Inicio / Tecno / D-Link COVR-P2502, análisis: dos puntos de acceso WiFi Mesh PLC que pretenden liquidar nuestros problemas de conectividad en casa

D-Link COVR-P2502, análisis: dos puntos de acceso WiFi Mesh PLC que pretenden liquidar nuestros problemas de conectividad en casa

El despliegue a buen ritmo de conexiones de fibra óptica es una muy buena noticia. Y será aún mejor cuando esta tecnología esté disponible para cualquier persona que desee utilizarla, incluso para aquellas que viven en pequeños núcleos rurales. Y es que la fibra óptica nos garantiza una velocidad de conexión a Internet muy elevada (de al menos 30 Mbps en las modalidades más económicas), así como un enlace simétrico que nos permite disfrutar la misma velocidad de subida que de bajada.

Sin embargo, hay un reto en cuya solución la fibra óptica no puede intervenir: la gestión del tráfico y de las conexiones que se establecen dentro de nuestras casas. Cada vez tenemos más dispositivos dotados de una interfaz inalámbrica (ordenadores portátiles, smartphones, tabletas, televisores, consolas de videojuegos, etc.) que compiten entre ellos para acaparar el ancho de banda de nuestra conexión a Internet. Además, hay otro problema que en mayor o menor medida nos afecta a todos los que tenemos en casa una red WiFi: la calidad de la señal y la cobertura no son ni mucho menos homogéneas.

De ahí que, por muy rápida que sea nuestra conexión a Internet, nuestra experiencia pueda irse al traste si la conectividad inalámbrica dentro de nuestra instalación no da la talla. Estos son, precisamente, los problemas que pretende resolver el producto de D-Link que vamos a analizar en este artículo. Veamos en qué medida consigue, o no, su objetivo.

D-Link COVR-P2502: especificaciones técnicas

En el interior del paquete que contiene la solución que nos propone D-Link encontraremos tres elementos hardware: los dos puntos de acceso WiFi Mesh que combinan la conectividad PLC Homeplug AV/AV2.0 y el WiFi IEEE 802.11ac, y, por último, un cable Ethernet UTP plano de categoría 5e. Si echáis un vistazo a la tabla de especificaciones que tenéis en esta misma sección del análisis veréis que, además de las interfaces PLC y WiFi, cada punto de acceso incorpora tres puertos de conexión Gigabit Ethernet, por lo que la comunicación entre nuestros dispositivos y los elementos de red WiFi Mesh no tiene necesariamente que establecerse recurriendo a un enlace inalámbrico.

Los puntos de acceso WiFi Mesh que nos propone D-Link combinan la conectividad PLC mediante el estándar Homeplug AV/AV2.0 con la norma WiFi IEEE 802.11ac

Esta posibilidad es muy interesante si, por ejemplo, tenemos un ordenador de sobremesa o un televisor colocado cerca de uno de los puntos de acceso inalámbrico y preferimos enlazarlo mediante una conexión de cable. Eso sí, si nos decantamos por esta opción debemos contemplar que la comunicación entre los dos puntos de acceso se lleva a cabo mediante PLC, con las limitaciones que esto conlleva si nos ceñimos a la velocidad de transferencia real entre ambos nodos (un nodo no es más que un elemento de nuestra red de área local).

El estándar Homeplug AV/AV2.0 implementado en la interfaz PLC de estos puntos de acceso les permite alcanzar una velocidad de transferencia máxima teórica de 1.300 Mbps, pero en la práctica esta cifra puede reducirse notablemente en función del ruido parásito presente en nuestra infraestructura de red eléctrica. Y, en lo que concierne a la seguridad, no tengo nada que objetar: los puntos de acceso WiFi Mesh contemplan el habitual y necesario cifrado AES de 128 bits, así como los protocolos WPA/WPA2 para garantizar la protección de nuestras comunicaciones inalámbricas.

D-Link COVR-P2502
Interfaz de conexión PLC Homeplug AV/AV2.0 de hasta 1.300 Mbps (IEEE 1901)
Interfaz de conexión WiFi IEEE 802.11ac
Puertos Gigabit Ethernet 3 x RJ-45
Antenas 2 unidades externas retráctiles
Seguridad Cifrado AES de 128 bits / WiFi WPA/WPA2
Consumo 12 vatios (cada punto de acceso)
Dimensiones 140 x 79,7 x 47 mm (con las antenas extendidas)
Peso 280 g (cada punto de acceso)
Precio 202,55 euros

Pero, ¿qué es en realidad WiFi Mesh?

Las redes inalámbricas malladas, que es la forma más apropiada en español de identificar a las redes WiFi Mesh, comenzaron a utilizarse a mediados de la década pasada en las empresas para resolver los problemas de conectividad y gestión del tráfico que planteaban las grandes infraestructuras de redes inalámbricas. Desde entonces, la complejidad de las redes WiFi domésticas se ha incrementado paulatinamente a medida que ha ido creciendo el número de dispositivos que necesitamos conectar, y también el volumen de datos que transferimos entre dos nodos cualesquiera. Por esta razón, era cuestión de tiempo que una tecnología que nació para resolver las necesidades del sector profesional acabase llegando también al entorno doméstico.

Los puntos de acceso WiFi Mesh se están consolidando como una alternativa muy sólida a los repetidores inalámbricos

En nuestras casas la tecnología WiFi Mesh se está consolidando poco a poco como una alternativa muy sólida a la utilización de repetidores para ampliar la cobertura de red inalámbrica que nos proporciona el punto de acceso WiFi integrado en nuestro router. Las ventajas que nos ofrecen las redes malladas en los espacios domésticos derivan de la capacidad que tienen los puntos de acceso WiFi Mesh, que son la alternativa a los clásicos repetidores, de «hablar» entre ellos, y no solo con el router.

Esta estrategia hace posible algo inasequible para los repetidores, que son mucho menos «espabilados»: que el tráfico se administre de una forma más inteligente, y, por tanto, mucho más eficiente, gracias a la intervención activa de los puntos de acceso WiFi Mesh.

La principal baza de las redes inalámbricas malladas es la capacidad de los nodos de participar activamente en la gestión del tráfico de datos

En la práctica lo que os acabo de explicar conlleva que un dispositivo inalámbrico no tiene que conectarse necesariamente al punto de acceso más próximo, sino a aquel que va a garantizar una gestión más eficaz del tráfico. Y, por tanto, también un mayor rendimiento. Lo interesante de este enfoque es que cabe la posibilidad de que el nodo de la red al que un dispositivo se conecta en un instante determinado no sea el más cercano, por ejemplo, porque este último está congestionado. O, simplemente, porque ha dejado de funcionar correctamente.

Esta saturación podría justificarse de muchas formas diferentes, pero una fácil de entender que nos puede ayudar a ilustrar esta filosofía podría ser que tenemos conectado al nodo congestionado un televisor que está leyendo de nuestro NAS un vídeo con resolución 4K UHD, provocando un tráfico de datos elevado y continuo entre este último y la tele.

Como acabamos de ver, el pilar sobre el que se asienta la infraestructura de red WiFi Mesh no es otro que esta gestión inteligente del tráfico de datos, por lo que en la práctica podemos utilizar esta baza para colocar en aquellas zonas de nuestra casa con una cobertura inalámbrica deficitaria tantos puntos de acceso como sean necesarios para asegurar que la cobertura es óptima. Eso sí, tampoco es bueno excederse. Lo ideal es instalar el mínimo número de puntos de acceso WiFi Mesh necesario para garantizar una cobertura total de un determinado espacio.

Así es el proceso de configuración de los puntos de acceso

Los dispositivos WiFi Mesh que nos propone D-Link en el paquete que estamos probando vienen preconfigurados de fábrica, por lo que el proceso que debemos seguir para ponerlos en marcha es extremadamente sencillo. Lo primero que haremos es conectar uno de los puntos de acceso a nuestro router utilizando el cable UTP de categoría 5e incluido en el paquete, u otro similar (podemos elegir cualquiera de los puertos RJ-45 del dispositivo WiFi Mesh). Después lo enchufaremos a una toma de red eléctrica y esperaremos unos minutos, hasta que se enciendan cuatro de los cinco LED que podemos localizar en el frontal: encendido, conectividad PLC, red WiFi de 2,4 GHz y red inalámbrica de 5 GHz.

Lo siguiente que haremos es conectar el segundo punto de acceso inalámbrico WiFi Mesh en una toma de corriente eléctrica cercana a aquella en la que hemos enchufado el primer dispositivo para que la sincronización entre ellos se lleve a cabo sin fisuras. De nuevo tendremos que esperar unos minutos hasta que se enciendan los mismos cuatro LED que se activaron previamente en el otro punto de acceso. Cuando suceda esto podemos desenchufar el segundo y trasladarlo a una toma de corriente eléctrica cercana a la zona de nuestra casa en la que la cobertura inalámbrica es deficitaria.

Dlinkrj45

El siguiente paso requiere que llevemos a cabo una configuración muy sencilla utilizando una aplicación de D-Link que podemos instalar en nuestro smartphone o tableta, y que está disponible tanto para Android como para iOS. También es posible llevar a cabo este mismo proceso mediante interfaz web. En este último caso solo tenemos que acceder a la URL http://covr.local./ desde el navegador de cualquier ordenador que tengamos conectado a nuestra red. Una vez que hayamos iniciado el proceso, bien desde la app para smartphone, bien desde nuestro ordenador, el asistente nos preguntará si queremos proceder a la detección de los puntos de acceso inalámbrico. Por supuesto, debemos indicarle que siga adelante.

Una vez que hayan transcurrido uno o dos minutos el asistente nos pedirá que introduzcamos el SSID y la contraseña de la red inalámbrica que deben servir nuestros nuevos puntos de acceso WiFi. Y listo. En principio no tenemos que hacer nada más. Si todo el proceso ha ido bien la aplicación de D-Link nos mostrará un esquema similar a este, confirmándonos que hemos completado la puesta en marcha con éxito:

Configuracion

Si hacemos clic o tocamos sobre cualquiera de los nodos de la red que aparecen en el esquema anterior accederemos a una tabla que resume todos los parámetros de red de ese dispositivo y su estado, así como los clientes que se han conectado previamente a él, si hubiese alguno enlazado. Si os sentís cómodos con la administración de dispositivos de red os sugiero que curioseéis un poco en la interfaz web que nos propone D-Link. Y, si no es así, al menos es interesante saber que esta herramienta incorpora un módulo de control parental que nos permite restringir el acceso a la red de uno o varios dispositivos.

Esta función resulta muy útil si, por ejemplo, hay menores en casa y queremos definir un horario de conexión a Internet que deben respetar. Lo único que tendremos que hacer es acceder al menú Gestión de la aplicación y seleccionar la opción Hora y programación dentro de este. Después tocaremos en el enlace Programación/Añadir regla, y en un calendario horario como el que tenéis justo debajo de estas líneas indicaremos la franja horaria en la que la conexión a Internet estará disponible. Por último, guardaremos los cambios y haremos clic en el nodo Clientes conectados para identificar aquellos dispositivos a los que queremos aplicar el control parental que acabamos de definir.

Controlparental

Experiencia de uso y rendimiento

Antes de seguir adelante y de que os cuente cómo ha sido mi experiencia desde que transformé mi red inalámbrica doméstica en una red inalámbrica mallada me parece crucial recordar que la comunicación entre los dos puntos de acceso de D-Link se efectúa mediante PLC (Power Line Communications). Esta tecnología conlleva la gran ventaja de que utiliza nuestra infraestructura eléctrica para transportar los paquetes de datos, por lo que no necesitamos instalar más cables para llegar allí donde nuestra red WiFi no nos ofrece la cobertura idónea.

La puesta en marcha de los dispositivos es muy sencilla porque vienen preconfigurados de fábrica

Pero los enlaces PLC también tienen una desventaja que debemos considerar: su rendimiento suele verse mermado por el ruido parásito presente en nuestra red eléctrica, por lo que las velocidades de transferencia máxima que anuncian los fabricantes son ideales teóricos que difícilmente alcanzaremos. La procedencia de este ruido es múltiple. Una parte proviene de las líneas de alta tensión que transportan la energía eléctrica desde el lugar en el que se produce hasta la central de distribución más próxima a nuestra casa. Y otra parte se genera en el último tramo de la instalación, e, incluso, dentro de nuestra misma casa.

Los electrodomésticos que utilizan motores eléctricos o resistencias suelen inyectar mucho ruido en la red, lo que provoca que el rendimiento de los enlaces PLC se vea afectado negativamente. De hecho, no solo nuestros electrodomésticos pueden afectarnos, sino también los de nuestros vecinos porque, al fin y al cabo, todas las líneas derivan del mismo tendido eléctrico y están comunicadas. Afortunadamente, los fabricantes de dispositivos PLC se han esforzado para subsanar estas deficiencias, de manera que, aunque es casi imposible que en nuestra casa obtengamos un rendimiento cercano al máximo teórico, sí podemos alcanzar una velocidad de transferencia muy alta, suficiente, incluso, para hacer posible la transmisión de vídeo con resolución 4K UHD.

Dlinksincro

Lo que acabo de explicaros justifica por qué razón el rendimiento de unos mismos dispositivos PLC puede ser muy diferente en dos viviendas distintas. Aun así, las cifras que he obtenido en mi instalación en particular son útiles porque nos ayudan a identificar qué podemos esperar de estos puntos de acceso WiFi Mesh. La velocidad de transferencia máxima real que he obtenido midiendo el tráfico de datos a través del enlace PLC, y sin utilizar la conexión inalámbrica, asciende a 282 Mbps. No son los 1.300 Mbps que en teoría nos ofrece la última norma PLC, pero la cifra no está nada mal.

Cuando en la transferencia de los paquetes de datos interviene, además de la conexión PLC, el enlace WiFi 802.11ac, la velocidad máxima que he alcanzando en mi instalación llega a los 164,27 Mbps, cayendo a 103,91 Mbps en las circunstancias más desfavorables. Como veis, son cifras claramente inferiores a las máximas que vaticinan los estándares IEEE 1901 (Homeplug AV/AV2.0) e IEEE 802.11ac (WiFi), pero, aun así, resultan suficientes para permitir, por ejemplo, la reproducción de cualquier contenido vía streaming. Incluso vídeo 4K UHD.

En lo que concierne a la gestión inteligente del tráfico que llevan a cabo los dispositivos WiFi Mesh mi conclusión es clara: funciona. Para comprobarlo conecté utilizando un cable Ethernet un televisor directamente a uno de los puntos de acceso WiFi Mesh, y comencé a reproducir una película con resolución 4K UHD a través de Netflix. Después cogí mi ordenador portátil y comencé a desplazarme con él por la casa para comprobar a qué nodo se conectaba. Y, efectivamente, lo hizo con el punto de acceso que no estaba saturado por la reproducción del vídeo, a pesar de que físicamente me encontraba al lado del que sí lo estaba. Después detuve la reproducción del vídeo y sucedió lo que esperaba: mi portátil no tardó en conectarse a este último porque era el que estaba sirviendo la señal WiFi más potente, dado lo cerca que estaban ambos dispositivos.

El futuro pinta bien gracias a un nuevo estándar para WiFi Mesh

Uno de los problemas a los que hasta ahora teníamos que enfrentarnos los usuarios de redes inalámbricas que decidimos apostar por la tecnología WiFi Mesh era la ausencia de una norma que facilite la interoperabilidad entre dispositivos de distintos fabricantes. Esto significa, sencillamente, que si compramos dos puntos de acceso inalámbrico WiFi Mesh de un fabricante y más adelante necesitamos uno adicional, nos veíamos obligados a recurrir a otro dispositivo de esa misma marca.

El estándar Wi-Fi EasyMesh permite que los puntos de acceso de fabricantes diferentes «hablen» entre ellos para que la negociación de las conexiones y la gestión del tráfico sean posibles

Afortunadamente, este panorama está a punto de cambiar. Wi-Fi Alliance, que es la organización internacional que certifica los productos que emplean la tecnología WiFi, ha aprobado una nueva norma, conocida como Wi-Fi EasyMesh, que permite que «hablen» entre sí los puntos de acceso WiFi Mesh de distintos fabricantes. Para lograrlo ha sido necesario forzarlos para que utilicen un mismo protocolo de negociación, un mismo «lenguaje», que es lo que hace posible la comunicación. Eso sí, solo los dispositivos con certificación EasyMesh nos garantizan que este diálogo es posible, por lo que merece la pena tenerlo en cuenta si estamos decididos a apostar por esta tecnología.

D-Link COVR-P2502: la opinión de Xataka

La tecnología WiFi Mesh funciona. Como hemos visto, realmente añade valor a las redes inalámbricas que conocemos desde hace años porque mejora su rendimiento y estabilidad de una forma claramente palpable. Al fin y al cabo realmente no estamos ante una tecnología nueva; es una técnica que, como hemos visto, se utiliza en el entorno profesional desde hace años. Además, y es otro factor que también merece la pena que tengamos en cuenta, la puesta en marcha de los puntos de acceso inalámbrico WiFi Mesh es «pan comido» porque vienen preconfigurados de fábrica.

La tecnología WiFi Mesh funciona, por lo que las pegas que podemos poner a los dispositivos de D-Link no son críticas

Ante esta perspectiva es difícil poner pegas a los dispositivos que D-Link nos ha propuesto probar. Son fáciles de poner en marcha, cumplen su cometido sin dar problemas y cuentan con una aplicación de gestión sencilla, pero lo suficientemente potente para brindarnos cierta capacidad de control sobre el acceso a nuestra red inalámbrica. Además, me parece muy buena idea que integren tres puertos RJ-45 que pueden venirnos de maravilla para conectar dispositivos con cable, si la situación lo requiere.

Dlinkvaloracion

Solo puedo reprobar dos características de estos dispositivos, aunque ninguna de ellas es crítica. La primera consiste en que el tamaño de los puntos de acceso es considerable (140 x 79,7 x 47 mm con las antenas extendidas), por lo que no pasan inadvertidos en absoluto. La única solución sería conectarlos a un enchufe que no esté la vista, pero esto no siempre es posible porque estamos condicionados por la necesidad de dar servicio a un área concreta de nuestra casa. Y la otra crítica consiste en que las dos antenas que incorporan son un poco aparatosas. Yo habría preferido que fuesen internas, aun a costa de perder un poco de cobertura.

Antes de concluir el análisis me gustaría incidir en dos factores que todavía hoy representan un lastre evidente para la adopción de la tecnología WiFi Mesh. El primero consiste en que el precio de los puntos de acceso es sensiblemente más elevado que el de los repetidores a los que pretenden desplazar. Y para muchos usuarios este factor es un hándicap importante. Y, por último, el abanico de opciones que podemos encontrar en el mercado es bastante limitado, aunque posiblemente poco a poco otros fabricantes irán apostando por esta innovación. Y el panorama cambiará. Esperemos que sea así porque seremos los consumidores los que saldremos beneficiados.

La muestra ha sido cedida para la prueba por parte de D-Link. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Más información | D-Link
En Xataka | Redes WiFi Mesh: qué son, cómo funcionan y por qué pueden mejorar tu red WiFi en casa

También te recomendamos

Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática?

Redes WiFi Mesh: qué son, cómo funcionan y por qué pueden mejorar tu red WiFi en casa

Plume es el punto de acceso enchufable que quiere solucionar los problemas de cobertura WiFi


La noticia D-Link COVR-P2502, análisis: dos puntos de acceso WiFi Mesh PLC que pretenden liquidar nuestros problemas de conectividad en casa fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos López .

Chequea también

Facebook eliminará contenido que induzca a la violencia en el mundo real

Los últimos dos años para Facebook han sido los años del escándalo de Cambridge Analytica, del hito de los 2.000 millones de usuarios activos, del paso al frente de WhatsApp e Instagram o de la instauración ubicua del contenido efímero como el que marca el paso de generación. Pero también, sin duda alguna, el de Zuckerberg viéndose cada vez más fiscalizado y acorralado por la polémica en torno a la desinformación y la propaganda encubierta en su red social. En mitad de ese debate, una entrevista del CEO de Facebook con Recode ha vuelto a meterle en una polémica a raíz de sus declaraciones sobre los usuarios de Facebook negacionistas del Holocausto: "No creo que se estén equivocando intencionalmente". Esta frase se enmarca en un contexto concreto: la decisión de Facebook de no vetar la presencia de Infowars, un grupo de extrema derecha entre cuyos mensajes se encuentran, entre otros, teorías conspirativas. Un contexto y una frase que vuelven a reavivar la polémica por el papel de Facebook en la libertad de expresión, la desinformación y los discursos de odio. Facebook, como empresa y como plataforma de comunicaciones sociales, ha adoptado una postura que evidencia que las declaraciones de Zuckerberg no son en caliente. Con este gráfico comentado en una sesión con periodistas en su campus de Menlo Park se explica mejor cómo ínterpreta Facebook el nivel desinformativo de las publicaciones. Correcto. Información objetivamente veraz y sin intereses desinformativos detrás. No se actúa frente a ella. Erróneo. Información falaz pero sin intereses desinformativos detrás. Se reduce el alcance de estas publicaciones. Bulo / Hoax. Aquí entran los discursos de odio o el de las noticias directamente falsificadas, como puedan ser las generadas a partir de un fotomontaje que va a provocar una fuerte polémica al tratar de hacerse pasar como auténtico. Facebook puede entrar a eliminar este contenido por considerar que viola sus condiciones de uso. Propaganda / Cherry-picking. El cuadrante más delicado, según las propias palabras de Facebook: hay que valorarlo sin perder de vista la libertad de expresión, ya que no son falsos por sí mismos aunque sí contienen un sesgo. Se informa al usuario del contexto del medio que lo ha publicado, o se le muestran artículos relacionados con el tema del que ha leído para que pueda contrastarlo con otros medios. ¿Dónde encajaría lo comentado por Zuckerberg, ese discurso ofensivo con origen en creencias personales? Según él, se trata de equivocaciones no intencionadas, por lo que no cabría plantearse la eliminación. Pero con un "pero". El difícil planteamiento de Facebook y su inmersión en el mundo real El "pero" de Zuckerberg mediante el que sí se podría dar la eliminación de ese contenido ofensivo es cuando ponga en peligro la integridad de las personas en el mundo real, y no solo en mensajes intercambiados en Facebook. "Estamos moviéndonos hacia las políticas de desinformación que señalan o inducen a la violencia, vamos a demolerla. Si provocan daños reales, daños físicos reales, o si atacan a personas, ese contenido no debería estar en la plataforma". Esta es una empresa excepcionalmente complicada. Facebook lleva dos años viéndoselas difíciles para paliar un problema que afecta exclusivamente a su plataforma. Ahora quiere estar expectante también de lo que ocurre en el mundo físico para actuar en consecuencia. Aquí recordamos, por ejemplo, el caso Pizzagate, que derivó en un hombre condenado a cuatro años de prisión por abrir fuego en una pizzería epicentro de un bulo... en Facebook. ¿También aplicaría de forma preventiva a contenido falso como este? La medida comenzará a aplicarse en Sri Lanka, país que terminó bloqueando el acceso a las redes sociales tras los brotes de violencia antimusulmana Facebook tampoco ha detallado a qué nivel de "peligro físico" deberá estar expuesto alguien para que se tenga en consideración la retirada de contenido que le pudiese llegar a afectar, pero ha comentado que está trabajando con grupos de la sociedad civil para comprender cómo esta desinformación puede servir de combustible a las tensiones locales. Así y todo, cree que aún debe establecer unos criterios concretos para determinar qué constituye violencia y qué no. La empresa de Zuckerberg ha precisado que comenzará a aplicar esta medida en Sri Lanka, y que posteriormente podrá estudiarse la necesidad de llevarla a cabo en otros países. No es una elección casual: hace unos meses, el gobierno srilankés bloqueó las redes sociales en todo el país y acusó a Facebook de difundir mensajes de odio (vídeos que incitaban a la violencia contra musulmanes y budistas) tras los disturbios mortales en el país. Todavía falta determinar qué constituye violencia y qué no, y en qué otros países se podría actuar Por otro lado, la compañía también ha sido cuestionada por un rol así en Myanmar, donde Facebook fue acusada de jugar un papel clave en la propagación de discursos de odio en Myanmar en un momento en el que 650.000 rohingyas tuvieron que huir a Bangladesh. La ONU vio indicios de genocidio en la actuación del ejército birmano y el clero budista vio en la red social un altavoz para su discurso islamófobo. Con esta medida, Facebook parece comprometerse a admitir su responsabilidad como correa de transmisión en escenarios límite: "Estamos empezando a trabajarla en países donde hemos visto casos recientes en los que se ha ha percibido que la desinformación alienta a la violencia física más allá del online", dijo la empresa. Cómo evolucione y en qué otros países pueda terminar aplicándose es una incógnita a día de hoy. Imagen destacada | Anthony Quintano. También te recomendamos Tus pagos diarios sin un solo euro en el bolsillo: solo necesitas tu móvil (y Twyp) El caso del ex-empleado acusado de robar secretos de la tecnología de conducción autónoma de Apple que ahora ha sido detenido Gigafactory 3: la siguiente fabrica de coches Tesla estará en Shanghai y apunta a una producción de 500.000 coches al año - La noticia Facebook eliminará contenido que induzca a la violencia en el mundo real fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

VRSlide, el primer tobogán acuático del mundo con realidad virtual y aumentada ya está aquí

Parece que la clave de las experiencias de realidad virtual/aumentada será incorporarlas en áreas fuera de los sitios habituales. Por ello ya las hemos visto salas de cine, simuladores y hasta en montañas rusas. Pues ahora llegan a un nuevo terreno, uno que muchos pensaríamos que sería imposible debido a la presencia de agua: los toboganes acuáticos. Se llama VRSlide y abrió sus puertas en el parque Therme Erding, a 30 minutos de Munich, Alemania. Y consiste en un tobogán acuático donde portaremos un caso de realidad mixta a prueba de agua, que aseguran integra "nueva tecnología" capaz de ofrecer una experiencia única. Tres experiencias para escoger por 2 euros Ballast VR es la compañía detrás de este casco experimental, que tiene como característica estrella que se puede mojar y sumergir ligeramente. Stephen Greenwood, CEO de Ballast VR, mencionó que el verano pasado el fabricante alemán de toboganes, Wiegand-Maelzer, le contactó para preguntarle si serían capaces de crear un sistema que fuese compatible con toboganes acuáticos. El mayor reto al que se enfrentaron fue hacer compatible la experiencia con la naturaleza del tobogán, ya que a diferencia de las montañas rusas, aquí no hay una velocidad constante y los movimientos de la persona son totalmente impredecibles. Por lo anterior, tuvieron que trabajar en un sistema capaz de sincronizar todo de forma perfecta. Según explica la compañía, el resultado fue un sistema de seguimiento basado en sonidos ultrasónicos, el cual permite saber con precisión dónde está cada persona, y así poder mostrar el contenido virtual sin importar que no vaya a la misma velocidad que el resto de las personas. Cada casco funciona con un Galaxy S8 y una aplicación hecha a la medida para la experiencia. Quienes lo han probado, mencionan que los gráficos no son nada del otro mundo y los comparan con los de una Playstation 2, pero aseguran que el seguimiento y la experiencia está muy bien lograda en general. Los responsables del sistema también aseguraron que la elección del Galaxy S8 fue debido a su buena respuesta al hacer uso de sus sensores, por lo que no sólo sirve para mostrar las imágenes, sino también para monitorizar el movimiento inercial de las personas, que sirve para calcular el peso y la velocidad, para así poder mostrar las imágenes. Una vez teniendo todo esto, lo siguiente es ubicar a la persona dentro del mundo virtual para mantener su visión sincronizada con lo que puede sentir, lo cual se realiza usando inteligencia artificial, aseguran sus creadores. Cada persona tiene la opción de elegir tres experiencias: espacio, nieve y cielo. El recorrido dura apenas unos 35 segundos y su precio es de dos euros. En Xataka | Caídas a 127 metros de altura y velocidades de 240km/h: éstas son las montañas rusas más espectaculares del mundo También te recomendamos Aquí está la primera demo del dispositivo de Magic Leap... y no se parece en nada a lo que nos han querido vender desde hace años Tus pagos diarios sin un solo euro en el bolsillo: solo necesitas tu móvil (y Twyp) Una ingeniera española en Microsoft Research: Mar González nos cuenta su trabajo con las HoloLens térmicas y la realidad virtual - La noticia VRSlide, el primer tobogán acuático del mundo con realidad virtual y aumentada ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .