Inicio / Tecno / Ser radioaficionado/a en 2019: conversación, nostalgia y ganas de conquistar el mundo

Ser radioaficionado/a en 2019: conversación, nostalgia y ganas de conquistar el mundo

“Me gusta definir al radioaficionado como alguien que es capaz de comunicarse por sus propios medios con cualquier parte del mundo y, si me apuras, incluso fuera de él”. Pedro Fernández, presidente de la Unión de Radioaficionados Españoles (URE), no exagera. Si alguna noche nos da por mirar las estrellas y preguntarnos qué parte del mundo estarán mirando desde la Estación Espacial Internacional, jamás podríamos salir de dudas ni con WhatsApp ni con Telegram. Ni siquiera con Twitter. Si quisiéramos preguntar a los astronautas, tendríamos que echar mano de una emisora de radio.

Hay un eslogan no oficial que dice algo así como “Si todo falla: radioafición”. Sirve para recordar que cuando una catástrofe asola una zona y sus infraestructuras de comunicación quedan destruidas, es posible recuperar la comunicación gracias a las emisoras de radio y a los radioaficionados locales. Basta con un equipo de radio, una antena y una fuente de energía que alimente esta pequeña infraestructura.

En el rescate de los niños en Tailandia hubo otro héroe: el "HeyPhone" y su filosofía Open Hardware En Xataka En el rescate de los niños en Tailandia hubo otro héroe: el "HeyPhone" y su filosofía Open Hardware

Pero más allá de su uso en estos escenarios, el radioaficionado de hoy se acerca a esta actividad por diversión y, en menor medida, por cierta nostalgia. En España hay 31.839 autorizaciones administrativas para radioaficionados, algo menos de la mitad de las 58.906 que existían en 1998. La causa de esta caída está muy clara para las asociaciones: los radioaficionados van desapareciendo y no hay relevo generacional. A esta cifra hay que añadir unas 100.000 personas más que practican la radioafición pero a través de la llamada Banda Ciudadana, que limita las comunicaciones a una porción concreta del espectro radiofónico.

En esencia, el radioaficionado y el usuario de Banda Ciudadana, o cebeista (palabro que viene de CB, Citizen Band), se parecen: ambos se sientan frente a su emisora y hablan a través del micrófono entre ruidos y abreviaturas. Pero hay diferencias. Una muy evidente es que el radioaficionado debe conseguir una autorización administrativa (de ahí que podamos saber exactamente el número de radioaficionados que hay en España) y el cebeista, no.

A cambio de aprobar un examen sobre electrónica, manejo y reglamentación, y pagar unas tasas, el radioaficionado obtiene el permiso para usar emisoras de radio que pueden transmitir prácticamente a cualquier parte del globo (y fuera de él), además de un indicativo que le identifica (algo del tipo EA0JC, el indicativo del rey emérito). El cebeista lo tiene más fácil para empezar, pero los aparatos que emiten en Banda Ciudadana tienen un rango de frecuencias mucho más limitado y dependen en mayor medida de las condiciones de propagación, que son diversas variables que afectan al estado de la ionosfera y que condicionan sensiblemente el comportamiento de las ondas electromagnéticas que emiten y reciben las emisoras de radio.

Charlar por radio en tiempos de WhatsApp y Skype

El perfil del radioaficionado actual es variado y está muy condicionado por el tipo de emisora que tiene. Para Antonio Manuel Adalia, presidente de la Liga Española de Asociaciones C.B. y Radioaficionados, lo normal es que en Banda Ciudadana, las comunicaciones se den en un radio de acción de no más de 20 kilómetros si se dispone de un equipo básico. ¿El uso principal? Charlar.

Quienes vivieron su adolescencia o juventud en la España de los 80 quizá recuerden a su padre —porque normalmente era el hombre quien lo hacía— retirarse de la sobremesa de la cena para ir a conversar con otros cebeistas. El momento no era casual: había que esperar a que saliera la carta de ajuste para evitar las interferencias de las televisiones de aquella época. La estampa del padre de familia escuchando micrófono en mano, quizá acompañado de cigarro y copa, puede resultar caduca, pero la idea de charla distendida se mantiene intacta (y también que sea una afición fundamentalmente masculina).

Charlar es también un uso muy habitual entre los radioaficionados con licencia, quienes lo tienen bastante más fácil para conseguir buenas conexiones debido a la potencia de sus equipos. Pueden navegar por las distintas frecuencias buscando conversaciones o pueden usar los indicativos (que son exclusivos de los radioaficionados con licencia) para localizar a alguien en particular.

“Si a un radioaficionado le ponen en la calle dos farolas de los chinos y no de materiales de calidad, el resultado es que el radioaficionado deja de poder usar su radio”

Conversar a distancia con otra persona sigue siendo un atractivo irrenunciable para los radioaficionados, incluso en la época de WhatsApp, Telegram y Skype. Por qué el radioaficionado prefiere gastar unos 200 euros (en equipos de Banda Ciudadana, contando emisora básica, antena y fuente de energía) o más de 1.000 en emisoras de rangos más amplios para establecer una comunicación que bien podría resolver con el móvil que tiene en el bolsillo no tiene mucho que ver con la comunicación.

De hecho, la calidad de las conexiones ha empeorado en los últimos años debido a la contaminación del espectro electromagnético. “La luminaria LED es muy ecológica, pero se usan fuentes de alimentación de muy pobre calidad y mal conmutadas, y se generan interferencias bestiales”, explica Pedro Fernández, de URE. “Si a un radioaficionado le ponen en la calle dos farolas de los chinos y no de materiales de calidad, el resultado es que el radioaficionado deja de poder usar su radio.”

Ser radioaficionado en 2019 es una cuestión de libertad, de independencia y de cierta nostalgia. Pero también de diversión, pues la radioafición encierra un extenso abanico de actividades y retos.

Conquistar el mundo

“Hay gente a la que le gusta hacer radio competitiva”, explica Fernández. De hecho, la comunidad de radioaficionados se parece un poco a la de los alpinistas en el sentido de que puedes imaginar cómo es un alpinista si sabes qué cumbres ha conquistado. En el caso de los radioaficionados, las cumbres son las entidades. Una entidad es una zona geográfica que tiene su propio código identificativo. No son países necesariamente. En España tenemos cuatro entidades: EA es el territorio peninsular, EA6 comprende las Islas Baleares, EA8, las Canarias y EA9, Ceuta y Melilla. En todo el mundo hay 340 entidades, y todo radioaficionado que se precie quiere establecer comunicación con todas ellas.

Quienes buscan obtener el mayor número posible de comunicaciones con lugares remotos reciben el nombre de diexistas (de DX, Distance X). Cuando un diexista consigue comunicarse por primera vez con una entidad, solicita una tarjeta QSL, una especie de postal que funciona como prueba de que efectivamente esa comunicación se produjo. (La fórmula QSL signfica acuse de recibo en el Código Q, originariamente creado para la telegrafía y que hoy es el idioma universal para todos los radioaficionados del globo)

Qsl Radioaficionados Tarjetas QSL. Hoy ya es posible obtener una versión digital, pero muchos diexistas siguen prefiriendo el cartón. URE

Comunicarse con todas las entidades no es tarea sencilla. Hay zonas en las que es muy fácil contactar con radioaficionados, como los países desarrollados, zonas que ya suponen un reto, como las islas poco pobladas del Pacífico sur, y zonas que son consideradas El Dorado para los radioaficionados, como Corea del norte, donde la radioafición también está prohibida.

Los dominios de Kim Jong-un no son los únicos territorios casi inexpugnables para los diexistas. Existen entidades que son complicadas de conquistar porque están ubicadas en islotes remotos donde no hay emisoras en activo o siquiera personas.

En estos casos se organizan expediciones con el propósito de reactivar esta entidad, para que durante unas horas sea accesible a todo diexista que quiera añadir una tarjeta QSL a su colección. Se han hecho expediciones a la Isla Pedro I (en la región antártica), a las Islas Marshall o a las Fiji, entre muchas otras. Son expediciones cuyo coste puede superar los 300.000 euros, porque no sólo hay que transportar el material (emisoras, antenas, víveres…), fletar un barco y contratar a su tripulación, sino que en ocasiones se alquilan incluso helicópteros. Para Pedro Fernández, “entre las aportaciones de la gente y los patrocinadores… no estoy seguro de que se recuperen estas inversiones”.

No todas estas expediciones triunfan, pues a veces el tiempo no acompaña y la instalación de la emisora es imposible. Pero cuando salen bien, es todo un acontecimiento para los diexistas. “Imagínate. Estás allí, haces una llamada desde tu emisora y según sueltas el micro, te están llamando 200.000 personas a la vez”, explica Fernández. Este fenómeno se conoce como pile-up.

Bs7h El banco de arena Scarborough, con una superficie de 3 metros cuadrados, tiene su propia entidad: BS7H. URE

Se busca relevo generacional

“Tuve el gusanillo desde que veía ‘Starsky y Hutch’ y ‘Los hombres de Harrelson’. Yo pensaba hacerme policía o guardia civil sólo para hablar con radio”, explica Antonio Manuel Adalia, presidente de la Liga Española de Asociaciones C.B. y Radioaficionados, cuyo indicativo es EA4ATK. Pero, “mi suegro, que era camionero, puso un CB [emisora de Banda Ciudadana] y vi que no hacía falta ser un superhéroe para acceder a la radio”. Adalia compró su primer equipo de Banda Ciudadana con 25 años (tiene 57), antes de empezar a trabajar como camionero. “La emisora fue lo primero que puse en mi camión”.

“Tuve el gusanillo desde que veía ‘Starsky y Hutch’ y ‘Los hombres de Harrelson’. Yo pensaba hacerme policía o guardia civil sólo para hablar con radio”

Pedro Fernández (EA1YO), presidente de la Unión de Radioaficionados Españoles, se aficionó a la radio con 14 años, veraneando en Suances con un amigo. “Tenía una pequeña antena en el balcón y un día empezamos a escuchar a un tío italiano. Estuvimos hablando con él y aquello me engancho tanto que en cuanto pude me compré una radio”. Cuando compró su casa, lo primero que miró fue el tejado. “Tenía que ver dónde iba a colocar la antena”. Tiene 55 años.

Andrea Iglesias tiene 16 años y participó hace unas semanas en el concurso S.M. El Rey de España, de la URE, donde gana quien más contactos hace en un tiempo concreto (un día, en este caso). Es hija de radioaficionados y considera que “estaba predestinada a ser radioaficionada”. “Lo que más me llamaba la atención es que cuando mis padres hablaban se oía ruido. Es algo extraño porque cuando te pones a hablar no gusta nada ese ruido, pero llama la atención porque ves que hay algo, que algo está pasando”, explica.

"La gente se piensa que la radioafición es muy distante, como los camioneros de las pelis, y es algo muy cercano. Como somos pocos, intentamos estar a gusto unos con otros"

Según Pedro Fernández, “ahora mismo la radioafición goza de buena salud, pero sí es cierto que requiere de un relevo generacional y es ahí donde está el problema”. “Creo que la radioafición irá a menos en el futuro. De nosotros depende que a los jóvenes les hagamos ver que es una actividad entretenida, el mejor hobby científico que hay. Que sólo con Arduino y una Raspberry Pi puedes hacer un hotspot, un pequeño repetidor propio que te va a permitir comunicarte con un walkie con todo el mundo”.

Buscar nuevos radioaficionados es una misión que Andrea Iglesias ha tomado como propia. “Es una lucha que tengo yo: intentar transmitir la radioafición a la gente y que no sea necesario que alguien de tu familia haya sido radioaficionado para que tú quieras serlo. La gente se piensa que la radioafición es muy distante, como los camioneros de las pelis, y es algo muy cercano. Como somos pocos, intentamos estar a gusto unos con otros”, explica Iglesias, y subraya que faltan mujeres radioaficionadas: “es muy complicado encontrar chicas y esto se nota en que cuando oyen a otras chicas por la radio, enseguida van a hablar contigo. Me gustaría animar a chicas y mujeres de cualquier edad. Es un mundo muy cercano, muy bonito, del que se puede sacar mucho provecho, y es una pena que las representantes femeninas seamos tan poquitas.”

También te recomendamos

No, aunque parezca una fuente en realidad se trata de una antena de radiofrecuencia

D-Link Dir-645, el router que apunta y dispara a tus gadgets

Este sorprendente chip de radio logra doblar la capacidad de transmisión de los móviles


La noticia Ser radioaficionado/a en 2019: conversación, nostalgia y ganas de conquistar el mundo fue publicada originalmente en Xataka por Francisco Rouco .

Chequea también

Router Wi-Fi 6, ¿cuál comprar? Consejos para escoger el mejor

El estándar Wi-Fi 6 no lleva ni un año entre nosotros, pero ya ha sido suficiente para que veamos en el mercado los primeros routers compatibles con esta nueva conexión inalámbrica. Los fabricantes ya han sacado diferentes modelos de routers que aprovechan las características de Wi-Fi 6, como por ejemplo mejor eficiencia y gestión de redes saturadas por demasiados dispositivos conectados. Qué es exactamente Wi-Fi 6 Antes de adentrarnos en los factores a tener en cuenta a la hora de escoger un router Wi-Fi 6, hay que conocer qué es exactamente Wi-Fi 6. Hasta ahora estábamos acostumbrados a escuchar 802.11ac o 802.11n por ejemplo, pero Wi-Fi Alliance ha puesto fin a estas nomenclaturas liosas para pasar a llamar simplemente Wi-Fi 4, Wi-Fi 5, Wi-Fi 6... y así sucesivamente a los estándares de conexión. De este modo, Wi-Fi 802.11n ahora es Wi-Fi 4, Wi-Fi 802.11ac es Wi-Fi 5 y Wi-Fi 802.11ax es Wi-Fi 6. El estándar Wi-Fi 6 se ratificó a inicios de 2019 y entre otros detalles cuenta con ventajas como mejores tasas de transferencia y compatibilidad con los estándares anteriores. Pero los cambios importantes los encontramos a la hora de conectar muchos dispositivos a la red ya que mejora la capacidad de la red y rinde mejor en redes congestionadas. También vemos una mayor eficiencia energética con respecto a los estándares anteriores. En Xataka Qué es WiFi 6 y por qué va a mejorar tu red WiFi de casa (o cuando te conectes a una pública) Compatibilidad con OFDMA Estamos hablando de la gran mejora que traen los routers Wi-Fi 6, compatibilidad con la tecnología OFDMA. OFDMA hace referencia a Orthogonal Frecuency Division Multi Access y básicamente se trata de una tecnología que permite al router subdividir la señal en partes más pequeñas y destinar cada una de ellas a un dispositivo independiente. el resultado de esto es mejorar enormemente la conexión por Wi-Fi entre router y dispositivo. Transferencia sin y con OFDMA. Vía TP-Link. Si vamos a comprar un router Wi-Fi 6 es primordial comprobar que cuenta con compatibilidad OFDMA. De este modo podrá trocear la señal en señales más pequeñas y apuntar cada una de ellas a un dispositivo independiente. Evitaremos que al red se congestione si hay muchos dispositivos conectados a la vez en el hogar, algo que es cada vez más común. Compatibilidad con MU-MIMO OFDMA trabaja de forma estrecha con la tecnología MU-MIMO. En versiones anteriores del estándar Wi-Fi sólo disponíamos de SU-MIMO (single user), ahora tenemos MU-MIMO (multi user). Esto permite al router la transmisión de flujos de datos de forma simultánea entre diferentes dispositivos, algo que antes era imposible y sólo se hacía de uno en uno a la vez. En otras palabras, un router con MM-MIMO envía y recibe datos de varios dispositivos a la vez más rápido. Tal y como estamos viendo, las mejoras de Wi-Fi 6 están pensadas para los usuarios que disponen de muchos dispositivos conectados a una misma red inalámbrica. MU-MIMO mejora drásticamente la conexión si hay varios teléfonos, ordenadores y otros dispositivos conectados y funcionando a la vez. Junto a OFDMA, son las dos tecnologías esenciales que necesitamos en un router Wi-Fi 6. Compatibilidad con coloración BSS La tercera de las características de un router Wi-Fi 6 que debemos tener en cuenta para mejorar la conectividad en la red local es el color BSS. Esta nueva tecnología del estándar Wi-Fi 6 asigna a cada red Wi-Fi un "color" (en realidad un número) para que las redes adyacentes que transmitan en el mismo canal Wi-Fi identifiquen más rápidamente la red. Simplificándolo mucho: reduce las interferencias y aumenta la velocidad de conexión entre router y dispositivo cuando hay muchos dispositivos y varias redes en el entorno. Conexión sin y con coloración BSS. Vía TP-Link. Conexiones por cable y antenas No todo son conexiones inalámbricas. A la hora de comprar un router Wi-Fi 6, especialmente si lo tenemos cerca del escritorio de trabajo u otros dispositivos "fijos" como un ordenador o una TV, es interesante ver qué conexiones por cable ofrece. Evidentemente todos traerán puertos Ethernet a los que conectar un cable para conectarse más rápidamente y de forma directa a Internet. Pero hay más puertos que interesaría tener, tenemos por ejemplo routers con puertos USB-C, no solamente permiten conectarse a la red sino también ofrecer energía al dispositivo que se conecta. El otro aspecto a tener en cuenta son la cantidad de antenas que trae el router. Estos routers Wi-Fi 6 no son especialmente disimulables, suelen venir con muchas antenas ya que están pensados para aportar rendimiento antes que diseño. ¿Cuantas más antenas mejor? Suena a tópico, pero lo cierto es que suele ser verdad. Si dispone de diferentes antenas podemos dirigir cada una de ellas hacia un punto del hogar donde nos interese mejorar la señal. El consumo energético El último apartado que debemos tener en cuenta en los routers Wi-Fi 6 (y en la mayoría de dispositivos electrónicos) es el del consumo energético. Es interesante apostar por un modelo que tenga un consumo moderable, no van a consumir como un ordenador o una TV, pero por pequeño que sea el consumo al final suma junto al resto de dispositivos del hogar. Algunos modelos incluso cuentan con la posibilidad de entrar en modo reposo parcialmente, por lo que pueden ser muy buena opción. Qué router Wi-Fi 6 comprar Los routers Wi-Fi 6 son realmente una "novedad" en el mercado, del mismo modo que el estándar Wi-Fi 6 lo es. Por lo tanto, de momento vamos a encontrar pocos modelos disponibles y con precios más elevados que los routers más tradicionales. Esto es algo normal en tecnologías que están en sus primeras generaciones y aún no se han popularizado. Por otro lado, también debemos tener en cuenta qué dispositivos del hogar tenemos que sean compatibles con Wi-Fi 6 y cuáles lo serán en el futuro. Router ASUS ROG Rapture GT-AX11000. En cualquier caso, si te interesa un router Wi-Fi 6 hay una serie de modelos interesantes a la venta actualmente. Uno de ellos es el ASUS ROG Rapture GT-AX11000, una bestia pensada especialmente para entornos gamers, aunque se le puede sacar provecho a su potencia en cualquier entorno. Tiene un precio de 400,78 euros en Amazon. Por otro lado encontramos el Netgear Router WiFi RAX80 con un diseño más disimulado y un precio más reducido, a 279,99 euros en Amazon. Para finalizar, TP-Link Archer AX6000 es otra muy buena opción, en esta ocasión el precio es de 420,93 euros en Amazon. Imagen | Pexels También te recomendamos Este algoritmo usa la señal Wi-Fi para contar las personas que hay en una habitación Wi-Fi pública, estos son los pasos que sigo para protegerme cuando me conecto a una red pública Qué mirar antes de comprar un amplificador de señal Wi-Fi - La noticia Router Wi-Fi 6, ¿cuál comprar? Consejos para escoger el mejor fue publicada originalmente en Xataka por Cristian Rus .

Resolver cubos de Rubik: una tarea en la que la inteligencia artificial no es la mejor opción (aunque sí supera a la humana)

Investigadores de la Universidad de California han creado una inteligencia artificial, DeepCubeA, capaz de resolver un cubo de Rubik en tan sólo 1,2 segundos. Y la cifra resulta aún más impresionante cuando sabemos que el récord mundial de velocidad en esta tarea, en manos de Yusheng Du, se sitúa en 3,47 segundos. DeepCubeA fue entrenado recurriendo a técnicas de aprendizaje por refuerzo: compite contra sí mismo miles de veces, sin contar previamente con instrucciones humanas, para encontrar forma encontrar una solución al problema minimizando el coste de la misma. Sin embargo, la verdadera noticia no reside en esta diferencia, sino en el hecho de que este sistema de IA aún es el triple de lento que min2phase, el algoritmo más rápido en este ámbito que el MIT desarrolló el año pasado y que, ajeno al uso de redes neuronales, vence a la IA utilizando un método de cálculo tradicional. De modo que un simple cubo de Rubik basta para poner en duda que la inteligencia artificial es siempre la mejor opción para llevar a cabo tareas computacionales. Pero, ¿cómo es esto? En Xataka Cinco coma cincuenta y cinco segundos: la diferencia entre tú y quien vive la locura del cubo de Rubik "Resolver el cubo de Rubik acerca a las máquinas a al pensamiento y la planificación" Este puzzle tridimensional, creado en 1974 por el inventor húngaro Erno Rubik y se convirtió rápidamente en un juguete superventas que llegaría a vender los 350 millones de unidades, representa un complejo reto para la inteligencia artificial por la particular naturaleza del reto que plantea. Esto se debe a que existen 43.252.003.274.489.856.000 posibles combinaciones en un cubo de Rubik, pero sólo un estado concreto al que llegar como meta (que las seis caras del cubo sean cromáticamente homogéneas). Y dado que resulta extraordinariamente complicado llegar a dicho estado meramente mediante movimientos al azar, se convierte en un problema difícil de resolver de forma óptima recurriendo al machine learning, tal como explican los desarrolladores de DeepCubeA en un artículo publicado esta semana en Nature Machine Intelligence. En palabras de Pierre Baldi, profesor de informática de la Universidad de California Irvine y uno de los investigadores responsables del algoritmo: "La solución para el Cubo de Rubik implica un pensamiento más simbólico, matemático y abstracto, por lo que una máquina de deep learning que pueda resolver este enigma está más cerca de lograr convertirse en un sistema capaz de pensar, razonar, planificar y tomar decisiones". En Xataka Este cubo de Rubik se resuelve a sí mismo gracias a un puñado de motores y un Arduino Hay personas particularmente diestras resolviendo estos cubos, pero incluso ellas necesitan aproximadamente 50 movimientos: DeepCubeA los resuelve en aproximadamente 20. Baldi afirma que esta esta diferencia se debe a que "la estrategia es diferente [...] mi mejor conjetura es que la forma de razonar de la IA es completamente diferente a la de un ser humano". Este algoritmo también es aplicable a otros 'puzzles' combinatorios, como el Lights Out y el Sokoban, e incluso a la fabricación de medicamentos mediante la predicción de la estructura de las proteínas, pero Baldi alberga objetivos más ambiciosos para su algoritmo; objetivos que pasan por contribuir al desarrollo de una nueva generación de sistemas de inteligencia artificial: "[Sistemas como Siri o Alexa] no son realmente inteligentes; son frágiles, y uno puede romperlos o engañarlos fácilmente", dijo Baldi. "¿Cómo creamos una IA avanzada que sea más inteligente, más robusta y capaz de razonar, comprender y planificar? Este trabajo es un paso hacia esta gran meta". Vía | ScienceDaily & AINEWS Imagen | MaxPixel También te recomendamos Las grandes tecnológicas recurren a la experimentación animal para estudiar la relación entre inteligencia biológica y artificial El primer simulador del universo con IA es "rápido y preciso"... pero sus creadores no tienen del todo claro cómo funciona Si en 2016 participaste en el reto 'mannequin challenge', hoy quizá estés contribuyendo al avance de la robótica sin saberlo - La noticia Resolver cubos de Rubik: una tarea en la que la inteligencia artificial no es la mejor opción (aunque sí supera a la humana) fue publicada originalmente en Xataka por Marcos Merino .