Inicio / Tecno / Móviles y aburrimiento: por qué el OnePlus 6 parece (y casi es) más de lo mismo

Móviles y aburrimiento: por qué el OnePlus 6 parece (y casi es) más de lo mismo

¿Que tiene pantalla casi sin marcos? Menuda novedad. ¿Notch? Mejor ni lo menciones ¿Un Snapdragon 845? Como casi todos los gama alta. ¿Doble cámara? No me hagas reír.

Esa es un poco la inevitable sensación que nos causan casi todos los lanzamientos en movilidad de lo que llevamos de año, y el OnePlus 6 no es una excepción. No es culpa suya, en realidad. Es culpa de un mercado cada vez más maduro y en el que sorprender resulta casi imposible.

Diseños demasiado parecidos

El OnePlus 6, como muchos antes que él, no escapa a las tendencias. No lo hace con su pantalla sin marcos de 6,28 pulgadas de diagonal, y tampoco con esa muesca o 'notch' de la parte superior que según Carl Pei "deberíamos aprender a amar".

No sé si podremos o no, pero lo cierto es que poco diferencia al OnePlus 6 de otros diseños. Los fabricantes ciertamente dedican mucho tiempo y recursos a plantear diseños diferenciales e impactantes, pero la realidad es que la mayoría de móviles se parecen demasiado.

Esa nueva tendencia a pantallas 18:9, 19:9 o cualquier variante similar hace que haya además poco espacio para la imaginación en los frontales: la presencia de esa muesca (ceja, pestaña, notch o como queráis llamarla) se ha convertido en una excusa para querer parecerse al iPhone X y así gritar al mundo que ese terminal con notch es tan bueno como el de Apple.

¿Os acordáis de cuando el metal era impepinable si querías ser un gama alta?

El problema es que todos los fabricantes están copiando el notch por las razones equivocadas, y eso hace que dispositivos que deberían ser diferenciales precisamente en eso y tener su propia personalidad la olvidan para ser un más de lo mismo.

Oneplus6 4

Eso ocurre también en las partes trasera, que dan mucho más juego pero que aún así se han convertido también en una evidente repetición de tendencias. El cristal se ha impuesto esta temporada 17-18 como material premium —¿os acordáis de cuando el metal era impepinable si querías ser un gama alta?—, y solo algunas firmas tratan de arriesgar con acabados en degradados de colores para intentar que olvidemos esos dorados y rosas dorados que lo dominaron todo hace bien poco.

Lo irónico de esto es que el diseño del que tanto hablan los fabricantes queda relegado a un segundo plano en el mismo instante en el que los usuarios compran una funda para proteger sus preciosos móviles. ¿De qué sirve entonces tanto cristal, tanto color rimbombante y tanta inversión en este apartado?

Especificaciones demasiado parecidas

Si en el apartado del diseño la cosa está difícil, aún lo está más en especificaciones. Cualquier fabricante puede ahora acceder a básicamente cualquier componente para sus smartphones, y eso hace que todos presenten una hoja de especificaciones prácticamente calcada entre ellos.

Oneplus6 5

Ocurre en todas las gamas, claro, pero es especialmente evidente en una gama alta en la que parece que no puedes ser nadie si no tienes un Snapdragon 845, 6 u 8 GB de RAM y 128 o 256 GB de capacidad.

De hecho cuando uno revisa las especificaciones de los terminales franquicia de todos los fabricantes es difícil encontrar opciones realmente diferenciales en el hardware: salvo por el soporte de la carga inalámbrica, la resistencia al agua o quizás una batería de mayor capacidad, lo normal es que las diferencias sean mínimas.

Da igual la gama: cada vez es más difícil encontrar opciones realmente diferenciales en el hardware de nuestros smartphones

Sí lo pueden ser no obstante en un apartado. Uno que probablemente es el único capaz hoy en día de justificar que un móvil cueste 1.000 euros o que cueste 200. El apartado fotográfico.

La cámara es (casi) lo único que importa

Así es. Aunque obviamente en la decisión de compra entran en juego esos pequeños factores diferenciales muy personales, ante dos móviles de gama alta muy parecidos el apartado que puede cambiarlo todo es la cámara.

Esa es la razón de que hoy más que nunca los fabricantes dediquen un gran esfuerzo a integrar todo tipo de mejoras en sus sistemas fotográficos. En realidad todos ellos también se suelen parecer en esto, porque todos ellos suelen usar los mismos sensores —Sony aquí tiene un filón—, pero hay quien los combina con más fortuna y hay quien los combina con menos.

De hecho este año hay un único ganador en ese terreno de propuesta diferencial. Es, claro, el Huawei P20 Pro, el smartphone que con sus tres cámaras en la parte posterior ha demostrado estar al nivel de los mejores… o superarlos.

¿Qué pagamos en un móvil? Pues sobre todo una cosa: podérselo poner difícil a la cámara de fotos.

Esas cámaras que integran los smartphones más avanzados (y caros) del mercado suelen marcar la diferencia en escenarios especiales, como aquellos con baja luminosidad, y precisamente ese comportamiento en condiciones algo menos ideales es el que suele distinguir a un móvil fotográfico "normalito" de uno excepcional.

Oneplus6 3

De hecho hoy por hoy es difícil que un móvil de gama media o incluso gama de entrada no resuelva con solvencia la mayoría de situaciones en fotografía si cuenta con buena luz. Incluso los modos retrato de esos móviles más baratos son más que aceptables en los últimos tiempos, y una vez más las cosas únicamente cambian realmente cuando se lo ponemos difíciles a estas cámaras. Eso es lo que se paga: podérselo poner difícil.

Ciclos de renovación

Con tanto móvil tan parecido, el OnePlus 6 no solo se enfrenta al presente, sino al pasado reciente. Resulta difícil justificar la inversión cuando el fantástico OnePlus 5T apareció hace tan solo 6 meses.

Es pronto para arrojar juicios definitivos sobre el terminal, no obstante: hasta que no lo analicemos y veamos su rendimiento general y particular en terrenos como en el de su cámara será difícil dar un veredicto, pero a priori el OnePlus 6 no parece mejor que otros terminales de su gama. Tampoco peor. Parece uno más, y eso es lo malo.

Lo es porque la decisión para comprarlo o no se basa en matices muy personales que hacen difícil que las cosas se muevan mucho en el ámbito global, pero también porque las razones para comprar este o cualquier otro gama alta de 2018 cada vez son menos convincentes a nivel práctico.

El OnePlus 6 no parece mejor que otros terminales de su gama. Tampoco peor. Parece uno más, y eso es lo malo.

Es la condena de un sector que ha madurado y que a pesar de todo y de todos es más aburrido que nunca. Los ciclos de renovación de móvil son ciertamente mucho más cortos que los de los PCs o las tabletas, pero cada vez es más difícil justificar la compra de un nuevo móvil cada año.

Oneplus6 1

Si vienes de un 5T las diferencias no son tan patentes, y solo cuando hablamos del OnePlus 5 o de otros terminales de hace dos años las justificaciones empiezan a llegar en cosas como su doble cámara o su mayor potencia. Y lo que es cierto para valorar esta compra lo es también para el resto del mercado. Uno en el que, recordémoslo, un móvil de 200 euros ya hace todo (o casi todo) estupendamente.

El software, y no el hardware, podría ser la clave de futuro

Y frente a ese aburrido planteamiento en materia de hardware tenemos al software, que parece estar por estar pero que también puede marcar la diferencia.

Op6 8

No porque un fabricante integre una capa de personalización con mayor o menor fortuna, sino porque integre mejoras propias que realmente supongan una ventaja frente a la competencia.

¿Qué ventajas? Cosas tan simples y tan demandadas como una mayor autonomía de la batería, por ejemplo, pero también ese papel que la inteligencia artificial poco a poco va desempeñando en la mejora de las fotografías tomadas con el móvil.

Si no puedes diferenciarte (mucho) en hardware, quizás sí puedas hacerlo en materia de software

Soft1

Ese es probablemente uno de los ámbitos más prometedores para convertir a un móvil en mucho más de lo que es hoy en día, y puede que las mejoras no lleguen solo de Google aunque parezca que su discurso es ese.

Está también la eterna promesa de la convergencia, esa que convertirá nuestros smartphones en nuestros próximos PCs. Los acercamientos que hemos visto son interesantes, pero siguen aún limitados en varios apartados. Otros campos como el de la realidad virtual o la realidad aumentada han dejado atrás el 'efecto wow' y ahora necesitan consolidarse.

Puede que esa sea la clave de futuro: si no puedes diferenciarte (mucho) en hardware, quizás sí puedas hacerlo en materia de software. OnePlus quizás debería tener esto más en cuenta que nunca. Y el resto de fabricantes, también.

OnePlus es diferente en una cosa: el precio

A falta de comprobar qué da de sí el OnePlus 6 —y ciertamente esperamos que no nos decepcione— todas estas odiosas comparaciones quedan atrás cuando uno se fija en el que es el apartado clave de cualquiera de estos dispositivos: el precio.

Op6 2

Es ahí donde OnePlus sigue manteniendo una oferta diferencial y con la que pocos fabricantes pueden competir. Lo demostró desde el principio con su OnePlus One original, y esa tradición se ha mantenido en estos nuevos modelos.

De hecho con esa hoja de especificaciones es casi una sorpresa que los modelos vayan desde los 519 (6GB/64GB) a los 619 euros (8GB/256GB), cuando otros fabricantes con móviles con estas mismas especificaciones han lanzado sus dispositivos por precios notablemente superiores.

Eso precisamente es lo que puede marcar la diferencia para una OnePlus que una vez más parece haber dado en el clavo. No tanto por un terminal que se parece mucho a los demás, sino por un precio que precisamente es factor definitorio para elegirlo por encima de otras propuestas.

En Xataka | OnePlus 5T ante la condena de haber nacido como teléfono-chollo

También te recomendamos

Huawei P20 Pro, toma de contacto: la inteligencia artificial en la cámara era el adiós definitivo al trípode

Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología

Huawei P20 Pro: un nuevo titán fotográfico con triple cámara con la firma de Leica e inteligencia artificial


La noticia Móviles y aburrimiento: por qué el OnePlus 6 parece (y casi es) más de lo mismo fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Chequea también

Facebook eliminará contenido que induzca a la violencia en el mundo real

Los últimos dos años para Facebook han sido los años del escándalo de Cambridge Analytica, del hito de los 2.000 millones de usuarios activos, del paso al frente de WhatsApp e Instagram o de la instauración ubicua del contenido efímero como el que marca el paso de generación. Pero también, sin duda alguna, el de Zuckerberg viéndose cada vez más fiscalizado y acorralado por la polémica en torno a la desinformación y la propaganda encubierta en su red social. En mitad de ese debate, una entrevista del CEO de Facebook con Recode ha vuelto a meterle en una polémica a raíz de sus declaraciones sobre los usuarios de Facebook negacionistas del Holocausto: "No creo que se estén equivocando intencionalmente". Esta frase se enmarca en un contexto concreto: la decisión de Facebook de no vetar la presencia de Infowars, un grupo de extrema derecha entre cuyos mensajes se encuentran, entre otros, teorías conspirativas. Un contexto y una frase que vuelven a reavivar la polémica por el papel de Facebook en la libertad de expresión, la desinformación y los discursos de odio. Facebook, como empresa y como plataforma de comunicaciones sociales, ha adoptado una postura que evidencia que las declaraciones de Zuckerberg no son en caliente. Con este gráfico comentado en una sesión con periodistas en su campus de Menlo Park se explica mejor cómo ínterpreta Facebook el nivel desinformativo de las publicaciones. Correcto. Información objetivamente veraz y sin intereses desinformativos detrás. No se actúa frente a ella. Erróneo. Información falaz pero sin intereses desinformativos detrás. Se reduce el alcance de estas publicaciones. Bulo / Hoax. Aquí entran los discursos de odio o el de las noticias directamente falsificadas, como puedan ser las generadas a partir de un fotomontaje que va a provocar una fuerte polémica al tratar de hacerse pasar como auténtico. Facebook puede entrar a eliminar este contenido por considerar que viola sus condiciones de uso. Propaganda / Cherry-picking. El cuadrante más delicado, según las propias palabras de Facebook: hay que valorarlo sin perder de vista la libertad de expresión, ya que no son falsos por sí mismos aunque sí contienen un sesgo. Se informa al usuario del contexto del medio que lo ha publicado, o se le muestran artículos relacionados con el tema del que ha leído para que pueda contrastarlo con otros medios. ¿Dónde encajaría lo comentado por Zuckerberg, ese discurso ofensivo con origen en creencias personales? Según él, se trata de equivocaciones no intencionadas, por lo que no cabría plantearse la eliminación. Pero con un "pero". El difícil planteamiento de Facebook y su inmersión en el mundo real El "pero" de Zuckerberg mediante el que sí se podría dar la eliminación de ese contenido ofensivo es cuando ponga en peligro la integridad de las personas en el mundo real, y no solo en mensajes intercambiados en Facebook. "Estamos moviéndonos hacia las políticas de desinformación que señalan o inducen a la violencia, vamos a demolerla. Si provocan daños reales, daños físicos reales, o si atacan a personas, ese contenido no debería estar en la plataforma". Esta es una empresa excepcionalmente complicada. Facebook lleva dos años viéndoselas difíciles para paliar un problema que afecta exclusivamente a su plataforma. Ahora quiere estar expectante también de lo que ocurre en el mundo físico para actuar en consecuencia. Aquí recordamos, por ejemplo, el caso Pizzagate, que derivó en un hombre condenado a cuatro años de prisión por abrir fuego en una pizzería epicentro de un bulo... en Facebook. ¿También aplicaría de forma preventiva a contenido falso como este? La medida comenzará a aplicarse en Sri Lanka, país que terminó bloqueando el acceso a las redes sociales tras los brotes de violencia antimusulmana Facebook tampoco ha detallado a qué nivel de "peligro físico" deberá estar expuesto alguien para que se tenga en consideración la retirada de contenido que le pudiese llegar a afectar, pero ha comentado que está trabajando con grupos de la sociedad civil para comprender cómo esta desinformación puede servir de combustible a las tensiones locales. Así y todo, cree que aún debe establecer unos criterios concretos para determinar qué constituye violencia y qué no. La empresa de Zuckerberg ha precisado que comenzará a aplicar esta medida en Sri Lanka, y que posteriormente podrá estudiarse la necesidad de llevarla a cabo en otros países. No es una elección casual: hace unos meses, el gobierno srilankés bloqueó las redes sociales en todo el país y acusó a Facebook de difundir mensajes de odio (vídeos que incitaban a la violencia contra musulmanes y budistas) tras los disturbios mortales en el país. Todavía falta determinar qué constituye violencia y qué no, y en qué otros países se podría actuar Por otro lado, la compañía también ha sido cuestionada por un rol así en Myanmar, donde Facebook fue acusada de jugar un papel clave en la propagación de discursos de odio en Myanmar en un momento en el que 650.000 rohingyas tuvieron que huir a Bangladesh. La ONU vio indicios de genocidio en la actuación del ejército birmano y el clero budista vio en la red social un altavoz para su discurso islamófobo. Con esta medida, Facebook parece comprometerse a admitir su responsabilidad como correa de transmisión en escenarios límite: "Estamos empezando a trabajarla en países donde hemos visto casos recientes en los que se ha ha percibido que la desinformación alienta a la violencia física más allá del online", dijo la empresa. Cómo evolucione y en qué otros países pueda terminar aplicándose es una incógnita a día de hoy. Imagen destacada | Anthony Quintano. También te recomendamos Tus pagos diarios sin un solo euro en el bolsillo: solo necesitas tu móvil (y Twyp) El caso del ex-empleado acusado de robar secretos de la tecnología de conducción autónoma de Apple que ahora ha sido detenido Gigafactory 3: la siguiente fabrica de coches Tesla estará en Shanghai y apunta a una producción de 500.000 coches al año - La noticia Facebook eliminará contenido que induzca a la violencia en el mundo real fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

VRSlide, el primer tobogán acuático del mundo con realidad virtual y aumentada ya está aquí

Parece que la clave de las experiencias de realidad virtual/aumentada será incorporarlas en áreas fuera de los sitios habituales. Por ello ya las hemos visto salas de cine, simuladores y hasta en montañas rusas. Pues ahora llegan a un nuevo terreno, uno que muchos pensaríamos que sería imposible debido a la presencia de agua: los toboganes acuáticos. Se llama VRSlide y abrió sus puertas en el parque Therme Erding, a 30 minutos de Munich, Alemania. Y consiste en un tobogán acuático donde portaremos un caso de realidad mixta a prueba de agua, que aseguran integra "nueva tecnología" capaz de ofrecer una experiencia única. Tres experiencias para escoger por 2 euros Ballast VR es la compañía detrás de este casco experimental, que tiene como característica estrella que se puede mojar y sumergir ligeramente. Stephen Greenwood, CEO de Ballast VR, mencionó que el verano pasado el fabricante alemán de toboganes, Wiegand-Maelzer, le contactó para preguntarle si serían capaces de crear un sistema que fuese compatible con toboganes acuáticos. El mayor reto al que se enfrentaron fue hacer compatible la experiencia con la naturaleza del tobogán, ya que a diferencia de las montañas rusas, aquí no hay una velocidad constante y los movimientos de la persona son totalmente impredecibles. Por lo anterior, tuvieron que trabajar en un sistema capaz de sincronizar todo de forma perfecta. Según explica la compañía, el resultado fue un sistema de seguimiento basado en sonidos ultrasónicos, el cual permite saber con precisión dónde está cada persona, y así poder mostrar el contenido virtual sin importar que no vaya a la misma velocidad que el resto de las personas. Cada casco funciona con un Galaxy S8 y una aplicación hecha a la medida para la experiencia. Quienes lo han probado, mencionan que los gráficos no son nada del otro mundo y los comparan con los de una Playstation 2, pero aseguran que el seguimiento y la experiencia está muy bien lograda en general. Los responsables del sistema también aseguraron que la elección del Galaxy S8 fue debido a su buena respuesta al hacer uso de sus sensores, por lo que no sólo sirve para mostrar las imágenes, sino también para monitorizar el movimiento inercial de las personas, que sirve para calcular el peso y la velocidad, para así poder mostrar las imágenes. Una vez teniendo todo esto, lo siguiente es ubicar a la persona dentro del mundo virtual para mantener su visión sincronizada con lo que puede sentir, lo cual se realiza usando inteligencia artificial, aseguran sus creadores. Cada persona tiene la opción de elegir tres experiencias: espacio, nieve y cielo. El recorrido dura apenas unos 35 segundos y su precio es de dos euros. En Xataka | Caídas a 127 metros de altura y velocidades de 240km/h: éstas son las montañas rusas más espectaculares del mundo También te recomendamos Aquí está la primera demo del dispositivo de Magic Leap... y no se parece en nada a lo que nos han querido vender desde hace años Tus pagos diarios sin un solo euro en el bolsillo: solo necesitas tu móvil (y Twyp) Una ingeniera española en Microsoft Research: Mar González nos cuenta su trabajo con las HoloLens térmicas y la realidad virtual - La noticia VRSlide, el primer tobogán acuático del mundo con realidad virtual y aumentada ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .