Inicio / Tecno / Apple exige que Samsung pague 1000 millones de dólares por copiar el diseño del iPhone: la demanda de 2011 vuelve a tribunales

Apple exige que Samsung pague 1000 millones de dólares por copiar el diseño del iPhone: la demanda de 2011 vuelve a tribunales

Para aquellos que pensaban que Apple y Samsung ya habían terminado sus batallas legales, sentimos decirles que no, aún queda una última. Esta semana han iniciado las comparecencias para la audiencia final que servirá para determinar, nuevamente, cuánto tiene que pagar Samsung por haber copiado el diseño del iPhone, y así poner fin a la vieja demanda de 2011.

Apple, a través de su abogado Bill Lee, se ha mostrado tajante al exigir el pago de 1.000 millones de dólares, mientras que Samsung, por medio del abogado John Quinn, sólo quiere pagar 28 millones. Como vemos, seguimos sin acuerdos y esto apenas comienza… otra vez.

Una laaaaaaaarga batalla que se acerca a su fin

Antes de continuar, hagamos un rápido resumen, ya que entre tanta demanda es fácil perderse. Todo inició en abril de 2011, cuando Apple demandó a Samsung por copiar sus productos. Aquí teníamos una lista de más de veinte dispositivos donde las familias Galaxy S y Tab eran los principales ejemplos. Al inicio todo se centró en cuatro patentes relacionados con el diseño, tanto externo como de interfaz de usuario, así como otras tres patentes que describían el funcionamiento y operación, como gestos y la interacción multitáctil.

En 2012, Samsung fue declarada culpable de haber infringido las patentes y por tanto, habían copiado parte del diseño del iPhone. Ante esto, Samsung había sido condenada a pagar 1052 millones de dólares a Apple por los daños, además de desestimar la demanda en contra de los Galaxy Tab, por lo que todo quedaba entre el Galaxy S y el iPhone.

Apple V Samsung 2011

Obviamente Samsung no estuvo de acuerdo y apeló, por lo que el veredicto tuvo que ser revisado en varias ocasiones. Esto llevó en 2013 a una reducción que quedó en 548 millones, los cuales fueron pagados a Apple en 2015, y de los cuales 399 millones eran sólo por la infracción de patentes de diseño. Samsung nuevamente no estuvo de acuerdo argumentando que se le había ordenado pagar una suma "desproporcionada" por supuestamente copiar el diseño, y apeló ante la Corte Suprema solicitando una reducción en los daños.

La última apelación de Samsung fue exitosa y la Corte Suprema ordenó a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos el volver a determinar la cantidad que Samsung le debe a Apple por la infracción de la patente de diseño.

Teniendo todo esto en mente, es como llegamos a mayo de 2018, que es cuando la última audiencia tendrá lugar para determinar la cantidad de dinero que Samsung tendrá que pagar a Apple. Es decir, Samsung ya ha sido declarada culpable, ahora sólo falta saber cuánto va a pagar por ello.

La batalla final ha comenzado

En resumen, Samsung ofrece 28 millones y Apple quiere que le paguen 1000 millones, una diferencia considerable. Veamos los argumentos de cada uno. Para tener en mente, esta audiencia tendrá que determinar si los daños deberían basarse en el valor total del dispositivo, o si Samsung sólo deberá pagar una cantidad basada únicamente en los elementos que copió. Algo sin duda complicado.

John Quinn, abogado de Samsung, busca limitar los daños a 28 millones pidiendo al jurado que "retrocedan en el tiempo" y vean más allá de 2006, cuando los teléfonos móviles tenían controles deslizables, interfaces de cuadricula y otras características. Es decir, cuando otros teléfonos móviles tenían el aspecto del iPhone, cuando el iPhone aún no existía.

Por lo anterior, Samsung dice que sólo debe pagar una parte del valor de iPhone, ya que las patentes de diseño de Apple no cubren todo el teléfono. En este caso, Apple tendría derecho a obtener ganancias solo por los componentes infractores, y no por todo el teléfono.

Samsungvs Apple

Por su parte, Apple está en el lado contrario, creyendo que Samsung debe pagar por las ganancias que obtuvo con el Galaxy S tras copiar al iPhone. Según Apple, Samsung obtuvo 3.300 millones de dólares en ingresos y 1000 millones de ganancias de los millones de teléfonos que infringieron sus patentes de diseño, por lo que sería justo que los surcoreanos paguen esos 1000 millones que "no les corresponden".

Bill Lee, abogado de Apple, mencionó que "si bien no se trata de una gran cantidad de dinero, Samsung ha infringido (las patentes de Apple) millones, millones y millones de veces".

Este nuevo juicio inició hoy martes 15 de mayo, después de que ayer se eligió al jurado. En los próximos días veremos pasar a Richard Howarth, director senior del equipo de diseño de Apple, a Susan Kare, quien hablará sobre diseño gráfico de interfaz de usuario, así como a Greg Joswiak, vicepresidente de marketing de productos de Apple, quien fue el primero en testificar esta tarde.

Joswiak: With the #iPhone, "we were really risking everything that was making Apple successful at the time…We really were betting the company." #appsung

— Mike Swift (@Swiftstories) 15 de mayo de 2018

Ejecutivos claves de Apple como Tim Cook y Jony Ive no testificarán para esta audiencia. Por supuesto estaremos atentos a cualquier novedad y finalmente a la resolución final que dará el cierre definitivo a esta larga y dolorosa demanda.

También te recomendamos

BlackBerry demanda a Facebook por infringir sus patentes de mensajería en WhatsApp, Messenger e Instagram

¿Cómo de seguras son las modernas redes Wifi de malla?

El accidente fatal del Model X se complica: Tesla culpa al conductor del accidente mientras la familia se prepara para demandar


La noticia Apple exige que Samsung pague 1000 millones de dólares por copiar el diseño del iPhone: la demanda de 2011 vuelve a tribunales fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Chequea también

Cuando 2.000 millones de toneladas de polvo enterraron Estados Unidos: el ‘Dust Bowl’, un cambio climático en miniatura

Sería marzo de 1936. Dorothea Lange llevaba un mes investigando para la Farm Security Administration sobre la penosa situación de los jornaleros californianos en los alrededores de Los Ángeles, pero ya volvía a casa. En aquella época, miles de trabajadores agrícolas recorrían las granjas del oeste de Estados Unidos buscando un trabajo que les permitiera llevarse algo a la boca. La situación era terrible. Lange ya tenía una enorme cantidad de fotos y notas de campo. Ahora, solo le esperaban siete horas de viaje en coche antes de llegar a casa en la bahía de San Francisco. Al menos, hasta que llegó a Nipomo y se encontró con aquel gigantesco campamento improvisado donde se apiñaban más de 2.500 almas. La madre migrante Al principio, Lange pasó de largo. Demasiada miseria llevaba ya vista. Pero la imagen del campamento se le había atravesado y veinte minutos después dio la vuelta y volvió a Nipomo. Allí sacó la cámara y, en menos de diez minutos, hizo seis de las fotos más importantes de la historia de EEUU. Entre ellas, "la madre migrante" que está sobre estas líneas. Langue se bajó del coche y fotografió lo que fue viendo sin preguntarle a nadie que es lo que pasaba. Más tarde, envió las fotos a la prensa y, por una de esas carambolas del destino, la fotografía de Florence Owens Thompson y sus hijos se convirtió en un símbolo de todo lo que se había destruído en aquella época, de los hasta tres millones de personas que huyeron de la región de las grandes praderas destruida por el Dust Bowl. La historia de Owens no era exactamente la misma que la de esos tres millones. Ni siquiera era la misma que la del resto del campamento, de hecho. Pero poco importó, las grandes tormentas de polvo del Dust Bowl (y lo que vino después) había sido un golpe tan profundo en el alma estadounidense que se comió las sutilezas. Hoy vamos a hablar de eso. «La lluvia sigue al arado» En Estados Unidos han existido muchas 'fiebres del oro'. Durante las últimas décadas del siglo XIX, por ejemplo, miles de personas llegaron a las grandes llanuras del interior del país. En lugar de oro, lo que buscaban eran las enormes parcelas de tierra que regalaba la administración a cambio de instalarse y permanecer en ellas cinco años. En Xataka Cuando quisimos matar a los búfalos: así fue como EEUU decidió erradicar los bisontes para resolver el "problema indio" Las tierras no estaban vacías, claro. Numerosas tribus indias habitaban las grandes praderas desde hacía miles de años y el conflicto fue inevitable. Eso precipitó los problemas. En la batalla contra las tribus Estados Unidos decidió apuntar directamente a la base de su sociedad: los bufalos. Como ya hemos explicado alguna vez, 25 millones de bisontes fueron cazados en el periodo 1872-1873. "Donde hace un año había decenas de miles de búfalos, ahora solo hay cadáveres. El aire está sucio y tiene un hedor nauseabundo y la vasta llanura que hace unos pocos meses rebosaba de vida animal, ahora es un desierto solitario y muerto", escribió el coronel Irving Dodge a finales del siglo XIX adelantando lo que estaba por venir. La transformación fue increíble. Las grandes praderas dejaron de ser un ecosistema aclimatado a las largas sequías con plantas de largas raíces y millones de animales de gran tamaño que compactaban el terreno y se convirtieron en inmensas extensiones de trigo que consumían agua de forma compulsiva. Pero nadie se dio cuenta porque las décadas finales del siglo XIX y las primeras de XX fueron buenísimas. Agua en abundancia, clima favorable, cosechas inmejorables... cada vez más gente se movía a las grandes praderas buscando una vida nueva con el convencimiento de que "la lluvia sigue al arado"; es decir, si trabajaban duro, la naturaleza les recompensaría. Una mariposa mueve las alas en... Maquinaria enterrada por las tormentas | Dallas (Dakota del Sur), mayo de 1936 Spoiler: NO. La década de los años 30 arrancó de la peor forma que podría arrancar. El enfriamiento del Pacífico Oriental (el fenómeno de La Niña, como lo conocemos ahora) fue inusualmente fuerte y dio como resultado ocho años de sequía en el corazón de Norteamérica. Es lo que se conoce como el Dust Bowl. En Xataka Las "incómodas verdades" del cambio climático. Un viaje de diez años para proteger el planeta Sin agua, sin poder fijar el terreno y con cosechas de miseria, el terreno arcilloso de las praderas se degradó rápidamente y se convirtió en eso, en un desierto. Según las estimaciones, más de 350 millones de toneladas de polvo pasaron a la atmósfera cada uno de esos años generando unas pantagruélicas tormentas de polvo que atravesaban Colorado, Texas, Kansas y Oklahoma recorriendo decenas de miles de kilómetros camino del Océano Atlántico. Mientras toneladas de arena sepultaban granjas por todo el Medio Oeste, la Gran Depresión destruía millones de empleos poniendo las tasas de desempleo por encima del 25%. Eso fue lo que se encontraron los más de tres millones de personas abandonaron las praderas para buscar suerte en las ciudades: una tormenta perfecta (y no de polvo, precisamente). EEUU se desangraba. Lecciones para el futuro Tormenta de polvo acercándose a Spearman (Texas) - 14 de abril de 1935 Millones de personas se movieron buscando huir de la miseria para encontrarse solo con más miseria. Eso es lo que trataba de documentar Dorothea Lange cuando fotografió a la madre migrante. La crisis de los años 30 fue inmensa y no solo cambió Estados Unidos, sino que fue uno de los elementos que empujó el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Eso ha hecho que muchas veces se haya minusvalorado el impacto del Dust Bowl en el castillo de naipes que llevó el mundo al infierno de la guerra. Pero no es algo que se debería olvidar. Es una lección sobre cómo los seres humanos podemos hacer cambios significativos sobre el medio ambiente que nos exponen de una forma sin precedentes a fluctuaciones climáticas que, por otro lado, pueden llegar en cualquier momento. Esta es la historia, en miniatura, del cambio climático. También te recomendamos La Tierra cada vez es más azul: el cambio climático está cambiando el color de los océanos Tras el buen tiempo, el sol y la terracita se esconde un problema: más de media España se encuentra en alerta por contaminación Groenlandia acelera su deshielo y se aproxima a un punto de no retorno: sería una de las peores noticias climáticas de la década - La noticia Cuando 2.000 millones de toneladas de polvo enterraron Estados Unidos: el 'Dust Bowl', un cambio climático en miniatura fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Google dejará de colaborar con Huawei y sus teléfonos no tendrán Google Play ni actualizaciones de Android, según Reuters

La relación entre Google y Huawei se tambalea debido a la última orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump el pasado jueves, y todo parece indicar que veremos pronto sus consecuencias. Según informa Reuters y confirma The Verge, Google ha decidido suspender con Huawei aquellos negocios que requieran transferencia de hardware y software, salvo aquellos cubiertos por licencias open source. De confirmarse lo que dice Reuters, esta decisión dejaría a Huawei sin acceso a actualizaciones de Android y los próximos teléfonos de la firma fuera de China perderían además el acceso a diversas aplicaciones de Google, como la Play Store y Gmail. En Xataka EEUU vs. China: la guerra ya no es sólo comercial, también es tecnológica (Despeja la X, 1x15) Huawei continuará teniendo acceso al sistema operativo Android ya que es un sistema open source y abierto a todos, sin embargo Google eliminaría a Huawei el acceso a sus servicios. Una decisión que también afectaría en que Google dejaría de ofrecer asistencia técnica a Huawei y soporte en relación con Android. Según explica Reuters, en Google todavía se está discutiendo internamente los detalles sobre servicios concretos. Por parte de Huawei, todavía están estudiando el impacto que tendrán las acciones aprobadas por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. En respuesta a la orden ejecutiva de la Administración Trump, Huawei comunicó que "están dispuestos a colaborar con el gobierno de EEUU y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad del producto". Cómo sería un hipotético Huawei con Android sin colaboración con Google Si finalmente Google decide cortar su relación con Huawei, el fabricante chino se quedará sin acceso a las actualizaciones de Android Q para sus actuales teléfonos, ya que estas dependen de la propia Google. La marca podría seguir utilizando la base de Android (AOSP) que se puede utilizar de manera libre, pero sus próximos dispositivos tendrían que ofrecerse únicamente con su tienda de aplicaciones propia. Huawei dejaría de ofrecer el "Android de Google" en sus terminales, para pasar simplemente a ofrecer un fork de Android con sus propios servicios. Si el informe de Reuters es correcto, los próximos teléfonos de Huawei se quedarían sin acceso a las aplicaciones de Google. Es decir, llegarían con EMUI y sus distintas aplicaciones propias, pero no tendrían preinstaladas las aplicaciones de Google ni los Google Mobile Services (Google Play Store, entre otras). A principios de marzo, Richard Yu, CEO de Huawei, ya afirmó que en caso de tener que dejar de trabajar con Android disponían de un plan B. Aunque por supuesto, preferían trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft. Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con Huawei y con Google y actualizaremos en cuanto tengamos respuesta oficial. Actualización 23.36: Desde The Verge citan a una fuente propia suya dentro de Google que confirma lo que Reuters afirmaba originalmente. Hemos actualizado el artículo para reflejarlo. También te recomendamos Reconocimiento facial para cerdos: así es como China plantea una nueva era de monitorización de animales EEUU ordena (otra vez) a la NASA que envíe astronautas a la Luna y ahora hasta le ponen fecha límite: 2024 'Artemis': la ambiciosa misión de la NASA que quiere poner a la primera mujer en la superficie de la Luna para 2024 - La noticia Google dejará de colaborar con Huawei y sus teléfonos no tendrán Google Play ni actualizaciones de Android, según Reuters fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .