Inicio / Tecno / Honor 10, primeras impresiones: mejorando hardware y actualizando diseño para brillar por dentro y por fuera

Honor 10, primeras impresiones: mejorando hardware y actualizando diseño para brillar por dentro y por fuera

La llegada de lo Honor siempre es esperada al traducirse como un terminal bien armado a un precio menor que sus primos hermanos los Huawei. Desde 2016 apuestan más fuerte por estar a algo más que la altura en cuanto a diseño y cámaras, y en las primeras impresiones del Honor 10 hemos percibido ese for the brave del que hacen gala.

La carne que ponen en el asador nos es familiar: la marca trajo a Londres lo que previamente habíamos conocido para el mercado local, y se matizaron las principales novedades (y al fin y al cabo las bazas más allá del precio). Cuando la doble cámara ya es lo habitual, lo mainstream, lo llamativo está en la inteligencia artificial y esa primera impresión que siempre será lo que cuenta (y en móviles también). ¿Qué nos parece el Honor 10? Os contamos qué tal ha ido nuestra toma de contacto.

El color como pilar del cambio

Los Honor no son terminales ideados para pasar desapercibidos, pero tampoco para llegar al histrionismo o a lo llamativo de una manera rebuscada. Nos lo recordaron en la presentación y podemos rememorarlo aquí y ahora: el Honor 6 irrumpía con el cristal en frontal y trasera, con un Honor 8 que recogía el testigo manteniendo líneas pero incorporando doble cámara y curvas y el Honor 9 mantenía estilo estrenando color azul.

El Honor 10 se une a la tendencia de los degradados, lo verdes y los azules e incorpora nuevos colores, inspirados al parecer en aurora boreales. A nosotros nos tocó el negro (vaya), pero no hay que desmerecer el acabado del teléfono azabache siendo elegante y algo distinto de lo anterior.

Honor 10 Azul

Las curvas se mantienen en frontal y trasera, desembocando en un borde con acabado cromado que pese a no continuar de manera natural con el cristal resulta de buen gusto. Honor nos ha "malacostumbrado" a buenas construcciones y en esto el 10 tampoco defrauda: los materiales transmiten de manera continua una sensación de calidad desde el principio y los nuevos colores resultan atractivos, quizás por inercia tras el tirón del nuevo color de su primo hermano de tres ojos el Huawei P20 Pro.

Eso sí: adiós a la discreción con las cámaras traseras. La doble cámara ahora sobresale, como ocurre en la gran mayoría de terminales (probablemente para adelgazar el resto del cuerpo), acabado con una genética de cámaras completamente integradas y con el adorno de gusto cuestionable del rótulo de "AI camera" (y el al parecer inevitable logo).

Mención especial para el frontal si hablamos de cambios, y si hablamos de moda. El Honor 10 se diferenciará en colores, pero no en tirar de muesca para rascar milímetros a los marcos, manteniendo el sensor de huellas en el frontal, aunque bajo el cristal (a continuación hablaremos en detalle de qué tal esto).

Honor 10

De momento no tenemos cifra oficial y no hemos podido calcularla, pero a tenor del grosor de los bordes (y con el siempre recurrido dato de GSM Arena) el aprovechamiento del frontal por parte de la pantalla estaría en torno al 80%. Nada mal, teniendo en cuenta que en terminales de precio similar quizás lo habitual sea aún quedarse entre el 70-80%, pero siendo así queda por debajo del ASUS Zenfone 5 o el Vivo X21 UD, con quien quizás esté más de tú a tú al plantear algo similar con la integración del lector de huellas (salvando las distancias).

Si no nos gusta el "notch" y preferimos una simetría aproximada podemos tirar de software y ocultarlo

Aunque como ocurre con los P20, que también se subieron al carro de la muesca (los tres): si no nos gusta este área y preferimos una simetría aproximada podemos tirar de software y ocultarlo. Así que nos guste o notch hay solución (permitidnos el chascarrillo), aunque no para lo que supone a nivel de interfaz: que las notificaciones tengan que hacinarse (y esconderse) en ambos lados cuando el espacio no da para más.

En resumen: es un terminal atractivo, que transmite sensación de resistencia y calidad y que aporta cierto aire "fresco" al fenotipo Honor de lo últimos años. Sigue siendo cómodo y ligero, de hecho es más grande que el Honor 9 y pesa algo menos, pero lo que no cambia (casi de manera necesaria) es que sea un imán de huellas.

Escudería propia, motor familiar

La idea es traer lo mejor de la casa a un público que no quiere gastarse justamente eso: lo que vale la joya de la corona. Los Honor son una manera de acercar el último torpedo de Kirin a un público que no contempla invertir en el último Huawei P, y el Honor 10 monta ese Kirin 970 del que tanto hemos hablado.

¿Por qué? Porque además de ser lo último de Huawei (y por tanto rival directo de Samsung y Qualcomm) incorpora una unidad de procesamiento neural (NPU) y eso es, a efectos comerciales prácticos, hablar de inteligencia artificial. Ya hemos visto que para que no quepa duda la característica se encuentra serigrafiada al lado de las cámaras, ya que en este caso la aplicación de este aprendizaje artificial se aplica básicamente a la fotografía.

Pero primero hablemos de las primeras sensaciones en cuanto al rendimiento. Quizás la condena implícita de ser un terminal más económico sea la idea de que éste no rinda igual que un gama alta cualquiera (como sus primos los Huawei), pero por lo que hemos podido comprobar el terminal no tiene lag o algún tipo de funcionamiento errático o molesto.

Honor 10

Si es cierto que no percibimos la fluidez que sí notamos en el P20 Pro; de 4 GB a 6 GB de RAM se nota. Sobre todo hablando de EMUI una de las capas más invasivas y con mayor número de recursos añadidos.

Sea como sea en comparación a otros, per se el Honor 10 parece poder con todo. A falta de tener más tiempo para probar qué tal rinden apps exigentes como los juegos o las de reproducción multimedia, hemos podido jugar y ver vídeos sin que haya ningún parón o problema en la carga de éstas.

Eso sí, aun teniéndolo poco tiempo ha sido suficiente para detectar que se calienta bastante en la zona que queda justo debajo de las cámaras. Ocurre tras un uso intensivo, más bien de manera puntual, y por ser esta zona no molesta en exceso, pero es algo más de lo que solemos percibir a pleno rendimiento (sobre todo en móviles con estos materiales).

Hilando con EMUI, cierto es que algún cierre repentino hemos tenido, pero también hablamos de un software de prueba acabado de salir del huevo. La multitarea se despliega sin problemas y no hay titubeos tampoco en la app de cámara.

Honor 10

A modo de anticipo hemos pasado algunos tests de rendimiento. Lo ampliaremos en el análisis con imágenes y comparativas, pero para quienes tomáis los benchmarks como referencia ahí va un aperitivo.

  • AnTuTu: 205.263
  • Geekbench 4.0: 1.900 (single)/ 6.668 (multi)
  • PCMark Work: 6.931

¿Y la cámara con inteligencia artificial?

En alguna ocasión hemos comentado que es difícil apreciar la acción de esta supuesta AI, sobre todo hablando de optimización. En la cámara ocurría hasta la fecha que o bien nos lo teníamos que creer (estabilización por AI y zoom híbrido del P20 Pro) o bien casi llegaba a importunarnos al ofrecernos un ajuste que estaba a eones de lo que queríamos en nuestra instantánea.

Lo que ocurre con el Honor 10 es que el usuario recurre a ella o no de una manera algo más práctica de lo que hemos visto en otras ocasiones (y menos agresiva): hay un botón directo en la interfaz, como lo hay para el flash, con el que la activamos o no (y posteriormente podemos ver en el carrete si lo hemos hecho al aparecer el logo).

Es por ello que es mucho más cómodo que la aplicación de la app en el P20 Pro: aquí no es aceptar o rechazar (o renunciar del todo), sino recurrir o no. Y lo que vemos en general es que no extrema la saturación y el contraste como parece percibir la AI del P20 Pro que es necesaria, alejándose mucho de la realidad.

Honor 10 Muestra Auto Fotografía en automático (sin "AI"). Honor 10 Muestra Ai Fotografía en automático con el botón "AI" activado. Se salva el cielo (sin ello salía quemado) y hay un matiz de color.

Aplicar la AI sólo es posible en disparo automático y es la única manera de que nos aparezca el botón de zoom a 2x (esto no lo entendemos). La ubicación es muy conveniente, tanto que aún nos recuerda con más intensidad el poco sentido que la app de cámara de EMUI tiene al poner modos como el HDR o el Pro en una tercera pestaña, cuando deberían figurar en la interfaz principal como sí hace ZenUI.

Honor 10 App Camara

Modos, por cierto, hay muchos. Con unas horas con el terminal apenas hemos podido probar los más recurridos: el HDR, el pro, el nocturno la cámara lenta. Y bueno, no lo hemos mencionado pero evidentemente tenemos efecto de desenfoque, tanto en traseras como en frontal.

¿Qué tal todo esto? En general lo que vemos es bastante realismo en los colores. Los contraluces parecen la asignatura "hueso" a superar, pero en general parecen unas cámaras versátiles y a la altura de la competencia.

Honor 10 Auto 02 Fotografía en automático (sin "AI"). Honor 10 Hdr 01 Fotografía en HDR.

El HDR es sutil y el rango dinámico es un poco irregular: en ocasiones la foto en HDR parece más bien un disparo en automático. El modo manual nos permitirá disparar a máxima resolución y grabar el archivo RAW, por lo que si los procesados automáticos no nos convencen siempre podremos tirar de esto (y de tiempo). Por cierto, la visualización del ajuste de la velocidad de obturación parece funcionar bien, y no como en otros terminales con esta app (como el Huawei P20 Lite).

Honor 10 Retrato 01 Modo retrato. Honor 10 Muestra Frontal Retrato Modo retrato en la cámara frontal.

La cámara frontal se porta bastate bien, salvando el detalle de manera considerable si la luz es favorable y también con tonos muy realistas. Habrá que ver si se ha mejorado el desenfoque subjetivo, pero por el momento nos dejó buenas sensaciones.

honor-10

image01 image01 image01 image01

En vídeo el móvil se porta sin milagros. Tenemos estabilización electrónica, nada de las bondades que aporta siempre la óptica, y de hecho no la notamos demasiado. Buena captura de audio, contraste y colores realistas.

Los must de cualquier smartphone para el usuario medio-exigente

Motorola nos dejó algo fríos cuando vimos que el Moto G6 Play no incorpora USB tipo-C. Argumentaron que se basaba en el hecho de que la disponibilidad de cables de este tipo aún no abunda y que no era cosa de coste, pero no quedaron solos en esto porque precisamente Honor nos echaba la jarra entera también tras conocer el Honor 7x.

Albricias traemos porque, como el Honor 9, el 10 también tiene USB tipo-C y podremos ponerlo a cargar sin estar pendientes de si la sonrisa que dibuja la conexión está o no invertida cuando vamos a insertar el cable. La carga, por cierto, es rápida y tenemos aproximadamente un 60% en 30 minutos, la carga entera de los 3.400 mAh en algo menos de una hora y media, nada mal (con el cargador que se entrega y de 0 a 100% con el terminal apagado).

Del consumo es pronto para hablar: lo hemos tenido unas horas y hemos aprovechado para toquetearlo al máximo. Así que esto lo dejamos enteramente para el análisis a fondo, considerando que es mejor no extrapolar cálculos con poca base.

Honor 10 Trasera 03

De lo que sí podemos comentar alguna cosa es de la pantalla. Tenemos un panel IPS, esto no ha cambiado en el ADN Honor, y hay que decir que bajo un increíble radiante sol londinense no hemos tenido problemas de visualización, siendo el brillo máximo suficiente y ojo, con una aparentemente buena actuación del ajustes de brillo automático.

En principio está bien a nivel de contraste y colores, también de temperatura. No hemos recurrido a los ajustes de pantalla extra que EMUI adiciona a Android, así que esto es buena señal a nivel de la calibración de casa. Tampoco hemos notado aberraciones o pérdidas de brillo llamativas si exageramos el ángulo de visión, y va sobrada de detalle con ese FullHD+ que aún no vimos en el Honor 9 y parece la resolución estrella del momento.

Buena experiencia con la pantalla y con el audio, ambas partes mejoradas con respecto a su antecesor

Pinceladas también sobre el sonido, hilando con una buena primera experiencia multimedia. El sonido ha mejorado sobre el papel también en comparación a su predecesor, y las sensaciones son buenas tanto a nivel de calidad como de potencia, sin echar en falta decibelios teniendo el móvil como centro multimedia en la estancia.

El altavoz está situado en el borde inferior como ya ocurre de manera generalizada, pero éste también se ve ocupado por el jack de audio. Así que de momento no hay que renunciar a los auriculares con cable si son los que tenemos.

La baza de siempre, el frontal de ahora y el color boreal

Lo decíamos al principio y lo mantenemos hasta el final: Honor es sinónimo de "chollo" si hablamos de tener un gama alta a precio de gama media-alta. La lucha está casi con sus primos los "caros", más que con los media gama que ya tienen suficiente con mantenerse entre las cuerdas de su propio ring, cada vez con más luchadores.

Honor 10 Camarass

Es un terminal atractivo: bien acabado, con buen motor y con unos precedentes que nos dejaron muy buen sabor de boca. Sabor que también no deja éste tras un primer contacto, aunque quizás no era necesario subirse a todos los trenes ya pudiendo mejorar aspectos como el desempeño de ese lector de huellas bajo el cristal (demasiado exigente y al final ineficaz) o una AI más astuta que culta.

Queda mucho por probar, y lo haremos en su pertinente análisis a fondo. Pero la apuesta de Honor nos ha gustado y nos parece interesante, viéndolo capaz de ser un rival para una "pre-gama alta", una jugosa alternativa ante una gama media que no ajusta el precio demasiado últimamente o una salvación a mitad de coste ante los buques insignia de este año, estando por 399 euros en su versión de 64 GB.

También te recomendamos

Disfruta a tope tu próximo festival de música con esta tecnología

Google pone al alcance de todos la inteligencia artificial responsable de las magníficas fotos en modo retrato del Pixel 2

Honor 10: su lector de huella bajo el cristal y sus cámaras quieren desafiar a la gama media


La noticia Honor 10, primeras impresiones: mejorando hardware y actualizando diseño para brillar por dentro y por fuera fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Chequea también

Cuando 2.000 millones de toneladas de polvo enterraron Estados Unidos: el ‘Dust Bowl’, un cambio climático en miniatura

Sería marzo de 1936. Dorothea Lange llevaba un mes investigando para la Farm Security Administration sobre la penosa situación de los jornaleros californianos en los alrededores de Los Ángeles, pero ya volvía a casa. En aquella época, miles de trabajadores agrícolas recorrían las granjas del oeste de Estados Unidos buscando un trabajo que les permitiera llevarse algo a la boca. La situación era terrible. Lange ya tenía una enorme cantidad de fotos y notas de campo. Ahora, solo le esperaban siete horas de viaje en coche antes de llegar a casa en la bahía de San Francisco. Al menos, hasta que llegó a Nipomo y se encontró con aquel gigantesco campamento improvisado donde se apiñaban más de 2.500 almas. La madre migrante Al principio, Lange pasó de largo. Demasiada miseria llevaba ya vista. Pero la imagen del campamento se le había atravesado y veinte minutos después dio la vuelta y volvió a Nipomo. Allí sacó la cámara y, en menos de diez minutos, hizo seis de las fotos más importantes de la historia de EEUU. Entre ellas, "la madre migrante" que está sobre estas líneas. Langue se bajó del coche y fotografió lo que fue viendo sin preguntarle a nadie que es lo que pasaba. Más tarde, envió las fotos a la prensa y, por una de esas carambolas del destino, la fotografía de Florence Owens Thompson y sus hijos se convirtió en un símbolo de todo lo que se había destruído en aquella época, de los hasta tres millones de personas que huyeron de la región de las grandes praderas destruida por el Dust Bowl. La historia de Owens no era exactamente la misma que la de esos tres millones. Ni siquiera era la misma que la del resto del campamento, de hecho. Pero poco importó, las grandes tormentas de polvo del Dust Bowl (y lo que vino después) había sido un golpe tan profundo en el alma estadounidense que se comió las sutilezas. Hoy vamos a hablar de eso. «La lluvia sigue al arado» En Estados Unidos han existido muchas 'fiebres del oro'. Durante las últimas décadas del siglo XIX, por ejemplo, miles de personas llegaron a las grandes llanuras del interior del país. En lugar de oro, lo que buscaban eran las enormes parcelas de tierra que regalaba la administración a cambio de instalarse y permanecer en ellas cinco años. En Xataka Cuando quisimos matar a los búfalos: así fue como EEUU decidió erradicar los bisontes para resolver el "problema indio" Las tierras no estaban vacías, claro. Numerosas tribus indias habitaban las grandes praderas desde hacía miles de años y el conflicto fue inevitable. Eso precipitó los problemas. En la batalla contra las tribus Estados Unidos decidió apuntar directamente a la base de su sociedad: los bufalos. Como ya hemos explicado alguna vez, 25 millones de bisontes fueron cazados en el periodo 1872-1873. "Donde hace un año había decenas de miles de búfalos, ahora solo hay cadáveres. El aire está sucio y tiene un hedor nauseabundo y la vasta llanura que hace unos pocos meses rebosaba de vida animal, ahora es un desierto solitario y muerto", escribió el coronel Irving Dodge a finales del siglo XIX adelantando lo que estaba por venir. La transformación fue increíble. Las grandes praderas dejaron de ser un ecosistema aclimatado a las largas sequías con plantas de largas raíces y millones de animales de gran tamaño que compactaban el terreno y se convirtieron en inmensas extensiones de trigo que consumían agua de forma compulsiva. Pero nadie se dio cuenta porque las décadas finales del siglo XIX y las primeras de XX fueron buenísimas. Agua en abundancia, clima favorable, cosechas inmejorables... cada vez más gente se movía a las grandes praderas buscando una vida nueva con el convencimiento de que "la lluvia sigue al arado"; es decir, si trabajaban duro, la naturaleza les recompensaría. Una mariposa mueve las alas en... Maquinaria enterrada por las tormentas | Dallas (Dakota del Sur), mayo de 1936 Spoiler: NO. La década de los años 30 arrancó de la peor forma que podría arrancar. El enfriamiento del Pacífico Oriental (el fenómeno de La Niña, como lo conocemos ahora) fue inusualmente fuerte y dio como resultado ocho años de sequía en el corazón de Norteamérica. Es lo que se conoce como el Dust Bowl. En Xataka Las "incómodas verdades" del cambio climático. Un viaje de diez años para proteger el planeta Sin agua, sin poder fijar el terreno y con cosechas de miseria, el terreno arcilloso de las praderas se degradó rápidamente y se convirtió en eso, en un desierto. Según las estimaciones, más de 350 millones de toneladas de polvo pasaron a la atmósfera cada uno de esos años generando unas pantagruélicas tormentas de polvo que atravesaban Colorado, Texas, Kansas y Oklahoma recorriendo decenas de miles de kilómetros camino del Océano Atlántico. Mientras toneladas de arena sepultaban granjas por todo el Medio Oeste, la Gran Depresión destruía millones de empleos poniendo las tasas de desempleo por encima del 25%. Eso fue lo que se encontraron los más de tres millones de personas abandonaron las praderas para buscar suerte en las ciudades: una tormenta perfecta (y no de polvo, precisamente). EEUU se desangraba. Lecciones para el futuro Tormenta de polvo acercándose a Spearman (Texas) - 14 de abril de 1935 Millones de personas se movieron buscando huir de la miseria para encontrarse solo con más miseria. Eso es lo que trataba de documentar Dorothea Lange cuando fotografió a la madre migrante. La crisis de los años 30 fue inmensa y no solo cambió Estados Unidos, sino que fue uno de los elementos que empujó el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Eso ha hecho que muchas veces se haya minusvalorado el impacto del Dust Bowl en el castillo de naipes que llevó el mundo al infierno de la guerra. Pero no es algo que se debería olvidar. Es una lección sobre cómo los seres humanos podemos hacer cambios significativos sobre el medio ambiente que nos exponen de una forma sin precedentes a fluctuaciones climáticas que, por otro lado, pueden llegar en cualquier momento. Esta es la historia, en miniatura, del cambio climático. También te recomendamos La Tierra cada vez es más azul: el cambio climático está cambiando el color de los océanos Tras el buen tiempo, el sol y la terracita se esconde un problema: más de media España se encuentra en alerta por contaminación Groenlandia acelera su deshielo y se aproxima a un punto de no retorno: sería una de las peores noticias climáticas de la década - La noticia Cuando 2.000 millones de toneladas de polvo enterraron Estados Unidos: el 'Dust Bowl', un cambio climático en miniatura fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Google dejará de colaborar con Huawei y sus teléfonos no tendrán Google Play ni actualizaciones de Android, según Reuters

La relación entre Google y Huawei se tambalea debido a la última orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump el pasado jueves, y todo parece indicar que veremos pronto sus consecuencias. Según informa Reuters y confirma The Verge, Google ha decidido suspender con Huawei aquellos negocios que requieran transferencia de hardware y software, salvo aquellos cubiertos por licencias open source. De confirmarse lo que dice Reuters, esta decisión dejaría a Huawei sin acceso a actualizaciones de Android y los próximos teléfonos de la firma fuera de China perderían además el acceso a diversas aplicaciones de Google, como la Play Store y Gmail. En Xataka EEUU vs. China: la guerra ya no es sólo comercial, también es tecnológica (Despeja la X, 1x15) Huawei continuará teniendo acceso al sistema operativo Android ya que es un sistema open source y abierto a todos, sin embargo Google eliminaría a Huawei el acceso a sus servicios. Una decisión que también afectaría en que Google dejaría de ofrecer asistencia técnica a Huawei y soporte en relación con Android. Según explica Reuters, en Google todavía se está discutiendo internamente los detalles sobre servicios concretos. Por parte de Huawei, todavía están estudiando el impacto que tendrán las acciones aprobadas por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. En respuesta a la orden ejecutiva de la Administración Trump, Huawei comunicó que "están dispuestos a colaborar con el gobierno de EEUU y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad del producto". Cómo sería un hipotético Huawei con Android sin colaboración con Google Si finalmente Google decide cortar su relación con Huawei, el fabricante chino se quedará sin acceso a las actualizaciones de Android Q para sus actuales teléfonos, ya que estas dependen de la propia Google. La marca podría seguir utilizando la base de Android (AOSP) que se puede utilizar de manera libre, pero sus próximos dispositivos tendrían que ofrecerse únicamente con su tienda de aplicaciones propia. Huawei dejaría de ofrecer el "Android de Google" en sus terminales, para pasar simplemente a ofrecer un fork de Android con sus propios servicios. Si el informe de Reuters es correcto, los próximos teléfonos de Huawei se quedarían sin acceso a las aplicaciones de Google. Es decir, llegarían con EMUI y sus distintas aplicaciones propias, pero no tendrían preinstaladas las aplicaciones de Google ni los Google Mobile Services (Google Play Store, entre otras). A principios de marzo, Richard Yu, CEO de Huawei, ya afirmó que en caso de tener que dejar de trabajar con Android disponían de un plan B. Aunque por supuesto, preferían trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft. Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con Huawei y con Google y actualizaremos en cuanto tengamos respuesta oficial. Actualización 23.36: Desde The Verge citan a una fuente propia suya dentro de Google que confirma lo que Reuters afirmaba originalmente. Hemos actualizado el artículo para reflejarlo. También te recomendamos Reconocimiento facial para cerdos: así es como China plantea una nueva era de monitorización de animales EEUU ordena (otra vez) a la NASA que envíe astronautas a la Luna y ahora hasta le ponen fecha límite: 2024 'Artemis': la ambiciosa misión de la NASA que quiere poner a la primera mujer en la superficie de la Luna para 2024 - La noticia Google dejará de colaborar con Huawei y sus teléfonos no tendrán Google Play ni actualizaciones de Android, según Reuters fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .