Inicio / Tecno / Cómo defiende la gente que cree en extraterrestres que todavía no nos hayan contactado

Cómo defiende la gente que cree en extraterrestres que todavía no nos hayan contactado

Si miramos al cielo veremos, en el mejor de los casos, un par de miles de estrellas. Es lo máximo que podemos observar desde aquí. Pero en nuestra galaxia, solamente, hay varios cientos de miles de millones. Y hay aún más galaxias, incluso, que estrellas en la Vía Láctea. Y todo este espacio, ¿está vacío?

Se hace muy difícil pensar que estamos solos entre tanto astro. Sin embargo, si no es así, ¿por qué no hemos detectado ni la más mínima señal de nuestros vecinos cósmicos? Las explicaciones podrían ser varias.

¿Dónde está todo el mundo?

Enrico Fermi, con su traje intachable bajo una bata igual de elegante, sonríe pensativo. "Entonces, ¿dónde están?", pregunta meditabundo. Sus compañeros, igual de trajeados pero sentados a la mesa, lo miran bajo sus propias batas. Nadie le lanza una respuesta. Probablemente todos nos hayamos hecho la pregunta alguna vez: si el universo es tan grande, ¿dónde está todo el mundo?

En tan inmensa extensión, con billones de estrellas similares a la nuestra, tendrían que existir otras civilizaciones extraterrestres al menos igual de inteligente que la nuestra. Pero, hasta la fecha, no hemos detectado ni rastro. Es más, en el último escaneo sistemático realizado en 2015, comprobamos que el número de civilizaciones existentes ahí fuera, en los sistemas analizados, es cero. Este es el principio de la paradoja de Fermi.

marte

Esta se puede resumir así: "La creencia común de que el universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario, es paradójica sugiriendo que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas".

En Xataka Los pulpos no son extraterrestres, y los científicos han tenido que salir a explicar por qué

Cuentan que para Fermi, la respuesta inconclusa a la paradoja suponía una respuesta poco halagüeña. Hay que recordar que Fermi fue uno de los protagonistas en el desarrollo de las armas nucleares y creía que la humanidad estaba coqueteando con su autodestrucción. ¿Veía el físico, en la paradoja, un reflejo de nuestro futuro? En cualquier caso, la duda sigue en pie.

No deberíamos estar solos, ¿o sí?

La famosísima fórmula de Drake, es una ecuación que trata de calcular el número de civilizaciones inteligentes posibles en nuestra galaxia. Los cálculos tienen en cuenta cifras como el ritmo de formación de estrellas adecuadas para la vida, el número de planetas en la zona habitable y factores como "la aparición de vida" o "la aparición de vida inteligente".

En Magnet Olvídate de los extraterrestres: resuelven la ecuación de Drake y es muy probable que estemos solos

Esta fórmula fue desarrollada en 1960 por Frank Drake, presidente del instituto SETI, y aunque en realidad no es más que un juego especulativo, porque no podemos resolver algunas de las variables, es la primera aproximación teórica que tenemos para calcular cuantos vecinos hay ahí fuera.

Cuando en 1961 se hicieron los primeros cálculos para probar la estimación, los datos arrojaban un total de diez civilizaciones detectables al año. Definitivamente una cifra excesivamente optimista. Con algunos ajustes y mejores variables, obtenidas con los años, esta cifra ha pasado a ser de 10 a 0,00000007, 0,00000002 y 0,000000008 civilizaciones detectables al año, cifras bastante más acordes con nuestra realidad.

Tracy Caldwell Dyson In Cupola Iss

En cualquier caso, sigue siendo muy extraño que no hayamos visto nada ni a nadie. Si de verdad fuera una civilización tecnificada y más avanzada que la nuestra, deberíamos ser capaces, como mínimo, de detectar alguna señal (especialmente en el infrarrojo, por ejemplo, debido al calor que escaparía de sus ingenios, o mediante algún tipo de mensaje voluntario). Pero no es así, y no sabemos la razón. Aunque podemos imaginar por qué.

La cúspide de una civilización y la escala de Kardashov

En 1964, Nikolái Kardashov propuso una clasificación de civilizaciones un tanto general. Una civilización tipo I sería capaz de aprovechar toda la energía de su planeta de origen. Nosotros seríamos, por ejemplo, una civilización tipo 0,7 (según calculó Carl Sagan en 1973). Una civilización del tipo II sería capaz de aprovechar toda la energía procedente de su estrella nativa. El tipo III aprovecharía toda la energía de la galaxia, al completo. Este sería el máximo al que se puede aspirar.

A Dyson Swarm

Si en nuestra galaxia existieran alguna civilización de tipo II o III, casi con total seguridad lo sabríamos. Al menos las de tipo III. Las de tipo II, aunque más difíciles, sobre todo si está al otro lado de la galaxia, por ejemplo, tampoco podría pasar desapercibida para siempre.

Nuestras sondas deberían haber detectado su increíble tecnología tiempo atrás. De hecho, según los cálculos de Drake, varias civilizaciones de tipo II deberían existir en nuestra galaxia. Por tanto, la primera explicación es que no las hay tan avanzadas. Cabe esperar que sí exista algún tipo de civilización inteligente, pero si se sitúa muy lejos en la propia Vía Láctea, es fácil entender que no podamos contactar con ellos. ¿Pero, y si alguna hubiera aparecido en "casa"? ¿Por qué no hemos contactado con nadie?

Razón número 1: el Gran Filtro

Una posible respuesta es una hipótesis llamada el Gran Filtro. Esta fue propuesta en 1996 por Robin Hanson, un economista que vio la existencia de un evento evolutivo que impide el avance sistemático previsto en nuestras fórmulas. Imaginemos nuestra evolución, incluyendo la biológica, la cultural y la tecnológica, como una línea continua donde se producen ciertos hitos.

En Xataka Quizá los extraterrestres estén durmiendo y otras locas teorías sobre por qué todavía no hemos contactado con ellos

El avance debería verse detenido en alguno de los pasos necesarios para llegar a ser una civilización de tipo II o III. Actualmente nosotros nos encontramos en un paso anterior a la colonización espacial. Mantengamos la esperanza y supongamos que hay vecinos galácticos ahí fuera ¿están en nuestra misma situación? ¿Por detrás tal vez? Es lícito pensar que no están muy por delante, o los habríamos visto. ¿Dónde actúa el Gran Filtro?

Todavía no lo hemos pasado

Una hipótesis altamente probablemente es que el Gran Filtro esté frente a nosotros, en algún punto por delante de la exploración espacial. Esto explicaría por qué no hay ningún tipo de colonización detectada en nuestra galaxia, pero da pie a pensar que sí hay otros posibles vecinos, esperando.

Aun así, es una mala noticia porque implicaría muchas posibilidades de que jamás lleguemos a más. El filtro, en este caso, podría ser un agotamiento irremediable de recursos, una guerra que acabara con la civilización tal y como la conocemos, una enfermedad… En cualquier caso, sería un impedimento evolutivo presente en una civilización avanzada, pero no tanto como para colonizar las estrellas.

Somos especiales

Otra posibilidad es que seamos "los elegidos", los únicos seres vivos de alrededor capaces de superar ese Gran Filtro. Eso supondría que estamos camino de convertirnos en los primeros habitantes intergalácticos de la Vía Láctea. En tal caso, el Gran Filtro se situaría por detrás de nuestro momento actual. Tal vez ese sea la aparición de vida, o la evolución de vida inteligente y tecnificada. No lo sabemos.

En Xataka Ciencia El telescopio JWST servirá, entre otras cosas, para hallar indicios de vida extraterrestre

El caso es que si encontráramos, por ejemplo, restos de vida extraterrestre en forma de microorganismos estaríamos, probablemente, ante el indicio de que este Gran Filtro está en un momento entre nuestro momento y la aparición de los organismos. Esto sería una señal de que es bastante fácil que estemos solos.

Razón número 2: las civilizaciones tipo I y II están muy, muy lejos

Imaginemos que sí que existen civilizaciones titánicas, mucho más grandes de las que el propio Asimov pudo imagina en "Fundación". ¿Por qué no hemos visto nada sobre ellas? Porque están en otro sitio. Otro sitio en tiempo y espacio, huelga decir. El universo es gigantesco. La Vía Láctea es brutalmente grande y vieja.

Imaginemos que sí, que existió una civilización inteligente que visitó nuestra Tierra hace miles de millones de años. Sería imposible saberlo. Esta hipótesis es la preferida de los defensores de anacronismos y ovnis. Pero siendo realistas, es como si jamás nos hubieran visitado a nosotros.

Dark Matter Is Darker Than Once Thought 19057102495

Por otro lado, si la civilización fuera de tipo II, aprovechando sistemas enteros, pero estuviera en la otra punta de la galaxia… sería muy difícil que la viéramos, teniendo en cuenta que nuestra capacidad de recibir señales se limita a apenas 100 años luz de aquí. Esto mismo podríamos pensarlo de una civilización tipo III que se encontrara en otra galaxia distinta a la nuestra. ¿Cómo íbamos a enterarnos?

Razón número 3: somos los primeros

Una posibilidad esperanzadora explica estamos entre los primeros en avanzar tanto como para llegar a la conquista del espacio. En tal caso, es solo cuestión de tiempo que alguien encuentre nuestras señales o que nosotros encontremos las suyas.

En Xataka Ciencia Si recibimos un mensaje extraterrestre quizá debamos preocuparnos

A lo mejor estamos viviendo una época de asentamiento cosmológico que permite la aparición de nuevas civilizaciones. Puede que los miles de millones de años anteriores solo hayan servido para darle forma al universo. Ahora es cuando toca evolucionar. A lo mejor.

Razón número 4: Estamos rodeados de señales, pero somos unos catetos espaciales

Pudiera ser, y no es descabellado, que nuestro entorno esté lleno de señales que indican vida extraterrestre inteligente pero que nosotros no podamos verlas. Tal vez nuestra tecnología no es lo suficientemente avanzada o puede que no estemos mirando las señales adecuadas.

Esto también estaría relacionado con que nadie se hubiera percatado de nuestra presencia, de la misma manera que no nos fijamos en los ácaros que viven en nuestras plantas o las hormigas que pululan por nuestra cocina. Y no es que sea una comparación intencionada.

Razón número 5: La verdad está ahí fuera y no es nada buena

¿Qué pasaría si todos los conspiracionistas de los Ovnis tuvieran razón? No es que hayamos sido visitados por una raza extraterrestre que quiere mantenerse en el anonimato. Esto es muy improbable, por no decir imposible, teniendo en cuenta lo sociales que somos y la dificultad de mantener una interacción así.

Andes Mountains As Seen From Gemini 7 Gpn 2000 001067

Pero, ¿y si hubiera una civilización ahí fuera cuidando de que ninguna otra superara cierto nivel tecnológico? ¿O fuera una superdepredadora a la caza de otras civilizaciones? También puede ser que exista una supercultura observándonos, como si fuéramos animales en un zoo, desde su propio sistema solar. En cualquier caso, estas son las hipótesis menos probables de todas.

Rezón número 7: Bonus, todo es mentira

Existe una última hipótesis que lanzar al aire: que todo lo que creemos como realidad no sea cierto. ¿Y si el universo fuera un holograma? ¿Y si en realidad estamos en una simulación virtual superavanzada? ¿Y si en realidad solo somos una prueba científica (si es que esa palabra tiene sentido) de una "ultracivilización" gigantesca cuyas dimensiones se parecen a lo que solemos llamar Dios?

En Xataka No, el universo no es un holograma

Esta idea la ha explorado magníficamente Asimov en varios de sus relatos cortos. Y el resultado es inquietante. En tales casos poco podemos hacer. Aunque nuestra realidad sea una total mentira, es la única realidad que tenemos, así que deberemos conformarnos con ella.

También te recomendamos

La supergravedad en las supertierras: lo difícil no sólo es llegar, sino salir de ellas

22 millones de años en cada segundo: la creación de todo el Universo en este alucinante timelapse de John Boswell

Cuando la tecnología ayuda en la maternidad (sin cargar más trastos)


La noticia Cómo defiende la gente que cree en extraterrestres que todavía no nos hayan contactado fue publicada originalmente en Xataka por Santiago Campillo .

Chequea también

Distraernos con el móvil en el coche —y no solo por las llamadas— es la gran plaga en seguridad vial de nuestro tiempo

El meme que te mandan por WhatsApp te puede matar mientras conduces. También, cambiar de canción en Spotify. Hace tiempo que los helicópteros no solo cazan conductores hablando por el móvil, sino manejando el dispositivo para otros asuntos. Por mucho manos libres que haya, los accidentes mortales siguen ocurriendo. Y las autoridades de medio planeta ya lo saben. Según datos de la Dirección General de Tráfico de España (DGT), las distracciones fueron las causantes de un tercio de los accidentes mortales en el país durante 2017. De acuerdo al organismo, el uso del teléfono mientras conducimos aumenta entre tres y cuatro veces la posibilidad de choque. Además, la DGT ha alertado de los datos de la Encuesta sobre Actitudes de los Usuarios de la Vía (ESRA) (archivo descargable .pdf), publicada en 2018 con datos recogidos entre 2015 y 2017 en 38 países. Según la ESRA, un 56 % de los españoles había asegurado usar el manos libres durante los últimos doce meses. Pero también, un 35 % reconocía haber utilizado un teléfono sin este sistema. Un porcentaje muy similar, un 36 %, había leído un mensaje de texto o un correo electrónico mientras conducía, y un 26 % había mandado alguno de estos textos con el coche en marcha. En Xataka Los coches eléctricos e híbridos deberán hacer ruido: la UE obligará a tener un avisador acústico a partir de 2021 Pero el manos libres no es la panacea. Según la DGT, “tras un minuto y medio de hablar por el móvil (incluso con manos libres) el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar”. También, reduce la distancia de seguridad con el vehículo que tiene delante. El gabinete de prensa de la DGT nos explica que no tienen datos específicos de cada distracción, es decir, qué accidentes corresponden a cada uso del móvil, ya que es un “concepto global” en el que también incluyen, por ejemplo, colisionar mientras el conductor se come un bocadillo. Sin embargo, sus últimas campañas televisivas ya han advertido de los peligros de las apps del teléfono mientras conducimos. En un spot de 2018, una voz en off decía: “El atestado determinará que ibas chateando. Se te acabaron los memes y los chistes. Tu cuerpo esperará en la morgue, solo, hasta que lo reclamen”. En otro de la misma campaña, el conductor sobrevivía al accidente, pero el después no era mejor: medicamentos para el dolor, ingreso en la cárcel por homicidio imprudente, pérdida de la pareja y del trabajo… La voz en off terminaba diciendo: “Piénsalo dos veces antes de pisar el acelerador, tomarte esa copa o mirar el móvil”. En 2017, la fuerza estaba en la imagen. En una conducción en apariencia tranquila por la ciudad, el cuerpo de una mujer aparece de repente sobre el parabrisas. Una voz decía: “Si al volante miras el móvil de vez en cuando, solo ves la carretera de vez en cuando”. El mensaje se repetía en las cuñas radiofónicas: Distracciones con el móvil y accidentes de coche en el mundo La ONG estadounidense National Safety Council (NSC), que lucha por evitar las muertes en el trabajo o la carretera a través de la investigación y la educación, quiere concienciar de que “la multitarea es un mito” y que no existe ningún “modo seguro” de usar el móvil y conducir al mismo tiempo. En Xataka Cómo de probable es que nuestro próximo coche sea chino Ya en 2012, el Departamento de Transporte de Estados Unidos alertaba (archivo descargable .pdf) que los conductores jóvenes (de 18 a 20 años) estaban más implicados en accidentes o casi accidentes por culpa de un teléfono móvil que los conductores mayores. Además, la mitad de los encuestados, con independencia de la edad, afirmaba que hablar por teléfono no significaba ninguna diferencia en su forma de conducir. En cambio, un 25 % aseguraba que mandar un mensaje de texto o correo electrónico sí lo hacía, y pocos admitían que se desviaban en el carril al hablar o escribir. Según datos de la Administración estadounidense publicados el pasado mes de abril (.pdf), 3166 personas fallecieron en 2017 dentro de un coche debido a distracciones de un conductor; esto incluye despistarse con el teléfono móvil, pero también comer, ajustar la radio o hablar con los acompañantes. Otras 599 personas que no eran ocupantes (peatones, ciclistas…) murieron en los mismos accidentes. Mientras tanto, el porcentaje de conductores que usaban el teléfono con la mano (.pdf) descendió del 3,3 % de 2016 al 2,9 % de 2017. Francia también trabaja para concienciar sobre este asunto. De acuerdo a sus datos, uno de cada diez accidentes con heridas corporales son culpa de una conversación al volante. Hacer una llamada y leer un mensaje multiplica por tres y por veintitrés el riesgo de accidente, respectivamente. Las llamadas también reducen la información que percibimos en carretera, mientras que los mensajes hacen que dejemos de mirar la vía “durante cinco segundos”, según datos de la Administración gala. Hace más de 5 años, la Sécurité Routière publicaba que el 61 % de los conductores de 35 años leían sus SMS mientras conducían. Y peor aún: un 76 % de los preguntados percibían el peligro de usar el teléfono al volante; en 2004 eran un 90 %. En 2013, ya alertaban sobre hacer caso al smartphone con un anuncio tan impactante como los de la DGT española: Hablando de países vecinos, en Portugal, la Autoridad Nacional de Seguridad en Carreteras apoyaba una campaña de la principal concesionaria de autopistas del país con el siguiente lema: “Offline en la conducción, online en la vida”. ¿La gente está concienciada? Josep Camós, director de la publicación hermana de Motorpasión y profesor de formación vial, explica que hay actividades (“muy divertidas, además, cuando se hacen en grupo”) para concienciar sobre la distracción por conductas interferentes, que son aquellas que hacemos mientras conducimos y no corresponde: interactuar con el móvil, comer, buscar algo en la guantera... Un ejemplo es el llamado test de Stroop, en el que los sujetos deben indicar el color con el que están escritas unas palabras de significado diferente. Como explica nuestro compañero Javier Jiménez en Magnet, “cuando el nombre de un color (por ejemplo ‘blanco’, ‘amarillo’ o ‘morado’) está escrito en un color distinto del que denota (por ejemplo, ‘amarillo’ escrito en tinta verde) nombrar el color de la tinta lleva más tiempo y genera más errores que cuando coinciden el nombre y el color de la tinta”. Según nos explica Camós, el test se proyecta en pantalla para grupos, y se escoge a una persona “que sepa leer rápido”. La lectura se entorpece y así “se hace evidente la incompatibilidad” de la conducción con otras tareas. “De todas formas”, continúa Camós, “como la mejor motivación es la que uno mismo se da, suele ocurrir que hasta el primer susto con un móvil en el coche hay conductores que no suelen reaccionar. El ‘a mí no me va a pasar’ todavía sigue teniendo demasiado peso en nuestra sociedad”. A ello se suma que no somos iguales conduciendo. “Cada persona es diferente en materia de atención y distracción, de manera que quizá unas personas se distraigan con menor dificultad que otras, lo que denominamos propensión a un factor de riesgo, en este caso la distracción, e incluso una misma persona tiene días y días”, continúa el especialista en seguridad vial, que asegura haber visto a gente leyendo un libro mientras conducía. Esas personas que piensan que nunca les pasará a ellos han de saber que no existe solo el riesgo de tener un accidente, sino también el riesgo de que te multen. El artículo 65.4.g) del Código de Tráfico y Seguridad Vial prohíbe la conducción “utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación”. Al ser considerada una infracción grave, habría una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carné. Qué hacer para evitar las distracciones con el móvil De acuerdo a un reportaje de 'Informe Semanal', los agentes de Tráfico de la Guardia Civil sancionan a una media de 20 personas al día por manejar el móvil o usar auriculares mientras conducen. Si no queremos protagonizar las estadísticas, lo mejor es activar el modo conductor del móvil y no mirar este durante la conducción, como recordaba el anuncio televisivo de la DGT. El organismo también recomienda usar el terminal solo en emergencias “y con el coche parado fuera de la calzada”. Si necesitamos Maps, hemos de calcular la ruta y activarla antes de salir, así como colocar el teléfono en un lugar donde no entorpezca la conducción. Porque, mientras estadísticas como la de la ESRA o los accidentes por distracciones no bajen, nos tendremos que acostumbrar a que los más divertidos memes y wasaps protagonicen los anuncios de la DGT. Y no por las risas, precisamente. Imágenes | SplitShire, Roman Pohorecki, Breakingpic También te recomendamos El Boeing 737 MAX se queda en tierra: Boeing y la FAA piden detener en todo el mundo las operaciones del avión hasta nuevo aviso El avión Boeing 737 MAX y sus dos accidentes fatales en menos de cinco meses encienden las alertas en la aviación comercial Los coches eléctricos están provocando nuevos protocolos de emergencia debido a las baterías y sus riesgos de incendio - La noticia Distraernos con el móvil en el coche —y no solo por las llamadas— es la gran plaga en seguridad vial de nuestro tiempo fue publicada originalmente en Xataka por José Manuel Blanco .

¿Cuál es el mejor smartphone en fotografía en lo que llevamos de 2019? Os dejamos elegirlo… A ciegas

Ahora que hace unos días de la publicación de nuestra comparativa fotográfica con ocho de los mejores móviles de lo que llevamos de año, ha llegado el momento de que los lectores nos digáis qué smartphone hace las mejores fotografías bajo vuestro criterio. Aunque eso sí, siguiendo con la tradición y tal y como ya nos habíais pedido, os lo proponemos en forma de juego y sin que sepáis cuál es cuál en cada caso. Os mostraremos fotografías en varios escenarios hechas con los móviles que ya comparamos, también con una imagen control hecha con una cámara réflex, pero sin indicar de qué móvil se trata. Tras cada muestra habrá un pequeño formulario para que votéis, y posteriormente publicaremos el resultado de vuestras votaciones y cuál es vuestro podio. Os recordamos los candidatos que estamos comparando de nuevo, los mismos que enfrentamos en la última comparativa tal y como hemos explicado en el inicio. Una vez más no están todos los que son, pero son todos los que están: ocho buques insignia que forman parte de las propuestas para la gama alta de los principales fabricantes. Google Pixel 3 XL Huawei P30 Pro iPhone XS Max LG V40 ThinQ OnePlus 6T Samsung Galaxy S10+ Sony Xperia XZ3 Xiaomi Mi 9 Pro (Os mostraremos en cada una primera foto de control tomada con una cámara que indicaremos en cada caso. Recordad que abriendo cada imagen en una pestaña nueva podréis verlas con mayor detalle, haciendo clic con el botón secundario/tap mantenido y seleccionando la opción "Abrir en nueva pestaña".) 1. Escena general de día Empezamos con uno de los escenarios menos exigentes para las cámaras y sus procesados al haber luz abundante, pero siendo a su vez una buena prueba para ver colorimetría, balance de blancos, detalle en el fondo y rango dinámico. ¿Qué foto os parece que queda mejor en este escenario? Foto control. A continuación las fotos hechas con los móviles. 2. Macro Aquí suelen igualarse un poco más los resultados. El autofocus suele ser fiel y estable aunque tratemos de forzar esa distancia mínima de enfoque y el desenfoque es natural, pero siempre habrá algún resultado que veamos con colores más realistas y mejor detalle, o bien que por el nivel de saturación, la temperatura y ese bokeh nos guste más. Foto control. Ahora las fotos hechas con cada smartphone. 3. Zoom óptico de día Ya que muchos han incorporado teleobjetivos entre sus dobles, triples y cuádruples cámaras, pongamos a prueba esos dos aumentos (aunque algunos tengan mayor capacidad). ¿Qué zoom óptico os gusta más en un día nublado como éste? Foto control. En este caso serán sólo cinco fotografías (hechas con el Huawei P30 Pro, iPhone XS Max, LG V40 ThinQ Samsung Galaxy S10+ y Xiaomi Mi 9). En Xataka Los tres tipos de zoom del Huawei P30 Pro en detalle: óptico, híbrido y digital probados a fondo y enfrentados 4. Retrato Foto control. La mayoría de fabricantes se han rendido a la moda del modo retrato y ya lo vemos en prácticamente todos los móviles que pasan por nuestra mesa de pruebas. Pero las diferencias llegan a ser muy grandes, sobre todo si lo ponemos difícil (y no en todos los casos se activa, como vimos en la primera comparativa y la escena nocturna). 5 (y 6). Gran angular Otro modo que ha facilitado la adición de más y más cámaras en la parte trasera y que ha satisfecho a aquellos usuarios que prefieren este encuadre, sobre todo en escenas que se prestan a ello. Pero hay mucha diferencia en el angular, la curvatura y su corrección o el resto de parámetros (que no es raro que difieran en comparación al disparo con la lente estándar). Foto control. En este caso son cuatro los que disponen de lente gran angular (Huawei P30 Pro, LG V40 ThinQ, Samsung Galaxy S10+ y Xiaomi Mi 9). Os ponemos un segundo ejemplo de este tipo de disparo. Foto control. Tras la fotografía de control, las imágenes de los cuatro móviles. En Xataka Comparativa fotográfica entre los móviles más potentes de 2019 por ahora: una guerra con una, dos, tres y cuatro cámaras traseras 7 (y 8). Escena nocturna en exteriores La dificultad se incrementa con creces cuando la luz escasea. Aparece el ruido, se pierde el detalle y en ocasiones el enfoque y el balance de blancos experimentan algunos problemas. ¿Cuál os parece mejor resuelta? Foto control. Las imágenes de cada uno de los móviles. Otra prueba en este escenario con una iluminación distinta. Las fotografías hechas con los móviles, a continuación. 9. Zoom en escena nocturna Más difícil todavía es defender el resultado cuando se recurre al zoom, de modo que el detalle se pierde algo más y cambia también la interpretación de sombras e iluminaciones. Foto control. Los cinco móviles con zoom óptico de nuevo. 10. Gran angular de noche ¿Qué pasa si usamos la lente de gran angular por la noche? De nuevo vemos las diferencias en exposición, curvatura y detalle sobre todo, toca elegir la que más nos convenza. Foto de control. Tras la imagen control, las fotografías con los smartphones. 11. Modo noche Otro modo que parece estar democratizándose y apareciendo cada vez en más móviles y apps de fabricantes. En algunos casos es una manera de mejorar el resultado del disparo automático con mejor estabilización y menor ISO, en otros la exposición aparece como por arte de magia. Foto de control. El modo noche está disponible en los móviles Huawei P30 Pro, LG V40 ThinQ, OnePlus 6T Pixel 3 XL y Xiaomi Mi 9 (posteriormente se añadió al Galaxy S10+, pero no lo estuvo durante la toma de las imágenes). Esperamos que os resulte entretenido e interesante este cuestionario, y si habéis votado ya sólo queda esperar a que publiquemos los resultados de las votaciones. ¿Habrá ganado el que consideráis de momento el mejor smartphone en fotografía en lo que llevamos de año y que hemos podido probar en conjunto? En unos días saldremos de dudas. También te recomendamos Comparativa fotográfica entre los móviles más potentes de 2019 por ahora: una guerra con una, dos, tres y cuatro cámaras traseras Comparativa fotográfica entre los grandes móviles de 2018: el modo noche a prueba por un experto fotógrafo nocturno Comparativa fotográfica entre los grandes móviles de 2018: smartphones con una, dos y tres cámaras traseras, ¿quién es el ganador? - La noticia ¿Cuál es el mejor smartphone en fotografía en lo que llevamos de 2019? Os dejamos elegirlo... A ciegas fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .