Inicio / Tecno (página 30)

Tecno

Tecnología en Gral

D-Link COVR-P2502, análisis: dos puntos de acceso WiFi Mesh PLC que pretenden liquidar nuestros problemas de conectividad en casa

El despliegue a buen ritmo de conexiones de fibra óptica es una muy buena noticia. Y será aún mejor cuando esta tecnología esté disponible para cualquier persona que desee utilizarla, incluso para aquellas que viven en pequeños núcleos rurales. Y es que la fibra óptica nos garantiza una velocidad de conexión a Internet muy elevada (de al menos 30 Mbps en las modalidades más económicas), así como un enlace simétrico que nos permite disfrutar la misma velocidad de subida que de bajada. Sin embargo, hay un reto en cuya solución la fibra óptica no puede intervenir: la gestión del tráfico y de las conexiones que se establecen dentro de nuestras casas. Cada vez tenemos más dispositivos dotados de una interfaz inalámbrica (ordenadores portátiles, smartphones, tabletas, televisores, consolas de videojuegos, etc.) que compiten entre ellos para acaparar el ancho de banda de nuestra conexión a Internet. Además, hay otro problema que en mayor o menor medida nos afecta a todos los que tenemos en casa una red WiFi: la calidad de la señal y la cobertura no son ni mucho menos homogéneas. De ahí que, por muy rápida que sea nuestra conexión a Internet, nuestra experiencia pueda irse al traste si la conectividad inalámbrica dentro de nuestra instalación no da la talla. Estos son, precisamente, los problemas que pretende resolver el producto de D-Link que vamos a analizar en este artículo. Veamos en qué medida consigue, o no, su objetivo. D-Link COVR-P2502: especificaciones técnicas En el interior del paquete que contiene la solución que nos propone D-Link encontraremos tres elementos hardware: los dos puntos de acceso WiFi Mesh que combinan la conectividad PLC Homeplug AV/AV2.0 y el WiFi IEEE 802.11ac, y, por último, un cable Ethernet UTP plano de categoría 5e. Si echáis un vistazo a la tabla de especificaciones que tenéis en esta misma sección del análisis veréis que, además de las interfaces PLC y WiFi, cada punto de acceso incorpora tres puertos de conexión Gigabit Ethernet, por lo que la comunicación entre nuestros dispositivos y los elementos de red WiFi Mesh no tiene necesariamente que establecerse recurriendo a un enlace inalámbrico. Los puntos de acceso WiFi Mesh que nos propone D-Link combinan la conectividad PLC mediante el estándar Homeplug AV/AV2.0 con la norma WiFi IEEE 802.11ac Esta posibilidad es muy interesante si, por ejemplo, tenemos un ordenador de sobremesa o un televisor colocado cerca de uno de los puntos de acceso inalámbrico y preferimos enlazarlo mediante una conexión de cable. Eso sí, si nos decantamos por esta opción debemos contemplar que la comunicación entre los dos puntos de acceso se lleva a cabo mediante PLC, con las limitaciones que esto conlleva si nos ceñimos a la velocidad de transferencia real entre ambos nodos (un nodo no es más que un elemento de nuestra red de área local). El estándar Homeplug AV/AV2.0 implementado en la interfaz PLC de estos puntos de acceso les permite alcanzar una velocidad de transferencia máxima teórica de 1.300 Mbps, pero en la práctica esta cifra puede reducirse notablemente en función del ruido parásito presente en nuestra infraestructura de red eléctrica. Y, en lo que concierne a la seguridad, no tengo nada que objetar: los puntos de acceso WiFi Mesh contemplan el habitual y necesario cifrado AES de 128 bits, así como los protocolos WPA/WPA2 para garantizar la protección de nuestras comunicaciones inalámbricas. D-Link COVR-P2502 Interfaz de conexión PLC Homeplug AV/AV2.0 de hasta 1.300 Mbps (IEEE 1901) Interfaz de conexión WiFi IEEE 802.11ac Puertos Gigabit Ethernet 3 x RJ-45 Antenas 2 unidades externas retráctiles Seguridad Cifrado AES de 128 bits / WiFi WPA/WPA2 Consumo 12 vatios (cada punto de acceso) Dimensiones 140 x 79,7 x 47 mm (con las antenas extendidas) Peso 280 g (cada punto de acceso) Precio 202,55 euros Pero, ¿qué es en realidad WiFi Mesh? Las redes inalámbricas malladas, que es la forma más apropiada en español de identificar a las redes WiFi Mesh, comenzaron a utilizarse a mediados de la década pasada en las empresas para resolver los problemas de conectividad y gestión del tráfico que planteaban las grandes infraestructuras de redes inalámbricas. Desde entonces, la complejidad de las redes WiFi domésticas se ha incrementado paulatinamente a medida que ha ido creciendo el número de dispositivos que necesitamos conectar, y también el volumen de datos que transferimos entre dos nodos cualesquiera. Por esta razón, era cuestión de tiempo que una tecnología que nació para resolver las necesidades del sector profesional acabase llegando también al entorno doméstico. Los puntos de acceso WiFi Mesh se están consolidando como una alternativa muy sólida a los repetidores inalámbricos En nuestras casas la tecnología WiFi Mesh se está consolidando poco a poco como una alternativa muy sólida a la utilización de repetidores para ampliar la cobertura de red inalámbrica que nos proporciona el punto de acceso WiFi integrado en nuestro router. Las ventajas que nos ofrecen las redes malladas en los espacios domésticos derivan de la capacidad que tienen los puntos de acceso WiFi Mesh, que son la alternativa a los clásicos repetidores, de «hablar» entre ellos, y no solo con el router. Esta estrategia hace posible algo inasequible para los repetidores, que son mucho menos «espabilados»: que el tráfico se administre de una forma más inteligente, y, por tanto, mucho más eficiente, gracias a la intervención activa de los puntos de acceso WiFi Mesh. La principal baza de las redes inalámbricas malladas es la capacidad de los nodos de participar activamente en la gestión del tráfico de datos En la práctica lo que os acabo de explicar conlleva que un dispositivo inalámbrico no tiene que conectarse necesariamente al punto de acceso más próximo, sino a aquel que va a garantizar una gestión más eficaz del tráfico. Y, por tanto, también un mayor rendimiento. Lo interesante de este enfoque es que cabe la posibilidad de que el nodo de la red al que un dispositivo se conecta en un instante determinado no sea el más cercano, por ejemplo, porque este último está congestionado. O, simplemente, porque ha dejado de funcionar correctamente. Esta saturación podría justificarse de muchas formas diferentes, pero una fácil de entender que nos puede ayudar a ilustrar esta filosofía podría ser que tenemos conectado al nodo congestionado un televisor que está leyendo de nuestro NAS un vídeo con resolución 4K UHD, provocando un tráfico de datos elevado y continuo entre este último y la tele. Como acabamos de ver, el pilar sobre el que se asienta la infraestructura de red WiFi Mesh no es otro que esta gestión inteligente del tráfico de datos, por lo que en la práctica podemos utilizar esta baza para colocar en aquellas zonas de nuestra casa con una cobertura inalámbrica deficitaria tantos puntos de acceso como sean necesarios para asegurar que la cobertura es óptima. Eso sí, tampoco es bueno excederse. Lo ideal es instalar el mínimo número de puntos de acceso WiFi Mesh necesario para garantizar una cobertura total de un determinado espacio. Así es el proceso de configuración de los puntos de acceso Los dispositivos WiFi Mesh que nos propone D-Link en el paquete que estamos probando vienen preconfigurados de fábrica, por lo que el proceso que debemos seguir para ponerlos en marcha es extremadamente sencillo. Lo primero que haremos es conectar uno de los puntos de acceso a nuestro router utilizando el cable UTP de categoría 5e incluido en el paquete, u otro similar (podemos elegir cualquiera de los puertos RJ-45 del dispositivo WiFi Mesh). Después lo enchufaremos a una toma de red eléctrica y esperaremos unos minutos, hasta que se enciendan cuatro de los cinco LED que podemos localizar en el frontal: encendido, conectividad PLC, red WiFi de 2,4 GHz y red inalámbrica de 5 GHz. Lo siguiente que haremos es conectar el segundo punto de acceso inalámbrico WiFi Mesh en una toma de corriente eléctrica cercana a aquella en la que hemos enchufado el primer dispositivo para que la sincronización entre ellos se lleve a cabo sin fisuras. De nuevo tendremos que esperar unos minutos hasta que se enciendan los mismos cuatro LED que se activaron previamente en el otro punto de acceso. Cuando suceda esto podemos desenchufar el segundo y trasladarlo a una toma de corriente eléctrica cercana a la zona de nuestra casa en la que la cobertura inalámbrica es deficitaria. El siguiente paso requiere que llevemos a cabo una configuración muy sencilla utilizando una aplicación de D-Link que podemos instalar en nuestro smartphone o tableta, y que está disponible tanto para Android como para iOS. También es posible llevar a cabo este mismo proceso mediante interfaz web. En este último caso solo tenemos que acceder a la URL http://covr.local./ desde el navegador de cualquier ordenador que tengamos conectado a nuestra red. Una vez que hayamos iniciado el proceso, bien desde la app para smartphone, bien desde nuestro ordenador, el asistente nos preguntará si queremos proceder a la detección de los puntos de acceso inalámbrico. Por supuesto, debemos indicarle que siga adelante. Una vez que hayan transcurrido uno o dos minutos el asistente nos pedirá que introduzcamos el SSID y la contraseña de la red inalámbrica que deben servir nuestros nuevos puntos de acceso WiFi. Y listo. En principio no tenemos que hacer nada más. Si todo el proceso ha ido bien la aplicación de D-Link nos mostrará un esquema similar a este, confirmándonos que hemos completado la puesta en marcha con éxito: Si hacemos clic o tocamos sobre cualquiera de los nodos de la red que aparecen en el esquema anterior accederemos a una tabla que resume todos los parámetros de red de ese dispositivo y su estado, así como los clientes que se han conectado previamente a él, si hubiese alguno enlazado. Si os sentís cómodos con la administración de dispositivos de red os sugiero que curioseéis un poco en la interfaz web que nos propone D-Link. Y, si no es así, al menos es interesante saber que esta herramienta incorpora un módulo de control parental que nos permite restringir el acceso a la red de uno o varios dispositivos. Esta función resulta muy útil si, por ejemplo, hay menores en casa y queremos definir un horario de conexión a Internet que deben respetar. Lo único que tendremos que hacer es acceder al menú Gestión de la aplicación y seleccionar la opción Hora y programación dentro de este. Después tocaremos en el enlace Programación/Añadir regla, y en un calendario horario como el que tenéis justo debajo de estas líneas indicaremos la franja horaria en la que la conexión a Internet estará disponible. Por último, guardaremos los cambios y haremos clic en el nodo Clientes conectados para identificar aquellos dispositivos a los que queremos aplicar el control parental que acabamos de definir. Experiencia de uso y rendimiento Antes de seguir adelante y de que os cuente cómo ha sido mi experiencia desde que transformé mi red inalámbrica doméstica en una red inalámbrica mallada me parece crucial recordar que la comunicación entre los dos puntos de acceso de D-Link se efectúa mediante PLC (Power Line Communications). Esta tecnología conlleva la gran ventaja de que utiliza nuestra infraestructura eléctrica para transportar los paquetes de datos, por lo que no necesitamos instalar más cables para llegar allí donde nuestra red WiFi no nos ofrece la cobertura idónea. La puesta en marcha de los dispositivos es muy sencilla porque vienen preconfigurados de fábrica Pero los enlaces PLC también tienen una desventaja que debemos considerar: su rendimiento suele verse mermado por el ruido parásito presente en nuestra red eléctrica, por lo que las velocidades de transferencia máxima que anuncian los fabricantes son ideales teóricos que difícilmente alcanzaremos. La procedencia de este ruido es múltiple. Una parte proviene de las líneas de alta tensión que transportan la energía eléctrica desde el lugar en el que se produce hasta la central de distribución más próxima a nuestra casa. Y otra parte se genera en el último tramo de la instalación, e, incluso, dentro de nuestra misma casa. Los electrodomésticos que utilizan motores eléctricos o resistencias suelen inyectar mucho ruido en la red, lo que provoca que el rendimiento de los enlaces PLC se vea afectado negativamente. De hecho, no solo nuestros electrodomésticos pueden afectarnos, sino también los de nuestros vecinos porque, al fin y al cabo, todas las líneas derivan del mismo tendido eléctrico y están comunicadas. Afortunadamente, los fabricantes de dispositivos PLC se han esforzado para subsanar estas deficiencias, de manera que, aunque es casi imposible que en nuestra casa obtengamos un rendimiento cercano al máximo teórico, sí podemos alcanzar una velocidad de transferencia muy alta, suficiente, incluso, para hacer posible la transmisión de vídeo con resolución 4K UHD. Lo que acabo de explicaros justifica por qué razón el rendimiento de unos mismos dispositivos PLC puede ser muy diferente en dos viviendas distintas. Aun así, las cifras que he obtenido en mi instalación en particular son útiles porque nos ayudan a identificar qué podemos esperar de estos puntos de acceso WiFi Mesh. La velocidad de transferencia máxima real que he obtenido midiendo el tráfico de datos a través del enlace PLC, y sin utilizar la conexión inalámbrica, asciende a 282 Mbps. No son los 1.300 Mbps que en teoría nos ofrece la última norma PLC, pero la cifra no está nada mal. Cuando en la transferencia de los paquetes de datos interviene, además de la conexión PLC, el enlace WiFi 802.11ac, la velocidad máxima que he alcanzando en mi instalación llega a los 164,27 Mbps, cayendo a 103,91 Mbps en las circunstancias más desfavorables. Como veis, son cifras claramente inferiores a las máximas que vaticinan los estándares IEEE 1901 (Homeplug AV/AV2.0) e IEEE 802.11ac (WiFi), pero, aun así, resultan suficientes para permitir, por ejemplo, la reproducción de cualquier contenido vía streaming. Incluso vídeo 4K UHD. En lo que concierne a la gestión inteligente del tráfico que llevan a cabo los dispositivos WiFi Mesh mi conclusión es clara: funciona. Para comprobarlo conecté utilizando un cable Ethernet un televisor directamente a uno de los puntos de acceso WiFi Mesh, y comencé a reproducir una película con resolución 4K UHD a través de Netflix. Después cogí mi ordenador portátil y comencé a desplazarme con él por la casa para comprobar a qué nodo se conectaba. Y, efectivamente, lo hizo con el punto de acceso que no estaba saturado por la reproducción del vídeo, a pesar de que físicamente me encontraba al lado del que sí lo estaba. Después detuve la reproducción del vídeo y sucedió lo que esperaba: mi portátil no tardó en conectarse a este último porque era el que estaba sirviendo la señal WiFi más potente, dado lo cerca que estaban ambos dispositivos. El futuro pinta bien gracias a un nuevo estándar para WiFi Mesh Uno de los problemas a los que hasta ahora teníamos que enfrentarnos los usuarios de redes inalámbricas que decidimos apostar por la tecnología WiFi Mesh era la ausencia de una norma que facilite la interoperabilidad entre dispositivos de distintos fabricantes. Esto significa, sencillamente, que si compramos dos puntos de acceso inalámbrico WiFi Mesh de un fabricante y más adelante necesitamos uno adicional, nos veíamos obligados a recurrir a otro dispositivo de esa misma marca. El estándar Wi-Fi EasyMesh permite que los puntos de acceso de fabricantes diferentes «hablen» entre ellos para que la negociación de las conexiones y la gestión del tráfico sean posibles Afortunadamente, este panorama está a punto de cambiar. Wi-Fi Alliance, que es la organización internacional que certifica los productos que emplean la tecnología WiFi, ha aprobado una nueva norma, conocida como Wi-Fi EasyMesh, que permite que «hablen» entre sí los puntos de acceso WiFi Mesh de distintos fabricantes. Para lograrlo ha sido necesario forzarlos para que utilicen un mismo protocolo de negociación, un mismo «lenguaje», que es lo que hace posible la comunicación. Eso sí, solo los dispositivos con certificación EasyMesh nos garantizan que este diálogo es posible, por lo que merece la pena tenerlo en cuenta si estamos decididos a apostar por esta tecnología. D-Link COVR-P2502: la opinión de Xataka La tecnología WiFi Mesh funciona. Como hemos visto, realmente añade valor a las redes inalámbricas que conocemos desde hace años porque mejora su rendimiento y estabilidad de una forma claramente palpable. Al fin y al cabo realmente no estamos ante una tecnología nueva; es una técnica que, como hemos visto, se utiliza en el entorno profesional desde hace años. Además, y es otro factor que también merece la pena que tengamos en cuenta, la puesta en marcha de los puntos de acceso inalámbrico WiFi Mesh es «pan comido» porque vienen preconfigurados de fábrica. La tecnología WiFi Mesh funciona, por lo que las pegas que podemos poner a los dispositivos de D-Link no son críticas Ante esta perspectiva es difícil poner pegas a los dispositivos que D-Link nos ha propuesto probar. Son fáciles de poner en marcha, cumplen su cometido sin dar problemas y cuentan con una aplicación de gestión sencilla, pero lo suficientemente potente para brindarnos cierta capacidad de control sobre el acceso a nuestra red inalámbrica. Además, me parece muy buena idea que integren tres puertos RJ-45 que pueden venirnos de maravilla para conectar dispositivos con cable, si la situación lo requiere. Solo puedo reprobar dos características de estos dispositivos, aunque ninguna de ellas es crítica. La primera consiste en que el tamaño de los puntos de acceso es considerable (140 x 79,7 x 47 mm con las antenas extendidas), por lo que no pasan inadvertidos en absoluto. La única solución sería conectarlos a un enchufe que no esté la vista, pero esto no siempre es posible porque estamos condicionados por la necesidad de dar servicio a un área concreta de nuestra casa. Y la otra crítica consiste en que las dos antenas que incorporan son un poco aparatosas. Yo habría preferido que fuesen internas, aun a costa de perder un poco de cobertura. Antes de concluir el análisis me gustaría incidir en dos factores que todavía hoy representan un lastre evidente para la adopción de la tecnología WiFi Mesh. El primero consiste en que el precio de los puntos de acceso es sensiblemente más elevado que el de los repetidores a los que pretenden desplazar. Y para muchos usuarios este factor es un hándicap importante. Y, por último, el abanico de opciones que podemos encontrar en el mercado es bastante limitado, aunque posiblemente poco a poco otros fabricantes irán apostando por esta innovación. Y el panorama cambiará. Esperemos que sea así porque seremos los consumidores los que saldremos beneficiados. La muestra ha sido cedida para la prueba por parte de D-Link. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas Más información | D-LinkEn Xataka | Redes WiFi Mesh: qué son, cómo funcionan y por qué pueden mejorar tu red WiFi en casa También te recomendamos Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? Redes WiFi Mesh: qué son, cómo funcionan y por qué pueden mejorar tu red WiFi en casa Plume es el punto de acceso enchufable que quiere solucionar los problemas de cobertura WiFi - La noticia D-Link COVR-P2502, análisis: dos puntos de acceso WiFi Mesh PLC que pretenden liquidar nuestros problemas de conectividad en casa fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos López .

Leer más »

‘Han Solo: Una historia de Star Wars’ es un amable e intrascendente guiño para fans de la franquicia

A diferencia de las más aparatosas entregas de la linea principal de 'Star Wars', que tienen muchas preguntas que responder y muchos fans a los que contentar (a menudo sin éxito, pero eso es más culpa de los fans que de las propias películas), las entregas de la rama 'Una historia de Star Wars' se pueden permitir contar historias más ligeras, o ajenas a las tramas principales, o que no se preocupen demasiado de hacer malabares con decenas de compromisos adquiridos desde hace décadas. Eso en teoría, claro. De momento, la idea está funcionando solo a medias: para las dos primeras películas de esa, sobre el papel, estupenda idea, se contó con gente capaz de poner en pie un blockbuster, pero con cierto sello autoral. El primero fue Gareth Edwards ('Godzilla') que firmó 'Rogue One', pero la película fue sometida a abundantes cambios de montaje y se rodaron nuevas escenas para darle cohesión. El resultado fue irregular y no terminó de convencer a casi nadie. Más extremo ha sido el caso de 'Han Solo', que inicialmente era una propuesta muy estimulante: Phil Lord y Chris Miller se iban a hacer cargo de ella, y su carrera era perfecta para semejante encargo. 'La LEGO Película', 'Lluvia de albóndigas', los reboots de '21 Jump Street'... todas demostraban una gran pericia por parte de la pareja para tomar franquicias multimedia, algunas con décadas a sus espaldas, y revitalizarlas a base de humor e improvisación. Y eso exactamente es lo que intentaron hacer con 'Han Solo'... para disgusto de Disney. Con la producción muy avanzada. Lord y Miller fueron invitados a abandonarla por la productora de la franquicia, Kathleen Kennedy, y el guionista de la película, Lawrence Kasdan (responsable también de los guiones de 'El Imperio contraataca', 'El retorno del jedi' y 'El despertar de la Fuerza'). Al parecer, estaban introduciendo excesivas cantidades de humor e improvisación, lo que lleva sin duda a la inevitable pregunta de qué se esperaba de ellos, para empezar. Fueron sustituidos por un director con fama de efectivo, cumplidor y nada conflictivo: Ron Howard. Tras esa maniobra, el resultado es más o menos el esperado: 'Han Solo' es una película ligera, pero sin estridencias. Consciente de su condición de producto menor, de aperitivo para historias más ambiciosas, de impasse de Disney para tener algo de 'Star Wars' cada año en cartel. Eso no necesariamente tiene que ser un inconveniente: los seguidores de largo recorrido de la serie saben perfectamente que el universo creado por George Lucas tiene espacio para grandes batallas y para historias intrascendentes, para personajes épicos y para secundarios de cuchufleta. De hecho, 'Han Solo' respira el aire a intrascendencia que tienen algunos comics de la saga (muchos de ellos coprotagonizados por el propio Solo: ¿alguien recuerda a Jaxxon?), como si estuviéramos ante un fan-fition o una serie de animación menor. Sin duda, ese es su gran valor: recuperar el saludable tono de aventura pulp del 'Episodio IV', más atento a replicar las hazañas de Buck Rogers o Flash Gordon que de crear La Aventura Galáctica Más Grande Jamás Contada. Por eso, por ejemplo, la inevitable subtrama tipo atraco no se ve tan forzada como en 'Los últimos Jedi', donde era más bien una huida argumental hacia adelante. En 'Han Solo', ese tipo de aventuras forma parte de su ADN. Personajes con carisma, pero no tanto Las dos grandes bazas para meterse al público en el bolsillo que maneja 'Han Solo' son el carisma de sus personajes y los guiños al pasado glorioso. Lo primero lo consigue a medias: el Lando Calrissian de Donald Glover, por ejemplo, es un personaje altamente secundario y del que se intuyen severos cortes en la sala de montaje. El Beckett de Woody Harrelson es ocasionalmente carismático, pero a veces parece que solo está ahí para sugerir futuros latiguillos en los diálogos del personaje de Solo. Y Alden Ehrenreich no desmerece al personaje (que ya es bastante, teniendo en cuanta la mítica que le rodea), pero a veces su composición se limita a replicar tics de Harrison Ford. Posiblemente, la pretensión de contar la historia iniciática de Han Solo, la que le ha convertido en el cínico imbatible de la trilogía original, es la que más juega en su contra, ya que la necesidad de introducir un interés romántico, una aventura ligera y cómo entabla amistad con personajes posteriores clásicos, sencillamente no encajan con la personalidad del contrabandista. Aunque de esto, posiblemente, tengan que preocuparse más los integristas de la continuidad que los espectadores ocasionales de esta historia lateral. Lo que sí hace 'Han Solo', y muy bien, es replicar cierta atmósfera de película ya no retro, sino directamente pasada de moda: la estructura de película de atracos, las relaciones entre los personajes -lejos de las ambigüedades y tenebrismo de entregas recientes de la franquicia-, los guiños accesibles incluso para espectadores que solo han consumido la trilogía original, el despreocupado y jovial aire aventurero... hasta los alienígenas, sin duda lo mejor de la película (no se decía esto desde 'El retorno del jedi'), tienen un aire muppet que es una delicia. El resultado es una entrega de 'Star Wars' asumidamente intrascendente, y que funciona mejor cuando se centra en la acción y la aventura. Por ejemplo, una merecidamente mítica proeza del Halcón Milenario cuya origen se cuenta aquí es una frenética aventurilla con aires de horror cósmico francamente distinta a los ambientes a los que nos tiene acostumbrados la serie. Un refrescante descanso a la espera de peripecias más densas, por una vez no especialmente obsesionada con complacer al fan medio. Puede que 'Han Solo' no vaya a pasar con letras doradas al canon de la franquicia, pero como saludo a la zona más tosca y asentada en la serie B del arranque de la serie, funciona muy sobradamente. También te recomendamos El primer póster de 'Solo: A Star Wars Story' nos muestra a Alden Ehrenreich enfundado ya en el mítico personaje 'Solo: A Star Wars Story': increíble tráiler lleno de acción donde finalmente conocemos al villano Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? - La noticia 'Han Solo: Una historia de Star Wars' es un amable e intrascendente guiño para fans de la franquicia fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .

Leer más »

Xiaomi da otro porrazo en la mesa en España con unos Mi Note 5 y Mi Mix 2S buenos, bonitos y ‘baratos’

Xiaomi se lo ha tomado con calma, pero su desembarco en Occidente en general y en España en particular está siendo triunfal. Las primeras tiendas físicas han servido para convertir a la marca en uno de los referentes cuando uno busca las "tres bes". Ese éxito podría consolidarse en los próximos meses, sobre todo teniendo en cuenta que la oferta de terminales disponibles oficialmente en España se amplía: llegan el Redmi Note 5 y el Mi Mix 2S, y eso son buenas noticias para los usuarios y malas para sus competidores. Ascenso espectacular Xiaomi lleva 6 meses en España, y en ese tiempo ha abierto ya cuatro tiendas físicas autorizadas, pero es que esas Mi Stores pronto estarán en más localizaciones: la empresa quiere triplicar ese número a lo largo de 2018. La firma apenas ha iniciado su expansión europea, pero según sus datos el crecimiento en el viejo continente es espectacular, y ya se ha posicionado como cuarto fabricante en ventas, con un 5,3% de cuota en el primer trimestre de 2018. En España datos recientes de Canalys revelaban que ya estaba en tercera posición por delante de Apple y solo por debajo de Samsung y Huawei. El futuro parece estupendo para un fabricante que ha logrado consolidar su posición con una apuesta evidente por la relación precio/prestaciones. Es difícil ganar a Xiaomi en eso, y este nuevo golpetazo en la mesa lo demuestra. Xiaomi compitiendo con Xiaomi La llegada del Xiaomi Redmi Note 5 a nuestro país —el Note 5 Pro se queda fuera de la oferta por el momento— de forma oficial es toda una declaración de intenciones en esa gama media que lo es por especificaciones pero no por precio. Lo demuestra de principio a fin empezando con esa pantalla de 5,99 pulgadas con formato 18:9 que, afortunadamente, no se contagia del polémico notch que muchos otros fabricantes han añadido. También con su procesador, un interesante Snapdragon 636 acompañado de 3/4 GB de RAM y 32/64 GB de capacidad, pero sobre todo con su cámara dual, con dos sensores de 12 y 5 Mpíxeles respectivamente que sin ser los mejores del mercado sin duda ofrecerán unas estupendas prestaciones. Xiaomi cuenta ahora con una propuesta que desde luego compite con muchos otros fabricantes y modelos. Por ejemplo, (Huawei Mate 10 Lite, LG Q6, bq Aquaris X2, Nokia 6, Moto G6 e incluso el Huawei P20 Lite estarían en esa balanza. Lo curioso es que no solo compite con ellos, sino consigo mismo. El Xiaomi Mi A1 es un smartphone que tiene un precio ligeramente superior y que cuenta con varias desventajas en materia hardware (además de un diseño ya casi "anticuado"), pero con la que para muchos puede ser una ventaja fundamental en software: la presencia de una versión de Android puro sin capas de personalización. Si no sois muy amigos de MIUI es evidente que el Mi A1 gana enteros, y hace poco ya dejábamos claro que seis meses después de su aparición este es el terminal a batir para muchos otros fabricantes en esa franja de los 200 euros. Lo interesante de todo esto es que a todos esos rivales que lidiaban por el mercado español ahora les sale un nuevo y llamativo competidor en esta franja. Y no solo en ella. El Mi Mix 2S ataca a la gama alta Lo que hemos comentado de los Redmi Note 5 en la gama media se cumple de igual forma para los llamativos Mi Mix 2S en la gama alta. Tenemos una excelente propuesta aquí, una que como en el caso anterior ofrece una pantalla casi sin marcos (y sin notch, insistimos) pero destinada a usuarios más exigentes. En esa hoja de especificaciones destaca desde luego esa cámara dual cuya ausencia fue destacable en sus antecesores, los Mi Mix 2, pero "corregido" ese problema nos encontramos ante un dispositivo competente en todo salvo quizás en esa cámara frontal que desde luego es diferencial por su posición pero no por su facilidad de uso o calidad, al menos en nuestras pruebas. Sea como fuere, la propuesta de Xiaomi llega con un precio que una vez más es atractivo: 499 euros para la versión de 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad, cuando incluso recién llegados como el OnePlus 6 que quieren conquistar la relación precio/prestaciones parten de los 519 euros. No es mucha la diferencia y habrá que esperar a ver cómo se porta el OP6 en todos los terrenos, incluido el fotográfico, pero desde luego este Mi Mix 2S también es otro golpetazo en la mesa de Xiaomi con ese precio. De hecho tanto el uno como el otro compiten con terminales bastante más caros como el Huawei P20 y el Huawei P20 Pro, el iPhone X, el Samsung Galaxy S9/S9+, el Sony Xperia XZ2 (y su hermano pequeño, el XZ2 Compact) o el LG G7. Todos ellos tienen ciertos aspectos diferenciales, pero de momento la apuesta de Xiaomi está entre las más competitivas en precio —no es la única, como muestran nuestros compañeros de Xataka Móvil—, y ese es un factor clave para la decisión de compra. Será interesante comprobar cómo se mueve el mercado en los próximos meses a la vista de estos movimientos. En Xataka Android | Mi Redmi 5, 5 Plus y 5 Note: a Xiaomi todavía le quedan superventas por presentar este año También te recomendamos El Xiaomi Mi MIX 2 también con "notch": las últimas filtraciones muestran una cámara frontal reubicada en el borde superior Xiaomi Mi MIX 2s y Xiaomi Mi 7 : todo lo que sabemos (o creemos saber) antes de su presentación Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? - La noticia Xiaomi da otro porrazo en la mesa en España con unos Mi Note 5 y Mi Mix 2S buenos, bonitos y 'baratos' fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

‘Call of Duty: Black Ops 4’: hola multijugador, hola ‘Blackout’, el nuevo modo Battle Royale

Era obvio que Activision no se iba a quedar de brazos cruzados viendo como todos enloquecen por 'PUBG' y 'Fornite', por lo que este año tenían que reinventar su amada franquicia si no querían quedar en el obvio. Y al parecer 'Call of Duty: Black Ops 4' es esa reinvención que todos esperaban, ya que al menos la idea y los primeros tráilers nos adelantan algo que parece una verdadera locura. Call of Duty: Black Ops 4 abandonará su tradicional campaña de un jugador y se centrará en el modo multijugador, incluido un nuevo modo Battle Royale. Eso sí, seguirá habiendo elementos narrativos, pero se mezclarán con todos los modos multijugador. Como vemos, la apuesta es clara y habrá que ver cómo la reciben los hardcore de CoD. Veamos el primer tráiler. 'Blackout': un Black Ops mezclado con PUBG y Fortnite Sin duda lo más destacado es el anuncio de 'Blackout', el esperado, y por muchos anhelado, modo Battle Royale de Call of Duty, que nos adelantan que contará con una gran cantidad de elementos que lo hará único y enorme. Contará con el escenario más grande en la historia de CoD, que se dice será 1.500 veces más grande que Nuketown. A grandes rasgos, se tratará de una gran mezcla de escenarios traídos de anteriores entregas de la saga, donde nos encontraremos con equipo, armas, y objetos de diversos 'Black Ops', así como personajes y hasta los famosos zombies. Así como nuevos vehículos para tierra, mar y aire, para así tener variedad en esta enorme batalla campal donde sólo uno sobrevivirá. En resumen, el más grande homenaje a CoD en un CoD. Zombies, muchos zombies Por supuesto el famoso y querido modo Zombie no se podía quedar fuera de Black Ops 4, y ahora como parte de ese foco en el multijugador, tendremos tres mapas con diversas historias y personajes, con argumentos brutales como batallas en el Coliseo Romano o en un barco de los años 20. La primera experiencia estará ambientada en el Coliseo Romano, donde pelearemos contra hordas de zombies que cuentan con la posibilidad de mutar. La segunda tendrá lugar en un barco de los años 20, que será conocida como "Voyage of Despair". Mientras que la tercera se llamará 'Blood of the Dead', que de igual forma el objetivo será sobrevivir al ataque de los zombies más poderosos y salvajes que hemos visto jamás. Dentro de este modo Zombie tendremos nuevas opciones de personalización, podremos jugar con hasta cuatro amigos, e incluso podremos jugar en solitario. Asimismo, tendremos el nuevo modo 'Zombie Rush', que será una prueba de resistencia con varios niveles de dificultad. 'Call of Duty: Black Ops 4' llegará el 12 de octubre y el próximo E3 2018 tendremos novedades y más gameplay de esta increíble reinvención de la franquicia. También te recomendamos Titanfall: nuestro análisis Evolve ¿es la evolución del multijugador o simplemente otro paso atrás? Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? - La noticia 'Call of Duty: Black Ops 4': hola multijugador, hola 'Blackout', el nuevo modo Battle Royale fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

Aparece, sin mucho ruido, el primer procesador de 10 nanómetros de Intel… y no, no era lo que esperábamos

A Intel se le ha negado una y otra vez el salto a la litografía de 10 nanómetros, no por nada han tenido que retrasar en tres ocasiones su lanzamiento, lo que ha afectado la llegada de la esperada arquitectura Cannon Lake, que en la última actualización nos dijeron que la veríamos no antes de 2019, cuando estaba programada en inicio a llegar en 2017. Pues algo pasó en Intel, que sin mucho bombo y plantillo acaban de lanzar su primer procesador bajo proceso de 10 nanómetros, y que al ver las especificaciones tal vez se justifique un poco esa falta de ruido. Ya está aquí el Intel Core i3-8121U... sin GPU integrada Después de casi dos años de espera, ya tenemos en el mercado el primer chip Cannon Lake de 10nm de Intel, se trata del i3-8121U y en el papel es casi una copia del anterior i3-8130U, sólo que ahora (por fin) se estrena la nueva litografía. Por otro lado, también nos encontramos con una diferencia notable con respecto a versiones anteriores, ya que este nuevo procesador no tiene GPU integrada. Desconocemos la decisión que llevó a Intel a desactivar el módulo de GPU, pero todo apunta a que el proceso de 10nm aún no está listo y estaríamos ante una prueba de baja potencia y sin mucho alcance, esto con el objetivo de medir más fácilmente su desempeño y posibles afectaciones. Por lo anterior, este Core i3-8121U sólo se encuentra disponible, por el momento, en el portátil Lenovo Ideapad 330, un gama baja que salió a la venta con un minorista chino esta semana por 449 dólares. Y es que el nuevo procesador no trae nada sorprendente, ya que tenemos una CPU de doble núcleo y cuatro hilos con una frecuencia base de 2,2GHz, TDP de 15W y compatibilidad con memorias LPDDR4 y LPDDR4X, por lo que sigue siendo considerado de octava generación. Por su parte, el Lenovo Ideapad 330 cuenta con una pantalla de 15,6 pulgadas con resolución de 1366 x 768, 4GB en RAM, 500GB de almacenamiento, así como una AMD Radeon RX 540 con 2GB, que llega a sustituir la gráfica interna que debería haber tenido este nuevo procesador Core i3. Mientras compañías como Samsung, Qualcomm y TSMC ya están en los 10nm desde hace años, y AMD está por dar el salto a los 7nm, Intel sigue sufriendo con los 10nm, aunque se dice que en el próximo Computex tendremos anuncios acerca de Cannon Lake. Esperemos que este discreto lanzamiento sea por fin el inicio de algo importante para Intel, y el mes que entra conozcamos los nuevos procesadores de 10nm y así nos podamos olvidar de una vez por todas de los 14nm que siguen presentes desde Broadwell, la quinta generación de 2014. En Xataka | La importancia de los nanómetros en los procesadores También te recomendamos Los 10nm de Intel se hacen del rogar. Al parecer Cannon Lake se retrasa hasta finales de 2018 Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? Samsung ha construido el chip de DRAM de 8GB más pequeño del mundo basado en 10 nanómetros - La noticia Aparece, sin mucho ruido, el primer procesador de 10 nanómetros de Intel... y no, no era lo que esperábamos fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

OnePlus 6 frente a Xiaomi Mi 2S, iPhone X, Huawei P20 Pro, Galaxy S9 y toda la gama alta de 2018

A falta de alguna sorpresa de última hora, la base de los que están llamados a ser los mejores smartphones de 2018 ha quedado configurada con la salida del nuevo OnePlus 6. Y aquí tenemos ya la comparativa entre todos ellos para que, de un vistazo y analizados por secciones, puedas decidirte por tu próximo smartphone de gama alta. Los mejores smarpthones del año 2018 comparados Con la única ausencia de Google y Apple, que aportan sus modelos del año pasado, aquí tienes la lista de los que consideramos como los mejores teléfonos franquicia que ya están en la calle. En nuestra comparativa de mitad de 2018 estos son los terminales seleccionados por el equipo de Xataka. LG G7 ThinQ Samsung Galaxy S9 y Galaxy S9+ LG V30S iPhone X Huawei P20 Pro Pixel 2 XL HTC U11+ Honor View 10 Xiaomi Mi Mix 2s OnePlus 6 Sony Xperia XZ2 Premium La gama alta elige OLED y seis pulgadas La salida del nuevo OnePlus 6 confirma, una vez más este 2018, que la gama alta de referencia se ha pasado definitivamente a los paneles OLED. Solo HTC, Sony y Xiaomi (veremos qué pasa con su futuro gama alta) mantienen una apuesta por paneles LCD que, salvo en el caso del Sony Xperia XZ2 Premium por su panel 4K, mantienen el tipo frente a las pantallas OLED, pese a que como os detallamos, no es una tecnología exenta de problemas. Otro recurrente de este 2018 es el aumento de diagonal gracias a la sucesiva reducción de los marcos. El OnePlus 6 ha subido su apuesta hasta casi las 6,3 pulgadas, un salto importante respecto a la generación anterior. Sin embargo, excepto por el peso, que aumenta 10 gramos, las dimensiones son las mismas, por lo que vemos aquí un gran trabajo de la compañía para que la reducción de marcos sea de utilidad y no algo meramente estético. Por cierto, el formato del terminal, cada vez más alargado, es un extraño 19:9. Pantalla Tecnología Resolución Altura (mm) Anchura (mm) Grosor (mm) Peso (gr) LG G7 6" OLED QHD+ (564 ppp) 153,2 71,9 7,9 162 Samsung Galaxy S9 5,8" SuperAMOLED QHD+ (567 ppp) 147,7 68,7 8,5 163 Samsung Galaxy S9+ 6,2" SuperAMOLED QHD+ (531 ppp) 158 73,8 8,5 189 iPhone X 5,8" AMOLED QHD (538 ppp) 144 71 7,7 174 Huawei P20 Pro 6,1" OLED QHD (534 ppp) 150 78 8,2 190 LG V30S 6" OLED QHD (538 ppp) 152 75 7,3 158 Pixel 2 XL 6" P-OLED QHD (538 ppp) 157 76 7,9 175 Xiaomi Mi Mix 2S 5,99" IPS FHD+ (403 ppp) 150,8 74,9 8,1 191 OnePlus 6 6,28" AMOLED FHD+ (420 ppp) 155,7 75,4 7,75 177 Honor View 10 5,99" LCD FHD+ (403 ppp) 157 75 6,9 172 Sony Xperia XZ2 Premium 5,8" IPS 4K (760 ppp) 153 72 11,1 197 HTC 11+ 6" SuperLCD QHD (538 ppp) 158 75 8,5 188 Lógicamente, presumiendo de uno de los ratios pantalla/frontal más grandes del mercado, el notch era casi inevitable en el OnePlus 6. Seguramente sea uno de los argumentos de venta más discutibles porque este elemento que alberga la cámara frontal y algunos sensores es de los elementos más controvertidos en la telefonía de gama alta actual. La gama alta está en el interior Con la gama media apretando de lo lindo en especificaciones y diseño, además de por precio y como veremos la cámara, la gama alta queda delimitada por el interior, con el procesador como punta de lanza. Aquí el OnePlus 6 llega al mercado con la combinación imprescindible hoy en día: el Snapdragon 845 con varias opciones de RAM y memoria interna pero sin posibilidad de ampliarla vía tarjetas microSD. El modelo más completo del OnePlus 6 lo podemos conseguir con 8 GB de RAM y 256 GB de memoria interna. Gama alta total. Otro elemento favorable al nuevo teléfono de OnePlus está en el sistema operativo. La firma asíatica atiende bastante bien a la comunidad y su OxygenOS es de las capas más interesantes del mercado. Llega sobre Android 8.1. Procesador Memoria RAM Memoria interna OS Batería LG G7 Snapdragon 845 4/6 GB 64/128 GB (microSD hasta 2 TB) Android 8.0 Oreo 3000 mAh (inalámbrica) Samsung Galaxy S9 Exynos 9810 4 GB 64/128/256 GB (microSD hasta 400 GB) Android 8.0 Oreo 3000 mAh (inalámbrica) Samsung Galaxy S9+ Exynos 9810 6 GB 64/128/256 GB (microSD hasta 400 GB) Android 8.0 Oreo 3500 mAh (inalámbrica) iPhone X Apple A11 Bionic 3 GB 64/256 GB iOS 11 2716 mAh (inalámbrica) Huawei P20 Pro HiSilicon Kirin 970+NPU 6 GB 128 GB Android 8.1 con EMUI 8.1 4000 mAh LG V30S Snapdragon 835 6 GB 128/256 GB Android 8.0 Oreo 3300 mAh Pixel 2 XL Snapdragon 835 4 GB 64/128 GB Android 8.1 3520 mAh Xiaomi Mi Mix 2S Snapdragon 845 6/8 GB 64/128/256 GB Android 8 3400 mAh (inalámbrica) OnePlus 6 Snapdragon 845 6/8 GB 64/128/256 GB Android 8.1 3300 mAh Honor View 10 HiSilicon Kirin 970 4/6 GB 64/128 GB (+microSD) Android 8.0 Oreo 3750 mAh Sony Xperia XZ2 Premium Snapdragon 845 6 GB 64 GB (+microSD hasta 400 GB) Android 8.0 Oreo 3540 mAh (Qi) HTX 11+ Snapdragon 835 4/6 GB 64/128 GB (+microSD) Android 8.0 Oreo 3930 mAh El complemento de este completo interior está en la batería. Aquí no hay sorpresas en la capacidad, que sin duda hubiera afectado al grosor y peso del OnePlus 6, y tenemos casi el estándar de la gama alta: 3300 mAh. El punto fuerte estará en el sistema de carga rápida Dash Charge con cargador de 5V/4A. La diferencia la marca la cámara Si a nivel de diseño el OnePlus 6 presenta bastantes novedades, no ocurre lo mismo con la cámara. Aquí es donde la gama alta tiene margen para marcar diferencias. El nuevo OnePlus 6 se permite no presentar apenas novedades basándose en el buen funcionamiento de la cámara de la generación anterior, y mantiene el doble sensor de 16+20 MP. Cámara principal Cámara secundaria Precio LG G7 12 + 12 MP (f1.6 / f1.9 gran angular) 8 MP (f1.9 gran angular) --- Samsung Galaxy S9 12 MP (f1.5-2.4 / OIS) 8 MP (f1.7) 849 euros Samsung Galaxy S9+ 12 MP (f1.5-2.4 / OIS) + 12 MP (f.24 Tele) 8 MP (f1.7) 949 euros iPhone X 12+12 MP (f1.8, 1.6, 2.4 // OIS) 8 MP (f2.2) 970 euros Huawei P20 Pro 40+20+8 MP (AIS // f1.6) 8 MP (f2.0) 899 euros LG V30S 16+13 MP (120º) (OIS // f.16) 5 MP (f.2.2) -- Pixel 2 XL 12 MP (OIS // f1.8) 8 MP (f2.4) 805 euros Xiaomi Mi Mix 2S 12 MP (f1.8) + 12 MP (f2.4) 5 MP (f2.0) Desde 550 euros (no oficial) OnePlus 6 20+16 MP (f1.7) 16 MP (f2.0) 519 euros Honor View 10 16 (f1.8) + 20 MP (f2.0) 13 MP (f2.0) 483 euros Sony Xperia XZ2 Premium 19 MP (f1.8) + 12 megapíxeles monocromo (f/1.6) 13 MP (f2.0) -- HTX 11+ 12 MP (OIS // f1.7) 16 MP (f2.0) 799 euros Sin nuevos terminales de gama alta a la vista hasta después de verano, ¿esperarás a un Pixel 3 o nuevo iPhone X o tenemos aquí ya al mejor terminal del año? También te recomendamos Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología Huawei P20 Pro frente a iPhone X, Galaxy S9+, LG V30S y los demás gama alta de referencia Samsung Galaxy S9/S9+ vs iPhone X: comparamos los dos máximos protagonistas de la gama alta - La noticia OnePlus 6 frente a Xiaomi Mi 2S, iPhone X, Huawei P20 Pro, Galaxy S9 y toda la gama alta de 2018 fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

Móviles y aburrimiento: por qué el OnePlus 6 parece (y casi es) más de lo mismo

¿Que tiene pantalla casi sin marcos? Menuda novedad. ¿Notch? Mejor ni lo menciones ¿Un Snapdragon 845? Como casi todos los gama alta. ¿Doble cámara? No me hagas reír. Esa es un poco la inevitable sensación que nos causan casi todos los lanzamientos en movilidad de lo que llevamos de año, y el OnePlus 6 no es una excepción. No es culpa suya, en realidad. Es culpa de un mercado cada vez más maduro y en el que sorprender resulta casi imposible. Diseños demasiado parecidos El OnePlus 6, como muchos antes que él, no escapa a las tendencias. No lo hace con su pantalla sin marcos de 6,28 pulgadas de diagonal, y tampoco con esa muesca o 'notch' de la parte superior que según Carl Pei "deberíamos aprender a amar". No sé si podremos o no, pero lo cierto es que poco diferencia al OnePlus 6 de otros diseños. Los fabricantes ciertamente dedican mucho tiempo y recursos a plantear diseños diferenciales e impactantes, pero la realidad es que la mayoría de móviles se parecen demasiado. Esa nueva tendencia a pantallas 18:9, 19:9 o cualquier variante similar hace que haya además poco espacio para la imaginación en los frontales: la presencia de esa muesca (ceja, pestaña, notch o como queráis llamarla) se ha convertido en una excusa para querer parecerse al iPhone X y así gritar al mundo que ese terminal con notch es tan bueno como el de Apple. ¿Os acordáis de cuando el metal era impepinable si querías ser un gama alta? El problema es que todos los fabricantes están copiando el notch por las razones equivocadas, y eso hace que dispositivos que deberían ser diferenciales precisamente en eso y tener su propia personalidad la olvidan para ser un más de lo mismo. Eso ocurre también en las partes trasera, que dan mucho más juego pero que aún así se han convertido también en una evidente repetición de tendencias. El cristal se ha impuesto esta temporada 17-18 como material premium —¿os acordáis de cuando el metal era impepinable si querías ser un gama alta?—, y solo algunas firmas tratan de arriesgar con acabados en degradados de colores para intentar que olvidemos esos dorados y rosas dorados que lo dominaron todo hace bien poco. Lo irónico de esto es que el diseño del que tanto hablan los fabricantes queda relegado a un segundo plano en el mismo instante en el que los usuarios compran una funda para proteger sus preciosos móviles. ¿De qué sirve entonces tanto cristal, tanto color rimbombante y tanta inversión en este apartado? Especificaciones demasiado parecidas Si en el apartado del diseño la cosa está difícil, aún lo está más en especificaciones. Cualquier fabricante puede ahora acceder a básicamente cualquier componente para sus smartphones, y eso hace que todos presenten una hoja de especificaciones prácticamente calcada entre ellos. Ocurre en todas las gamas, claro, pero es especialmente evidente en una gama alta en la que parece que no puedes ser nadie si no tienes un Snapdragon 845, 6 u 8 GB de RAM y 128 o 256 GB de capacidad. De hecho cuando uno revisa las especificaciones de los terminales franquicia de todos los fabricantes es difícil encontrar opciones realmente diferenciales en el hardware: salvo por el soporte de la carga inalámbrica, la resistencia al agua o quizás una batería de mayor capacidad, lo normal es que las diferencias sean mínimas. Da igual la gama: cada vez es más difícil encontrar opciones realmente diferenciales en el hardware de nuestros smartphones Sí lo pueden ser no obstante en un apartado. Uno que probablemente es el único capaz hoy en día de justificar que un móvil cueste 1.000 euros o que cueste 200. El apartado fotográfico. La cámara es (casi) lo único que importa Así es. Aunque obviamente en la decisión de compra entran en juego esos pequeños factores diferenciales muy personales, ante dos móviles de gama alta muy parecidos el apartado que puede cambiarlo todo es la cámara. Esa es la razón de que hoy más que nunca los fabricantes dediquen un gran esfuerzo a integrar todo tipo de mejoras en sus sistemas fotográficos. En realidad todos ellos también se suelen parecer en esto, porque todos ellos suelen usar los mismos sensores —Sony aquí tiene un filón—, pero hay quien los combina con más fortuna y hay quien los combina con menos. De hecho este año hay un único ganador en ese terreno de propuesta diferencial. Es, claro, el Huawei P20 Pro, el smartphone que con sus tres cámaras en la parte posterior ha demostrado estar al nivel de los mejores... o superarlos. ¿Qué pagamos en un móvil? Pues sobre todo una cosa: podérselo poner difícil a la cámara de fotos. Esas cámaras que integran los smartphones más avanzados (y caros) del mercado suelen marcar la diferencia en escenarios especiales, como aquellos con baja luminosidad, y precisamente ese comportamiento en condiciones algo menos ideales es el que suele distinguir a un móvil fotográfico "normalito" de uno excepcional. De hecho hoy por hoy es difícil que un móvil de gama media o incluso gama de entrada no resuelva con solvencia la mayoría de situaciones en fotografía si cuenta con buena luz. Incluso los modos retrato de esos móviles más baratos son más que aceptables en los últimos tiempos, y una vez más las cosas únicamente cambian realmente cuando se lo ponemos difíciles a estas cámaras. Eso es lo que se paga: podérselo poner difícil. Ciclos de renovación Con tanto móvil tan parecido, el OnePlus 6 no solo se enfrenta al presente, sino al pasado reciente. Resulta difícil justificar la inversión cuando el fantástico OnePlus 5T apareció hace tan solo 6 meses. Es pronto para arrojar juicios definitivos sobre el terminal, no obstante: hasta que no lo analicemos y veamos su rendimiento general y particular en terrenos como en el de su cámara será difícil dar un veredicto, pero a priori el OnePlus 6 no parece mejor que otros terminales de su gama. Tampoco peor. Parece uno más, y eso es lo malo. Lo es porque la decisión para comprarlo o no se basa en matices muy personales que hacen difícil que las cosas se muevan mucho en el ámbito global, pero también porque las razones para comprar este o cualquier otro gama alta de 2018 cada vez son menos convincentes a nivel práctico. El OnePlus 6 no parece mejor que otros terminales de su gama. Tampoco peor. Parece uno más, y eso es lo malo. Es la condena de un sector que ha madurado y que a pesar de todo y de todos es más aburrido que nunca. Los ciclos de renovación de móvil son ciertamente mucho más cortos que los de los PCs o las tabletas, pero cada vez es más difícil justificar la compra de un nuevo móvil cada año. Si vienes de un 5T las diferencias no son tan patentes, y solo cuando hablamos del OnePlus 5 o de otros terminales de hace dos años las justificaciones empiezan a llegar en cosas como su doble cámara o su mayor potencia. Y lo que es cierto para valorar esta compra lo es también para el resto del mercado. Uno en el que, recordémoslo, un móvil de 200 euros ya hace todo (o casi todo) estupendamente. El software, y no el hardware, podría ser la clave de futuro Y frente a ese aburrido planteamiento en materia de hardware tenemos al software, que parece estar por estar pero que también puede marcar la diferencia. No porque un fabricante integre una capa de personalización con mayor o menor fortuna, sino porque integre mejoras propias que realmente supongan una ventaja frente a la competencia. ¿Qué ventajas? Cosas tan simples y tan demandadas como una mayor autonomía de la batería, por ejemplo, pero también ese papel que la inteligencia artificial poco a poco va desempeñando en la mejora de las fotografías tomadas con el móvil. Si no puedes diferenciarte (mucho) en hardware, quizás sí puedas hacerlo en materia de software Ese es probablemente uno de los ámbitos más prometedores para convertir a un móvil en mucho más de lo que es hoy en día, y puede que las mejoras no lleguen solo de Google aunque parezca que su discurso es ese. Está también la eterna promesa de la convergencia, esa que convertirá nuestros smartphones en nuestros próximos PCs. Los acercamientos que hemos visto son interesantes, pero siguen aún limitados en varios apartados. Otros campos como el de la realidad virtual o la realidad aumentada han dejado atrás el 'efecto wow' y ahora necesitan consolidarse. Puede que esa sea la clave de futuro: si no puedes diferenciarte (mucho) en hardware, quizás sí puedas hacerlo en materia de software. OnePlus quizás debería tener esto más en cuenta que nunca. Y el resto de fabricantes, también. OnePlus es diferente en una cosa: el precio A falta de comprobar qué da de sí el OnePlus 6 —y ciertamente esperamos que no nos decepcione— todas estas odiosas comparaciones quedan atrás cuando uno se fija en el que es el apartado clave de cualquiera de estos dispositivos: el precio. Es ahí donde OnePlus sigue manteniendo una oferta diferencial y con la que pocos fabricantes pueden competir. Lo demostró desde el principio con su OnePlus One original, y esa tradición se ha mantenido en estos nuevos modelos. De hecho con esa hoja de especificaciones es casi una sorpresa que los modelos vayan desde los 519 (6GB/64GB) a los 619 euros (8GB/256GB), cuando otros fabricantes con móviles con estas mismas especificaciones han lanzado sus dispositivos por precios notablemente superiores. Eso precisamente es lo que puede marcar la diferencia para una OnePlus que una vez más parece haber dado en el clavo. No tanto por un terminal que se parece mucho a los demás, sino por un precio que precisamente es factor definitorio para elegirlo por encima de otras propuestas. En Xataka | OnePlus 5T ante la condena de haber nacido como teléfono-chollo También te recomendamos Huawei P20 Pro, toma de contacto: la inteligencia artificial en la cámara era el adiós definitivo al trípode Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología Huawei P20 Pro: un nuevo titán fotográfico con triple cámara con la firma de Leica e inteligencia artificial - La noticia Móviles y aburrimiento: por qué el OnePlus 6 parece (y casi es) más de lo mismo fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Honor 10, primeras impresiones: mejorando hardware y actualizando diseño para brillar por dentro y por fuera

La llegada de lo Honor siempre es esperada al traducirse como un terminal bien armado a un precio menor que sus primos hermanos los Huawei. Desde 2016 apuestan más fuerte por estar a algo más que la altura en cuanto a diseño y cámaras, y en las primeras impresiones del Honor 10 hemos percibido ese for the brave del que hacen gala. La carne que ponen en el asador nos es familiar: la marca trajo a Londres lo que previamente habíamos conocido para el mercado local, y se matizaron las principales novedades (y al fin y al cabo las bazas más allá del precio). Cuando la doble cámara ya es lo habitual, lo mainstream, lo llamativo está en la inteligencia artificial y esa primera impresión que siempre será lo que cuenta (y en móviles también). ¿Qué nos parece el Honor 10? Os contamos qué tal ha ido nuestra toma de contacto. El color como pilar del cambio Los Honor no son terminales ideados para pasar desapercibidos, pero tampoco para llegar al histrionismo o a lo llamativo de una manera rebuscada. Nos lo recordaron en la presentación y podemos rememorarlo aquí y ahora: el Honor 6 irrumpía con el cristal en frontal y trasera, con un Honor 8 que recogía el testigo manteniendo líneas pero incorporando doble cámara y curvas y el Honor 9 mantenía estilo estrenando color azul. El Honor 10 se une a la tendencia de los degradados, lo verdes y los azules e incorpora nuevos colores, inspirados al parecer en aurora boreales. A nosotros nos tocó el negro (vaya), pero no hay que desmerecer el acabado del teléfono azabache siendo elegante y algo distinto de lo anterior. Las curvas se mantienen en frontal y trasera, desembocando en un borde con acabado cromado que pese a no continuar de manera natural con el cristal resulta de buen gusto. Honor nos ha "malacostumbrado" a buenas construcciones y en esto el 10 tampoco defrauda: los materiales transmiten de manera continua una sensación de calidad desde el principio y los nuevos colores resultan atractivos, quizás por inercia tras el tirón del nuevo color de su primo hermano de tres ojos el Huawei P20 Pro. Eso sí: adiós a la discreción con las cámaras traseras. La doble cámara ahora sobresale, como ocurre en la gran mayoría de terminales (probablemente para adelgazar el resto del cuerpo), acabado con una genética de cámaras completamente integradas y con el adorno de gusto cuestionable del rótulo de "AI camera" (y el al parecer inevitable logo). Mención especial para el frontal si hablamos de cambios, y si hablamos de moda. El Honor 10 se diferenciará en colores, pero no en tirar de muesca para rascar milímetros a los marcos, manteniendo el sensor de huellas en el frontal, aunque bajo el cristal (a continuación hablaremos en detalle de qué tal esto). De momento no tenemos cifra oficial y no hemos podido calcularla, pero a tenor del grosor de los bordes (y con el siempre recurrido dato de GSM Arena) el aprovechamiento del frontal por parte de la pantalla estaría en torno al 80%. Nada mal, teniendo en cuenta que en terminales de precio similar quizás lo habitual sea aún quedarse entre el 70-80%, pero siendo así queda por debajo del ASUS Zenfone 5 o el Vivo X21 UD, con quien quizás esté más de tú a tú al plantear algo similar con la integración del lector de huellas (salvando las distancias). Si no nos gusta el "notch" y preferimos una simetría aproximada podemos tirar de software y ocultarlo Aunque como ocurre con los P20, que también se subieron al carro de la muesca (los tres): si no nos gusta este área y preferimos una simetría aproximada podemos tirar de software y ocultarlo. Así que nos guste o notch hay solución (permitidnos el chascarrillo), aunque no para lo que supone a nivel de interfaz: que las notificaciones tengan que hacinarse (y esconderse) en ambos lados cuando el espacio no da para más. En resumen: es un terminal atractivo, que transmite sensación de resistencia y calidad y que aporta cierto aire "fresco" al fenotipo Honor de lo últimos años. Sigue siendo cómodo y ligero, de hecho es más grande que el Honor 9 y pesa algo menos, pero lo que no cambia (casi de manera necesaria) es que sea un imán de huellas. Escudería propia, motor familiar La idea es traer lo mejor de la casa a un público que no quiere gastarse justamente eso: lo que vale la joya de la corona. Los Honor son una manera de acercar el último torpedo de Kirin a un público que no contempla invertir en el último Huawei P, y el Honor 10 monta ese Kirin 970 del que tanto hemos hablado. ¿Por qué? Porque además de ser lo último de Huawei (y por tanto rival directo de Samsung y Qualcomm) incorpora una unidad de procesamiento neural (NPU) y eso es, a efectos comerciales prácticos, hablar de inteligencia artificial. Ya hemos visto que para que no quepa duda la característica se encuentra serigrafiada al lado de las cámaras, ya que en este caso la aplicación de este aprendizaje artificial se aplica básicamente a la fotografía. Pero primero hablemos de las primeras sensaciones en cuanto al rendimiento. Quizás la condena implícita de ser un terminal más económico sea la idea de que éste no rinda igual que un gama alta cualquiera (como sus primos los Huawei), pero por lo que hemos podido comprobar el terminal no tiene lag o algún tipo de funcionamiento errático o molesto. Si es cierto que no percibimos la fluidez que sí notamos en el P20 Pro; de 4 GB a 6 GB de RAM se nota. Sobre todo hablando de EMUI una de las capas más invasivas y con mayor número de recursos añadidos. Sea como sea en comparación a otros, per se el Honor 10 parece poder con todo. A falta de tener más tiempo para probar qué tal rinden apps exigentes como los juegos o las de reproducción multimedia, hemos podido jugar y ver vídeos sin que haya ningún parón o problema en la carga de éstas. Eso sí, aun teniéndolo poco tiempo ha sido suficiente para detectar que se calienta bastante en la zona que queda justo debajo de las cámaras. Ocurre tras un uso intensivo, más bien de manera puntual, y por ser esta zona no molesta en exceso, pero es algo más de lo que solemos percibir a pleno rendimiento (sobre todo en móviles con estos materiales). Hilando con EMUI, cierto es que algún cierre repentino hemos tenido, pero también hablamos de un software de prueba acabado de salir del huevo. La multitarea se despliega sin problemas y no hay titubeos tampoco en la app de cámara. A modo de anticipo hemos pasado algunos tests de rendimiento. Lo ampliaremos en el análisis con imágenes y comparativas, pero para quienes tomáis los benchmarks como referencia ahí va un aperitivo. AnTuTu: 205.263 Geekbench 4.0: 1.900 (single)/ 6.668 (multi) PCMark Work: 6.931 ¿Y la cámara con inteligencia artificial? En alguna ocasión hemos comentado que es difícil apreciar la acción de esta supuesta AI, sobre todo hablando de optimización. En la cámara ocurría hasta la fecha que o bien nos lo teníamos que creer (estabilización por AI y zoom híbrido del P20 Pro) o bien casi llegaba a importunarnos al ofrecernos un ajuste que estaba a eones de lo que queríamos en nuestra instantánea. Lo que ocurre con el Honor 10 es que el usuario recurre a ella o no de una manera algo más práctica de lo que hemos visto en otras ocasiones (y menos agresiva): hay un botón directo en la interfaz, como lo hay para el flash, con el que la activamos o no (y posteriormente podemos ver en el carrete si lo hemos hecho al aparecer el logo). Es por ello que es mucho más cómodo que la aplicación de la app en el P20 Pro: aquí no es aceptar o rechazar (o renunciar del todo), sino recurrir o no. Y lo que vemos en general es que no extrema la saturación y el contraste como parece percibir la AI del P20 Pro que es necesaria, alejándose mucho de la realidad. Fotografía en automático (sin "AI"). Fotografía en automático con el botón "AI" activado. Se salva el cielo (sin ello salía quemado) y hay un matiz de color. Aplicar la AI sólo es posible en disparo automático y es la única manera de que nos aparezca el botón de zoom a 2x (esto no lo entendemos). La ubicación es muy conveniente, tanto que aún nos recuerda con más intensidad el poco sentido que la app de cámara de EMUI tiene al poner modos como el HDR o el Pro en una tercera pestaña, cuando deberían figurar en la interfaz principal como sí hace ZenUI. Modos, por cierto, hay muchos. Con unas horas con el terminal apenas hemos podido probar los más recurridos: el HDR, el pro, el nocturno la cámara lenta. Y bueno, no lo hemos mencionado pero evidentemente tenemos efecto de desenfoque, tanto en traseras como en frontal. ¿Qué tal todo esto? En general lo que vemos es bastante realismo en los colores. Los contraluces parecen la asignatura "hueso" a superar, pero en general parecen unas cámaras versátiles y a la altura de la competencia. Fotografía en automático (sin "AI"). Fotografía en HDR. El HDR es sutil y el rango dinámico es un poco irregular: en ocasiones la foto en HDR parece más bien un disparo en automático. El modo manual nos permitirá disparar a máxima resolución y grabar el archivo RAW, por lo que si los procesados automáticos no nos convencen siempre podremos tirar de esto (y de tiempo). Por cierto, la visualización del ajuste de la velocidad de obturación parece funcionar bien, y no como en otros terminales con esta app (como el Huawei P20 Lite). Modo retrato. Modo retrato en la cámara frontal. La cámara frontal se porta bastate bien, salvando el detalle de manera considerable si la luz es favorable y también con tonos muy realistas. Habrá que ver si se ha mejorado el desenfoque subjetivo, pero por el momento nos dejó buenas sensaciones. honor-10 En vídeo el móvil se porta sin milagros. Tenemos estabilización electrónica, nada de las bondades que aporta siempre la óptica, y de hecho no la notamos demasiado. Buena captura de audio, contraste y colores realistas. Los must de cualquier smartphone para el usuario medio-exigente Motorola nos dejó algo fríos cuando vimos que el Moto G6 Play no incorpora USB tipo-C. Argumentaron que se basaba en el hecho de que la disponibilidad de cables de este tipo aún no abunda y que no era cosa de coste, pero no quedaron solos en esto porque precisamente Honor nos echaba la jarra entera también tras conocer el Honor 7x. Albricias traemos porque, como el Honor 9, el 10 también tiene USB tipo-C y podremos ponerlo a cargar sin estar pendientes de si la sonrisa que dibuja la conexión está o no invertida cuando vamos a insertar el cable. La carga, por cierto, es rápida y tenemos aproximadamente un 60% en 30 minutos, la carga entera de los 3.400 mAh en algo menos de una hora y media, nada mal (con el cargador que se entrega y de 0 a 100% con el terminal apagado). Del consumo es pronto para hablar: lo hemos tenido unas horas y hemos aprovechado para toquetearlo al máximo. Así que esto lo dejamos enteramente para el análisis a fondo, considerando que es mejor no extrapolar cálculos con poca base. De lo que sí podemos comentar alguna cosa es de la pantalla. Tenemos un panel IPS, esto no ha cambiado en el ADN Honor, y hay que decir que bajo un increíble radiante sol londinense no hemos tenido problemas de visualización, siendo el brillo máximo suficiente y ojo, con una aparentemente buena actuación del ajustes de brillo automático. En principio está bien a nivel de contraste y colores, también de temperatura. No hemos recurrido a los ajustes de pantalla extra que EMUI adiciona a Android, así que esto es buena señal a nivel de la calibración de casa. Tampoco hemos notado aberraciones o pérdidas de brillo llamativas si exageramos el ángulo de visión, y va sobrada de detalle con ese FullHD+ que aún no vimos en el Honor 9 y parece la resolución estrella del momento. Buena experiencia con la pantalla y con el audio, ambas partes mejoradas con respecto a su antecesor Pinceladas también sobre el sonido, hilando con una buena primera experiencia multimedia. El sonido ha mejorado sobre el papel también en comparación a su predecesor, y las sensaciones son buenas tanto a nivel de calidad como de potencia, sin echar en falta decibelios teniendo el móvil como centro multimedia en la estancia. El altavoz está situado en el borde inferior como ya ocurre de manera generalizada, pero éste también se ve ocupado por el jack de audio. Así que de momento no hay que renunciar a los auriculares con cable si son los que tenemos. La baza de siempre, el frontal de ahora y el color boreal Lo decíamos al principio y lo mantenemos hasta el final: Honor es sinónimo de "chollo" si hablamos de tener un gama alta a precio de gama media-alta. La lucha está casi con sus primos los "caros", más que con los media gama que ya tienen suficiente con mantenerse entre las cuerdas de su propio ring, cada vez con más luchadores. Es un terminal atractivo: bien acabado, con buen motor y con unos precedentes que nos dejaron muy buen sabor de boca. Sabor que también no deja éste tras un primer contacto, aunque quizás no era necesario subirse a todos los trenes ya pudiendo mejorar aspectos como el desempeño de ese lector de huellas bajo el cristal (demasiado exigente y al final ineficaz) o una AI más astuta que culta. Queda mucho por probar, y lo haremos en su pertinente análisis a fondo. Pero la apuesta de Honor nos ha gustado y nos parece interesante, viéndolo capaz de ser un rival para una "pre-gama alta", una jugosa alternativa ante una gama media que no ajusta el precio demasiado últimamente o una salvación a mitad de coste ante los buques insignia de este año, estando por 399 euros en su versión de 64 GB. También te recomendamos Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología Google pone al alcance de todos la inteligencia artificial responsable de las magníficas fotos en modo retrato del Pixel 2 Honor 10: su lector de huella bajo el cristal y sus cámaras quieren desafiar a la gama media - La noticia Honor 10, primeras impresiones: mejorando hardware y actualizando diseño para brillar por dentro y por fuera fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

El Senado de EEUU vota para restablecer la neutralidad de la red y revertir la orden de la FCC

Parece que la batalla aún no está perdida. En un giro inesperado de acontecimientos, hace unos minutos el Senado de los Estados Unidos acaba de votar a favor de reestablecer la neutralidad de la red y así poner freno a las recientes medidas instauradas por Ajit Pai, presidente de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones). Con 52 votos a favor (49 demócratas y 3 republicanos) y 47 en contra, la neutralidad de la red y todos sus partidarios se acaban de anotar un importante triunfo, sin embargo aún hay un largo camino por recorrer. La Casa Blanca, y Trump, la última parada Lo que aprobó hoy el Senado estadounidense es revocar la orden de "restablecimiento de la libertad de internet", impulsada por la FCC y que eliminaba las reglas de neutralidad de la red. Ahora, el siguiente paso es la Cámara de Representantes, que es liderada por el partido republicano, y donde todo apunta a que será frenada, además de que es poco probable que el presidente Trump la respalde. En la Cámara de Representantes, los demócratas se enfrentarán a un escenario complicado, ya que necesitarán al menos 25 republicanos para forzar la votación. Los rumores apuntan a que los demócratas tienen actualmente 50 partidarios, que serían suficientes para la votación, pero no para aprobarla. Después de esto, el siguiente paso sería enviar la resolución al escritorio del presidente Trump, quien debería firmar los cambios y así poder restablecer las viejas reglas de la neutralidad de la red. Algo aún más complicado ya que el presidente apoya los cambios propuestos por la FCC. Sin embargo, quienes apoyan la neutralidad de la red tienen algo a su favor: las próximas elecciones de mitad de periodo, lo cual está sirviendo como moneda de cambio para saber por quién votar, algo que se ha reducido a una simple pregunta a los candidatos por parte del electorado: "¿apoya usted la neutralidad de la red?" Por lo anterior, algunos republicanos se están sumando a la batalla por el restablecimiento de la neutralidad de la red, votando a favor del proyecto de ley. Hasta el momento no es suficiente y todo está contrarreloj, ya que aún hay mucho trabajo para preservar la neutralidad de la red antes de su derogación en junio. "El internet debe mantenerse libre y abierto como nuestras autopistas, accesible y asequible para cada estadounidense, sin importar su capacidad de pago. La derogación de la neutralidad de la red no solo es un golpe para el consumidor promedio, sino que es un golpe para las escuelas públicas, los estadounidenses rurales, las comunidades de color y pequeños negocios. Un voto contra esta resolución será un voto para proteger a las grandes corporaciones e intereses especiales, dejando que el público estadounidense pague el precio”", dijo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer. En Xataka | Estados Unidos anuncia su plan para acabar con la neutralidad de la red En GenBeta | La neutralidad de la Red de nuevo en jaque: qué ocurre y qué consecuencias puede traer También te recomendamos Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología La neutralidad de la red morirá en Estados Unidos el 11 de junio según la FCC El día que internet dejó de ser maravillosamente anárquica - La noticia El Senado de EEUU vota para restablecer la neutralidad de la red y revertir la orden de la FCC fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

La ironía del calentamiento global es que hará que las centrales eólicas generen más electricidad que nunca

El aumento de la temperatura que estamos viviendo en las últimas décadas está provocando un recrudecimiento de los eventos climáticos. Pero aunque esto es bastante malo, también podría traer algunas consecuencias positivas: por ejemplo, el ayudar a potenciar a la eólica como fuente de energía para todos. Más calor, más viento, más energía Según un reciente estudio, publicado por el instituto British Antarctic Survey, del Consejo de Investigaciones de Entornos Naturales británico, en Environmental Research Letters, el esperado aumento de 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales provocará un aumento de los vientos. Esto, obviamente, supone un aumento en el potencial que puede generar un parque eólico. A mayor velocidad de viento se ejercerá una mayor fuerza de rotación en las aspas de los generadores, y esto implicará una mayor generación de potencia dentro de los límites técnicos de cada máquina. En definitiva, los investigadores creen que esto puede provocar un interesante aumento capaz de alimentar a cientos de miles de hogares. El estudio está realizado sobre los parques existentes en Reino Unido. Según las estadísticas, estos podrían aumentar su generación en un 10%, lo que supone más de 700.000 casas, atendiendo a la potencia instalada, alimentadas con lo producido por sus parques. Según las estadísticas, estos podrían aumentar su generación en un 10%, lo que supone más de 700.000 casas Según el British Antarctic Survey, esta información es muy relevante para decidir si invertir y cómo hacerlo cuando hablamos de energías renovables. En el estudio, además, no han tenido en cuenta la potencia instalada offshore, es decir, los parques eólicos situados más allá de la costa. Como curiosidad, Reino Unido presenta uno de los casos más optimistas en cuanto a energía eólica offshore, donde tienen una gran cantidad de turbinas generando electricidad. Pero el estudio no contempla a las primeras, por lo que no sabemos con seguridad cuáles podrían ser las consecuencias de un aumento en la fuerza del viento en las instalaciones de costa. Así esperamos que sea el futuro ventoso de Europa Los datos recopilados por el estudio muestran varios puntos interesantes donde invertir en este tipo de energías limpias. En concreto, Alemania, que se encuentra en el tercer puesto mundial con con una potencia eólica instalada de 56.132MW aproximadamente, será uno de los más beneficiados por el calentamiento (en cuanto al viento). Francia, Lituania y Polonia también podrían beneficiarse de este hecho, aunque el mayor aumento, estiman, lo veríamos en Reino Unido por su inusual situación insular. El estudio recoge los datos de más de once años y utiliza las estimaciones que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático ha hechorespecto a la velocidad del viento. Según indican varias simulaciones, el calentamiento global de 1,5 grados supondrá un aumento en la velocidad media, con aumentos puntuales más extremos del viento en el norte y centro de Europa. El viento, en el "viejo continente" se asocia comúnmente a fenómenos ciclónicos en el invierno, cosa que se recrudecerá, explican los expertos, con dicho aumento. El panorama, por tanto, parece bastante más ventoso, en el futuro, si las predicciones se cumplen. La pequeña ironía que beneficia a los aerogeneradores Hay dos hechos que no podemos negar: el cambio climático se está produciendo y, además, no podemos evitarlo. Sin embargo, ya que esto es impepinable ¿qué tal si sacamos el máximo partido a este hecho? Algunos llevan haciéndolo desde hace muchos años. Este no es el primer análisis que relaciona el aumento de la fuerza de los vientos con un potencial más limpio. Según un estudio realizado en 2008 por el Departamento Estadounidense de Energía, para 2030, Estados Unidos podría producir hasta el 20% de toda su energía a partir de turbinas eólicas. En este informe no solo se tiene en cuenta la disposición técnica, sino también el escenario de aumento en la fuerza del viento. Parece que, en general, podremos aprovechar una de las consecuencias negativas del cambio en beneficio de energías más limpias y responsables. De hecho, es algo que estamos viendo en los últimos años. China, por ejemplo, es el mayor productor eólico del mundo. Su intención de producir cada vez menos huella de carbono pasa, indefectiblemente, por aumentar la cantidad de energía producida mediante fuentes limpias. Europa pretende incrementar suplir el 27% de las necesidades energéticas con parques eólicos para 2030 Europa, cuya potencia instalada supone, actualmente, el suministro del 18% de la energía total necesaria en el continente, pretende aumentar esta cifra hasta el 27% para 2030. ¿Servirá este contexto para aumentar el interés en las energías renovables? Es imposible obviar el interés económico en la producción de energía, pues pecaríamos de inocentes a más no poder. Pero con este supuesto aumento en la fuerza del viento, tanto el desarrollo de mejores tecnologías como la aparición de posibilidades industriales y laborales podrían suponer una interesante inyección de interés para la energía eólica. Quién sabe, tal vez entre todo lo malo que nos trae el calentamiento global encontremos una ironía que ayude a que las energías limpias ganen una pequeña batalla. Imágenes | Pixabay, Wikimedia, Pixabay También te recomendamos Las renovables han superado por primera vez al carbón en Europa (y no gracias a España) Que Portugal cubra el 100% de la demanda con energías renovables no le sirve de mucho (todavía) Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología - La noticia La ironía del calentamiento global es que hará que las centrales eólicas generen más electricidad que nunca fue publicada originalmente en Xataka por Santiago Campillo .

Leer más »