Inicio / Tecno

Tecno

Tecnología en Gral

¿Son unas gafas 8K lo que necesita la realidad virtual?

Ni las Oculus Rift ni las HTC Vive parecen haber conseguido la revolución que la realidad virtual planteaba en un gran número de campos. Los videojuegos han sido la mejor excusa para tratar de vender las virtudes de unos productos que aún así no han acabado de convencer ni a la industria ni a los usuarios. Hay diversos aspectos que limitan esas experiencias, pero ahora hay un fabricante poco conocido que quiere dar un salto de calidad. Las Pimax 8K son unas gafas de realidad compatibles con SteamVR que destacan por sus dos visores 4K y por un FOV de 200 grados que teóricamente mejorarán la experiencia visual de forma notable. ¿Ayudará eso a este segmento? ¿Más resolución = más inmersión? Esa, desde luego, es la propuesta de un fabricante que no es nuevo en el mercado: lleva tiempo ofreciendo sus Pimax 4K, que también usaban como argumento principal de venta la resolución combinada 4K de sus dos visores, superior tanto a la de las Oculus Rift como a la de las HTC Vive. En este nuevo proyecto Pimax ha querido lanzar una campaña de financiación colectiva en Kickstarter en la que ya han recaudado más de 1 millón de dólares, quintuplicando así el objetivo inicial que se habían propuesto. Si todo va bien las gafas estarán disponibles en enero-febrero de 2018, y será entonces cuando podremos comprobar si la promesa de este fabricante soluciona parte de las críticas a las experiencias de realidad virtual. Las dos pantallas de 3.840 x 2.160 píxeles y ese campo de visión de 200 grados son argumentos clave de una propuesta que además es compatible con los Oculus Touch y los mandos de las HTC Vive, y que también soporta varios sistemas posicionales. Los prototipos mostrados en CES eran prometedores, pero como todo proyecto de Kickstarter, será interesante comprobar si los plazos se cumplen y sobre todo cuál es el resultado final, porque la pregunta, claro, es si es esa resolución y ese campo de visión lo que necesita la revolución VR. Necesitamos un juego "vende-gafas" De hecho, hay otras molestias clásicas de la realidad virtual que van más allá de los requisitos hardware. La más evidente es la de la necesidad de estar "conectados" al PC que sirve la experiencia de realidad virtual, algo que limita la libertad de movimientos y que tampoco contribuye demasiado a la comodidad de esas "inmersiones". Fabricantes como HP han tratado de ofrecer una alternativa —cara, eso sí— a ese problema con equipos-mochila como el llamativo HP Omen X Compact Desktop,pero se trata tan solo de una opción de transición: HTC, Oculus y cualquier fabricante en este ámbito debería estar desarrollando unas gafas inalámbricas que precisamente eviten ese problema. La frecuencia de refresco de esas pantallas de las gafas (90 Hz tanto en estas de Pimax como en las Oculus o las HTC) es también otro de los argumentos que se une a la latencia para mejorar esa experiencia de realidad virtual, pero puede que al final lo que necesite este segmento sea otra cosa. Puede que lo que realmente haga despegar a las gafas de realidad virtual es ese juego o experiencia definitiva (¿será Star Wars quien lo logre?) que sea capaz de crear las suficientes expectativas (y cumplirlas) como para que esa inversión compense. Necesitamos un juego "vende-gafas", algo que ha funcionado con el modelo de las consolas en los últimos tiempos y que serviría para demostrarle al mundo que esto puede ir más allá de ese efecto wow que inevitablemente provocan las primeras inmersiones. En Xataka | ¿Qué fue de la revolución que nos prometía la realidad virtual? También te recomendamos Los mejores jugadores españoles de eSports que ya son estrellas ¿Qué fue de la revolución que nos prometía la realidad virtual? Second Life vuelve a la vida con Sansar, un nuevo mundo virtual para Oculus Rift y HTC Vive - La noticia ¿Son unas gafas 8K lo que necesita la realidad virtual? fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Los casos más sonados contra webs P2P y 15 años de pelea judicial, contados por David Bravo (Insert Coin 1×03)

Durante los últimos años, la industria audiovisual ha estado batallando contínuamente con el mundo tecnológico, sobre todo en lo relacionado a las redes P2P. En España se han dado varios casos notables en este aspecto, como el de Sharemula o el de Pablo Soto. En estos casos la industria perdió, y por lo que el siguiente paso fue el de presionar para la creación de leyes como la denominada 'Ley Sinde' o la 'Ley Mordaza'. De todos estos casos vamos a hablar con el abogado David Bravo, el protagonista de nuestro tercer capítulo de 'Insert Coin', nuestra sección mensual en la que entrevistamos a invitados de primer nivel relacionados con las materias que nos fascinan en Xataka. El programa en vídeo lo puedes ver a continuación, el cual es un resumen editado de la charla con nuestro invitado. Si quieres escuchar la entrevista entera puedes hacerlo en nuestros podcast de iTunes e iVoox. David Bravo es un abogado especialista en propiedad intelectual y derecho informático. Con el paso de los años se ha convertido en la cara más visible y representativa de España en este tipo de materia, sobre todo por haber estado presente en algunos de los casos más importantes, como el de Sharemula o el caso de Pablo Soto. Con él hablaremos de cómo en estos dos casos la justicia acabó dándole la espalda a la industria audiovisual al no ver ningún tipo de delito. También nos contará cómo tras estas derrotas, las grandes multinacionales decidieron cambiar las normas del juego presionando a los gobernantes para que cambiasen las normas. Insert Coin 1x03: Sharemula, Pablo Soto y Ley mordaza Sharemula fue una popular web en la que se enlazaba a redes P2P de intercambio de archivos. Sus dos responsables fueron detenidos en octubre del 2006, en el marco de una macro-operación aquel año contra administradores de páginas de enlaces. Se les acusó de informar en su web de los enlaces a las redes P2P donde descargar contenido que violaba la propiedad intelectual. Organismos y empresas como SGAE, Promusicae, Egeda y Microsoft se personaron en el caso. "La popularidad de ese caso viene de dos cuestiones, que fue el primero que se resolvió y el tipo de resolución que obtuvo", explica David Bravo, que junto a Javier de la Cueva fueron los letrados defensores de Sharemula. "Fue un sobreseimiento de las actuaciones, es decir, se archivaron las actuaciones sin necesidad de ir siquiera a juicio". Simplemente no había delito, y por mucho que se recurrió ese sobreseimiento la resolución fue firme. La cuestión fue que Sharemula no realizaba una comunicación pública de las obras como se les había acusado de hacer. Solamente las enlaza, y quien la comunica es otra persona distinta que se encarga de alojarlas. De hecho, tampoco se consideró que quien las alojara cometiesen delitos por no tener ánimo de lucro en la difusión. Las multinacionales discográficas sufrieron una histórica derrota tras acusar a Pablo Soto. Otro caso muy sonado fue el de Pablo Soto, uno de los pioneros del P2P de España. En junio de 2008, Promusicae y las discográficas Universal, Warner, Sony, EMI y Universal le demandaron por competencia desleal por crear programas como Blubster, Manolito P2P, o el ambicioso sistema de almacenamiento social Omemo, pidiéndole una indemnización de 13 millones de euros. "Lo que se estaba discutiendo es hasta qué punto los desarrolladores de software tenían en España seguridad jurídica", nos cuenta David Bravo. "Lo que había desarrollado Pablo no era una aplicación que servía exclusivamente para la copia de obras intelectuales sin autorización como ellos alegaba, del mismo modo que Gutemberg, el que inventó la imprenta, no fabricó un aparato que sirve sólo para copiar obras intelectuales" En la Ley de Propuedad Intelectual no había ninguna norma que prohibiese la creación de ese tipo de software. Su juicio fue el más importante sobre propiedad intelectual de España, e incluso se decía que de Europa. Fue tan histórico como la derrota sufrida por las discográficas, ya que en la Ley de Propiedad Intelectual no había ninguna norma que prohibiese la creación de este tipo de software. Perdieron el pleito y les condenaron a pagar los costes, aunque finalmente lo recurrieron y las multinacionales se libraron de pagar. Luego vino la Ley Sinde, que abría un nuevo canal para tramitar las denuncias de la industria donde ahora sería un órgano del ministerio de cultura y no los jueces el que decidiría si una web incumple la ley de propiedad intelectual. Tal y como explica Bravo, esto pasa porque cuando empiezan a perder los casos, la industria decide presionar a los legisladores para conseguir los cambios legislativos que necesitaban. Y posteriormente se empieza a mezclar lo que pasa online y offline, algo que sucede con el movimiento 15M y la llegada de la Ley Mordaza. David Bravo explica que las multas que imponían a los ciudadanos que acampaban por el 15M eran anuladas por los tribunales por ser parte del derecho a manifestarse. Entonces, emulando lo hecho con la Ley Sinde, el gobierno decide que como las resoluciones no le gustaban lo mejor era cambiar las normas que las causaban. Nuevamente se trataba de crear una vía administrativa con un cuerpo de infracciones determinado con el que se pueda multar sin que los jueces anulen estas multas. Y aquí es donde entra Alex de la Iglesia en la historia, que según Bravo es la persona más coherente que ha visto en esta batalla entre los dos bandos. De la Iglesia estaba a favor de la Ley Sinde porque le habían dicho que ayudaba a proteger los intereses de la industria. Pero tras empezar a ver el malestar social se reunión con un grupo de expertos, entre ellos David Bravo, que le explicó que la batalla contra la Ley Sinde tenía que ver con la separación de poderes y no con los artistas. Eso le hizo cambiar de opinión y dimitir de su pueto como presidente de la academia de cine por no compartir la opinión oficial de esta. David Bravo termina el caso de la Ley Sinde y Mordaza explicando que independientemente de la opinión que pueda tener uno u otro sobre la propiedad intelectual, lo importante es que las multinacionales y el gobierno no puedan cambiar de árbitro por otro que les favorezca si ven que van perdiendo el partido. Pero al final Internet ha seguido su propio camino Poco a poco vamos viendo que los cambios normativos que hace diez años hubieran sido impensable van aprobándose a cuentagotas a favor de las multinacionales. ¿Podemos decir por lo tanto que la guerra se va perdiendo pese a ganar algunas importantes batallas? David Bravo insiste que hay una segunda cara de la moneda que hay que tener en cuenta. "Hay una cara de la moneda que es que en el terreno legislativo ellos han ido haciendo una serie de cambios", explica Bravo. "Pero en el terreno de la realidad real, lo que ocurre en Internet sigue pasando tal cual a pesar de esos cambios. Ellos pretenden que la ley en lugar de adaptarse de la realidad sea la realidad la que se adapte a la ley, pero en realidad ha sucedido que la realidad ha seguido su camino". "Ellos pretenden que la ley en lugar de adaptarse de la realidad sea la realidad la que se adapte a la ley, pero en realidad ha sucedido que la realidad ha seguido su camino" Con esto, se refiere a que al final lo que está acabando con las descargas de contenido protegido con copyright no están siendo estas nuevas leyes ni las denuncias masivas a los usuarios. Al final, quien lo ha conseguido ha sido la propia evolución de un Internet que ha ido creando alternativas de bajo coste como Netflix, Filmin y Spotify. "¿Entonces quién ha ganado y quién ha perdido? Pues depende de cómo se mire", dice Bravo. "En el plano de las leyes sin duda ellos han conseguido cambiarlas. Pero en el plano de la realidad, esta ha seguido su curso". Imagen pancarta | Carlos DelgadoEn Xataka | Insert Coin También te recomendamos Los mejores jugadores españoles de eSports que ya son estrellas El fenómeno "Bartual": hablamos con el protagonista de la historia del verano en Twitter (Insert Coin 1x02) Qué dice cada partido sobre perseguir a usuarios que descargan contenidos por vías no oficiales - La noticia Los casos más sonados contra webs P2P y 15 años de pelea judicial, contados por David Bravo (Insert Coin 1x03) fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Leer más »

La última frontera: todas las películas y series de Star Trek de peor a mejor

Diario del Capitán Adrián Álvarez, fecha estelar 112317.5. Estamos rumbo a la serie 'Star Trek: Discovery', por lo que hemos decidido explorar todas las series y películas de la franquicia, para tener una idea aproximada de a qué atenernos o al menos de qué esperar... y también de qué temer. Y es que debe anotarse que Star Trek nació en los sesenta y ha sido motivo de alegría, objeto de desvelo y, en muy contadas ocasiones, razón de enfado. Pese a no contar con la fama milmillonaria de su prima Star Wars, Star Trek se ha mantenido siempre en nuestras vidas, aunque no siempre con la calidad que se merece. Sin más introducción, atravesemos ya la última frontera. Vayamos con valor donde ningún otro hombre ha ido jamás, a los viajes de las distintas tripulaciones de Star Trek ordenados de peor a mejor... 19. Star Trek: Némesis (Stuart Baird, 2002) Star Trek es una franquicia que necesita el cariño de los implicados para funcionar y el director de esta película, Stuart Baird la despreciaba. Hasta el último momento se negó ver cualquier material previo y el resultado se nota. Los productores seguían empeñados en convertir a un actor shakespeariano de 60 años en héroe de acción (Patrick Stewart) y podrían haber usado a Bryan Singer para algo más que un cameo, pues por entonces se encontraba en su mejor época, por lo que se entiende que ésta fue LA oportunidad perdida para que la tripulación de la Nueva Generación se despidiera como era debido. Como es lógico, en Espinof no entusiasmó, precisamente... 18. Star Trek: Enterprise (2001 - 2005) La peor serie de Star Trek debería enseñar a los responsables de 'Discovery' todo lo que no hay que hacer. La historia, situada un siglo antes de las aventuras del Capitán Kirk, tiene valor en tanto que muestra los primeros pasos hacia la Federación de Planetas y cómo la humanidad inicia su viaje a las estrellas. Sin embargo, es precisamente su punto de partida lo que acabó dañando a la serie a la larga: el capitán Archer, interpretado por Scott Bakula, es intrépido y el primero en toparse con muchas de las razas clásicas de la saga, pero eso no justifica una velada xenofobia extendible a la serie en sí. Aún peores son su horrible cabecera, propia de la época, y sobre todo su final, un capítulo apresurado y narrativamente torpe que se las arregla para desmerecer TODA la serie al situarla como una proyección del Comandante Riker (el de ‘Star Trek: La nueva generación’). Quiere ser un codazo entre amigos y acaba siendo ese guiño incómodo que te dedica alguien con mala pinta en el autobús. 17. Star Trek: En la oscuridad (2013) J. J. Abrams tiene la cualidad de hacer películas muy dinámicas y propulsivas, en las que se hace imposible el aburrimiento, pero que dependen de un entramado narrativo parecido al puntillismo: de lejos parece hasta bonito, pero acercarse sólo te muestra bastas gotas de pintura. Y ésta es su peor obra puntillista. Remake confeso sólo en el último momento de 'La ira de Khan', con el ridículo que se hizo en marketing dada la querencia de Abrams hacia la caja misteriosa, carece de la reflexión sobre el paso del tiempo de la original para abandonarse a la acción descerebrada, algo que no es inherentemente malo, porque quién no disfruta con un poco de marcha. No, su lugar en esta lista se debe a su absoluta falta de sensibilidad. A la injustificable escena en ropa interior de Alice Eve se une un argumento que, bueno, no me fue posible creer mientras se desarrollaba: en líneas generales, es una metáfora sobre aquello que los truthers creen sobre el 11-S, esto es, que fue un trabajo desde dentro y no un ataque terrorista. Emponzoñar el legado de Star Trek con un argumento semejante bien le merece este puesto y es que ni los tribbles pudieron hacer bien, pero aquí me temo en minoría, porque entre mis compañeros de Espinof esta película triunfó. 16. Star Trek V: La última frontera (1989) Muchas cosas en la producción de esta película fueron mal y el resultado transpira en la pantalla. William Shatner había aceptado aparecer en el resto de películas, cobrar millones y estar a las órdenes de Nimoy con la condición de escribir y dirigir su propia entrega, lo que se tradujo en la tercera peor película. Su argumento religioso (en un principio, Shatner quería al Diablo mismo y rescatar a sus amigos del Infierno) no casa del todo con el mundo creado por Gene Rodenberry. Pese a todo, está hecho con ese ególatra cariño propio de Shatner y eso la redime, pues da espacio y escenas al resto de sus compañeros, de modo que el espectador siga enamorado de la tripulación original. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek V: la última frontera', de William Shatner 15. Star Trek IX: Insurrección (1998) Un capítulo, de los mediocres, alargado a la duración de una película es lo mejor y lo peor que se puede decir de esta entrega que carece de ambición, pero no de cierto entretenimiento. En un planeta con radiaciones rejuvenecedoras, Data empieza a fallar y Jean Luc Picard, su mejor amigo, hará lo que haga falta para ayudarle, aunque tenga que poner en peligro su posición en la Federación. El enfrentamiento entre una raza eternamente joven que ha renunciado a la tecnología y un esqueje de ésta, exiliada y dependiente de la tecnología y la cirugía estética, da una cierta medida (junto a los Borg de ‘Star Trek: La nueva generación’) de las discusiones que con el fin de milenio se producían respecto a la ciencia, pero al final sólo queda un sonoro meh. Para los trekkies es, en definitiva, un producto palomita: te lo comes sin darte cuenta y apenas tiene algo que asimilar, pero siempre es mejor que no tener nada que llevarte a la boca. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek: Insurrección', de Jonathan Frakes 14. Star Trek: La película (1979) No es un rasgo positivo, pues esta película tiene la capacidad de dilatar el tiempo: sus 132 minutos se sienten como si fueran tres horas. Podemos echar la culpa por igual a Robert Wise, director de ‘Ultimátum a la Tierra’ entre muchas; a la historia de Alan Dean Foster (sí, el impulsor del Universo Expandido de Star Wars, toma conexión cósmica), a la que el guionista Harold Livingston no sabe inyectar emoción; al departamento de efectos especiales y al de producción, ensimismados en unos trucajes que han aguantado muy bien el paso del tiempo. Pero al final, al estar protagonizada por la tripulación original, contar con buenas ideas y tener una magnífica partitura de Jerry Goldsmith, el tedio se hace soportable. Además, su alergia a la acción desbordante para dignificar la saga respecto a la competencia la convierten en una declaración de intenciones: aburrida, te parece decir, pero con la frente alta. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star trek, la película', de Robert Wise 13. Star Trek: La serie de animación (1973 - 1975) La productora Filmation vino a curar el mono de Star Trek, una vez su base de fans empezó a crecer debido a la sindicación, con dos temporadas que compensaron la animación algo estática y la escasez de medios con imaginación. Aquí, todo es posible, como por ejemplo, un capítulo que se desarrolla en parte bajo el agua y que aún hoy, con todos los medios y efectos especiales a su disposición, harían sudar sangre a un productor. Así que si estás dispuesto a pasar por alto su aspecto desfasado, te encontrarás una serie que ofrece secuelas a capítulos de la serie clásica y que cuenta con las voces del reparto original. 12. Star Trek VII: La próxima generación (1994) Con razón, esta entrega se encuentra casi en el centro de esta lista. Entendido como un exorcismo por el que William Shatner dejó ir al Capitán Kirk (por eso, vaya, no quiso volver en el remake), la película le junta en un par de escenas a Jean Luc Picard y casi parece que los astros se alinean. Casi, porque lo que debería haber sido el ejemplo perfecto de aunar nostalgia y ansias de avanzar (no obstante, esta película dio el relevo en cine a la tripulación de Picard), se convierte en una coctelera de más de lo mismo. Se venía de seis películas a las que sólo una puedo poner pegas de verdad, con la cualidad de no repetirse, por lo que vivir un constante déjà vu frustra un poco, por más que Malcom McDowell aporte su saber hacer como villano de la función. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek: la próxima generación', de David Carson 11. Star Trek III: En busca de Spock (1984) Leonard Nimoy no sólo era el vulcaniano más conocido a este lado de la galaxia, también un hombre del renacimiento que lo mismo te cantaba sobre Bilbo Bolsón que te escribía y dirigía una película de Star Trek, prueba de lo implicadísimo que estuvo (y se sintió) con la franquicia. De las entregas de Star Trek fílmicas, las impares se consideraban las peores hasta que ‘Némesis’ invirtió la tendencia hacia a las pares, pero ésta es sin duda la mejor de las impares. Su buen humor y un klingon interpretado por Christopher Lloyd la sitúan incluso por encima de la media, pero el ojo de Nimoy se recrea a veces en aspectos que sólo son interesantes para él, como la plúmbea ceremonia de Fal-Tor-Pan. La gran pega es que disminuye el impacto emocional de la muerte de Spock al final de ‘Khan’, aunque sepa compensarlo con la pérdida por parte de Kirk de su hijo. Por otro lado, esta película confirma que había una intención de convertir las entregas cinematográficas en una nueva temporada de la serie y que, bueno, clasificarlas de este modo y verlas salteadas les hace un flaco favor a las propias películas y al espectador. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek III: en busca de Spock', de Leonard Nimoy 10. Star Trek IV: Misión salvar la Tierra (1986) La intención a la hora de hacer esta película fue que tuviera un tono más ligero y un mensaje ecologista, y vaya si lo consiguieron. Leonard Nimoy repite como guionista y director de otra gran entrega de Star Trek en cine, si bien el mensaje ecologista está escrito con trazos gruesos: para solucionar un problema del futuro, la tripulación del Enterprise debe viajar al pasado para capturar a una pareja de ballenas jorobadas. Hoy no es que las ballenas se hayan salvado, es sólo que no se habla tanto de ellas, pero el argumento es igual de válido a día de hoy. En otro orden de cosas, la cuarta película ejemplifica que a Star Trek le valen igual las amenazas concretas y personificadas (como Khan, el Comandante Kruge o Chang), como las difusas, aquellas que no pueden explicarse de manera sencilla, lo que demuestra la versatilidad de la saga. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek IV. Misión: salvar la Tierra', de Leonard Nimoy 9. Star Trek: Espacio profundo nueve (1993 - 1999) Hasta que sepamos de qué pie cojea ‘Star Trek: Discovery’, esta serie permanece como la más atrevida de la franquicia al dar de lado muchos de los dogmas que Gene Roddenberry obligaba a cumplir a todo aquel que trabajara en su chiringuito. Así, está ambientada en una estación espacial y no en una nave; la serie cuenta historias a lo largo de varios capítulos y muestra las consecuencias, olvidando la serialización despreocupada exigida por Roddenberry; uno de los temas recurrentes tiene que ver con la religión y la divinidad, en un enfoque opuesto a lo típico de Star Trek; la tripulación podía tener desavenencias entre sí mucho más duraderas que un pique ocasional. También se atrevió con un reparto multicultural y un capitán, Benjamin Sisko (Avery Brooks), afroamericano. Sin embargo, no me siento capaz de ponerla más arriba precisamente por Sisko. Entiendo que tiene que lidiar con conflictos externos e internos, pues ésta es sin duda la serie más bronca de todas, pero no termino de cogerle el punto. Menos mal que Worf, el Klingon de ‘Star Trek: La nueva generación’ se incorpora más adelante. Como nota aparte, se produjo un videojuego de la serie, con el motor gráfico del 'Unreal Tournament', divertido e injustamente olvidado. 8. Star Trek: Voyager (1995 - 2001) Que Star Trek da lo mejor de sí cuando se atreve, en efecto, a ir donde ningún otro ser humano ha ido jamás, es obvio, pero el punto de partida de esta serie es valiente como pocos: debido a un incidente, la nave Voyager acaba a más de setenta años luz de casa y se ve obligada a cooperar con unos enemigos para volver. Una pena que este punto de partida no se le saque partido en siete temporadas y, en el fondo, sea como cualquier otra misión estelar. Su mayor logro es que, por primera vez en la saga, es el reparto femenino el que consigue los papeles con mayor empaque: Jeri Ryan interpreta a Siete de Nueve, una humana rescatada del colectivo Borg (en un capítulo en el que la Voyager se tienen que aliar con ellos ante una amenaza mayor: lo dicho, esta serie es puro Star Trek) que tiene que reaprender su humanidad. Pero la estrella es Kate Mulgrew, a la que recordaréis de ‘Orange is the new black’ pero que yo recordaba de ‘Remo: desarmado y peligroso’, la cual interpreta a la Capitana Kathryn Janeway, que lo mismo te pactaba con enemigos en caso de necesidad que te soltaba un corte en el puente de mando. Ambas merecían una serie un poco más atrevida de lo que fue Voyager. 7. Star Trek: Más allá (2016) Rescatada de las zarpas de Roberto Orci (guionista estrella y estrellado, truther, a punto de hacer su debut en la dirección aquí), la producción de esta película fue sabiamente reorientada por Doug Junn y Simon Pegg. El guión tiene el sabor de un buen capítulo de la serie aunque carece de ambición: lo eleva la dirección de Justin Lin, que venía por todo lo alto de la franquicia de los rápidos y furiosos, y su único tropiezo es repetir canción de los Beastie Boys, en pleno clímax, en un gratuito guiño al remake de 2009. Su taquilla más bien modesta puede que haya enfriado los ánimos de más entregas, pero se mantiene como un ejemplo digno de lo que podría dar de sí este reparto en manos de guionistas capaces que sientan verdadero cariño, no sólo por Star Trek, sino por contar historias lejos de horrorosos ideales políticos. En Espinof | 'Star Trek: Más allá', acelerada pero muy entretenida 6. Star Trek: La nueva generación (1987 - 1994) Con el tiempo se hace cada vez más difícil imaginar la presión a la que se vieron sometidos los responsables de esta serie: la sombra de Star Trek, la serie original, era ya por entonces demasiado grande y se había acrecentado con las distintas entregas cinematográficas. En ese sentido, ‘Star Trek: La nueva generación’ superó cualquier expectativa al presentar al capitán más carismático de la franquicia, Jean Luc Picard, y una nueva tripulación que volvería a ganarse el cariño de los trekkies, como el Comandante Riker, Data o LaForge. Aquí es cuando me tengo que poner firme porque, por mucho que me guste pasar horas con esta gente, eso no significa que sea perfecta. Tarda un par de temporadas en ponerse interesante de verdad, se nota que el género de la ciencia ficción en general estaba viviendo un declive en cuanto a calidad y el capítulo final es un juego de malabares que sale adelante por los personajes y la nostalgia fan, más que por la historia. Quizás es la mejor forma de describir la serie, por sus contrastes: dio origen a la última gran especie de la franquicia, los Borg (fruto, sin duda, del auge del ciberpunk), pero también a Q, un ser todopoderoso que en la serie original se habrían ventilado en un episodio. Su mejor logro, no obstante, fue la de foguear a Ronald D. Moore, quien coló un guión en una visita al plató y empezó así una sólida carrera con el remake de ‘Battlestar: Galactica’ como joya de su corona. 5. Star Trek VIII: Primer contacto (1996) La mejor película de la tripulación de Picard es una suma de todo lo bueno que se dio en la serie de 'La nueva generación': viajes en el tiempo, los Borg y otra tripulación a la que daba gusto ver interactuar tanto en pantalla pequeña como en grande. Sus primeros compases, en los que los Borg ganan y asimilan la Tierra, sitúan a 'Primer contacto' como una de las películas donde más tienen que perder los protagonistas… y eso sólo es el principio. Porque a continuación se nos enseña el mundo del que Star Trek es heredero: uno que se recupera de la Tercera Guerra Mundial y que está a punto de establecer el primer contacto con una raza alienígena, los vulcanianos. Pero detrás de esta grandiosa historia donde el presente está perdido y el pasado en peligro, hay otra más personal con un Jean Luc Picard obligado a superar su odio hacia los Borg para poder vencerlos. Son cosas como estas las que han convertido al personaje de Patrick Stewart en el capitán favorito de los fans. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek: Primer contacto', de Jonathan Frakes 4. Star Trek VI: Aquel país desconocido (1991) Los miembros de la serie clásica se despidieron como protagonistas del cine en esta entrega redonda. ¿El responsable? De nuevo, Nicholas Meyer, al timón de un filme tan divertido como era de esperar. Es más, esta entrega refrenda que los planteamientos de Star Trek no estaban escritos en piedra y que la franquicia debía rodar con los tiempos para seguir sintiéndose viva. Su argumento muestra el proceso de paz con unos klingon que ya no pueden seguir siendo beligerantes y tiene ese tufillo de superioridad que debieron sentir en América al pasarse la Guerra Fría, pero los años han conseguido auparla entre el aficionado medio incluso por encima de la de las ballenas. Por su ajustadísimo presupuesto y sentido del humor, esta película abraza todo aquello de Star Trek que los no fans son incapaces de entender: un enfoque desprejuiciado que te pide sentarte y disfrutar. De ahí que ejercicios cínicos de pejiguería cinéfila estilo CinemaSins, ya cansinos de por sí, queden en muy mal lugar cuando abordan una saga como Star Trek y una entrega como ésta. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek VI: aquel país desconocido', de Nicholas Meyer 3. Star Trek (2009) J. J. Abrams es, ante todo, alguien muy osado. La idea de remozar a la tripulación original llevaba vagando por los estudios desde los 80, pero en estos años la franquicia de Star Trek estaba de capa caída y un remake parecía a la vez el siguiente paso y el último: si salía bien, quedaría Trek para rato, pero si no, quedaban abocados a la extinción. No puedo decir que fuera suerte el que saliera bien, porque la suerte no tuvo nada que ver. Sus primeros cinco minutos están entre lo mejor de Star Trek y la aproximación de Abrams al Enterprise tiene más que ver con ‘La caza del octubre rojo’ (1990) que con el planteamiento televisivo de sota-caballo-rey en el puente de mando. Su gran baza es el casting. Chris Pine, el mejor actor secundario con cara de protagonista que tenemos en el cine actual, da vida a un joven Capitán Kirk que se ajustará a la sombra de Shatner a lo largo de la película. El resto del reparto también es como para ponerle un piso en la Gran Vía a Abrams de lo acertado que es: Karl Urban como el Doctor McCoy, Simon Pegg como Scotty, John Cho como Sulu, el fallecido Anton Yelchin como Chekov, Zoe Saldana como Uhura y, ante todo, Zachary Quinto como el sustituto perfecto de Spock. Y lo mejor es que esta película no reescribe nada de lo sucedido, sino que dio luz a un universo alternativo para que sus responsables tuvieran carta blanca. Son tantos platos en el aire que casi le perdonamos a un villano estándar interpretado por Eric Bana y esos puñeteros lens flare. En Espinof | 'Star Trek' (2009), J.J. Abrams ofrece un espectáculo trepidante para reiniciar la saga 2. Star Trek (1966 - 1969) Pocas veces las estrellas se alinean desde la Tierra como en la génesis de esta serie. Gene Roddenberry tiene la idea de hacer una serie sobre el placer de explorar mundos nuevos, en plena carrera espacial, y da con un reparto de campanillas que con los años demostrarán el cariño que había puesto en esta franquicia. Sus valores narrativos están apoyados con firmeza en la edad de oro de la ciencia ficción y algunos de los más grandes escritores del género pasaron por su sala de guionistas: Harlan Ellison, Richard Matherson, Robert Block, Theodore Sturgeon o George Clayton Johnson. La lista intimida y el resultado en pantalla entretiene como pocos, aunque las metáforas ahora nos parezcan demasiado evidentes y algunas ideas pequen de extravagantes, como el planeta gángster. Nota al margen: si eres de esos a los que los viejos efectos especiales le dan risa, no tienes excusa para verla en Netflix porque los efectos especiales han sido actualizados. Otra nota al margen: si antes de ver la serie has devorado ‘Futurama’, prepárate para tener una constante sensación de que eso ya lo has visto. La serie de Matt Groening homenajea y saquea sin pudor esta serie. 1. Star Trek II: La ira de Khan (Nicholas Meyer, 1982) Para una franquicia tan anclada en la ciencia ficción, es curioso que esta entrega sólo se la pueda definir como mágica. Algo más que un grandes éxitos de la serie madre, la película se disfruta al máximo si se la entiende como prolongación y comentario de aquella al tomar a un villano aparecido en uno de sus episodios. Es condenadamente entretenida, tiene al villano más carismático de Star Trek y lo más importante: contiene una sentida reflexión sobre el paso del tiempo, el cual ha afectado física y psicológicamente a la tripulación del Enterprise y a sus relaciones tanto entre ellos como con su némesis; un logro éste que no es moco de pavo, más si tenemos en cuenta que Star Wars, la gran rival, tardó la friolera de 32 años en incorporarla al canon oficial con 'Star Wars: El Despertar de la Fuerza' (2015). Es más: si consideramos esa reflexión como la base sobre la que se construye esa cuarta temporada de Star Trek, formada por películas, es posible que te des cuenta de que pocas sagas han sabido asimilar tan bien que el tiempo y las cosas cambian. En Espinof | Especial Star Trek: 'Star Trek 2: la ira de Khan', de Nicholas Meyer Star Trek: hacia el futuro Precisamente con la misma reflexión que Khan termino este artículo: el tiempo pasa. Star Trek ha sabido reinventarse con los años, aunque en algo más de una década sólo hayamos tenido tres películas con el objeto de actualizar material clásico. Puede que dejar marchar a Bryan Fuller haya sido un error porque es uno de los talentos más peculiares de la televisión. Puede que ambientar la serie diez años antes de la original mine la urgencia de ciertos clímax. Pero estaremos de acuerdo en que 'Star Trek: Discovery' merece una oportunidad porque pertenece a una franquicia que ha sabido darnos todo lo que hay descrito aquí a lo largo de cincuenta años. También te recomendamos Los mejores jugadores españoles de eSports que ya son estrellas Un fan-film de Star Trek es demandado por CBS y Paramount tras su éxito de crowdfunding Bryan Fuller ('Pushing Daisies') estará al mando de la nueva serie de 'Star Trek' - La noticia La última frontera: todas las películas y series de Star Trek de peor a mejor fue publicada originalmente en Xataka por Adrián Álvarez .

Leer más »

El vídeo que muestra que la escena más épica de ‘Juego de Tronos’ también tiene unos efectos especiales épicos

Cabe aclarar que si aún no han visto la séptima temporada de 'Juego de Tronos' este post será un gran spoiler, por lo que recomendamos ver primero la más reciente temporada, concretamente el episodio 4, y regresar a leer. Porque creanme que vale la pena ver el trabajo que hay detrás de las cámaras, o en este caso detrás del ordenador. 'The Spoils of War' Llegados a este punto todos podemos estar de acuerdo que el capítulo 4 de la séptima temporada de 'Juego de Tronos', 'The Spoils of War', es uno de los más impresionantes de toda la serie, no sólo por lo que representa a la historia, sino también por el despliegue de efectos visuales que nos presenta. La misma HBO sabe lo que este episodio significó para la saga, y por ello al día siguiente del estreno publicaron un vídeo con escenas del rodaje y parte de la tecnología que usaron. Vídeo que nos presenta la plataforma mecánica creada específicamente para este capítulo, así como el importantísimo trabajo de los dobles (stunts). En aquel vídeo vimos parte de los efectos generados por ordenador, pero no se les dio el peso suficiente al tratar de abarcar todo lo que hubo detrás. Por fortuna, los chicos de Iloura, que son el estudio australiano de VFX responsable de todos los efectos visuales en 'Juego de Tronos' y otras producciones de HBO y otros estudios, publicaron un nuevo vídeo que muestra parte del trabajo de edición y montaje de dichos efectos. El vídeo es impresionante, ya que en él podemos hacernos una idea del trabajo de quienes son los encargados de los gráficos generados por ordenador (CGI) y de acomodar los efectos en su lugar. Como vemos, se requieren de varias capas que se van colocando sobre las escenas grabadas, las cuales a su vez cuentan con otro tipo de efectos. En resumen, se trata de un trabajo en conjunto que funciona de forma maravillosa y en el que intervienen varias partes. Para aquellos que no tuvieron oportunidad de ver el vídeo del detrás de cámaras de 'The Spoils of War', se los dejamos a continuación: En Xataka | 'Juego de Tronos', detrás de las cámaras: así se rodó ESA espectacular escena del último capítulo También te recomendamos 'Juego de Tronos', detrás de las cámaras: así se rodó ESA espectacular escena del último capítulo Los mejores jugadores españoles de eSports que ya son estrellas "Tarkin, levántate y anda": así es como Hollywood lleva "resucitando" actores por CGI desde hace más de lo que parece - La noticia El vídeo que muestra que la escena más épica de 'Juego de Tronos' también tiene unos efectos especiales épicos fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

Cierra ‘Pelis24’, uno de los sitios de streaming de películas y series más populares en español

Los sitios donde se pueden conseguir todo tipo de películas y series de televisión no son nuevos, sin embargo, en los últimos años hemos visto movimientos donde se busca acabar con aquellos que lo hacen sin tener una licencia de difusión. Ya lo vimos con Pirate Bay, Kickass Torrents, la misma Rojadirecta y hoy llega el caso de Pelis24.com. El pasado 14 de septiembre, la segunda Fiscalía Especializada en Delitos Aduaneros y Propiedad Intelectual de Lima recibió una denuncia por parte de 'La Asociación de Películas Cinematográficas de América', conformada por Universal Pictures, Columbia Pictures, Sony Pictures, Fox y otras casas productoras. Dicha demanda alega que los sitios 'pelis24.com', 'pelis24.tv' y 'series24.tv' difunden "contenidos infractores de derechos de autor y propiedad intelectual". Después de una investigación preliminar, un juez penal autorizó medidas preventivas, que estuvieron a cargo de la Policía de la División de Investigaciones de Delitos de Alta Tecnología, las cuales resultaron en la detención de tres personas así como la incautación de ordenadores y dominios web. 13 años de operación y más de 1200 películas Después de 13 años de operación, Pelis24 se convirtió en una de las páginas web más populares para la descarga y streaming de películas y series de actualidad en toda Latinoamérica, España y Estados Unidos. En esta web se ofrecía todo el contenido de forma gratuita y sin que el usuario siquiera tuviera que registrarse. Eso sí, si deseaba ver una película o serie tenía que pasar antes por varios anuncios publicitarios. De acuerdo a la información de la fiscalía peruana, la policía especializada encontró "abundante evidencia" de violación a la propiedad intelectual por la "difusión ilegal" de más de 1.200 películas nacionales y extranjeras, por lo que se procedió a la detención de tres administradores, la incautación del sitio web y cinco ordenadores. Según la información, los tres administradores no opusieron resistencia al entregar las claves de acceso, así como los ordenadores y discos duros donde almacenaban todo el contenido del sitio y sus herramientas para su operación. Ahora mismo se desconoce la identidad de estas tres personas mientras la investigación sigue su curso. En caso de que se encuentre que estas personas son responsables del delito de "infracción del derecho de autor agravado" tendrán que enfrentarse a una condena de entre 4 y 8 años de cárcel. También te recomendamos Los mejores jugadores españoles de eSports que ya son estrellas Kodi podría ser el siguiente gran objetivo de la industria audiovisual El 'modo offline' de Netflix llegará antes de que termine 2016, pero no a todas las regiones - La noticia Cierra 'Pelis24', uno de los sitios de streaming de películas y series más populares en español fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

Éstas son las imágenes que oculta el audio que hemos enviado a los alienígenas para darnos a conocer

Muchas son las misiones que acumula la NASA, pero algunas quedan más en el recuerdo por motivos que en ocasiones escapan a su objetivo. Entre éstas están las misiones Pioneer 10 y 11, que mencionamos al hablar de ese gran desconocido que sigue siendo Júpiter, pero lo curioso es que junto con las Voyager 1 y 2 son misiones espaciales contienen mensajes para alienígenas. Repasando un poco su cometido, las misiones Pioneer 10 y 11 y Voyager se lanzaron en los años 70 con la intención de llegar más allá de Júpiter y Saturno, de hecho la Voyager 1 ha sido la primera nave creada por el ser humano que ha alcanzado el espacio interstelar. Teniendo destinos tan lejanos (o poco concretos), en la agencia espacial creyeron que era buena idea dotarlas de una especie de cápsula del tiempo que almacena sonidos e imágenes. Una carta de presentación en binario, pero con "dibus" Sin ponernos en el cara a cara que dibujan historias como las de 'Arrival' o 'Encuentros en la tercera fase', cabe preguntarse qué y cómo se le dice algo a un supuesto ente. ¿Ven los extraterrestres? ¿Oyen? ¿Los hay? Esto aún no podemos responderlo (no de forma absoluta), pero por si las moscas estas cuatro sondas iban dotadas de un mensaje. En las misiones Pioneer 10 y 11, anteriores a las Voyager, había unas placas metálicas que daban constancia del lugar y época de creación de las naves. Pero en las Voyager la NASA pensó en algo más elaborado y con más información, y en éstas incluyó una grabación de fonógrafo con sonidos e imágenes que pudiesen representar "la diversidad de la vida y la cultura en la Tierra", según la NASA. Los símbolos del disco tienen que ver con la reproducción de la grabación entre otras cosas y se explican de manera detallada en la web: Arriba a la izquierda: una representación del fonógrafo y la aguja, la cual está en la posición correcta para iniciar la reproducción por el principio de la grabación. La circunferencia indica en binario que la velocidad de rotación adecuada es de 3,6 segundos, expresándolo en unidades de 0,70 x 10^-9 segundos, el periodo de tiempo asociado con la transición fundamental del átomo de hidrógeno. Centro a la izquierda: otra aguja con otro número en binario, en este caso indicando el tiempo de duración de una cara (alrededor de una hora). Arriba a la derecha: indica cómo se han de reconstruir las imágenes a partir de la señal de audio, representando las ondas y recurriendo de nuevo al binario. Centro a la derecha: se indica en binario la duración de cada línea de la imagen (unos 8 milisegundos) entre otras cosas y la primera imagen que se tendría que ver si se decodifica bien la señal: un círculo. Los símbolos de la parte inferior hacen referencia a otros aspectos más allá de la grabación. Son los dibujos que estaban en las placas metálicas de las sondas Pioneer 10 y 11, el de la izquierda indicando la posición de nuestro Sol en referencia a catorce púlsares (de los cuales se indica el periodo) y el de la derecha representado un átomo de hidrógeno en dos estados. Además de los símbolos y la grabación hay una placa de uranio radiactivo que hace las veces de "reloj de arena" Además de esto, el Voyager integra una placa de uranio 238 con una radiactividad de 0,00026 microcurios que hace las veces de "reloj de arena" atómico, de modo que el alienígena pueda calcular el tiempo que hace desde que se instaló la placa hasta que él la recibe teniendo en cuenta la descomposición del elemento (hay tiempo, según los cálculos la mitad se descompondría en 4.510 millones de años). Las imágenes que enviamos a los extraterrestres La primera imagen es un círculo, pero ¿qué otras cosas hemos enviado a otras inteligencias cósmicas capaces de descifrarlo? Esto se planteó Ron Barry, quien recibió una copia original del audio en alta fidelidad al entregársela el editor de BoingBoing David Pescovitz (podéis comprar [el vinilo original se venderá próximamente y puede ya reservarse en Ozma Records) y decidió emular el rol de extraterrestre desde un principio y decodificar las imágenes. Todas sus ideas, chivatazos y averiguaciones las reunió en un documento, que parte de descifrar los símbolos que hemos descrito arriba, y sigue con la decodificación del audio (a un nivel que, según palabras del autor, es lo suficientemente técnico como para que otro aficionado trate de recrear el proceso). Son 18 páginas paso por paso, describiendo en detalle cada uno incluyendo deducciones, unidades y herramientas. Simplificando mucho partió utilizando el software Audacity para ver las ondas y poder hacer zoom (obteniendo así las ondas de sierra) y averiguando que las grabaciones se hicieron a 2x. Sacó las imágenes a partir de las medidas de los símbolos (8 milisegundos por línea, 512 líneas por imagen, etc.), midiendo longitudes de onda y traduciendo a píxeles, obteniendo ese primer círculo sobre fondo plano que indicaba el disco. Lo muestra a tiempo real en un vídeo en el que sincroniza el audio (muy a lo módem de 56k), con más de un centenar de imágenes. Así, la NASA decidió enviar un cocodrilo panza arriba, aves, manos, galaxias, siluetas, deportistas, representaciones de distintas culturas y equivalencias matemáticas y físicas entre otras mucha cosas. Es curioso que, aunque se trata en todo caso de figuras familiares e incluso cotidianas, en algunos casos deje ese poso inquietante tanto por lo representado como por lo que podría interpretar un extraterrestre de tener habilidades como la lectura, la interpretación y la deducción. Vía | MicrosiervosEn Xataka | El viaje de la Voyager cumple 40 años y hemos descubierto todo esto También te recomendamos ¿Quieres cobrar 187.000 dólares al año por proteger nuestro planeta de los alienígenas? La NASA te está buscando Si Luis Fonsi fuera astronauta: ¿A qué sonaría nuestra música en los planetas del espacio exterior? La historia que hay detrás de la campaña “Testimonios que pueden salvar vidas” - La noticia Éstas son las imágenes que oculta el audio que hemos enviado a los alienígenas para darnos a conocer fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

“El sector del PC ya no va sólo de vender torres y portátiles” Francisco García, Lenovo

Tras un IFA en el que Lenovo llamó la atención por desmarcarse con el 'Star Wars: Jedi Challenges' amén de renovar apuesta por convertibles con los Yoga 920, Yoga 720 y Miix 520, hemos charlado con el Consumer Country Manager de Lenovo Iberia, Francisco García. Sobre la explosión del mercado gaming y cuánto tardará en ir mucho más a precios comedidos, su relación con AMD y la poca bola que se le está dando a Ryzen, qué futuro le ven a Windows 10s y mucho más Xataka: Estamos en un momento en el que los fabricantes de PCs habéis redoblado, triplicado, la apuesta por el que parece ese mercado idílico de crecimiento, de buenos márgenes y ahí estáis vosotros con Legion. En gaming siempre ha habido una cultura del "háztelo tú mismo", tanto que parecía el último territorio irreductible frente al ordenador de marca "grande". ¿Realmente ahí los racionales ya se han desplazado hacia comprar el producto de marca? ¿Está más claro el valor añadido de fabricante...? ¿Cómo veis ese nicho de mercado? Francisco García de Lenovo: Es complicado medir el mercado del "háztelo tú mismo" porque realmente no existen cifras. Seguramente tendríamos que preguntar a los fabricantes de componentes empezando por Intel y por AMD qué volumen de CPUs, por ejemplo, venden para ese segmento de mercado. Sí que es cierto que por ejemplo el 88% de los que se vende a través del canal de distribución, ya sea el consumo comercial, son equipos, digamos, con marca y, cuando hablamos con marca, hablamos de los cinco tipos principales de fabricantes en el negocio de PCs. El otro 12% son productos digamos de marca "trade brand": las tiendas de informática que te montan el PC, pero que no hay una multinacional o un fabricante de PC por detrás. Al final es complicado medir realmente la porción entre uno y otro, pero sí que sabemos que hay un gran número de consumidores a los que les gusta instalarse su placa, sus componentes, y empezar a utilizarlo. En España, el mercado de gaming PC está creciendo en los ocho primeros meses del año un 96% Para nosotros el gran inconveniente que tiene eso, pues por ejemplo es el tema de las garantías porque es complicado ir a un fabricante de placas e ir a un fabricante de CPUs y decirle que se te ha estropeado un componente en concreto porque igual hasta que no se hace un buen diagnóstico no sabemos ni qué componente se ha estropeado ¿no? Y, sin embargo, el fabricante tradicional tiene la capacidad de ofrecer una garantía para todo el equipo en su conjunto. Cuando nos centramos en lo que es el mercado de producto acabado por parte del fabricante en España, está creciendo en los ocho primeros meses del año un 96%. El resto se mantiene en un crecimiento en torno a un 10%, pero el crecimiento en el mercado de notebooks, que es seguramente porque es complicado montarse un notebook en casa, está creciendo de forma exponencial. Lenovo está creciendo en venta de equipos a consumidor en gaming, en lo que es TPV de las tiendas, está creciendo un 336% con respecto al año pasado. En los ocho primeros meses del año hemos comercializado casi 20.000 equipos, que no quiere decir 20.000 equipos puestos en el canal de distribución: 20.000 equipos comprados por consumidores. Y yo creo que este crecimiento viene fundamentalmente de la puesta que hemos hecho por el gaming desde que en enero lanzamos Legion en el CES. Xataka: Es muy interesante esta parte que mencionas del gaming en portátil porque realmente ahora parece que hay dos vías en el mercado: conseguir hacer un portátil para gamers que no "de miedo", que no haya que llevarlo "en una carretilla" y por otro lado el gran super equipo sobre el que se quiere montar pantallas curvas, soluciones 4K al máximo, etc. En la parte de portátil de gamer en portátil, ¿En qué parte creéis que va a estar el crecimiento? Francisco García de Lenovo: Dependiendo del consumidor. Yo creo que en primer lugar siempre ha habido un consumidor muy experto y muy entusiasta del gaming que es realmente un jugador que utiliza y que juega de forma muy intensiva y ha empezado a haber un jugador que juega más a nivel ocasional, que utiliza el producto de gaming como un producto de unas características muy buenas también para otros usos que no son el gaming. Nosotros diferenciamos la categoría de gaming en dos: entre el "pure player", el jugador realmente que es puro de gaming, el entusiasta, y el que es más ocasional. Probablemente el mercado está creciendo más desde el área del ocasional que desde el área del entusiasta. Naturalmente en el área del entusiasta se trata de un early adopter y quiere introducir en su juego las últimas novedades tecnológicas y ahí, pues por ejemplo, me viene a la mente todo lo relacionado con el 4K y todo lo relacionado con la realidad virtual. Sin embargo, el ocasional es menos exigente. En puntos de precio, por ejemplo, se ve que el mercado crece mucho en producto con punto de precio por debajo de los 1.000 euros. Sin embargo, también está creciendo en estos jugadores entusiastas que son probablemente los que compran equipos en más de 1.000 o 2.000 euros. Fundamentalmente la diferencia entre uno y otro es las características, las especificaciones que ponemos en cada producto porque seguramente el jugador más entusiasta es el que requiere las últimas novedades tecnológicas. Xataka: Es muy interesante esa parte que dices del punto de precio más moderado en el mundo del gaming porque, de alguna manera, quería hablar contigo si anticipáis ese escenario que igual que ha pasado con el ordenador personal de propósito general o de un propósito más casual que al final vamos a un punto de precio bastante más bajo y que en el mundo de gaming también podemos tener ese escenario a años vista, que no va a tener mucho más sentido más potencia a la hora de jugar o resoluciones mayores de 4K. En el mundo de la realidad virtual es curioso lo que dices porque el equipo es de alguien que tiene un ordenador muy potente, pero los juegos son muy casuales... bueno, vamos a ver qué tal sale el nuevo Fallout y todas las cosas que están haciendo por ahí. ¿Vuestra previsión es que el mercado gaming puede dejar de ser ese paraíso de precios altos y buenos márgenes para empezar a ser un poco más un campo de batalla de equipos de precio más contenido? Francisco García de Lenovo: Al final todo depende también del mercado de crecimiento que se alcance. Evidentemente llegará un momento en el que el mercado madurará y cuando el mercado madure y por lo tanto los fabricantes no tengamos un crecimiento año a año, entonces llegará más la guerra de precios. Xataka: AMD lleva unos meses pitando mucho como producto y con buen desempeño y con buenas soluciones calidad/precio. Sin embargo, en el portfolio de Lenovo sigue siendo bastante escaso y eso que ya han pasado meses. Se ven todavía pocas configuraciones, se os percibe todavía como muy casados con Intel hasta el punto de que vuestra relación con Intel era tan estrecha que fuisteis los últimos en tener un tablet con micro Intel, móviles de Android con Intel... que parecíais el único que les dabais un poco de chance en este terreno ¿Piensas que vais a diversificar más? ¿Hay algún motivo tecnológico de fondo más allá del partnership comercial más o menos interesante? ¿Cómo lo veis? Francisco García de Lenovo: Ambos son super partners estratégicos nuestros, tanto Intel como AMD. Nosotros estamos creciendo mucho en AMD, somos número 2 en el mercado de PCs de consumo en España, somos número 2 con AMD. Tenemos la misma posición en el mercado con AMD que tenemos en el global. Por lo tanto, somos número 2 con Intel también. Una parte significativa de nuestra oferta comercial en determinados momentos de expansión de ventas con ofertas muy agresivas las hacemos con AMD. Por ejemplo, el mes pasado, durante el mes de julio, el producto principal de uno de los principales retailers de España durante su día más importante de venta del año, excluyendo el black friday, que además fue el producto número 1 de venta en España e incluso esta empresa a nivel internacional hizo una nota de prensa destacando las ventas de ese producto en España, fue un producto de Lenovo con AMD. Tenemos muy buen volumen con AMD y estamos creciendo. Si que es probable que se nos encaje menos en la propuesta de AMD por dos razones: porque prácticamente todo el producto Yoga, todo el producto de convertible de Lenovo, viene con Intel aunque hay una pequeña oferta con AMD y porque prácticamente todo el producto de gaming de Lenovo viene con Intel y todavía no hemos lanzado, por ejemplo, Ryzen con Lenovo gaming, aunque vendrá seguramente para la campaña de Navidad. Son dos nichos de mercado donde trabajamos a un porcentaje altísimo con Intel en vez de con AMD. Xataka: Hablando un poquito más de cara al futuro: tenemos el anuncio de Windows10 s, un producto "curioso", y entiendo que estaréis ahora estudiando cómo lo vais a comunicar, cuál es el público objetivo de ese tipo de producto y si lo vais a traer a España, que supongo que sí, ya que Microsoft os ha situado ahí como uno de los partners principales con los que quiere despegar. Aprovechando que tenéis la perspectiva de mercado de cómo ha ido Chromebook, que parece ser su competidor natural, ¿Cómo veis si Windows10s puede ir diferente, mejor o peor que Chrome? Con Windows 10 S nuestra oferta va a estar más centrada en productos de bajo coste, muy orientado para el público infantil o como segundo o tercer dispositivo en casa Francisco García de Lenovo: Dentro del negocio de consumo, Chromebook está al 100% enfocado al negocio de educación y hemos obtenido grandes réditos en el negocio de educación con la oferta Chromebook. Ahora mismo estamos en plena vuelta al cole y estamos entregando varias miles de unidades con Chromebook en los colegios. Windows10s para nosotros en primer lugar viene de Microsoft y es un partner estratégico también para Lenovo. Lo que vamos a hacer con Windows10s es completar la oferta que Microsoft de por sí a través de los dispositivos va a poner en el mercado. Fundamentalmente nosotros vemos que nuestra oferta va a estar más centrada en productos de bajo coste muy orientado para el público infantil o como segundo o tercer dispositivo en casa. Sí, tendremos oferta de Windows10s en la campaña de Navidad. Xataka: Interesante eso del público infantil. Buena solución de educación. Más que una solución de educación, al final una de las ventajas que nosotros vemos en relación a Windows 10 s es el hecho de la seguridad adicional que ofrece la solución. Lo vemos más orientado para eso, para el público infantil porque sí que es cierto que Microsoft con sus propios dispositivos, por ejemplo, sí que se va a dirigir más al público universitario. Xataka :Tengo un par de preguntas de futuro que tienen que ver también un poco con el mundo del partnership. Se viene hablando sobre la posibilidad de tener equipos ARM, no sé hasta qué punto los fabricantes lo veis como una posibilidad interesante o como algo bastante más dudoso de lo que algunos entusiastas de la tecnología plantean. Qué pensáis sobre las ventajas en autonomía que pueda tener una solución con este tipo de arquitectura. Si al final hay una solución basada en ARM que compita con X86 y vemos que es de utilidad para el consumidor y que el consumidor realmente lo puede ver como una opción para la portabilidad, para la conectividad... nosotros tendremos esa solución en el mercado. Francisco García de Lenovo:Nosotros lo vemos un poco también un poco como lo ve la comunidad en el sentido de que es una buena opción para todo lo relacionado con la portabilidad y la conectividad. Creo que Qualcomm ya anunció que tiene el Snapdragon 835 preparado para ello. La filosofía de Lenovo siempre se escapa de las exclusividades... siempre tenemos un portfolio muy completo de productos. Si al final hay una solución basada en ARM que compita con X86 y vemos que es de utilidad para el consumidor y que el consumidor realmente lo puede ver como una opción para la portabilidad, para la conectividad... nosotros tendremos esa solución en el mercado. Xataka: Tenéis un producto muy "sexy" que pudimos probarlo en IFA y que es el Star Wars: Jedi Challenges, uno de los productos más curiosos y que dio más que hablar. A la vez tenéis esa apuesta por las gafas de realidad mixta. Lo de Star Wars: Jedi Challenges se explica de inmediato: lo ves, lo quieres, es un producto muy deseable desde el minuto uno, Star Wars está claro que tiene muchos fans... pero el mundo de las gafas de realidad mixta parece el caso contrario: todavía no se entiende muy bien por qué es diferente de la realidad virtual y digamos que para los que luego tenéis que distribuirlo y venderlo en las regiones y en los países es un poco también un "papelón" . ¿Cómo vais a afrontar desde Lenovo estos dos retos que os separan un poco del PC de siempre que es la zona de confort o la zona que domina Lenovo? Ahora os toca esto de afrontar esto de la realidad mixta por un lado y por otro lado productos como el de Star Wars. Una de las cosas que yo siempre hago con mi equipo es el hecho de que esto ya no va de vender notebooks. Lenovo ya no se va a basar solamente en vender PCs. Tenemos una posición también muy destacada a nivel mundial, pero esta compañía va de vender otro tipo de productos aparte del PC Francisco García de Lenovo: Es curioso porque una de las cosas que yo siempre hago con mi equipo es el hecho de que esto ya no va de vender notebooks. Nuestra posición en el mercado de notebooks es ya una posición destacada: no estamos liderando el mercado de consumo en España, pero tenemos una posición muy destacada. Estamos creciendo un 17% año sobre año en venta de PCs en general, pese a que el precio medio sube muchísimo y, a nivel de venta de unidades, el mercado está sufriendo. Aunque esperamos que sea algo que para la campaña de Navidad o black friday seguramente vayamos a ir recuperando esa parte del mercado. Lenovo ya no se va a basar solamente en vender PCs. Tenemos una posición también muy destacada a nivel mundial, pero esta compañía va de vender otro tipo de productos aparte del PC. Dentro de eso está nuestra estrategia por los smartphone devices, con todos los asistentes de voz que también hemos visto en IFA: con tabletas incluidas, con la solución de Alexa, todo el tema de accesorios... Cada vez nos estamos introduciendo más en el tema de monitores. Vamos a tener seguramente en el negocio de monitores una posición bastante destacada durante los próximos años porque hay muchísima innovación, muchísimo foco detrás. Todo lo relacionado con accesorios y una parte de gaming para generar ese ecosistema y poder dar una solución completa y todo lo relacionado con realidad virtual/realidad mixta/realidad aumentada. Como comentábamos en el IFA presentamos el Jedi Challenges que es realmente un producto de entretenimiento puro muy alejado a lo que el consumidor puede esperar de Lenovo: que Lenovo, la empresa de ThinkPad, haga un producto 100% de entretenimiento... Para nosotros es importante que nos reconozcan como un jugador importante dentro de la realidad virtual porque además todos los estudios de mercado hablan de que va a ser una tecnología que va a crecer muchísimo en los próximos años Xataka: Por momento sois un poco "te vendemos nuestra estrategia de servidores y ahora vamos a hablar de usar la espada láser en la realidad virtual" Francisco García de Lenovo:Que hagamos un producto de entretenimiento puro es un poco impactante, pero realmente es una solución... yo creo que muy chula, seguro que vamos a tener una demanda brutal porque viene además con el soporte de una franquicia y de una empresa como es Star Wars y Disney. Y tenemos todo lo relacionado con realidad mixta/realidad virtual. En el caso de realidad mixta, esta es una solución de Microsoft que nosotros adoptamos y ponemos el hardware, pero aquí Microsoft tiene que estar muy involucrado. Nosotros tenemos dos prioridades para la campaña de Navidad y la vuelta al cole a nivel de comunicación. Una es Yoga: vamos a hacer una campaña de comunicación muy potente con Yoga porque somo líderes en el mercado: tenemos más de un 50% de cuota de mercado en valor y tenemos que empujar la categoría como líderes y ahí vamos a hacer mucho foco. Otro es el Lenovo Explorer: la solución de Microsoft con nuestro hardware. Vamos a ser seguramente uno de los principales jugadores en el mercado. Para nosotros es importante que nos reconozcan como un jugador importante dentro de la realidad virtual porque además todos los estudios de mercado hablan de que va a ser una tecnología que va a crecer muchísimo en los próximos años. La realidad virtual ofrece una experiencia, no solamente a la hora de entretenerse, sino también a la hora de jugar, a la hora de comunicarse y a la hora de trabajar completamente distinta a lo que ofrece el entorno Windows y queremos ser de los primeros en tener una solución en las tiendas. Una de las prioridades para la campaña de Navidad Lenovo, y es algo que vamos a ver dentro de muy poquito en las tiendas, es el Lenovo Explorer y va a estar en los principales retailers del país en una posición y con una visibilidad muy destacada porque realmente es enriquecer la experiencia con Windows y es algo que también Windows y Microsoft necesita. FXataka: Una pregunta que tiene que ver con actores satélite del mercado del PC. Con el formato 2 en 1 han entrado gente como Huwaei, como Samsung, que tienen productos significativos. Parece que Huwaei no ha renovado el equipo como parecía que iba a renovarlo, Samsung tiene un gran marketing a nivel comercial, pero no son los fabricantes tipo de siempre del PC (Asus, HP, Acer...), incluso se empieza a intuir la entrada fuerte de gente como Xiaomi, que cuando presenta producto, en cuanto a características técnica/precio, pues parece muy potente. ¿Cómo veis desde Lenovo si estos competidores nuevos son ya competidores de facto o no lo son y parece muy difícil su entrada en el mundo del PC? Francisco García de Lenovo: El negocio del PC es un negocio de escala: cuanto más fabricas, mejores costes tienes y por lo tanto es muy importante el volumen porque es un negocio con márgenes muy estrechos. Alguno de los fabricantes que mencionabas ya estaba en el negocio del PC y salieron del negocio del PC y ahora salen con una solución muy nicho. Otros fabricantes que mencionas ya llevan teniendo producto "detachable", más orientado al entorno Windows etc. desde hace bastantes años y no tienen una participación nada destacable en el mercado. Sinceramente, para nosotros es una buena noticia. Nosotros somos unos defensores del negocio del PC, aún cuando hemos vivido turbulencias, grandes caídas etc. siempre hemos apostado por el negocio del PC como un producto, aunque maduro, que tiene todavía incluso una capacidad de renovación de la base muy grande y como un producto con unos usos particulares que hace que siempre vaya a ser necesario para muchos de esos usos poder utilizar el PC. Pues para nosotros es una buena noticia. Esto de que la competencia es bienvenida y que vengan fabricantes tan importantes dentro de la electrónica de consumo, dentro del mundo de la telefonía, a ocupar su espacio dentro del mundo del PC, indudablemente lo que viene es a reforzar ese mensaje que llevamos muchos años desde Lenovo dando de que el PC todavía tiene mucha vida. Pero es complicado. El negocio del PC es complicado porque tiene unos márgenes muy estrechos y alcanzar un volumen considerable es muy importante. Una de las ventajas que tenemos es que tenemos el mayor margen operativo de la industria. Lenovo es el fabricante que más dinero gana en el mundo de los PCs dentro de aquellos fabricantes que reportan sus números y es básicamente porque tenemos un volumen muy importante y luego porque además tenemos una oferta muy equilibrada que hace que no solamente estemos la gama media, sino también en la gama alta y en la gama baja, y que vendamos convertibles como nadie, que vendamos equipos personales como nadie. Tenemos el negocio muy completo, 360º. También te recomendamos La historia que hay detrás de la campaña “Testimonios que pueden salvar vidas” "Un móvil sin marcos tiene que beneficiar al usuario y no convertirse en algo más difícil de manejar": Christoph Janeba (Lenovo) Alberto Ruano, director de Lenovo: "El próximo gran negocio está en realidad aumentada" - La noticia "El sector del PC ya no va sólo de vender torres y portátiles" Francisco García, Lenovo fue publicada originalmente en Xataka por Antonio Ortiz .

Leer más »

El plan de Walmart contra Amazon: dejarte la compra en la nevera cuando no estés en casa

Walmart ha anunciado que quiere meterse en la cocina de sus clientes. La principal cadena de supermerados de los Estados Unidos anunció esta semana que empezará a probar un nuevo servicio con el que sus repartidores entrarán en la cocina de los clientes para colocarles la compra en la nevera... incluso cuando estos clientes no estén en casa. Se trata de un ambicioso programa de entrega a domicilio que empezará a probarse en Silicon Valley, y que según los responsables de la empresa permitirá que los usuarios utilicen la tecnología de sus casas inteligentes para abrirle remotamente la puerta a sus trabajadores y ver en streaming a través de sus cámaras de seguridad cómo les dejan la compra en la nevera. Con este movimiento, Walmart va un paso más allá de otros servicios de reparto de productos frescos como el de Amazon, cuya entrega depende como lo ha hecho siempre de que estemos en casa para abrirles la puerta. Además, la empresa lo ve como un paso más para todos esos usuarios que ya se han acostumbrado a hacer sus compras online. "Piensa en eso - alguien más hace las compras por ti y lo coloca todo", ha dicho Sloan Eddleston, vicepresidente de Walmart eCommerce Strategy & Business Operations. "Como dueño de casa, estoy en control de la experiencia todo el tiempo. Estoy viendo todo el proceso de principio a fin con mis cámaras de seguridad en el hogar. Mientras observo al empleado salir de mi puerta, incluso recibo la confirmación de que mi puerta ha sido bloqueada automáticamente. " Un servicios que levanta dudas en la seguridad Este servicio sería idóneo en un mundo perfecto en el que todos respetamos las propiedades de los demás. Pero muchos países no son así, por lo que habría que ver hasta qué punto estaríamos dispuestos a que un repartidor entre en nuestra casa para dejarnos la compra cuando nosotros no estamos físicamente en ella. Sí, en el caso de tener un hogar inteligente podríamos ver todo el proceso en vivo a través de las cámaras. Pero no sólo estamos lejos aún de esa implantación en muchos países, sino que el hecho de poder supervisar una entrega no te da un control total de lo que se hace en tu casa. Además, esto provocaría el nacimiento de nuevos fraudes de personas que se hagan pasar por este tipo de repartidores. En cualquier caso, en una sociedad cada vez más acostumbradas a las compras online es un servicio que tarde o temprano tenía que llegar. Optimizando el tema de seguridad no sólo puede ser cómodo para quienes trabajen fuera, sino también para encontrarte la nevera llena cuando llegues a casa de unas vacaciones. Por lo tanto, aunque osado es un paso entendible el que está dando un Walmart que está viendo cómo Amazon, su gran competidor, gana cada vez más músculo con movimientos como la compra de Whole Foods. Habrá que ver si el servicio consigue afianzarse en sus primeras pruebas de Silicon Valley, y de ser así será interesante comprobar si Bezos y los suyos acaban tratando de emular la estrategia. Imagen | SvenEn Xataka | ¿Qué pasa cuando Amazon posee supermercados físicos de productos orgánicos? Que baja el precio hasta un 43% También te recomendamos La historia que hay detrás de la campaña “Testimonios que pueden salvar vidas” Que no te engañen las opiniones en Amazon: así podrás identificar las críticas falsas Confusiones con los nuevos formatos de vídeo - La noticia El plan de Walmart contra Amazon: dejarte la compra en la nevera cuando no estés en casa fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Leer más »

Si la nostalgia de los 80 ha sido muy geek y fandom, ¿cómo será la nostalgia de los 90?

Patrick Bateman lee un cartel sobre la puerta de un restaurante; reza, en capitulares: “ESTO NO ES UNA SALIDA”. Un tal Pumpkin, con la cara de Tim Roth, le grita a una camarera: “¡Ey, garçon, café!”. Un pirata patoso esquiva con sorprendente habilidad un sablazo y espeta a su enemigo: “¡Peleas como una vaca!”. Un policía veterano, Somerset, desembala una caja de cartón, observa lo que hay dentro con horror infinito y echa corriendo al grito de “¡Mills, tira la pistola!”. Un Eterno, encarnación del subconsciente colectivo que evocamos en el sueño, se enfunda una máscara antigás con una nariz de vértebras mientras espera a su muerte. Dos amantes, en la proa de un inmenso barco, extienden sus brazos como si fueran alas, inmortales al atardecer. Un erizo azul rebota como una ficha loca en las tripas de neón de un casino. Una rubia de apellido Spears contonea su cintura y aúlla, junto con su coro: “Hit me baby one more time”. Todos estos instantes sucedieron en la misma década. Los noventa, la última del siglo. Aquella década en la que los módems hacían un chirrido inconfundible. La del nacimiento de la televisión por cable y el declive de los videoclubs. La de la Guerra del Golfo y Ruanda y los Balcanes. La del primer intento de tirar abajo el World Trade Center. La del Wall Street desbocado en un tsunami de coca y dólares llamado primero “exuberancia irracional” y luego, ya en el nuevo siglo, burbuja puntocom. La de Clinton, Yeltsin y Arafat. La del hip-hop y el grunge. La de Nirvana. La de Sonic contra Mario. Nostalgia y melancolía La pregunta que nos queremos hacer, ahora que tenemos nuevas Mega Drive y Super Nintendo a la vuelta de la esquina, es si los 90 pueden ser los nuevos 80. No tanto en el sentido de que existan cosas que vuelvan de ellos —como esas consolas que se partieron la cara con tal intensidad que hasta Hollywood prepara una película del combate— como en si la década tiene el potencial para convertirse, en sí misma, en un género. Los 80, como demuestran series como Stranger things, tebeos como Locke & Key, novelas como Ready player one o videojuegos como el andaluz Crossing souls, ya lo son. Hay que empezar por una palabra. Una bebé en esto del lenguaje, ya que solo cuenta con poco más de tres siglos. Nostalgia —del griego νόστος (volver al hogar) y ἄλγος (dolor)— fue un neologismo acuñado en 1678 por el médico J.J. Harder para describir una dolencia universal: el pesar que provoca la lejanía del hogar. A lo largo del siglo XX, el concepto adquirió otro sentido y perdió el matiz puramente patológico, aunque siguió estigmatizada como una palabra negativa. La nostalgia moderna era ese sentimiento, común a los ancianos, de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Salto al hoy, a este siglo XXI digital del que agotamos su segunda década. Hoy para los académicos la nostalgia se ha reinventado. Ya no es ni una patología ni melancolía de la vejez. Ya no es siquiera algo negativo. Los académicos hablan de la nostalgia de los postmodernos. Es la que siente un chaval de 15 años que vea Stranger things. Es un hijo de los 2000, pero se siente identificado con esa época como si la hubiera vivido a través de la ficción. En un texto maravilloso ya desde su título, La nostalgia ya no es lo que era, el profesor de la Universidad de York Andrew Higson se arranca con una reflexión que llega al tuétano de la cuestión: “Central al concepto moderno de nostalgia era el experimentar melancolía, un anhelo desesperanzado por algo perdido e irrecuperable. Pero para los nostálgicos postmodernos, lo irrecuperable es ahora conseguible, la diferencia entre el pasado y el presente allanada. Esto es en parte porque la nostalgia postmoderna recicla imágenes, objetos y estilos asociados al pasado reciente, siendo el lugar por excelencia de esa operación de reciclado Internet”. Un buceo por Google Académico nos desvela, velozmente, que Higson no está precisamente solo en este análisis de cómo está cambiando la nostalgia. Hay decenas y decenas de artículos académicos alineados en este convencimiento de que estudiadas operaciones de marketing están extrayendo petróleo de esta necesidad de transformar el pasado muy reciente en un universo mágico y positivo. Higson, en otro párrafo esencial de su artículo, dice lo siguiente: “Este [revival] no tiene que ser la memoria literal y puede ser de hecho más un recuerdo en general de los tiempos pasados; es, en este sentido, un acto de imaginación”. Es decir, que la nostalgia postmoderna se reinventa el pasado. Como han hecho los hermanos Duffer en Stranger Things, ambos nacidos en el 84. Como han hecho el quinteto de andaluces en Crossing souls, donde, si uno busca bien, hasta se puede encontrar a Naranjito. Los creadores postmodernos no están copiando los 80. Los están reinventando en base a un feeling general de lo que eran los 80. Crossing Souls (2017) ¿Serán los 90 los nuevos 80? Pausa para recordar la pregunta que nos hacemos. ¿Pueden los 90 ser los nuevos 80? ¿Hay material en la cultura pop para vivir esta reinvención que en los 80 es incansable? Antes de llegar a los 90, hay que comprender los 80. Y hay que comprenderlos en una operación de ingeniería inversa. Es decir, que para entender su reinvención presente hay que analizar primero de dónde parten las reinvenciones. ¿Qué une a Super 8, Stranger things, Locke and key, Crossing souls y tantas otras? No pocas cosas. Algunas tienen que ver con el cómo del relato y otras con el qué se cuenta. Pasémosles revista. Los creadores postmodernos no están copiando los 80. Los están reinventando en base a un feeling general de lo que eran los 80. En primer lugar, en los 80 el protagonista por excelencia son los muchachos. Sí, por supuesto, también los héroes musculados. Pero como demostró una maravillosa e incomprendida película, El último gran héroe (pista, ¡es de los 90!), los musculitos ochenteros no eran más que los muñecos de los chavales ochenteros, los avatares con los que soñaban ser en sus fantasías. La infancia, y por tanto, la inocencia, es un ingrediente fundamental de la receta. Por otro lado está la épica. Normalmente estos muchachos (suelen ser una cuadrilla, como en los Goonies) se enfrentan a una gran amenaza, sea la supervivencia del primer extraterrestre en visitarnos (E.T.) o la esclavitud de toda la humanidad (Una pandilla alucinante). Es decir, que la estructura que soporta estas ficciones es la epopeya, la épica, la gran odisea. Por último, son historias que se creen lo que cuentan. Este último rasgo es fundamental y marcará una diferencia esencial con la década siguiente. No hay ironía o rotura de la cuarta pared, como tanto le gusta hacer al antihéroe más taquillero, Deadpool. Estas historias intentan que nos creamos, de principio a fin, lo que ocurre en ellas gracias a ese mecanismo de suspensión de la incredulidad, el que permite emocionarnos con las mentiras que leemos, jugamos, vemos o escuchamos. Resumamos. El feeling ochentero que nos pintan Super 8, Stranger Things, Locke and Key y cía habla sobre los niños, lo hace desde la épica y se cree todo lo que nos cuenta. El máximo responsable de la ficción de los ochenta que genera esta reinvención es un hombre: Steven Spielberg. Ya no es solo que dirigiera E.T. o Indiana Jones, un arqueólogo superhéroe que vive en una eterna infancia de juegos y aventuras. Los Goonies, Gremlins, Regreso al futuro o Poltergeist también llevan sus huellas. Parece imposible que la forma de hacer cine de un solo hombre pudiera ser una luz tan intensa como para cegar los ojos de generaciones y generaciones y lograr que asumieran que los 80 fueron lo que Spielberg hizo de ellos. Pero es así. Estos 80 que vivimos ahora son los 80 de un autor, Steven Spielberg. Hay razones para que ese poder icónico, esa manera de perdurar en la memoria, se asocie a Steven Spielberg. Ya no es solo que sus películas sean buenísimas. Es que su forma de ser autor favorece crear una mitología a posteriori. Spielberg, aunque estaba en cada plano que filmaba, se hacía voluntariamente invisible. Era (y es) un narrador que ponía su inmenso talento a favor de la historia. Y era un narrador obsesionado con el asombro infantil. En los extras de Encuentros en la tercera fase se cuenta cómo consigue esa reacción de sonrisa en la tensa escena en la que un niño es abducido. El feeling ochentero que nos pintan Super 8, Stranger Things, Locke and Key y cía habla sobre los niños, lo hace desde la épica y se cree todo lo que nos cuenta El propio Spielberg iba sacando regalos fuera de cámara y desenvolvía los paquetes mientras rodaba para conseguir cazar la reacción de asombro genuino de su jovencísimo actor. En el tráiler de su última película, Ready player one, ese momento mágico del joven que observa lo asombroso es captado en un travelling circular que tiene toda la pinta de permanecer en la historia del cine. Y en una película de los 90, Parque Jurásico, conseguía que el aterrador diablo de la saga La profecía, Sam Neill, conmoviera con su mirada completamente infantil al observar por primera vez un dinosaurio. Pero, ¿eran todos los grandes creadores de los 80 spielbergrianos? ¿Hablaban de la bondad, de la inocencia, de los finales felices tras vivir increíbles aventuras? ¡No! Los 80 son también la década de Alan Moore, sin ir más lejos. Watchmen, el único tebeo que los críticos del TIME se atrevieron a meter entre las 100 mejores obras literarias del siglo XX, es todo lo contrario a una obra de Spielberg. No hay inocencia, ni esperanza, ni final feliz. Sí mucho sarcasmo, crudeza y tinieblas. Si repasamos a las grandes protagonistas de la ciencia ficción de la época, las que coparon los premios Hugo y Nebula, nos encontramos con obras como la monumental Hiperión de Dan Simmons, Neuromante de William Gibson o El juego de Ender de Orson Scott Card. Todas ellas eran trabajos dirigidos a adultos, obras maduras, polifacéticas, que no desentonarían como la nueva apuesta de una HBO, Netflix o Hulu como su próxima serie de género fantástico de quálite. Otros cineastas destacados, como John Carpenter o James Cameron, presentaron también películas muy sombrías en esta década. Y luego hay que hablar de Stephen King. Merece un libro aparte, pero como poco le vamos a dar un par de párrafos. Parece imposible que la forma de hacer cine de un solo hombre pudiera ser una luz tan intensa como para cegar los ojos de generaciones y generaciones y lograr que asumieran que los 80 fueron lo que Spielberg hizo de ellos King es el reverso oscuro de Spielberg; la otra cara de la moneda. Los dos jugaban en un género similar y hasta, en muchas ocasiones, con protagonistas parecidos. En King, también, abundan los niños. Coinciden en enfrentar a sus protagonistas con lo épico, con un mal de proporciones inabarcables. Pero tanto en el durante del relato como, sobre todo, en su final, Spielberg y King salen por rutas opuestas de la rotonda. Spielberg cierra con un amanecer o atardecer que representa la esperanza y la victoria del bien sobre el mal. En King nunca se sabe. Y en general, aunque venzan, los protagonistas de sus tramas quedarán mutilados física, emocional, psíquicamente o las tres a un tiempo. Cuando no acaben directamente en un final terrible, como sucede en Cujo o en Cementerio de animales. Sin embargo, cuando uno repasa lo ochentero, cuesta encontrar a quien se acuerde de King como representativo de este concepto. Y eso que sus ficciones hablan de hombres lobo, payasos asesinos, vampiros y demás criaturas a los que la cultura pop ochentera rindió constante pleitesía. Pero King trataba a sus personajes de una manera tan realista que su ficción no podía alcanzar esa halo de inocencia inmortal que tiene el Elliot de E.T. o la cuadrilla de los Goonies. King no podía representar a sus personajes a grandes brochazos. Necesitaba sumergirse en todas sus contradicciones, estuviera hablando de un adolescente tartamudo que perdió a un hermano o de un escritor atrapado por su mayor fan. Y esa diferencia lo hace opaco, invisible, para los que quieren resucitar y reinventar los 80 a lo Spielberg. Hace unos años, en el Celsius 232, la cita principal de la literatura fantástica en España, los asistentes tuvimos la suerte de disfrutar con la inteligencia y desternillante ironía de Christopher Priest. Es el autor de la novela en la que se basó la película de Cristopher Nolan El truco final. Una de las cosas que nos contó, amén de que Nolan era “un gilipollas”, fue que a los escritores de ciencia ficción les resultaba muy gracioso seguir la evolución del género en el cine. Me atrevo a parafrasearlo recurriendo solo a mi memoria: “Es como si estuvieras viendo las ideas que nosotros exploramos veinte años antes”. Esto quiere decir que coexisten en las mismas décadas narradores con abordajes muy distintos en cada detalle de cómo cuentan las historias. Pero cuando luego se mira una década y se la intenta reducir a una sensación, por fuerza se tiene que simplificar esta variedad. Es como pintar Nueva York o cualquier otra metrópoli de estilo yanqui. Se pinta el skyline, la silueta de sus grandes edificios. Y por el medio se pierden muchísima complejidad y contradicciones. Los 90 y la cultura pop Es hora de volver a los 90 y responder a la maldita pregunta. ¿Qué pasaba en los 90 con la cultura pop? Y, siguiendo el razonamiento de ingeniería inversa que hemos visto, ¿hay algún candidato para reinventar esta década y reducirla a una sola sensación que pudiera permitir la Stranger things de los 90? Vayamos por orden, como decía el chiste. Lo primero que llama la atención de los 90 es que, solo una década después, ya estaba sucediendo un revival de los 80. Fijándonos en los videojuegos, LucasArts, la división interactiva creada por George Lucas, creó una serie de obras que son puramente ochenteras… en los noventa. En compañía del diseñador y periodista Diego Freire, tengo la suerte de estar trabajando en un libro sobre este estudio mítico y de haber entrevistado a todas sus figuras notables durante horas. El diagnóstico es incuestionable. Querían recrear ese feeling ochentero de las películas con Spielberg y su amigo Lucas de por medio. Esas historias locas, inocentes y coloridas que daban para tan estupendas carátulas de VHS. No eran los únicos. En una estupenda entrevista-relato de Polygon, Andy Gavin, uno de los creadores del mítico Crash Bandicoot: “Bebimos de ese enorme manantial de la cultura pop, que incluía cualquier videojuego de éxito, y las películas de los ochenta: 'En busca del arca perdida', 'Regreso al futuro', 'Los goonies' y los dibujos animados clásicos. Eso es Crash: un popurri de unos tipos que crecieron en la cultura pop de los 80, de sus juegos, series, comics y dibujos animados”. Y si uno repasa el catálogo de Super Nintendo en Mega Drive en sus títulos más destacados, verá un popurrí de héroes y estéticas chillonas que casan exactamente con los 80. Los nostálgicos postmodernos que serían descubiertos en los 2000 por los académicos ya estaban en pleno funcionamiento. Y el videojuego fue uno de los máximos responsables en abrir la veda de su preservación como universo mítico. Pero volviendo a las películas, se dan fenómenos tan curiosos como el de Terminator 2. James Cameron, que en su primera entrega había entregado una película fría como el metal, aterradora, se spielbergrizó en la segunda. Añadió un niño, el joven John Connor, y convirtió al villano implacable de la primera parte en su amigo inseparable. Hay un momento en la cinta en la que Connor, tras hacer saltar a la pata coja al T-800 de Schwarzenegger, dice: “Guau, tengo a mi propio Terminator”. En otra secuencia, solo disponible en la edición extendida, lo hace sonreír. De Schwarzenegger a Schwarzenegger para dedicar unas líneas más a El último gran héroe. El argumento de la película parte de una idea genial, me juego un brazo que inspirada por Charlie y la fábrica de chocolate: existen unos tickets dorados que permiten romper la barrera insalvable de la gran pantalla y trasladarse al mundo de ficción que hay al otro lado. El jovencito Danny Madigan es la metáfora perfecta. Es un niño que consigue vivir los 80 junto a su héroe favorito: Jack Slater. Así que, para empezar, los noventa, en no pocos ejemplos esenciales de la cultura pop, aún eran los 80. ¿Pero había alguna tendencia general en los 90 que calara? ¿Algún punto en común que asociara a diversos autores hablando de lo mismo? Sí a ambas. Un sentimiento común en los 90 es el cinismo y, asociado a él, la ruptura del pacto de ficción. El que seamos muy conscientes de que lo que estamos viendo, leyendo, jugando, es ficción. El rey de este cinismo es Quentin Tarantino, que con su Pulp Fiction consiguió una película y unos personajes que se hicieron icónicos y universales. La diferencia entre su logro y el de Spielberg es que el de Tarantino no trasciende de su persona. Spielberg moldeó lo ochentero, pero su creatividad ha dejado espacio a que otros artistas revisiten las mismas emociones y argumentos sin la necesidad de copiarle. Un sentimiento común en los 90 es el cinismo y, asociado a él, la ruptura del pacto de ficción. El que seamos muy conscientes de que lo que estamos viendo, leyendo, jugando, es ficción Lo tarantinesco, que existe, se agota en una mera réplica de juegos de ruptura de la cuarta pared y de maneras de hablar de los personajes. Es tan genuino a su padre original que no permite el nacimiento de un género a partir de él, solo su pastiche. Los otros practicantes de esta ficción consciente de la referencia, como Kevin Smith, tienen el mismo problema. El cinismo es mal amigo de la nostalgia. Y curiosamente los ochenta forman parte muy importante de las pinceladas de inocencia que tienen personajes como los de Smith. Por otro lado, los 90 estaban obsesionados con la deshumanización plasmada en una figura muy concreta: la del psicópata. Ahí están los fatalities del Mortal Kombat, que permitían arrancar el corazón de nuestro rival o su cabeza junto con su médula espinal. Ahí están también los John Doe, Hannibal Lecter o Patrick Bateman. Ahí está Deadpool, que nació en 1991 y muy pronto empezó a hablarle de tú al lector entre barbaridad y barbaridad. Y ahí está, otra vez, Jack el destripador, que gracias a la monumental Desde el infierno de Alan Moore se atrevía a afirmar: “Yo soy el padre del siglo XX”. Esta tendencia de personajes oscuros, psicóticos, despiadados ha tenido continuidad. Algunos se han hecho evidentemente icónicos, como Hannibal Lecter, que aunque había tenido una película en los 80 no marcó huella indeleble en el subconsciente colectivo hasta la encarnación de Hopkins. Pero esta tendencia en sí no puede generar un género como lo ochentero. Porque sería pedir al público y los creadores que se identificaran masivamente con los psicópatas. Si Patrick Bateman, ese abisal yuppie de Wall Street, es candidato a espíritu de los noventa, difícil lo tendrá para generar un revival masivo. Y hay una tercera tendencia que marca los 90 y que nos vuelve a dar pistas respecto a nuestra pregunta: el multiculturalismo. Los 90 fue la década en la que irrumpió con fuerza la concepción de la identidad. Si el símbolo de lo homogéneo eran las modernas pirámides, las torres gemelas y Wall Street, el multiculturalismo trató de reventar este estatus quo mediante el reconocimiento de la heterogeneidad y del pasado cultural del crisol de razas que habitamos las ciudades contemporáneas. Los 90 estaban obsesionados con la deshumanización plasmada en una figura muy concreta: la del psicópata Esto tiene como consecuencia que cuesta homogeneizar más esta década, porque es la rampa de salida de esa cultura de lo heterogéneo, lo diverso y también lo desconcertante que vivimos en los 2000. El percatarse de la necesidad de reafirmar la identidad propia tuvo como irónica consecuencia que se hace mucho más difícil encontrar pilares colectivos para esa identidad. Nadie puede negar que existieron obras perdurables e inolvidables en los 90 con evidente continuidad. Ninguna probablemente como Twin Peaks, que fascinó a todo el planeta con su horror weird en cóctel con el costumbrismo y el melodrama y que ahora está culminando como una de las mayores obras maestras, sino la mayor, de la ficción televisiva. Pero estos esfuerzos no configuran ese paisaje común que sí se percibe en los 80. Las películas ochenteras dan la sensación de estar sucediendo en el mismo lugar, como si John Connor y Daniel LaRusso pudieran ser vecinos. Como si todas esas ficciones compartieran un universo común. Twin Peaks, Pulp fiction y Se7en no encajan entre sí. No describen el mismo mundo. Por todo esto, y porque hay que lanzarse a la piscina, me atrevo a contestar a la pregunta que plantea el titular. No. No nacerán unos 90 como tenemos los 80. Y sí, había algo especial, universal e irrepetible en una porción de historias de esa época que ha atrapado a generaciones y generaciones de artistas. Y los sigue atrapando. Creo que, para cerrar, no se me ocurre mejor manera que el recuerdo de parte de mi conversación con los artistas del videojuego español Crossing souls. Me contaron que la concepción de este título partió del desánimo ante la falta de futuro que nos dejó a los españoles la crisis, de la necesidad de refugiarse en la inocencia de la infancia. Inocencia que venían representadas por este recuerdo a medias real y a medias inventado de lo que eran los Goonies, Regreso al futuro, E.T. y todas las demás. Cuesta pensar, viendo la energía y calidad de obras como Stranger things o Locke and key, que ese sentimiento vaya a ser desbancado en el medio plazo por otra década. Los 90, me la juego, no podrán. Su identidad no es tan diáfana o inspiradora como para permitirlo. Y creo que con los 2000 y 2010 pasará lo mismo. Habitamos el desconcierto. Y por eso nos apropiamos y reinventamos un pasado que sí se nos antoja claro y comprensible Bruce Springsteen lo expresa de maravilla en los primeros versos de una canción noventera, Las calles de Philadelphia (1993): Estaba amoratado y maltrecho, no podía decir qué sentía.Era irreconocible para mí mismo.Vi mi reflejo y no pude reconocer mi propia cara. El de los 80 nunca lo olvidaremos. El fantástico español opina “Por supuesto. De hecho, creo que el ‘revival’ ya está en marcha. ¿Qué es sino 'Jurassic World' o el rescate de mitos de los 90 como Winona Ryder o los propios Mulder y Scully? En 'Scream Queens' hay un personaje que vive atrapado en los 90, sólo escucha canciones de esa época, sólo viste como entonces, sólo incluso 'habla' como entonces. De hecho, toda esa serie es en sí puro revival de los 90, sólo que completamente transfigurada: los papeles que habitualmente correspondían a los hombres son ahora de las mujeres – el padre es el padre soltero y sentimental, la hija es la hija aburrida del padre soltero y sentimental, la canción por la que empieza todo es el ''Waterfalls' de TLC... –. No sé, yo diría que el 'revival' ya está aquí, sólo que si su abordaje aún no es tan evidente es sólo porque los que consideraron esa época su época aún son demasiado jóvenes para que la industria del 'mainstream' confíe en ellos como confía en Ryan Murphy”. Laura Fernández, autora de Connerland. “Para que una determinada edad cultural inspire a quienes la vivieron o incluso a quienes no lo hicieron un sentimiento nostálgico, es necesario que se perciba esa época como un tiempo mejor. Sin embargo, frente el espíritu naif, luminoso con que se nos ha invitado a recordar los 80, nada más opuesto que la visión cínica y descarnada de la existencia humana que ofrecen películas emblemáticas de los 90 como ‘Se7en’, ‘El silencio de los corderos’ o casi todo Tarantino. Cine de altura, pero en principio más propenso a admirarse que a añorarse”.Rubén Sánchez Trigos, académico, guionista y autor de Los huéspedes. “Si hablamos de literatura, veo difícil un revival noventero fundamentalmente por dos razones: una parte importante de la década siguió alimentándose de tendencias ochenteras y la otra se repartió entre el tecnothrilller con elementos magufos tipo Robert J. Sawyer y los inicios del transhumanismo. Fue más bien una época de transición que otra cosa. Eso en el panorama internacional. En España la cosa fue un poco distinta: fue el despegue definitivo de la ciencia ficción española como género maduro y consciente de sus posibilidades”.Rodolfo Martínez editor de Sportula y autor de Los archivos perdidos de Sherlock Holmes. Webs de nostalgia noventera My 90s Box: Para descubrir los juguetes que hechizaron a los niños de esta década A 90 Nostalgia List: Para tener un panorama de la ficción más icónica de los 90 90s Nostalgia Gif: Para tuitear con nostalgia noventera También te recomendamos La historia que hay detrás de la campaña “Testimonios que pueden salvar vidas” Sony ha creado un monstruo: el videoaficionado. Probamos en vídeo su engendro Power Glove y jugar con gestos. ¡pero si la NES es ya la consola definitiva! - La noticia Si la nostalgia de los 80 ha sido muy geek y fandom, ¿cómo será la nostalgia de los 90? fue publicada originalmente en Xataka por Ángel Luis Sucasas .

Leer más »

Los linuxeros jamás se rinden: Librem 5 es el smartphone que quiere luchar con Android e iOS

El dominio de Android e iOS en el segmento de la movilidad es absoluto, y no parece haber sitio para un tercer jugador. Ni siquiera Microsoft con Windows Phone (al menos, de momento) logró cuajar en un mercado ya muy maduro y que parece no querer (o no necesitar) otras alternativas. Y sin embargo los amantes del Open Source parecen aspirar a esa posibilidad. El proyecto Librem 5 tiene como objetivo crear un smartphone basado en Linux y en el que los entornos KDE y GNOME tendrán una participación que podría ser crucial. Los responsables de esta pequeña utopía lo tienen todo en contra, pero... ¿y si tuvieran éxito? KDE y GNOME como claves de la interfaz La idea de este smartphone llamado Librem 5 ya lleva tiempo formulándose, pero sigue siendo igual de singular: permitir utilizar en él diversas distribuciones como Debian, Arch Linux o Ubuntu, y hacerlo además con la ayuda de una interfaz gráfica de usuario que dependería o bien de KDE o bien de GNOME. Los dos entornos de escritorio (de sobremesa) más conocidos y populares en el mundo linuxero han querido mostrar su apoyo a la idea y de hecho llevan tiempo acercándose al móvil. KDE y su Plasma Mobile ha mostrado sus capacidades en dispositivos móviles con anterioridad con una interfaz que trata de adaptar lo conseguido en el escritorio al entorno del smartphone. Lo mismo quiere GNOME, cuyos responsables también anunciaron que su intención era la de crear emuladores y herramientas para ese hipotético dispositivo que, si tiene éxito, serviría como base para hacer también esa adaptación del entorno GNOME actual a dispositivos móviles. Privacidad por bandera Además de ofrecer una plataforma software Open Source, otra de las claves del proyecto es la defensa de la privacidad. Según sus creadores no habrá datos compartidos con terceras partes, y tampoco habrá seguimiento alguno de la actividad de los usuarios. El cifrado de las comunicaciones se realizará a través de la plataforma abierta Matrix, y en el soporte de todo tipo de redes móviles (incluida la tecnología 4G/LTE) habrá otro elemento diferencial: la CPU no estará mezclada con el módem banda base, lo que también contribuirá a proteger la privacidad de los usuarios. Más interesante aún pueden ser los interruptores hardware que permitirán desactivar en cualquier momento la cámara, el micrófono, la conectividad WiFi o Bluetooth y también el módem de banda base para evitar cualquier tipo de seguimiento. La elección del hardware no está del todo detallado aún, pero sí sabemos que el Librem 5 contará con una pantalla de 5 pulgadas y un procesador i.MX6/i.MX8. Esas especificaciones aún no finales se completan con 3 GB de memoria, 32 GB de capacidad de almacenamiento ampliables, conectividad WiFi 802.11 (no se especifica si n o ac) y Bluetooth 4 y, cómo no, el conector de auriculares. Un proyecto ambicioso con todo en contra La idea del Librem 5 es la de ofrecer aplicaciones HTML5, o lo que es lo mismo, aplicaciones web. Es lo mismo que propuso Canonical con Ubuntu Touch, una plataforma que tras años de desarrolló acabó demostrando no poder competir con Android, iOS y otras propuestas. Eso sí, no descartan la futura emulación de aplicaciones Android. De hecho Canonical acabó tirando la toalla hace pocos meses para apartarse definitivamente de aquel proyecto mágico que hubiera tenido en el Ubuntu Edge su gran representante. ¿Podrá el Librem 5 triunfar allí donde Ubuntu Touch fracasó? Lo cierto es que lo tiene francamente complicado. Otras alternativas destacadas han fracasado igualmente o han acabado teniendo un papel anecdótico en el mercado (Firefox OS, Sailfish, Tizen) tras años de lucha, y parece que solo un milagro sería capaz de llevar esta idea del Librem 5 a buen puerto. De momento el primer paso de ese milagro está algo más cerca. La campaña de financiación colectiva organizada por Purism ha conseguido 658.000 dólares de los 1,5 millones que se buscan para llevar a cabo la idea. El móvil, eso sí, no será barato: 599 dólares que permitirán disfrutarlo a partir de enero de 2019. Les deseamos toda la suerte del mundo. La van a necesitar. En Xataka | Ubuntu y las promesas incumplidasMás información | Campaña de financiación colectiva de Purism Librem 5 También te recomendamos Canonical presentará al menos un tablet convergente de bq con Ubuntu en MWC 2016 La historia que hay detrás de la campaña “Testimonios que pueden salvar vidas” ¿Es posible un smartphone totalmente abierto? Purism y su Librem Phone quieren averiguarlo - La noticia Los linuxeros jamás se rinden: Librem 5 es el smartphone que quiere luchar con Android e iOS fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »