Inicio / Tecno / Lenovo Yoga 730, análisis: un convertible que se siente más cómodo en la oficina que con juegos, aunque puede con ellos

Lenovo Yoga 730, análisis: un convertible que se siente más cómodo en la oficina que con juegos, aunque puede con ellos

En cierto modo podemos considerar al último convertible de la familia Yoga de Lenovo que hemos analizado, el modelo Yoga 920, el hermano mayor del que vamos a «diseccionar» en este análisis. Y es que este Yoga 730 pone a nuestro alcance buena parte de las capacidades del modelo 920 a un precio más asequible. Aunque, eso sí, carece de algunos de los elementos más atractivos de este último, como su robusta bisagra, y lo supera en otros apartados, como el gráfico o la capacidad de su unidad SSD.

Para «abrir boca» me parece una buena idea que entremos en materia identificando qué nos ofrece este convertible de Lenovo. Basta echar un vistazo a su configuración para darse cuenta de que es un equipo bastante equilibrado que debería sentirse cómodo tanto en la oficina como en casa. Su pantalla multitáctil y el lápiz digital que es posible comprar como accesorio pueden hacerlo atractivo para diseñadores gráficos y artistas.

Y, a la par, su configuración debería proporcionar un rendimiento interesante en los escenarios ofimático, de creación y reproducción de contenidos. Incluso debería poder con muchos juegos actuales a 1080p gracias a su GPU GeForce GTX 1050. Pero, por el momento, todo esto solo son conjeturas. Veamos qué nos propone este convertible realmente y cómo rinde en nuestro banco de pruebas.

Lenovo Yoga 730 15,6": especificaciones técnicas

La CPU por la que se han decantado los ingenieros de Lenovo en la versión de este equipo que hemos tenido la oportunidad de analizar es un microprocesador Intel Core i7-8550U, de octava generación, que trabaja a una frecuencia de reloj base de 1,8 GHz, pero cuyos núcleos pueden alcanzar los 4 GHz si las circunstancias lo requieren. Este chip tiene una característica interesante en la que merece la pena que nos detengamos: es compatible con módulos de memoria LPDDR3 y DDR4, pero no con LPDDR4. Afortunadamente, este Yoga 730 incorpora memoria de tipo DDR4-2400, cuyo rendimiento es mayor que el que nos ofrecen los módulos LPDDR3. Aunque, eso sí, los DDR4 consumen más.

Los dos «motores» de este convertible son su microprocesador Intel Core i7-8550U de octava generación y su procesador gráfico GeForce GTX 1050 de NVIDIA

Aunque este convertible está disponible con un panel con resolución 4K UHD, la versión que hemos analizado cuenta con un panel multitáctil LCD IPS Full HD (1.920 x 1.080 puntos). Esta elección tiene un impacto positivo en el precio del equipo, que sería más caro si contase con el panel 4K UHD, pero también puede condicionar nuestra experiencia. Lo comprobaremos un poco más adelante. De procesar los gráficos se encarga, además de la lógica UHD Graphics 620 de Intel integrada en la CPU, un procesador gráfico GeForce GTX 1050 de NVIDIA, que, sobre el papel, debería ayudar a este convertible a sentirse cómodo con los juegos. También lo comprobaremos más adelante.

Hwinfo

Del almacenamiento secundario se responsabiliza una unidad SSD fabricada por Samsung que tiene una capacidad de 512 GB (este modelo de Lenovo está disponible con tamaños que alcanzan el TB) e interfaz NVMe M.2. Esta elección a priori me parece equilibrada porque nos ofrece una capacidad suficiente en muchos escenarios de uso, y, a la par, su precio es razonable. Una unidad SSD de mayor capacidad tendría un impacto importante en el precio del equipo.

Lenovo Yoga 730 15,6"
Pantalla LCD IPS 15,6 pulgadas Full HD multitáctil
Resolución 1.920 x 1.080 puntos
Procesador Intel Core i7-8550U a 1,8 GHz (hasta 4 GHz, 14 nm, 4 núcleos / 8 hilos y 8 MB caché L3)
Gráficos NVIDIA GeForce GTX 1050 (4 GB GDDR5)
RAM 8 GB DDR4 2.400 MHz
SSD Samsung 512 GB NVMe M.2
Sonido Dos altavoces JBL / Sonido Dolby Atmos con auriculares
Versión S.O. Windows 10 Home
Conectividad WiFi 802.11ac Dual Band / Bluetooth 4.1
1 x USB-C (Thunderbolt 3, PD, DP, USB y USB 3.1 con función completa)
2 x USB 3.0 / 1 x HDMI / 1 x jack auriculares
Dimensiones 360 x 249 x 17,15 mm
Peso A partir de 1,89 Kg
Batería Polímeros de litio 3 celdas / 51,5 Wh
Precio 1.100 euros aprox. (calculado a partir del precio del modelo estadounidense)

Un apunte interesante en el ámbito de la conectividad que merece la pena que no pasemos por alto: este convertible incorpora solo un puerto USB de tipo C, pero, eso sí, es compatible con la interfaz de comunicación de alta velocidad Thunderbolt 3. Esta opción hace posible la conexión, por ejemplo, de una GPU externa más potente que la GeForce GTX 1050 que incorpora este Yoga 730, como puede ser la AORUS GTX 1080 Gaming Box de Gigabyte que analizamos hace muy pocas semanas.

Lenovo730yoga

Diseño y acabado: la bisagra cumple su función, pero no destaca

La bisagra que los ingenieros de Lenovo han diseñado para el modelo Yoga 920 me gustó mucho cuando tuve la oportunidad de analizarlo por su gran solidez y por la agilidad con que permite pasar del modo portátil tradicional al modo tableta. La del Yoga 730 no es ni tan sofisticada ni tan robusta, pero cumple su función sin mayor problema. En la fotografía de detalle que tenéis debajo de estas líneas podéis ver que este último convertible recurre a dos pequeñas bisagras alojadas en los extremos del chasis que nos permiten invertir completamente la pantalla hasta colocarla pegada a la base del equipo.

La principal ventaja que conlleva esta estrategia es que nos permite pasar del modo portátil al modo tableta de una forma sencilla y ágil. Pero también acarrea dos desventajas: el teclado queda expuesto irremediablemente en la base del equipo (aunque se desactiva automáticamente al habilitar el modo tableta), y, además, nos obliga a cargar con él aunque no vayamos a utilizarlo mientras estemos usando el dispositivo en modo tablet.

Lenovo730bisagra

En lo que concierne de forma estricta al diseño y la construcción de este convertible creo que las fotografías que ilustran este análisis reflejan bastante bien el buen trabajo que ha hecho en este apartado Lenovo. El mecanizado del chasis, que es de aluminio, está muy cuidado. Los bordes del equipo tienen un tacto suave y nos protegen de la posibilidad de cortarnos (algo que, aunque parezca sorprendente, no consiguen todos los dispositivos de aluminio). Además, el encastrado de la lámina que protege el panel LCD IPS en los bordes del chasis es impecable, y los marcos superior y laterales son bastante finos. El único marco que es grueso es el inferior. No molesta demasiado, pero afea un poco el conjunto.

Un punto a favor de la portabilidad de este convertible: a pesar de contar con una pantalla de 15,6" su peso es claramente inferior a los 2 Kg

El único «pero» que puedo poner a este convertible en lo que tiene que ver con su construcción al margen de la bisagra, de la que ya hemos hablado, es que el grosor de la lámina de aluminio del chasis es relativamente reducido. Esta decisión de diseño conlleva una desventaja, y también una ventaja. La primera consiste en que reduce un poco la rigidez estructural del chasis, algo que es posible percibir si lo agarramos con una sola mano por una esquina. Al hacerlo veremos que se deforma de una manera muy leve. No es algo dramático en absoluto, pero está ahí y lo hace menos resistente a los golpes que los equipos con chasis de aluminio un poco más gruesos. Eso sí, la finura de esta lámina contribuye a que este convertible sea bastante ligero. Y es que, a pesar de contar con una pantalla de 15,6 pulgadas, su peso queda claramente por debajo de los 2 Kg (1,89 Kg). Esta es la ventaja de la que os hablé al principio de este párrafo.

En la siguiente fotografía podéis ver los conectores alojados en el perfil lateral izquierdo del equipo. El primero es el de alimentación, a su lado tenemos uno de los puertos USB 3.0, y, por último, la toma para auriculares en formato minijack de 3,5 mm.

Lenovo730lateral1

En el perfil lateral derecho del chasis podemos encontrar el segundo puerto USB 3.0, la salida HDMI, el puerto USB 3.1 Gen 2 de tipo C compatible, afortunadamente, con Thunderbolt 3 (no todos los convertibles que cuentan con un puerto USB de tipo C lo son) y el pulsador de encendido y apagado del equipo.

Lenovo730lateral2

Experiencia de uso

La pantalla del Yoga 730 me recuerda mucho a la del Yoga 920 a pesar de que la versión que analicé de este último contaba con un panel 4K UHD, y el modelo que protagoniza este análisis tiene resolución Full HD. Aun así, la calidad global de la pantalla de este convertible se acerca a la del más ambicioso Yoga 920, y esto es todo un piropo para el modelo 730. Sus negros tienen la profundidad que cabe esperar de un buen panel IPS, tiene un nivel de detalle en zonas oscuras bastante alto (algo que es posible apreciar con videojuegos y contenido cinematográfico), reproduce el color de forma fidedigna y su nivel de brillo no solo es alto, sino también homogéneo en todo el panel, lo que si cabe es más importante.

El lápiz digital Active Pen 2 tiene 4.096 niveles de sensibilidad y un tacto muy agradable, pero no está incluido en el equipo y cuesta más de 90 euros

La única característica que no me convence de la pantalla de este convertible es que el recubrimiento del panel es sensible a los reflejos. Si lo utilizamos en un entorno muy luminoso y la luz incide de una forma más o menos directa sobre la pantalla, aparecen los reflejos. Y pueden llegar a molestar bastante. De hecho, en algunas de las fotografías que ilustran el análisis podéis apreciarlos con bastante claridad a pesar de mis esfuerzos para reducirlos con la intención de que no afeen las fotografías.

Otra característica importante de la pantalla de este equipo es que puede convivir con el lápiz digital Active Pen 2 de Lenovo, que tiene 4.096 niveles de sensibilidad y un tacto muy agradable. La lástima es que no está incluido en el paquete, por lo que quien quiera hacerse con él se verá obligado a desembolsar, además del coste del Yoga 730, los más de 90 euros que cuesta este accesorio, que, por otra parte, puede ser interesante para diseñadores, artistas, o, sencillamente, para cualquier usuario que quiera utilizar su equipo para dibujar.

Lenovo730lapiz

El teclado instalado por Lenovo en este convertible es de tipo chiclet y tiene bastante calidad, aunque no está entre los mejores que he tenido la oportunidad de analizar durante los últimos meses. La resistencia a la presión de las teclas es agradable y su recorrido el apropiado, pero adolecen de una ligera oscilación transversal que puede acabar provocando una leve fatiga en las articulaciones de las manos después de una sesión de uso prolongada. En lo que concierne al touchpad no tengo nada que objetar: su superficie es amplia y su respuesta tanto al arrastre como al toque es precisa.

Lenovo730teclado

Un elemento con el que suelen contar los equipos de Lenovo, y que también está incluido en este Yoga 730, es un lector de huellas dactilares. En este modelo está alojado junto a la esquina inferior derecha del teclado, un lugar que me parece apropiado porque resulta accesible, pero, a la par, no interfiere con la pulsación de las teclas. Puede utilizarse para iniciar sesión de una forma rápida y segura, algo que refleja la vocación profesional que tiene este convertible y que, unido a su portabilidad, defiende su predisposición inicial a ser usado tanto en la oficina como fuera de ella.

Lenovo730huella

Nuestro banco de pruebas

Vamos ahora con los tests a los que lo hemos sometido para indagar en el rendimiento de este convertible. Como podéis ver en la captura que tenéis debajo de estas líneas, en Cinebench R15, que, a pesar de su veteranía, sigue siendo una prueba muy válida para comprobar el rendimiento de los microprocesadores actuales en un escenario puramente multihilo, su productividad es prácticamente idéntica a la del Intel Core i7-3770, un chip mucho más antiguo pero que trabaja a una frecuencia de reloj sensiblemente más alta que el Core i7-8550U (3,4 frente a 2 GHz). Y esto, lógicamente, deja en buen lugar a la CPU de este convertible.

Cinebench

En PCMark 10 el microprocesador Core i7-8550U del Yoga 730 ha demostrado ser sensiblemente más rápido que el Core i5-8250U del Yoga 920, algo, por otro lado, comprensible. Y es que aunque estos dos chips son de octava generación y tienen el mismo número de núcleos físicos y lógicos, el primero puede trabajar a una frecuencia de reloj máxima de 4 GHz y tiene 8 MB de caché de nivel 3, mientras que las cifras del segundo son algo más comedidas: alcanza los 3,4 GHz y cuenta con una caché L3 de 6 MB. En cualquier caso, el rendimiento del modelo Yoga 730 en este test, aun sin sobresalir, no está nada mal.

Pcmark10

En la siguiente gráfica podéis ver que el puesto en el que ha quedado colocado este equipo de Lenovo en el escenario Home Conventional 3.0 de PCMark 8 es muy meritorio. Y es que por encima de él están colocadas máquinas para gaming con un hardware mucho más ambicioso. De hecho, dos de los equipos a los que ha superado, los de MSI y Thunderobot, también son ordenadores para juegos. Este resultado refleja, sobre todo, que la CPU y la RAM «se entienden» a las mil maravillas. Si en vez de instalar módulos DDR4 los ingenieros de Lenovo se hubiesen decantado por chips LPDDR3 probablemente su rendimiento se hubiese resentido claramente.

Pcmark8home

En el escenario de test Creative Conventional 3.0 de PCMark 8 este equipo ha arrojado un resultado prácticamente idéntico al de la prueba anterior. De hecho, ha quedado por encima de los equipos de MSI, Thunderobot y del Yoga 920 de la propia Lenovo, lo que refleja que su hardware es capaz de resolver con suficiencia el escenario ofimático y de creación de contenidos.

Pcmark8creative

Empezamos con las pruebas gráficas. En el exigente test Fire Strike v1.1 de 3DMark ha arrojado el rendimiento que cabe esperar de una máquina equipada con una GPU GeForce GTX 1050. De hecho, la siguiente gráfica ilustra a las mil maravillas cómo se incrementa el rendimiento gráfico a medida que saltamos de una GPU a otra dentro de la familia 10 de NVIDIA. Teniendo esto en cuenta es lógico que justo por encima del Yoga 730 esté el Thunderobot GX97, que cuenta con una GeForce GTX 1050 Ti, y por encima de este último esté el Omen 15 de HP, que tiene una GeForce GTX 1060.

En la cima, como cabe esperar, están tres portátiles que tienen un procesador gráfico GeForce GTX 1080. La diferencia de rendimiento existente entre estos tres equipos en esta prueba se explica recurriendo a los demás componentes, especialmente a la CPU, la memoria principal y el subsistema de almacenamiento secundario.

3DMark

Vamos con una de las pruebas más interesantes del análisis. La siguiente gráfica refleja con claridad que este convertible gracias, sobre todo, a su GPU GeForce GTX 1050, nos ofrece un resultado muy digno con los motores gráficos de juegos reales. A 1080p, que es la resolución nativa de su panel, y con la calidad de imagen más alta arroja en títulos como Rise of the Tomb Raider y DiRT Rally una cadencia media de imágenes por segundo que oscila entre los 30 y los 40 FPS. Como veis, va un poco justo. Y si pasamos a un juego más reciente y exigente, como es Final Fantasy XV, comprobamos que la tasa media de imágenes en estas condiciones cae hasta los 18 FPS. Además, en los tres juegos se producen caídas bruscas de la cadencia en momentos con mucha carga gráfica.

Por esta razón lo ideal para jugar a 1080p con este hardware es rebajar un poco la calidad de imagen y no optar por la configuración más exigente. Este Yoga 730 nos ofrece una experiencia aceptable a esta resolución, pero solo si suavizamos los ajustes gráficos lo suficiente para que no se produzcan caídas bruscas de la cadencia de imágenes.

Motoresreales

Como vimos al principio del análisis, el almacenamiento secundario de este equipo ha sido resuelto por Lenovo integrando una unidad SSD fabricada por Samsung que tiene una capacidad de 512 GB e interfaz NVMe M.2. Lo interesante es que sus cifras en CrystalDiskMark son muy buenas. Su velocidad media de lectura secuencial asciende a 3.252,4 MB/s, y la velocidad de escritura secuencial roza los 2.000 MB/s. Ambos resultados son muy buenos, especialmente el primero, como cabe esperar de una unidad SSD de última hornada con interfaz NVMe M.2.

Crystaldiskmark

Un apartado que no podemos pasar por alto en un dispositivo de estas características es su autonomía. En un escenario de uso que combina aplicaciones ofimáticas, navegación en Internet, reproducción y creación de contenidos con una carga que oscila entre el 50 y el 90%, la autonomía se mueve entre 3 y 3,5 horas. No está mal porque el nivel de estrés es alto, pero queda muy lejos de las 8 horas que nos ofrece, por ejemplo, el Yoga 920 en condiciones muy similares, por lo que no podemos esperar que el Yoga 730 nos permita afrontar toda una jornada de trabajo sin ponerlo a cargar, al menos, una vez.

Mejor «sabor de boca» me ha dejado este convertible si nos ceñimos al ruido que emite bajo estrés gráfico intenso. En estas circunstancias mi inseparable sonómetro Velleman DVM805 reflejó picos máximos de 45,5 dB, un valor muy razonable y perfectamente asumible cuando lo utilizamos para jugar. Por otro lado, la temperatura máxima alcanzada tanto por la CPU como por la GPU asciende a 84 y 75 grados centígrados respectivamente bajo una carga intensa. Estos dos valores quedan por debajo del umbral máximo de temperatura soportado por ambos chips, por lo que a priori no tenemos por qué preocuparnos.

Lenovo Yoga 730 15,6": la opinión y nota de Xataka

Esta propuesta de Lenovo es, ante todo, un convertible bastante equilibrado que cuenta con varias bazas que lo hacen atractivo, pero también con algunas sombras que merece la pena tener en cuenta antes de que nos decantemos definitivamente por él. Entre las primeras merece la pena destacar la alta calidad de imagen global de su pantalla, su cuidada construcción, su esmerado diseño, un rendimiento muy equilibrado en los escenarios de uso ofimático y de creación de contenidos, y, por último, su muy razonable nivel de emisión de ruido bajo estrés intenso.

Este Yoga 730 es un convertible con bazas interesantes, pero también tiene algunos puntos mejorables que merece la pena conocer

En su «debe» tiene los reflejos que genera la cobertura de la pantalla cuando la luz ambiental abunda o una fuente de luz puntual incide directamente sobre el panel; su autonomía, que nos obligará a cargarlo al menos una vez para afrontar una jornada completa si lo sometemos a un estrés elevado, y, por último, la reducción de la calidad gráfica que nos obliga a llevar a cabo su GPU si queremos que la experiencia al jugar a 1080p sea convincente.

A aquellos usuarios para los que estas «pegas» no representan un problema porque van a utilizarlo sobre todo en interiores, apenas van a jugar con él y no les importa afrontar esa carga de la batería durante la jornada de trabajo que probablemente tendrán que llevar a cabo si lo usan de forma continua e intensa, puede interesarles anotarlo en su lista de posibles candidatos. Desde un punto de vista global es un buen equipo, y, además, está disponible a un precio muy razonable dadas sus características, por lo que merece la pena tenerlo en cuenta.

Lenovo730reverso

7,9

Diseño8,75 Pantalla 9 Rendimiento8 Teclado/trackpad7,5 Software7,5 Autonomía7

A favor

  • La calidad de imagen global de su pantalla es alta
  • Su construcción y su diseño están cuidados
  • Su rendimiento es equilibrado en los escenarios ofimático y de creación de contenidos
  • Su nivel de ruido bajo estrés gráfico es muy razonable

En contra

  • Los reflejos de la pantalla pueden resultar molestos
  • Su configuración va algo justa al renderizar gráficos a 1080p
  • La autonomía no da para una jornada de trabajo completa

El ordenador ha sido cedido para la prueba por parte de Lenovo. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Más información | Lenovo
En Xataka | Lenovo Yoga 730 y 530: los nuevos convertibles se atreven incluso con una Nvidia GTX 1050

También te recomendamos

Lenovo Legion Y920, análisis: un PC con un hardware «de primera división» que aspira a no dejarse intimidar por ningún juego

Desafiando todos los obstáculos: los impactantes retratos y fotografías de acción del Embajador de Canon Samo Vidic

ASUS ZenBook Pro UX550VD, análisis: un portátil estiloso y con vocación profesional, pero que no se acobarda con los juegos


La noticia Lenovo Yoga 730, análisis: un convertible que se siente más cómodo en la oficina que con juegos, aunque puede con ellos fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos López .

Chequea también

Los juegos para PlayStation VR más de un año y medio después: de las experiencias a las grandes historias

Si hace más de un año y medio analizábamos las PlayStation VR llegando a la conclusión de que la tecnología de consumo de realidad virtual todavía estaba en pañales, hoy podemos decir que el retoño gatea de forma estupenda y ha empezado a ponerse en pie. Es un bebé sanote. PlayStation ha inaugurado un espacio efímero en el corazón de Madrid para mostrar los próximos lanzamientos preparados para las gafas, Identity Corp, y a él nos hemos acercado. ¿Nuestro propósito? Descubrir con las gafas en la cabeza y los mandos en las manos si los nuevos títulos han dejado de ser simples experiencias de realidad virtual. Un spoiler: sí, ya encontramos juegos propiamente dichos, con todas las letras, entre los más de dos cientos títulos disponibles. Los títulos empiezan a estar a la altura El escaso catálogo de juegos de sus inicios lleva tiempo siendo pasado y en la actualidad no son pocos los estudios que han comenzando a apostar por la realidad virtual que hacen posible las PlayStation 4 y 4 Pro. De las experiencias con las que alucinar anecdóticamente con esta tecnología, hemos pasado a juegos completos en los que las gafas solamente son el medio para sumergirnos en una historia. Ya no se trata solamente de títulos que jugamos por curiosidad y poco más. Hablamos de juegos que, pese a no pertenecer a grandes franquicias ni provocar hypes mayúsculos, llaman nuestra atención, nos enganchan y nos dejan con ganas de más tras cada partida. Lo que debe ser. Las PlayStation VR de Sony comienzan a superar la etapa de las experiencias Es la esperada maduración de las PlayStation VR de Sony y el catálogo que las acompaña, que empieza a llegar. Echemos un breve vistazo a los títulos más llamativos a los que nos hemos enfrentado, parte de las novedades presentadas en el pasado E3 para estas gafas superventas. 'The Persistence' Desde luego, el título que más ha llamado nuestra atención ha sido 'The Persistence'. Este juego de acción nos sube a una nave que surca el espacio y que no vive un buen momento. Un incidente ha provocado que sus tripulantes sufran una mutación y todo ellos, menos el protagonista, deambulan sin rumbo en busca de algún superviviente. Nuestra misión es sobrevivir y para ello podemos optar por dos estrategias: escapar a través de los oscuros escenarios, siendo sigiloso, silencioso y escurridizo, o dar caza a los tripulación mutante convirtiéndote en el cazador de cazadores. 'The Persistence' nos permite ser el cazador de cazadores u optar por una estrategia de sigilo en la que vivamos ciertas escenas de terror 'The Persistence', gracias a las gafas, nos sumerge completamente en la historia. Desde un escondite, moviendo nuestra cabeza, podemos echar un ojo alrededor como si verdaderamente nos encontrásemos a cobijo. Si morimos, nos cambia los escenarios y la disposición de la acción cada vez. Y si necesitamos un poco de ayuda, un amigo puede controlar diversos parámetros de la nave desde una companion app: pero cuidado, que puede traicionarte entorpeciendo tu partida para ganar puntos a tu costa. Este juego en particular, además, cuenta con un procesado de los movimientos que reduce la sensación de mareo que sufren algunas personas. 'The Persistence' tiene unas 8 horas de juego, según nos ha contado su director, Stuart Tilley, y saldrá a la venta el 25 de julio. 'Firewall: Zero Hour' 'Firewall: Zero Hour' es todo un shooter táctico en primera persona de cuatro contra cuatro. Pasaremos a formar parte de una unidad de mercenarios de élite y recorreremos nueve mapas distribuidos en tres regiones reales: Oriente Medio, Rusia y Reino Unido. Este juego destaca, especialmente, por el desplazamiento intuitivo que garantiza el hecho de haber estado desarrollado desde cero para PS VR. Y también por el elemento social, ejemplificado perfectamente en las conversaciones que podremos mantener con otros jugadores gracias al micrófono incorporado en el visor y en la necesidad de establecer estrategias con ellos a la hora de llevar a cabo ofensivas. E imprescindible usar el mando-pistola: su uso nos termina de sumergir en la historia de una forma mucho más natural, por decirlo de algún modo. 'Déraciné' De los creadores de 'Dark Souls' nos llega 'Déraciné', una aventura exclusiva para PlayStation VR que nos pone en la piel de un espíritu que deambula por un recóndito internado. ¿Cuál es nuestro objetivo? Demostrar nuestra existencia y vincularnos con los estudiantes del centro. La inmersión en este caso es sobresaliente. Porque pese a que cualquier tipo de combate brilla por su ausencia, en esta historia la experiencia en primera persona trasciende la acción a niveles que tocan la fibra. Se sienten emociones, sí, con apenas unos minutos de juego. La primera persona del 'Déraciné' muy probablemente nos tocará la fibra Recorrer las estancias del edificio, comprobar cómo apenas hay color... El título se reparte a lo largo de ocho capítulos, al estilo de una novela que vivimos, en el que casa uno dura una hora. Por tanto, nos vamos a las ocho horas de duración. Estoy convencido de que serán intensas. El lanzamiento de 'Déraciné', que une por primera vez desde 'Bloodborne' a Japan Studio, FromSoftware y el director Hidetaka Miyazaki, se espera para el tercer trimestre del año. 'Blood & Truth' En su día nuestros compañeros de 'Vida Extra' hablaron de 'The London Heist' como "la experiencia más ambiciosa, por decirlo de alguna manera, de todas las que incluye 'PlayStation VR Worlds'". Pues bien, a partir de ella y de todo lo que se quedó en el tintero a la hora de desarrollarla nació 'Blood & Truth'. Este título es, por así decirlo, la conversión de cortometraje 'The London Heist' en todo un largo. Con la acción emocionante que uno espera al convertirse en el héroe de un thriller trepidante y con toda la esencia de aquella parte de 'PlayStation VR Worlds', aunque más detallada y, sobre todo, mucho más duradera. Una fusión de influencias de James Bond, John Wick y John McClane, según sus creadores Una fusión de influencias de James Bond, John Wick y John McClane, según Stuart Whyte, de Sony London Studio, en el que de casi sentiremos estar en la piel de un héroe de acción que tiene los suburbios de la capital británica como hogar. La pega es que en las manos no llevamos armas, sino los controles PS Move que nos permiten disparar, interactuar con los entornos e incluso manejar pequeños elementos dentro del juego con una sorprendente precisión. El shooter 'Blood & Truth', de momento, no tiene fecha de lanzamiento. Toca armarse de paciencia, nunca mejor dicho. Otros juegos que nos han llamado la atención Curioso cuanto menos es 'Salary Man Escape', un juego que nos lleva nuevamente a las experiencias, esta vez, a través de peculiares puzles. Se encuentra ya a la venta y ya podéis leer el análisis que le han hecho en 'Vida Extra'. Otra experiencia también peculiar es la que nos ofrece 'Track Lab', un título a través del cual nos convertiremos en un DJ con una futurista manera de hacer música controlada gracias a PS Move. Volviendo a los juegos de un corte más tradicional, no podemos dejar de mencionar 'Intruders Hide & Seek'. Este título español nos mete dentro de un niño de 13 años que está viviendo una de sus peores pesadillas hecha realidad: unos intrusos han entrado en su casa y han secuestrado a toda su familia. Deberemos ponernos en su piel y recorrer la casa sigilosamente en busca de una forma de liberarlos. La inmersión es profunda una vez se interioriza la historia, lo avisamos. Títulos como 'Intruders Hide & Seek' o 'Anyone's Diary' se han desarrollado al amparo del programa de apoyo al desarrollo local de PlayStation, PlayStation Talents Otra creación que va más allá de la simple experimentación con realidad virtual y que ofrece una experiencia de juego más tradicional, en cuanto a mecánicas e historia, es 'Kill X'. Aprovechando el movimiento total de 360 grados, nos encontraremos a un sinfín de monstruos a lo largo de varios túneles y cavernas en los que la claustrofobia puede aflorar. La duda es: ¿disparar o escapar? Tendremos que ver qué funciona mejor. Finalmente, terminamos este repaso mencionando otros dos títulos. El primero de ellos también es español, 'Anyone's Diary', y ha sido desarrollado al igual que 'Intruders Hide & Seek' bajo el paraguas de PlayStation Talents. En él viviremos una singlar experiencia en tercera persona en la que recorreremos el diario personal de Anyone y tendremos que resolver puzles y plataformas para avanzar en el juego. Curioso, cuanto menos. El último del que vamos a hablar es 'Astro Bot Rescue Mission', un juego de plataformas en el que tendremos que salvar a dos centenares y medios de robots. Los movimientos de las gafas PlayStation VR, en esta ocasión, serán los que realice la cámara, siendo contadas las ocasiones en las que nuestra visión será la del protagonista, una de esas mascotas de 'The Playroom VR'. También te recomendamos Rick y Morty, WipEout y Blood & Truth: Sony nos muestra los próximos juegos que llegarán a PlayStation VR Sony rebaja en 100 euros el precio de sus PlayStation VR para siempre ¿En qué consiste el factor de sostenibilidad? Así se calcularán las pensiones a partir de 2019 - La noticia Los juegos para PlayStation VR más de un año y medio después: de las experiencias a las grandes historias fue publicada originalmente en Xataka por Toni Castillo .

Así fue cómo los periquitos conquistaron Londres: lo que los pájaros verdes nos pueden enseñar sobre las mascotas exóticas

Algunos dicen que se escaparon de los aviarios destrozados por la Gran Tormenta de 1987. Otros que fue Jimi Hendrix el que liberó una pareja de ellos en Carnaby Street en algún momento de los años sesenta. También hay quien explica que todo se debe al puñado de aves que escaparon de la única tienda de mascotas de Sunbury-on-Thames en 1970. Pero la historia más popular sobre los orígenes de los periquitos salvajes de Londres nos lleva a Isleworth, al oeste de la capital británica en 1951. Allí se rodó ‘La Reina de África’ de Humprhey Bogart y Katheron Hepburn en su accidentado viaje por el río Ulanga en plena Primera Guerra Mundial. Según la leyenda urbana, los periquitos se escaparon del rodaje y ahí empezó la conquista del sur de Inglaterra. Esos fascinantes pájaros verdes Aunque algunos zoólogos han insistido en la hipótesis cinematográfica, lo cierto es que la mayoría de expertos han descartado esas pintorescas teorías. Sin embargo, la verdad es difícil de determinar. La primera vez que se vio un periquito salvaje en Inglaterra fue en 1855, en Norfolk. Hubo avistamientos en Dulwich (1893) y Brixton (1894). Y hay cuento de Orwell de 1935 donde se habla de ellos (aunque no sabemos si la referencia es real porque también se habla de cocoteros). Lo más probable, no obstante, es que esas poblaciones de periquitos desaparecieran repetidamente incapaces de adaptarse al entorno. Pero en 1969 algo cambió. Los periquitos (una mezcla entre dos subespecies asiáticas: la Psittacula krameri borealis y Psittacula krameri manillensis que en español solemos llamar 'Cotorra de Kramer') empezaron a reproducirse y a arraigarse en el área metropolitana de Londres. En 1983, se estimaba que había unos 500 viviendo de forma estable en la ciudad. Pero durante los años 90 la población se disparó. Hoy por hoy, aunque los últimos años han sufrido el ataque de varios depredadores, las estimaciones los sitúan entre los 8.600 ejemplares de la Royal Society for the Protection of Birds y los 32.000 de los investigadores del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales británico. Las cifras exactas cambian, el resultado es el mismo: son demasiados. La(s) peste(s) exótica(s) Tanto es así que muchos expertos ya hablan de ellos como de una de las mayores amenazas que tienen los pájaros, las granjas y las viñas del sur de Inglaterra. Los daños se cuentan en millones de libras. Es "oficialmente, una peste". En Israel, llevan años siéndolo. Yo, en cambio, les tengo cariño: son una muestra perfecta de cómo se nos puede ir todo de las manos. Según las estadísticas oficiales, entre 1984 y 2007, cerca de 150,000 periquitos llegaron a Europa como mascotas. Su capacidad para adaptarse a las zonas urbanas y su resistencia al clima europeo hicieron el resto. Hoy por hoy, hay más de 80.000 periquitos salvajes en libertad en el continente y el número no deja de crecer. El cambio climático ayuda. Con eso y con más cosas. Hace unas semanas, se encontraron varios ejemplares de renacuajo de "rana toro" (una de las especies más nocivas del mundo) en el delta del Ebro. Esta rana gigante americana tiene potencial para destruir los ecosistemas del país en un "abrir y cerrar de ojos". Los animales de los que se alimenta no están acostumbrados a encontrarse con anfibios de ese tamaño, fuerza y voracidad. ¿Cómo entraron al país? Como mascotas. Hasta 2013, cuando se prohibieron, había varias granjas dedicadas a su cría y comercialización. Ya sea el coipú en el País Vasco, el caracol de la manzana en Cataluña, la cotorra de Kramer también en Sevilla y Barcelona o el mejillón cebra en todo el país, la biodiversidad está terriblemente amenazada. Y, como demuestra el periquito salvaje Londinense, eso puede ser un enorme problema. Para todos. También te recomendamos ¿En qué consiste el factor de sostenibilidad? Así se calcularán las pensiones a partir de 2019 Londres es la primera ciudad en tener un equipo de palomas para medir la calidad del aire Petcube, espía y juega con tu mascota de forma remota - La noticia Así fue cómo los periquitos conquistaron Londres: lo que los pájaros verdes nos pueden enseñar sobre las mascotas exóticas fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .