Inicio / admin (página 30)

admin

Honor View 10, análisis: subiendo el listón en la liga de los 500 euros

Honor lleva ya años y varios terminales a sus espaldas para asentarse como una gran opción en la gama media alta. Con el Honor 9 la apuesta les salió casi redonda y su gran fallo fue la escasa autonomía, curiosamente un apartado donde normalmente Huawei rinde bien. Con el View 10, el terminal que analizamos hoy, han querido quitarse esa espinita y volver a demostrar que son un firme candidato para cualquiera dispuesto a invertir entre 400 y 500 euros en un móvil. Durante la presentación del Honor View10 pudimos ver que uno de los focos de este terminal era la inteligencia artificial. Un concepto interesante, revolucionario para algunos, pero que bajado a tierra en un terminal resulta algo difuso pues sus aplicaciones pueden ser muy variadas. Honor ha decidido que su camino será el de la optimización y no, por ejemplo, los asistentes de voz. Una senda tan pragmática como difícil de medir. Ficha técnica del Honor View 10 Honor View 10 Pantalla 5,99 pulgadasAspecto 18:9Resolución FullHD+ (2.160 x 1.080)Cristal 2.5D Procesador Kirin 970 de ocho núcleosGPU Mali G72 MP12 RAM 4GB/6GB Almacenamiento 64GB/128GB más microSD hasta 256GB Batería 3.750 mAhCarga rápida SuperCharge Cámara principal 16 (RGB) + 20 (monocromo) megapíxeles (f/1.8, f/2.0) Cámara frontal 13 megapixeles f/2.0) Sistema operativo Android 8.0 bajo EMUI 8.0 Dimensiones 6,95 milímetros de grosor Otros Lector de huellas dactilares frontal Precio 494,16 euros Aunque el foco de Honor está en la gama media alta, las especificaciones de este View 10 son igual de buenas e incluso mejores que las de un Mate 10. Comparten procesador, Kirin 970, y en el caso del móvil que analizamos nos encontramos con 6GB de RAM versus los 4GB del phablet de Huawei. Pequeños detalles que el usuario más exigente sabrá valorar. Hay pequeños detalles que le alejan de la gama alta, como por ejemplo que la pantalla sea QHD pero a día de hoy en seis pulgadas y con una densidad de pixeles superior a 400ppp resulta una diferencia sólo relevante para quienes busquen específicamente tantísimo detalle. La gama media alta se ha puesto muy exigente en los dos últimos años y Honor ha sabido igualar en especificaciones la propuesta de sus principales competidores: procesador de gama alta, mucha RAM... Oreo de serie es un detalle que se agradece y esta vez vemos que el View 10 no se deja ningún matiz sin cubrir. Con su hermano pequeño, el Honor 7X, vimos que por ejemplo se decidió prescindir del conector USB, el NFC o el soporte para redes WiFi de 5GHz, aquí tenemos todo eso. Algo comprensible para cualquier dispositivo que quiera triunfar en esta gama. Análisis en vídeo Diseño, pantalla de 18:9 y botón físico delanteros juntos en un cuerpo muy atractivo Honor vuelve a apostar por un chasis de una sola pieza y una aleación de aluminio como material principal. El resultado final es un cuerpo sólido, que transmite robustez a pesar de sus 7 milímetros de grosor y que cae bien en mano. Un peso correcto que no se hace pesado cuando llevamos un buen rato con él tanto en horizontal viendo vídeo o en vertical para cualquier otro tipo de contenido. En mano es cómodo y en los típicos gestos que realizamos todos los días no hemos notado que el diseño y los materiales generen resistencia alguna. Hablamos de sacarlo del bolsillo del pantalón, sacarlo de un bolso o levantarlo de la mesa cuando estamos al lado del ordenador por ejemplo. Es un terminal que resbala muy poco y a pesar de que la trasera es completamente plana, la curvatura de los marcos le da un buen agarre y en ningún momento hemos sentido que el terminal se nos fuera a resbalar. No es el terminal más cómodo que he tenido pero el conjunto es muy bueno: atractivo, sólido y capaz de transmitir confianza gracias a su construcción. Luego nos encontramos con ese tipo de detalles que demuestran que se ha puesto mucho mimo en el diseño como añadir un relieve al botón de encendido para que cuando palpemos el terminal para encender la pantalla lo encontremos más rápido. No es el primero ni el último móvil en hacer eso pero son matices que se agradecen y valoran. Pasamos al frontal y nos encontramos con un espacio muy bien aprovechado: 78,6% dedicado a la pantalla y donde aún metiendo una pantalla de formato 18:9 son además capaces de introducir, como en el Mate 10, un botón físico que hace las veces de lector de huellas y los comandos básicos de cualquier terminal con Android: Inicio, Atrás y Aplicaciones en segundo plano. Pasamos el marco inferior donde tenemos un USB tipo C como hemos adelantado antes, el conector del jack para auriculares y también un pequeño altavoz. Suena bien, la caja se nota que está bien cerrada y para escuchar música de manera esporádica o saber cuándo nos llaman cumple con creces. Huawei y Honor parecen haber encontrado una identidad visual y de diseño con la que se sienten cómodos y pueden evoucionar. El salto desde el Honor 9 es enorme: marcos más finos, mejor aprovechamiento del espacio frontal, materiales que se marcan menos cuando ponemos los dedos... El único detalle que no nos gusta de esta posición es que es muy fácil de tapar cuando por ejemplo estamos jugando en horizontal o viendo un vídeo. Un mal menor pero que debemos tener en cuenta si para nosotros el sonido es un punto muy importante. En la parte trasera tenemos los dos sensores que se levantan ligeramente del chasis del móvil. Dos anillos que se levantan un poco pero que no hacen que el terminal baile sobre la mesa salvo que presionemos en alguna esquina. Es una protuberancia mínima. Como apreciación personal, decir que el color azul metálico es muy atractivo y que hacen que todo el conjunto de este terminal luzca muy bien. Un diseño bonito, con personalidad y muy bien construido. Es un terminal que gusta tener en mano, jugar con él y enseñarlo a otras personas. Se agradece el detalle que de serie venga ya con un protector de pantalla puesto, por cierto. Pantalla, LCD correcto y aprovechando muy bien las capacidades del formato ultrapanorámico Honor no ha decidido apostar por experimentos en la pantalla y su elección es tan conservadora como funcional. Un panel LTPS LCD que sobre el papel nos ofrece un consumo menor y un buen desempeño en densidades de píxeles muy altas, como es el caso del View 10. Así nos encontramos con un panel de 5,99 pulgadas de tamaño con resolución Full HD+, unas cuantas líneas extras al Full HD gracias al formato 18:9. En mano no se antojan grande y en todo este tipo con el móvil no he tenido problemas tocándolo, cogiéndolo y llegando a todos los puntos de la pantalla. Los ángulos de la pantalla son muy buenos y apenas hay pérdidas cuando giramos el terminal. Los colores son bastante fieles y la calibración que viene por defecto es neutra. Blanco muy fiel sin tendencias al rojo al frío, luego podemos cambiarlo eso sí desde el menú de ajustes. Si hablamos de la luminosidad nos encontramos con nits suficientes para los días más soleados poder ver la pantalla sin problemas y poder bajarlo al máximo cuando estamos de noche y no dejarnos los ojos cuando hay algún elemento con mucho blanco. No tiene el efecto sorprendente de un AMOLED pero si no puedes llegar ahí, un buen LCD es una excelente alternativa. Dentro del menú de ajustes podemos manipular algunos parámetros como activar un par de modos de color y luego aplicar diferentes filtros para calibrar la temperatura. Personalmente me parece opciones muy justas y además poco orientadas a alguien que quiere aprender a ver qué forma de ver las cosas es la que mejor se ajusta a sus necesidades. La respuesta táctil del panel es muy buena y no se nota retraso entre el toque y la reacción. Una cosa que nos ha gustado mucho es que el móvil invita desde las primeras horas con él a que eliminemos la barra virtual inferior (donde están los botones de Inicio, Atrás y Apps en segundo plano) para que hagamos todo con el botón físico táctil. Nos ha sorprendido de manera muy grata lo bien que funciona el botón táctil de la frontal y cómo gracias a los gestos y toques podemos eliminar la barra inferior y ganarle más espacio útil a la pantalla. La experiencia ha sido muy positiva. Con un ligero roce volvemos atrás, si lo dejamos pulsado un segundo llegamos al escritorio y si deslizamos el dedo hacia la izquierda o la derecha nos permite ver qué aplicaciones hay en segundo plano. Funciona muy bien y si nos acostumbrados a ello podemos ganar un poco de espacio útil para ver más contenido. Un gran aprovechamiento del lector de huellas y que demuestra que con una buena implementación podemos tener más espacio para ver contenido y no tener que tenerlo constamente ocupado por la dichosa barra. Merece la pena darle una oportunidad y descubrir si es para ti, o no. Rendimiento, Kirin 970 vuelve a demostrar que puede con todo Como adelantábamos antes, llamar al Honor View10 un gama media alta no termina de ser justo. Sí, es su banda de precio pero el corazón del terminal tiene mejores especificaciones, sobre el papel que un Mate 10 por ejemplo. Hablar de lo bien que funciona el Kirin 970 a estas alturas no debería pillar por sorpresa nadie. Esta vez además tenemos 6GB de RAM (también hay una configuración de 4GB) y unos notables 128GB de memoria interna que harán que nos olvidemos de tener que meterle una tarjeta microSD en la bahía correspondiente. Si hablamos de la experiencia y dejamos la teoría de lado, nos encontramos con un buen trabajo. El View 10 se mueve fluido, no hemos notado lag en tareas cotidianas y la evaluación en este apartado es muy positiva. Es exactamente lo que le pedimos a un terminal en esta banda de precio. Lo hace muy bien, a pesar de que en muchas ocasiones tiene que trabajar con una capa algo pesada. Prueba Honor View 10 (Kirin 970 + 6 GB RAM + Mali-G72) OnePlus 5T (Snapdragon 835 + 8 GB RAM + Adreno 540) Razer Phone (Snapdragon 835 + 8 GB RAM + Adreno 540) Xiaomi Mi MIX 2 (Snapdragon 835 + 6 GB RAM + Adreno 540) Moto Z2 Force (Snapdragon 835 + 6 GB RAM + Adreno 540) Samsung Galaxy Note 8(Exynos 8895 + 6 GB RAM + Mali-G71) Huawei P10 Plus (Kirin 960 + 6 GB RAM + Mali G71) AnTuTu 176.614 171.310 180.694 175.686 179.913 173.122 151.644 GeekBench (Single / Multi) 1.885 / 6.462 1.981 / 6.531 1.984 / 6.663 1.933 / 6.672 1.931 / 6.638 2.022 / 6.762 1.950 / 6.220 PCMark Work 6.935 6.678 9.303 6.734 6.141 5.151 5.931 3DMark (IceStorm Unlimited) 41.092 40.368 41.172 18.442 40.172 32.670 25.693 Número arriba, número abajo, en los tests sintéticos vemos que el Honor se mueve igual de bien que otros móviles de especificaciones similares. En algunas pruebas rinde mejor que en otras pero el resultado general demuestra que los procesadores de Kirin son muy competitivos y una alternativa igual de válida que un SoC de Qualcomm o Samsung. Uno de los focos en el procesador del View 10 es poder jugar con él. El punto diferencial, según Honor, está en un modo de juego que nos trae optimizaciones de rendimiento y un modo no molestar para que las llamadas y notificaciones no estorben cuando estamos en ello. Tras probar varios juego no he notado que exista alguna mejora. Los juegos van tan bien como en cualquier otro terminal de este estilo y sí, se agradece que no te entren llamadas mientras juegas. La experiencia es buena pero resulta difícil cuantificar y medir las promesas del fabricante. Si hablamos de temperatura salvo en casos donde la antena ha tenido que hacer un esfuerzo importante porque no cogía cobertura suficiente, los resultados son buenos. No se calienta en exceso con tareas exigentes pero nos hemos quedado con curiosidad de ver qué tal se portará en verano, tendremos que esperar unos meses. El reconocimiento facial es bienvenido, pero no es una alternativa realista al lector de huellas La semana el Honor View 10 se actualizó a través de OTA para incorporar el reconocimiento facial, uno de los puntos que la compañía destacó en la presentación del terminal. Decidimos configurarlo y darle una oportunidad porque además, en mi caso personal, tenía curiosidad por ver cómo funcionaba. Cuento brevemente: mi aspecto desde hace muchos años es llevar barba. Más corta, más larga pero siempre con vello facial. Ahora de hecho la tenía especialmente larga. Configuré el reconocimiento tan pronto estuvo disponible y a los dos días me afeité por completo. Pones dos fotos juntas y no parecemos la misma persona. Mientras estaba con barba el reconocimiento facial hacía muy bien su trabajo pero cuando me la quité el sistema empezó a fallar. Había veces que sí me reconocía pero eran puntuales. Decidí no volver a calibrarlo y ver si, como decía Honor, era capaz de aprender utilizando la inteligencia artificial. Fueron pasando los días y los aciertos iban aumentando. Ahora, mientras escribo estas líneas, cojo el móvil, enciendo la pantalla varias veces y en casi todas se desbloquea con éxito. Sólo falla en algunas cuando cambio el ángulo de la cámara. En el día a día sigue siendo un poco errático y cuando hay situaciones de mucha o poca luz no siempre va bien. Con gafas de sol, cristales polarizados, tampoco me identifica. En general la experiencia está bien pero sigue estando lejos de la agilidad y seguridad que ofrece un lector de huellas. Buen complemento pero no es un sustituto de garantías todavía. Como detalle importante destacar que durante la configuración de la cara Honor nos muestra una advertencia explicando que puede ocurrir que el sistema de reconocimiento facial pueda fallar y detectar otra cara por la nuestra misma. Un aviso que genera algo de desconfianza y que tras una buenas pruebas con él, que no perfectas, hacen que seamos un poco cautos. Autonomía, siete horas de pantalla encendida con algún compromiso Sin más información, 3750 mAh suenan a una cantidad notable y correcta. Honor aquí también nos promete mucha optimización y tras los resultados algo flojos de su último flagship quieren remontar y sí, lo consiguen. Si quieres un móvil para usarlo un día y medio sin cargarlo, el View 10 cumple con ello. La batería y el sistema de optimización hacen una buena dupla que se traduce en las pruebas que hemos hecho en siete horas de pantalla encendida. En mi caso he estado varios días dejándolo sin cargar por la noche y apurando para luego, al día siguiente, ya enchufarlo a la red alrededor del mediodía. Tener mucha autonomía suele traducirse en tener una batería de gran capacidad y por tanto que abulte más o bien un optimizado de procesos en segundo plano muy agresivo. Honor ha apostado por lo segundo y a veces podemos perder notificaciones importantes por el camino. Los datos de autonomía son muy buenos y si a eso además le sumamos la carga rápida, la combinación mejora más todavía. En 30 minutos es capaz de cargar algo más del 50% y el resto lo cubre en una hora. Por lo tanto, 90 minutos para tenerlo listo desde cero. Con su cargador oficial eso sí. Honor ha afinado muy bien aquí en todos los aspectos pero esta optimización viene con un coste: matar procesos en segundo plano. Según explicaba el fabricante en la presentación, el View 10 va aprendiendo con todo lo que hacemos. A día de hoy, tras varios días con el móvil, no lo termino de tener claro porque en más de una ocasión me ha matado procesos de cosas que sí eran relevantes. Software, EMUI sigue evolucionando para convencer fuera de Asia Pocas sorpresas en el apartado de software. Android 8.0 Oreo de base y por encima un EMUI que nos impone sus aspectos de personalización. Hay que reconocerle a Huawei que con la versión 8 de su capa de software han hecho un avance notable y todo va muy fluido, incluso su lanzador de aplicaciones con un poco de personalización queda bien. El problema es que con el baño que tiene la galleta Oreo hay muchos momentos en los que no se saborea los ingredientes originales. EMUI pesa y que guste o no acaba siendo una cuestión muy subjetiva. En mi caso prefiero opciones más ligeras pero tengo que reconocer que el rendimiento está bien. Por defecto ofrece las opciones más básicas de personalización que para el usuario común son suficientes. Ahora bien, si queremos poder personalizar hasta el más mínimo detalle aquí EMUI se nos queda corto y nos toca recurrir a las cientos de apps que hay en Google Play. Hablando de aplicaciones, Honor aquí vuelve a pecar de introducir demasiado contenido por defecto: juegos de Gameloft en su mayoría junto a otros servicios como Booking, eBay o el editor de vídeo Quik de GoPro. Todo ello junto a una tienda de apps paralela a Google Play con contenido curado a la que podemos decir que no desde el primer minuto cuando estamos configurando en móvil. Creo que el mix de contenido obedece más a acuerdos comerciales de Honor con sus socios que a realmente ofrecer un pack de bienvenida útil para el usuario. Por fortuna casi todas ellas se pueden desinstalar sin ninguna dificultad ni configuración avanzada. Un punto negativo pero con fácil solución. En general la experiencia con la capa es buena: no da problemas, no hay cuelgues y la combinación, aunque algo pesada, funciona bien. El único punto a mejorar para Honor aquí sigue siendo en ofrecer mejores (o directamente menos) apps preinstaladas para que lo que nos encontremos sume desde el minuto uno no sirva para comprobar lo bien que funciona la opción de desinstalar. ¿Dónde está la IA, Honor? A lo largo del análisis hemos hecho varios guiños a cosas que Honor mostró durante la presentación y el punto principal del View 10 era precisamente la Inteligencia Artificial. Ellos hablan de conceptos superiores y terminologías como NPU para referirse a un montón de tecnologías que nos iban a hacer la vida más fácil y mejorar el rendimiento del móvil. A la hora de bajarlo a tierra, Honor no ha sabido hacerlo del todo bien. ¿El View 10 va siempre muy fluido? Correcto. ¿La autonomía es sobresaliente? Sin duda. ¿Todo funciona bien? Sí. ¿Tiene que ver todo ésto con lo que ha anunciado Honor? No lo sabemos. Honor ha fallado a la hora de bajar a tierra esos conceptos y explicarle al usuario que hay un trabajo de optimización que se traduce en una serie de mejoras. Estamos convencidos de que todos los elementos suman y aportan para que todo vaya bien pero precisamente cuando no hay problemas, es cuando no se mira por qué todo va sin problemas. Honor ha intentando vender bajo el reclamo de la NPU y la IA algo que le pedimos a cualquier terminal: que funcione bien, optimice procesos y siempre que encendamos la pantalla vaya a la perfección. Si no hubieran hecho ninguna comunicación sobre la IA y la NPU, el usuario no habría notado ninguna diferencia y se encontraría con lo mismo que hemos visto nosotros: un terminal excelente pero que hace las cosas tan bien como cualquier gama alta o gama media con pretensiones de ser algo más. A falta de datos técnicos y muestras de la propia Honor de cómo se produce esa mejora de rendimiento a través de la inteligencia artificial, queda claro que el concepto sigue difuso y que sus mejores demostraciones, las tangenciales al menos, son otras diferentes. Cámara, dos cámaras y muchos modos pero sin estabilizador óptico Para el apartado fotográfico el View apuesta por dos cámaras traseras: un sensor principal de 16 megapíxeles y otro de 20 que hace de apoyo. El segundo se utiliza para poder ofrecer un zoom de dos aumentos para ver con más detalle que si realizáramos un recorte al 100% con el primero. En la frontal tenemos 13 megapíxeles que cubren muy bien las necesidades más básicas de selfies, grabación de vídeo para redes sociales y también para el reconocimiento facial del que ya hemos hablado. Hecha esta breve presentación, veamos algunas fotos. Foto tomada con mucha luz ambiente. La primera con el zoom normal y la segunda con doble aumento. Podemos observar que en todo lo que se aprecia en primer plano tiene muchos detalles y que incluso el agua se mantiene estática y no se ven estelas por el movimiento. Eso sí, con el cielo sufre un poco y vemos que empastela todo mucho y apenas se diferencia entre los claros y las nubes. Con la foto en 2X ganamos un poco de nitidez en el fondo y el resultado es algo mejor que si hacemos un recorte al 100% de la primera foto. Sin embargo, se aprecia más el movimiento de la fuente y los chorros que caen. Un resultado muy bueno donde las carencias del procesado se notan más en un ordenador que en la pantalla del móvil. Foto de un kiosko desde un lado más iluminado y otro no tanto. En ambas fotos se puede apreciar que hay algo de ruido pero los textos se pueden leer sin ningún problema. Sólo en el fondo se nota que empasta un poco las texturas o las caras pero los resultados son buenos. Precisamente en ese ruido y la sensación artificial al disparar en automático son los detalles que separan una cámara móvil muy buena de una de sobresaliente. Foto rápida en un interior con luz muy tenue. Vemos que se nos cuela una mano en movimiento que no termina de captar bien pero el resto de saultados son muy buenos. Fiel manteniendo las texturas, metiendo ruido de en pequeños detalles y con buenos resultados en el recorte del 100%. Se nota mucho el procesado pero no crea un efecto papel mojado importante. Probamos el modo retrato en un interior con mucha luz y vemos que los resultados son bastante buenos. El recorte de la silueta es muy bueno y sólo falla en algunos sitios donde las bandas blancas de la chaqueta se confunden con el fondo. Donde presenta más carencias es precisamente en lo que ya hemos visto antes: el procesado no da un resultado muy fino y la cantidad de ruido estropea un poco el resultado final. Cuando lo vemos con la pantalla del móvil apenas se percibe pero si lo hacemos desde un monitor es más fácil apreciar esas pequeñas carencias. Prueba con formas geométricas y líneas de diferentes tipos. En la curva que define el trazado de la escalera podemos apreciar cómo en algunos momento el procesado no termina de dibujar el trazo del tirón y hay como pequeños cortes. Se aprecia una buena cantidad de ruido pero hay que decir en defensar del sensor del Honor que en esta ocasión no había apenas luz por lo que el resultado final para disparar en automático es bueno. honor-view10 El software vuelve a jugar un papel importante y hacer fotos con el móvil es muy sencillo: apenas hay retraso cuando pulsamos en el botón de disparo, las opciones manuales y los diferentes efectos son muy fáciles de encontrar. Disparar controlando la apertura, el ISO o la temperatura de la luz es muy fácil y directo por lo que en muchas ocasiones merece la pena pararse y toquetear un poco para tomar una foto mejor de lo que lo haría en automático. A la hora de grabar vídeo los resultados son un poco irregulares por la falta de estabilizador óptico. No poder contar con él hace que en escenas de poca luz perdamos mucha calidad y que se note mucho el pulso cuando sostenemos el móvil o cuando hacemos un barrido horizontal por ejemplo. La IA del View 10 aquí se aplica de dos formas. Por un lado se encarga de identificar "lo que ve" la cámara para ofrecernos un modo de disparo más óptimo. Detecta caras, paisajes, naturaleza y texto. Su otra tarea es ofrecer un optimizado en las imágenes para corregirlas. Parecido al HDR que viene activado por defecto en otros dispositivos. Los resultados con la cámara son muy buenos y compiten de tú a tú con otros terminales de esta gama como el OnePlus 5T. Andan algo lejos de la calidad que ofrecen las cámaras de teléfonos más caros pero lo que vamos a obtener a este precio no es en absoluto malo. Honor View 10, la opinión de Xataka Mientras más sube el precio de un móvil, mayor es el nivel de exigencia y el Honor View 10 cumple con las expectativas. Muy pocas fisuras para un terminal que lo hace todo muy bien y además luce de un diseño cuidado y atractivo. No está exento de fallos pero ninguno de ellos resulta grave. La autonomía es excelente, el aprovechamiento de la pantalla nos demuestra que este formato tiene mucho recurrido, los resultados con la cámara son buenos aunque con matices... Ofrece mucho por lo que cuesta y precisamente su precio es uno de los aspectos que más le pueden traicionar a corto plazo. Por 500 euros, es difícil encontrar un mejor móvil que el Honor View10 o el OnePlus 5T. ¿Hay algún móvil igual de bueno por los 500 euros que cuesta? El único que le planta cara es el OnePlus 5T pero si empezamos a bajar o subir 100 euros nos encontramos que hay opciones más asequibles y en las que podemos aceptar más compromisos o bien estirarnos y conseguir algo ligeramente mejor. Resulta difícil a día de hoy conseguir algo mejor a ese precio pero si nuestro presupuesto es flexible tenemos motivos para tirar para un lado u otro y al final olvidarnos de este estupendo terminal. Gran trabajo para una Huawei que sigue cuidando con mucho mimo a su segunda marca. 8.4 Diseño9 Pantalla8,25 Rendimiento9 Cámara8 Software8 Autonomía8,5 A favor Construcción, diseño y elección de materiales muy acertada. Autonomía excelente y con el incentivo de la carga rápida. Gran aprovechamiento del espacio frontal gracias a los usos del botón táctil. En contra Cámara sin estabilización óptica. EMUI sigue siendo una capa de software pesada. La IA y la NPU son invisibles al usuario. El terminal funciona muy bien, pero como cualquier otro móvil dentro de esta gama. El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Honor. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas. También te recomendamos No contaban con su astucia: Honor 8 Pro, ¿la gran sorpresa en gama alta del año? Lo probamos Honor 8 Pro, análisis: gama alta por 200 euros menos ¿dónde está el truco? Detrás de los convertibles hay mucho más que una simple bisagra - La noticia Honor View 10, análisis: subiendo el listón en la liga de los 500 euros fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos González .

Leer más »

La compleja infraestructura detrás de Netflix: ¿qué pasa cuando le das al “play”?

Netflix parece algo tan sencillo: le das al play y el vídeo se reproduce de forma mágica. Parece fácil, ¿no? Pues no lo es tanto. Lo lógico sería pensar que Netflix distribuye sus vídeos utilizando AWS (el servicio de computación en la nube de Amazon). Le das al play en una aplicación de Netflix y el vídeo almacenado en Amazon S3 se transmite a través de Internet directamente a tu dispositivo. Algo que sería de lo más lógico... para un servicio mucho más pequeño. Sin embargo, Netflix no funciona así y es mucho más complejo e interesante de lo que pudieras imaginar. Para entenderlo, le podemos echar un vistazo a algunas de las impresionantes estadísticas de Netflix en 2017: Netflix tiene más de 110 millones de suscriptores. Netflix está disponible en más de 200 países. Netflix obtiene casi 3.000 millones de dólares en beneficios por trimestre. Netflix añade más de 5 millones de nuevos suscriptores por trimestre. Netflix reproduce más de mil millones de horas de vídeo cada semana. A modo de comparación, YouTube transmite mil millones de horas de vídeo todos los días, mientras que Facebook transmite 110 millones de horas de vídeo a diario. Netflix reprodujo 250 millones de horas de vídeo en un solo día en 2017. Netflix representa más del 37% del pico de tráfico de Internet en los Estados Unidos. Netflix planea gastar 7.000 millones de dólares en nuevo contenido en 2018. Netflix es enorme. Está en todo el mundo, tiene muchos suscriptores, reproduce muchos vídeos y tiene mucho dinero. Otro dato a tener en cuenta es que Netflix se basa en un modelo de suscripciones: los miembros pagan a Netflix una cuota mensual que pueden cancelar en cualquier momento. Cuando le das al play para disfrutar de contenido en Netflix, más vale que te guste. De lo contrario, te darás de baja si no estás contento. Un buen motivo para profundizar sobre Netflix es que ofrece mucha más información que otras compañías. Para Netflix la comunicación es un valor cultural importante y, en ese sentido, Netflix está más que a la altura. De hecho, me gustaría agradecer a Netflix por ser tan sinceros acerca de la arquitectura que utilizan. Con los años, Netflix ha dado cientos de charlas y ha escrito cientos de artículos sobre su funcionamiento interno, algo que ha beneficiado a toda la industria. Otra razón para entrar en tantos detalles sobre Netflix es que es una empresa fascinante. La mayoría hemos usado sus servicios alguna vez y seguro que sentimos curiosidad por saber cómo funciona Netflix por dentro. ¿Cómo se asegura Netflix de que sus suscriptores están contentos? Gracias a la nube, por supuesto. En realidad, Netflix usa dos nubes diferentes: AWS y Open Connect. Ambas nubes tienen que trabajar juntas de forma impecable para poder ofrecer interminables horas de vídeos a sus clientes y que no tengan problemas con el streaming. Reed Hastings, fundador y CEO de Netflix Las tres partes de Netflix: cliente, backend y red de entrega de contenidos Piensa que Netflix está dividido en tres partes: el cliente, el servidor backend y la red de distribución de contenidos (CDN "content delivery network" en inglés). El cliente es la interfaz de usuario en cualquier dispositivo utilizado para navegar y reproducir vídeos de Netflix: puede ser una aplicación en el iPhone, una página web desde el ordenador de escritorio o incluso una aplicación en una Smart TV. Netflix controla todos y cada uno de los clientes para cada dispositivo. Todo lo que sucede antes de que le des al botón de play ocurre en el servidor backend y se ejecuta en el AWS. Esto incluye cosas como preparar todo el nuevo vídeo entrante y gestionar las solicitudes de todas las aplicaciones, sitios web, televisores y otros dispositivos. Todo lo que sucede después de presionar play es gestionado por Open Connect. Open Connect es la red de distribución de contenidos (CDN) a nivel global y personalizada de Netflix. Open Connect almacena vídeos de Netflix en diferentes lugares del mundo y cuando le das a reproducir vídeo la retransmisión se realiza desde Open Connect y llega a tu dispositivo, tal y como se muestra en el cliente. No te preocupes porque más adelante hablaremos sobre lo que es uuna red de distribución de contenidos. Curiosamente, en realidad en Netflix no hay un botón de play, sino que dicen reproducir vídeo. Cada industria tiene su propia jerga. Al controlar las tres áreas (cliente, servidor backend y red de entrega de contenidos), Netflix ha conseguido obtener una integración vertical completa. Netflix controla tu experiencia de visualización de vídeo de principio a fin y por eso funciona cuando le das al play desde cualquier lugar del mundo, proporcionándote el contenido que deseas ver cuando quieres verlo de forma fiable. Veamos cómo consigue Netflix hacer todo esto. En 2008, Netflix empezó a trasladarse a AWS Netflix se lanzó en 1998. Al principio solamente era un servicio para alquilar DVDs a través del servicio postal de los Estados Unidos, pero Netflix sabía que el futuro estaba en la reproducción de vídeos en streaming a la carta. En 2007 Netflix presentó su servicio de reproducción de vídeos a la carta que permitía a los suscriptores ver series de televisión y películas a través del sitio web de Netflix en sus ordenadores o mediante el software de Netflix en varias plataformas compatibles, incluyendo smartphones y tabletas, reproductores de contenidos digitales, videoconsolas y smarts TVs. Yo pienso que era obvio que el futuro estaba en el streaming de vídeo a la carta y de hecho estuve trabajando en un par de empresas que intentaron crear un servicio de este tipo, pero que fracasaron en el intento. Netflix se lanzó en 1998. Al principio solamente era un servicio para alquilar DVDs a través del servicio postal de los Estados Unidos, pero Netflix sabía que el futuro estaba en la reproducción de vídeos en streaming a la carta Netflix tuvo éxito porque hizo bien su trabajo y porque empezaron relativamente tarde, algo que les ayudó. En 2007, Internet ya era lo suficientemente rápido y económico para poder ofrecer servicios de retransmisión de vídeo, algo que hasta entonces no había sido posible. Si a esto le añadimos la aparición de potentes dispositivos como los smartphones y las tabletas, así como del ancho de banda para móviles rápido y de bajo coste, de repente era mucho más fácil y barato para cualquier persona reproducir vídeo en cualquier momento y desde cualquier lugar. Era el momento adecuado. Netflix empezó a gestionar sus propios centros de datos EC2 echó a andar en el 2007, casi al mismo tiempo que los servicios de streaming de Netflix, por lo que no había forma de que Netflix pudiera haberse lanzado usando EC2. Netflix creó dos centros de datos, ubicados uno al lado del otro, y tuvieron todos los problemas de los que hablamos en capítulos anteriores. Crear un centro de datos supone mucho trabajo y conseguir todos los equipos lleva mucho tiempo. Instalar y hacer funcionar todo el equipo también lleva mucho tiempo y una vez que todo funcione, no habrá capacidad suficiente y habrá que volver a comenzar todo el proceso de nuevo. Los largos plazos de entrega de los equipos obligaron a Netflix a adoptar lo que se conoce como una estrategia de escala vertical. Netflix creó programas grandes para ordenadores grandes, lo que se conoce como monolito : un programa que lo hacía todo. El problema está cuando creces tan rápido como Netflix; es muy difícil hacer que un monolito sea fiable... y no lo consiguieron. Un corte en el servicio hizo que Netflix se pasara a AWS Durante tres días de agosto de 2008, Netflix no pudo enviar DVDs por culpa de una base de datos dañada. Fue algo inaceptable y Netflix se propuso hacer algo al respecto. La experiencia de crear centros de datos le había enseñado a Netflix una lección importante: no se les daba bien construir centros de datos. A Netflix lo que mejor se le daba era proporcionar vídeos a sus suscriptores y por eso decidió concentrarse en mejorar el servicio de entregas en lugar de mejorar la creación de centros de datos porque no era una ventaja competitiva para Netflix, mientras que la entrega de vídeos sí que lo era. En ese momento, Netflix decidió pasarse a AWS: un servicio que acababa de establecerse, por lo que se trató de una medida audaz. Netflix se pasó a AWS porque quería una infraestructura más fiable y eliminar cualquier tipo de fallo que pudiera ocurrir en su sistema. AWS ofrece bases de datos, almacenamiento y centros de datos de mucha confianza. Netflix quería tener computación en la nube para poder prescindir de la creación de programas monolitos poco fiables, así como convertirse en un servicio global sin tener que construir sus propios centros de datos. Ninguna de estas capacidades estaba disponible en sus antiguos centros de datos y nunca lo llegaría a estar. Una de las razones por las que Netflix eligió AWS fue que no quería tener que hacer nada que no tuviera que ver directamente con su principal negocio: proporcionar una experiencia de de calidad en la visualización de vídeos. De esta forma Netflix se ahorra esfuerzo y tiempo porque AWS hace todo eso para Netflix y le permite centrarse en proporcionar valor comercial. Netflix tardó más de ocho años en completar el proceso de cambio desde sus propios centros de datos a AWS. Durante ese período, Netflix aumentó ocho veces su número de clientes de transmisión y ahora sus servicios se ejecutan en varios cientos de miles de instancias de EC2. Netflix es más eficaz con AWS No es que Netflix nunca haya tenido problemas de funcionamiento con AWS, pero, en general, su servicio es mucho más eficaz de lo que era antes. Ya no se ven muchas quejas de este tipo: My Netflix isn't working, call the police!!!— Amy (@amynewton193) 3 de febrero de 2015 o de este otro: I didn't realize my dependency on netflix until it went down and I'm now shaking in the bathtub in a hulk costume quoting 'friends' lines.— The Strumbellas (@thestrumbellas) 4 de febrero de 2015 Ahora Netflix es tan eficaz porque han tomado medidas extraordinarias para hacer que su servicio sea estable. Netflix utiliza AWS en tres regiones: dos en Estados Unidos y una en Irlanda. Dentro de cada región, Netflix opera en tres zonas de disponibilidad diferentes. Netflix ha dicho que no hay planes para operar en más regiones porque agregar más regiones es un proceso muy costoso y complicado. La mayoría de las empresas operan en una sola región y son muy pocas las que utilizan dos o incluso tres. La ventaja de tener tres regiones es que si una región falla, las otras regiones se ocupan de los usuarios de la región que ha caído. Cuando una región falla, Netflix lo llama evacuar una región. Pongamos un ejemplo: digamos que estás viendo un nuevo episodio de House of Cards en Londres, Inglaterra. Debido a que está más cerca de Londres, es probable que el dispositivo desde el que estás viendo Netflix esté conectado a la región de Irlanda. Netflix utiliza AWS en tres regiones: dos en Estados Unidos y una en Irlanda. Dentro de cada región, Netflix opera en tres zonas de disponibilidad diferentes. ¿Qué sucede si se cae toda la región de Irlanda? ¿Significa que Netflix no te va a funcionar? ¡Por supuesto no! Tras detectar el error, Netflix te redirige a una de las regiones de Estados Unidos y tu dispositivo pasará a transmitir información a esa región en vez de la de Irlanda. Ni siquiera te darías cuenta de que se ha caído una parte del sistema. ¿Cada cuánto se cae una región de AWS? Una vez al mes. Bueno, no es que una región falle todos los meses, sino que Netflix ejecuta pruebas mensuales cada mes a propósito solo para asegurarse de que su sistema está capacitado para estos imprevistos. Una región puede ser evacuada en seis minutos. Para Netflix se trata de su modelo de servicios globales donde cualquier cliente puede ser atendido fuera de cualquier región. Esto es algo increíble y no sucede automáticamente. AWS no tiene una receta mágica para gestionar los fallos regionales o para atender a clientes de múltiples regiones. Netflix ha hecho todo este trabajo por su cuenta, siendo una empresa pionera en descubrir cómo crear sistemas fiables usando múltiples regiones. No conozco ninguna otra compañía que llegue a tal extremo para hacer que su servicio sea tan eficaz. Otra ventaja de estar en estas tres regiones es que ofrece una cobertura mundial. Netflix realizó varias pruebas y demostró que si usamos una aplicación de Netflix en cualquier parte del mundo, obtendremos un servicio rápido a partir de una de estas tres regiones. Netflix se ahorra dinero con AWS Esto puede sorprender a mucho, pero a Netflix le sale más barato usar AWS. El coste de la nube por cada visualización de contenidos solamente es una fracción del coste que suponían sus antiguos centros de datos. ¿Por qué? Por la flexibilidad de la nube. Netflix puede agregar servidores cuando los necesite y devolverlos cuando no los use, en lugar de tener muchos ordenadores extra parados solo para poder reaccionar en caso de un pico de carga. Netflix solo tiene que pagar por lo que necesita y cuando sea necesario. ¿Qué ocurre en AWS antes de que le des al play? Todo lo que no tenga que ver con la transmisión de vídeo se lleva a cabo en AWS, esto incluye computación escalable, almacenamiento escalable, lógica empresarial, bases de datos descentralizadas escalables, procesamiento y análisis de big data, recomendaciones, transcodificación y cientos de otras funciones. No te preocupes, no tienes por qué entender qué significan todas esas cosas, pero como pueden ser interesantes, las explicaré brevemente: Computación escalable y almacenamiento escalable La computación escalable es EC2 y el almacenamiento escalable es S3. Nada nuevo para nosotros aquí. El dispositivo desde el que te conectas a Netflix (iPhone, TV, Xbox, teléfono Android, tableta, etc.) se comunica con un servicio de Netflix que se ejecuta en EC2. ¿Te sale una lista de vídeos recomendados? Tu dispositivo está contactando a un servidor en EC2 para obtener dicha lista. ¿Quieres más detalles sobre un vídeo? El dispositivo desde el que te conectas contacta con un servidor en EC2 para obtener los detalles. Base de datos descentralizadas escalables Netflix usa DynamoDB y Cassandra para sus bases de datos descentralizadas. No tienes por qué conocer los nombres de estos tipos de bases de datos, simplemente se tratan de servicios de alta calidad. Una base de datos almacena datos: tu información de perfil, información de facturación, todas las películas que has visto... todo ese tipo de información se almacena en una base de datos. Descentralizada. Descentralizada significa que la base de datos no se ejecuta en una gran computadora, sino que utiliza muchas. Hay copias de tus datos en varios ordenadores, de modo que si uno o incluso dos equipos que contienen tus datos fallan, tus datos estarán seguros. De hecho, hay copias de tus datos en las tres regiones por lo que si una región falla, tus datos estarán allí cuando la nueva región esté lista para comenzar a usarlos. Escalable. Escalable significa que la base de datos puede manejar tantos datos como le quieras poner, lo que supone una gran ventaja si es descentralizada porque se pueden agregar más ordenadores según sea necesario para manejar un mayor volumen de datos. Procesamiento y análisis de big data Big data simplemente significa que hay una gran cantidad de datos y Netflix recopila mucha información porque conoce lo que ven todos los usuarios, cuándo lo han visto y dónde estaban cuando lo han visto. Netflix sabe qué vídeos le han llamado la atención a los usuarios pero finalmente decidieron no ver. Netflix también sabe cuántas veces se ha visto cada vídeo... y mucho más. Poner todos los datos en un formato estándar se llama procesamiento. Dar sentido a todos esos datos se llama análisis y los datos se analizan para responder a preguntas específicas. Netflix personaliza las imágenes de presentación Aquí hay un buen ejemplo de cómo Netflix te incita a ver más vídeos usando sus capacidades de análisis de datos. Cuando te pones a buscar algo para ver en Netflix te habrás dado cuenta de que cada vídeo viene acompañado de una imagen. A esa foto normalmente se la conoce como imagen del encabezado. El objetivo de la imagen del encabezado es intrigarte y que selecciones ese vídeo. La idea es que cuanto más convincente sea la imagen del encabezado, más probabilidades hay de veas un vídeo, y cuántos más vídeos veas, es menos probable que canceles la suscripción a Netflix. Aquí un ejemplo de diferentes imágenes de encabezado para 'Stranger Things': Es posible que te sorprenda saber que la imagen que se muestra para cada vídeo ha sido seleccionada específicamente para ti y que no todos los usuarios ven la misma imagen. Al principio todos los usuarios solían ver la misma imagen del encabezado. Después a los usuarios se les mostraba una sola imagen al azar a partir de un grupo de varias opciones (como las diferentes opciones para 'Stranger Things'). Netflix recopilaba información cada vez que se veía el vídeo y registraba qué imagen se había mostrado cuando se seleccionaba. Según nuestro ejemplo de 'Stranger Things', digamos que cuando se mostraba la imagen de grupo del centro, 'Stranger Things' se vio mil veces, mientras que para el resto de fotos, solamente se vio una vez. Puesto que la imagen del grupo era la que atraía a más usuarios, Netflix la puso como imagen del encabezado de la serie por defecto. Es un procedimiento que se conoce como basado en datos y Netflix es famosa por ser una empresa basada en datos. Se recopilan los datos (en este caso, el número de vistas asociadas a cada imagen) y se utilizan para tomar la mejor decisión posible; en este caso, qué imagen de encabezado seleccionar. Es posible que te sorprenda saber que la imagen de encabezado que se muestra para cada vídeo ha sido seleccionada específicamente para ti y que no todos los usuarios ven la misma imagen. Es una buena idea, pero se puede mejorar usando aún más datos. Ahí está el futuro: resolver problemas aprendiendo con los datos. Seguramente tú y yo somos personas muy diferentes. ¿Crees que nos va a motivar el mismo tipo de imagen de encabezado? Probablemente no, puesto que tenemos diferentes gustos y preferencias. Netflix también lo sabe y por eso personaliza todas las imágenes que te muestra. Lo que está intentando hacer es seleccionar la imagen que resalta el aspecto del vídeo que te va a atraer más. Pero, ¿cómo lo hacen? Recuerda que Netflix recopila y cuenta todo lo que haces en su página y conocen cuáles son tus películas favoritas, qué actores son los que más te gustan, etc. Digamos que una las recomendaciones es la película 'El indomable Will Hunting'. Netflix tiene que escoger una imagen de encabezamiento que mostrarte y el objetivo es seleccionar una que te dé información sobre una película que probablemente te interesa. ¿Qué imagen te mostrará Netflix? Si te gustan las comedias, Netflix te enseñará una imagen en la que sale Robin Williams. Si prefieres las películas románticas, Netflix te enseñará una imagen de Matt Damon y Minnie Driver a punto de darse un beso. Enseñándote a Robin Williams, Netflix te está diciendo que probablemente habrá humor en la película y, como Netflix sabe que te gustan las comedias, este vídeo es una buena elección. La imagen de Matt Damon y Minnie Driver transmite un mensaje completamente diferente. Si a ti lo que te gustan son las comedias y ves esta imagen, puede que pases de largo. Por eso seleccionar una imagen del encabezamiento adecuada es tan importante: transmite un fuerte mensaje personalizado que nos indica de qué va la película. Pongamos otro ejemplo: 'Pulp Fiction'. Si has visto muchas películas protagonizadas por Uma Thurman, probablemente te saldrá una imagen del encabezado con Uma. Si has visto muchas películas en las que el protagonista es John Travolta, lo que te saldrá será probablemente una imagen en la que salga John. ¿Entiendes ahora por qué una imagen personalizada puede animarte a ver un vídeo en concreto? Netflix busca satisfacer tus intereses cuando escoge las imágenes, pero tampoco quiere mentirte. Lo que buscan no es mostrarte una foto a modo de cebo para que veas un vídeo que igual no te va a gustar. No tiene sentido porque al fin y al cabo Netflix no te cobra por la cantidad de vídeos que ves y lo que busca es que no te arrepientas. Netflix quiere que estés satisfecho con los vídeos que ves, por eso seleccionan las mejores imágenes del encabezado para ti. Este es solo un pequeño ejemplo de cómo Netflix utiliza el análisis de datos, algo que utiliza en todos los aspectos de la aplicación. Recomendaciones Por lo general, Netflix te muestra solamente entre 40 y 50 vídeos, aunque hay miles de vídeos disponibles. ¿Cómo lo decide? Con aprendizaje automático. Es parte del procesamiento y análisis de big data del que acabamos de hablar. Netflix echa un vistazo a los datos y predice lo que te va a gustar. De hecho, todo lo que ves en la pantalla de Netflix ha sido escogido específicamente para ti gracias al aprendizaje automático. Transcodificación de los contenidos desde su origen a lo que finalmente ves Ahora pasamos a la parte sobre la gestión los vídeos por parte de Netflix. Antes de que puedas ver un vídeo en tu dispositivo favorito, Netflix tienen que pasarlo a un formato idóneo para tu dispositivo. Este proceso se conoce como transcodificación o codificación. La transcodificación es el proceso por el cual se pasa un archivo de vídeo de un formato a otro para que se pueda en diferentes plataformas y dispositivos. Netflix codifica todos sus vídeos en AWS en más de 300.000 CPUs a la vez ¡Mucho más que la mayoría de los superordenadores! La distribución del medio de distribución ¿Quién le manda el vídeo a Netflix? Las productoras y los estudios. Netflix llama a estos vídeos medios de distribución. El nuevo vídeo llega al equipo de operaciones de contenido para que pueda procesarlo. El vídeo llega en un formato de alta definición que ocupa varios terabytes. Un terabyte es un tamaño muy grande. Imagínate 60 pilas de papel tan grandes como la Torre Eiffel. Así de grande es un terabyte. Antes de que puedas ver un vídeo, Netflix lo procesa mediante un riguroso procedimiento de varias fases. Validar e introducir el vídeo Lo primero que hace Netflix es pasar mucho tiempo validando el vídeo. Busca artefactos digitales, cambios de color o fotogramas perdidos durante intentos de transcodificación anteriores o por problemas en la transmisión de datos. Si se encuentra algún problema, se descarta el vídeo. Una vez que se ha validado el vídeo, se introduce en lo que Netflix llama el canal de datos. Un canal es simplemente una serie de pasos para procesar los datos y que estén listos para su uso, algo muy parecido a una cadena de montaje en una fábrica. Para crear cada vídeo se utilizan más de 70 piezas de software diferentes. No es muy conveniente procesar un archivo de varios terabytes, por lo que la primera acción en el canal de datos es dividir el vídeo en trozos más pequeños. Los trozos de vídeo pasan al canal de datos para que puedan ser codificados en paralelo, es decir, al mismo tiempo. Vamos a ver un ejemplo de paralelismo. Digamos que tienes cien perros sucios que necesitan un baño. ¿Qué sería más rápido: una persona que bañe a los perros uno tras otro o cien personas que los bañen a la vez? Obviamente, se gana mucho más tiempo con cien personas que trabajen al mismo tiempo. Eso es el paralelismo y la razón por la que Netflix utiliza tantos servidores en EC2: necesitan muchos servidores para procesar todos esos archivos gigantes de vídeo en paralelo. Netflix dice que un archivo fuente puede ser codificado y estar listo para su red de entrega de contenidos en tan solo 30 minutos. Netflix dice que un archivo fuente puede ser codificado y estar listo para su red de entrega de contenidos en tan solo 30 minutos Una vez que se han codificado los trozos de vídeo, son validados para asegurarse de que no han surgido nuevos problemas. Después se vuelven a juntar las piezas en un solo archivo y se vuelve a validar. El resultado es un montón de archivos El proceso de codificación crea muchos archivos. ¿Por qué? Pues porque el objetivo final de Netflix es admitir cualquier dispositivo con conexión a Internet. Netflix empezó a ofrecer streaming de vídeo en 2007 en Microsoft Windows. Con el tiempo se añadieron más dispositivos: Roku, LG, Samsung Blu-ray, Apple Mac, Xbox 360, LG DTV, Sony PS3, Nintendo Wii, Apple iPad, Apple iPhone, Apple TV, Android, Kindle Fire y Comcast X1. En total, Netflix admite 2200 dispositivos diferentes. Cada dispositivo tiene un formato de vídeo idóneo para ese dispositivo en particular: si estás viendo Netflix en un iPhone, se utilizara un archivo de vídeo que te aporte la mejor experiencia de visualización para el iPhone. Netflix llama a todos los diferentes formatos para un vídeo su perfil de codificación. Netflix también crea archivos optimizados para diferentes velocidades de conexión. Si estás viendo un vídeo en una red de alta velocidad, verás un vídeo de mayor calidad que si lo ves desde una red con una velocidad lenta. También hay archivos para diferentes formatos de audio porque el audio se codifica en diferentes calidades e idiomas. También hay archivos para los subtítulos que pueden venir en varios idiomas. Netflix también crea archivos optimizados para diferentes velocidades de conexión. Si estás viendo un vídeo en una red de alta velocidad, verás un vídeo de mayor calidad que si lo ves desde una red con una velocidad lenta Hay muchas opciones de visualización para cada vídeo y lo que ves depende de tu dispositivo, la calidad de tu conexión a la red, el plan de suscripción de Netflix y el idioma que elijas. ¿De cuántos archivos estamos hablando? ¡Para 'The Crown' Netflix tiene cerca de 1.200 archivos! La segunda temporada de 'Stranger Things' tiene aún más archivos. Se rodó en 8K y cuenta con nueve episodios. Los archivos de vídeo originales eran de muchos terabytes y fueron necesarias 190.000 horas de CPU para codificar una sola temporada. ¿El resultado? ¡9.570 archivos diferentes de vídeo, audio y texto! Veamos la forma en la que Netflix reproduce todos esos vídeos. Tres estrategias diferentes para reproducir vídeo en streaming Netflix ha probado tres estrategias diferentes para reproducir vídeo en streaming: su propia pequeña red de distribución de contenidos, redes de distribución de contenidos de terceros y Open Connect. Empecemos definiendo lo que es una red de distribución de contenidos: El contenido para Netflix es, por supuesto, los archivos de vídeo de los que hablábamos en la sección anterior. Distribución significa que los archivos de vídeo se copian desde una localización central y se distribuyen a través de una red para ser almacenados en ordenadores por todo el mundo. En el caso de Netflix, la localización central donde se almacenan los vídeos es S3. ¿Por qué es necesaria una red de distribución de contenidos? La idea detrás de una red de distribución de contenidos es simple: el vídeo tiene que estar lo más cerca posible del usuario y para ello se utilizan ordenadores por todo el mundo. Cuando un usuario quiere ver un vídeo, la red busca el ordenador más cercano que tenga el vídeo y el streaming se produce desde ese servidor. La principales ventajas de usar una red de distribución de contenidos son la velocidad y la eficacia. Imagínate que estás viendo un vídeo en Londres y que el vídeo procede de un servidor en Portland, Estados Unidos. El streaming del vídeo tiene que pasar por muchas redes, incluyendo un cable submarino, por lo que la conexión será lenta y poco fiable. Si el contenido del vídeo está lo más cerca posible del usuario final, la experiencia de visualización será lo más rápida y eficaz posible. Cada localización en la que un ordenador almacena un vídeo se llama punto de presencia(PoP, Point of Presence). Estos puntos son localizaciones físicas que proporcionan acceso a Internet y que albergan servidores, routers y otros equipos de telecomunicación. Hablaremos en más profundidad sobre los PoPs más adelante. La primera red de distribución de contenidos era demasiado pequeña En 2007, cuando Netflix lanzó su servicio de reproducción en streaming, tenía 36 millones de usuarios en 50 países que veían mas de mil millones de horas de vídeo cada mes, utilizando varios terabits de contenido cada segundo. Para poder cargar con todo el servicio de streaming, Netflix creó su propia red de distribución de contenidos simple en cinco localizaciones diferentes dentro de los Estados Unidos. El catálogo de vídeos de Netflix era lo suficientemente pequeño por aquel entonces como para que cada localización pudiera almacenar todo el contenido. Las segundas redes de distribución de contenidos eran demasiado grandes En 2009, Netflix decidió usar redes de distribución de contenidos de terceros. Por aquel entonces, los precios de los servicios de redes de distribución de terceros estaban a la baja. Era algo que tenía todo el sentido del mundo para Netflix: ¿Por qué gastar tanto tiempo y esfuerzo en crear una red de distribución de contenidos si puedes llegar a todo el mundo usando otros servicios de redes de distribución de contenidos? Netflix llegó a acuerdos con compañías como Akamai, Limelight y Level 3 para proporcionar servicios de red de distribución de contenidos. No hay nada malo en usar redes de distribución de contenidos de terceros, de hecho, es algo que hacen casi todas las compañías. Por ejemplo, la liga de fútbol americano ha utilizado Akamai para retransmitir partidos en directo. Al no crear su propia red de distribución de contenidos, Netflix tenía más tiempo para dedicarse a otros proyectos más prioritarios. Netflix puso mucho tiempo y trabajo en desarrollar clientes más inteligentes, creando algoritmos que se adaptaran a las circunstancias variables de las redes. Incluso cuando había errores o saturación en las redes, Netflix quería que los usuarios siempre obtuvieran la mejor resolución de imagen posible. Una técnica desarrollada por Netflix fue el cambio a una fuente de vídeo diferente (otra red de distribución o un servidor diferente) para obtener un mejor resultado. Al mismo tiempo, Netflix también dedicó muchos esfuerzos en todos los servicios de AWS de lo que habíamos hablado anteriormente y a los que llama su plano de control. El plano de control es un término de telecomunicaciones para identificar la parte del sistema que controla todo el resto. En tu cuerpo, el cerebro es el plano de control porque controla todo lo demás. Pero después Netflix pensó que sería mejor si desarrollaba su propia red de distribución de contenidos. Open Connect era la opción correcta En 2011, Netflix se dio cuenta de que, debido a su tamaño, necesitaba una solución personalizada para tener una red de distribución de contenidos más eficaz. La distribución de vídeo es una de las competencias básicas de Netflix y por aquel entonces podía suponer una enorme ventaja respecto a sus competidores. Así que Netflix comenzó a desarrollar Open Connect, la red de distribución de contenidos diseñada específicamente para Netflix. Open Connect se lanzó en 2012. Open Connect supone muchas ventajas para Netflix: Más barata. Las redes de distribución de contenidos de terceros son caras y de esta forma se ahorran mucho dinero. Mejor calidad. Al controlar todo el proceso (transcodificación, red de distribución, clientes en dispositivos) Netflix se dio cuenta de que podría ofrecer una experiencia de visualización de vídeo superior. Más escalable. Netflix tiene el objetivo de proporcionar sus servicios en todo el mundo. La posibilidad de reaccionar rápidamente a todos los problemas mientras proporciona una experiencia de visualización de vídeo de calidad requiere establecer su propio sistema. Las redes de distribución de contenidos de terceros tienen que admitir que los usuarios accedan a cualquier tipo de contenido desde cualquier lugar del mundo. Para Netflix es algo mucho más sencillo. Netflix sabe exactamente quiénes son sus usuarios porque necesitan una suscripción y por eso sabe exactamente qué vídeos tiene que tener disponibles. El simple hecho de saber que solo tiene que usarlo para grandes transmisiones de vídeo permite a Netflix tomar muchas decisiones de optimización inteligente que otras redes de distribución de contenidos no pueden tomar. Netflix también sabe muchas cosas sobre sus usuarios (qué vídeos les gustan y cuándo les gusta verlos). Sabiendo todo esto, Netflix creó una red de distribución con una eficacia muy alta. Veamos más en detalle cómo funciona Open Connect. Open Connect Appliances ¿Recuerdas cuando decíamos que una red de distribución de contenidos tiene servidores distribuidos por todo el mundo? Netflix desarrolló su propio sistema de ordenadores para el almacenamiento de vídeo al que llama Open Connect Appliances o OCAs. Aquí un ejemplo de cómo era un OCA al principio: En la foto se ven varios OCAs porque están agrupados en varios servidores. Cada OCA es un servidor rápido que ha sido optimizado para suministrar archivos grandes y contiene muchos discos duros o unidades flash para almacenar vídeo. Aquí un ejemplo de un servidor OCA: Existen diferentes tipos de OCAs según su propósito. Hay OCAs grandes que pueden almacenar todo el catálogo de Netflix y los hay más pequeños que solamente guardan una parte del catálogo de vídeo. Los OCAs más pequeños están llenos de vídeos todos los días, durante las horas de menos actividad, utilizando un proceso al que Netflix llama caché proactiva, Más adelante hablaremos de cómo funciona esta caché. Desde el punto de vista del hardware, no hay nada de especial sobre los OCAs. Se basan en la comodidad de los componentes de un PC y vienen montados en carcasas a medida de diferentes fabricantes. Si quisieras podrías comprarte uno de estos ordenadores. ¿Has visto que todos los ordenadores de Netflix son rojos? Netflix encargó especialmente que fueran rojos para fueran a juego con su logotipo. Desde el punto de vista del software, los OCAs usan el sistema operativo FreeBSD y NGINX para el servidor web. Así es, cada OCA tiene un servidor web y el vídeo se transmite en streaming usando NGINX. Si no te suena ninguno de estos nombres, no te preocupes. Los pongo a modo de referencia. El número de OCAs en una localización depende de la eficacia que Netflix quiera para ese sitio en cuestión, la cantidad de tráfico de Netflix (ancho de banda) que vaya a ser transmitido desde esa localización y el porcentaje de tráfico que el sitio permita transmitir. Cuando le das al play, estás viendo el vídeo a través de streaming desde un COA específico, como el de la foto, en un lugar cercano a tu localización. Para logar la mejor experiencia de vídeo posible, Netflix tendría que tener una caché de vídeo en tu casa, algo que todavía no es posible. Pero lo que sí que pueden hacer es poner un mini-Netflix tan cerca de tu casa como sea posible. ¿Cómo lo hacen? ¿Dónde sitúa Netflix sus servidores (OCAs)? Netflix distribuye grandes cantidades de tráfico de vídeo desde miles de servidores en más de 1.000 localizaciones por todo el mundo. En el siguiente mapa se muestran dichas localizaciones: Otros servicios de vídeo, como YouTube o Amazon, transmiten vídeo a través de su propia red troncal. Estas compañías han creado, literalmente, su propia red global para distribuir vídeo a sus usuarios, pero se trata de una opción muy compleja y muy cara. Netflix adoptó un enfoque completamente distinto cuando creó su red de distribución de contenidos. Netflix no explota su propia red y ha dejado de explotar sus propios centros de datos. En su lugar, los proveedores de servicios de Internet (ISPs) aceptan poner los OCAs en sus centros de datos. Los OCAs se dan de forma gratuíta a los ISPs para que los pongan en sus redes y Netflix también pone OCAs cerca de puntos de intercambio de Internet (IXPs). Netflix no explota su propia red y ha dejado de explotar sus propios centros de datos. En su lugar, los proveedores de servicios de Internet (ISPs) aceptan poner los OCAs en sus centros de datos Con esta estrategia Netflix no tiene que explotar sus propios centros de datos, pero aún así obtiene todos los beneficios de estar en un centro de datos normal... ¡Simplemente es el de otro propietario! Los últimos dos párrafos han sido un poco densos, así que vamos a explicarlos. Usar ISPs para crear una red de distribución Un ISP es tu proveedor de Internet: la empresa que te vende la conexión Internet, ya sea Vodafone, Movistar o cualquier otro de los miles de servicios. La idea principal es que los ISPs están localizados por todo el mundo y están cerca de los consumidores. Poniendo los OCAs en los centros de datos de los ISPs Netflix está por todo el mundo y cerca de sus clientes. Usar IXPs para crear una red de distribución Un punto de intercambio de Internet es un centro de datos donde los ISPs y las redes de distribución de contenidos intercambian tráfico de Internet entre sus redes. Es como si vas a una fiesta y la gente se intercambia regalos del amigo invisible: será mucho más fácil dar los regalos si todo el mundo está en el mismo lugar. También es más fácil intercambiar tráfico de red si todo está en el mismo sitio. Hay IXPs por todo el mundo: Mapa de intercambio de Internet de TeleGeography Este es el punto de intercambio de Internet de Londres: London Internet Exchange (LINX) Si te pones a echar un vistazo a los cables amarillos de fibra óptica lo que verás será algo parecido a este punto de intercambio de Internet AMS-IX en Ámsterdam, Países Bajos: Cada cable de la foto conecta una red con otra red y así es como las diferentes redes intercambian tráfico entre sí. Un IXP es como un intercambio con autopista donde solo se usan cables. Para Netflix, se trata de otra victoria. Hay IXPs por todo el mundo, por lo que poniendo sus OCAs en IXPs Netflix no tiene que ejecutar sus propios centros de datos. Los vídeos se almacenan en la caché de los OCAs a diario Netflix tiene todo este contenido de vídeo en S3 y cuentan con todos estos servidores de vídeo por todo el mundo. Solamente falta una cosa: ¡Los vídeos! Netflix utiliza un proceso al que llama caché proactiva para copiar de forma eficaz el vídeo a los OCAs. ¿Qué es una caché? En inglés, una caché es un lugar para guardar cosas, especialmente bajo suelo, ya sea munición, comida o tesoros. Como cuando las ardillas guardan frutos secos para el invierno. Por tanto, cada lugar donde esconden la comida es una caché y durante el invierno cualquier ardilla puede encontrar uno de estos lugares y usar el sustento. Los exploradores del ártico envían a pequeños equipos primero para ir guardando comida, combustible y otros suministros en "cachés" a lo largo la ruta que van a tomar. El equipo más grande que va por detrás parará en cada una de estas localizaciones para reponer suministros. Tanto las ardillas como los exploradores del ártico trabajan de forma proactiva: hacen algo antes de tiempo para prepararse para el futuro. Cada OCA es una caché de vídeo de lo que es más probable que vayas a ver. Netflix almacena sus vídeos en cachés según sus predicciones de lo que vas a ver Netflix conoce en cada sitio del mundo con un alto nivel de precisión lo que van a ver sus suscriptores y cuándo lo van a ver. ¿Recuerdas que habíamos dicho que Netflix era una compañía basada en datos? Netflix utiliza los datos de popularidad para predecir qué vídeos van a ser probablemente vistos mañana en cada localización. En este caso, localización significa un conglomerado de OCAs situados dentro de un ISP o de un IXP. Netflix copia los vídeos pronosticados a uno o más OCAs en cada localización, algo que se conoce como preposicionamiento. Los vídeos se ponen en los OCAs antes de que nadie los pida. Esto proporciona un gran servicio para los usuarios porque el vídeo que quieren ver ya está cerca, preparado y disponible para streaming. Netflix explota lo que se conoce como un sistema de caché escalonada. Los OCAs más pequeños de los que hablábamos antes están en los ISPs y IXPs. Son demasiado pequeños como para contener todo el catálogo de Netflix por lo que otras localizaciones tienen OCAs con casi todo el catálogo de vídeos de Netflix. Sin embargo, hay otras localizaciones que sí que tienen grandes OCAs con todo el catálogo y obtienen sus vídeos desde S3. Cada noche, cada servidor OCA se activa y le pregunta a un servicio en AWS cuáles son los vídeos que debería tener almacenados. El servicio en AWS le manda al OCA una lista de vídeos que debería tener según las predicciones de las que hablábamos antes. Cada OCA es responsable de asegurarse de que tiene todos los vídeos de su lista. Si un OCA en la misma localización tiene uno de los vídeos que debería tener, entonces lo copia desde el OCA local. De lo contrario, buscará el vídeo y lo copiará desde un OCA cercano. Puesto que Netflix puede predecir lo que será popular mañana, siempre hay un día de margen antes de que haga falta que un vídeo esté en un OCA. Esto significa que se pueden copiar los vídeos durante los periodos de tiempo de baja demanda, reduciendo de forma sustancial el uso de bando de ancha para los ISPs. Nunca hay un error de caché en Open Connect. Un error de caché sería pedir un vídeo específico a un OCA y que el OCA respondiera que no lo tiene. Los errores de caché se producen constantemente en otras redes de distribución de contenidos porque no se pueden permitir copiar el contenido a todos los sitios. Puesto que Netflix sabe qué vídeos tiene que tener en la caché, sabe exáctamente dónde está cada vídeo en cualquier momento. Si un OCA más pequeño no tiene el vídeo, siempre habrá un OCA más grande que lo tenga. Puesto que Netflix puede predecir lo que será popular mañana, siempre hay un día de margen antes de que haga falta que un vídeo esté en un OCA. Esto significa que se pueden copiar los vídeos durante los periodos de tiempo de baja demanda, reduciendo de forma sustancial el uso de bando de ancha para los ISPs. ¿Por qué Netflix no copia todos sus vídeos a cada uno de sus OCAs por todo el mundo? El catálogo de vídeos de Netflix es demasiado grande como para almacenar todo en todos los servidores. En 2013, el catálogo de vídeo de Netflix superaba los 3 petabytes; no tengo ni idea de cómo de grande es a día de hoy, pero seguramente sea mucho más grande. Este es el motivo por el que Netflix desarrolló el método de escoger los vídeos a almacenar en cada OCA según los datos de las predicciones sobre lo que los usuarios van a ver. Pongamos como ejemplo House of Cards , una serie muy popular. ¿A qué OCAs deberían copiarse los archivos de esta serie? Probablemente a cada localización porque hay suscriptores en todo el mundo que quieren ver 'House of Cards'. ¿Qué pasa con los vídeos que no son tan populares como 'House of Cards'? Netflix decide en qué localizaciones deben de estar para dar un mejor servicio a las peticiones cercanas. El catálogo de vídeos de Netflix es demasiado grande como para almacenar todo en todos los servidores. En 2013, el catálogo de vídeo de Netflix superaba los 3 petabytes Dentro de una localización, un vídeo popular como 'House of Cards' será copiado a muchos OCAs diferentes. Cuanto más popular sea un vídeo, se copiará a más servidores. ¿Por qué? Si solo hubiera una copia de un vídeo muy popular, en cuanto muchos usuarios quisieran ver el vídeo se colapsaría el servidor. Como se dice, el trabajo entre varias manos se hace más liviano. Esto no significa que un vídeo esté disponible en cuanto haya sido copiado a un servidor OCA. Netflix quiere que sea posible que el mismo contenido se pueda reproducir al mismo tiempo en cualquier lugar del mundo y solamente cuando haya un suficiente número de OCAs con suficientes copias del vídeo se podrá retransmitir de forma apropiada y es entonces cuando se considera que el vídeo está disponible y preparado para que los suscriptores puedan verlo. Por ejemplo, la segunda temporada de 'Daredevil' en 2016 fue el primer caso en el que Netflix sacó todos los episodios de una serie para todos los dispositivos y en todos los países al mismo tiempo. Alojamiento de OCAs: ¿Qué ganan las ISPs? ¿Por qué le viene bien a un ISP poner un servidor OCA dentro de su red? A primeras parece algo demasiado generoso, pero es algo que hacen por su propio interés. Para poder entenderlo tenemos que hablar de cómo funcionan las redes. A lo largo del libro hemos hablado de cómo los servicios en la nube se acceden desde cualquier punto de Internet. Sin embargo, no es el caso de Netflix, o por lo menos no es el caso cuando vemos un vídeo. Cuando utilizamos una aplicación de Netflix, se comunica con un AWS a través de Internet. Internet es una interconexión de redes. Tienes un ISP que te proporciona un servicio de Internet. Si tu servidor de Internet es Movistar, en casa te conectas a la red de Movistar utilizando un cable de fibra óptica. La red de Movistar es su red; no es Internet. Internet es otra cosa. Digamos que quiero hacer una búsqueda en Google y tecleo la pregunta en mi navegador y le doy a enter. Mi solicitud a Google primero pasa por la red de Movistar porque Google no está en la red de Movistar. En algún momento mi solicitud tiene que pasar por la red de Google y ahí es donde interviene Internet. Internet conecta la red de Movistar con la red de Google. Se trata de protocolos de enrutamiento que actúan como un guardia de tráfico, dirigiendo la red según el tráfico. Cuando mi solicitud a Google ha seguido la ruta a través de Internet ya no se encuentra en la red de Movistar ni en la de Google, sino que está en lo que se conoce como la infraestructura básica de Internet o backbone, Internet está entrelazado a base de muchas redes privadas que eligen interactuar entre sí. Los IXPs de los que hablábamos antes son una de las muchas redes que conectan entre sí. Este es un mapa de la red de fibra óptica de largo alcance en los Estados Unidos: InterTubes: Un estudio de la infraestructura de la fibra óptica de largo alcance en los Estados Unidos Lo que Netflix ha hecho con Open Connect es situar los servidores de OCAs dentro de las redes de ISPs. Esto significa que si veo un vídeo de Netflix estaré comunicándome con un servidor OCA de la red de Movistar. Todo mi tráfico de vídeo está en la red de Movistar y nunca llega a pasar por Internet. La clave de la transmisión de vídeo es estar tan cerca del usuario como sea posible y en este caso no utilizar la infraestructura básica de Internet. Las solicitudes se cumplen con una parte local de la red. ¿Por qué es algo bueno? Recuerda que dijimos que Netflix ya consume más del 37% del tráfico de Internet de los Estados Unidos. Si los ISPs no cooperaran, Netflix usaría aún más ancho de banda e Internet no podría soportar tanto tráfico de vídeo. Los ISPs tendrían que añadir mucha más capacidad de red, algo que les saldría caro. La clave de la transmisión de vídeo es estar tan cerca del usuario como sea posible y en este caso no utilizar la infraestructura básica de Internet. Las solicitudes se cumplen con una parte local de la red. Ahora mismo, el 100% del contenido de Netflix se transmite desde redes ISP, lo que reduce costes al aliviar la congestión del tráfico de Internet para los ISPs. Al mismo tiempo, los usuarios de Netflix pueden disfrutar de una experiencia de visualización de alta calidad y el rendimiento de la red mejora para todos. Todos salen ganando. Open Connect es eficaz y resistente Anteriormente hablábamos de cómo Netflix mejoró la eficacia de sus sistema usando tres regiones de AWS diferentes. La arquitectura de Open Connect consiguió lo mismo. Lo que no es algo tan obvio es que los servidores OCA son independientes entre sí. Los OCAs actúan como archipiélagos autosuficientes en la transmisión de vídeo y los usuarios que ven vídeos en streaming desde un OCA no se ven afectados si otro OCA falla. ¿Qué pasa cuando un OCA falla? El cliente de Netflix que estás usando pasa inmediatamente a otro OCA y continúa con la reproducción. ¿Qué pasa cuando demasiada gente en una localización utiliza un OCA? El cliente de Netflix buscará un OCA menos saturado. ¿Qué pasa si la red que está utilizando un usuario para reproducir vídeo se satura? Pues más de lo mismo. El cliente de Netflix buscará otro OCA en una red que funcione mejor. Open Connect es un sistema muy eficaz y resistente. Netflix controla el cliente Netflix no tiene problemas cuando hay una caída en algún servicio porque controla el cliente en cada dispositivo conectado a Netflix. Netflix desarrolla sus propias aplicaciones para Android e iOS, por lo que es normal que las pueda controlar. Sin embargo, también en otras plataformas como las de las Smart TVs, donde Netflix no ha desarrollado el cliente, sigue teniendo el control porque controla el Kit de desarrollo de software (SKD o software development kit). Netflix utiliza tu dirección IP y la información de los ISP para identificar qué servidor de OCA es el que te viene mejor Un SDK es un conjunto de herramientas de desarrollo de software que permite la creación de aplicaciones. Cada una de las aplicaciones de netflix realiza peticiones a AWS y reproduce vídeo usando el SDK. Controlando el SDK, Netflix puede adaptarse de forma consistente y transparente a redes lentas, fallos en los OCAs y cualquier otro problema que pueda surgir. Finalmente: Esto es lo que pasa cuando le das al play Ha sido un largo camino en el que hemos aprendido muchas cosas: Netflix se puede dividir en tres partes: el servidor, el cliente y la red de distribución de contenidos. Todas las solicitudes de los clientes de Netflix se manejan en AWS. Todo el vídeo se transmite desde una Open Connect Application (OCA) cercana en la red de distribución de Open Connect. Netflix opera en tres regiones de AWS y generalmente puede manejar un error en cualquier región sin que los usuarios lo noten. Netflix transforma el nuevo contenido de vídeo en muchos formatos diferentes, por lo que se puede seleccionar el mejor formato dependiendo del tipo de dispositivo, la calidad de la red, la ubicación geográfica y el plan de suscripción del usuario. Todos los días, a través de Open Connect, Netflix distribuye vídeos en todo el mundo, según sus pronósticos sobre lo que van a querer ver los miembros de cada zona. Aquí una imagen sobre cómo Netflix describe el proceso de dar al play: Completemos la imagen: Seleccionas un vídeo que quieres ver usando un cliente que se ejecuta en algún dispositivo. El cliente envía una solicitud de reproducción (play) que indica qué vídeo deseas reproducir al servicio de aplicaciones de reproducción de Netflix que se ejecuta en AWS. No hemos hablado de esto, pero una gran parte de lo que sucede después de darle al play tiene que ver con las licencias porque no todos los vídeos se pueden ver en todo el mundo. Netflix debe determinar si tienes una licencia válida para ver un vídeo en particular. No vamos a hablar sobre cómo funciona esto porque es realmente aburrido, pero ten en cuenta que es algo que siempre pasa. Una de las razones por las que Netflix comenzó a desarrollar su propio contenido es para evitar problemas con las licencias. Si Netflix quiere sacar una serie para todo el mundo y, al mismo tiempo, crear su propio contenido, es la forma más fácil para que no tenga que preocuparse por los problemas de licencia. Una vez que ha tenido en cuenta toda la información relevante, el servicio Playback Apps devuelve direcciones URL para hasta diez servidores OCA diferentes. Este es el mismo tipo de URL que normalmente utilizas en tu navegador. Netflix utiliza tu dirección IP y la información de los ISP para identificar qué servidor de OCA es el que te viene mejor. El cliente selecciona de forma inteligente cuál es el mejor OCA que puede usar. Para ello comprueba la calidad de la conexión de red a cada OCA y se conectará al servidor OCA que sea más rápido y fiable. El cliente continúa realizando estas pruebas durante todo el proceso de transmisión de vídeo. El cliente busca la mejor manera de recibir contenido desde el OCA. El cliente se conecta al OCA y comienza a transmitir vídeo a tu dispositivo. ¿Alguna vez has notado que al ver un vídeo cambia la calidad de la imagen? ¿A veces se pixela y después de un tiempo la imagen vuelve a calidad HD? Eso es porque el cliente se está adaptando a la calidad de la red. Si la calidad de la red disminuye, el cliente reduce la calidad del vídeo para que coincida. El cliente cambiará a otro OCA si la calidad disminuye demasiado. Y eso es lo que pasa cuando le das al play en Netflix. ¿Quién se hubiera imaginado que algo tan simple como ver un vídeo podría ser tan complejo? Foto | Mondileinchen Este artículo es una reproducción íntegra del artículo Netflix: What Happens When You Press Play?, publicado originalmente en High Scability por Todd Hoff, especialista en sistemas distribuidos a gran escala También te recomendamos Los estrenos de enero de 2018 en Netflix Detrás de los convertibles hay mucho más que una simple bisagra "Creo que las cosas están cambiando con Telefónica, estamos hablando constantemente", Greg Peters (Netflix) - La noticia La compleja infraestructura detrás de Netflix: ¿qué pasa cuando le das al "play"? fue publicada originalmente en Xataka por Todd Hoff .

Leer más »

“No estamos ligados a una única tecnología de pantallas como algunas compañías”, entrevista a Gavin McCarron (Sony TV)

Sony presentó durante el CES de Las Vegas sus nuevos televisores 4K HDR para 2018. Durante el evento tuvimos la oportunidad de hablar con Gavin McCarron, product manager de Sony Europa. En nuestra entrevista le preguntamos sobre sus nuevos modelos, el estado actual de la gama BRAVIA y la estrategia de Sony Electronics en el sector de los televisores. El fabricante japonés presentó solo dos nuevos modelos de televisión pero continúa en su particular lucha por ofrecer la mejor calidad de imagen en base a la tecnología OLED y nuevos procesadores más potentes. Anticiparon que el 8K está cerca y mantienen una firme apuesta por Android TV y Google Assistant. Esto es lo que nos ha contado. Conociendo las nuevas Sony BRAVIA TV Durante la presentación de Sony, Kazuo Hirai (CEO de Sony) habló de la filosofía kando. ¿Qué tienen de especial vuestros televisores, como la nueva AF8, para decir que transmiten emociones? Nuestros televisores transmiten sensaciones a través de tres apartados clave. El primero de ellos es sin duda la calidad de imagen. Una asociación de las imágenes que vemos a través de la tele con la realidad. El diseño minimalista "One Slate" sin distracciones también es muy importante. En la AF8 se ha añadido un stand plateado central minimalista pero la atención sigue estando en la pantalla. En tercer lugar, un sistema como Android TV fácil de utilizar y muy potente que continúa mejorando. Una tele en base a esos tres aspectos es lo que nos lleva hacia kando. De la Sony A1 uno de los aspectos que más llamaba la atención era la falta de pie. Ahora con la AF8 tenemos un pequeño stand plateado. ¿No se parece demasiado a la LG C7? Sí es similar. Parece similar. Tenemos un pie más delgado y hemos conseguido una tele menos gruesa que la A1. El televisor se basa en la A1, mismo panel OLED de última generación y procesador X1 Extreme. Mantenemos el ADN, con su excelente calidad de imagen, pero en un diseño más fino. Pese a tener procesos diferentes, se puede identificar perfectamente como un televisor Sony Bravia. También dispone del sistema de sonido único Acoustic Surface que nos permite diferenciarnos. "El Sony OLED A1 sigue siendo nuestro buque insignia. Con la OLED AF8 se ofrece misma calidad en un diseño más plano y el precio será más contenido." El procesador X1 Extreme ya se encontraba en modelos del año pasado. ¿Cómo se coloca la nueva OLED AF8 respecto a la A1? ¿Y la nueva XF90 respecto a la XE93? La Sony OLED A1 seguirá siendo nuestro modelo insignia. La AF8 es para quien busca la profundidad de negros del OLED, un gran sistema de sonido y un diseño estilizado, más plano que en la A1, a un precio más contenido. Para la Sony XE93 no hay un reemplazo directo. La nueva XF90 ofrece nuestro procesador X1 Extreme a un amplio público. Mejor calidad de imagen a un precio más contenido. No sabemos precios exactos pero estará en el hueco de la XE90. Ofrece un panel full array backlight con un contraste x6, Xtended Dynamic Range Pro y un nuevo sistema de movimiento presentado este año: Motion-Clarity. Con él obtenemos mediante inserción de píxeles negros una imagen fluida pero sin perder brillo en el proceso. El año pasado la XE90 ya tenía un contraste x5. ¿Qué otros cambios ha habido en la Sony XF90? El procesador es imprescindible para mejorar la calidad de imagen. El sistema de retroiluminación también se ha mejorado pero el verdadero salto lo tenemos en el procesamiento. Con él tenemos algoritmos para dar más volumen a las imágenes, con brillos que se adaptan a cada escena y degradados más naturales. Por otro lado, se ha cambiado el diseño. Este año la XF90 dispone de dos patas en diagonal para adaptarse a la perfección con la barra de sonido. La parte trasera es más limpia, con un buen sistema de gestión de cables. Y si te fijas, el diseño sigue siendo de aluminio con toques plateados pero es más suave. Android TV 8.0 ya ha sido anunciada pero todavía no he podido verlo en ninguna televisión. ¿Qué versión tienen los nuevos modelos? Android 7.0 Nougat. Durante 2018 actualizarán a Android TV 8.0 Oreo. ¿Cuando se pongan a la venta llegarán directamente con Oreo entonces? Por otro lado. ¿Qué hay de la actualización a Dolby Vision? Se ha anunciado mucho pero todavía no está aquí. No, vendrán con Nougat. La actualización vendrá en algún punto, no tenemos una fecha definida. La actualización a Dolby Vision, también llegará. A finales de enero nuestra A1 se está actualizando con soporte a Dolby Vision en los EEUU. Los modelos con el procesador X1 Extreme y compatibles con Dolby Vision serán actualizados desde febrero. Para la AF8 también estará cuanto antes. "Se venderán con Android TV 7.0, la actualización a Android TV 8.0 Oreo llegará en algún punto de este año. El soporte a Dolby Vision a partir de febrero para todos los modelos con el X1 Extreme." ¿En qué estado se encuentra la actualización a Android TV 7.0 Nougat para los modelos de 2017 y 2016? ¿Modelos de 2016 con Nougat? Creo que todos nuestros televisores ya están actualizadas. Bueno no, espera, hay algunos modelos de 2016 que recibirán la actualización en primavera de 2018. Necesitaría confirmar cuáles exactamente. [Aquí puedes consultar los modelos que faltan por actualizar] ¿Sigue incorporando Sony procesadores MediaTek en sus televisores? Normalmente no damos muchos más detalles en ese aspecto. Pero no hay diferencias en procesadores internos entre la A1 y la nueva AF8. Sony ya incorpora algunas aplicaciones preinstaladas en Android TV. ¿Estáis cómodos con el diseño actual de Android TV? ¿Vais a implementar en un futuro alguna función extra? Tenemos un par de aplicaciones como Sony Select, que nos ofrece acceso a contenido único y más aplicaciones. Pero estamos contentos con Android TV. El ecosistema creado por Google es muy bueno, así como las aplicaciones de terceros. No tenemos planes de crear nuevas funciones de software para Android TV. ¿Qué es Samba TV? He podido probarlo y lo cierto es que su utilidad es más bien nula. ¿Por qué motivo Sony lo implementa en sus televisores? Samba TV...básicamente es un servicio para descubrir contenido. Te ayuda a conectar lo que ves con lo que podrías querer descubrir. Entiendo las dudas, pero es fácil de apagar. Si quieres puedes deshabilitarlo. Es bueno recibir el feedback, miraremos qué recepción tiene y qué podemos hacer. "Llevamos colaborando con Google en televisores más tiempo y creemos que nuestro sistema puede ser más maduro para trabajar con Google Assistant". Uno de los protagonistas del CES ha sido Google Assistant y la inteligencia artificial. Sony ha sido de los primeros en apostar por este sistema, pero en 2018 otros como LG lo han implantado a través de ThinQ. ¿Hay alguna diferencia? ¿Por qué debería un usuario apostar por vuestro sistema? Necesitaría primero conocer cómo funciona el sistema de LG antes de comentar. Pero tenemos Android TV, la base de Google para su sistema operativo. Trabajamos juntos, llevamos más tiempo desarrollando con Google para televisores y creemos que nuestro sistema puede ser más maduro. El control remoto de nuestras teles viene con control por voz y es completamente compatible con Google Assistant. Aún así no he probado como es Assistant en otros sistemas. Sony apuesta su futuro al OLED pero sin olvidar el LCD El prototipo de televisor 8K se ve impresionante. ¿Qué avances hay del X1 Ultimate al X1 Extreme? ¿Por qué el procesador de imagen es tan importante? El X1 Ultimate es nuestro nuevo procesador. Como hemos mostrado durante la feria conseguimos extraer el máximo de la especificación HDR. Una fantástica imagen 8K con 10.000 nits. Una demo con un nivel de detalle, contraste y brillo nunca vistos. Desde 1997 llevamos mejorando nuestros procesadores para conseguir que una imagen se adapte a lo que se observa en la realidad. Con el X1 Ultimate tenemos el doble de potencia que en el X1 Extreme. En comparación con la ZD9, nuestro flagship LCD, conseguimos unos 2.000 nits. Incorporamos además un nuevo algoritmo llamado 'Object base super resolution' que es capaz de analizar la imagen, identificar más de 50 objetos y remasterizarlos individualmente para mejorar su nivel de detalle. He visto que mostráis el X1 Ultimate también en un panel OLED 4K. ¿Será este año cuando tengamos ese procesador en los nuevos televisores? El procesador X1 Ultimate se aplicará en paneles OLED y LCD, pero de momento es únicamente un prototipo. Veremos qué podemos mostrarte en el futuro. Apreciar la resolución 4K ya es difícil en algunos tamaños. Y ahora llega más resolución. ¿Acabaremos viendo televisores 8K en 55 o 65 pulgadas? No tenemos planes definidos para los distintos tamaños de pantalla. El prototipo 8K tiene 85 pulgadas. Esta resolución está pensada para grandes pantallas, pero no sabemos lo que pasará en el futuro. No solo conseguimos más resolución, también mayor detalle. Depende de lo cerca que estés valdrá la pena uno u otro tamaño. Quién sabe si lo veremos en pantallas más pequeñas. ¿Es OLED el único futuro del mercado de las televisiones? ¿Se plantea Sony apostar por otras tecnologías como por ejemplo va a hacer Samsung con el microLED? No, estamos muy enfocados en el desarrollo de televisores LCD. El OLED también ofrece una excelente calidad pero todavía tiene que bajar de precio. Utilizamos la tecnología que mejor se adapta a cada rango, pero no estamos ligados a una única tecnología como algunas compañías. Veremos qué ocurre en unos años, es difícil de predecir. Pero el LCD tiene mucho futuro, mismamente nuestro prototipo de panel 8K con el procesador X1 Ultimate es un panel de este tipo. "El OLED ofrece una excelente calidad pero todavía estamos muy enfocados con el desarrollo de pantallas LCD. Nuestro prototipo de pantalla 8K se basa en el procesador X1 Ultimate y también un panel LED con sistema de retroiluminación." Dime una desventaja del OLED, que no sea el precio. Cuando uno compara el OLED y el LCD rápidamente se nota que no tienen el mismo pico de brillo. El OLED tiene una gran cantidad de ventajas como los ángulos de visión, el movimiento, el mejor contraste y el negro puro, pero a nivel de brillo están por detrás de lo que un LCD con un buen sistema de retroiluminación y procesador puede ofrecer. ¿No sufren las OLED quemados y retención de imagen? Para evitar estos efectos aplicamos diversos algoritmos. Uno de los usos del procesador X1 Extreme es la detección de objetos. En el caso de las OLED nos sirve para identificar áreas de mucho brillo con una imagen fija. Una vez sabiendo dónde están los elementos que podrían causar problemas se puede aflojar la iluminación, apagar esas zonas o crear barridos cada cierto tiempo para refrescar la pantalla y evitar así la retención. Repasando las tendencias del mercado de televisiones ¿Cuál es el tamaño más común y popular para una tele de gama alta? ¿Qué porcentaje de ventas en TV representa la gama premium para Sony? Depende de lo que el consumidor quiera. Probablemente 65 pulgadas. Entre 55 y 65 pulgadas, no tengo ahora los números exactos pero está claro que hay una tendencia hacia grandes tamaños. En Reino Unido nuestras casas son más pequeñas y no hay tanta espacio para acomodar un 65, pero en America sí hay una clara apuesta por tamaños grandes. Por ejemplo la Sony XF90 llega hasta 75" en Europa, pero para los EEUU hay un tamaño de 85". Las teles crecen, lleva pasando desde hace algunos años. En este CES hemos visto como Panasonic anunciaba el soporte a HDR10+. ¿Ampliará Sony su soporte a distintas certificaciones HDR más allá de Dolby Vision? Dolby Vision después de la actualización, pero sí. No tenemos planes para HDR10+. Sony ya ofrece triple soporte con HDR10, HLG y Dolby Vision, lo que es bastante bueno. No creemos que ofrecer más certificaciones tenga que ser mejor. Hay que preguntarse qué contenido hay realmente disponible ahí fuera. Mucha gente consume contenido HDR básicamente a través de servicios como Netflix y Amazon Vídeo, las dos son compatibles con Dolby Vision. No hay contenido en HDR10+ que no esté también en Dolby Vision. Por el momento creo que hay suficiente oferta en Dolby Vision. "No tenemos planes para implantar nuevas certificaciones HDR. No hay contenido en HDR10+ que no esté también en Dolby Vision." Las televisiones que se han presentado son enormes. Mucha gente se pregunta si realmente caben en un salón. ¿Seguirán creciendo y creciendo? ¿Llegará un punto en que este aumento de tamaño se detenga? Si la gente es lo que quiere, absolutamente. Nosotros tenemos ya un televisor de 100 pulgadas con la ZD9. Por el momento sigue siendo un tamaño muy limitado pero se está incrementando el tamaño progresivamente. Por el momento, quien quiere imágenes tan grandes también puede optar por un proyector como el nuevo que hemos presentado, con tecnología laser 4K y 2500 lúmenes. La Sony OLED A1 es compatible con VESA y puede colgarse a la pared, pero su diseño no queda realmente bien. Por otro lado, hemos visto todo un boom de televisiones pensadas para la pared como las LG Wallpaper OLED o las Samsung Frame. ¿Sigue Sony esta tendencia? ¿Se hará algún movimiento para facilitar que los usuarios cuelguen la tele? No, no tenemos un televisor al estilo wallpaper. Con nuestra OLED A1 hemos conseguido un diseño icónico, también puede ajustarse a la pared si lo deseas. Con la nueva OLED AF8 hemos reducido en 31mm la distancia con la pared. Siempre estamos atentos a lo que se presenta, pero estamos contentos con lo que tenemos. En Xataka | 8K, OLED, microLED: toma de contacto con lo últimos avances en televisores del CES 2018 También te recomendamos Sony OLED AF8 y XF90, primeras impresiones: los televisores 4K alcanzan su madurez "QLED es la tecnología de hoy y del futuro para Samsung", entrevista a Nacho Monge (Samsung) Detrás de los convertibles hay mucho más que una simple bisagra - La noticia "No estamos ligados a una única tecnología de pantallas como algunas compañías", entrevista a Gavin McCarron (Sony TV) fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .

Leer más »

La última tecnología de Nike para running son unas zapatillas y no llevan ni un solo cable: el secreto está en los materiales

Cuando hablamos de deporte y tecnología solemos asociarlo a smartwatches, pulseras cuantificadoras y wearables en general. A veces también a inventos tan sorprendentes como las zapatillas que se atan solas, pero a menudo se nos olvida una parte clave en el desempeño deportivo: los avances e innovación en los materiales. El último lanzamiento de Nike es la Nike Epic React Flyknit, una zapatilla de running y no tiene sensores, ni etiquetas NFC, sino que centra toda su innovación en el material, la espuma que Nike ha bautizado 'React'. Estuvimos en el evento de presentación en Londres para conocer toda la tecnología detrás de esta zapatilla y, por supuesto, ponerlas a prueba. Diseño computacional al servicio de los materiales: el secreto está en la suela El material es la clave de las nuevas zapatillas de la firma americana. Se trata de un material apodado Nike React que ya se había usado en calzado de básquet y que ahora se adapta al mundo del running con las Nike Epic React Flyknit. Bret Schoolmeester, Director Senior global de calzado para running en Nike, explicó más acerca de la creación de este material durante la presentación: "Los atletas nos pedían suavidad como en la espuma Lunar, pero más retorno de energía. Es algo muy difícil de conseguir porque estas dos propiedades son opuestas por naturaleza. Las cosas son suaves porque absorben energía, no porque la devuelvan, mientras que cuando un material es reactivo no absorben energía (...) Por si eso no era suficiente, nos pedían que lo hiciéramos más ligero (...) y además duradero. Los materiales ligeros y duraderos son muy difíciles de crear." El ingrediente principal de Nike React es caucho sintético y, según Schoolmeester, esto le otorga mayor durabilidad y ese rebote o retorno de energía que buscaban, pero la ligereza y suavidad seguían siendo un reto a superar. Una vez encontrado el compuesto adecuado, el siguiente paso era definir la forma que iba a adoptar. Para ello usaron técnicas de diseño computacional, un proceso en el que toman datos de los propios atletas, los vuelcan en un algoritmo basado en los beneficios específicos que buscan y devuelve un resultado que les permite perfeccionar el diseño. Más concretamente, el proceso usa datos sobre la presión que hace el atleta al pisar para detectar qué áreas hacen más fuerza sobre el suelo y así hacerlas más suaves. Si nos fijamos en la suela, está llena de pequeños agujeros, pero no todos tienen la misma profundidad. Con esta especie de patrón orgánico es como crean distinta dureza dependiendo de las necesidades de cada zona, todo a partir del mismo material. El único material adicional que se ha añadido a la suela es la goma en la parte delantera y el talón (las zonas azules), donde más desgaste se produce. Otro punto destacable del diseño de las Nike Epic React Flyknit es que el talón sobresale un poco de la bota, esto hace que la zona trasera absorba mejor el impacto. Además, se ha añadido una pieza que sujeta el talón para mayor estabilidad. Hablando de la bota, Nike apuesta por una única pieza realizada en una especie de tejido que denominan Flyknit y está diseñado para ser flexible, transpirable y ofrecer una buena sujeción. Nike Epic React Flyknit, primeras impresiones Esta es la teoría, pero lo que nos interesa es la práctica. Lo primero que me llamó la atención es lo ligeras que resultan en mano, pero también al llevarlas puestas. Aunque no soy runner habitual, suelo hacer deporte y tengo muchas zapatillas y sin duda son las más ligeras que he probado (por comparar, son un poco más ligeras que las Nike Vomero 12). El diseño y material de la bota es otro punto a destacar y el que más las diferencia de otras zapatillas más tradicionales. Al principio se hace un poco raro si no estás acostumbrado a llevar este tipo de zapatillas ya que está todo hecho en una pieza y no hay lengüeta, sino que hay que "estirar" la zapatilla para que entre el pie. Una vez puestas, esta especie de malla se adapta muy bien al pie y ofrece muy buena sujeción sin llegar a apretar demasiado. Eso sí, ojo porque tallan pequeñas, yo soy un 39 y necesité un 40. Durante la carrera tuve muy buenas sensaciones. La suela resulta muy blandita al pisar pero tampoco demasiado, consiguiendo transmitir ese efecto de rebote que evita que el pie se hunda en exceso. Sobre la durabilidad poco puedo decir ya que apenas corrimos tres kilómetros, pero Nike asegura que son más resistentes que modelos anteriores, aunque no se mojaron al preguntarles por los kilómetros que aguantan ya que aseguran "depende de cada corredor". Volviendo al ajuste del botín, si los calcetines son algo gruesos parece que ajusta demasiado pero al empezar a correr se nota como se expande, pero no llega a perder sujeción. También llama la atención lo transpirable que es el tejido Flyknit (mirando de cerca se ve el calcetín a través de los pequeños agujeros del tejido) y como 'refresca' el pie durante la carrera, evitando que sude, pero lógicamente si te pilla la lluvia como nos sucedió en Londres, mejor evita pisar los charcos. En general la primera impresión al probar las Nike Epic React Flyknit fue muy buena. Son unas zapatillas diseñadas para correr, pero resultan más accesibles que otros modelos más técnicos, primero por su diseño, que además de cómodo es muy sencillo y se aleja de los colores estridentes que se suelen ver en la sección de calzado para running. En segundo lugar, su precio de salida se queda en 150 euros, una cifra elevada pero que no llega al nivel de algunos modelos más avanzados que rondan e incluso superan los 200 euros. ¿Cómo serán las zapatillas del futuro? Bret Schoolmeester en un momento de la presentación de las Nike Epic React Flyknit. Como decíamos al principio, cuando hablamos de tecnología y deporte a menudo lo relacionamos con prendas conectadas o monitores de actividad. Durante el evento de presentación tuvimos la ocasión de hacer algunas preguntas a Bret Schoolmeester acerca del futuro de la industria y estas aplicaciones 'smart' frente a la investigación de materiales. Xataka: Hemos visto algunas zapatillas Nike conectadas y recientemente lanzasteis un jersey para básquet con NFC. ¿Dónde ves más innovación en los próximos años, en la parte de aplicaciones inteligentes o en los materiales? Bret Schoolmeester: En ambos, absolutamente. Creo que los productos smart son el camino del futuro, productos que pueden informar, primero para que el usuario aproveche mejor el producto y segundo para que nosotros podamos hacer mejores productos en el futuro. Son complementarios, necesitamos grandes materiales y grandes herramientas para aprovechar esos datos como el diseño computacional, espumas, Flyknit... Si tuviéramos toneladas de información pero nada que hacer con ella no serviría de mucho. La clave es tener buenos datos, usarlos de forma adecuada y con ellos conseguir grandes productos. Xataka: ¿Cuál es el siguiente reto a superar para el calzado de running? ¿Hay algún problema que las Nike Epic React no hayan conseguido solucionar? Bret Schoolmeester: Lo mejor para nosotros es que hay ciertos beneficios que nunca pasan de moda, siempre hay algo que vamos a querer mejorar. La zapatilla tiene un peso, siempre podemos restar un poco más a ese peso. Tampoco da un 100% de retorno de energía por lo que vamos a poder seguir mejorando. Hay muchas cosas en las que vamos a seguir trabajando. Conseguimos mejorar las Vaporfly un 4%, ¿por qué no 5% o 6%? Xataka: ¿Cómo crees que serán las zapatillas de deporte en diez años? Bret Schoolmeester: Es lo que hace que siga viniendo a trabajar cada día, es apasionante. Hace un año no hubiera hablado sobre tecnologías de las que hemos hablado hoy, siempre hay cosas nuevas por llegar. Habrá grandes avances en materiales, en diseño, nuevas formas de monitorizar datos que nos permitirán crear grandes productos en los próximos años. El camino que estamos marcando en Nike es que conseguimos mejoras muy definidas sobre nuestros productos; un 4% mejor, 13% más ligero... así es como nos marcamos el listón a nosotros mismos y al mismo tiempo somos totalmente transparentes con nuestros corredores. Más información | NikeEn Xataka | Que tus zapatillas se aten solas no te va a salir nada barato: las Nike costarán 720 dólares También te recomendamos Que tus zapatillas se aten solas no te va a salir nada barato: las Nike costarán 720 dólares Zapatillas con Bluetooth y GPS Detrás de los convertibles hay mucho más que una simple bisagra - La noticia La última tecnología de Nike para running son unas zapatillas y no llevan ni un solo cable: el secreto está en los materiales fue publicada originalmente en Xataka por Amparo Babiloni .

Leer más »

La NASA prueba unas alas que se doblan en pleno vuelo, perfectas para los aviones supersónicos del futuro

La NASA ha probado con éxito un nuevo tipo de tecnología que les ha permitido crear aviones con alas más ligeras, y capaces de doblarse en pleno vuelo. No, no se trata de mecanismos hidráulicos como flaps o los slats que permiten cambiar su posición, sino de un nuevo tipo de aleación más ligera, y que se activa con el calor para que el ala simplemente se doble. Las pruebas han tenido lugar en el Armstrong Flight Research Center de la NASA en California, y forman parte del proyecto Spanwise Adaptive Wing o SAW (Ala Adaptable a lo Ancho) que la agencia está desarrollando en colaboración con Boeing. El desarrollo podrá ser utilizado en vuelos subsónicos, pero los más beneficiados serán los posibles futuros aviones supersónicos. Las pruebas han sido realizadas en el dron Ptera, que puede ser modificado para probar diferentes conceptos y está repleto de sensores para recoger todos los datos. Su vuelo y la manera en la que se mueven lo puedes ver en este vídeo publicado por la propia NASA. Como ves, las alas del dron están equipadas con un mecanismo que permite que se doblen. Este no se acciona mediante ningún sistema hidráulico, sino con una aleación que reacciona a la temperatura, lo que se conoce como materiales con "memoria térmica". Simplemente lo calientan hasta cierta temperatura, y la aleación se mueve dentro de un mecanismo para subir o bajar las puntas de sus alas hasta 70 grados. Un paso más para mejorar los vuelos supersónicos Como hemos dicho, los vuelos subsónicos se podrán beneficiar de esta tecnología. Por ejemplo, en el caso de las aerolíneas comerciales, les ofrecerá beneficios aerodinámicos que mejorarán la controlabilidad del aparato. Esto puede hacer que los aviones no sean tan dependientes de otras partes más pesadas, como el timón de cola, por lo que también se conseguirían vehículos más ligeros y eficientes. Sin embargo, la propia NASA asegura que los beneficios potenciales más significativos se encuentran en los vuelos supersónicos, esos en los que se supera la velocidad del sonido. En estos casos, el sistema testado por el SAW también podrá dar como fruto aviones más aerodinámicos y eficientes. "Hay una gran cantidad de beneficios al doblar las puntas de las alas hacia abajo para hacer algo parecido a 'cabalgar sobre la ola' en vuelo supersónico, incluido el arrastre reducido. Esto puede resultar en un vuelo supersónico más eficiente", ha dicho Matt Moholt, investigador principal de SAW. "Con este esfuerzo, podremos habilitar este elemento para la próxima generación de vuelos supersónicos, no solo para reducir la resistencia aerodinámica, sino también para aumentar el rendimiento al pasar de velocidades subsónicas a supersónicas". Tras la prueba inicial, con la que pudieron demostrar que esta tecnología puede utilizarse con éxito durante un vuelo, el equipo planea seguir desarrollándola durante unos meses más utilizando los datos que han obtenido. Si todo va bien, volveremos a tener noticias sobre estas alas plegables en sus próximos vuelos de prueba durante el próximo verano. Enlace | NASAEn Xataka | 70 años después del primer vuelo supersónico nos preguntamos por qué vamos "tan lentos" en avión También te recomendamos La NASA activa los propulsores de la legendaria Voyager 1 tras 37 años de inactividad Detrás de los convertibles hay mucho más que una simple bisagra El AG600 Kunlong es el avión anfibio más grande del mundo y ha completado su primer vuelo - La noticia La NASA prueba unas alas que se doblan en pleno vuelo, perfectas para los aviones supersónicos del futuro fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Leer más »