Inicio / Tecno / Las opciones para ser turista espacial: desde viajes gratis hasta reservas por más de 9 millones de dólares

Las opciones para ser turista espacial: desde viajes gratis hasta reservas por más de 9 millones de dólares

Viajar puede ser más fácil y estar más de moda que nunca, viendo que allá donde nos desplazamos hay ya otros tantos turistas y que cada vez hay más ciudades como destino turístico más allá de las capitales y más mainstream. Pero la frontera no la ponen los continentes, los océanos y ni siquiera la estratosfera, porque desde hace un tiempo ya podemos hablar de la era del turismo espacial.

Cierto es que aún no es algo tan habitual ni mucho menos económico, pero el caso es que con el perfeccionamiento de las tecnologías y los vehículos espaciales, así como de los efectos que provoca la ingravidez en nuestro cuerpo, poco a poco va habiendo más oferta y opciones. Hecho el destino, hecho el negocio, así está el escaparate para encontrar vuelos al espacio (en un plazo aparentemente corto).

Un viaje posible si tu presupuesto lo permite

Lo del turismo espacial puede sonar algo lejano y futurista, pero lo cierto es que existe desde hace décadas y ya vimos que personas (acaudaladas) como Charles Simonyi logró subir hasta allí sin ser ingeniero aeroespacial. De hecho, fueron los rusos los que promovieron este negocio junto con otras empresas privadas como Space Adventures, que llevó a Simonyi las dos veces y que existe desde 1998.

La gran pregunta del turismo espacial es qué pasa cuando ponemos a 'alguien normal' en órbita En Xataka La gran pregunta del turismo espacial es qué pasa cuando ponemos a 'alguien normal' en órbita

Recordaban en Wired que hasta el momento siete personas han pagado ya por ir al espacio, empezando por el multimillonario Dennis Tito (en 2001) y siguiendo con otros casos contados como el que os recordábamos. Y desde ese momento no ha vuelto a haber ninguno más, así que llevan diez años sin turistas espaciales.

Traje Boeing

Pero pese a la aparente baja demanda, la oferta se mantiene. Compañías como Blue Origin, SpaceX o Virgin Galactic mantienen este curioso objetivo y, habiendo precedentes de hace más de una década, da que pensar que el turismo espacial como opción algo más habitual no está en un futuro tan lejano.

Ejemplo de ello es el conocido como Big Falcon Rocket de la compañía de Elon Musk, una gran nave pensada en parte para poder llevar hasta la Luna a los civiles interesados en visitar nuestro satélite, teniendo ya un primer seleccionado para este viaje: el multimillonario Yusaku Maezawa.

Hanging out with @yousuck2020 before the @SpaceX moon mission announcement pic.twitter.com/RTOwutzMtG

— Elon Musk (@elonmusk) September 18, 2018

No es casualidad que todos los casos que citamos vengan acompañados de adjetivos como "multimillonario". Como ya hemos comentado, tener todo el planeta Tierra en la vista de nuestra ventana no es nada económico habiendo costado millones de dólares a estos primeros turistas, si bien en el caso de Virgin Galactic y alguna otra son algo más "asequibles" hablando de entre 200.000 y 250.000 dólares (su lista de espera es de unas 700 personas).

Sobre esto, contaban los del MIT que, como ocurrió con los vuelos de avión, los precios deberían bajar una vez vayan disminuyendo riesgos y exclusividades. Pero esto sí que no parece que vaya a ocurrir ni siquiera a medio plazo, adjuntando un estudio en el que se reflejaba que muchos estadounidenses no tenían interés en estos viajes.

Compañías que ofrecen vuelos espaciales (y las que los ofrecieron)

Algunas empresas llevan mucho tiempo ya con vuelos de pruebas o bien prometiendo cohetes diseñados para el turismo espacial, pero no todas han seguido adelante y mantienen su promesa de negocio.

Virgin Galactic

Una de las que ya hemos mencionado y con razón, estando ya desde hace tiempo queriendo encabezar esta curiosa actividad y logrando hace unos ocho meses que su avión espacial llegase por primera vez al espacio. En enero de este año batieron récord propio en altura, llevando ya a tres pasajeros en el VSS Unity, quienes pudieron experimentar unos segundos de ingravidez.

Como hemos comentado, tienen una lista de espera que supere esas 700 personas al ser éste un dato de hace meses, y como ya dijimos se rumorea que en ella se incluyen políticos y celebridades como Lady Gaga y Leonardo DiCaprio. En su web indican que todos los asientos ofrecidos por esos 200.000-250.000 dólares (pagando la mitad como depósito, según The Guardian) están ya reservados, pero que podemos registrarnos para recibir información cuando haya más disponibilidad.

SpaceX

También hemos hablado de ella, y es que SpaceX ha estado en muchos titulares al protagonizar lanzamientos e hitos remarcables a nivel de vehículos espaciales buscando soluciones más sostenibles. Además de las labores más habituales que realizan (por ejemplo, enviando cargas a la Estación Espacial Internacional), está ese objetivo de llevar a gente a la Luna que hemos comentado antes y que anunció Elon Musk hace dos años, conociendo de momento a uno de esos dos ocupantes (Yusaku Maezawa).

Space X

A diferencia de la anterior, en este caso no se sabe qué precio han adelantado esas dos personas que en teoría volarán a la Luna con SpaceX en 2023 ni lo que costará un billete. En la página web de la compañía tampoco hay ningún espacio reservado para esta posible fuente de ingresos, así que es una de las posibilidades que aún ha de dibujarse un poco más al menos para "el gran público".

24 satélites, cenizas de 152 fallecidos, un reloj atómico y más: esto es todo lo que SpaceX acaba de llevar al espacio En Xataka 24 satélites, cenizas de 152 fallecidos, un reloj atómico y más: esto es todo lo que SpaceX acaba de llevar al espacio

Blue Origin

Si hablamos de Musk no podemos olvidar a Bezos. La compañía espacial del propietario de Amazon también lleva tiempo planeando los viajes turísticos espaciales, haciendo pruebas con su New Shepard, de hecho junto a la de Musk y otras tantas colaborarán con la NASA para volver a pisar la Luna, como pudimos saber, y tienen su propia misión para ello: Blue Moon.

Blue Origin

En su web muestran lo que ofrecen (programa de entrenamiento astronauta incluido), pero tampoco hay información sobre las tarifas de Blue Origin, pero en Reuters hablaron de un precio que rondaría el de Virgin quedando en unos 250.000-300.000 dólares. Habrá que ver si esos turistas que en teoría ya han pagado eso finalmente van al espacio a finales de este año, como dijo la compañía (y un pro-tip: siendo empleado hay posibilidad de viajar estando costeado por la compañía, así que quizás es una opción que queráis intentar).

Boeing

Con esta tampoco hacen falta muchas presentaciones porque es una de las empresas que más tiempo lleva en altos vuelos. Aquí os hemos mostrado su Boeing CST-100 Starliner y los avances que iban haciendo con ella, siendo la cápsula que la compañía ha diseñado para estos vuelos así como el transporte de astronautas a la ISS.

Boeing

Las pruebas se han ido posponiendo y en teoría iban a realizarse este año, habrá que ver si en este sentido cumplen con la agenda. Tampoco conocemos los precios por los que se comercializarán estos vuelos ni se indica nada más en la web de la Starliner.

Orion Span

Otra empresa que ofrece turismo espacial explicando su programa de entrenamiento y prestaciones y que es quizás menos conocida. En Orion Span tienen planes de tener su propia estación espacial para uso comercial, la cual será el destino de los turistas que deseen experimentar la ingravidez y las vistas espaciales.

Orion Span

La idea es que esté orbitando y haga las veces de hotel espacial, pudiendo hospedar hasta a seis turistas. En la web hablan de unos 9,5 millones de dólares por reserva y de tenerlo habilitado en tres años, si os interesa podéis pagar el módico precio de 80.000 dólares (o en bitcoins) para la reserva.

Space for Humanity

Curiosa la propuesta de esta organización que ofrece viajes gratuitos a gente que, al contrario de esos nombres que veíamos antes, no tendría de otro modo la posibilidad de ir al espacio. Rachel Lyons, directora ejecutivo de la compañía, comentaba al MIT que pretenden enviar entre seis y ocho personas en los próximos dos años, así que si estáis interesados podéis ir rellenando la hoja de registro por si entráis en los requisitos.

Space Adventures

De ésta hemos hablado al principio porque lleva una larga trayectoria en lo que son viajes privados al espacio, si bien públicamente no disponen la información de los precios que cuestan sus viajes.

Space Adventures Imagen: NASA vía Space Adventures

Ofrecen de hecho varios tipos de servicio, partiendo de quizás los más básicos para catar la ingravidez, estando éstos a partir de 5.400 euros. Si se busca una compañía con más recorrido y experiencia, desde luego esta debería figurar entre las primeras, pero por casos como el de Simony quizás no sea de las más asequibles para estar unos días orbitando.

Las compañías con peor suerte

Un ejemplo de fracaso es Golden Spike, una empresa que surgía en 2010 con la idea de ser específicamente una compañía dedicada a los vuelos espaciales comerciales a la superficie lunar. En 2012 anunciaron sus intenciones hablando incluso de conexiones con empleados de la NASA, pero en 2015 se desvaneció su web y al parecer con ello todo el proyecto, incluso habiendo recaudado dinero por Indiegogo.

A Galactic suite Space Resort las cosas no parecen irle bien desde hace un tiempo, de hecho su web ni siquiera carga. Fue una empresa española que nacía en 2007 con el objetivo de llevar a cabo viajes turísticos espaciales, pero ni lo vimos en 2012 como en principio anunciaron ni parece que lo veremos en un futuro.

Imagen | NASA (vía Space Adventures)

También te recomendamos

El turismo espacial logra un nuevo hito: el avión espacial de Virgin Galactic llega por primera vez a los límites del espacio

La gran pregunta del turismo espacial es qué pasa cuando ponemos a 'alguien normal' en órbita

La nave de Virgin Galactic logra su mayor altitud, velocidad y por primera vez lleva a tres pasajeros a "los límites del espacio"


La noticia Las opciones para ser turista espacial: desde viajes gratis hasta reservas por más de 9 millones de dólares fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Chequea también

Engañan a un Tesla para que pase de 56 a 140 km/h automáticamente pegando un trozo de cinta a una señal

Un trozo de cinta de cinco centímetros pegado a una señal. Eso es todo lo que han necesitado unos investigadores de McAfee para conseguir engañar a la cámara de un Tesla Model X y Tesla Model S de 2016 y hacer que aceleren automáticamente. En pocas palabras, los investigadores han pegado un trozo de cinta a una señal de 35 mph, de forma que el "3" pareciera un "8", engañando así al sistema. Dichos coches usan el sistema MobilEye Eye Q3. Tesla tiene una característica llamada TACC (Tesla Automatic Cruise Control), y dicha característica bebe de la interpretación de las señales de tráfico y el GPS para indicarle al sistema de conducción autónoma si debe reducir o aumentar la velocidad. Es lo que se conoce como Speed Assist y fue lanzado por Tesla en 2014. En Xataka Todos los coches eléctricos que saldrán a la venta en España este 2020 Si el algoritmo que alimenta este modelo es engañado, el resultado no será correcto y provocará, en este caso, que el coche pase de 35 a 85 mph. Para ponerlo en contexto, estamos hablando de pasar de 56 km/h a 136 km/h de forma totalmente involuntaria. Engañando al algoritmo Este tipo de ataques se conoce como "aprendizaje automático adversario" y consisten en explotar las debilidades presentes en los algoritmos de aprendizaje automático para conseguir resultados adversos. Los investigadores de McAfee han estado probando diferentes sistemas durante 18 meses y el resultado es que, si bien el sistema consigue detectar bien las señales incluso en situaciones complicadas, es relativamente fácil engañarlo si se sabe cómo hacerlo. Por ejemplo, en una prueba de laboratorio en la que se usó una webcam, el sistema reconoce la señal de 35 mph incluso cuanto está parcialmente oculta. Sin embargo, al añadir perturbaciones, como manchas o pintura negra alrededor de los números, el sistema falla, entendiendo 45 mph en lugar de 35 mph. La pregunta que cabe hacerse es si la cámara de los vehículos también se ve afectada. A la izquierda la señal modificada. A la derecha, el HUD del Tesla indicando que la señal marca 85 mph. La primera prueba para salir de dudas fue añadir a la señal unas pegatinas adversarias diseñadas específicamente para esta prueba. El hardware usado fue un Model S (2016) y un Model X (2016), ambos equipados con un chip EyeQ3 de MobilEye. Desde McAfee afirman que "funcionó, casi de inmediato y con una alta tasa de replicabilidad". El coche pasaba de 35 a 85 mph. Ahora bien, ¿qué sucede si se simplifica la prueba? ¿Qué pasa si se quitan todas las pegatinas adversarias y, simplemente, se alarga la zona central del "3" con cinta de color negro? Los investigadores afirman que "incluso para un ojo entrenado, esto apenas parece sospechoso o malicioso, y muchos de los que vieron la señal no se dieron cuenta de que el signo había sido alterado en absoluto". A la izquierda, la señal modificada con un trozo de cinta. A la derecha, el HUD de Tesla mostrando una lectura errónea Pues la cámara de los vehículos sí. Entendió que el 35 era, realmente, un 85, lo que provocó que el coche acelerase de inmediato y pasase de poco más de 50 km/h a casi 140 km/h. Todo sea dicho, en un vehículo de 2020 este ataque no parece poder replicarse. McAfee advirtió de esta vulnerabilidad a Tesla y Mobileye 90 días antes de publicar la información y afirma que: "Ambos proveedores mostraron interés y agradecieron la investigación, pero no han expresado ningún plan actual para abordar el problema en la plataforma existente. MobilEye indicó que las versiones más recientes del sistema de cámaras abordan estos casos de uso". En declaraciones a MIT Technology Review, MobilEye afirma que "la tecnología de vehículos autónomos no dependerá solo de la identificación, sino que también estará respaldada por otras tecnologías y datos, como el mapeo de crowdsourced, para garantizar la fiabilidad de la información recibida de los sensores de la cámara y ofrecer despidos y seguridad". Desde Xataka, por nuestra parte, hemos contactado con Tesla para conocer más información y actualizaremos cuando obtengamos respuesta. Más información | McAfee - La noticia Engañan a un Tesla para que pase de 56 a 140 km/h automáticamente pegando un trozo de cinta a una señal fue publicada originalmente en Xataka por Jose García .

El morbo científico con Betelgeuse: unos investigadores simulan qué veremos desde la Tierra cuando muera y explote

A Betelgeuse la tenemos muy observada y sabemos que algo le pasa. La estrella de la constelación de Orión es un punto rojo en el cielo que cada vez brilla menos y los científicos, ante una supuesta exposición, han simulado cómo veríamos la supernova Betelgeuse desde la Tierra. El pasado 14 de febrero el Observatorio ESO hizo público un comunicado en el que explicaban que la estrella ha perdido gran parte de su brillo habitual y que actualmente tiene alrededor del 36% del mismo. Betelgeuse muestra signos de estar en su última fase de existencia, y aunque no lo calculan para algo inmediato los investigadores han querido ya imaginar cómo veremos su muerte desde nuestro planeta. Una explosión visible durante años incluso de día A modo de recordatorio, Betelgeuse es una estrella supergigante roja perteneciente a la la constelación de Orión. Supergigante porque tiene un radio aproximadamente 900 veces superior al del Sol y su masa es en torno a 20 veces la de nuestro Astro Rey, y la tenemos a unos 724 años luz de distancia. En Xataka Voyager 2: lo que sabemos del espacio interestelar gracias a los datos que aún nos envía después de más de 40 años de viaje Decíamos que la teníamos bien observada en parte porque pudimos hacerle la mejor fotografía hasta la fecha en 2017, acercándonos su aspecto y pudiendo ver lo supergigante que es. Sobre todo, lo que también se vio es su irregularidad, con una superficie con variaciones de temperatura que son similares a las que ocurren en el Sol, aunque sean estrellas bastante distintas. La variación de brillo que se observó durante 2019. Crédito: ESO/M. Montargès et al. Es una estrella observada durante siglos y en cierto modo, pensar que su próxima parada es el estado de supernova es algo "emocionante" para los científicos. Probablemente, esa idea de que en los cielos de la Tierra se vea una supernova haya influido en la motivación para llevar a cabo simulaciones de qué veremos cuando explote. Basándose en todos los datos y cálculos sobre la posible explosión, Jared Foldberg y Evan Bauer (estudiantes de la Universidad Santa Barbara en California) llevaron a cabo esta representación de los últimos días de Betelgeuse. Una tarea que les puso su profesor Andy Howell, según cuentan en Discover Magazine. Gráfica del resultado de la simulación con el software MESA+STELLA. Crédito: Jared Goldberg/University of California, Santa Barbara/MESA+STELLA Los astrónomos implicados han usado un software llamado MESA+STELLA para calcular qué es lo que veríamos de presenciar el acontecimiento, recogiendo además lo observado durante la Supernova 1987A, la explosión de una estrella más cercana que hemos "visto" desde que hay registros. Lo muestran en un gráfico en el que indican qué se vería, explicando que según los cálculos no habría peligro para la Tierra (tendría que estar a unos 12 años luz) y que veríamos un brillo similar al de la Luna en cuarto menguante o creciente, aunque nueve veces más tenue que la luna llena. Según Howell, "todo el brillo se concentraría en un punto" y sería visible tanto de noche como de día. Y ojo, según calculan podría verse durante casi un año de día, observándose de noche a ojo desnudo durante años a medida que la supernova va desapareciendo. La supernova además no podría observarse desde los telescopios espaciales que tenemos en la Tierra e incluso desde algunos de los que están en el propio espacio, dada la intensidad del brillo. Según explica Howell, habría que hacer modificaciones para que capturasen menos luz. Nada de daños, pero sí algo de mareo La curiosidad a veces motiva este tipo de estudios, que aunque en cierto modo agorero es bastante curioso. Cuando Betelgeuse desaparezca, Orión se quedará sin su hombro izquierdo, como bromeaba Sarafina Nance, estudiante de la Universidad de California en Berkeley que ha publicado varios estudios sobre esta estrella. Representación artística de Betelgeuse frente al diámetro de los planetas del sistema solar. Crédito: ESO/L. Calçada Por la distancia a la Tierra estiman que no sufriríamos daño directo, pero que quizás habría especies de animales que podrían confundirse a la hora de orientarse al recurrir habitualmente a la Luna y ver dos y no un punto brillante en el cielo. La especie humana también podría tener dificultades en sus observaciones al cielo, matiza Howell, argumentando que ya son complicadas cuando hay Luna llena, como ya hemos comentado antes. Pero no hemos de esperarlo en los próximos años, ni siquiera que sea algo que vean nuestros tataranietos. Se espera que la explosión ocurra en unos 100.000 años, así que lo único a lo que aspiramos por ahora es a estas simulaciones. Imagen | ESO/M. Montargès et al. - La noticia El morbo científico con Betelgeuse: unos investigadores simulan qué veremos desde la Tierra cuando muera y explote fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .