivo al puerto en la pantalla de ese dispositivo aparezca un mensaje que nos pregunta si confiamos en ese dispositivo. Siempre hay que contestar que no a esa pregunta, que si aparece en un puerto USB público de hecho debería hacernos sospechar que ahí pasa algo extraño. Recargas seguras fuera de casa Afortunadamente a la hora de recargar nuestros dispositivos móviles han ido apareciendo numerosas alternativas que permiten no tener que depender (al menos no totalmente) de encontrar un puerto público en el que recargar el dispositivo. Entre ellas está por supuesto la de llevar una batería externa que nos permita recargar el móvil en estas situaciones. Hay muchos y muy diversos modelos con capacidad y entrega de potencia muy distinta, de modo que podremos elegir desde los modelos pequeños de 5.000 mAh a baterías más pensadas para largos trayectos que suelen tener 20.000 mAh de capacidad o más. La otra opción está en llevar con nosotros nuestro propio adaptador/cargador, que puede ser el mismo que utilizamos en casa o puede ser uno auxiliar. Es incluso interesante adquirir uno adicional que puede que no cargue tan rápido como el oficial de nuestro móvil o tableta, pero que sí recomendamos que tenga una opción llamativa si lo usamos fuera de cara: la protección de sobrecargas, lo que evita que pueda haber problemas al conectarlo a enchufes en lugares públicos. Hay otro elemento curioso en este ámbito: los "preservativos" USB que son pequeños adaptadores con una conexión USB-A macho y otra hembra que básicamente bloquean la posibilidad de que a través de ellos se transfieran datos, pero que sí permiten el paso de corriente. Son una opción igualmente interesante para poder usar los puertos públicos de recarga sin miedo a que desde ellos nos roben datos o nos instalen malware. Si nuestro dispositivo tiene carga inalámbrica siempre podemos optar también por esa opción, bien con un cargador que conectemos a esos puertos públicos -y que no podrán transferir datos- o bien con otro dispositivo que disponga de carga inalámbrica inversa, algo que poco a poco está disponible en algunos dispositivos de gama alta. También te recomendamos Infectado con 6 de los malware más peligrosos del mundo, este portátil está a la venta por 1,2 millones de dólares Todo lo que se sabe de Pegasus, el spyware israelí con que el (supuestamente) hackearon a Jeff Bezos Japón desarrollará el primer virus informático del mundo diseñado para contrarrestar ciberataques - La noticia Juice jacking: por qué debes tener mucho cuidado al recargar tu móvil en puertos USB públicos y cómo evitar problemas fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

El retrete japonés es un inventazo: estas son las razones por las que apenas ha calado en el mundo occidental

Uno podría confundirlos con instrumentos de tortura, pero los retretes japoneses son un pequeño prodigio de la tecnología más escatológica posible. Fabricantes como Toto se han convertido en la Dyson o la Apple del sector, pero esos avances no cuajan en el mundo occidental. Y eso que hasta Bill Gates ha tratado de impulsar la innovación en este segmento recientemente. Seguro que habréis oído hablar de ellos y los habréis visto en acción. Puede que hayáis probado en vuestras carnes esos váteres que ahorran agua, permiten evitar el uso del papel higiénico que es insustituible en Occidente y además cuentan con otras muchas ventajas, como estar siempre calentitos para cuando hagamos una visita al inodoro. Con tantas virtudes, ¿por qué el retrete japonés no ha conquistado el resto del mundo? Tecnología punta allí donde creíamos que nunca llegaría la tecnología Los váteres o retretes japoneses son muy conocidos desde hace años. Los que viajan a Japón tienen la oportunidad de usarlos repetidamente porque allí están por todas partes, y de hecho un artículo de Priceonomics revelaba cómo en 2012 el 72% de los hogares japoneses contaban con uno de estos inodoros. Quartz tiene una estadística aún más reciente: era del 76% en 2014. Cuidado donde tocas. Los modelos que aparecieron a finales de los años 90 se han bautizado washlets desde entonces, y lo hicieron como una mezcla de nuestro tradicionales bidés y retretes. Sin embargo en Japón quisieron ir más allá, y además de aunar ambas funciones quisieron implementar otras nuevas que hicieron de la experiencia de ir al baño algo totalmente distinto a lo que conocemos en el resto del mundo. Para empezar está esa función de bidé integrado que ciertamente puede asustar al utilizarla: un tubo con aspecto amenazador aparece de la parte trasera de la taza y unos chorros de agua salen para limpiar el ano e incluso la vulva en caso de su uso por las mujeres. En Xataka El fascinante mundo de los inodoros electrónicos japoneses: sensores, microchips y lo que está por llegar El amenazante chorro acaba convenciendo a quienes lo prueban, sobre todo por que permite completar una limpieza más efectiva y que además evita el uso de papel higiénico aunque se puede complementar con este último elemento. Se pueden ajustar la presión e incluso la temperatura del chorro, además de la posición de un chorro que es sorprendentemente certero si lo habéis probado (yo lo hice hace años). Si no quieres usar papel, los washlets también incorporan sistemas de secado con temperatura ajustable, que se suman a los calentadores de asiento, sistemas de iluminación (muy útil en visitas nocturnas al excusado) o incluso detectores de proximidad que se abren o se cierran conforme a la posición del usuario. Las innovaciones técnicas de estos inodoros no se han detenido ahí: Toto mostraba hace años como su sistema "Tornado Flush" es un eficaz sustituto de pulsar el botón de la cisterna que mejora la limpieza del inodoro y además lo hace ahorrando cantidades ingentes de agua. La empresa de hecho colabora con el ámbito académico para evaluar nuevas tecnologías para la cisterna en los que incluso hacen uso de supercomputadoras para modelar la física del agua. En Xataka WC inteligentes: dificultades normativas y de seguridad al instalarlos si los compras fuera de Europa A esas mejoras se le suman incluso las que afectan a nuestra salud: los fabricantes afirman que los chorros ayudan en casos de hemorroides y estreñimiento, pero es que además de ello en las últimas generaciones de producto se incluyen sensores que permiten medir el azúcar en sangre basándose en la orina o incluso el pulso, presión sanguínea o contenido de grasa en el cuerpo. Y si te preocupan los malos olores, también hay solución para eso, porque la llamada desodorización por ozono aplicada en algunos modelos ayuda a eliminar ese problema de forma eficiente y rápida según los fabricantes. Y sin embargo, no triunfan fuera de Japón Con todas esas ventajas —y seguro que nos olvidamos de algunas— lo que extraña es que estos inodoros no hayan sido un éxito fuera de Japón. Las razones son varias, y el idioma es probablemente una de ellas. Los símbolos y textos en japonés para estas tazas —si viajas allí puedes comprar una y traértela sin demasiados problemas— dificultaban su uso fuera del país asiático, pero hace dos años los fabricantes japoneses llegaron a un acuerdo para estandarizar esos símbolos y textos. Como se explicaba en 2016 en el blog UnGatoNipón, hay algunas razones importantes para el reducido éxito de estos washlets fuera de Japón: Voltaje: en Japón se utiliza un voltaje de 100-110 V, mientras que en España y otros muchos países se hace uso de voltajes de 220 V. Enchufes en el baño: aunque es habitual encontrar enchufes para conectar el secador u otros accesorios en el baño, no es habitual encontrar estos enchufes al lado del retrete. Tazas no compatibles: la forma de anclar la taza al "cuerpo" principal del inodoro no encaja si usamos una taza comprada en Japón. Para hacerlo hay que comprar un adaptador que solucione el problema, algo no trivial. Hay otros inconvenientes que no son prácticos, sino sociales. Como apuntaban algunos fabricantes como las firmas Kohler o Brondell en Estados Unidos, este tipo de inodoros no acaban de convencer a los usuarios porque "convencer a alguien de cambiar sus hábitos en el uso del papel higiénico, que están arraigados en ellos desde la infancia, es como poco difícil". El resumen de Engadget era claro: todo el mundo hace caca, pero nadie quiere hablar de ello. En Xataka La maravilla tecnológica de tener un retrete más resbaladizo que el teflón En el Financial Times hablaban de otra barrera adicional: el coste. La mayoría de hogares occidentales no invierten tanto en un inodoro y el precio incluso de la versión básica de estas soluciones es elevado. A pesar de todo ello no es imposible acceder a uno de estos productos, y de hecho en España la empresa Roca cuenta con los "inodoros ingeligentes" que por ejemplo aprovechan la tecnología In-Wash que lava con agua y disponen del resto de funciones que ya son comunes en inodoros japoneses. El precio, eso sí, es mucho más elevado, y el Roca In-Wash tiene un precio oficial de 1.921 euros. En Xataka Cómo la genética derrotó a la industria de los desodorantes en China Hay alternativas, y aquí es inevitable no mencionar a Xiaomi. Hace pocos meses la empresa que todos conocemos sobre todo por sus smartphones y dispositivos electrónicos presentó recientemente una taza de váter que precisamente permitía contar con algunas de las opciones de los váteres japoneses de forma más económica. Su Smartmi Small Smart Toilet Seat se puede encontrar en tiendas como eBay por 209 euros, por ejemplo. Las opciones están ahí -algunas comienzan a integrar hasta asistentes de voz-, pero no parece que fuera de Japón estemos demasiado dispuestos a hacer el cambio a un sistema que parece convencer a quien lo prueba. También te recomendamos El futuro era pedir a nuestro inodoro inteligente que nos ponga la música que queramos: así es Numi 2.0 de Kohler La última de Bill Gates es "reinventar el WC": inodoros que no requieren instalación y prometen un ahorro millonario Una fuga en uno de los inodoros de la Estación Espacial Internacional provoca la pérdida de 9,5 litros de agua en gravedad cero - La noticia El retrete japonés es un inventazo: estas son las razones por las que apenas ha calado en el mundo occidental fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Tengo 19 años y no uso las redes sociales

“Nunca me atrajeron. No las veo necesarias”. Así de fácil. Es lo que nos responde sin titubear y con toda naturalidad Nabil Acabani López, de 19 años, cuando le preguntamos por qué no tiene ni ha tenido jamás un perfil en las redes sociales. ¿Es posible? Según las últimas encuestas, entre el 83 y el 90% de los jóvenes y adolescentes usan estas plataformas... ¿Pero qué le pasará a este chico? ¿Estará bien de la cabeza? Pues resulta que Nabil no solo no tiene pinta de bicho raro, sino que es un chavalote con buena presencia, sociable, amable y sano, no proviene de una familia anti-tecnológica (“mi madre tiene redes y está al día con ellas; mi padre las usa para la difusión de noticias sobre el cambio climático”, nos cuenta), no tiene ningún trastorno mental, ni es antisocial. Muy al contrario, tiene un sólido grupo de amigos de su edad. Tiene móvil y usa mensajería instantánea, eso sí, “pero si puedo prescindir de ella, mejor; para quedar prefiero hacer una llamada de teléfono, es más rápido”. Podemos constatarlo porque tardó más de 24 horas en ver el mensaje de Whatsapp que le habíamos enviado para contactarle para este reportaje. Su única referencia de las redes sociales es lo que ve en pantallas ajenas: “Si te soy sincero, no sabría cómo moverme en esas páginas, nunca lo he intentado. Mis amigos siempre me enseñan cosas en Instagram, mira esto o lo otro, me enseñan fotos...”. Pero ni por esas se engancha. Más bien, se siente afortunado “porque, cuando salgo, veo que siempre la gente está pegada al móvil y las redes sociales son una de las causas de esa dependencia”, razona. Aunque la verdad es que, si lo pensamos bien, es cierto que Nabil sí que tiene un rasgo mental poco común para su edad: una madurez aplastante. Según la doctora Dominica Díaz Marcet, responsable de la Unidad de Juego Patológico y Otras Adicciones No Tóxicas de la División de Salud Mental de la Fundación Althaia, dentro de Xarxa Asistencial Universitaria de Manresa, a grandes rasgos, existen dos caminos que pueden llevarnos a dejar las redes. “Uno, el de alguien que haya estado muy enganchado y opte por prescindir de ellas. Y dos, alguien motivado por una visión más ideológica, porque las redes nos tienen controlados, usan nuestros datos..., alguien que lo haga como gesto de rebeldía. Hace falta mucha madurez para esto, sobre todo, a una edad que lo que quieres es mantener unido a tu grupo”, afirma. Según el Estudio Anual de Redes Sociales en España de 2018, los jóvenes dedican una media de 70 minutos al día a navegar por las RRSS. De hecho, Nabil nos cuenta que no conoce a nadie que, como él, nunca haya tenido redes sociales, aunque sí tiene amigos que han dejado de usarlas o que las dejan de forma intermitente, “porque se dan cuenta de que les quitan demasiado tiempo y les privan de hacer otras cosas más productivas”, nos cuenta. Es lo que le pasa a Andrea, de 20 años, que en varias ocasiones ha decidido “pasar” de Instagram. “Me la he desinstalado tres o cuatro veces del móvil, sobre todo, cuando veía que dominaba demasiado mi vida, me ponía demasiado ansiosa por ver las respuestas a algo que había colgado, los likes... o me empezaba a afectar demasiado lo que ponían los demás. Luego, igual un par de meses después, me lo vuelvo a instalar, pero intentando controlar el tiempo que gasto ahí”, confiesa. No debe de ser la única, ya que según el Estudio Anual de Redes Sociales en España de 2018, los jóvenes dedican una media de 70 minutos al día a navegar por las RRSS. Cuando estar conectado a las redes puede convertirse en un problema Más extremos son los casos que ve la doctora Díaz Marcet, quien prefiere hablar de abuso de la tecnología más que de adicción, pues por ahora la OMS no reconoce el enganche al móvil o a las redes como un trastorno mental en sí. Aunque la doctora lo tiene claro: “cuando la persona deja de realizar actividades que son prioritarias por estar conectado a las redes, podemos hablar de que existe un problema”. En su consulta, está habituada a atender a jóvenes en esta situación: nada menos que un 30% de los pacientes que acuden a su centro presenta un uso abusivo de los dispositivos móviles e internet. En estas situaciones, el tratamiento pasa por hacerles ver que tiene un problema que les está pasando factura y ayudarles a encontrar motivación para superarlo. La siguiente fase es ayudarles a negociar límites. “Desconectar del todo es muy difícil, es su manera de estar en el mundo”, apunta Díaz Marcet. Aunque algunos deciden cortar por lo sano. “Sí tengo pacientes que han optado por desconectarse de las redes, igual no de todas, porque eso implicaría una desconexión total, pero sí de alguna aplicación concreta que es la que más le absorbe. Es cierto que, cuando hay adicción, se recomienda un periodo de abstinencia inicial, para reincorporarse de forma progresiva y controlada después de un tiempo”, señala la doctora. "Me he desinstalado Instagram tres o cuatro veces del móvil, sobre todo, cuando veía que dominaba demasiado mi vida, me ponía demasiado ansiosa por ver las respuestas a algo que había colgado, los likes... o me empezaba a afectar demasiado lo que ponían los demás" Sofía, una valenciana de 18 años, nos confía que llegó a pedir ayuda psicológica para superar los estragos que Instagram estaba causando en su vida. “Me di cuenta de que perdía demasiado tiempo. Casi no hablaba con mis amigas en persona, siempre llegaba tarde a clase, dejé de ir a la academia de inglés, hasta dejé de ver la tele. Estaba todo el rato pendiente de responder comentarios, de poner fotos nuevas, ver los likes y mirar lo que habían colgado los demás”. El terapeuta le habló de aprender a regular el uso de la red social, pero ella optó por una medida más drástica: borrar su perfil y desinstalar la aplicación. “Me daba miedo volver a caer en la tentación. Pensé que, si la tenía en el móvil, me iba a resultar más difícil ponerme límites”, cuenta. Díaz Marcet nos cuenta que hay personas que son más vulnerables a la opinión de los demás, más dependientes de las notificaciones, se sienten más obligadas a contestar de inmediato, más introvertidas, más obsesivas o más impulsivas, que quieren enseguida responder y luego se arrepienten. “Estos son los perfiles de personalidad que más sufren y antes se queman por el uso de las redes. Y los que más se benefician de un tiempo de abstinencia”. Por su experiencia, en estos casos, cuando sale de las redes “la gente respira. Lo viven como una liberación”. “Cuando la persona deja de realizar actividades que son prioritarias por estar conectado en las redes, podemos hablar de que existe un problema” “También he visto casos de chicos toxicómanos que se rehabilitan y, durante un tiempo, dejan de usar el móvil, con todas las aplicaciones de redes sociales y mensajería instantánea incluidas, para evitar contactar con la gente de ese mundo, con los camellos y con sus amigos que siguen drogándose”, nos explica la doctora. Por otra parte, como parece lógico, en chicos o chicas que han sufrido ciberbullying, la recomendación médica es borrar por un tiempo las redes sociales. ¿Una forma de huir o esconderse de los acosadores? Nada de eso. “Es un refugio, una medida de protección saludable. Luego, cuando la persona se ha ido trabajando ciertas cosas y se encuentra más fuerte, puede volver a las redes si quiere”, nos dice la especialista. El riesgo de quedarse fuera de las redes Pero no todo es blanco o negro y, desde el lado de la ciencia, hay estudios que indican que es tan grave abusar de las redes sociales como no estar conectado cuando los demás lo están. “Para los jóvenes, es importante tener redes sociales porque establecen relaciones con su grupo de edad a través de la tecnología”, opina Javier De Rivera, sociólogo e investigador en la Universidad Complutense, coautor del estudio 'Factores de socialización digital en los jóvenes' (FAD, 2019). “Los adolescentes necesitan buscar estrategias de desarrollo en la vida. Las redes son una vía para lograrlo”, recalca. Por otra parte, está el miedo a quedarse fuera. “Hay esa sensación porque va tan rápida la información que todo el mundo lo sabe todo sobre la vida de todo el mundo. Si estás fuera de las redes, te sientes un poco marginado en relación al círculo de compañeros de estudios o de trabajo”, admite Cristina Salvador, actriz de teatro musical, de 25 años, que solo usa las redes “para estar al día en mi campo profesional”. El sociólogo nos confirma esta hipótesis: “En nuestro estudio, vimos que los chicos que no tenían redes sociales podían sentirse aislados o perder oportunidades de relacionarse”. Aunque con una puntualización: “te puedes permitir pasar de las redes cuando vives en un entorno familiar y social que te ofrece un abanico rico de opciones para relacionarte, desarrollarte, realizar actividades que te motivan... La gente que tiene más recursos, las necesita menos. Aunque son pocos, hay chicos que quieren potenciar otras estrategias de posicionarse en la vida y buscar éxito social, como dedicarse a los estudios, al deporte u otra actividad que les guste”, explica el experto. "Casi no hablaba con mis amigas en persona, siempre llegaba tarde a clase, dejé de ir a la academia de inglés, hasta dejé de ver la tele. Estaba todo el rato pendiente de responder comentarios, de poner fotos nuevas, ver los likes y mirar lo que habían colgado los demás" Lo más seguro es que Nabil encaje dentro de esta excepción. Salir a la montaña, escalada, deporte con sus amigos, leer. A eso dedica el tiempo que no gasta en Instagram. “No me siento excluido por no estar en las redes”, asegura tras pensarlo un momento. “Aunque sí me ha pasado estar hablando con un amigo que está con el móvil y tener que decirle “tío, deja eso y escúchame””, se ríe. “Además, respecto a toda la información que se lee en Facebook, por ejemplo, no puedes saber si es fiable o apropiada, o prefiero informarme por otras fuentes de noticias independientes”, reflexiona, dejándonos anonadados con su contundencia. Es demasiado bonito para ser verdad y volvemos a la carga, haciendo hincapié en todas las cosas que los chicos de su edad comparten en las redes sociales, quedadas, noticias, fiestas, fotos... “Como no estoy en ellas, no sé lo que me estoy perdiendo”, responde con tranquilidad, encogiéndose de hombros. Sí sabe “que la gente las usa para todo, incluso también se usan mucho para ligar”. ¿Y ni por esas te animas?, insistimos. “Nooo. ¡Eso sería el colmo!”. Fotos | iStock También te recomendamos Millenials sin redes sociales: “He perdido contacto con la sociedad de mi edad" El selfie con famoso mató al coleccionista de autógrafos Soy nómada digital y no estoy de vacaciones (aunque pueda parecerlo) - La noticia Tengo 19 años y no uso las redes sociales fue publicada originalmente en Xataka por Laura G. de Rivera .

Leer más »

Tesla Cyberquad: una cuatrimoto eléctrica con diseño futurista que llegará a acompañar y hasta se podrá recargar en la Cybertruck

Anoche, durante la presentación de la Tesla Cybertruck, Elon Musk tuvo oportunidad de sorprender con un "one more thing". Y es que tras terminar el anuncio de su nuevo coche eléctrico, de entre el público apareció una cuatrimoto eléctrica que llegó a posarse sobre la cama de la Cybertruck y hasta se conectó a uno de los enchufes a bordo para cargarse. Gracias a sitio web de Tesla sabemos que se llamará Cyberquad, y será un ATV (all-terrain vehicle) eléctrico que llegará a inaugurar una nueva gama de productos en la compañía de Elon Musk. El primer vehículo eléctrico personal fabricado por Tesla Durante el evento no se dieron detalles de Cyberquad, y se adelantó que se trataba de un prototipo. Es decir, hasta el momento no sabemos sus especificaciones, su posible precio ni su fecha de disponibilidad. En Xataka Tesla Cybertruck: el nuevo coche eléctrico de Elon Musk es una alucinante pickup desde 39.900 dólares con hasta 805 km de autonomía Lo que sí se sabe, es que se tratará de una cuatrimoto eléctrica todo terreno, tendrá capacidad para hasta dos pasajeros, contará con tracción en las cuatro ruedas y se podrá cargar en enchufes tradicionales de 110/220v. Es decir, no necesitará adaptadores especiales o compatibles con estaciones de carga de energía, aunque esto signifique que probablemente no contará con carga rápida. Al tratarse de un prototipo esto podría cambiar cuando se anuncie de forma oficial y conozcamos sus especificaciones finales, por lo que tendremos que estar atentos. Debido a su diseño agresivo y sin curvas con ese color negro y línea de faros frontales, resultará ser un complemento ideal a la Cybertuck, ya que se podrá cargar mientras está en la parte trasera de la pickup. Musk había dicho anteriormente que Tesla nunca fabricaría una motocicleta eléctrica, ya que a los 17 años tuvo una mala experiencia con una, y piensa que estos vehículos son demasiado peligrosos. Estrictamente, este ATV no es una motocicleta, aunque es la primera vez que Tesla se aproxima a esta idea. Tesla 2 person electric ATV will come at first as an option for Cybertruck— Elon Musk (@elonmusk) November 22, 2019 Elon Musk confirmó que Cyberquad se venderá inicialmente como complemento a Cybertruck, y posteriormente se evaluará si se vende por separado. Foto de portada | Electrek También te recomendamos Harley-Davidson detiene la producción y entregas de su motocicleta eléctrica LiveWire tras haber detectado un fallo Tesla Cybertruck: el nuevo coche eléctrico de Elon Musk es una alucinante pickup desde 39.900 dólares con hasta 805 km de autonomía Sí, parece una bicicleta, pero en realidad es una motocicleta eléctrica liviana de 2,5 kW y velocidad máxima de 45 km/h - La noticia Tesla Cyberquad: una cuatrimoto eléctrica con diseño futurista que llegará a acompañar y hasta se podrá recargar en la Cybertruck fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »