Inicio / Nacionales / Irán conmemora el 40 aniversario de la Revolución Islámica

Irán conmemora el 40 aniversario de la Revolución Islámica


El 11 de febrero de 1979, 10 días después de la triunfante vuelta al país del ayatollah Ruhollah Khomenei y tras más de un año de protestas, represión y enfrentamientos callejeros que dejaron miles de muertos, la radio en Teherán hizo un anuncio que cambió el rumbo de la historia moderna del país asiático: "Esta es la voz del verdadero Irán, la voz de la Revolución Islámica".
Este año y pese a las dificultades políticas y económicas que enfrenta el gobierno, el presidente Hasan Rohani ordenó 10 días de celebraciones desde el primero de febrero pasado, para recordar los 10 días de 1979, entre que llegó al país Khomenei y la retirada de las tropas en las calles y la caída definitiva del gobierno designado por el entonces monarca, el Sha Mohamed Reza Pahlevi.
El Sha, un férreo aliado de Estados Unidos, lideró un régimen autoritario que no sólo reprimió toda voz disidente con cárcel, tortura y hasta la muerte, y por eso la oposición que creció entre 1977 y 1979 estaba compuesta por un heterogéneo frente de clérigos conservadores y manifestantes de izquierda.
"La Revolución Islámica fue una esperanza para los oprimidos y un terremoto para Estados Unidos y los sionistas (Israel)", aseguró la semana pasada el presidente Rohani en un acto, según la agencia de noticias EFE.
Las celebraciones de este mes fueron acompañadas por la decisión del líder supremo actual, el ayatollah Ali Khamenei, de liberar a "un gran número de prisioneros este año", según informó recientemente la televisión pública iraní.
El titular de la Autoridad Judicial y miembro de una de las familias más poderosas del establishment político iraní, Sadegh Amoli Larijani, adelantó ante la prensa local que al menos 50.000 detenidos serán liberados, lo que representaría menos de un cuarto de los aproximadamente 220.000 presos que Irán tiene, según las últimas cifras oficiales de 2017.
Además, grandes carteles fueron instalados por todo Teherán, la capital, con los logros y avances alcanzados en estas cuatro décadas, desde el "desarrollo nuclear pacífico", hasta el número de libros publicados por año hasta las capacidades de Defensa nacional.
Entre sus principales objetivos, la Revolución Islámica buscó recuperar la independencia del país, especialmente de su ex aliado y por entonces líder del campo occidental en la Guerra Fría, Estados Unidos.
La rivalidad y las escaladas militares con Estados Unidos y sus aliados en Medio Oriente fueron forjado la imagen internacional de Irán: el ataque a la embajada estadounidense en Teherán y la toma de rehenes en 1979, los llamados a destruir el Estado de Israel y, más recientemente, las denuncias de un supuesto programa secreto para desarrollar armas nucleares.
Pero la Revolución Islámica también tuvo logros menos conocidos.
Según la agencia de la ONU Unesco, en 2016 la tasa de alfabetización era del 85,5% y, entre los más jóvenes, del 98%. En 1976, tres años antes del ascenso de la teocracia, la tasa era de apenas el 47%.
En un país en donde más de la mitad de los 80 millones de habitantes tienen menos de 35 años y nacieron después de la Revolución Islámica este avance no parece alcanzar, especialmente cuando las generaciones más jóvenes y más educadas empiezan a pedir más derechos y oportunidades -igualdad para las mujeres y libertad de expresión para la oposición, entre otros reclamos- y se encuentran con un Estado controlado por un clero ultraconservador averso a los cambios.
Según las últimas cifras del Fondo Monetario Internacional, un 11% de la población laboralmente activa no encuentra trabajo y a eso hay que agregarle que muchos de los jóvenes que terminan la universidad o hasta consiguen posgrados no tienen posibilidades reales para desarrollar sus especializaciones.
Durante un breve período, muchos iraníes se esperanzaron en que el ascenso al poder del reformista Rohani y el acuerdo que selló con las principales potencias del mundo para suspender su programa nuclear y eliminar las sanciones internacionales traería finalmente prosperidad económica y alguna apertura social, por más limitada que fuera.
Sin embargo, Donald Trump decidió abandonar el acuerdo tras llegar a la Presidencia de Estados Unidos y reimponer duras sanciones económicas y financieras.

También te puede interesar



Crisis migratoria

Norteamericanos piden la construcción del muro



Francia

Los "chalecos amarillos" se enfrentaron nuevamente con la Policía francesa



Egipto

Al Sisi fue designado como nuevo presidente de la Unión Africana

Últimos videos

Ver más

Guaidó le pidió a los militares que dejen entrar la ayuda humanitaria a Venezuela

Más leídas

Chequea también

Para Massa, el gobierno se dio cuenta de que tiene que cambiar cuando ya fracasó

El dirigente formuló estas declaraciones durante una visita a la localidad de Pilar, donde estuvo acompañado por José De Mendiguren, Mirta Tundis y Jorge D’ Onofrio.

El Parque Solar Fotovoltaico Cauchari ya llega a la mitad de su construcción

La iniciativa tiene un avance de obra del 60%. Cuano la obra finalice aportará una potencia instalada de 300 megavatios al parque de generación eléctrica de la Argentina.