Inicio / Tecno / ‘Hellboy’: cómo afecta la censura de las escenas más violentas de la versión española a un estupendo despliegue de imaginería diabólica

‘Hellboy’: cómo afecta la censura de las escenas más violentas de la versión española a un estupendo despliegue de imaginería diabólica

Durante una temporada, y hasta que se estrene la versión íntegra de la película va a ser imposible afrontar una crítica del film de Neil Marshall sin hacer referencia a los recortes que ha sufrido de cara a su estreno en España. Un montaje suavizado de violencia y de imaginería extrema que también ha llegado a algunos países de Latinoamérica y a China. Hasta donde sabemos, en buena parte de Europa y Estados Unidos ha sido estrenada con el montaje íntegro.

Hemos hablado con Cecilia Calvo, del departamento de prensa de Vértice360, distribuidora de la cinta en España, para que nos aclare esta decisión. Pero empecemos por el principio. A finales de febrero fui invitado al pase de 'Hellboy' para poder entrevistar a David Harbour, protagonista de la película. La copia que se proyectó fue, nos cuenta Calvo, "*una copia de trabajo sin subtítulos y con una marca de agua, y con la posproducción de efectos y audio aún incompleta en alguna secuencia*". Es una versión prácticamente idéntica a la que se distribuyó en Estados Unidos, de una violencia de tal calibre que fue calificada R.

Se trata de un auténtico festival para aficionados al género sin prejuicios: el director Neil Marshall introduce en una turmix una serie de elementos que en su cabeza están vinculados al cómic de Hellboy (del cine satánico de los setenta a la mitología pulp antinazi de los años cuarenta, pasando por las portadas más costrosas y tremendistas del death metal) y los escupe al espectador como una ametralladora. Es una operación muy similar a la que llevó a cabo con el cine post-apocalíptico en su excelente 'Doomsday', que daba bandazos entre los Coches Locos, el 'Mad Max' más canónico, los plagios italianos de éste y '1997: Rescate en Nueva York'. Pero de algún modo, todo tenía sentido.

Marshall es un demente que arrancó su carrera con una extraordinaria y muy barata película de hombres-lobo soldado ('Dog Soldiers'), que firmó una pieza de terror asfixiante bajo tierra absolutamente perfecta ('The Descent'), y que ensayó algunas de las batallas que luego rubricaría en los mejores episodios de 'Juego de tronos' o 'Black Sails' en 'Centurión', su inesperada reformulación del peplum. En 'Hellboy' parece decidido, como hizo en anteriores proyectos, a coger un género desgastado por las convenciones, la masificación y los recursos formulaicos -en este caso el mainstream superheroico- y ponerlo patas arriba a base de exceso y explicitud gráfica.

'Hellboy' es un combinado letal de elementos que hereda del cómic original de Mignola, de hecho, su estructura altamente episódica. La película de Marshall parece más un film de sketches con 'Hellboy' como única nota común. El personaje deambula (a veces sin hacer acto de presencia) por un flashback que parece una versión sucia de una película de Jim Henson, por un homenaje al clásico de la serie Z 'Frankenhooker', por una reformulación de 'Depredador', por un paseo por los pulps pre-superheroicos de los años cuarenta -y adaptación febril del primer arco del personaje en papel- y por una historia de gigantes en la campiña inglesa que habría firmado con gusto el Terry Gilliam más consciente de que el ultragore era un elemento esencial de los Monty Python.

Las 18 mejores películas de superhéroes que no son de Marvel ni DC En Espinof Las 18 mejores películas de superhéroes que no son de Marvel ni DC

Hellboy: la versión original

Ese collage tremendista cuenta con desparpajo y a una velocidad febril cómo Hellboy debe enfrentarse a la bruja Nimue (Milla Jovovich) cuando ésta, vencida en la Edad Media por el mismísimo Rey Arturo, comienza a recuperar su fuerza perdida. Cuando logre recuperar todas sus extremidades (fue despedazada por el rey bretón), pondrá a Hellboy -y a su dispar equipo de investigadores de la Agencia para la Investigación y Defensa Paranormal (AIDP)- frente a su mayor enemigo: él mismo, ya que debido a su naturaleza demoniaca está llamado a desatar el apocalipsis que acabe con la Humanidad.

La historia del monstruo que busca aceptación y que solo cuando reconoce su verdadera naturaleza diferente es capaz de vencer a su primordial enemigo (él mismo) es un código de la fantasía cuyos orígenes se remontan a la mitología grecolatina, se afianzó con la literatura gótica y tiene su encarnación actual más conocida en la épica superheroica. De Hulk a Spider-Man, pasando por Batman, todos los superhéroes tienen que mirar su reflejo, asumir lo que son y solo entonces ser capaces de imponerse sobre sus némesis (a veces gemelos distorsionados de sí mismos).

Hellboyx2

De hecho, esta película de Marshall parece ser el gemelo distorsionado de la de Guillermo del Toro, ya que contando una historia muy similar, la versión 2019 sube el potenciómetro de la violencia y la imaginería satánica al 11. Si Del Toro proponía una estética steampunk y con criaturas de fantasía blanca en la discutible 'Hellboy II', Marshall propone una peripecia de desaprendizaje que parece protagonizada por Eddie -la mascota de Iron Maiden- y que afianza sus raíces en la tradición de la serie Z y el arte oscuro. Un arte no estrictamente cinematográfico, como demuestra esa pulidísima aparición de la mitológica Baba Yagá, sin duda el momento en el que Marshall parece querer mirar cara a cara a Del Toro… para dejarlo atrás.

Con un ritmo frenético, una estructura aparentemente descuidada pero que en realidad obedece a una diabólica proporción áurea del despendole infernal, 'Hellboy' usa como argamasa para su deslavazada estructura dos elementos. Por una parte, el humor tosco (muy presente, pese a su elegancia gráfica, en el original de Mignola: no olvidemos que ese tebeo trata, como cualquier buen cómic de superhéroes, de alguien cuya única solución ante los problemas de la vida es abrirles la cabeza con un puño de piedra). David Harbour se revela aquí como todo un descubrimiento, más mundano y chanante que Ron Perlman, y con un aspecto mucho más desastrado (frente a la pulcra presencia, de colores lisos, del Hellboy de Del Toro, el de Marshall es peludo, sudoroso y decididamente más infernal).

El segundo elemento que da cohesión al conjunto, y ahora hablaremos algo más a fondo de ello, es la violencia. Marshall es mucho más que un director violento: es un esteta de la brutalidad visual. El baño en la piscina de restos humanos putrefactos en 'The Descent' o la estética feral y prehumana de 'Doomsday' ya demostraban que la violencia no es para él solo una forma de epatar, sino que su entendimiento como opción estética, con su propio lenguaje, forma parte de su discurso. En 'Hellboy', lleva ese elemento hasta la cima de su filmografía.

Hellboyx3

Por desgracia, 'Hellboy' fue recibida a patadas por la crítica estadounidense, que echó de menos la poética personal pero imperfecta de Del Toro (los dos 'Hellboy' no están entre sus mayores aciertos) y consideró la aportación de Marshall como una versión rebajada de aquellas, cuando más bien es todo lo contrario. La taquilla tampoco respondió, quizás necesitada en estos tiempos oscuros de fantasías algo más conformistas y esperanzadoras. Una auténtica pena, porque posiblemente hayan desactivado la posibilidad de más entregas con Marshall al frente.

Hellboy: la versión recortada

El viernes pasado, la crítica española tuvo ocasión de asistir a un nuevo pase organizado por Vértice 360. La sorpresa que nos llevamos unos pocos (porque pocos éramos los que habíamos tenido acceso a la versión previa) fue que la violencia había sido suavizada. Cecilia Calvo afirma que "el total de los cortes no llega a un minuto": lo que faltan en algunos casos son meros frames, el final de algunas muertes, detalles en planos aislados. Pero vistos en su conjunto, aunque no sumen demasiado tiempo total, la intención de esos cortes va más allá de un mero eliminar el final de las secuencias violentas (por ejemplo, en la versión USA, a Nimue le cortan la cabeza y el brazo, en la versión española solo la cabeza -y sin sangre-). Supone un retoque digital exhaustivo para rebajar la violencia a la película, es decir, una labor muy meticulosa de eliminación de las partes más salvajes del film.

Las 13 mejores películas de superhéroes antes de que el Universo Marvel lo cambiase todo En Xataka Las 13 mejores películas de superhéroes antes de que el Universo Marvel lo cambiase todo

El motivo es que "a Vértice, al igual que al resto de distribuidoras del mundo, Lions Gate nos ofrece dos versiones para que escojamos con libertad la que queremos distribuir". Y Vértice decide, por razones meramente comerciales, pensando que se llegará a más público con ello, distribuir la versión recortada. La distribuidora afirma que "nosotros no hemos recortado nada, todo lo que se ha eliminado cuenta con la aprobación de productora y director", y es obvio: hay una manipulación de las imágenes tan exhaustiva que solo puede haber sido realizada por los propios creadores del film. Un ejemplo que demuestra por qué esto no es positivo: una transformación de un hombre en tigre absolutamente brutal, que recuerda a las míticas mutaciones de clásicos de los ochenta como 'Un hombre lobo americano en Londres' o 'En compañía de lobos' pierde toda la carga sangrienta de forma -casi perversamente- sutil: las uñas que en la versión original caían una a una de los dedos entre chorros de sangre, aquí se desprenden como si nada, casi sin dolor.

Para que os hagáis una idea de los niveles de censura que ha sufrido la copia de #Hellboy que llegará a salas españolas, aquí podéis ver una comparativa entre varios momentos del tráiler final español y el norteamericano. pic.twitter.com/8NqWaW2zsy

— Victor López G. (@Meccus) 14 de mayo de 2019

La cuestión es… ¿es para tanto? De acuerdo, esta versión es menos violenta, ¿pero afecta tanto al personaje?. Me asegura Cecilia Calvo que "Hellboy sigue siendo el de siempre, no hemos convertido al personaje en el Santo Job". La segunda versión, en efecto, argumentalmente es idéntica a la primera: el folk horror pasado por la túrmix de los luchadores mexicanos y los monstruos inspirados en las criaturas de 'Silent Hill' está ahí, pero el problema es que la violencia forma parte de la misma naturaleza medular de la película. Al eliminarla no solo se está traicionando la visión de Marshall (y afectando al ritmo de sus secuencias de acción: la aparición de los demonios finales, por ejemplo, es abrumadoramente breve, y no se entiende del todo bien). También queda afectada la evolución de Hellboy como personaje.

Todo el drama de Hellboy viene del choque entre su parte demoniaca y la humana: si no se muestra la demoniaca en todo su esplendor, ese conflicto apenas se entiende. La imaginería diabólica del final sin violencia es menos aterradora, se queda en CGI de videojuego: el apocalipsis es menos apocalíptico si los monstruos solo se pasean, si las montañas de cadáveres han sido eliminadas. Ya no se trata de la satisfacción visual de la violencia explícita: literalmente, el infierno que propone la película es un tibio remedo del concebido por Marshall.

El humor está intacto, el extraordinario diseño de los monstruos, incluso la violencia conceptual, la que lleva a Hellboy a arreglarlo todo a puñetazos. Pero hay algo que formaba parte de la esencia primigenia de la película en su montaje original que se ha perdido, y no son solo unos cuantos salpicones de sangre. La violencia que transpiraba el montaje original era dantesca, grotesca, creativa, era la diferencia entre que los puñetazos de Hellboy fueran asépticos trompazos de película Marvel o demoledores zurriagazos de gamberrada Dark Horse. En Hellboy hay más "boy" que "hell", y eso no convierte a este montaje en una mala película, pero sí en una que deja con ganas de más… por una desafortunada decisión comercial.

Pelicula Hellboy

¿Y ahora qué? Está por ver si el backslash negativo repercute en la taquilla o no es más que el ruido de las redes, amplificadísimo como de costumbre. Nos cuentan en Vértice que "nuestros compañeros de 'home video' están valorando incluir la versión íntegra en la edición doméstica. Aún no se ha decidido en firme, pero se está valorando". Es un alivio que no estemos ante un caso de una película cuya visión original del director ha quedado perdida para siempre. Tarde o temprano veremos esa versión íntegra, pero no deja de ser un problema desde el punto de vista creativo y de la libertad de Neil Marshall para que se distribuya su visión del personaje. Es una pena que para una vez que alguien se plantea el cine de terror, acción y superhéroes con un brío, un humor negro y una contundencia que deja al espectador clavado en la butaca, haya tenido esta mala suerte en un país donde hacía tiempo que no nos pasaba algo semejante.

También te recomendamos

'Hellboy': guía de lectura para navegar en el mundo de nazis, ranas y monstruos de Mike Mignola

Aquí está el primer tráiler de 'Hellboy', el reboot que nos trae de vuelta al divertido e increíble demonio rojo

Este es el Escuadrón Suicida y mejor no meterse con ellos


La noticia 'Hellboy': cómo afecta la censura de las escenas más violentas de la versión española a un estupendo despliegue de imaginería diabólica fue publicada originalmente en Xataka por John Tones .

Chequea también

La tecnología de reconocimiento facial es cada día mejor… gracias a que usan nuestras caras sin permiso

FaceApp, la aplicación móvil protagonista del último viral de moda, consistente en subir nuestras fotos para obtener aproximaciones de cuál sería nuestro aspecto dentro de varias décadas (o siendo del sexo opuesto), está saltando a los titulares también por la amenaza que representa para nuestra privacidad. Y es que esos términos de uso (que casi nunca leemos antes de usar una app nueva) básicamente dan permiso a la compañía propietaria de la app para dar todo tipo de usos comerciales a las imágenes que subimos. Y peor: para hacerlo a perpetuidad. Una fuente jugosa de ganancias, teniendo en cuenta que ha recopilado más de 150 millones de fotos desde su lanzamiento. Entre los muchos y variados posibles usos de esas imágenes destaca, además del consabido uso publicitario, la posibilidad de usar nuestras fotos para entrenar algoritmos de reconocimiento facial: cuántas más imágenes de rostros proporcionemos a estos sistemas de IA, mejor 'comprenderán' cuáles son los patrones definitorios del rostro humano y cómo se mueve, cómo evoluciona con el tiempo, etc. En Genbeta FaceApp es una muestra más de cómo renunciamos a nuestra privacidad voluntariamente Esta misma información también puede servir con el fin de, por ejemplo, mejorar la generación de deepfakes. Pero ¿usa FaceApp nuestras imágenes con alguno de estos fines? No está claro, pero sus términos de uso parecen dejar la puerta abierta a ello: "Podemos eliminar partes de datos que puedan identificaros y compartir datos anónimos con otras partes". "También podemos combinar su información con otra información de manera que ya no esté asociada con usted y compartir esa información agregada". Si eres de esos que han resistido la tentación de usar FaceApp, tampoco debes bajar la guardia: sigues sin poder estar seguro de que tu rostro no se esté usando como material de entrenamiento para IAs de reconocimiento facial. Y es que docenas de bases de datos, recopiladas tanto por empresas como por investigadores académicos, albergan ahora mismo miles o millones de imágenes, no siempre cedidas con consentimiento del usuario. Y cada una de ellas proporciona material a varios proyectos diferentes de inteligencia artificial, en muchos casos por ser de acceso público. ¿Cuál es la fuente de todas esas imágenes? Redes sociales, apps y sitios web de almacenamiento y/o edición de fotos, webcams de emisión pública, servicios de citas online, etc.... Cuando el servicio es gratis... el producto eres tú La polémica con FaceApp no es nueva: todos recordamos el reto viral del #10yearchallenge, puesto en marcha a comienzos de este mismo año. Kate O'Neill, editora de Wired, nos recordaba lo fácil que le estábamos poniendo a las grandes compañías de redes sociales, al usar dicha etiqueta, el uso de nuestro rostro para el entrenamiento de algoritmos de reconocimiento facial y de imágenes. En Xataka El experimento viral del #10yearchallenge puede tener truco: es un caramelo para entrenar sistemas de reconocimiento facial Hace tres años ya había pasado algo similar con el Project Oxford puesto en marcha por Microsoft, que ofrecía servicios online para encontrar 'gemelos fantasma' o calcular nuestra edad. Los términos de uso permitían a Microsoft y sus socios, básicamente, utilizar las imágenes que subíamos del modo en que éstas prefiriesen. Los medios estadounidenses desvelaron recientemente que Ever, una app gratuita que ofrece espacio ilimitado para realizar copias de seguridad de nuestras fotos y vídeos, no se contentaba con las suscripciones de sus usuarios premium, y que llevaba desde 2013 monetizando por otras vías el material multimedia de millones de usuarios de cuentas gratuitas, sin conocimiento de éstos. Ever creó así un "dataset privado de 13.000 millones de fotos y vídeos [...] en continua expansión" del que presumía en su página web, aunque sin vincularlo públicamente con la app móvil. Luego usó dicho dataset para proporcionar datos de entrenamiento a la tecnología de reconocimiento facial de la compañía, que luego vendía a las fuerzas de seguridad y a compañías privadas. Cuando el asunto saltó a los medios, el CEO de Ever diciendo que este posible uso se menciona en la política de privacidad (que no en los términos de uso) de la app, si bien a continuación decidió "actualizar" dicho texto, con el fin de dejar más claro el uso que se daba a las fotos. En Xataka La app Ever usó millones de fotos subidas por sus usuarios para desarrollar herramientas de reconocimiento facial Incluso ahora, la referencia puede resultar demasiado vaga incluso para los pocos usuarios que se animen a revisarlo: "Para permitirte organizar tus archivos y permitirte compartirlos con las personas adecuadas, Ever usa tecnologías de reconocimiento facial como parte de su servicio. Tus archivos pueden ser usados para mejorar y entrenar nuestros productos y tecnologías. Algunas de esas tecnologías pueden ser usadas en otros de nuestros productos y servicios para clientes corporativos, incluyendo nuestras ofertas de reconocimiento facial para empresas". El descontrol de los datasets: cuando ni siquiera subimos nuestra imagen a ninguna app También recientemente se supo que Microsoft había borrado discretamente su base de datos MS Celeb, presentada en 2016 como el mayor dataset del mundo enfocado al reconocimiento facial: contenía más de 10 millones de fotos de aproximadamente 100.000 personas, recopiladas sin solicitar permiso a las personas que aparecían en las fotos por ser todas ellas 'personalidades públicas'... sólo que resultó que no todas lo eran. Mientras estuvo en activo, varias grandes compañías (como Nvidia, Hitachi, IBM, Panosonic o los gigantes chinos Sensetime, Megvii y Alibaba) utilizaron el contenido de MS Celeb para sus propios proyectos de reconocimiento facial. El escándalo desatado a raíz de esto permitió descubrir que otros dos grandes datasets (el 'Brainwash' de la Universidad de Stanford y el 'Duke MTMC' de la Universidad de Duke) habían sido borrados también en los últimos meses y por razones similares. Y al menos el primero de ellos fue usado, como MS Celeb, por Megvii, un proveedor de IA del gobierno chino vinculado al proyecto de perfilado étnico de la etnia uigur. También hay referencias al uso del material de ambos datasets en numerosos 'papers' académicos publicados por instituciones de cuatro continentes. En Xataka La tecnología está preparada para el reconocimiento facial en multitudes, ahora toca a la sociedad tener el debate ético y de privacidad Pero el activista que destapó estos tres casos recuerda que el daño está ya hecho, porque "no puedes hacer que desaparezca un dataset, una vez que lo publicas y la gente se lo descarga, existe en los discos duros de todo el mundo [y] no hay manera de impedirles continuar publicándolo, o usarlo para sus propios fines". Kim Zetter, una periodista estadounidense especializada en ciberseguridad fue una de las personas cuyo rostro pasó a formar parte, sin ella saberlo, del dataset de Microsoft: "Todos nosotros somos sólo pienso para alimentar todos estos sistemas de vigilancia. La idea de que todo esto pudiera estar siendo compartido con gobiernos y ejércitos extranjeros resulta sencillamente atroz". El ejemplo de Clarifai Matt Zeiler, fundador y CEO de Clarifai, una startup de IA, ha declarado que su compañía elaboró un dataset de imágenes de rostros usando como fuente OkCupid, web a la que tuvo acceso gracias a que algunos de los fundadores de la misma eran inversores de Clarifai. Esas imágenes se usaron para desarrollar una plataforma capaz de identificar edad, sexo y raza de los rostros detectados. Ése habría sido también el destino de las imágenes que Clarifai reuniese a través de su plataforma Insecam. Ésta, bautizada así en referencia a las 'cámaras inseguras' que emiten sus imágenes en abierto en Internet sin saberlo sus usuarios, se vio obligada a cerrar antes de que comenzara el proceso de recopilación de imágenes, gracias a las protestas de empleados de la propia compañía. Zeiler también ha declarado que, posteriormente, firmó un acuerdo similar con "una gran empresa de redes sociales" (no detalló cual) para usar sus imágenes en sistemas de entrenamiento de reconocimiento facial; él afirma que los términos de uso de esa red social permiten esa clase de acuerdos. Vía | New York Times Imagen | Mike Mackenzie También te recomendamos En Estados Unidos están empezando a legislar contra los 'deepfakes', y así está la normativa al respecto en España Bye Bye Camera, la app que usa inteligencia artificial para borrar a humanos de nuestras fotos Una startup china de inteligencia artificial ayuda a encontrar perros perdidos escaneando la huella de su nariz - La noticia La tecnología de reconocimiento facial es cada día mejor... gracias a que usan nuestras caras sin permiso fue publicada originalmente en Xataka por Marcos Merino .

Aquí está el impresionante primer tráiler de ‘The Witcher’, la importante apuesta fantástica de Netflix

¡Llegó el momento! Por fin tenemos el primer avance oficial de 'The Witcher', la adaptación televisiva de una de las sagas de literatura fantástica más importantes, y en la que Netflix está apostando todo al buscar replicar el éxito que tuvo HBO con 'Juego de Tronos'. Desde hace varios meses hemos visto todo tipo de noticias y actualizaciones, pero hoy finalmente podemos ver a Henry Cavill actuando en la piel de Geralt de Rivia, el famoso cazador de monstruos y antihéroe, que ahora está listo para cobrar vida en la televisión. En Xataka Todo lo que sabemos sobre la serie de 'The Witcher', la gran saga de fantasía que Netflix quiere llevar de libros y juegos a la televisión "Los peores monstruos son los que nosotros creamos" "Basada en la exitosa serie de libros de fantasía, 'The Witcher' es una historia épica sobre destino y familia. Geralt de Rivia, un solitario cazador de monstruos, lucha por encontrar su lugar en un mundo donde la gente a menudo es más malvada que las bestias. Pero cuando el destino lo lanza hacia una poderosa hechicera y una joven princesa con un peligroso secreto, los tres deben aprender a navegar juntos por el cada vez más volátil Continente." Durante el panel de la Comic-Con 2019, además del tráiler se dieron detalles de la serie y resolvieron dudas que han rondado en los últimos meses en redes sociales. Por ejemplo, la showrunner Lauren Schmidt Hissrich aclaró que la serie está apegada al 'El Último Deseo' ('The Last Wish'), por lo que la gente que espera que haya relación con el videojuego tal vez se lleve algunas sorpresas. Es decir, 'The Witcher' en Netflix tratará de ser lo más fiel posible a la obra del escritor polaco Andrzej Sapkowski, por lo que, por ejemplo, Geralt lleva una espada y mantiene la otra escondida, entre otras cosas. Adicional al tráiler, durante el panel también se mostraron otras escenas exclusivas, como una donde se ve una épica lucha en la que las tropas de la Reina Calanthe combaten a Geralt y a un hombre erizo. Esto demuestra que estamos ante una producción que cuidó hasta el último detalle, ya que la respuesta eufórica de los asistentes fue unánime. En Xataka Todo lo que sabemos de 'The Dark Crystal: Age of Resistance', la serie de fantasía con la que Netflix quiere su 'Señor de los Anillos' Schmidt Hissrich también mencionó que el basarse en los libros le dio mayor libertad para desarrollar la historia, ya que personajes como Geralt, Yennefer y Ciri, permiten jugar con las sensaciones dentro de una amplia gama de circunstancias, por lo que se adentrarán en sus complejos orígenes. 'The Witcher' es protagonizada por Henry Cavill, Freya Allan y Anya Cholatra, quienes están acompañados por un reparto de lujo con Eamon Farren, Joey Batey, Lars Mikkelsen, Royce Pierreson, Maciej Musiał, Wilson Radjou-Pujalte, Anna Shaffer, Jodhi May, Björn Hlynur Haraldsson, Adam Levy, MyAnna Buring, Mimi Ndiweni, Therica Wilson-Read y Millie Brady. Netflix no dio fecha de estreno para 'The Witcher', pero se cree que llegará para finales de este año, que es cuando podremos ver en exclusiva en su plataforma los primeros ocho capítulos que conformarán está esperada primera temporada. También te recomendamos El gran Stan Lee será el protagonista de su propia serie animada: 'The Amazing Stan' La guía definitiva de series que se estrenan este verano 'His Dark Materials' ('La Materia Oscura'): HBO nos presenta el impresionante tráiler de su nueva y ambiciosa serie de fantasía - La noticia Aquí está el impresionante primer tráiler de 'The Witcher', la importante apuesta fantástica de Netflix fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .