Inicio / Tecno / Cómo defiende la gente que cree en extraterrestres que todavía no nos hayan contactado

Cómo defiende la gente que cree en extraterrestres que todavía no nos hayan contactado

Si miramos al cielo veremos, en el mejor de los casos, un par de miles de estrellas. Es lo máximo que podemos observar desde aquí. Pero en nuestra galaxia, solamente, hay varios cientos de miles de millones. Y hay aún más galaxias, incluso, que estrellas en la Vía Láctea. Y todo este espacio, ¿está vacío?

Se hace muy difícil pensar que estamos solos entre tanto astro. Sin embargo, si no es así, ¿por qué no hemos detectado ni la más mínima señal de nuestros vecinos cósmicos? Las explicaciones podrían ser varias.

¿Dónde está todo el mundo?

Enrico Fermi, con su traje intachable bajo una bata igual de elegante, sonríe pensativo. "Entonces, ¿dónde están?", pregunta meditabundo. Sus compañeros, igual de trajeados pero sentados a la mesa, lo miran bajo sus propias batas. Nadie le lanza una respuesta. Probablemente todos nos hayamos hecho la pregunta alguna vez: si el universo es tan grande, ¿dónde está todo el mundo?

En tan inmensa extensión, con billones de estrellas similares a la nuestra, tendrían que existir otras civilizaciones extraterrestres al menos igual de inteligente que la nuestra. Pero, hasta la fecha, no hemos detectado ni rastro. Es más, en el último escaneo sistemático realizado en 2015, comprobamos que el número de civilizaciones existentes ahí fuera, en los sistemas analizados, es cero. Este es el principio de la paradoja de Fermi.

marte

Esta se puede resumir así: "La creencia común de que el universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario, es paradójica sugiriendo que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas".

En Xataka Los pulpos no son extraterrestres, y los científicos han tenido que salir a explicar por qué

Cuentan que para Fermi, la respuesta inconclusa a la paradoja suponía una respuesta poco halagüeña. Hay que recordar que Fermi fue uno de los protagonistas en el desarrollo de las armas nucleares y creía que la humanidad estaba coqueteando con su autodestrucción. ¿Veía el físico, en la paradoja, un reflejo de nuestro futuro? En cualquier caso, la duda sigue en pie.

No deberíamos estar solos, ¿o sí?

La famosísima fórmula de Drake, es una ecuación que trata de calcular el número de civilizaciones inteligentes posibles en nuestra galaxia. Los cálculos tienen en cuenta cifras como el ritmo de formación de estrellas adecuadas para la vida, el número de planetas en la zona habitable y factores como "la aparición de vida" o "la aparición de vida inteligente".

En Magnet Olvídate de los extraterrestres: resuelven la ecuación de Drake y es muy probable que estemos solos

Esta fórmula fue desarrollada en 1960 por Frank Drake, presidente del instituto SETI, y aunque en realidad no es más que un juego especulativo, porque no podemos resolver algunas de las variables, es la primera aproximación teórica que tenemos para calcular cuantos vecinos hay ahí fuera.

Cuando en 1961 se hicieron los primeros cálculos para probar la estimación, los datos arrojaban un total de diez civilizaciones detectables al año. Definitivamente una cifra excesivamente optimista. Con algunos ajustes y mejores variables, obtenidas con los años, esta cifra ha pasado a ser de 10 a 0,00000007, 0,00000002 y 0,000000008 civilizaciones detectables al año, cifras bastante más acordes con nuestra realidad.

Tracy Caldwell Dyson In Cupola Iss

En cualquier caso, sigue siendo muy extraño que no hayamos visto nada ni a nadie. Si de verdad fuera una civilización tecnificada y más avanzada que la nuestra, deberíamos ser capaces, como mínimo, de detectar alguna señal (especialmente en el infrarrojo, por ejemplo, debido al calor que escaparía de sus ingenios, o mediante algún tipo de mensaje voluntario). Pero no es así, y no sabemos la razón. Aunque podemos imaginar por qué.

La cúspide de una civilización y la escala de Kardashov

En 1964, Nikolái Kardashov propuso una clasificación de civilizaciones un tanto general. Una civilización tipo I sería capaz de aprovechar toda la energía de su planeta de origen. Nosotros seríamos, por ejemplo, una civilización tipo 0,7 (según calculó Carl Sagan en 1973). Una civilización del tipo II sería capaz de aprovechar toda la energía procedente de su estrella nativa. El tipo III aprovecharía toda la energía de la galaxia, al completo. Este sería el máximo al que se puede aspirar.

A Dyson Swarm

Si en nuestra galaxia existieran alguna civilización de tipo II o III, casi con total seguridad lo sabríamos. Al menos las de tipo III. Las de tipo II, aunque más difíciles, sobre todo si está al otro lado de la galaxia, por ejemplo, tampoco podría pasar desapercibida para siempre.

Nuestras sondas deberían haber detectado su increíble tecnología tiempo atrás. De hecho, según los cálculos de Drake, varias civilizaciones de tipo II deberían existir en nuestra galaxia. Por tanto, la primera explicación es que no las hay tan avanzadas. Cabe esperar que sí exista algún tipo de civilización inteligente, pero si se sitúa muy lejos en la propia Vía Láctea, es fácil entender que no podamos contactar con ellos. ¿Pero, y si alguna hubiera aparecido en "casa"? ¿Por qué no hemos contactado con nadie?

Razón número 1: el Gran Filtro

Una posible respuesta es una hipótesis llamada el Gran Filtro. Esta fue propuesta en 1996 por Robin Hanson, un economista que vio la existencia de un evento evolutivo que impide el avance sistemático previsto en nuestras fórmulas. Imaginemos nuestra evolución, incluyendo la biológica, la cultural y la tecnológica, como una línea continua donde se producen ciertos hitos.

En Xataka Quizá los extraterrestres estén durmiendo y otras locas teorías sobre por qué todavía no hemos contactado con ellos

El avance debería verse detenido en alguno de los pasos necesarios para llegar a ser una civilización de tipo II o III. Actualmente nosotros nos encontramos en un paso anterior a la colonización espacial. Mantengamos la esperanza y supongamos que hay vecinos galácticos ahí fuera ¿están en nuestra misma situación? ¿Por detrás tal vez? Es lícito pensar que no están muy por delante, o los habríamos visto. ¿Dónde actúa el Gran Filtro?

Todavía no lo hemos pasado

Una hipótesis altamente probablemente es que el Gran Filtro esté frente a nosotros, en algún punto por delante de la exploración espacial. Esto explicaría por qué no hay ningún tipo de colonización detectada en nuestra galaxia, pero da pie a pensar que sí hay otros posibles vecinos, esperando.

Aun así, es una mala noticia porque implicaría muchas posibilidades de que jamás lleguemos a más. El filtro, en este caso, podría ser un agotamiento irremediable de recursos, una guerra que acabara con la civilización tal y como la conocemos, una enfermedad… En cualquier caso, sería un impedimento evolutivo presente en una civilización avanzada, pero no tanto como para colonizar las estrellas.

Somos especiales

Otra posibilidad es que seamos "los elegidos", los únicos seres vivos de alrededor capaces de superar ese Gran Filtro. Eso supondría que estamos camino de convertirnos en los primeros habitantes intergalácticos de la Vía Láctea. En tal caso, el Gran Filtro se situaría por detrás de nuestro momento actual. Tal vez ese sea la aparición de vida, o la evolución de vida inteligente y tecnificada. No lo sabemos.

En Xataka Ciencia El telescopio JWST servirá, entre otras cosas, para hallar indicios de vida extraterrestre

El caso es que si encontráramos, por ejemplo, restos de vida extraterrestre en forma de microorganismos estaríamos, probablemente, ante el indicio de que este Gran Filtro está en un momento entre nuestro momento y la aparición de los organismos. Esto sería una señal de que es bastante fácil que estemos solos.

Razón número 2: las civilizaciones tipo I y II están muy, muy lejos

Imaginemos que sí que existen civilizaciones titánicas, mucho más grandes de las que el propio Asimov pudo imagina en "Fundación". ¿Por qué no hemos visto nada sobre ellas? Porque están en otro sitio. Otro sitio en tiempo y espacio, huelga decir. El universo es gigantesco. La Vía Láctea es brutalmente grande y vieja.

Imaginemos que sí, que existió una civilización inteligente que visitó nuestra Tierra hace miles de millones de años. Sería imposible saberlo. Esta hipótesis es la preferida de los defensores de anacronismos y ovnis. Pero siendo realistas, es como si jamás nos hubieran visitado a nosotros.

Dark Matter Is Darker Than Once Thought 19057102495

Por otro lado, si la civilización fuera de tipo II, aprovechando sistemas enteros, pero estuviera en la otra punta de la galaxia… sería muy difícil que la viéramos, teniendo en cuenta que nuestra capacidad de recibir señales se limita a apenas 100 años luz de aquí. Esto mismo podríamos pensarlo de una civilización tipo III que se encontrara en otra galaxia distinta a la nuestra. ¿Cómo íbamos a enterarnos?

Razón número 3: somos los primeros

Una posibilidad esperanzadora explica estamos entre los primeros en avanzar tanto como para llegar a la conquista del espacio. En tal caso, es solo cuestión de tiempo que alguien encuentre nuestras señales o que nosotros encontremos las suyas.

En Xataka Ciencia Si recibimos un mensaje extraterrestre quizá debamos preocuparnos

A lo mejor estamos viviendo una época de asentamiento cosmológico que permite la aparición de nuevas civilizaciones. Puede que los miles de millones de años anteriores solo hayan servido para darle forma al universo. Ahora es cuando toca evolucionar. A lo mejor.

Razón número 4: Estamos rodeados de señales, pero somos unos catetos espaciales

Pudiera ser, y no es descabellado, que nuestro entorno esté lleno de señales que indican vida extraterrestre inteligente pero que nosotros no podamos verlas. Tal vez nuestra tecnología no es lo suficientemente avanzada o puede que no estemos mirando las señales adecuadas.

Esto también estaría relacionado con que nadie se hubiera percatado de nuestra presencia, de la misma manera que no nos fijamos en los ácaros que viven en nuestras plantas o las hormigas que pululan por nuestra cocina. Y no es que sea una comparación intencionada.

Razón número 5: La verdad está ahí fuera y no es nada buena

¿Qué pasaría si todos los conspiracionistas de los Ovnis tuvieran razón? No es que hayamos sido visitados por una raza extraterrestre que quiere mantenerse en el anonimato. Esto es muy improbable, por no decir imposible, teniendo en cuenta lo sociales que somos y la dificultad de mantener una interacción así.

Andes Mountains As Seen From Gemini 7 Gpn 2000 001067

Pero, ¿y si hubiera una civilización ahí fuera cuidando de que ninguna otra superara cierto nivel tecnológico? ¿O fuera una superdepredadora a la caza de otras civilizaciones? También puede ser que exista una supercultura observándonos, como si fuéramos animales en un zoo, desde su propio sistema solar. En cualquier caso, estas son las hipótesis menos probables de todas.

Rezón número 7: Bonus, todo es mentira

Existe una última hipótesis que lanzar al aire: que todo lo que creemos como realidad no sea cierto. ¿Y si el universo fuera un holograma? ¿Y si en realidad estamos en una simulación virtual superavanzada? ¿Y si en realidad solo somos una prueba científica (si es que esa palabra tiene sentido) de una "ultracivilización" gigantesca cuyas dimensiones se parecen a lo que solemos llamar Dios?

En Xataka No, el universo no es un holograma

Esta idea la ha explorado magníficamente Asimov en varios de sus relatos cortos. Y el resultado es inquietante. En tales casos poco podemos hacer. Aunque nuestra realidad sea una total mentira, es la única realidad que tenemos, así que deberemos conformarnos con ella.

También te recomendamos

La supergravedad en las supertierras: lo difícil no sólo es llegar, sino salir de ellas

22 millones de años en cada segundo: la creación de todo el Universo en este alucinante timelapse de John Boswell

Cuando la tecnología ayuda en la maternidad (sin cargar más trastos)


La noticia Cómo defiende la gente que cree en extraterrestres que todavía no nos hayan contactado fue publicada originalmente en Xataka por Santiago Campillo .

Chequea también

Starlink se prepara para ofrecer banda ancha satelital en 2020, pero cuidado porque la latencia puede ser un problema

SpaceX, la empresa creada por Elon Musk, no solo nos quiere llevar a Marte: también llevan tiempo trabajando en la puesta en marcha de Starlink, una gigantesca red de satélites de comunicaciones preparados para ofrecer conexiones satelitales a internet de banda ancha. La idea no es en absoluto nueva y ya hace años que existe esa posibilidad aprovechada sobre todo en entornos rurales, pero la idea es la de ofrecer ahora esa opción de forma mucho más amplia. En SpaceX prometen que el servicio estará disponible en Estados Unidos en 2020, y será interesante ver si estas conexiones logran resolver uno de sus problemas clásicos: la latencia. La banda ancha satelital tiene ventajas, pero una posible gran desventaja Los satélites de la red Hispasat llevan años ofreciendo conexiones a internet como parte de sus prestaciones, aunque por sus características dicha alternativa estaba muy orientada a entornos rurales y "zonas desatendidas" por las redes móviles o las redes de banda ancha convencionales. En XatakaMóvil ya mostraban las opciones de conexiones satelitales actuales: los precios son elevados e imponen cuotas de datos (tipo los de los planes de datos móviles) y velocidades y latencias que dejan claro que hay mucho margen de mejora aquí. Con Starlink SpaceX busca cubrir todo tipo de zonas, no solo las rurales, y ofrecer una alternativa a las conexiones de banda ancha tradicionales. En España por ejemplo la implantación de las redes de fibra es muy notable y Movistar ya indicó que quiere que la cobertura en nuestro país sea del 100%, algo difícil sobre todo en zonas rurales. En Xataka Móvil ¿Llega la fibra a mi casa? Cómo saber si hay cobertura de Telefónica, Orange, Vodafone y el resto de operadoras Sin embargo las conexiones satelitales plantean una gran opción para países (desarrollados o emergentes) en los que la implantación de fibra o de otras tecnologías de banda ancha no está tan extendida. En Estados Unidos la enorme extensión del país hace que muchos usuarios critiquen el mercado de las conexiones a internet, y en un estudio de The Global Economy el país estaba el 43 del mundo en ancho de banda por usuario de internet (España en el puesto 27) Así pues, StarLink plantea una opción muy interesante a esos países y regiones en los que las tecnologías actuales no dan respuesta o dan una respuesta pobre. La red satelital planteada por SpaceX no para de crecer, y de hecho hace poco solicitaban una nueva autorización para lanzar al espacio otros 30.000 satélites con los que completar esa gigantesca red. Varios problemas con la latencia como protagonista Dicha red no está exenta de problemas: hace unos meses SpaceX tuvo que admitir que había perdido contacto con algunos de los primeros satélites que tenía operativos, pero además están las críticas de los astrónomos, que avisan de cómo la empresa de Elon Musk está "ensuciando el cielo". Sending this tweet through space via Starlink satellite 🛰— Elon Musk (@elonmusk) 22 de octubre de 2019 Elon Musk, no obstante, no cree que la cosa sea para tanto y afirma que los satélites no emitirán luz cuando las estrellas sean visibles -también había argumentos en contra al respecto-, y estos días enviaba su primer tuit a través del servicio preliminar de Starlink. Esa prueba tenía éxito, lo que hizo que se respondiese a sí mismo con un "¡Whoa, ha funcionado!" que parecía demostrar que el servicio efectivamente va por buen camino a la hora de ponerse en marcha. El tuit inicial recibió más de 200.000 "Me gusta" en este servicio. En Xataka Móvil Internet rural: comparativa de precios y alternativas mediante satélite, 4G, WiMax o ADSL Que el servicio funcione, cuidado, no significa que lo haga bien en todos los escenarios. Las conexiones satelitales siempre han tenido varios problemas como su coste, la cuota de datos que permitían descargar -aquí se parecen mucho a los planes de datos en móviles- y sobre todo la latencia: el tiempo desde que enviamos una petición al satélite y recibimos la respuesta. Esa latencia no es tan importante para ciertos ámbitos: navegar por internet e incluso ver una película o escuchar música se podrá hacer más o menos igual: tardaremos algo más en recibir el primer paquete de datos (en que la peli o la canción empiecen a reproducirse), pero a partir de ahí todo irá más fluido. Sin embargo esa latencia puede ser un problema notable en otros escenarios. El retraso en la comunicación puede provocar que por ejemplo para emisiones en directo lo veamos todo más tarde (en partidos de fútbol oiremos al vecino gritar "¡Gol!" cuando todavía no ha pasado aparentemente nada en la jugada en nuestro televisor), y también es un problema en juego online, donde tener una buena conexión y una buena latencia es crucial para que los jugadores rivales no tengan ventaja y puedan adelantarse a nuestros movimientos. Aiming for sub 20ms latency initially, sub 10ms over time, with much greater consistency than terrestrial links, as only ever a few hops to major data centers— Elon Musk (@elonmusk) 27 de mayo de 2019 Elon Musk conoce el problema y ya indicó que esperaba contar con latencias por debajo de los 20 ms inicialmente y bajar de los 10 ms con el tiempo. Presumió además de la consistencia con respecto a las conexiones "terrestres" al evitar saltos entre centros de datos para que el paquete de datos llegue a su destino final, pero por ahora esa promesa es tan solo eso, una promesa. Lo que sabemos es que la constelación de satélites de Starlink orbitará a una altura que será entre 1/30 y 1/105 la de los satélites geoestacionarios. Estos últimos tienen una latencia mínima de 477 ms que en la práctica suele rondar los 600 ms, una cifra elevadísima para esos escenarios de los que hablábamos. Sin embargo la órbita de Starlink permitirá reducir esas latencias de forma notable, y los analistas estiman que podría estar entre los 25 y los 35 ms, no muy lejos de la promesa de Musk y desde luego no muy lejos de lo que se consigue con conexiones de fibra. Eso, unido a velocidades que podrían llegar a 1 Gbit por segundo, plantearía una alternativa fantástica a las conexiones de banda ancha actuales, sobre todo como decimos en esas regiones en las que dichas conexiones no están disponibles. Ahora habrá que esperar a 2020 y a esa puesta en marcha inicial de un servicio que promete ser una pequeña revolución en el segmento de las comunicaciones si todo va como Musk pretende. También te recomendamos Starlink de SpaceX empieza a ser una realidad: la primera ronda de 60 satélites se ha lanzado con éxito SpaceX se juega esta semana el futuro de uno de sus proyectos estrella: tras el fallo de Crew Dragon, Starlink a examen El impresionante paso de los 60 satélites StarLink de SpaceX desde la Tierra en vídeo. Así podemos buscarlos en el cielo - La noticia Starlink se prepara para ofrecer banda ancha satelital en 2020, pero cuidado porque la latencia puede ser un problema fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Mazda MX-30: el primer coche eléctrico de la marca nipona llega con 200 km de autonomía y «puertas suicidas»

El primer coche 100% eléctrico de Mazda ya está aquí. La compañía japonesa lo ha desvelado durante el Salón del Automóvil de Tokio y ya conocemos la mayoría de sus características, así como su disponibilidad y precio de llegada a Europa. El nuevo Mazda MX-30 es SUV eléctrico con capacidad para cinco personas. Un modelo pensado para la conducción urbana con una autonomía de aproximadamente 200 kilómetros según el ciclo WLTP, gracias a su batería de 35.5kWh. El Mazda MX-30 da continuidad a las líneas de diseño de la compañía y apuesta por un sistema de puertas 'freestyle', donde la puerta trasera tiene la apertura inversa. La compañía explica que con este sistema se obtiene una silueta más característica y elegante, a la vez que facilita el acceso tanto a las plazas delanteras como a las traseras. Pero también es un sistema que se conoce como "puertas suicidas", pues por tener las bisagras en el lado contrario la presión del aire actúa en sentido contrario al deseado. Esto provoca que en las curvas la fuerza intente abrir la puerta y que a gran velocidad sea más difícil abrir la puerta del coche en caso de emergencia. En Xataka Cuándo tengo que comprarme un coche eléctrico: éstas son las promesas de futuro de las marcas (2019) El primer SUV eléctrico de Mazda llegará durante la segunda mitad de 2020 Para la gestión del motor y la estabilidad del coche, el Mazda MX-30 utiliza un sistema e-Skyactiv que integra la batería en la estructura de la carrocería. Las dimensiones totales del vehículo ya se conocen, teniendo 4,39 metros de longitud, 1,8m de anchura y 1,57 metros de altura con una distancia entre ejes de 2,65 metros. La suspensión delantera es de tipo MacPherson y se rumorea que llegará con una potencia de unos 144 CV, sin embargo estos datos relativos al motor y la velocidad todavía no se han dado a conocer oficialmente. Los últimos prototipos del modelo contaban con esta potencia y unos 263 Nm de par máximo. Además de un diseño más deportivo y coupé de lo que habíamos visto en otros modelos similares como el crossover CX-30, Mazda apuesta por una carrocería bitono, un frontal que une parrilla y grupos ópticos y ese sistema de puertas con apertura 'suicida'. Un nueva era dentro del diseño Kodo. El interior del vehículo es más tradicional, con el uso de materiales reciclados y un panel central de 7 pulgadas al que se ha complementado con otra pantalla táctil por primera vez en la marca, también de 7 pulgadas, colocada en la zona inferior y que nos servirá para controlar el climatizador. Una apuesta curiosa teniendo en cuenta que hace unos meses el fabricante abogaba por los controles físicos. Los 200 kilómetros de autonomía se quedan algo cortos en comparación con su competencia. La compañía explica que estos suponen bastante más que los 48 kilómetros que un conductor europeo recorre de media al día, pero siguen igualmente lejos de los casi 400km que ya tienen modelos como el Nissan LEAF o los 482km del Hyundai Kona eléctrico. Con el sistema e-Skyactiv, el Mazda MX-30 puede cargarse en cualquier estación ya sea empleando corriente alterna con una toma de hasta 6,6kW o con carga rápida de hasta 50kW, donde podremos alcanzar hasta un 80% de la carga en unos 30 o 40 minutos. El nuevo Mazda MX-30 eléctrico llegará a los concesionarios en la segunda mitad de 2020 a España a un precio estimado de unos 33.990 euros. Ver galería completa » Mazda MX 30 (11 fotos) Más información | Mazda También te recomendamos BMW Vision M Next: así se imagina BMW el futuro de los coches eléctricos, y es espectacular Los coches eléctricos dejan de ser silenciosos: una normativa europea obligará a que hagan ruido para avisar de su presencia Mazda y la coherencia: elimina las pantallas táctiles de sus coches para evitar distracciones y accidentes - La noticia Mazda MX-30: el primer coche eléctrico de la marca nipona llega con 200 km de autonomía y "puertas suicidas" fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .