Inicio / Tecno / No tenemos ni idea de por qué hablamos 7000 idiomas distintos: así intentan los científicos de encontrar una explicación

No tenemos ni idea de por qué hablamos 7000 idiomas distintos: así intentan los científicos de encontrar una explicación

El tejado de paja nos protegía de los rayos del sol, pero no del calor tropical de la bahía. En la pausa del taller de investigación todo el mundo salió a tomar el aire, y pequeños grupos se separaron para reunirse bajo la sombra de los cocoteros y disfrutar de la brisa.

Iba de grupo en grupo uniéndome a las conversaciones y en cada una de ellas me di cuenta de que el idioma que se hablaba cambiaba de una lengua indígena a una que sabían que yo podía entender, ya fuera bislama o inglés. Me sorprendió la facilidad con la que los participantes de la conferencia cambiaban de idioma, pero lo que más me asombró fue la gran cantidad de lenguas indígenas diferentes.

Se habían reunido 30 personas para unas conferencias en la isla Makelua del Pacífico Sur y todas menos yo procedían de esta isla que pertenece a Vanuatu. Ellos vivían en 16 comunidades diferentes y hablaban 16 idiomas distintos.

En muchos casos basta con estar a las afueras de un pueblo para poder ver dónde comienza la siguiente comunidad, pero los habitantes de cada pueblo hablan idiomas completamente diferentes. Según un reciente trabajo llevado a cabo por mis colegas del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en esta isla de solo 100 kilómetros de largo y 20 de ancho cohabitan hablantes de aproximadamente 20 lenguas indígenas diferentes ¿Por qué tantas?

Podríamos preguntarnos lo mismo para todo el mundo. La gente no habla un idioma universal, ni siquiera unos pocos idiomas. De hecho, en la actualidad nuestra especie habla en total más de 7.000 lenguas diferentes.

Y todos estos idiomas no están propagados por el planeta al azar. Por ejemplo, existen muchos más idiomas en las regiones tropicales que en las zonas templadas. En la isla tropical de Nueva Guinea existen más de 900 idiomas diferentes y en Rusia, con una superficie 20 veces mayor, solamente hay 105 lenguas indígenas. Incluso en los trópicos hay muchas diferencias en cuanto a la diversidad lingüística. Por ejemplo, los 250.000 habitantes de las 80 islas de Vanuatu hablan 110 idiomas diferentes, pero en Bangladesh con una población 600 mayor solamente se hablan 41 lenguas.

¿Por qué los humanos hablamos tantos idiomas y por qué están repartidos de forma tan irregular por el mundo? La verdad es que tenemos pocas respuestas claras para estas cuestiones fundamentales sobre la forma en la que nos comunicamos como especie.

File 20170713 9804 1u8y70s ¿Por qué algunos lugares tienen tantos idiomas y otros tan pocos?

Tenemos algunas ideas, pero pocas evidencias

La mayoría podríamos intentar responder a estas preguntas y probablemente pensaríamos que la diversidad lingüística se debe a motivos históricos, diferencias culturales, montañas u océanos que dividen a las comunidades o a viejas enemistades basadas en algo del tipo: "los odiamos, así que no nos comunicamos con ellos".

También parece que son preguntas fundamentales para muchas disciplinas académicas como la lingüística, la antropología y la geografía humana. Sin embargo, cuando en nuestro equipo de investigadores procedentes de seis disciplinas y ocho países diferentes comenzamos en 2010 a revisar lo que ya se sabía al respecto, nos sorprendimos al saber que solamente se habían hecho una docena de estudios sobre el tema hasta la fecha, incluyendo uno que habíamos realizado nosotros mismos sobre la diversidad lingüística en el Pacífico.

Todas estas iniciativas anteriores examinaron hasta qué punto las variables medioambientales, sociales y geográficas guardaban relación con el número de lenguas de una zona determinada. Los resultados eran muy diferentes en cada estudio y no se puede llegar a una conclusión clara porque estos estudios académicos también tropezaron con muchos retos metodológicos, principalmente con la antigua falacia estadística de que la correlación no implica causalidad.

Queríamos saber las pautas exactas que hicieron que se formaran tantas lenguas en algunas zonas determinadas y tan pocas en otras. Sin embargo, los estudios previos proporcionaban pocas hipótesis sólidas sobre los procesos específicos involucrados en el desarrollo de las lenguas, y los métodos utilizados no nos aclararon las dudas sobre los patrones de diversidad lingüística.

Por ejemplo, existen estudios previos que señalan que en latitudes más bajas las lenguas tienden a hablarse en zonas más pequeñas que en latitudes más altas. Se pueden juntar más idiomas en una zona determinada cuánto más cerca esté del Ecuador. Pero estos resultados no nos dicen mucho acerca del proceso por el cual se produce tanta diversidad lingüística. Simplemente porque un grupo de personas cruce una línea latitudinal imaginaria en un mapa no significa que automáticamente se vaya a dividir en dos grupos de población diferentes que hablan dos lenguas distintas. Puede que la latitud esté relacionada con la diversidad lingüística, pero está claro que no es el factor causante.

¿Puede un simple modelo predecir la realidad?

Una mejor manera de identificar las causas de ciertos patrones es simular los procedimientos que creemos que podrían estar creando. Cuánto más se parezcan los modelos a la realidad, más posibilidades tendremos de comprender los procedimientos involucrados.

Dos miembros de nuestro equipo, los ecologistas Thiago Rangel y Robert Colwell han desarrollado una técnica de simulación para sus estudios sobre los tipos de diversidad en las especies, pero se trata de un método que nunca ha sido utilizado para estudiar la diversidad de las poblaciones humanas.

Decidimos explorar su potencial elaborando un modelo simple para probar hasta qué punto algunos procesos básicos podrían explicar los tipos de diversidad lingüística en una zona del planeta: Australia.

File 20170711 14452 167eqee Mapa de las 406 lenguas de Australia antes de la llegada los europeos. Claire Bowern, Yale University, con apoyo de la National Science Foundation

Nuestra compañera Claire Bowern, una lingüista de la Universidad de Yale, creó un mapa que muestra la diversidad de las lenguas aborígenes (un total de 406) registradas en Australia antes de la llegada de los europeos. Había muchas más lenguas en el norte y en las costas, mientras que en el desierto del interior había más bien pocas. Queríamos ver si un simple modelo basado en un conjunto de procesos podría corroborar esta distribución geográfica de la diversidad lingüística.

Nuestro modelo de simulación solo se basó en tres suposiciones básicas: primero, las poblaciones se desplazan para ocupar lugares donde no vive nadie.

Segundo, las precipitaciones limitan el número de personas que pueden vivir en un lugar determinado; nuestro modelo asumía que había una mayor densidad de población en las zonas donde llovía más. Las precipitaciones anuales en Australia varían mucho dependiendo de la zona.

Tercero, dimos por hecho que las poblaciones humanas tienen un tamaño máximo. El tamaño ideal de un grupo es un equilibrio entre los beneficios de un grupo más grande (una mayor selección de potenciales parejas) y los costes (control de las personas no emparentadas). En nuestro modelo, cuando un grupo de personas superaba el límite máximo establecido de forma aleatoria según una distribución global del tamaño de una sociedad de cazadores-recolectores, dicho grupo se dividía en dos y cada uno hablaba un idioma distinto.

Utilizamos este modelo para hacer una simulación de los mapas de diversidad lingüística en Australia. En cada iteración surgía al azar una población inicial en algún lugar del mapa y comenzaba a crecer y a expandirse en una dirección aleatoria. En un mapa subyacente de precipitaciones se determinaba la densidad de población y cuando el tamaño de dicha población alcanzaba el máximo predeterminado, se dividía el grupo. De esta forma realizamos una simulación de cómo las poblaciones humanas crecían y se separaban mientras se propagaban hasta cubrir toda la isla de Australia.

Nuestro modelo simple no incluía ninguna variable sobre el impacto del contacto entre grupos, cambios en sus estrategias de subsistencia, los efectos del préstamo de ideas culturales o de componentes lingüísticos de grupos cercanos o muchas otras posibles variables. Por eso pensábamos que nuestro modelo iba a ser todo un fracaso.

Increíble pero cierto, el resultado de nuestro modelo fueron 407 lenguas, solo una más que la cifra real.

File 20170711 26274 Z0c5mn El modelo de simulación predice prácticamente el mismo número de lenguas (407) que las documentadas en la realidad (406). Gavin et al DOI: 10.1111/geb.12563

Los mapas lingüísticos de simulación también muestran más lenguas en el norte y por las costas, y menos en las regiones más áridas del centro de Australia, lo que corrobora las pautas geográficas observadas en la diversidad lingüística.

En el caso de Australia parece ser que un pequeño número de factores (las limitaciones de las precipitaciones en la densidad de población y los límites en los tamaños de las poblaciones) podrían explicar tanto el número de lenguas como la mayor parte de la variación sobre cuántos idiomas se hablan en diferentes localizaciones.

File 20170713 5760 Cvw5nj Un modelo de simulación basado en varios procesos simples consigue predecir la mayor parte de las diferencias geográficas en la diversidad lingüística de Australia. Gavin et al DOI: 10.1111/geb.12563

Aplicando el modelo al resto del mundo

Sin embargo, sospechamos que las pautas de la diversidad lingüística en otros lugares se forman según factores y procesos diferentes. En otras localizaciones, como en Vanuatu, los niveles de precipitaciones no varían tanto como en Australia y la densidad de población se puede deber a otras condiciones medioambientales.

En otros casos, es probable que el contacto entre los grupos humanos cambiara el panorama de la diversidad lingüística. Por ejemplo, la expansión de los grupos de agricultores que hablaban lenguas indoeuropeas o bantúes podrían haber cambiado la estructura de las sociedades y de los idiomas hablados a lo largo de grandes extensiones de terreno en Europa y en África, respectivamente.

No hay duda de que son muchos los factores y procesos sociales y medioambientales que han contribuido a formar la diversidad lingüística que existe en nuestro planeta. En algunos lugares la topografía, el clima o la densidad de las materias primas más importantes pueden haber sido factores más críticos; mientras que en otros lugares la guerra, la organizaciones políticas o las estrategias de subsistencia de las diferentes sociedades pueden haber tenido un papel más importante a la hora de dar forma a las fronteras sociales y a las pautas de diversidad lingüística. Lo que hemos conseguido establecer hasta ahora es una plantilla para un método que puede ser utilizado para descubrir los diferentes procesos que ocurren en cada lugar.

La diversidad lingüística ha tenido un papel clave en la forma de interactuar entre las diferentes sociedades y en la historia de nuestra especie, pero es sorprendente lo poco que sabemos acerca de los factores responsable de dicha diversidad. Esperamos que otros científicos se apasionen tanto por la geografía de la diversidad lingüística como nuestro grupo de investigación y se unan a nuestra búsqueda de la razón por la que los humanos hablamos tantas lenguas diferentes.

Autor:

  • Michael Gavin, Profesor Asociado de Dimensiones Humanas de Recursos Naturales, Colorado State University

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí

Traducido por Silvestre Urbón

Fuente

Fotos | iStock, Man Vyi

También te recomendamos

No cuentes conmigo: esto es lo que pasa cuando una lengua no tiene palabras para los números

Crea siete estilos diferentes cambiando pequeños detalles

El gran momento de la vida: así tuvo lugar uno de los cambios más importantes de la historia de la Tierra


La noticia No tenemos ni idea de por qué hablamos 7000 idiomas distintos: así intentan los científicos de encontrar una explicación fue publicada originalmente en Xataka por The Conversation .

Chequea también

‘Project Lambda’, así es el ambicioso remake de ‘Half-Life’ hecho en Unreal Engine por un grupo de fans

'Half-Life' es catalogado como uno de los videojuegos más importantes de la historia, un FPS que no tuvo mucho éxito cuando se lanzó originalmente en 1998, pero que debido a su larga duración y lo bien desarrollada que estaba su inteligencia artificial y su historia, además de los buenos comentarios de la crítica especializada, se convirtió años más tarde en uno de los mejores juegos del género, llegando a ser considerada todo un juego de culto. El próximo 19 de noviembre se cumplirán 20 años del lanzamiento de 'Half-Life', y lamentablemente seguimos sin noticias de un posible nuevo juego por parte de Valve. Por lo anterior, los fans se han encargado de mantener viva la saga a través de proyectos que buscan revivir sus viejas glorias, como el caso de 'Project Lambda', una increíble adaptación que se basa en el motor Unreal Engine 4. Haciéndole justicia a una de las sagas más importante en la historia de los videojuegos 'Project Lambda' es una nueva versión de 'Half-Life' creada por fans para fans, ya que conserva aquellos elementos que hicieron del juego original lo que es hoy día, y es que la idea principal es actualizar los gráficos originales para darles un aspecto de última generación. Este remake está en una etapa muy temprana de desarrollo, por lo que hasta el momento sólo han logrado completar el primer capítulo del clásico de 1998, donde los resultados son realmente asombrosos. Aquí hay destacar que no se trata de una adaptación fiel al juego original, sino un juego basado en el universo pero que conserva su diseño y espíritu. El objetivo de 'Project Lambda' es reconstruir 'Half-Life' usando Unreal Engine 4, y posteriormente desarrollar las misiones y la jugabilidad. Los responsables del proyecto no han querido dar una fecha aproximada para tener el juego listo, y es que estamos ante algo tremendamente ambicioso. A modo de comparación, 'Black Mesa', otro remake de 'Half-Life', tomó casi una década para su desarrollo y no se centraba en el aspecto gráfico. Es decir, nos tendremos que tomar esto con calma, mucha calma. Mientras tanto, los responsables de 'Project Lambda' ya publicaron el primer tráiler del capítulo uno, el cual incluso se puede jugar, eso sí, no esperemos mucha acción. Para aquellos interesados, ya pueden descargar este primer capítulo desde la web del proyecto, donde también se irán publicando noticias en torno a su desarrollo. También te recomendamos Cuando usar Unreal Engine y realidad mixta hacen que entender los fenómenos meteorológicos sea espectacular y muy gráfico El increíble mundo que nos espera con Unreal 4 no te dejará indiferente Un par de chicos listos: smartphones y smart TVs, la revolución del ocio tecnológico mano a mano - La noticia 'Project Lambda', así es el ambicioso remake de 'Half-Life' hecho en Unreal Engine por un grupo de fans fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

SpaceX llevará a la Luna al multimillonario japonés Yusaku Maezawa a bordo del BFR: así es el proyecto #dearMoon

Sólo 24 seres humanos han pisado la Luna, el último de ellos fue Gene Cernan durante la misión Apollo 17 en 1972. Hoy, Elon Musk aseguró que ya tiene al ser humano número 25, quien visitará la Luna en 2023 a bordo del nuevo y ambicioso cohete de SpaceX: BFR o 'Big Fucking Rocket', o la versión "para todo público" 'Big Falcon Rocket'. Este ser humano es Yusaku Maezawa, un multimillonario japonés y fundador de Zozotown, el minorista de ropa en línea más grande de Japón, quien será el primer cliente privado de SpaceX en viajar a la Luna. Pero no se trata de un simple viaje, ya que el empresario busca crear todo un proyecto de arte bautizado como #dearMoon. Ya conocemos al que será el primer turista espacial lunar Yusaku Maezawa tiene actualmente 42 años y su fortuna es de 2.900 millones de dólares. A pesar de esto, no se dio a conocer cuánto pagó para el viaje a la Luna, pero lo más curioso es que no sólo compró un asiento, sino todos los lugares disponibles que tendrá el BFR, o en este caso la cápsula Dragon. Y es que según explicó, piensa invitar entre seis y ocho artistas de todo el mundo como parte del proyecto #dearMoon. "A estos artistas se les pedirá que creen algo después de que vuelvan a la Tierra y estas obras maestras inspirarán al soñador que todos llevamos dentro." Maezawa es un ávido consumidor de arte y coleccionista. En 2017, gasto 110,5 millones en una pintura de 1982 de Basquiat, y ha estado presente en una gran cantidad de iniciativas e instalaciones artísticas. Aún no tienen definido a quiénes invitará a este viaje de una semana, pero quiere que abarquen diversas disciplinas, como pintura, música, arquitectura, cine y más. "¿Y si Picasso hubiera ido a la Luna? ¿O Andy Warhol, Michael Jackson o John Lennon? ¿Qué hay de Coco Chanel? Todos estos son artistas que admiro." Aún no hay detalles concretos del viaje, como sistemas de seguridad, entrenamiento y en general la agenda que el cohete tendría en la Luna. ¿Aterrizará y dónde? o ¿sólo rodeará la Luna? Esto último es lo más probable. Musk se centró en explicar que el BFR tendría la capacidad de aterrizar en cualquier planeta del sistema solar, por lo que el hecho de que pudiera aterrizar no está descartada. El multimillonario se negó a decir cuánto pagó por el viaje, pero Musk mencionó que "fue una cantidad significativa" para cubrir el coste del desarrollo del BFS. Maezawa también aclaró que el viaje para los artistas que lo acompañen será gratuito, incluso deja abierta la posibilidad de que Musk sea uno de sus invitados. Más adelante, durante la ronda de preguntas y respuestas, Musk dejó entrever que el coste del desarrollo del BFR sería en torno a los 5.000 millones de dólares. Hay que recodar que en febrero de 2017, Musk confirmó que tenía a dos personas "no de Hollywood" que habían pagado para ser los primeros clientes privados para viajar a la Luna a bordo el Falcon Heavy. Este viaje estaba programado para finales de este año pero se decidió cancelarlo para dar prioridad al BFR. Hoy se sabe que Maezawa era uno de estas personas que apostó por la misión Falcon Heavy Moon, pero que ahora ha evolucionado a algo más grande. La identidad del segundo pasajero se mantiene en el anonimato y desconoce la situación con él. Hanging out with @yousuck2020 before the @SpaceX moon mission announcement pic.twitter.com/RTOwutzMtG— Elon Musk (@elonmusk) 18 de septiembre de 2018 En desarrollo... También te recomendamos Un par de chicos listos: smartphones y smart TVs, la revolución del ocio tecnológico mano a mano SpaceX lanza y recupera con éxito el primer Falcon 9 bloque 5 reutilizado: el tercer lanzamiento está más cerca Space X y su obsesión con la Luna: Elon Musk anuncia que ya tienen al primer pasajero para su vuelo turístico - La noticia SpaceX llevará a la Luna al multimillonario japonés Yusaku Maezawa a bordo del BFR: así es el proyecto #dearMoon fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .