Inicio / Tecno / La filosofía que debería conocer cada científico y tecnólogo

La filosofía que debería conocer cada científico y tecnólogo

El desprecio a la filosofía es uno de los deportes favoritos entre muchos de los grandes divulgadores científicos contemporáneos. Neil DeGrasse Tyson dijo que la filosofía no “contribuye productivamente a nuestra comprensión del mundo natural”, Bill Nye tiene un vídeo lleno de frases sonrojantes que concluye diciendo que “la filosofía está bien por un tiempo”, pero no deja de ser un montón de gente discutiendo en círculo y Stephen Hawking llegó a afirmar que “la filosofía está muerta”.

¿Qué conclusión podemos sacar de esto? Que se puede ser un tipo brillante (un ingeniero virtuoso, un comunicador genial) y, a la vez, estar profundamente equivocado. Hay una frase de Shakespeare que resume muy bien mi punto: “podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito”. Ni DeGrasse, ni Nye parecen haberlo advertido, pero viven en una cáscara de nuez y cuando salen de ella, no conocen el terreno que pisan. Y para orientarse en ese terreno, el mejor mapa se llama filosofía.

Tareas arriesgadas

Ian Schneider 66374 Unsplash 1

La relación del mundo de la tecnología con la filosofía ha sido algo mejor. Sobre todo, en los últimos años. Bajo ese discurso algo ingenuo de 'cambiar el mundo a base de picar código y quemar capital riesgo', facultades y tecnológicasl se han dado cuenta de que el mundo es algo mucho más complejo de lo que parecía.

Y es que se puede hacer ciencia sin filosofía del mismo modo que se puede desarrollar tecnología sin ella, pero las dos cosas son tareas arriesgadas. Sobre todo, cuando sales del laboratorio o cuando se acaba el periodo de testeo. Como decía, Subrena E. Smith, profesora ayudante de filosofía en la Universidad de New Hampshire, tanto ciencia como tecnología están “repletas de importantes cuestiones conceptuales, interpretativas, metodológicas y éticas” que son terreno propio de la filosofía porque, “lejos de ser irrelevantes para la ciencia [o la tecnología], los asuntos filosóficos se encuentran en su núcleo” más profundo.

Ese es el argumento central de este texto: una defensa general de la necesidad de la filosofía en la ciencia y la tecnología. Por ello, mi primer objetivo es hablar de qué es la filosofía y de qué formas puede ayudar al científico y al tecnólogo. A eso dedico la primera parte del artículo.

La segunda parte es un pequeño mapa a adentrarse en la filosofía. Podremos discutir sobre si la filosofía es crucial o no, pero sobre lo que no hay discusión es sobre su dificultad. La filosofía es difícil. La mitad del tiempo parece el pasatiempo ideal para gente con mucho tiempo libre y la otra mitad, un montón de jerga oscura que no entiende nadie.

De ahí que la idea de escribir un artículo con toda "la filosofía que debería conocer cada científico y tecnólogo" sea algo más ambicioso de lo que podría parecer. Por eso, la segunda parte no es ni un manual, ni un resumen: es una guía de lecturas sobre la filosofía relevante para científicos y tecnólogos hoy en día.

Primera parte: Esa cosa inútil llamada filosofía

¿Qué es la filosofía?

Sky Statue Philosophy Know Socrates Greece 2603284

En un texto que he enlazado un poco más arriba, Subrena E. Smithes decía que la filosofía se encarga de "cuestiones que no pueden resolverse solo con los hechos". Es una definición sencilla, pero nos puede servir para entender qué es eso de la filosofía. Imaginemos por un momento que la realidad fuera un enorme puzle que tenemos (que queremos) completar.

La ciencia y la tecnología son actividades dedicadas a encontrar piezas individuales y a unirlas formando pequeños grupos. La filosofía, en cambio, se encargada de buscar métodos sistemáticos para entender el dibujo general y así ayudar a unificar el trabajo de las ciencias, primero, y ayudarlas a ir más allá de sus pequeños ámbitos después. En ese sentido, va más allá de los hechos (más allá de las piezas que tenemos identificadas).

A lo largo de la Historia de la humanidad no sólo ha descubierto muchas piezas sobre el mundo y sobre nosotros, sino que ha desarrollado formas muy potentes de ir más allá. Es importante incidir en esto: La ciencia es el estándar más alto de conocimiento del que disponemos, pero, desgraciadamente, se limita a determinados contextos (más concretos de los que solemos creer). Es decir, tenemos conocimiento científico fiable de una parte muy pequeña de la realidad que nos rodea. Esos "hechos" siempre cambiantes de los que hablaba Smithes.

El problema es que la existencia humana rebasa (y mucho) esos ámbitos que ya hemos conseguido estudiar científicamente. La filosofía se enfrenta a esos problemas que no pueden resolverse (solo) recurriendo a la ciencia y lo hace desde un punto de vista sistemático, técnico y sorprendentemente preciso. Zamora Bonilla dice que "aquella actividad que consiste en razonar con el objetivo primario de comprobar si nuestras redes de conceptos son lo bastante fiables es a lo que llamamos filosofía".

La filosofía desarrolla herramientas analíticas para poner a prueba la concepción que tenemos del mundo. Es un enorme "test de estrés", un riguroso "control de calidad" que nace del convencimiento de que podemos alzarnos sobre el conocimiento científico del que disponemos y alumbrar esos problemas complejos y entenderlos de la mejor forma posible. No es casual que, en el primer texto filosófico que tenemos (el 'Poema' de Parménides), el término para referirse a la verdad sea 'aletheia'; es decir, “sacar a la luz lo que está oculto” o “desvelar”: tratar de descubrir que forma tiene el puzle de la realidad.

Ni la ciencia, ni la tecnología viven en el vacío

Vlad Tchompalov 248830 Unsplash

Con esta es una definición de mínimos (a la que podríamos hacerle muchísimas matizaciones e incluso alguna enmienda a la totalidad) nos damos cuenta de que la filosofía ni es una cuestión del pasado, ni un sistema fijo. Es un proyecto intelectual al que el desarrollo científico y tecnológico tiene en permanente actualización y cuyo único objetivo es cuestionar ese desarrollo para asegurarse de su solidez.

Desde esta perspectiva, es fácil darse cuenta de que, aunque la filosofía puede tener poco que decir en el día a día de científicos y tecnólogos, el mundo que envuelve a esos profesionales está lleno de cuestiones filosóficas que inciden directamente en lo que hacen. Ni la ciencia ni la tecnología viven en el vacío.

En el fondo, necesitamos la filosofía porque, como dice Angela Saini, “creemos ingenuamente en la ciencia”, pensamos que las tecnologías que usamos son neutrales y tendemos a creer que nuestra visión ideológica del mundo es una representación realista de lo que hay ahí fuera. Pero, en palabras de Javier Salas, aunque "no es opinable el dato científico, como no es opinable el número de escaños que ha sacado cada partido o el porcentaje de voto que ha obtenido; sí es opinable la transcendencia que tiene esos escaños o ese porcentaje".

Los hechos científicos no serán opinables, pero su transcendencia cae ya en el terreno de la filosofía. En este sentido, el cambio climático no es una cuestión científica: sus consecuencias y, sobre todo, nuestra respuesta a ellas nos hace preguntarnos una y otra vez sobre qué somos, sobre nuestra relación con el entorno; sobre el poder, la libertad y la justicia; sobre el mundo en que queremos vivir. Del mismo modo, las diferencias entre hombres y mujeres, la "sentiencia" de los animales o el advenimiento de una 'inteligencia artificial efectiva' no son solo cuestiones científicas.

Segunda parte: La filosofía que necesitamos

Una lista de lecturas imprescindibles

Giammarco Boscaro 380907 Unsplash 1

La tentación a la hora de hacer una 'lista de lecturas imprescindibles' es irse a los clásicos y cubrir las áreas fundamentales de la filosofía. No vamos a hacer nada de eso. Mis recomendaciones se van a centrar en textos contemporáneos, relevantes y, en la medida de lo posible, accesibles. Además, vamos a ver sólo un pequeño conjunto de temas: los más importantes para científicos y tecnólogos.

Filosofía de la ciencia

Clint Adair 68588 Unsplash

[[actualizacion: {"text":"¿Por dónde empiezo? 'Una brevísima introducción a la filosofía de la ciencia' de Samir Okasha es una buena introducción. Evitaría el clásico 'Qué es esa cosa llamada ciencia' de Alan Chalmers (es entretenido, pero está algo sesgado en algunos temas)."}]]

Podríamos hablar de 'epistemología' o de 'gnoseología'; es decir, del área de la filosofía que se dedica a estudiar la posibilidad del conocimiento. Pero en las últimas décadas, el área ha sufrido problemas. La psicología le ha robado casi todos los temas relacionados con la percepción, la memoria y el aprendizaje. De esta manera, la epistemología contemporánea ha acabado centrada en la idea de conocimiento y justificación. Cosas interesantes y relevantes, pero a los que nos podemos acercar con textos como 'Introducción a la epistemología contemporánea' de Jonathan Dancy.

Lo que más nos interesa de toda esta rama clásica es la filosofía de la ciencia, un campo que nació a mediados de 1929 con este manifiesto, 'La concepción científica del mundo'. Con él, el Círculo de Viena inauguraba una pregunta que nos ha perseguido durante este (casi) siglo: ¿qué diferencia a la ciencia de otras cosas como la pseudociencia, la no-ciencia y la mala ciencia?

Tras los empiristas lógicos de Viena hubo cuatro pensadores clave que (con sus más y sus menos) recogen las distintas posibilidades: Popper ('La Lógica de la Investigación Científica'), Kuhn ('La estructura de las revoluciones científicas'), Lakatos ('La metodología de los Programas de investigación científica') y Feyerabend ('Tratado contra el Método'). Si tenéis que escoger, yo me quedaría estos dos últimos que recogen lo fundamental del debate entre defensores y críticos de la ciencia contemporánea.

Lo de después fue, por decirlo de alguna manera, un despropósito. Algunas ideas buenas como los estudios de 'Ciencia, Tecnología y Sociedad' acabaron en sinsentidos teóricos como el "programa fuerte de sociología de la ciencia" y planteamientos necesarios como el posmodernismo de Lyotard (que con sus innumerables defectos buscaba una despolitización de la ciencia en plena Guerra Fría) acabaron protagonizando una saga de 'Imposturas intelectuales'

Hay dos libros relativamente actuales muy interesantes: 'Representar e Intervenir' de Ian Hacking (para una visión filosófica de la práctica real de los científicos) y 'Philosophy of pseudoscience' de Pigliucci y Boudry (para leer sobre el estado actual de debate sobre el criterio de demarcación).

Filosofía de la tecnología

Alex Knight 199368 Unsplash

[[actualizacion: {"text":"¿Por dónde empiezo? La filosofía de la tecnología es un área relativamente joven (y relativamente técnica). Quizás por eso no haya un gran texto introductorio de referencia. Lo que más se acerca, en principio, es 'Philosophy of Technology: an Introduction' de Val Dusek. Una introducción aceptable, aunque no tanto como me gustaría."}]]

La filosofía de la tecnología es un área extraña. Durante el siglo XX, la mayor parte de los filósofos que se han acercado a la tecnología han sido críticos con ella (Gehlen, Ellul, Arendt o Heidegger). Por otro lado, en las últimas décadas otra oleada de filósofos que podríamos meter en el cajón del 'transhumanismo' (o 'aceleracionismo') han caído en el error contrario: convertirse en fanboys de la tecnología.

Durante estos años se ha debatido mucho sobre si ciencia y tecnología eran la misma cosa (Skolimowski vs Bunge), sobre el papel del diseño en la tecnología o la naturaleza (el estatus) de los artefactos. Pero lo más interesante para nosotros son seguramente los aspectos éticos y sociales de nuestra relación con la tecnología.

Temas como la neutralidad de la tecnología, la responsabilidad del diseñador o los riesgos del desarrollo tecnológico son temas recurrentes en la filosofía de la tecnología. Temas que no pueden ser más actuales en un mundo que amenaza con llenarse de inteligencias artificiales, técnicas de ingeniería genética y coches autónomos. 'New Waves in Philosophy of Technology' de Berg Olsen, Selinger y Riis recoge las últimas tendencias y 'Philosophy of Technology: an Introduction' de Val Dusek es una introducción aceptable al campo (aunque no tanto como me gustaría).

Ética, política y justicia

Heather Mount 606808 Unsplash

[[actualizacion: {"text":"¿Por dónde empiezo? 'Justicia, ¿Hacemos lo que debemos?' de Michael J. Sander es una buena introducción a los debates actuales sobre justicia y éticas. Para algo más centrado en ética y tecnología, libros como 'Ethics and Technology' de Herman Tavani o 'The ethics of Science: An introduction' de David B.Resnik pueden ser interesantes"}]]

Aquí no hay duda, el libro central de la reflexión ética y política del siglo XX se titulaba 'Un teoría de la Justicia' y lo escribió un señor llamado John Ralws. Casi todo lo importante que se ha escrito sobre este campo en las últimas décadas se ha escrito a favor, en contra o teniendo en mente la obra de Ralws. 'Una teoría de la justicia' quizás no sea el libro más agradable de leer, pero es la mejor forma de hacerse un esquema fundamental de los debates sobre la justicia que dan forma a nuestra sociedad actual.

Frente a él, se han escrito libros a derecha ('Anarquia, estado y utopía' de Nozick) e izquierda ('Rescuing Justice and Equality' de G. A. Cohen), revindicando éticas clásicas ('Tras la virtud' de Alasdair MacIntyre) y buscan superar la modernidad ('Justice and the Politics of Difference' de Iris Young). No obstante, mi consejo es empezar por 'Justicia, ¿Hacemos lo que debemos?' de Michael J. Sander (o alguno de sus cursos en Youtube). Sander es un profesor excelente y su trabajo es una gran puerta de entrada las cuestiones fundamentales de la ética y la justicia contemporáneas.

Un buen libro a mitad de camino entre la introducción y el manual es el 'A Companion to Ethics' que editó Peter Singer. Sin embargo, la ética es un campo muy amplio y muy especializado que va desde las cuestiones de la privacidad en internet hasta los límites éticos de la experimentación científica. Para leer sobre ética de la tecnología puede servir 'Ethics and Technology' de Herman Tavani y sobre ética de la ciencia 'The ethics of Science: An introduction' de David B.Resnik.

Mente, biología y mucho más

No quiero alargarme más, pero hay muchas otras áreas fundamentales que no podemos olvidar. El boom de la inteligencia artificial nos exige acercarnos a la filosofía de la mente y, sobre todo, a la filosofía de la inteligencia artificial (Aquí en Xataka, tenemos un gran guía en este terreno); el descubrimiento de CRISPR y las técnicas de mejora genética nos obligan a reflexionar sobre bioética, antropología y filosofía social; y la misma preeminencia de la programación en la vida pública nos invita a estudiar lógica en su sentido más amplio.

Lamentablemente, abordar una mera exposición de todos los problemas filosóficos que son relevantes para la tecnología convertiría este texto en algo más parecido a un libro que a un artículo introductorio. No es nuestra intención, con ser una invitación a la filosofía y las humanidades ya es más que suficientes.

También te recomendamos

Si pudiera trasladar mi cerebro a un USB, ¿seguiría siendo yo?

Cocina de Brasil: salada de palmito no espeto o pinchos de ensalada de palmito con mini kumato®

Google va a por la 'supremacía cuántica' con Bristlecone, su nuevo procesador cuántico


La noticia La filosofía que debería conocer cada científico y tecnólogo fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Chequea también

“Vender coches no es algo nuevo para nosotros; si legalmente podemos hacerlo en España, lo pensaríamos”: Will Wang de AliExpress España

AliExpress se ha ganado la fama de bazar chino del mundo a base de precios que parecen ridículos y un catálogo que supera los 60 millones de productos. Desde smartphones, pasando por ropa, juguetes o taladros eléctricos hasta llegar a extensiones de pelo, es difícil pensar en algo cotidiano que no se venda en la filial del gigante Alibaba Group. De hecho, parece que la estrategia no le está saliendo mal pues, en los últimos resultados financieros publicados, correspondientes al último trimestre de 2018 (PDF), la parte de comercio electrónico de Alibaba, en la que se incluyen AliExpress, 1688.com, Alibaba.com y Lazada.com, logró casi 15.000 millones de dólares en ingresos, un 40% más que en el mismo periodo del año anterior. Para hablar de e-commerce, la competencia con Amazon, su estrategia a corto y medio plazo, o cómo ven el futuro de las compras por Internet, hablamos con William Wang, director de operaciones de AliExpress España. En Xataka Alibaba contra Amazon es la gran guerra comercial global de este siglo AliExpress contra el mundo AliExpress cuenta con unos 1.000 trabajadores repartidos por todo el mundo y unos 40 dedicados a España, donde tienen una oficina en Alcobendas (Madrid). William nos dice que los productos que mejor funcionan son los de electrónica de consumo (smartphones, tablets, drones, auriculares, wearables) seguidos de la ropa y accesorios (zapatos, gafas, etc.). Hay un apartado en el que AliExpress es diferente con respecto a otros e-commerce: lo que se gasta la gente comprando en su tienda. Mientras que un rival como PcComponentes tiene un ticket medio de compra de 240 euros, Wang nos confirma que en el caso de AliExpress es de "varios cientos de euros" al año, aunque no nos quiso especificar. Es un claro indicativo de que la gente va a AliExpress a comprar cosas baratas. Cuando le preguntamos sobre la imagen de marca y sobre si su objetivo es ser considerados como un sitio que vende a precios bajos, nos sorprendió lo directo que fue con su respuesta: "Para serte honesto, no es lo que queremos. Sin duda, ser atractivos en precio es muy bueno para los consumidores, pero no es nuestro objetivo principal. Queremos ser vistos como una empresa más joven, trendy y que usa la tecnología más que una plataforma donde encontrar cosas baratas." ¿Entonces veremos una AliExpress con precios más altos? "No, no. Mantener precios bajos es algo que debemos hacer, pero, al mismo tiempo, debemos ofrecer una experiencia de compra diferente. Por ejemplo, sabemos que a nuestros consumidores les gusta explorar nuestro catálogo para ver qué compran, pero también nos gustaría que cuando alguien piense en comprar algo en concreto vengan a nosotros como primera opción. Hace poco patrocinamos una fiesta en una de las mayores discotecas de Madrid y creemos que es una buena manera de acercarnos a los usuarios y de darnos a conocer." "Mantener precios bajos es algo que debemos hacer, pero, al mismo tiempo, debemos ofrecer una experiencia de compra diferente" Cuando le preguntamos sobre las fortalezas de AliExpress con respecto a sus competidores, Wang nos enumera tres: la gran disponibilidad de productos chinos, el precio y la estructura de costes. Este último punto es algo polémico y de actualidad justo en el momento en el que el CEO de Alibaba, Jack Ma, ha dicho que el horario 996 es "una bendición", que se refiere a una jornada laboral de 12 horas diarias (de 9 de la mañana a 9 de la noche) y durante seis días a la semana. Es un discurso que casa con lo que nos contó Wang: "si miras, no tenemos tantos empleados como otras compañías de e-commerce, y queremos que sea así para mantener una estructura de costes reducidos". En concreto, nombró una lean cost structure, que en negocios se refiere a una estrategia de precios bajos, gran nivel de automatización en las tareas y subcontratación para reducir gastos fijos. En Xataka ¿En qué se diferencian Alibaba y AliExpress? Eso explica que quieran tener plantillas de trabajadores reducidas y que no sigan la misma filosofía que Amazon al llegar a determinados países, en los que suelen construir centros logísticos para acelerar la expansión por los territorios. De hecho, en las últimas semanas hubo cierto revuelo sobre la posible llegada de AliExpress con un centro logístico a un pueblo de León. Al final la propia compañía salió a desmentirlo y, por si hubiera dudas, le preguntamos por este asunto a William: "Tenemos una filosofía diferente a lo que hace Amazon, por ejemplo. Ellos lo hacen todo desde cero, nosotros apostaremos por alquilar almacenes en ciudades como Madrid o Barcelona para reducir tiempos de envío. Seguramente lo haremos este año con algún socio o empresa de envío. Así podemos reducir tiempos de envío y ayudar a vendedores locales que no tienen capacidad para un almacén propio." Que recurran a alquilar almacenes en vez de comprarlos o crear centros logísticos no significa que le den poca importancia al mercado de España. Según lo que nos dijo Wang, España es uno de los principales países para AliExpress, solo por detrás de Rusia o China, donde son muy fuertes. "España tiene una gran penetración de smartphones, uso de Internet, buena conexión y la gente nos conoce, y para nosotros es una puerta de acceso a Europa". Son, además, bastante optimistas con lo que pueden conseguir aquí: "En España tenemos mucho potencial. Estamos viendo que el e-commerce en España crece a dígito simple, pero en países como Reino Unido o China hemos visto cifras de crecimiento de un 20%. Creo que es un largo camino y que son buenas noticias para nosotros porque significa que hay buenas oportunidades de hacer negocio aquí". Vender por Internet en tiempos de Amazon Según los datos publicados en abril de 2018 por eShow, Amazon es líder del e-commerce en España tanto por facturación como por número de pedidos. En ambos casos, el segundo puesto es para AliExpress aunque a bastante distancia de Amazon, que logra cifras hasta cuatro veces superiores según el citado estudio. El mismo Wang mencionó varias veces a Amazon antes de que nosotros le sacáramos el tema, así que recogimos el guante. Primera pregunta, ¿cree que AliExpress pueda superar algún día a Amazon? No vemos a la competencia desde esa perspectiva. Lo que queremos es diferenciarnos. No queremos ser un retailer tradicional que vende y compra productos o que te los envía a casa y ya está. Queremos ofrecer experiencias diferentes, también para las marcas o vendedores. ¿Como por ejemplo? Permitiéndoles que hagan diseños propios para vender en AliExpress, por ejemplo. O llegando a acuerdos con vendedores para tener una marca propia AliExpress, que ya tenemos en China, pero que acabaremos teniendo también algún día en España. Como te decía, queremos ser diferentes. Ya ¿pero crees que ser diferentes en un mercado tan competitivo será suficiente? Nuestro foco está particularmente puesto en los jóvenes, que son los que más utilizan Internet y el móvil. Si crecemos con ellos, tendremos el futuro. Si ofrecemos algo diferente pero no nos ganamos a ese público joven, entonces no iremos a ninguna parte. Tenemos que trabajar en fidelizar a ese público joven. ¿Y no crees que eso es algo que también están haciendo vuestros competidores? Bueno, aquí hay distribuidores con muchos años de experiencia, pero creo que tienen un desafío porque les cuesta comunicarse e interactuar con esa generación más joven. Y aquí nosotros tenemos la oportunidad de ser diferentes. En Xataka Móvil Comprar un Xiaomi desde España: opciones y garantías Amazon tiene una atención al cliente admirada y posiblemente sea una de las claves de su éxito. ¿Qué hay de la atención al cliente en AliExpress? Estamos muy enfocados en mejorar la experiencia de compra. Por eso le pedimos cada vez más calidad a las marcas chinas con las que trabajamos y acabamos trayendo sus productos a los almacenes que tenemos en España para asegurar un servicio más rápido y mejor. Al mismo tiempo, estamos reclutando más vendedores locales para ganar más rapidez en las entregas. En rapidez es donde otros competidores os ganan por mucho... Sí. No nos sentimos cómodos con los clientes esperando un mes para recibir un producto, es algo que es cada vez más del pasado y que estamos gradualmente cambiando, pero lleva tiempo. ¿Y qué hay del servicio post-venta? Ya tenemos algún servicio de post-venta, pero creo que se pueden mejorar. Tenemos un equipo de atención al cliente que está basado en España y este año esperamos mejorar el trabajo que hacemos en este apartado para darle más garantías al usuario. Amazon no solo es una empresa que te vende productos y te los lleva a casa. También ofrecen servicios de música, series y cine, Alexa... ¿Podéis competir en esos términos con ellos? Es algo que ya hacemos en China con películas, música, supermercados… Creo que en España primero nos tenemos que centrar en mejorar nuestra actividad primaria antes que introducir nuevos servicios. Tenemos que hacer mucho mejor trabajo antes que pensar en traer más categorías. El futuro: venta de entradas y... ¿coches? Según Wang, el mayor reto que tiene AliExpress en España es conseguir adaptarse al público español: "Somos chinos y tenemos un conocimiento limitado de las costumbres locales, cultura, negocios, etc. Necesitamos entender cada mercado en el que estamos presentes para ser más efectivos y atender mejor a los usuarios. Y creo que es algo que podemos resolver con tiempo". Cuando le pregunto qué han aprendido sobre sus usuarios españoles en los tres años que llevan con sede aquí, no se lo pensó demasiado: "son jóvenes y les gusta la fiesta". Creen tanto que es así que hace poco patrocinaron una macrofiesta de estudiantes universitarios en una de las discotecas más grandes de Madrid. "Es una manera de acercarnos a nuestros usuarios y ofrecerles experiencias". "Somos chinos y tenemos un conocimiento limitado de las costumbres locales, cultura, negocios, etc. Necesitamos entender cada mercado en el que estamos presentes para ser más efectivos y atender mejor a los usuarios" De hecho, en su discurso repite varias veces que quieren que los usuarios tengan "una experiencia de compra distinta", así que le pregunté a qué se refiere con eso. "Por ejemplo, hace poco anunciamos la venta de entradas en AliExpress España. Queremos ofrecer experiencias cool a nuestros clientes, ayudarles a que se lo pasen bien, y creemos que las entradas son una buena forma de ello". ¿Vais a competir ahora también con Ticketmaster? No, no. Podemos llegar a acuerdos con ese tipo de empresas, no tenemos que ser competidores para vender entradas. Pero quizá ahí no podáis competir en precio porque es un sector en el que los márgenes están muy definidos. Ya, no pasa nada. No tengo que competir en precio. Queremos ofrecer el mejor precio siempre que sea posible, pero si no es posible en ese caso, no pasa nada. Se me ocurren también otras maneras de promocionar eventos, como regalos, por ejemplo. Si ya tenéis un catálogo extenso y en el horizonte tenéis la capacidad de ofrecer música, series, ahora entradas... ¿Significa que en el futuro AliExpress puede vender cualquier cosa? Como por ejemplo, coches. Vender coches no es algo nuevo para nosotros porque con Alibaba Group ya vendemos coches en China, incluso en Rusia, así que no vemos problemas en ello. Si legalmente podemos hacerlo, lo pensaríamos. También depende del consumidor y si está dispuesto a comprar un coche en AliExpress, claro. ¿Y ves que en unos años la gente compre un coche por AliExpress a través de un comando de voz? En China estamos probando los comandos por voz con el chino. Vemos mucho futuro aquí porque Google, Amazon o Apple están intentando lograr su hueco, y creo que Alibaba también lo acabará haciendo. Sobre si compraremos coches usando la voz, ahí no te sé decir con certeza (risas). En Xataka Me dedico a desarrollar interfaces de voz: así es diseñar apps en la era de Alexa, Siri y Google Home ¿Significa eso que os centraréis en la venta puramente digital o también contempláis tiendas físicas como está haciendo Xiaomi? Ya tuvimos una experiencia con el Single’s Day y una pop up store en El Corte Inglés y es algo que estamos considerando porque nos permite acercarnos más al usuario, ofrecer nuestros productos exclusivos, como el Black Shark, y elimina el problema de tener que esperar a que te llegue el producto. Por último, ¿usáis la tecnología de alguna manera para optimizar procesos en AliExpress? Sí, sobre todo para personalizar la experiencia de cada usuario. No todos nuestros clientes ven lo mismo cuando entran a AliExpress. Utilizamos el comportamiento de compra del pasado para personalizar lo que mostramos y el sistema te recomendará productos que pueden interesarte. Incluso los banners pueden ser diferentes. Ahí trabajamos con algoritmos y con la llamada inteligencia artificial, aunque tenemos mucho margen de mejora porque necesitamos muchos datos para que las recomendaciones sean buenas. También tenemos un escáner para que puedas apuntar con el móvil a un producto que estás viendo y que quieres comprar. Si no encuentra el mismo, te ofrece resultados similares. En China, por ejemplo, mientras estás viendo un programa en directo puedes escanear lo que acabas de ver para comprarlo. También te recomendamos Según entra en industria tras industria, Amazon gana papeletas entre los organismos reguladores que luchan por la competencia y contra los monopolios Estas son todas las muertes que habrías sufrido sin tecnología Apple y Amazon fuman la pipa de la paz: la tienda venderá iPhone y iPad en España y más países - La noticia "Vender coches no es algo nuevo para nosotros; si legalmente podemos hacerlo en España, lo pensaríamos": Will Wang de AliExpress España fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .

Las 21 mejores sagas de cómics de Los Vengadores

Desde que en 1963 Stan Lee y Jack Kirby recibieran el encargo de competir con la Liga de la Justicia, han pasado más de media centuria de cómics y una veintenta de películas (cuatro si nos ceñimos solo a las del grupo en sí) con sus personajes. Sin duda, Los Vengadores es una de las franquicias superheroicas del momento. Al igual que ha habido películas mejores y otras peores, con los cómics es igual: 700 números en la "colección principal" e innumerables series paralelas, miniseries y crossovers de calidad variable. Una inmensidad de historias entre las que hemos seleccionado las mejores 21 sagas de Los Vengadores. En Xataka Cómo ver todas las pelis y series de Los Vengadores en orden cronológico 'La guerra Kree-Skrull', de Roy Thomas y Neal Adams 'Capitana Marvel' introdujo al público de las películas a los skrulls y su guerra perenne con los kree. Las dos razas más beligerantes y entrometidas con nuestro planeta, se meten de lleno en uno de sus episodios más violentos metiendo de por medio a los Vengadores en uno de los grandes clásicos de los años sesenta. (38 euros en Amazon) 'La Madonna celestial', de Steve Englehart y Sal Buscema Cada autor tiene su personaje fetiche. Y para Englehart este era la seductora Mantis, a la que fue desarrollando y profundizando hasta llegar a esta magnífica historia. Un presagio en el cielo marca el despertar de la Madonna celestial, que dará a luz a un ser de inmenso poder cósmico. Aquí entran en juego Kang, Rama-Tut e Immortus, los sabios del mañana que intentarán hacerse con ello. (Por 21 euros en Amazon) 'La saga de la Corona Serpiente', de Steve Englehart y George Pérez Es curioso como para muchos (yo incluido) cuando hablamos de grandes autores de los Vengadores pasamos muy por encima de Englehart cuando su etapa fue de menos a más hasta darnos maravillas como 'La saga de la Corona Serpiente'. El siempre maravilloso, valga la redundancia, Pérez dibuja una magnífica historia en la que el Escuadrón Supremo ha caído bajo el influjo del místico objeto. (12 euros en Amazon) 'La saga de Korvac', de Jim Shooter y George Pérez Probablemente este sea uno de los cómics más épicos de Los Vengadores (y de los Guardianes de la Galaxia originales) y con una estructura tan de manual como efectiva. Sin embargo, que el título no os lleve a engaño ya que Michael Korvac, un hombre máquina ultrapoderoso del siglo XXX que es trasladado por el Coleccionista mil años en el pasado, no es el centro de la historia sino todo un grupo de precisos enfrentamientos con todo tipo de villanos. (En Amazon por 21 euros) 'Noches de Wundagore', de David Michelinie, David Byrne et al. Entre tanta obra maestra de los setenta y ochenta queda un poco ensombrecida la gran 'Noches de Wundagore', todo un ejercicio de dotar de orígenes (que luego se han modificado, claro) a dos de los Vengadores más peculiares: la Bruja Escarlata y Mercurio. Una sensacional historia que logra mezclar con éxito conceptos como los Vengadores "gubernamentalmente sancionados" y el Alto Evolucionador con sus movidas. (Agotado en español, en inglés por unos nueve euros) En Xataka ¿Quién es Carol Danvers? Ahondamos en lo íntimo y en lo épico que narran las viñetas de ‘Capitana Marvel’ 'La dinastía de Kang', de Roger Stern, John Buscema et al. Es curioso cómo, viendo lo que da de sí Kang a lo largo de la vida de los Vengadores, no nos hayamos metido en las películas en todo el lío temporal que implica (aunque si en 'Endgame' introducen estos temas puede que la próxima fase sea muy divertida). Aventuras interdimensionales con X-Men de superhéroes invitados en una de esas sagas como ya no se hacen. (Agotado en español) 'Asalto a la Mansión', de Roger Stern y John Buscema ¿Sabéis de esas historias que se quedan una y otra vez en el cerebro? Pues esta es una de estas y eso que es una de esas aventuras a "pequeña escala" pero tremendamente bien ejecutadas que cuenta la historia del plan definitivo del Barón Zemo para reunir a un grupo de villanos y destruir a los Vengadores. (18.95 en Amazon) 'Operación Tormenta galáctica', de Bob Harras, Mark Gruenwald, Fabian Nicieza et al. En la era de los grandes macrocrossovers de los 90 se pueden encontrar un par de cosas que merecen mucho la pena. Inspirados en la Operación Tormenta del Desierto, Marvel desplegó toda una historia en la que la guerra entre los kree y lo shi'ar llegaba a la Tierra y los Vengadores intentan encontrar una solución al problema dividiéndose en varios equipos. Una saga enorme (casi veinte números) que lidiaba con los temas candentes de la política militar de EEUU. (En tres tomos, por 9 euros) 'The Ultimates', de Mark Millar y Bryan Hitch A pesar de que es una obra fundamental para entender Los Vengadores del Universo Cinemático Marvel (y, en general, los superhéroes del siglo XXI), creo que el cómic ha envejecido algo mal, o por lo menos eso me pareció en la última (de muchas) relecturas. Una nueva versión de los Vengadores como si se hubieran creado en los albores de nuevo milenio le sirve a Millar para hacer algo con su gamberrada y diversión palomitera propia. (Por unos 33 euros en Amazon) En Xataka 11 cómics para entender por qué Mark Millar es uno de los autores más relevantes del cómic actual 'Siempre Vengadores', de Kurt Busiek y Carlos Pacheco Tengo que hacer una gran advertencia con este cómic: es una delicia, sí. Pero no lo recomiendo a nadie que no haya leído nada de Los Vengadores antes. Busiek se pone en su labor de obseso de los personajes y su historia para hacer todo un homenaje a todo lo que representan los "Héroes más poderosos de la Tierra" montando un equipo de miembros en su momento más bajo. (Por unos 33 euros) 'Ultrón ilimitado', de Kurt Busiek y George Pérez Dentro de su intensa etapa, Busiek dotó de un back to the basics al grupo y, entre otras grandes sagas, la que es probablemente la mejor (o una de las mejores) historia de Ultrón. Sin dejar de ser fiel a la esencia del villano y su relación con Pym, el guionista ejecuta un nuevo episodio inigualable en la vida del robot. 'La guerra de Kang', de Kurt Busiek et al. Pero si queréis una epopeya de las que no parecen terminar nunca y que si es por mí ojalá hubiera durado más, esa es 'La guerra de Kang', la macrohistoria con la que Busiek cerró su etapa en la serie con un Kang que llegaba triunfal a la Tierra derrotando en su terreno a los héroes. (Por unos 21 euros en Amazon) 'JLA/Vengadores', de Kurt Busiek y George Pérez No exagero cuando digo que Busiek es uno de los mejores autores que ha tenido la franquicia y no me resisto a meter el crossover que realizó con la Liga de la Justicia. Lo que podía haberse quedado como el sueño húmedo de un friki estándar va mucho más allá hasta convertirse en una excelente partida entre dos seres cósmicos que compiten en una partida cuyas fichas son los héroes de Marvel y DC. 'Zona roja', de Geoff Johns y Olivier Coipel Geoff Johns no es precisamente conocido por su trabajo en 'Los Vengadores', pero en esa época serie por la que pasaba serie en la que nos dejaba boquiabiertos ya sea en Marvel o en DC. Con 'Zona Roja', saga realizada poco después de 'La guerra de Kang', se le ve con ganas de haberse quedado bastante más tiempo de lo que estuvo al frente de la colección. A través de una amenaza en forma de niebla roja tóxica desplegada por los alrededores del Monte Rushmore, el guionista despliega muy buenas ideas con un dibujo de excepción. En Xataka Las teorías de 'Vengadores: Endgame', ordenadas de menos a más probable 'Jóvenes Vengadores', de Allan Heinberg y Jim Cheung Aún recuerdo las primeras promos de esta serie y el miedo que daba, pero resulta que fue una de las más gratas sorpresas de la primera década del siglo XXI. Sobre todo teniendo en cuenta que se publicó como una de las continuaciones/consecuencias del desastroso 'Vengadores Desunidos' de Bendis. La Visión inicia un protocolo que reúne a cuatro jóvenes para suceder al grupo, el cual se pone en acción de forma inmejorable. Una serie fresca, potente y de las que se necesitan de vez en cuando. 'Civil War', de Mark Millar y Steve McNiven Reconozco que, como con todo lo de Mark Millar, tengo mis más y mis menos con la trama, pero hay que reconocer que la megasaga marcó un antes y un después en el mundo de los megacrossovers comiqueros. Dos bandos enfrentados, Capitán América vs. Iron Man, en torno a una ley de registro de seres superpoderosos y lo que ello implica para la privacidad y el anonimato de los vigilantes. (Por unos 23 euros) 'Academia Vengadores', de Christos Gage y Mike McKone Nunca viene mal tratar con nuevas generaciones de héroes, otra cosa es que funcionen. Con 'Academia Vengadores', que seguía las peripecias de los alumnos de una institución comandada por Hank Pym. Jóvenes con superpoderes y la prepotencia propia de su edad y profesores con un pasado algo turbio en algunos casos en un equilibrio perfecto. Una de esas pequeñas grandes sagas que exploran terrenos poco transitados. 'Los Vengadores: Todo muere', de Jonathan Hickman et al. De lejos, lo más interesante en cuanto a conceptos y, sí, ejecución que se ha hecho en lo que llevamos de siglo con los Vengadores es la etapa de Jonathan Hickman, que se vertebra en torno a dos conceptos: un grupo rotativo de Vengadores que se enfrentará a la llegada de unos extraños seres dispuestos a transformar la Tierra para siempre; y un grupo secreto, "Iluminati", que para intentar parar la eliminación sistemática de universos paralelos, se convertirán en destructores de Tierras. (Por unos 29 euros en Amazon) En Xataka En busca del Multiverso: de la Tierra plana al universo infinito 'Secret Wars', de Jonathan Hickman y Esad Ribic El culmen de toda la etapa de Jonathan Hickman es 'Secret Wars' que aun tomando el nombre de la mediocre decana de los crossovers marvelitas, poco tiene que ver. Las incursiones han llegado a su momento definitivo y el universo (multiverso) es destruido en su totalidad... pero el Doctor Muerte logra hacer lo que nadie: de las cenizas de la existencia ha creado su propio planeta, su propia realidad y todo está a su merced. No solo Hickman cierra su etapa en Vengadores, sino también la de Los 4 Fantásticos. (En inglés por 21 euros) 'Vengadores: Punto muerto', de Nick Spencer et al. Aunque muchas veces cuando hablamos de superhéroes pensamos en épicas y batallas por el universo, hay veces que se pueden hacer joyas a más pequeña escala. Ahí tenemos 'Punto muerto' en el que Nick Spencer nos presenta una pequeña localidad estadounidense cuyos habitantes ignoran que en realidad son supervillanos convictos en una prisión sofisticada de SHIELD... como podéis imaginar, la farsa no durará mucho tiempo. (En inglés por 18 euros) 'Imperio secreto', de Nick Spencer et al. Nick Spencer firma el que, para mí, es junto a las 'Secret Wars' uno de los mejores eventos de Marvel en décadas y que cierra lo que comenzó en 'Punto muerto'. Tras toda una saga de transformación y preparación en las viñetas de 'Capitán América', un manipulado Steve Rogers se hace con el control de Estados Unidos como líder supremo de HYDRA. Los Vengadores y el resto de héroes Marvel se ven aplastados e indefensos ante un ataque sorpresa de uno de los mayores estrategas. (En inglés, por 26 euros) También te recomendamos Robots, plagios y aliens: cómo el Capitán Marvel perdió su nombre y pasó a llamarse Shazam Las ventas de cómic norteamericano se han recuperado de la crisis de los 90... pero aquí nadie ha aprendido la lección Estas son todas las muertes que habrías sufrido sin tecnología - La noticia Las 21 mejores sagas de cómics de Los Vengadores fue publicada originalmente en Xataka por Albertini .