Inicio / admin (página 7)

admin

Con 24 nominaciones y solo dos premios, Netflix ha sido la gran perdedora de la noche de los Oscar: estas son las razones del fracaso

La temporada de premios que ha dado sus últimos coletazos con la entrega de los Oscar en Los Angeles no ha sido nada clemente con Netflix, lo que nos obliga a replantearnos algunos de los vaticinios y las perspectivas que muchos analistas daban por seguros con el gigante del streaming. Parecía más o menos evidente que la gran apuesta "de calidad" de Netflix de este año, 'El irlandés' de Martin Scorsese, iba a recoger premios allá por donde fuera, pero no ha sido así. De nada menos que 24 nominaciones, Netflix se ha llevado tan solo las que más o menos se daban por seguras: el Oscar a Mejor Actriz de Reparto por Laura Dern en 'Historia de un Matrimonio', una interpretación que le ha valido una buena cantidad de premios (entre otros, un BAFTA y un Globo de Oro); y por otra parte, 'American Factory' como Mejor Documental, primera película en surgir del acuerdo de producción entre la productora y Barack y Michelle Obama. Laura Dern en 'Historias de un matrimonio' A su favor contaba con el precedente de 'Roma' de Alfonso Cuarón, el año pasado, que tuvo una trayectoria envidiable: BAFTA a Mejor Película, Mejor Película de Habla No Inglesa y Mejor Fotografía, además de nominaciones a Mejor Guión, Mejor Montaje, y Mejor Guión. Recibió Globos de Oro a Mejor Director, Mejor Película de Habla No Inglesa y Mejor Guión. Y finalmente, Oscar a Mejor Película en Lengua No Inglesa, Mejor Dirección y Mejor Fotografía, además de siete nominaciones más, entre las que se encontraba Mejor Película, que finalmente se llevó 'Green Book'. 'Roma', además, salió de casi literalmente ningún sitio. Netflix se convirtió en uno de los actores principales del escenario cinematográfico, y no sin polémica, dando lugar a una serie de discusiones acerca de qué era auténtico cine y qué no. Polémicas que parecían haberse convertido en opiniones algo estériles dado lo que parecía una irresistible ascensión de Netflix a convertirse en una productora más, al mismo nivel que el resto de las majors. El resultado de esta noche nos obliga a replantearnos ese status. En Xataka Todas las películas ganadoras en los Premios Oscar 2020 que ya puedes ver en Netflix, Movistar+ y más Ya había ciertas señales que apuntaban a este resultado desde el arranque de la temporada: 'El irlandés', una apuesta aparentemente segura con Martin Scorsese, había sido vencida sistemáticamente por la virguería técnica de ambientación bélica '1917', de Sam Mendes. Esta producción de Dreamworks ganadora de siete BAFTA y los Globos de Oro a Mejor Drama y Mejor Director partía como una favorita indiscutible también para los Oscar, sumado a otro ganador casi garantizado: la interpretación de Joaquin Phoenix en 'Joker'. Finalmente, se ha dado la relativa sorpresa, y ha barrido con las estatuíllas 'Parásito' de Bong Joon-ho, que se ha llevado Mejor Film Internacional, Mejor Guion Original, Mejor Dirección y Mejor Película. La carrera a contracorriente de El irlandés Paradójicamente, este año Netflix había batido su records de nominaciones: 24 en total, convirtiéndose en la productora con más nominaciones del año. No solo las 10 de Scorsese, sino las 6 de 'Historia de un matrimonio', las 3 de 'Los dos papas' y, por supuesto, la de 'Klaus'. Una auténtica entrada triunfal en las apuestas que se fue mitigando según iban conociéndose los demás premios del arranque de 2020. ¿Ha tirado Netflix a la basura los 70 millones de dólares que se calcula que ha invertido en marketing para sus películas de cara a los Oscar, una cantidad elevadísima incluso para los estándares de Hollywood? Ted Sarandos, responsable de contenido de Netflix ha discutido esta posible reacción del stablishment de Hollywood, perfectamente representado en unos premios como los Oscar, y sus maniobras para cubrir las cuotas mínimas de estrenos que exige la Academia (maniobras que te detallamos en este artrículo), afirmando que nadie puede hablar de un retroceso: "Hemos tenido 24 nominaciones, más que cualquier otro estudio. Hemos sido honrados en todos los ámbitos". Hay otra circunstancia que puede hacer pensar en una reacción de la Academia a la actitud de Netflix: el paralelismo de sus maniobras de marketing (dejarse una cantidad absurda de dinero en ello, básicamente), con la gran bestia negra actual de la industria, el productor Harvey Weinstein, defenestrado por el movimiento #metoo. De hecho, desde 2018, el paralelismo es obvio: una de las principales estrategas de Netflix para la campaña de los Oscar es Lisa Taback -y su equipo de sesenta personas-, uno de los nombres propios más notables del equipo de Weinstein en los noventa. En Xataka Así se hizo el espectacular plano secuencia de '1917', ganadora del Oscar a mejores efectos especiales ¿Algunos de los eventos / trucos publicitarios que se han puesto en marcha este año? La lujosa revista 'Queue', con artículos sobre las nominadas a manos de periodistas especializados de renombre; el alquiler de la sala The Belasco para proyectar 'El irlandés' y cubrir los mínimos de la Academia; y viajes de lujo a Los Angeles con todos los gastos pagados para críticos y académicos, para conocer a las estrellas de sus películas (algo que funcionó especialmente bien con los Critics' Choice Awards). ¿Cuáles son los siguientes pasos de Netflix, echa esto por tierra las aspiraciones de la productora a convertirse en una creadora "seria" de éxitos? Es posible que tenga que replantear** una estrategia que hasta ahora le ha funcionado: exhibición de chequera y primerísimos nombres de la industria.** Ni siquiera Scorsese es infalible en los Oscar, mucho menos cuando la Academia se podría haber formado una imagen de que la plataforma está comprando talento, en vez de invertir dinero en cultivarlo. Son acusaciones a las que Netflix ya ha tenido que enfrentarse y sin duda sus próximos pasos en materia de producción serán importantísimos para desembarazarse de esa fama. - La noticia Con 24 nominaciones y solo dos premios, Netflix ha sido la gran perdedora de la noche de los Oscar: estas son las razones del fracaso fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .

Leer más »

Tesla desactiva el piloto automático de un Model S de segunda mano que sí tenía esa opción sin avisar al comprador

Una mañana tienes piloto automático en tu Tesla Model S, y a la mañana siguiente, sin que hayas hecho absolutamente nada en el coche, no. Es lo que le acaba de suceder al propietario de uno de estos coches a los que el fabricante ha desactivado dicha opción a través de una actualización OTA (Over-The-Air) de su software. El coche provenía de la venta de un tercero que lo había adquirido en una subasta de la propia Tesla, y según el fabricante pagó por el coche pero no por esa opción de piloto automático. La situación genera un debate acerca del control absoluto que el fabricante tiene sobre el software del coche gracias a esas actualizaciones que confirman esa analogía que cada vez se hace más a menudo: estamos ante un "ordenador con ruedas" con sus ventajas y sus inconvenientes. Tesla hace y deshace a su antojo a golpe de actualización OTA La historia publicada en Jalopnik revela que quien compró el coche en la subasta de Tesla el pasado mes de noviembre lo hizo tanto con el "Piloto Automático Mejorado" como con el "Modo de Conducción Autónoma Completo": así lo confirman los documentos de esa transacción. Ese usuario publicó el anuncio de venta incluyendo ambas opciones, pero Tesla había realizado su propia auditoría del vehículo tras venderlo y desactivó esas mejoras en una actualización que realizó poco después de la venta. En Xataka La terrible realidad de la electrónica en el coche: cada vez es más fácil "hackearlos" Tesla informó a este propietario de que no había pagado por esa opción y se disculpó "por la confusión", añadiendo que si estaba interesado en esa característica podía "comenzar el proceso para comprar esa actualización". Dichas opciones le costarían 8.000 dólares más a este comprador. La situación es desde luego polémica puesto que en la subasta inicial no se decía que estas opciones no estuviesen presentes: el comprador contaba con ellas, pero Tesla decidió a posteriori que no había pagado por ellas. La auditoría tuvo lugar después de la venta, no antes, lo que significa que el coche ya no era de Tesla, y ese cambio no se hizo de forma transparente ni se avisó a quienes estaban implicados en la transacción. En la auditoría interna que Tesla llevó a cabo después de la transacción (y no antes) se veía cómo el AutoPilot se eliminó el 18 de noviembre. Fuente: Jalopnik El problema no es nuevo: otros conductores parecen haberse visto afectados por situaciones similares. El concesionario que vendió el coche indicaba a Jalopnik que tanto ellos como el comprador vieron que esas opciones ya no funcionaban cuando probaron el coche, pero pensaron que era un problema software que se solucionaría con una actualización. En lugar de eso, obtuvieron esa aclaración de Tesla ante la que aparentemente no han podido hacer nada. Salvo por ese mensaje, en Tesla no han hecho más comentarios al respecto y la situación deja una lección que los futuros compradores deben aprender, sobre todo en ese mercado de segunda mano que parece ser el afectado por este tipo de sucesos. La etiqueta Monroney utilizada por Tesla en el Model 3 indicaba que ambas opciones tenían un precio adicional de 8.000 dólares en total. Fuente: Jalopnik El fabricante de coches ahora tiene más control que nunca sobre el coche, y aunque eso permite mejorar prestaciones y corregir posibles fallos enseguida y sin pasar por el taller, también tiene contrapartidas que afectan tanto a este tipo de situaciones como a los riesgos de seguridad que plantea tener un vehículo tan dependiente del software. Tesla, eso sí, trata de atajar problemas planteando recompensas para quienes encuentras fallos de seguridad: de hecho les regaló un Tesla Model 3 a quienes lograron hackearlo hace unos meses. - La noticia Tesla desactiva el piloto automático de un Model S de segunda mano que sí tenía esa opción sin avisar al comprador fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

El Realme X50 Pro 5G ya tiene fecha de presentación oficial y será durante el MWC 2020, confirmando así su presencia en la feria

Mientras asistimos por un lado a varias (e importantes) cancelaciones de cara al Mobile World Congress, otros fabricantes van confirmando lanzamientos. Entre ellos está la marca Realme, que anuncia la presentación oficial del Realme X50 Pro 5G, su próximo buque insignia. Un evento que se confirma días después de saber que el OPPO Find X2 se presentará el sábado previo al MWC, formando parte de esa avanzadilla de marcas que (al menos de momento) tiene su presentación el fin de semana que precede a la apertura oficial de las puertas de la Fira de Barcelona el lunes 24 de febrero. Y precisamente ese día es el que ha elegido Realme para dar a conocer su nuevo móvil con soporte 5G. Una cita con su buque insignia en pleno MWC 2020 Será pues el próximo 24 de febrero a las 9:30 hora local cuando Realme presente su primer móvil de alta gama con 5G, participando también por primera vez en este evento tecnológico. Un móvil que sigue la estela del Realme X50 5G, pero llevando estas características a la alta gama. Así, el Realme X50 Pro 5G viene con el Snapdragon 865, una de las pocas características confirmadas y una de las principales diferencias con su hermano menor, que integra el Snapdragon 765G. Veremos si además mantiene la tasa de refresco de 120 hercios, uno de los principales rasgos del X50 5G (lo cual tendría bastante sentido). En Xataka Las pantallas de 120 Hz llegan para los nuevos Samsung, Xiaomi y Apple: un importante salto que la industria no se había decidido a dar El anuncio llega escasos momentos después de conocer la cancelación de Sony, así que veremos en los próximos días si esto se mantiene tanto para Realme como para el resto de marcas. Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con los fabricantes más habituales para consultar sobre su asistencia al MWC 2020 y por ahora no hay cambios con respecto a Realme y el resto de marcas. - La noticia El Realme X50 Pro 5G ya tiene fecha de presentación oficial y será durante el MWC 2020, confirmando así su presencia en la feria fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

La sorpresa de «Parasite» le dio color a una gala casi soporífera

La surcoreana "Parasite" hizo historia en la ceremonia de los Oscar al ser el primer filme de habla no inglesa en ganar el Oscar a la Mejor Película, en una gala que se hundía en el sopor y que sobre el final ganó en emoción y sorpresa con los discursos de Joaquin Phoenix, elegido Mejor Actor, y Bong Joon Ho.

Leer más »

Hola, te llamo por el anuncio de tu web, quería comprar una aldea abandonada

Aldeas Abandonadas es una inmobiliaria peculiar. Operar online, sin una sede física, es lo más normal de su actividad. El resto arquea las cejas de quien se entera: se encarga de vender aldeas abandonadas. Como con quien adopta un perro y le pone de nombre Rex, el naming de esta inmobiliaria es esperable hasta el extremo. Pueblos abandonados, mansiones descuidadas por completo en entornos rurales, conjuntos de fincas con antiquísimas edificaciones, vetustas bodegas de otra época, palacios venidos a menos... Todo eso es lo que podemos encontrar en su catálogo. "La mayoría de propietarios son particulares", nos cuenta Elvira Fafián, su gerente. "O bien las han conseguido en una herencia, o se han comprado herencias de otras familias, o son promotores que pudieron comprarlas en su día pensando en convertirlas en instalaciones para el turismo rural, pero no surgió ese negocio y ahora las están vendiendo. La mayoría son de un único propietario". Pueblo abandonado desde la Guerra Civil al 20% de descuento En la web de esta inmobiliaria encontramos aldeas abandonadas, sobre todo, en Galicia, Asturias y Castilla y León. También en otras regiones, como Andalucía, Catalunya o Aragón. Las propiedades más económicas a la venta parten de los 20.000 euros. Las más caras alcanzan los cinco millones. Entre medias, varias horquillas. La que más abunda, la que se mueve entre los 150.000 y los 400.000 euros. Todas esperan a una venta que les pueda devolver a la vida, la que la despoblación imparable de la España rural les ha quitado. Tras Aldeas Abandonadas no hay un gran grupo empresarial, ni una submarca de otra corporación mucho mayor. De hecho, ni siquiera hay una empresa en el sentido más estricto de la palabra: cuando les solicitamos la denominación social de la empresa para conocer sus números a través del Registro Mercantil nos revelan que no son una SL como tal, sino que son agentes de la propiedad inmobiliaria trabajando en régimen de autónomos bajo una marca comercial. Tampoco nos quieren revelar sus cifras, ni siquiera el número de trabajadores: "Somos pocos, pero muy buenos", cuenta Elvira. "Ten en cuenta que para vender una aldea has de ser muy buen profesional y tener mucha idea y experiencia detrás. Los que estamos aquí tenemos una trayectoria importante en los últimos doce o catorce años. Venimos del peritaje, de temas financieros, fiscales, de ayuntamientos, de aseguradoras... Así podemos dar el servicio total a los clientes que vienen". En Magnet Cada vez tenemos más cosas y nuestras casas se hacen más pequeñas: bienvenido al boom de los trasteros Ese servicio total no es asunto baladí: el proceso de comprar una aldea abandonada puede ser tedioso, pero el de venderla lo es mucho más. "Cuando alguien se interesa por una propiedad les pedimos el proyecto que va a crear allí, qué servicio va a dar, qué planes tiene. Porque si no va a hacer nada, quizás luego el ayuntamiento no vaya a dar nada". También hay que decir que las aldeas no están necesariamente en ruinas por estar abandonadas. Alguna está en muy buen estado e incluso se incluye vajilla, ropa de cama y electrodomésticos, como esta de A Coruña a la venta por 550.000 euros (rebajada a 450.000 euros por el Black Friday, una promoción que sigue vigente en la web casi en febrero). Estudios técnicos, legales y comerciales mediante Aldea a la venta en Lugo. Imagen: Aldeas Abandonadas. Antes de que se ejecute la venta, estos agentes acuden al ayuntamiento del que depende dicha aldea y le presenta al comprador o a la empresa interesada. Es ahí cuando se habla de condiciones: accesos viales, servicios básicos como el alumbrado, el alcantarillado, etc. Después comienza una serie de trámites burocráticos: altas de servicios, cambios de nombre, notaría, trámite de subvenciones, registros... Los ayuntamientos, en la experiencia de Elvira, suelen mostrarse receptivos con quienes acuden con intereses comerciales a una de estas aldeas o fincas rurales. "Normalmente es gente que quiere montar algo enfocado en el turismo rural. Pero con que venga a crear riqueza en la zona, ya está generando: dará trabajo a los albañiles, fontaneros, pintores, etc de la zona. Incluso comprará en los supermercados cercanos". En Magnet La verdad sobre la "densidad de población": no importa el total, sino la densidad habitada Una frase que choca de Elvira: "El tema económico no es lo más importante para nosotros". Arqueamos las cejas. "Bueno, es importante, claro, pero hay aldeas que han costado 20.000 euros. ¿Qué vas a cobrar al propietario? Nosotros lo abarcamos todo: banco, reformas, ayuntamientos, diputaciones... Porque lo entendemos todo, no delegamos ni al comercial que visita la propiedad con el interesado. Hay que hacer mucho trabajo aquí". El perfil del comprador promedio es el del inversor que la destinará a fines de turismo rural, también hay quien busca una segunda residencia tranquila y gigantesca Esta afirmación encaja con lo que experimentamos en otra llamada, con otro trabajador como interlocutor, haciéndonos pasar por un inversor interesado en uno de estos inmuebles: se nos explica que únicamente tendremos que preocuparnos de conseguir una hipoteca en el caso de que no tengamos el dinero previamente, y de los papeleos previos por nuestra parte. Del resto de trámites se encarga la inmobiliaria. Encaja también con lo que cuenta Gloria Arribas, economista madrileña que compró la aldea de Granda, cerca de Ribadeo, en Lugo, hace cuatro años. Un conjunto de cinco casas de tres propietarios distintos y en la que reside actualmente. Ganado, hórreos y teletrabajo Aldea de Granda (Ribadeo, Lugo). Imagen cedida por Gloria Arribas. "Todo fue bastante fácil, por mi parte al final no fue más complejo que comprar una casa, solo que la compra se hizo a varios propietarios", cuenta Gloria a Xataka. "La compré en Aldeas Abandonadas porque la gracia era comprar una aldea completa, era lo que me apetecía. No he tenido que hacer trámites más allá de los habituales de una compra de una propiedad, entre otros motivos, porque no hay mucho más que hacer: tampoco hay ayudas o subvenciones apenas". Gloria, compradora de una aldea abandonada, confirma que no hay trámites más allá de los habituales en la compra de una casa Aunque la aldea se compone de cinco construcciones, Gloria solo utiliza una, la de su vivienda. Se ha interesado por ayudas de algún tipo por parte de las administraciones para la rehabilitación del resto, sin éxito. "No hablo ya ni siquiera de subvenciones, sino de facilidades, como préstamos sin intereses, para que yo pueda arreglar esto, al final es recuperar patrimonio". En épocas de bonanza, la Xunta o la Diputación sí subvencionaban las rehabilitaciones de los icónicos hórreos, las construcciones elevadas destinadas al almacenaje de alimentos que hasta hace unos años gozaban de medidas de protección que han sido muy reducidas en los últimos tiempos. "Nadie hace nada para evitar que se caigan", dice Gloria. "Son importantes para la cultura gallega, no voy a dejar que se estropeen, pero no hay ayudas". Hórreo en Granda (Ribadeo, Lugo). Imagen cedida por Gloria Arribas. Gloria trabaja en remoto desde su aldea mediante su portátil y su conexión a Internet durante media jornada. El resto del día lo dedica a ir reparando y manteniendo la propiedad. "Salvo el tema de las ayudas, el resto está genial; los vecinos son muy agradables y amables. El otro día me quedé atascada en una zanja con el coche y enseguida vino uno con su tractor a ayudarme. Yo ya estaba pensando en cómo explicarle a la grúa cómo llegar hasta donde estaba yo". Panorámica de Grande (abajo, a la derecha). De fondo, el Mar Cantábrico. Imagen cedida por Gloria Arribas. Sobre si le ha compensado la compra y el cambio de ubicación y de hábitos, responde con un "sí" rotundo. "Eso sí, a la persona que compre algo así le tiene que gustar este modo de vida. Aquí no hay tiendas ni hay nada, te tienes que organizar de otra forma, solemos ser autosuficientes. Tenemos animales, vacas de carne o de leche, huertos, yo tengo también algo de ganado. Ahora podría trocear la aldea y vender cada trozo de forma independiente, pero no me lo planteo". En Xataka Tras diez años de teletrabajo, esto puedo decir sobre los mitos y realidad de trabajar desde casa Pese a la historia de Gloria, el perfil más habitual de comprador es el de persona de mediana edad que planea dar un uso comercial a estas operaciones, sobre todo en forma de casa rural o de instalación turística algo más compleja, como la de deportes multiaventura, campos de golf, etc. También hay quien simplemente busca una residencia retirada y tranquila -y exuberante- para toda su familia. Los compradores españoles son los que aglutinan la mayoría de operaciones de hasta 400.000 euros. Para inversiones mayores, hay mayor número de extranjeros. La legalidad del abandono "Si tienes un caserío y no vas durante treinta años, ni lo alquilas, ni te preocupas por él de ninguna forma, la ley te exige que como propietario del inmueble debes mantenerlo y conservarlo, no que lo ocupes, pero sí que le des un mantenimiento", nos cuenta Pablo Cereijo, abogado experto en urbanismo y edificación de Ponce y León Abogados. "Pero aunque lo abandones, no significa que vaya a dejar de ser tuyo. Otra cosa es que no pagues el IBI durante más de tres años, ahí ya la administración embarga tu casa y la puede sacar a subasta". En ocasiones no es un ayuntamiento quien se queda con una propiedad en el caso de que no pueda asumir los cargos de esas propiedades. En esos casos, se las queda la diputación de turno. El problema viene cuando esas construcciones ni siquiera están inscritas en el Registro de la Propiedad. Ahí empieza un largo y complejo camino de estudios jurídicos de la propiedad para ver qué vías legales se tienen para lograr adueñarse de ese inmueble. "Al final, las aldeas abandonadas y similares son una propiedad como otra cualquiera, solo que en lugar de una casa son veinte o treinta juntas". En algunas ocasiones los motivos del abandono son más de fuerza mayor, como un pueblo de Burgos sin vida alguna desde la Guerra Civil que se vende por medio millón de euros. En otros, inactividad laboral, como otro pueblo onubense abandonado desde que se terminó la minería allí. Finca asturiana del siglo XIX a la venta por un millón de euros. Imagen: Aldeas Abandonadas. No todo es venta como en el caso de Gloria: hay quien posee una de estas aldeas y únicamente quiere que alguien les dé un mantenimiento para evitar que acaben derruidas por el paso del tiempo y la indiferencia. Son el tipo de ofertas que, según Elvira, solo piden a alguien que ejerza una actividad durante un tiempo determinado, como cinco décadas, a cambio de poder vivir y trabajar allí sin tener que pagar por el inmueble. También hay quien pide 3.000 euros, "lo mínimo", porque quiere deshacerse de ella sin llegar al extremo de regalarla. "No todo se compra al final", dice Elvira. "Pero en los últimos años hemos crecido mucho, creo que ha habido mucha repercusión con el despoblamiento rural, ahora mucha gente entiendo nuestro trabajo. Hay mucha demanda". Como dijo el torero El Gallo cuando conoció a Ortega y Gasset y descubrió que era filósofo, "hay gente pa' tó'". - La noticia Hola, te llamo por el anuncio de tu web, quería comprar una aldea abandonada fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

Leer más »

Vendí un vídeo viral y me pagaron 340 euros por él

Imagínate la siguiente situación: durante un paseo en bicicleta fuera de la ciudad te encuentras, por sorpresa, una pequeña manada de mofetas que avanza hacia ti poco a poco. Te paras, las observas y ellas, inofensivas, se acercan a olisquearte los zapatos. Corretean de la forma más adorable y mona posible alrededor tuya e inevitablemente sacas el móvil para inmortalizar el momento. Ahora tienes grabada en vídeo la prueba de la agradable sorpresa que has tenido en tu viaje en bicicleta rutinario. Después lo subes a Youtube, Instagram, o cualquier red social, para compartir ese bonito momento. Pasan las semanas y un día recibes un correo electrónico que comienza con un entusiasmado mensaje de “¡Nos encanta tu vídeo!”, detallando a continuación que es una empresa que ha encontrado tu vídeo y que estaría interesada en pagarte dinero por él. Es posible que te coja por sorpresa, pero sin duda la idea de que te ofrezcan dinero por un vídeo que has grabado por completa casualidad es muy atractiva. Pues bien, esto no se queda solo en un ejemplo, sino que pasa constantemente: muchas empresas se dedican a rastrear vídeos en la red para adquirir sus derechos y luego volver a venderlos a terceros. En Xataka Cuando llegué a la adolescencia tomé conciencia de que mis padres habían compartido toda mi infancia en Internet ¿Por qué quieren comprar mi vídeo? Si eres un asiduo de las redes sociales, seguro que te has encontrado con multitud de medios o cuentas que comparten vídeos de lo más sorprendentes. Pues bien, esos vídeos no aparecen de la nada. Empresas como Jukin Media, Viralhog, entre otros, una vez que han rastreado los vídeos y los han comprado, los venden a terceros. Volvamos a nuestro vídeo de las mofetas para entenderlo: hace unos años, una vez que hubieras subido el vídeo a Youtube, es complicado que el vídeo se volviera viral. Antes los vídeos crecían de forma orgánica en la plataforma, recolectaban visitas de forma lenta y pausada, a través de recomendaciones de amigos o familiares y el boca a boca digital. Ahora, con estas empresas, hay muchos más videos que se hacen virales y de forma más rápida. Es porque mediante sus redes de difusión, ya sean sus diferentes canales o redes sociales, "impulsan" que el vídeo se haga viral y que llegue a muchos teléfonos simultáneamente. En los últimos meses, algunos youtubers han tenido serios problemas por culpa de este tipo de empresas. La última polémica ha sido en cuanto a Jukin Media: algunos youtubers han sido amenazados con el cierre de su canal al usar imágenes y vídeos que han sido comprados y licenciados por la empresa. Han sido acusados hasta de extorsión por pedir una cantidad exacerbada de dinero a los youtubers por usar dichos vídeos, aunque solo fuera unos segundos. En resumidas cuentas, estas empresas desempeñan dos funciones principales: por un lado compran vídeos que ya se han hecho virales para explotarlos comercialmente, o buscan vídeos que ven como candidatos potenciales a serlo y lo convierten en virales. Hemos hablado con algunas personas que han vendido sus vídeos a diferentes empresas de este estilo para que nos cuenten qué es lo pasa después de venderlos y, lo más interesante, cuánto provecho monetario han podido sacar de ello. Storyful: el que más paga, pero sin apenas transparencia Mario, durante un viaje que hizo con sus amigos a Venecia en 2017, hizo este vídeo de tan solo 17 segundos. Storyful le pagó 340 euros por él. Quien no arriesga no gana. pic.twitter.com/GPFbiZ88TC— merinowski (@merinowski_) November 16, 2017 Mario es creador de contenido desde hace varios años y conocía de antemano la existencia del negocio de los vídeos virales. Fue él mismo quien contactó con ellos para venderlo: “El vídeo se viralizó en Twitter y estaba harto de que me lo robaran otras cuentas, entonces decidí venderlo y que otros lo peleen por mí, además de ganar ese dinero extra”. “Estuve echando un ojo a dos o tres empresas del estilo, pero la que más me convenció fue Storyful porque en ese momento eran los más claros a la hora de explicar lo que ofrecían”, nos cuenta para este artículo. Lo único que le pidieron es que resubiera el vídeo a su propio canal de Youtube con unas keyword específicas e indicando en la caja de descripción que el vídeo pertenecía a Storyful, en el caso de que alguien quisiera usarlo. Mario también les mandó enlaces donde el vídeo había sido subido sin permiso para que ellos pudieran reclamarlo, a petición de Storyful. No hubo ningún tipo de negociación, ni le hicieron firmar ningún contrato. Todo fue hablado a través de mail. El reparto de beneficios que genera el vídeo una vez comprado suele ser de un 50% para el dueño del video y un 50% para la empresa que lo compra, pero en este caso no le indicaron cuánto sería su porcentaje de ganancias, simplemente le dijeron que “el límite que podía ganar con el vídeo era de 1.000 euros y que iban a hacer ingreso a través de PayPal cada vez que se acumularan 100 euros”. El primer mes le ingresaron 100 euros, a los tres meses 140 euros y en otro par de meses 100 euros, aproximadamente. Luego no supo más de ellos. En Xataka Millenials sin redes sociales: “He perdido contacto con la sociedad de mi edad" Cada vez que le ingresaban un pago nadie le hacía ningún desglose, ni factura, ni nada por el estilo. No sabía “a qué clientes lo habían vendido, ni cuántas views o impresiones ha tenido ese vídeo durante su difusión”. Los ingresos en PayPal se hacían como si te lo ingresara un amigo o particular. Algo que no terminaba de convencer a Mario ya que estaba muy interesado en dicho desglose. Les ecribió varios mail solicitando si sería posible ver dichos datos en algún momento, a lo cual solo recibía mails diciéndole que no iba a ser posible en ese momento. A la hora de escribir este artículo Mario volvió a contactar con ellos pero ni siquiera le han respondido. Al contactar con ellos nosotros, tampoco han dado declaraciones al respecto. A pesar de que no exista contrato, en su momento Storyful le indicó a Mario que la propiedad del vídeo sigue siendo de él, pero los derechos de distribución y comercialización del mismo son de Storyful para siempre. En este caso Mario ganó 340 euros por su vídeo, ¿por cuánto lo vende Storyful a terceros? En un correo que les enviamos con anterioridad preguntando por el precio de uno de sus vídeos nos indicaron que 715 euros. Tienen planes en los que cuantos más vídeos compres más baratos sale cada uno. Les planteé, como medio, la posibilidad de comprar 50 vídeos diferentes al mes y me indicaron que en ese caso serían 135 euros. Es decir, una cantidad de 6.750 euros al mes. Además, cuando venden un vídeo en particular no es exclusivo, pueden vender el mismo vídeo a diferentes personas. Esa venta solo da permiso a utilizarlo, y solo durante un tiempo determinado. ¿Vale la pena vender tu vídeo entonces? Mario lo tiene claro: “Sin duda, lo volvería a hacer, a mí por lo menos me compensa. Cuando viralizas un vídeo te lo pueden robar otras cuentas y, en el mejor de los casos, te dan crédito, pero la mayoría de las veces no lo hacen. Incluso si te lo dan no sirve para nada realmente. La experiencia con Storyful por una parte fue una buena experiencia porque te hacían el ingreso en Paypal como si fuera una donación y punto, pero mal porque no tengo datos, no sé a qué gente se lo han vendido. Varias veces les pedí datos, de a quién se lo han vendido, o por cuánto, cuántas impresiones, cuánto de ese dinero es para mí y cuánto es de ellos pero no me dieron nada”. Jukin Media: prometieron dinero que nunca pagaron Xuri, youtuber e ilustradora, subió este vídeo a uno de sus canales en 2013, en el que sale ella misma cayéndose en el aeropuerto. Al cabo de unas semanas la contactó Jukin Media para comprarlo. “El vídeo ni siquiera tenía muchas visitas”, nos cuenta Xuri, “no sé cómo llegaron a él y menos una empresa americana”. “Yo tendría unos 18 años en aquel entonces, me dijeron que querían comprar ese vídeo y que me iban a pagar 100 dólares. Me mandaron firmar un documento de cesión de derechos y lo firmé a la espera de que me fueran a mandar ese dinero, pero nunca lo hicieron”. Reclamó después de unos meses pero nadie le contestaba a los correos. Incluso un par de años después les volvió a escribir, pero sus quejas se mandaban a un sistema automatizado de reclamaciones. Jamás obtuvo ni las respuestas ni el dinero. “Solo me ofrecieron esos 100 dólares, supongo que si hubiera sabido cómo funcionan las cosas en aquel entonces lo hubiera negociado. Me lo pintaron como un premio: además de que les había encantado el vídeo encima me iban a dar dinero por él. Supongo que le pasa a mucha gente como me pasó a mí, que hicieron ese vídeo por casualidad y luego lo venden sin saber que podrían ganar más dinero a parte de esos 100 dólares. Bueno, en mi caso ni siquiera me los dieron”. Cuando Xuri firmó el contrato la empresa se llamaba ChiWay Entertainment INC, antes de que la compañía cambiara el nombre justo en 2013 a Jukin Media. Xuri vio su vídeo en uno de los recopilatorio de caídas que hacían en aquel entonces. A día de hoy está borrado y no se localiza en el canal de Jukin Media. Nos pusimos en contacto con la propia empresa respecto al vídeo y el contrato que le hicieron firmar sin ser remunerado nunca, pero la empresa no nos ha contestado a ninguno de nuestros mails. Caters Clips: el trato más justo y transparente Lucas, productor de Pyrene Media, también nos cuenta que fueron los elegidos por otra empresa de compra de vídeos: Caters Clips. En esta ocasión la experiencia fue mucho más agradable respecto a Storyful y Jukin Media. Pyrene Media es una productora especializada en montañas, vuelos, paracaidismo y toda clase de deportes de riesgo. Trabajan sobre todo la zona de Pirineos. Uno de sus trabajos recientes, por ejemplo, sale reflejado en uno de los últimos videoclips de C.Tangana, YELO. El vídeo de arriba corresponde a uno de sus deportistas, Alex Villar, y Caters Clips contactó directamente con el deportista. “Nosotros trabajamos sobre todo en publicidad y aunque podamos pensar que algunos de nuestros vídeos pueda ser virales no es nuestro sector principal", nos cuenta Lucas a través de teléfono,"sabemos que esto no es un negocio, no lo vemos como un retorno del que se pueda vivir, este caso solo lo hemos hecho por probar”. Es la primera vez que han realizado este tipo de transacción, al ser contactados por Caters Clips. El trato que les ofrecieron y aceptaron fue un 60% de beneficios para Pyrene Media y el 40% restante para Caters Clips. Solo tiene una duración de tres meses y a su término el vídeo vuelve a ser completa propiedad de Pyrene Media: “Aún no os podemos decir cuánto dinero ha generado ese vídeo, solo ha pasado un mes, y es un pago trimestral al acabar el contrato, pero sí que nos han indicado que nos harán un desglose donde se indicará dónde se ha vendido ese vídeo, a qué clientes y cuánto ha generado cada transacción”. Contactamos también con Andrés Aguilera, creador de contenido especializado en cinemáticas con drones. Uno de esos videos fue hallado por Caters Clips al igual que el vídeo de Pyrene Media y le hicieron una oferta. Nos cuenta que ya le han contactado varias veces desde esta misma empresa, al igual que otras diez al menos. Hicieron el mismo trato que con Pyrene Media, a repartir beneficios entre ellos a un 60% para Andrés y un 40% Caters Clips. En este caso, su pago va mes a mes y en cada uno de ellos se desglosa cómo se ha vendido el vídeo, nombres de clientes incluidos. Un proceso muy transparente a diferencia de la competencia. No es la primera vez que vende uno de sus vídeos. Elige los que le parecen más interesantes para esta opción. Las ganancias del vídeo de arriba en específico le han traído 150 euros, por ejemplo: “De todas formas, al darles el derecho no exclusivo, mi idea no era ganar dinero, sino darle más visibilidad al vídeo”. “Sigo colaborando con ellos, así que les recomiendo. Siempre que sepas por qué quieres vender el vídeo, porque la remuneración es escasa”, concluye. En Xataka Si me das tu número de teléfono es probable que ni imagines lo que puedo averiguar sobre ti Factores a tener en cuenta a la hora de vender tu vídeo Como hemos visto, entregar tu vídeo a las manos de una compañía tiene sus pros y sus contras. El beneficio que sacan ellos respecto a tu vídeo es infinitamente mayor al que vayas a sacar tú, pero a diferencia de nosotros tienen una red de contactos y de distribución que nosotros no tenemos. También existe el riesgo de que la empresa no acabe de ser totalmente honesta, como ha pasado en el caso de Xuri, y tus reclamaciones se pierdan en su masificado sistema. En este caso se trataría de intentar buscar de forma previa buenas referencias sobre la empresa que te está contactando para el vídeo. Por otro lado, también está la monetización. Youtube ahora ha puesto ciertas reglas para que puedas monetizar tus vídeos: es necesario haber conseguido más de 4.000 horas de visionado en 12 meses y tener al menos 1.000 suscriptores. Esto significa que si no eres una persona dedicada a la plataforma y subes un vídeo suelto que, por casualidad, se viraliza, no puedes monetizarlo de forma alguna. A no ser que sea mediante este tipo de empresas que se encargan de hacerlo. Por no hablar de subirlo en otras redes sociales, como Twitter o Instagram, donde siquiera hay posibilidad de monetización. En cambio, si eres creador de contenido y puedes monetizar tus vídeos tienes mucha mejor posición a la hora de negociar las condiciones en las que vas a vender tu vídeo. Al fin y al cabo, estas empresas se nutren de nuestros vídeos, sin ellos no tendrían negocio, qué menos que negociar con la materia prima que ellos tanto ansían. Ilustración portada | IvArt - La noticia Vendí un vídeo viral y me pagaron 340 euros por él fue publicada originalmente en Xataka por Alesya MO .

Leer más »