Inicio / Tecno / Comprar un power bank para cargar el teléfono móvil: todo lo que mirar para acertar con una batería externa

Comprar un power bank para cargar el teléfono móvil: todo lo que mirar para acertar con una batería externa

El uso continuo del móvil ha convertido a las baterías externas en uno de los accesorios imprescindibles en nuestro día a día, tanto es así que hay gente no sale de casa sin ellas. Y es que este sencillo dispositivo nos permite cargar nuestro smartphone estemos donde estemos. Power banks hay muchos, pero no todos son iguales. Si vas a comprar una batería externa para tu teléfono, estos son los 9 puntos clave que debes considerar para acertar con tu elección.

Capacidad real vs. capacidad teórica

Un vistazo al mercado nos devuelve modelos por encima de los 20.000 mAh. Cuanta más capacidad, más veces podremos cargar nuestro teléfono, pero a costa de llevar a cuestas una batería externa más pesada. Lo ideal es buscar un compromiso entre funcionalidad y compacidad.

Aunque los fabricantes nos proporcionan miliamperios-hora (mAh) de capacidad de las power banks, esta cifra no se corresponde con la realidad por aspectos como la eficiencia del propio dispositivo o la temperatura de operación. Asimismo, con el paso del tiempo la capacidad de las baterías va mermándose, fruto de su deterioro. Una forma sencilla de estimar la capacidad real de una batería externa es aproximarla al 60-70% de su capacidad teórica.

Para saber la capacidad real de una batería externa, multiplica la capacidad teórica (la del fabricante) por 0,65

¿Qué capacidad es la óptima? Depende de nuestras necesidades, pero un buen punto de partida es que al menos pueda cargar una vez completamente nuestro smartphone. Si buscáis un modelo para dar un empujón a la batería de vuestro teléfono que apenas ocupen espacio, existen modelos muy compactos como la AUKEY Mini de 5.000 mAH (12,99 euros) o este de RAVPower de 6.700 mAh (14,99 euros).

No obstante, por equilibrio entre ligereza y funcionalidad, resultan interesantes las baterías de 10.000 mAh, que podrán suministrarnos unos 6.500 mAh, lo que en general bastará para cargar nuestro teléfono una vez al completo y un poquito más, que nunca viene mal.

[Versión Mejorada] Poweradd Pilot X7 20000mAh Power Bank Cargador Móvil Portátil Batería Externa con 2 Salidas USB 3.1A para iPhone iPad Samsung Dispositivos Android Tablets y Más, Color-Negro y Rojo

[Versión Mejorada] Poweradd Pilot X7 20000mAh Power Bank Cargador Móvil Portátil Batería Externa con 2 Salidas USB 3.1A para iPhone iPad Samsung Dispositivos Android Tablets y Más, Color-Negro y Rojo

Hoy en Amazon por 21,99€

¿En cuánto tiempo se carga completamente?

El objetivo de una power bank es que siempre esté lista para cargar nuestro teléfono, por lo que lo ideal es salir de casa con la batería al 100%.

En este sentido, es fundamental que se cargue cuanto antes y para ello verificaremos el amperaje de alimentación, o lo que es lo mismo, la cantidad de electrones moviéndose por segundo a lo largo del cable. Teniendo en cuenta que vamos a cargarla en un enchufe, que cuanto mayor sea esta cifra, mejor.

Eso sí, de poco sirve elegir una batería externa con unas especificaciones de carga ambiciosas si no empleamos un cargador capaz de suministrarle esos voltios y amperios suficientes. Y es que las power banks no incluyen adaptadores, por lo que tendremos que usar uno propio.

¿Qué tipo de puerto emplea para alimentarse?

El tipo de puerto empleado para cargarse tiene mucho que ver con el punto anterior. Si bien las especificaciones de alimentación suelen estar disponibles, una buena forma de saber si se carga rápido es observar la conexión que emplea para alimentarse, ya que la velocidad de carga está relacionada con el tipo de puerto: mientras que los de tipo USB-C o USB 3.0 son más rápidos, puertos de entrada como los USB 2.0 o miniUSB 2.0 anticipan velocidades más limitadas.

Además, en el caso de que emplee USB-C y tu teléfono disponga del mismo puerto — presentes por ejemplo en las familias Huawei P30, Galaxy S10 o los Xiaomi Mi 9 y 9T — podrás "matar dos pájaros de un tiro" usando el mismo cable y adaptador tanto para cargar el teléfono como para alimentar la batería.

Guía básica para no volverse loco con el estándar USB: formatos, colores, velocidades y especificaciones En Xataka Guía básica para no volverse loco con el estándar USB: formatos, colores, velocidades y especificaciones

Tipo y número de salidas

Otra característica fundamental que determinará la funcionalidad de la power bank es cuántas salidas tiene y de qué tipo son. Quizás queramos una batería únicamente para cargar nuestro teléfono, pero otra opción es buscar un modelo más versátil que nos permita cargar más gadgets al mismo tiempo. No obstante, lo normal es encontrar baterías con dos, tres y hasta cuatro puertos de salida.

Poweradd

El USB sigue siendo el tipo de puerto más común, si bien el USB-C se va abriendo paso. Otros modelos más todoterreno incluso incorporan salidas DC de 9V/12V para cargar portátiles o pads de carga inalámbrica, simplemente depositando el teléfono sobre su superficie, una alternativa a tener en cuenta si nuestro terminal admite carga inalámbrica (generalmente de acuerdo con el estándar Qi).

POWERADD Cargador Inalámbrico Power Bank 10000mAh Batería Externa Dos Maneras de Entrada para iPhoneX iPhone8 iPhone XS iPhone XS MAX iPhone XR Samsung Galaxy S8/Note 8

POWERADD Cargador Inalámbrico Power Bank 10000mAh Batería Externa Dos Maneras de Entrada para iPhoneX iPhone8 iPhone XS iPhone XS MAX iPhone XR Samsung Galaxy S8/Note 8

Hoy en Amazon por 22,99€

A qué velocidad carga nuestros dispositivos

Si ya tenemos claro qué puertos necesitamos en nuestra batería externa, el siguiente paso es conocer a qué velocidad cargará nuestros dispositivos. Ojo, porque una velocidad mayor siempre no es mejor, ya que podría deteriorar la batería interna de nuestros gadgets.

Si queremos optimizar la carga de nuestros dispositivos, primero deberemos saber la potencia necesaria para alimentarlos — una información que encontraremos en Watios, pero también en Voltios y Amperios, ya que la potencia es el resultado de multiplicar voltios y amperios — , algo que podremos conocer en sus especificaciones técnicas. Si no queremos complicarnos, podemos ser más conservadores y apostar sobre seguro mirando las especificaciones detalladas en el cargador original que venía en la caja.

Para hacernos una idea, he preguntado a los editores de Xataka por las especificaciones de los adaptadores de sus respectivos teléfonos: en las cajas de los iPhone encontramos un cargador de 5V y 1A para la carga "estándar" — si bien desde la generación del iPhone X admiten carga rápida desde 18 a 87 W —, el Xiaomi Mi 9T admite cargas a 5V/3A, 9V/2A y 12V/0,5A, en el cargador del Huawei P30 Pro permite hasta 40W con Supercharge a 10V/4A y 5V/2A, 9V/2A, el Samsung Galaxy S10 5G a 5V/3A, 9V/2,77A, 3,3-5,9V/3A, 3,3-11V/2,25A, Huawei P30 Lite a 5V/2A ó 9V/2A, Xiaomi Mi A1 a 5V/2A…¡Vaya lío!

Con la carga rápida, el abanico de opciones se ha disparado. No obstante, para no complicarnos un buen punto de partida para smartphones es considerar los 5V y 1 Amperio como carga lenta y los 5V y 2 Amperios como un estándar de carga más rápida muy común.

En este sentido, es importante cerciorarse de que las salidas sean "smart", esto es, que adapten su intensidad de salida al gadget conectado para minimizar el riesgo de deteriorar la batería proporcionando un flujo de energía superior al que puede soportar.

Si hablamos de carga inalámbrica y el estándar habitual Qi, encontraremos que aunque este protocolo permite cargar dispositivos desde los 5 hasta los 15 W, teléfonos como los iPhone se cargan a 7,5W y otros terminales alcanzan los 9-10 W.

En caso de que la batería externa que estamos mirando tenga varios puertos, es importante tener claro que la carga eléctrica no se distribuye de forma uniforme, de modo que habrá un puerto que sea más rápido y el resto considerablemente más lento.

Tronsmart Power Bank, 10000mAh Cargador Móvil Portátil Batería Externa (Qualcomm Quick Charge 3.0 y Huawei FCP) 2 Salidas USB 5.4A, Carga Rapido para iPhone/Huawei/Xiaomi/Samsung/Tablets y más

Tronsmart Power Bank, 10000mAh Cargador Móvil Portátil Batería Externa (Qualcomm Quick Charge 3.0 y Huawei FCP) 2 Salidas USB 5.4A, Carga Rapido para iPhone/Huawei/Xiaomi/Samsung/Tablets y más

Hoy en Amazon por 23,99€

¿Con Power Delivery?

Usb Pd

Siguiendo con los tipos de puertos y velocidades de carga, vamos un paso más allá que puede resultarnos interesante en nuestra power bank: que incluya un puerto USB-C certificado como USB Power Delivery.

El USB Power Delivery o USB-PD es un estándar universal de carga que permite alcanzar una potencia de hasta 100W, lo que posibilita no solo cargar smartphones y tabletas, sino también dispositivos más exigentes eléctricamente hablando, optimizando el proceso de carga de forma flexible e inteligente gracias a su chipset integrado.

Así, los puertos USB-PD proporcionan una carga más rápida, más potencia para los dispositivos que así lo requieran, reduce tiempos de carga y es capaz de cargar simultáneamente varios dispositivos.

Omars 20000 mAh Batería Externa Banco de Energía con 45W USB C Carga de Energía PD, USB 3.0 QC Carga Rápida para iPhone X/8/8 Plus, Sumsung Galaxy S8/S7, Nintendo Switch y Más

Omars 20000 mAh Batería Externa Banco de Energía con 45W USB C Carga de Energía PD, USB 3.0 QC Carga Rápida para iPhone X/8/8 Plus, Sumsung Galaxy S8/S7, Nintendo Switch y Más

Hoy en Amazon por 43,31€

Diseño, materiales y, sobre todo, peso

Zendure

Como hemos anticipado en el apartado de la capacidad, una power bank más grande tiene espacio para integrar una batería interna mayor. Pero claro, eso implica que sea más grande y pesada. En este sentido, encontramos modelos que van desde el tamaño de un pintalabios — que darán un leve empujoncito a la batería de nuestro smartphone — a otros que parecen ladrillos.

Ya hemos explicado que por su buen compromiso entre funcionalidad y dimensiones, el grueso de modelos del mercado se encuentran entre los 10.000 mAh y los 20.000 mAh. Y es que aunque hay fabricantes que logran unas dimensiones atractivas — como los formatos slim —, un aumento de capacidad implican un aumento de peso notable. Ahora bien, no todas tienen el mismo diseño ni aprovechan igual sus dimensiones. Es interesante que la relación entre peso/capacidad y volumen/capacidad lo más bajo posible, de modo que nos encontremos ante modelos compactos.

Asimismo, también resulta muy interesante que cuenten con algún sistema para conocer de forma cualitativa o cuantitativa el nivel de batería, pueden ser mediante LEDs o con una pantalla. Otro añadido que puede ser de utilidad es que disponga de una luz LED a modo de linterna.

Teniendo en cuenta que vamos a llevarlas con nosotros, previsiblemente en el compartimento de un bolso o mochila, es interesante que sean resistentes a golpes y caídas, encontrando incluso modelos todoterreno con certificaciones IP similares a la de los móviles como esta de EasyAcc (49,99 euros). Asimismo, buscaremos diseños que no sean resbaladizos, de modo que minimicemos la posibilidad de que se nos escurran mientras las tenemos entre las manos.

Finalmente no debemos olvidar que su misión es almacenar y transferir energía, un proceso que irremediablemente va a generar calor. En este sentido, materiales como el aluminio, un metal ligero y resistente tienen la propiedad de disipar mejor el calor. Un ejemplo de power bank con carcasa de aluminio es la Xiaomi Mi Power 2s (17,99 euros).

Zendure Slim USB-C powerbank 10000mah, bateria externa para movil, Cargador Portátil con 18W Power Delivery & QC 3.0 carga rápida para iPhone, Samsung Galaxy, Huawei, HTC, Nintendo Switch y más, Plata

Zendure Slim USB-C powerbank 10000mah, bateria externa para movil, Cargador Portátil con 18W Power Delivery & QC 3.0 carga rápida para iPhone, Samsung Galaxy, Huawei, HTC, Nintendo Switch y más, Plata

Hoy en Amazon por 37,99€

Certificaciones de seguridad

Un aspecto que suele pasar desapercibido son las certificaciones de seguridad. No olvidemos que la manipulación de baterías externas no está exenta de riesgos, ya que son dispositivos eléctricos en cuyo interior albergan productos químicos.

El mercado ofrece tal cantidad de modelos, diseños, especificaciones y tiendas para adquirirlas que puede darse la situación de comprar un modelo que no cumpla con las certificaciones de seguridad pertinentes.

Sin ánimo de profundizar en las pruebas realizadas para obtenerlas, deberemos fijarnos — algo que no siempre es posible o no se aprecia a simple vista — en si cuentan con las certificaciones relativas a este tipo de baterías:

  • United Nations Transport Regulations UN38.3: el transporte de baterías (consideradas como materiales peligrosos) por tierra, mar y aire está regulado por acuerdos nacionales e internacionales para garantizar su seguridad.

  • Estándar internacional IEC 62133: detalla pruebas y requisitos para las baterías para garantizar su seguridad de funcionamiento bajo el uso al que está destinado y cualquier mal uso razonablemente previsible.

  • Underwriters Laboratory (UL) 2054: certificación americana que cubre la seguridad de las baterías de iones de litio durante el uso general para reducir el riesgo de incendio o explosión.

  • La certificación CE confirma que el producto cumple con la directiva europea perinente en materia de salud, seguridad y protección del medio ambiente, de modo que pueda comercializarse en cualquier país de la Unión Europea. El marcado CE confirma que el producto puede comercializarse en cualquier país de la Unión Europea y de la AELC.

Fiabilidad: garantía, ciclos de carga y marcas

Tras este repaso exhaustivo de los criterios a la hora de elegir una batería externa para cargar nuestro móvil, siempre nos quedará la duda de qué tal nos saldrá el modelo que hemos elegido.

En este sentido, es importante leer con detenimiento — si compramos en internet — sobre su garantía, ya que hay modelos que la extienden más allá de los dos años de rigor en la Unión Europea, llegando incluso a ofrecer una garantía de por vida, como es el caso de este modelo de RAVPower (20,99 euros).

Aunque no es muy común, algunos modelos llegan a ofrecer una cifra estimada de sus ciclos de vida, de modo que podamos evaluar la longevidad de nuestra power bank y así valorar la inversión a realizar, habitualmente por encima de los 500 ciclos.

Los consejos listados en este artículo constituyen una buena orientación a la hora de elegir una batería externa, así como los modelos propuestos a lo largo del texto, si bien no son los únicos. El mercado de las power banks está repleto de buenas opciones en diferentes capacidades, formatos y características. Algunas de las marcas a tener en cuenta son Belkin, Mophie, ANKER, AUKEY, Varta, RAVPower, PowerAdd… ojo, no están todas las que son, pero sí que son todas las que están.

Guía de comprar baterías externas

Puedes estar al día y en cada momento informado de las principales ofertas y novedades de Xataka Selección en nuestro canal de Telegram o en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y la revista Flipboard.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

También te recomendamos

Qué portátil comprar para estudiar: guía de compra fácil para elegir ordenador por carreras y presupuesto

15 correas para la Xiaomi Mi Band 4 que también valen para la Mi Band 3

24 juegos de mesa y pasatiempos ágiles y divertidos para jugar en verano en cualquier parte


La noticia Comprar un power bank para cargar el teléfono móvil: todo lo que mirar para acertar con una batería externa fue publicada originalmente en Xataka por Eva Rodríguez de Luis .

Chequea también

Engañan a un Tesla para que pase de 56 a 140 km/h automáticamente pegando un trozo de cinta a una señal

Un trozo de cinta de cinco centímetros pegado a una señal. Eso es todo lo que han necesitado unos investigadores de McAfee para conseguir engañar a la cámara de un Tesla Model X y Tesla Model S de 2016 y hacer que aceleren automáticamente. En pocas palabras, los investigadores han pegado un trozo de cinta a una señal de 35 mph, de forma que el "3" pareciera un "8", engañando así al sistema. Dichos coches usan el sistema MobilEye Eye Q3. Tesla tiene una característica llamada TACC (Tesla Automatic Cruise Control), y dicha característica bebe de la interpretación de las señales de tráfico y el GPS para indicarle al sistema de conducción autónoma si debe reducir o aumentar la velocidad. Es lo que se conoce como Speed Assist y fue lanzado por Tesla en 2014. En Xataka Todos los coches eléctricos que saldrán a la venta en España este 2020 Si el algoritmo que alimenta este modelo es engañado, el resultado no será correcto y provocará, en este caso, que el coche pase de 35 a 85 mph. Para ponerlo en contexto, estamos hablando de pasar de 56 km/h a 136 km/h de forma totalmente involuntaria. Engañando al algoritmo Este tipo de ataques se conoce como "aprendizaje automático adversario" y consisten en explotar las debilidades presentes en los algoritmos de aprendizaje automático para conseguir resultados adversos. Los investigadores de McAfee han estado probando diferentes sistemas durante 18 meses y el resultado es que, si bien el sistema consigue detectar bien las señales incluso en situaciones complicadas, es relativamente fácil engañarlo si se sabe cómo hacerlo. Por ejemplo, en una prueba de laboratorio en la que se usó una webcam, el sistema reconoce la señal de 35 mph incluso cuanto está parcialmente oculta. Sin embargo, al añadir perturbaciones, como manchas o pintura negra alrededor de los números, el sistema falla, entendiendo 45 mph en lugar de 35 mph. La pregunta que cabe hacerse es si la cámara de los vehículos también se ve afectada. A la izquierda la señal modificada. A la derecha, el HUD del Tesla indicando que la señal marca 85 mph. La primera prueba para salir de dudas fue añadir a la señal unas pegatinas adversarias diseñadas específicamente para esta prueba. El hardware usado fue un Model S (2016) y un Model X (2016), ambos equipados con un chip EyeQ3 de MobilEye. Desde McAfee afirman que "funcionó, casi de inmediato y con una alta tasa de replicabilidad". El coche pasaba de 35 a 85 mph. Ahora bien, ¿qué sucede si se simplifica la prueba? ¿Qué pasa si se quitan todas las pegatinas adversarias y, simplemente, se alarga la zona central del "3" con cinta de color negro? Los investigadores afirman que "incluso para un ojo entrenado, esto apenas parece sospechoso o malicioso, y muchos de los que vieron la señal no se dieron cuenta de que el signo había sido alterado en absoluto". A la izquierda, la señal modificada con un trozo de cinta. A la derecha, el HUD de Tesla mostrando una lectura errónea Pues la cámara de los vehículos sí. Entendió que el 35 era, realmente, un 85, lo que provocó que el coche acelerase de inmediato y pasase de poco más de 50 km/h a casi 140 km/h. Todo sea dicho, en un vehículo de 2020 este ataque no parece poder replicarse. McAfee advirtió de esta vulnerabilidad a Tesla y Mobileye 90 días antes de publicar la información y afirma que: "Ambos proveedores mostraron interés y agradecieron la investigación, pero no han expresado ningún plan actual para abordar el problema en la plataforma existente. MobilEye indicó que las versiones más recientes del sistema de cámaras abordan estos casos de uso". En declaraciones a MIT Technology Review, MobilEye afirma que "la tecnología de vehículos autónomos no dependerá solo de la identificación, sino que también estará respaldada por otras tecnologías y datos, como el mapeo de crowdsourced, para garantizar la fiabilidad de la información recibida de los sensores de la cámara y ofrecer despidos y seguridad". Desde Xataka, por nuestra parte, hemos contactado con Tesla para conocer más información y actualizaremos cuando obtengamos respuesta. Más información | McAfee - La noticia Engañan a un Tesla para que pase de 56 a 140 km/h automáticamente pegando un trozo de cinta a una señal fue publicada originalmente en Xataka por Jose García .

El morbo científico con Betelgeuse: unos investigadores simulan qué veremos desde la Tierra cuando muera y explote

A Betelgeuse la tenemos muy observada y sabemos que algo le pasa. La estrella de la constelación de Orión es un punto rojo en el cielo que cada vez brilla menos y los científicos, ante una supuesta exposición, han simulado cómo veríamos la supernova Betelgeuse desde la Tierra. El pasado 14 de febrero el Observatorio ESO hizo público un comunicado en el que explicaban que la estrella ha perdido gran parte de su brillo habitual y que actualmente tiene alrededor del 36% del mismo. Betelgeuse muestra signos de estar en su última fase de existencia, y aunque no lo calculan para algo inmediato los investigadores han querido ya imaginar cómo veremos su muerte desde nuestro planeta. Una explosión visible durante años incluso de día A modo de recordatorio, Betelgeuse es una estrella supergigante roja perteneciente a la la constelación de Orión. Supergigante porque tiene un radio aproximadamente 900 veces superior al del Sol y su masa es en torno a 20 veces la de nuestro Astro Rey, y la tenemos a unos 724 años luz de distancia. En Xataka Voyager 2: lo que sabemos del espacio interestelar gracias a los datos que aún nos envía después de más de 40 años de viaje Decíamos que la teníamos bien observada en parte porque pudimos hacerle la mejor fotografía hasta la fecha en 2017, acercándonos su aspecto y pudiendo ver lo supergigante que es. Sobre todo, lo que también se vio es su irregularidad, con una superficie con variaciones de temperatura que son similares a las que ocurren en el Sol, aunque sean estrellas bastante distintas. La variación de brillo que se observó durante 2019. Crédito: ESO/M. Montargès et al. Es una estrella observada durante siglos y en cierto modo, pensar que su próxima parada es el estado de supernova es algo "emocionante" para los científicos. Probablemente, esa idea de que en los cielos de la Tierra se vea una supernova haya influido en la motivación para llevar a cabo simulaciones de qué veremos cuando explote. Basándose en todos los datos y cálculos sobre la posible explosión, Jared Foldberg y Evan Bauer (estudiantes de la Universidad Santa Barbara en California) llevaron a cabo esta representación de los últimos días de Betelgeuse. Una tarea que les puso su profesor Andy Howell, según cuentan en Discover Magazine. Gráfica del resultado de la simulación con el software MESA+STELLA. Crédito: Jared Goldberg/University of California, Santa Barbara/MESA+STELLA Los astrónomos implicados han usado un software llamado MESA+STELLA para calcular qué es lo que veríamos de presenciar el acontecimiento, recogiendo además lo observado durante la Supernova 1987A, la explosión de una estrella más cercana que hemos "visto" desde que hay registros. Lo muestran en un gráfico en el que indican qué se vería, explicando que según los cálculos no habría peligro para la Tierra (tendría que estar a unos 12 años luz) y que veríamos un brillo similar al de la Luna en cuarto menguante o creciente, aunque nueve veces más tenue que la luna llena. Según Howell, "todo el brillo se concentraría en un punto" y sería visible tanto de noche como de día. Y ojo, según calculan podría verse durante casi un año de día, observándose de noche a ojo desnudo durante años a medida que la supernova va desapareciendo. La supernova además no podría observarse desde los telescopios espaciales que tenemos en la Tierra e incluso desde algunos de los que están en el propio espacio, dada la intensidad del brillo. Según explica Howell, habría que hacer modificaciones para que capturasen menos luz. Nada de daños, pero sí algo de mareo La curiosidad a veces motiva este tipo de estudios, que aunque en cierto modo agorero es bastante curioso. Cuando Betelgeuse desaparezca, Orión se quedará sin su hombro izquierdo, como bromeaba Sarafina Nance, estudiante de la Universidad de California en Berkeley que ha publicado varios estudios sobre esta estrella. Representación artística de Betelgeuse frente al diámetro de los planetas del sistema solar. Crédito: ESO/L. Calçada Por la distancia a la Tierra estiman que no sufriríamos daño directo, pero que quizás habría especies de animales que podrían confundirse a la hora de orientarse al recurrir habitualmente a la Luna y ver dos y no un punto brillante en el cielo. La especie humana también podría tener dificultades en sus observaciones al cielo, matiza Howell, argumentando que ya son complicadas cuando hay Luna llena, como ya hemos comentado antes. Pero no hemos de esperarlo en los próximos años, ni siquiera que sea algo que vean nuestros tataranietos. Se espera que la explosión ocurra en unos 100.000 años, así que lo único a lo que aspiramos por ahora es a estas simulaciones. Imagen | ESO/M. Montargès et al. - La noticia El morbo científico con Betelgeuse: unos investigadores simulan qué veremos desde la Tierra cuando muera y explote fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .