Inicio / Tecno / La guía del fotógrafo nocturno: esto es lo que tienes que saber para hacer fotos de noche

La guía del fotógrafo nocturno: esto es lo que tienes que saber para hacer fotos de noche

La fotografía nocturna quizá sea una de las disciplinas fotográficas más espectaculares. También, por otro lado, quizá sea una de las disciplinas que más distorsiona la realidad, en alguna de sus variantes, puesto que nos ofrece capturar escenas que el ojo humano es incapaz de apreciar. Me refiero a capturar la Vía Láctea en todo su esplendor (cosa que a simple vista no es fácil), a conseguir ver trazas de estrellas o incluso crear las irreales circumpolares, a conseguir paisajes "marcianos" en una atmósfera terrestre.

Es lo bonito que tiene muchas veces la fotografía. Que usada con criterio, nos permite alterar la realidad y crear mundos, crear historias, crear belleza.

El equipo básico

Tus dos mejores amigos, además de una cámara que posea modo BULB (modo para exposición prologada), para la fotografía nocturna serán tu trípode y un cable disparador o un disparador remoto. En cuanto al primero, hemos de darnos cuenta que la cantidad de luz se reduce. Esto implica que necesitamos estabilidad. Recomendable un trípode con cierto peso y al que poder colocarle un contrapeso para eliminar o minimizar toda posibilidad de movimiento.

Tus dos mejores amigos serán el trípode y un cable disparador o disparador remoto

También cuando disparamos directamente, el pulsar el obturador puede provocar vibraciones. Para minimizarlas, además de usar la opción de levantar el espejo (si usamos una réflex) puede usar un cable disparador. Los disparadores remotos por infrarrojos a veces dan problemas con el modo bulb y solo permiten exposiciones controladas hasta 30 segundos, por lo que deberás consultar el manual de tu disparador de infrarrojos. Con el cable no pasa esto nunca. Un clic para disparar, bloqueas el pulsador y esperas el tiempo fijado. Otro clic y listo.

Fotografía computacional para ver las estrellas: así funciona el modo "Astrofotografía" de los Google Pixel En Xataka Fotografía computacional para ver las estrellas: así funciona el modo "Astrofotografía" de los Google Pixel

Lo deseable en cuanto al cable es que sea de tipo intervalómetro (con pantalla LCD), con un cronómetro para controlar el tiempo. De forma automática al llegar al tiempo programado el segundo clic será automático y el botón del intervalómetro desbloqueará el obturador de la cámara. Puedes apañarte con uno sencillo sin pantalla ni otras opciones y controlar el tiempo de exposición con tu reloj o tu móvil.

20617089002 926790cc9f K

Además de esto, una vez que avances en la fotografía nocturna te serán de utilidad los siguientes elementos:

  • Una linterna frontal: de las que se colocan en la cabeza. Algo muy necesario cuando se camina de noche. Así veremos por dónde pisamos. Recomendable aquellas que poseen, además, una luz roja. El motivo es que puedes dejar esa luz encendida mientras hablas con los compañeros
  • Botas de montaña: recomendable para pisar bien y meterse en ciertos lugares, sobre todo cuando estamos en el campo.
  • Flashes, linternas y geles: Según el gusto y depende del tipo de iluminación que hagamos. Algunas fotografías nocturnas de paisajes no suelen llevar iluminación artificial, pero en el caso de querer iluminar objetos cercanos seguramente se hace necesario utilizar alguno de estos elementos.
  • Baterías recargables: Muchas, muchas y bien cargadas. No es raro estar en medio de la nada y quedarse sin baterías. Además recuerda que con el frío, en invierno sobre todo, [las baterías duran menos](https://www.xatakafoto.com/trucos-y-consejos/ahi-fuera-esta-helando-consejos-para-proteger-nuestro-equipo-fotografico-de-la-nieve-y-el-frio-intenso).

Dentro del equipo básico, además de los elementos anteriores y nuestra cámara, hay que tener en cuenta algunas aplicaciones móviles (hay muchas) que son esenciales para programar nuestras salidas y trabajar en la fotografía nocturna. Desde las que nos ofrecen la información sobre la salida del sol y su puesto, las fases de la luna o aquellas que nos ayudan para calcular la hiperfocal.

Cuando vamos a realizar fotografía nocturna, una recomendación es que nunca vayamos solos

Aunque no forma parte del equipo, si vamos a realizar fotografía nocturna, una recomendación es que nunca vayamos solos. Sobre todo si es en el campo (también en ciudad, para evitar, en ese caso, posibles hurtos). Hay que tener en cuenta que en medio del campo suele haber poca o ninguna cobertura móvil y si te pasa algo siempre es mejor minimizar las posibilidades y contar con un compañero que te pueda ayudar o avisar a los servicios de emergencia.

Ocho cámaras réflex económicas con las que empezar este verano en fotografía En Xataka Ocho cámaras réflex económicas con las que empezar este verano en fotografía

Fotografía crepuscular

Contaminacion &copy Alfonso Domínguez Lavín

Crepúsculo (y no la película) es el intervalo antes de la salida o después de la puesta del Sol, durante el cual el cielo se presenta iluminado de manera tenue, suave, y donde los colores del cielo se alejan del azul habitual del día, lo cual en términos fotográficos es verdaderamente un tesoro por descubrir.

Este fenómeno crepuscular se produce al iluminar las capas altas de la atmósfera de forma mucho menos perpendicular. Recopilamos detalles:

  • ¿Cuándo? A la hora del amanecer, al atardecer o en la llamada "hora azul"
  • Uso de diafragmas cerrados: f8, f11 a f22 ó f32 (recordad que en los extremos f22 ó f32 los objetivos suelen bajar bastante su calidad)
  • Al utilizar aperturas muy cerradas, obtenemos fotografías con gran profundidad de campo. Donde prácticamente toda la escena se encuentra enfocada.
  • Si el tiempo de exposición es muy corto, no suele hacer falta trípode pero como en casi toda la fotografía de paisaje, resulta recomendable su uso para minimizar al máximo la posible trepidación.
  • Empleo de filtros de densidad neutra: completos, degradados y degradados inversos.
  • El tiempo de exposición varía muchísimo dependiendo de la luz, ya que en pocos segundos puede cambiar la atmósfera.
  • Se suele emplear la ISO más baja posible de la cámara (100 o 200).
  • Por el motivo anterior, no suelen presentarse problemas de ruido.

Zoltan Tasi 282393 Unsplash Foto de Zoltan Tasi

Fotografía urbana nocturna

Sí, fotos nocturnas en ciudades. Son diferentes. Pero de noche todo cambia, hay menos gente y en muchos lugares existen iluminaciones especiales para que sean más atractivos ciertos monumentos o edificios durante la noche.

  • ¿Cuándo? Desde el atardecer, toda la noche y el amanecer.
  • Uso de diafragmas cerrados también: normalmente entre f8 y f16, siendo ésta última un buen punto de partida.
  • Al utilizar aperturas muy cerradas, obtenemos fotografías con gran profundidad de campo. Donde prácticamente toda la escena se encuentra enfocada.
  • Tiempos de exposición largos (entre 1" y 30", es lo habitual).
  • Empleo de filtros de densidad neutra para conseguir mayores tiempos de exposición.
  • Suele ser fácil enfocar con el autofocus.
  • Se suele emplear la ISO más baja posible de la cámara (100 o 200) aunque en muchas ocasiones podemos emplear ISOs altas para conseguir destacar ciertos detalles de la escena.
  • El nivel de ruido es moderado.

Para conseguir la máxima nitidez en nuestras fotografías, debemos ajustar muy bien el enfoque

Para conseguir la máxima nitidez en nuestras fotografías, debemos ajustar muy bien el enfoque, lo que no será tan complicado como cuando hacemos fotografía nocturna en el campo, dado que la iluminación del paisaje urbano puede, incluso, bastar para que el autofocus funcione correctamente. De no lograrlo, lo más recomendable es enfocar en manual o uséis la hiperfocal, que veremos luego. Si no tenéis mucha práctica en este tema, no os preocupéis, haced una toma enfocando en manual, comprobad el enfoque y, si no está bien, volved a probar. La fotografía de un monumento es una buena situación para practicar el enfoque manual.

Sam Amil Foto de Sam Amil

En general nos encontramos con tres tipos de situaciones:

Hora Azul

La hora azul no es más que la hora previa a la salida del sol y la previa a su puesta (estos intervalos de tiempo son aproximados) produciéndose un azul intenso en el cielo. Esta luz tiene ciertas particularidades. Por ejemplo, durante estos periodos de tiempo, la luz natural es muy difusa, lo que se traduce en una alta calidad de la iluminación de la escena.

Por otro lado, la situación del sol respecto al horizonte hace que se produzca un curioso fenómeno físico, de manera que se produzcan los espectaculares amaneceres o atardeceres repletos de colores cálidos. Además de fotografiar paisajes con esta luz tan sugerente, fotografiar durante estos periodos es altamente apropiado para los paisajes urbanos por un simple motivo. Y es que entonces las ciudades están alumbradas mediante la luz artificial de farolas, edificios, carteles publicitarios, etc, con lo que se mezcla la luz natural con la artificial, pudiendo captar cielos y construcciones urbanas iluminadas simultáneamente.

giuseppe milo Foto de Giuseppe Milo Siete razones por las que hacer fotos de noche resulta tan espectacular En Xataka Foto Siete razones por las que hacer fotos de noche resulta tan espectacular

Contaminación lumínica moderada

Jugar con la temperatura de color nos permite modificar los tonos de la fotografía. Podemos potenciar los naranjas subiendo la temperatura de color con el ajuste preestablecido de nublado, que usará una temperatura de color entre 6.000 y 7.000 grados kelvin, según el modelo de cámara. Si queremos tonos más azulados, utilizaremos el ajuste preestablecido de tungsteno, que son 3.200 grados Kelvin. Recordad que si trabajáis en RAW, podréis cambiar fácilmente la temperatura en el procesado.

Carlos Andrés Reyes Foto de Carlos Andrés Reyes

Exceso de contaminación lumínica

Pensad en una escena en pleno centro de vuestras ciudades. Aunque sea noche cerrada nos enfrentaremos a una legión inmensa de luces procedentes de farolas de todo tipo, carteles luminosos o incluso luces de escaparates. En estas ocasiones, como debemos hacer siempre antes, teniendo en cuenta la escena y la foto que queremos hacer, sabemos que será difícil compensar tanta contaminación lumínica. Podremos optar por pasar la fotografía a blanco y negro, obteniendo nocturnas de alto contraste.

Pero y ¿si no hubiera contaminación lumínica? Pues en Xataka Foto nos lo explican.

Dominik Qn 45994 Unsplash Foto de Dominik QN

Fotografía nocturna de larga exposición

Lo primero que necesitamos es aprender a realizar una medición correcta. Existen bastante formas de hacerlo. Normalmente si estamos en el campo, alejados de la ciudad y con niveles bajos de contaminación lumínica solemos exponer, como regla general, para el cielo. Es decir, trataremos de lograr una exposición correcta del cielo en función de si queremos más o menos estelas o deseamos mostrar la Vía Láctea, usando ISOs altas.

Casey Horner 708908 Unsplash Foto de Casey Horner

  • Se suelen emplear diafragmas algo más abiertos para capturar más luz (desde f/2.8 a f/8) siendo un buen punto de partida para mucha gente el usar f/5.6.
  • Se suelen usar focales más angulares para mostrar escenas de forma más amplia (10 a 16mm) pero no es raro tampoco usar focales mayores como 50mm.
  • En este caso al tratarse de noche cerrada, se suelen utilizar tiempos de exposición mucho más largos. Hablamos desde 30 segundos hasta varios minutos, en función de lo que busquemos. Esto es así salvo en algunos casos donde la luz de la luna puede reducir drásticamente el tiempo de exposición, sobre todo en verano.
  • Componer es difícil. Por eso, recomiendo usar la ISO más alta posible y disparar una fotografía de varios segundos para ver la composición en la pantalla. Reajustar la cámara y el trípode. Repetir la toma las veces necesarias hasta lograr una composición satisfactoria.
  • Se suele usar la ISO más baja posible (normalmente 100) para minimizar el ruido de la fotografía. Esto, sin embargo, aumenta el tiempo de exposición, que también provoca ruido. Normalmente hay que encontrar un equilibrio entre el tiempo de exposición (proporciona el movimiento de las nubes y las estrellas) y la ISO (que cuanto más alta más ruido genera). La reducción de ruido en cámara trabaja realizando una segunda fotografía con el obturador cerrado y le resta a la primera exposición, los llamados píxeles calientes. Esta segunda foto tarda lo mismo que la primera en exponerse, doblando el tiempo que necesitamos para sacar una fotografía. Si hacéis una foto de cinco minutos, hasta pasados 10 minutos, la cámara no terminará y si hacéis una de una hora, tenéis otra hora más de la cámara aplicando la reducción de ruido.

  • El ruido se va incrementando exponencialmente a medida que utilizamos valores de sensibilidad más altos, especialmente cuando superamos los modos nativos del captor de la cámara y entramos en valores forzados. El ruido que generan los sensores digitales no es siempre el mismo, ya que en realidad no es ni más ni menos que eso, ruido electrónico, interferencias. Parece lógico pensar entonces que si repito la toma, obtendré la misma fotografía (siempre que no sea una escena estática, claro está) pero con un ruido aleatorio y diferente cada vez, aunque similar en cantidad y tipo, pero no exactamente igual. Podéis ver el truco en Xataka Foto.

  • No lo hemos comentado antes en los casos anteriores, pero es obligatorio disparar en RAW, por las ventajas que ofrece dicho formato en cuestiones, sobre todo, de postprocesado.
  • Aunque lo más habitual es la ISO 100, podemos trabajar prácticamente con cualquier cámara hasta ISO 1600, en la actualidad. De hecho para poder sacar la vía láctea deberemos usar ISO 1600 o superior.

Nate Rayfield Foto de Nate Rayfield

La medición es el paso que requiere hacer más cálculos y tenemos que estar concentrados para ahorrar tiempo y no tener demasiadas pruebas erróneas

La medición es el paso que requiere hacer más cálculos y tenemos que estar concentrados para ahorrar tiempo y no tener demasiadas pruebas erróneas. En los parámetros que determinan la medición, tendremos presente los siguientes aspectos:

  • Sensibilidad ISO: cuanto más baja menos ruido tendrá la fotografía. La recomendación es trabajar a 100 ISO, pero si vuestra cámara tiene poca señal de ruido y tenéis un poco de prisa, podéis subir la sensibilidad.
  • Diafragma: cuanto más abierto, menor será el tiempo de exposición y también más estrellas saldrán en la fotografía.
  • Obturador: casi siempre trabajaremos en la posición BULB para poder hacer exposiciones largas. El tiempo de exposición determinará si tenemos las estrellas como trazos o como puntos. Si queremos tener las estrellas como puntos, debemos aplicar la siguiente fórmula para obtener el tiempo máximo de exposición: dividiremos 500 por la distancia focal con la que trabajamos, pero en la escala de Full Frame.

Cómo conseguir la máxima nitidez en fotografía de larga exposición En Xataka Foto Cómo conseguir la máxima nitidez en fotografía de larga exposición

Si tenemos una cámara con sensor APS-C y trabajamos con el zoom 18-55mm en la posición más angular, que es 18mm, multiplicaremos 18 por 1,5 (18×1,5=27) para tener la distancia focal en Full Frame y dividiremos 500 por esta cantidad. El tiempo máximo de obturación para no tener las estrellas con movimiento, haciendo la foto con distancia focal 18mm, es 500/27=18,5 segundos. Para Full Frame será igual pero sin realizar la multiplicación.

Samuele Errico Piccarini 348708 Unsplash Foto de Samuele Errico Piccarini

Una vez conocemos cómo afectan los parámetros de medición a nuestra fotografía, un punto de partida, cuando tenemos luz de luna iluminado los elementos de nuestra fotografía, es hacer una prueba con ISO 100, diafragma f/4 y tiempo de exposición 500 segundos. Pero para no estar una eternidad para ver si hemos acertado, lo mejor es aplicar la ley de reciprocidad: subiremos el ISO al máximo que dé nuestra cámara (para el ejemplo usaré 3200 ISO) y reduciremos el tiempo tantos pasos como pasos de ISO hemos subido. De 100 ISO a 3200 ISO tenemos: 200, 400, 800, 1600 y 3200 ISO que son 5 pasos. Ahora reducimos el tiempo cinco pasos, empezando en 500 segundos: 500, 250, 125, 60, 30 y 15 segundos.

Nuestra medición de prueba queda en ISO 3.200, diafragma f/4 y tiempo de exposición de 15 segundos, lo que nos permite ver los resultados rápidamente y realizar los ajustes que nos interesen. Una vez hechos, no olvidemos bajar a 100 ISO y realizar el proceso a la inversa para tener el tiempo de exposición correcto.

Cada uno debe aprender a encontrar su luz en la oscuridad, como vemos aquí:

Además de estelas de estrellas, movimiento en las nubes o bien mostrar la Vía Láctea, en la fotografía nocturna de larga exposición podemos encontrarnos con la realización de circumpolares. Una técnica que permite, mediante varias capturas desde la misma posición y con la misma duración, captar el movimiento circular de las estrellas en relación a la Osa Polar, que, como sabemos, apunta al Norte.

La hiperfocal es tu amiga, descúbrela

Cuando uno se inicia en fotografía y sobre todo si lo que le gusta es la fotografía de paisaje uno de los errores mayores es olvidarse de la apertura (o dejar el modo automático, incluso), enfocar al infinito y disparar. Vamos, que enfocamos a aquella montaña o árbol que vemos allí lejos.

Cuando uno se inicia en fotografía (sobre todo de paisaje), uno de los errores habituales es olvidarse de la apertura, enfocar al infinito y disparar

Así, normalmente, lo que está en primer plano resulte algo más desenfocado mientras que el fondo queda nítido. Bien, esto en algunas fotografías puede quedar bien, pero cuando empiezas a entender la composición y cómo equilibrarla, sueles darte cuenta de que quizás el primer plano debería tener el mismo grado de detalle (nitidez) que el fondo. Esto suele pasar porque pensamos, de forma equivocada, que en los paisajes miramos solamente al infinito, al horizonte, al fondo, en definitiva.

Kristopher Roller 499300 Unsplash Foto de Kristopher Roller 23 cuentas de Instagram de fotógrafos con drones que son puro vicio si te apasiona la fotografía aérea En Xataka 23 cuentas de Instagram de fotógrafos con drones que son puro vicio si te apasiona la fotografía aérea

Entonces ¿cómo podemos definir la distancia hiperfocal?. La distancia hiperfocal es la distancia mínima a la que debo enfocar con mi cámara en unas condiciones de longitud focal y apertura del diafragma determinadas para que la zona razonablemente nítida que hay por detrás del punto de enfoque llegue hasta el infinito. Así tendremos tres variables: cámara, focal y apertura.

Para conocer la fórmula, es ésta: Distancia hiperfocal = focal²/(círculo de confusión x número F).

Además hay que tener en cuenta que el círculo de confusión varía en función del tamaño del sensor (full frame, APS o CSC por ejemplo).

De la fórmula, se deduce rápidamente que los objetivos gran angulares "tienen" mucha profundidad de campo ¿verdad? ya que cuanto menor sea el dividendo de esa fórmula menor será el cociente de la misma.

Tabla de Hiperfocales para 35 mm y APS-C

Sensor de 35 mm f/8 f/11 f/16 f/22
20 mm 1,66 m 1,21 m 0,83 m 0,60 m
24 mm 2,40 m 1,74 m 1,20 m 0,87 m
35 mm 5,10 m 3,71 m 2,55 m 1,85 m
50 mm 10,41 m 7,57 m 5,20 m 3,78 m
70 mm 20,41 m 14,84 m 10,20 m 7,42 m
100 mm 41,66 m 30,30 m 20,83 m 15,15 m
135 mm 75,93 m 55,22 m 37,96 m 27,61 m
Sensor APS-C f/8 f/11 f/16 f/22
15 mm 1,40 m 1,02 m 0,70 m 0,51 m
20 mm 2,50 m 1,81 m 1,25 m 0,90 m
24 mm 3,60 m 2,61 m 1,80 m 1,30 m
35 mm 7,65 m 5,56 m 3,82 m 2,78 m
50 mm 15,62 m 11,36 m 7,81 m 5,68 m
70 mm 30,62 m 22,27 m 15,31 m 11,13 m

Pero si no te quieres volver loco con las matemáticas para calcular la profundidad de campo, podemos usar algunas herramientas, como DOF Calculator, donde me sale una distancia hiperfocal de 0,635m. Más exactamente: a partir de la mitad de 0,635m de mi cámara al realizar la fotografía quedará enfocado perfectamente. O bien, usar otra aplicación para Android realizada por Iván Sánchez "Fusky", un conocido fotógrafo especializado en nocturnas: Hyperfocus. Si usáis iOS podéis utilizar SetMyCamera.

Esto es muy útil, en fotografía nocturna o en condiciones de baja luz. Enfocamos a la distancia hiperfocal y ya podemos dejar nuestro enfoque en manual y olvidarnos del autofocus el resto de la noche.

Un apunte, la profundidad de campo no es un "valor absoluto". Tiene también relación con el soporte de salida de la fotografía y la distancia desde la que se verá. No es lo mismo ver la fotografía desde el monitor, en la pantalla de la cámara que en una pared a 20x25cm o a un tamaño de 100x150cm. La sensación de nitidez será diferente en cada caso.

Lighpainting

Wil Stewart 16060 Unsplash Foto de Wil Stewart

Lighpainting significa "pintar con la luz". Etimológicamente es prácticamente lo mismo que la palabra fotografía. Consiste en dibujar con una fuente de luz diferentes formas durante una fotografía de larga exposición.

La historia del Lightpainting se remonta a 1914 cuando Frank Gilbreth y su esposa Lillian Moller Gilbreth utilizaron por primera vez pequeñas luces para seguir el movimiento del proceso de fabricación de su empresa en una fotografía de larga exposición. Su intención no era producir las fotografías como una actividad artística, sino estudiar la posibilidad de simplificar el trabajo que se desempeñaba en su empresa, aun así produjeron la que para nosotros hoy en día se conoce como la primera fotografía en la que la escena estaba pintada con luz.

Lo impresionante de esta técnica es que podemos usar cualquier tipo de iluminación y emplear una variedad de colores para obtener diferentes resultados

Más tarde, en 1935, Man Ray fue el primer artista en explorar la técnica del Light painting. Su mayor contribución a esta disciplina se produjo en su serie de fotografías: "El espacio de escritura". Man Ray abrió el obturador de su cámara y utilizó una linterna pequeña para crear una serie de remolinos y líneas en el aire.

Lo impresionante de esta técnica es que podemos usar cualquier tipo de iluminación y emplear una variedad de colores para obtener diferentes resultados. Ya no importa mucho el balance de blancos. Todo es creatividad.

Es recomendable realizar el lightpainting con linternas led con diferentes geles de colores, porque estas crean líneas más delgadas y precisas que cualquier otro tipo de linterna (por ejemplo esferas de luz). Pero vale cualquier fuente de luz. También son muy utilizadas: lana de acero para crear efectos tipo "chispas de luz" o el hilo luminoso.

“Desde fuera se ve como una técnica para pasar el rato”, Pedro Javier Alcazar, fotógrafo especializado en light painting En Xataka Foto “Desde fuera se ve como una técnica para pasar el rato”, Pedro Javier Alcazar, fotógrafo especializado en light painting

De ruinas, composición y el resto de conceptos

Hay un tema que es bastante recurrente en la fotografía nocturna: las ruinas. A los que nos gusta la fotografía nocturna nos encanta fotografiar ruinas. Si la larga exposición genera en el espectador la idea del movimiento y el paso del tiempo, en el caso de las ruinas este segundo efecto también se produce. Existen multitud de recursos online para ello, como por ejemplo: Los pueblos deshabitados, un interesante blog sobre esta temática. Quizás dentro de nuestro panorama nacional, uno de los más interesantes es el pueblo de Belchite, en Zaragoza, totalmente abandonado y destruido durante la Guerra Civil Española, al cual pertenece la siguiente imagen.

04 &copy Miguel Ángel Martín Campos

Por eso, nos dedicamos habitualmente a buscar localizaciones como ermitas abandonadas, fábricas en desusos, molinos abandonados, árboles secos en medio del campo y cualesquiera otros elementos que nos sugieran el paso del tiempo.

Calcular el tiempo de exposición

Hay muchas maneras de calcular el tiempo de exposición para fotografía nocturna. Depende en cada caso de lo que queramos conseguir. Una de las formas más sencillas para una exposición correcta del cielo nocturno es la siguiente:

  • Queremos usar ISO 100 y f/5.6, por ejemplo. Disparamos una fotografía a ISO 3200 (normalmente no pasaremos de 30"), un poco a ojo y "fiándonos" del exposímetro de la cámara.
  • Miramos el histograma y vemos si nos hemos pasado o nos quedamos cortos. Si está subexpuesta subimos a ISO 6400 y probamos de nuevo 30". Sin embargo, para este ejemplo, imaginemos que está correctamente expuesta a ISO 3200.
  • Si deseamos disparar a esa ISO 100, sin variar la apertura, tenemos que cada vez que bajemos un paso la ISO multiplicamos por 2 el tiempo de exposición. Así a ISO 1600 sería 1 minuto, a ISO 800 serían 2 minutos, a ISO 400 serían 4 minutos, a ISO 200 serían 8 minutos y, finalmente a ISO 100 serían 16 minutos de exposición.

Hernán Piñera Foto de Hernán Piñera

Hay que tener en cuenta que a mayor tiempo de exposición, el sensor puede calentarse más. Algunas cámaras antiguas no están muy preparadas para ello.

Y el rey de la fotografía nocturna es... Comparamos los modos noche de los mejores móviles de 2019 En Xataka Android Y el rey de la fotografía nocturna es… Comparamos los modos noche de los mejores móviles de 2019

En general, el cálculo del tiempo de exposición es igual para todo tipo de fotografía de larga exposición por lo que os recomiendo leáis la Guía de fotografía de larga exposición de Xataka Foto.

5 David Martín Castán

El procesado y la iluminación por partes

Aquí podríamos estar hablando horas y horas del tema. Además de compensar iluminaciones o eliminar dominantes. Os recomiendo el siguiente truco. Como ya habéis visto, en la fotografía nocturna de larga exposición (la que suele tener más seguidores), es muy habitual iluminar utilizando linternas o flashes.

En ocasiones, al realizar fotografía nocturna nos encontramos con un problema muy típico: dado un tiempo de exposición determinado no somos capaces de iluminar o pintar la escena en ese tiempo. Normalmente porque la escena es demasiado grande. Si bien disponemos de nuestro ejército de flashes y/o linternas bien preparados, no nos da tiempo a iluminar todo en una sola toma.

Bien, hagámoslo por partes. Supongamos que tenemos 4 minutos para una correcta exposición del cielo. podemos iluminar tranquilamente la parte inferior hacer un camino perfectamente iluminado. A continuación en una segunda toma iluminar otra zona. En una tercera, el resto. En definitiva, tantas veces como lo necesitemos. Vamos iluminando lo que nos da tiempo.

En conclusión: no es fácil. Pero, la fotografía nocturna es muy divertida y ofrece muchísimas variantes. Esperamos que con esta guía os entren las ganas de iniciaros en tan apasionante disciplina. Y recordad, si es en compañía de alguien mucho mejor, más seguros y os lo pasaréis mejor.

Fotografía de portada | Vincent Chin


La noticia La guía del fotógrafo nocturno: esto es lo que tienes que saber para hacer fotos de noche fue publicada originalmente en Xataka por Alfonso Domínguez Lavín .

Chequea también

HTTP/3: qué es, de dónde viene, y qué es lo que cambia para buscar un Internet más rápido

Vamos a explicarte qué es exactamente el HTTP/3, la nueva versión de uno de los protocolos más importantes para el funcionamiento de internet. Se trata de un protocolo que lleva ya unos años desarrollándose, y que promete llegar a partir de este año para ofrecer unas cargas más rápidas en todo internet gracias a algunos cambios importantes en la manera en la que se intercambian los datos en la red. Como para entender la importancia de este cambio hay que saber un poco cómo funciona internet en general, en este artículo vamos a intentar explicártelo todo. Primero, te diremos qué es y cómo ha evolucionado el protocolo HTTP con sus diferentes versiones. Luego, te intentaremos explicar de la forma más sencilla posible qué es el HTTP/3 y los cambios que propone, y terminaremos dándote una idea de los sitios en los que ya se ha implementado. Para entender todo esto, te vamos a explicar varios conceptos que pueden llegar a ser densos y difícil de entender para los usuarios de a pie. Por eso, como solemos hacer en Xataka Basics, vamos a intentar no centrarnos tanto en los tecnicismos para intentar explicar las cosas de una manera más fácil de entender. Qué es el HTTP Las comunicaciones de internet funcionan a través de protocolos. Por una parte tienes el Protocolo de Internet, Internet Protocol o IP en inglés. Este es que que le otorga a cada dispositivo que se conecta a internet una dirección con la que identificarse en la red. Nadie puede navegar por la red sin una dirección IP, y cuando escribes Xataka.com, lo que hace tu navegador es traducir ese texto a una dirección IP para conectar con el servidor de la web. En Xataka Qué es la dirección MAC de tu ordenador, del móvil o de cualquier dispositivo Y otro igualmente importante es el Protocolo de Transferencia de Hipertexto, Hypertext Transfer Protocol o HTTP en inglés. Es el protocolo que utilizan los navegadores para comunicarse con los servidores web, y el que deben seguir el resto de software perteneciente a la arquitectura de la web, como los servidores, proxies y los mencionados navegadores. También es el que define la sintaxis y la semántica que utilizan los elementos de software de la arquitectura web para comunicarse. Además, se usa también para la transferencia de imágenes y el resto de elementos que componen una web, desde el servidor al navegador, y en las apps para comunicarse con las APIs. De dónde vienen los elementos que ves en una página web Este protocolo sigue el modelo de cliente-servidor. Esto quiere decir que cuando tú estableces una conexión, realizas peticiones a un servidor para que este te muestre el contenido de la página. Este contenido se mostrará en tu navegador usando el código HTML, que es el estandarizado para colocar los elementos que hay en cada web, pero para cargar estos elementos, te llegarán a través de la conexión establecida. En esta imagen puedes ver los diferentes campos que tiene una petición de HTTP. El primero es el método que define el tipo de operación que se quiere realizar, y que suele ser un verbo como GET (obtener) o POST, o un nombre como OPTIONS o HEAD. A la derecha viene la dirección del recurso que se ha pedido, o la URL de este recurso. A esta dirección se le quitan los elementos obvios del contexto, como el http:// inicial, el puerto o el nombre del dominio. Le acompañan la versión del protocolo HTTP, y debajo ya tienes las cabeceras opcionales que aportan información adicional a los servidores. Si se usan métodos como POST, también puede haber un cuerpo de mensaje para enviar información al servidor. Cómo ha evolucionado el HTTP El HTTP fue desarrollado durante años por el World Wide Web Consortium y la Internet Engineering Task Force (IETF). La primera versión fue la 0.9 lanzada en 1991, que fue mejorada con el el HTTP/1.0 lanzado en 1996, y culminada en 1999 con el lanzamiento de la versión 1.1. Llegados a este punto, puedes entender que el Internet y las webs de 1999 no tienen nada que ver con lo que puedes encontrarte hoy en día en la red. Es por eso, que a lo largo de los años el protocolo también ha tenido que actualizarse. Al hacerlo no ha habido grandes cambios, pero sí se ha perfeccionado la manera en la que se transfieren los datos en la red. HTTP 2 puede enviar más de un recurso en una sola conexión TCP En 2012 se publicaron los primeros borradores de la nueva versión mejorada de HTTP, que acabó lanzándose oficialmente en mayo del 2015 con el nombre HTTP/2. Este protocolo permitió enviar más de un recurso en una sola conexión de TCP, lo que hizo que se redujese el número de peticiones para cargar una web. En pocas palabras, se aceleró la carga de las webs al permitir que la transferencia de elementos fuera más rápida. Para la próxima versión no tendremos que esperar tanto, ya que tras años de trabajo, en 2018 se le da nombre al que será el próximo paso en la cadena evolutiva. Es el HTTP/3 que debería llegar en 2020 según su documentación oficial para conseguir un internet todavía más rápido que el que tenemos hasta ahora. En Xataka Cómo evitar que tu operadora sepa a donde navegas: VPN, DNS y páginas con HTTPS Qué es el HTTP/3 y qué es lo que cambia HTTP/3, y tiene previsto llegar oficialmente a lo largo de 2020.) es el nombre oficial de la próxima versión de protocolo de comunicaciones que permite las transferencias en la web. Esta nueva versión tiene un cambio muy importante, pues será la que deje de utilizar por primera vez el protocolo TCP que hasta ahora se ha venido utilizando en el HTTP, y lo sustituirá un nuevo protocolo llamado QUIC, e inicialmente desarrollado por Jim Roskind en Google, aunque al ser un proyecto de código abierto el desarrollo ha sido conjunto por la comunidad. El TCP es un protocolo desarrollado en los años 70 del pasado siglo, y desde entonces forma parte del protocolo IP. Es el encargado para crear conexiones entre los ordenadores, a través de las cuales se envía después el flujo de datos. Este protocolo es utilizado por otros protocolos como el HTTP, SMTP, SSH y FTP, y es el encargado de garantizar que los datos se entregan sin errores en el destino previsto, y en el mismo orden en el que fueron transmitidos. Para realizar conexiones, este protocolo realiza una conexión de múltiples pasos entre cliente y servidor, asegurando el orden de los paquetes, con confirmaciones paquete a paquete recibido, y retransmitiendo si es necesario los paquetes perdidos. También se realizan comprobaciones de la computación por si hubiera errores. Esto quiere decir que cuando se envía un paquete de datos, el receptor y el emisor intercambian información de forma constante para asegurarse de que todo se está haciendo correctamente. Esto hace del TCP un protocolo seguro que lleva siendo utilizado desde el principio de los tiempos (de Internet), pero también tiene un aspecto negativo. Y es que supone una carga adicional en las transmisiones por el intercambio continuo de datos, provocando cuellos de botella que hacen que una web pueda tardar en cargarse algunos segundos aunque las peticiones se realicen en milisegundos. El sustituto para este protocolo en HTTP/3 será QUIC, siglas que significan Quick UDP Internet Connections. En castellano, significa Conexiones UDP Rápidas en Internet. Está basado en otro viejo protocolo de los años 80 llamado UDP, y que a diferencia del TCP no requiere del intercambio continuo de información entre el emisor y el receptor del paquete de información. El protocolo de transferencia ya no se encarga de la integridad de los datos, ese peso recaerá de cada aplicación que lo use. Vamos, que con UDP los paquetes se envían al receptor sin más, y el emisor no espera a que el receptor le diga si han llegado o no: los sigue enviando pase lo que pase, lo que hace que no haya garantías de que el receptor está recibiendo todos los paquetes. El protocolo se usa con frecuencia en emisiones en broadcasts e incluso en juego online, y Google ya ha integrado soporte en Chrome. En Xataka Cómo están cambiando a Internet los protocolos de bajo nivel Otra de las características clave de QUIC es que está cifrado por defecto con TLS 1.3. La propia estructura de QUIC hace que plantee algún que otro quebradero de cabeza a las operadoras, ya que hace imposible tratar de estimar cosas como el RTT (Round Trip Time), un parámetro con la que las operadoras pueden analizar y evaluar la calidad y prestaciones de sus redes. Qué supone cambiar TCP por QUIC En esta tabla de arriba tienes una comparativa en la que ves cómo son las conexiones con el TCP normal, el TCP con el cifrado TLS para proteger la privacidad de los datos, y QUIC. La conexión se deshace de las conexiones continuas con las que emisor y receptor se aseguran de que los datos se envían y reciben correctamente, y también se elimina el intercambio de datos con el que establecer el cifrado TLS. QUIC simplemente envía los datos. Este cambio mejorará la latencia de la conexión con menos intercambio de datos entre emisor y receptor. También tiene soporte para varias conexiones multiplexadas, lo que significa que se combinan dos o más señales para transmitirlas por un único medio de transmisión, algo que ahorra tiempo recudiendo el número de medios de transmisión, y se ahorrará tiempo enviando los datos cifrados por defecto. Además de esto, QUIC introduce secuencias con la posibilidad de otorgar prioridades en la capa de transporte. Las secuencias QUIC se entregan de forma independiente, lo que quiere decir que en la mayoría de casos, si en una secuencia se pierde algún paquete esto no afectará a las demás. Además, si se pierde algún paquete serán las propias aplicaciones las que se encarguen de volver a solicitarlo. ¿Y por qué lanzar una nueva versión HTTP/3 en vez de adaptar HTTP/2 a QUIC? Si bien es verdad que HTTP/2 también tiene función de miltiplexación de flujo, y que algunas de sus características pueden ser asignadas a QUIC con relativa facilidad, hay partes de su código que dependen de cómo funciona el protocolo TCP. Por ejemplo, el esquema de compresión de encabezado de HTTP/2 tiene cierta dependencia al orden en el que se intercambian solicitudes y las respuestas HTTP en una conexión. QUIC no garantiza el orden entre las diferentes secuencias, por lo que en HTTP/3 se han tenido que hacer cambios en el encabezado HTTP. También se han eliminado algunas características de HTTP/2 que QUIC es capaz de ofrecer por si mismo, por lo que se quitaron del código de HTTP/3 para simplificarlo y eliminar redundancias. En Genbeta ¿Por qué es importante HTTPS y qué implica no usarlo? En las pruebas iniciales, el Google Cloud Platform introdujo soporte para QUIC en 2018 para la carga de determinados elementos, y comunicó que los tiempos de carga de las páginas mejoraron en un 8% a nivel global, y en hasta un 13% en regiones de latencia más altas. Todavía habrá que esperar hasta que se termine de implementar este protocolo para ver hasta qué punto llegan a mejorar las cargas de webs en términos generales. Dónde se ha implementado ya el HTTP/3 Vale, toda esta teoría está muy bien, ¿pero qué pasa con la práctica? ¿Dónde está ya implementado el HTTP/3? Pues tras llevar haciendo pruebas desde mediados de 2019, tanto Firefox como Chrome han implementado ya el nuevo protocolo en las versiones estables del navegador. Chrome lo tiene desde la build 79 lanzada en diciembre, y Firefox desde su build 72 de enero de este 2020. También Cloudflare ha implementado la compatibilidad de este protocolo. Y esta empresa es muy importante, porque actúa como intermediaria entre el cliente y el servidor, y son muchas las empresas que han apostado por sus servicios a nivel mundial, tanto que si Cloudflare tose, a internet le sube la fiebre. Una caída de este servicio hace que miles de webs dejen de funcionar, y por eso es importante que ya esté preparada. También se implementa en librerías de código abierto pertenecientes a grandes empresas, y que sirven tanto para los servicios de estas empresas como para los desarrolladores que las utilicen. Entre ellas están quiche de Cloudflare, neqo de Mozilla, proxygen de Facebook, las del navegador Chromium en el que se basan Chrome, Edge y muchos otros, o lsquic de LiteSpeed. En cualquier caso, lo que debes tener claro es que el salto al HTTP/3 no va a ser algo que vayas a notar demasiado a nivel de usuario. Las empresas de internet se están preparando para él, por lo que cuando sea lanzado oficialmente durante este año no habrá ningún tipo de apagón, simplemente poco a poco veremos cómo algunos servicios adaptados empezarán a cargar un poco más rápido. - La noticia HTTP/3: qué es, de dónde viene, y qué es lo que cambia para buscar un Internet más rápido fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

‘Sonic. La película’: una adaptación del videojuego sencilla y familiar, pero más detallista y efectiva de lo que cabía esperar

Partamos de la constatación inevitable de que una película de Sonic no tiene demasiado sentido. Es un icono de los noventa que se concibió dentro de la cultura de las mascotas poochies de la época, como una contestación en plan malote al blanco y virginal Mario de Nintendo. Su juego era velocidad y desenfreno como un reflejo espídico de 'Super Mario Bros.' y su diseño, de los guantes a las zapatillas, pasando por los ojazos, los colores o la pose desenfadada, está muy atado a su época. La decisión de actualizarlo-sin-actualizarlo-demasiado da lugar a una película simpática, familiar, atenta a complacer a los fans cuarentones y también a las nuevas generaciones. La sorpresa es que lo consigue con relativo éxito. Aunque la película se tiene que tomar indiscutibles libertades con la historia canónica de Sonic (que, por otra parte, no tiene el menor sentido más que como delirio surrealista, así que si hay que darle un sentido narrativo, esas libertades son inevitables), se advierte un esfuerzo en respetar moderadamente sus características más reconocibles: se expresa como un niño malcriado pero adorable, corre muy rápido y tiene una tendencia indiscutible a dejar caer anillos dorados que tiene que ir recogiendo luego. Esto, como todos sabemos, podría no haber sido del todo así: la primera realidad tangible que nos llegó de esta adaptación fue la de un horrendo trailer que desvelaba un diseño espeluznante, con un Sonic casi irreconocible, de rasgos inquietantemente cercanos a los humanos. La reacción inmediata de internet, expresando un rechazo casi unánime (aún más fascinante que el hecho de pensar que esa versión tuvo luz verde es conjeturar qué reacción de los fans esperaban en Paramount exactamente) obligó a retrasar el estreno y a rediseñar al erizo. Ese rediseño conlleva una cuestión que los fans harían (haríamos) bien en plantearnos: podemos coincidir en que comparado con el diseño inicial, el nuevo Sonic es gloria bendita, así que todos contentos (además, al parecer, no hubo lágrimas en el proceso). Pero... ¿tenemos derecho los fans a exigir (y conseguir) cambios contra viento y marea? ¿Es posible que siempre tengamos razón? Spoiler obvio: no. Pero mientras lo dilucidamos, podemos coincidir en que, dejando de lado esa boca con dientes humanos heredada del cronenbergniano diseño anterior, este Sonic es razonablemente Sonic (aunque no tanto como algún espectacular trabajo fan). En Xataka El auténtico y único Sonic que mereció la pena era el de Megadrive... ¿hasta ahora? Tanto ese diseño como los efectos de carrera, y el otro personaje sacado de la franquicia original, el villano Robotnik, están razonablemente bien inspirados en los juegos. Aunque Jim Carrey no adopta la excéntrica y chiflada aparienda del Robotnik bigotón que todos conocemos hasta sus últimos pasos, el personaje es moderadamente reconocible, como lo son sus artilugios, su vestimenta y su comportamiento. La película se esfuerza en otorgar de un origen razonable a muchos iconos de los juegos, de la chaqueta de la némesis de Sonic a los propios zapatos rojos y blancos del héroe, pasando por su obsesión por los anillos dorados (sin duda lo más cogido por los pelos). Mejor cuanto más Sonic Es decir, la película acierta cuanto más se acerca a la fuente original. Algo que no tiene por qué ser una regla universal, pero que aquí lo es, por una sencilla razón: cuando se distancia del mundo de velocidad sin excusa argumental de Sonic, la película se convierte en un film familiar de aventuras con erizo a bordo, pierde lo que hace especial a la franquicia. Aunque incluso en esos casos, la película exhibe una simpatía poco habitual en este tipo de producciones: sin duda el buen rollo que transmiten James Marsden y Tika Sumpter, pese a lo convencional de sus papeles, tiene parte de culpa. 'Sonic. La película' no tiene la ambición de 'Detective Pikachu' de construir un universo de cierta complejidad La película se mueve constantemente entre las dos aguas: un videojuego en un entorno fantástico más o menos evidente es referenciado aquí como un planeta extraterrestre replicado en la introducción de la película con relativa fidelidad. Pero luego la película pasa a estar ambientada en nuestro planeta, con lo que Sonic se transforma en un alienígena escondido en un pueblo norteamericano donde no se relaciona con nadie. Su necesidad de encontrar amigos, su carácter extrovertido y su persecución por parte del Gobierno serán el desencadenante de una aventura a pequeña escala cuya mayor virtud está en su modestia. Es decir, 'Sonic. La película' no tiene la ambición de 'Detective Pikachu' de construir un universo de cierta complejidad donde tenga sentido argumental la convivencia entre humanos y Pokémon. Aqui tenemos una historia perfectamente digerible de "pez fuera del agua", pero contada con notable simpatía. Aunque se echa de menos algo menos de moralina y algo más de acción, hay suficientes chistes sobre Sonic yendo a toda velocidad para que el ritmo no decaiga. El mejor, aunque sabe a plato recalentado, una pelea en un bar que aúna 'La gran aventura de Pee Wee' de Tim Burton y las escenas de Mercurio de 'X-Men: Días del futuro pasado'. Lo mejor es que 'Sonic. La película' entiende ciertas dinámicas de videojuego, y se las arregla para mostrar una pelea climática estilo final boss, y a veces incluso se luce en lo estético, como en la secuencia en la que Sonic juega al béisbol consigo mismo, y que incluye un homenaje bien hilado a a los orígenes del cine de animación. Son pequeños detalles que no convierten la película en una imprescindible, pero que la hacen preferible a la mayoría de las desalmadas producciones de este jaez. Y como guinda, por supuesto, Jim Carrey. Aunque no es el mejor Carrey que hemos visto, si es un gusto reencontrarse con el demente descerebrado de los buenos tiempos, enérgico y alejado de los (también memorables, pero por otros motivos) papeles que está interpretando en los últimos tiempos, como en la maravillosa 'Kidding'. Aquí baila, grita e improvisa en un papel hecho a su medida. No es el Carrey perfecto (por desgracia, la edición y la propia naturaleza de la película limitan su modo torbellino), pero sí un Robotnik muy superior al que cabría esperar. Cómo adaptar (bien) un videojuego Por desgracia, los aficionados al medio estamos acostumbrados a sufrir adaptaciones de bajísima calidad o que, directamente, no tienen nada que ver con los videojuegos originales. Algunos de los primeros intentos de adaptar videojuegos al cine, como 'Super Mario Bros.' o 'Street Fighter' se han convertido en anti-clásicos por las razones equivocadas, y hemos terminado acostumbrándonos a preferir adaptaciones como 'Resident Evil' o 'Mortal Kombat', donde su mayor virtud es su abierto compromiso a mantenerse dentro de ciertos agradecidos límites. En Vida Extra Análisis de Sonic Mania Plus, o cómo el mejor de todos los juegos de Sonic ahora roza la perfección absoluta Al final, las mejores adaptaciones de videojuegos son las que no adaptan ninguno concreto, pero asimilan su lenguaje y sus códigos: películas como 'Shoot-em up', 'Crank', 'Hardcore Henry' o 'Scott Pilgrim contra el mundo' no se centran en ningún videojuego específico, pero saben entenderlos y reinterpretarlos. 'Sonic. La película' sí es una adaptación oficial, por supuesto, pero con su jovial y despreocupada avalancha de guiños y su honesto intento por traducir a imágenes la velocidad de Sonic, está más cerca de éstos que de las maniobras de Uwe Boll por embutir cuatro líneas argumentales en películas random. De este modo, los guiños de 'Sonic. La película' dan la sensación de un universo de ficción más cohesionado que muchas otras adaptaciones anteriores, demasiado focalizadas en adaptar un instante específico y reconocible de un juego, y vestir todo lo demás. Aquí nos encontramos con una ametralladora de homenajes, chistes visuales, guiños al fondo que van de llamar Eggman a Robotnik (su nombre original japonés, aunque luego adoptó oficialmente ambos) a unos deliciosos créditos finales (y su correspondiente guiño de cara a la secuela) que incluyen reformulaciones de escenas de la película, una con homenaje incluido a las fases 3D de 'Sonic the Hedgehog 3'. La personalidad de Sonic, convertido en un personaje pensado no para encandilar cuarentones sino para hablar el lenguaje de los millennials, redondea en cierto modo la propuesta, que no quiere ser un masaje para viejos jugadores, sino una genuina actualización del personaje. Sonic hace bailes del 'Fortnite' y bromea sobre Youtube porque eso es lo que haría un chaval impertinente... Que es lo que era Sonic en los noventa, para empezar. Quizás esa renuncia, poco conformista, a complacer a los fans de la vieja guardia (a los que en cualquier caso rinde pleitesía con una buena marabunta de guiños a los viejos tiempos) es su mejor baza, y el certificado de que el personaje ha sido actualizado correctamente. 'Sonic. La película' no es la película de videojuegos definitiva (un propósito que, para empezar se autodevora a sí mismo), pero sí un acercamiento simpático, intrascendente y efectivo a un icono que funciona adaptado a los nuevos tiempos. Por supuesto que habría sido preferible algo más de riesgo formal y, ya que estamos, un mensaje anti-urbanitas algo menos rancio, pero dados los precedentes, y tal y como podía haber acabado el tema, el resultado es más que notable. - La noticia 'Sonic. La película': una adaptación del videojuego sencilla y familiar, pero más detallista y efectiva de lo que cabía esperar fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .