Inicio / Tecno / Los buenos artistas copian, los grandes roban: así es como la gente roba y plagia contenidos en internet

Los buenos artistas copian, los grandes roban: así es como la gente roba y plagia contenidos en internet

Deberías estar leyendo esto en Xataka, pero puede que no lo estés haciendo. Puede que lo estés leyendo desde otro medio que no es Xataka pero que se dedica a publicar estos contenidos casi como si fueran propios. O sin el casi. Y lo que ocurre en Xataka ocurre con otros muchos medios, en mayor o menor medida.

El plagio de contenidos se ha extendido de forma incontrolable por internet, y las técnicas para robar y copiar trabajos originales han hecho que este problema se convierta en una pesadilla para los creadores de contenidos. Así es como los plagiadores roban y copian en la era internet.

Robar y copiar nunca fue más fácil

Los grandes artistas roban. Eso decían Steve Jobs o Pablo Picasso —la célebre cita no es de ninguno de ellos, por cierto—, pero esa realidad ha explotado en nuestros días en los que los contenidos se plagian y se roban por doquier tanto en medios como en redes sociales.

Xkcd Fuente: xkcd.

No hablamos de nuestra realidad periodística, la que hace que a menudo veamos la misma noticia en distintos medios. Eso ocurre tanto si la noticia original proviene de un medio en el mismo idioma como de otro en otro idioma: todos quieren (queremos) informar de la mejor forma posible e intentan (intentamos) aportar nuestra propia visión a los contenidos, pero siempre citando fuentes.

El problema afecta especialmente a medios de cierta entidad, aquellos que son capaces de publicar contenidos originales que otros aprovechan para nutrir sus publicaciones de forma fácil y gratuita.

Los medios que copian contenidos a menudo lo hacen con una pequeña mención a la fuente original para intentar evitar potenciales problemas, pero tanto cuando lo hacen como cuando no lo hacen no suele haber aviso de que ese medio va a copiar esos contenidos. Copian primero y, como mucho, preguntan después.

YouTube se llena de plagios

Uno de los motores del fenómeno en los últimos tiempos ha sido YouTube, el servicio de Google que entre su enorme catálogo de contenidos cuenta con una amplia oferta de vídeos en los que noticias y reportajes son leídos por una voz sintética.

Worldnews Canales como este —inactivo desde hace dos años— son buen ejemplo del problema al que se enfrentan los medios: un algoritmo se encarga de intercalar algunas imágenes mientras la voz sintetizada lee un texto plagiado de otra fuente.

Hay muchos casos de este tipo de actividad, pero basta comprobar canales como Latest World News, abandonado ahora, que no hacía más que plagiar contenidos de medios como la BBC. Es fácil demostrarlo: basta echar un vistazo a este vídeo mientras comprobamos como el texto que se lee en el vídeo es esta noticia de la BBC.

El plagio va desde las imágenes hasta por supuesto esos textos dictados, y aunque en muchos casos la actividad de los canales que plagian es escasa, hay otros en los que las visualizaciones son numerosas. Es en esos casos cuando los que copian pueden obtener beneficios directos, aunque en otros con menos visitas estos canales son tan solo parte de una estrategia de spam más amplia.

YouTube tiene aquí otro problema de contenidos no apropiados, pero lo curioso es que estos sistemas funcionan también a la inversa: no solo hay gente que coge artículos en texto y los plagia dándoles ese formato de vídeo en YouTube. También hay gente que coge vídeos de YouTube y los plagia convirtiéndolos en artículos de texto plano.

Los plagios "cantan" a plagios

Eso es precisamente lo que hicimos en un pequeño experimento en Xataka en el que involucramos a algunos de nuestros compañeros en Weblogs SL. Cogimos un par de vídeos de nuestro canal de Xataka TV y los pasamos por la herramienta de transcripción de Facebook para luego subir el resultado a un par de artículos en Medium.

Surface

La herramienta de transcripción realiza un trabajo demasiado crudo, así que para disimular un poco el plagio editamos mínimamente los textos añadiendo básicamente los signos de puntuación —nada de imágenes, nada de cambios en las frases— y quitando algún error clamoroso de la transcripción. El objetivo, hacer esos textos más "humanos" y sobre todo, más legibles.

Sin decir nada del origen pedimos a algunos compañeros que nos comentaran qué les parecían esos dos artículos que hablaban del Surface Book 2 y del Razer Phone, y que como comentábamos procedían de este vídeo y este otro vídeo de nuestro canal de Xataka TV respectivamente.

¿El resultado? Nuestros compañeros criticaron la redacción, y la mayoría notaron que algo "olía raro". Los textos fueron calificados por nuestra compañera Anna Martí como escuetos, con una redacción caótica y desordenada y "con una ausencia de comas preocupante" —y eso que editamos ligeramente los textos—. A pesar de ello había puntos a favor, como un "tono desenfadado que ayuda", aunque criticaba la falta de imágenes o una mejor redacción.

Amparo Babiloni, coordinadora en Xataka Android y Xataka Móvil, también fue víctima del experimento. Ella nos comentaba cómo "el contenido es muy flojo para algo que pretende ser un análisis de producto" y añadía que el texto "resulta muy confuso de leer, necesita orden". Como Anna, Amparo tenía claro que "la redacción es un horror", pero ella sí se olía algo y deducía que alguien había cogido un vídeo y sacado el texto mediante algún sistema de transcripción. "Es la única explicación a este despropósito", concluía.

Juan Carlos López, parte del equipo de Xataka, también detectó una posible automatización en esa redacción, y desde luego coincidió con sus compañeros en la redacción. "Estos textos dejan mucho que desear. Hay faltas de ortografía, errores gramaticales y una puntuación muy deficiente, tanto que parece casi inexistente" explicaba. Al criticar esos problemas, reaccionaba: "de hecho, parece que esos textos han sido generados por un traductor automático a partir de un texto original escrito en otro idioma". No acertó del todo, pero se acercó al origen del problema.

Incluso quisimos interrogar a nuestra experta en SEO en Xataka, Aldara Pérez, para preguntarle qué le parecían estos textos de cara a su posicionamiento en buscadores. Ella detectó que el texto provenía de una transcripción, y explicaba, eso sí, que al texto "habría que darle un repaso para meter título o h2, por ejemplo". Además, añadía, "por semántica podrían colarlo en Google, pero como digo revisando, porque creo que el paso de micro a texto algunas cosas no las suele transcribir bien".

¿Conclusiones? Los plagios con transcripciones de YouTube cantan, y mucho, sobre todo cuando no están mínimamente editados. A buen seguro existen herramientas más avanzadas de transcripción que realizan un trabajo más preciso a la hora de reconocer pausas o términos técnicos para no cometer tantos errores, pero el "lenguaje vídeo" es claramente distinto al "lenguaje texto". Y aún así esta es una de las prácticas más comunes en cuanto a plagios online.

Plagios con traducción incluida

Otra de las prácticas más comunes a la hora de plagiar contenidos es la de hacerlo mediante traducción de textos desde otros idiomas. La detección de copias online no es difícil cuando éstas reproducen el mismo texto en el mismo idioma —hay varios servicios que ayudan a detectar estos robos de contenido—, pero la cosa cambia cuando el artículo plagiado está traducido.

Ruso

Nuestra compañera Alesya MO, editora sénior en WATmag, fue también víctima de esta prueba. Alesya donina el ruso, así que cogimos otros dos artículos de Xataka, los tradujimos al ruso y los publicamos también en Medium incluyendo las imágenes. El resultado a priori era algo mejor: en esa traducción se mantuvieron los signos de puntuación, los párrafos o las distintas secciones de los artículos.

Los artículos elegidos fueron uno que nos habla de las GPUs de Intel y otro de genética. Los temas resultado de traducir esos artículos y publicarlos en Medium fueron este y este, respectivamente.

Al preguntarle por los textos, Alesya también se olió algo raro, y comentó cómo el texto "tiene la composición de las frases como venidas del español", aunque no acababa de estar segura de si eran una traducción (como efectivamente lo eran). "En general", añadía al hablar de ambos artículos, "se entienden y son directos". La calidad de la redacción aquí era mayor y aun con esa sospecha de traducción los textos se podían entender sin problemas.

Estos métodos de plagio son aún más interesantes para quienes plagian: su detección es como decimos más compleja, la calidad de los traductores automáticos ha mejorado de forma sorprendente y los resultados permiten construir una audiencia sin que esta pueda apreciar fácilmente que esos textos son plagios. Es lo que ocurre por ejemplo en el lejano oriente.

El caso extremo: China

El plagio de contenidos es especialmente frecuente en China, donde la inmensa mayoría de los medios ni siquiera pueden ofrecer contenidos propios: o "agregan" historias de otros medios chinos no digitales, o los agregan desde sitios online controlados por el gobierno.

China1

Lo explicaban en CNBC, donde llegaron a descubrir cómo funcionan muchos medios en China, que traducen los contenidos de medios como Bloomberg o TechCrunch sin pedir permiso para luego reproducirlos en sus sitios web. Una redactora de un periódico financiero aclaraba que esa práctica era la norma en el país: "no solo lo hacemos nosotros. Otros sitios web chinos están haciendo exactamente lo mismo".

La necesidad de información en el gigante asiático ha creado toda una industria alrededor de estas prácticas: aplicaciones como Jinri Toutiao ("Titulares del día") han levantado rondas de inversión de 2.000 millones de dólares y logran personalizar el hilo de noticias de sus usuarios gracias a sus algoritmos de aprendizaje automático… y al contenido traducido, adaptado y a fin de cuentas copiado de medios occidentales.

Un fenómeno difícil de controlar

Esta avalancha de refritos tienen el problema de que ni siquiera respetan la fuente original. Muchos medios permiten la reproducción parcial o total de sus contenidos en diversos casos, pero siempre y cuando se haga referencia al autor o autores de dicho contenido.

Cc Las licencias Creative Commons ofrecen una alternativa al copyright de toda la vida, y en muchas de ellas el requisito básico para compartir, copiar o redistribuir es el mismo: la atribución (BY).

En la era pre-internet este tipo de casos podían ser más escasos, pero la adopción de internet ha hecho que hoy en día los plagios y la violación del copyright —o cualquier otra licencia que proteja los derechos de autor— sean básicamente incontrolables.

De hecho incluso detectando la copia no es fácil solucionar el problema. Algunos de los medios que son 'cazados' violando los términos de reproducción de contenidos corrigen sus acciones retirando esas copias o ajustándose a los requisitos de los creadores, pero otros simplemente no atienden a razones.

Las dificultades a la hora de perseguir legalmente este tipo de problemas —el que copia puede residir en otro país, por ejemplo— complican aún más un fenómeno que tampoco las grandes de internet tienen fácil solucionar. Pero ante todo, recuerda: esto lo leíste en Xataka.

O en un medio que nos plagió, claro.

En Xataka | Lo que nunca oirás decir a un investigador en público: poder y silencio en el debate científico

También te recomendamos

¿Cómo de seguras son las modernas redes Wifi de malla?

El nuevo wearable de Fujitsu traduce inglés, japonés y chino y puede ser crucial en hospitales

Cómo hacer que Skype traduzca automáticamente lo que dices al hablar


La noticia Los buenos artistas copian, los grandes roban: así es como la gente roba y plagia contenidos en internet fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Chequea también

Por qué no puedes solucionar una mala dieta con ejercicio si lo que quieres es adelgazar

"Si me mato en el gimnasio puedo comer lo que quiera" o "mientras salga a correr, tendré el peso controlado". ¿Has pensado alguna vez cosas similares a estas? ¿Crees que vigilar la alimentación es algo secundario si cumples con el ejercicio? Lamentamos decirte que estás en un error. Si lo que quieres es adelgazar, tendrás que estar atento a lo que comes por mucho que vayas al gimnasio prácticamente todos los días. Por desgracia para todos, a la hora de adelgazar no existen los atajos. Para adelgazar necesitas un déficit calórico Para entender por qué no es suficiente con hacer ejercicio tenemos que empezar explicando lo más básico a la hora de adelgazar: necesitas conseguir un déficit calórico. Nuestro cuerpo obtiene la energía que necesita de los alimentos que consume, y cuando consume más energía de la que gasta, la almacena en forma de tejido graso en previsión de tiempos de escasez, cuando ingiera menos de la que necesite. Así que si quieres adelgazar debes conseguir que tu cuerpo recurra a esas reservas de grasa, ingiriendo menos calorías de las que gastas. Todas las dietas, tanto las que funcionan a largo plazo como las que se promocionan como dietas milagro, se basan en este principio. La diferencia es cómo se consigue ese déficit calórico y cómo de fácil resulta evitar el efecto yoyo (recuperar rápidamente todo lo perdido). Rápidos ingiriendo calorías, lentos quemándolas Teniendo lo anterior en cuenta, podrías pensar que tienes suficiente con aumentar la cantidad de ejercicio físico que haces. Así quemarías más calorías y podrías conseguir ese déficit calórico que te hará adelgazar, ¿verdad? Pues sí en la teoría, pero en la práctica esto es realmente difícil de conseguir por la siguiente razón: tras miles de años de evolución, la mayor parte de ella con escasez de alimentos calóricos a nuestro alcance, nuestro cuerpo ha desarrollado un verdadero talento a la hora de detectar, disfrutar y procesar con rapidez los alimentos con una alta densidad calórica y para quemar con lentitud esas mismas calorías. Desde un punto de vista meramente técnico, nuestro cuerpo es en ese sentido una máquina enormemente eficiente. El problema es que en un mundo en el que las calorías ya no escasean, sino que nos sobran, esa eficacia juega en nuestra contra, y es difícil mantener un peso saludable incidiendo solamente en la parte del ejercicio físico y descuidando la alimentación. Lo que tendrías que correr para quemar estas calorías La Royal Society for Public Health británica publicaba hace ahora un año una tabla en la que recogía cuánto ejercicio hace falta para quemar determinados alimentos poco saludables. La recogemos aquí, traducida al español, para que te hagas una idea del desequilibrio entre calorías que entran al comer y las que salen al hacer ejercicio. Ten en cuenta siempre que hay más factores que influyen en el ritmo al que tu cuerpo quema calorías, como el porcentaje de masa muscular o el estado físico de cada uno. Esto es especialmente relevante en el ejercicio aeróbico, al que el cuerpo se termina acostumbrando y cada vez hay que hacer más tiempo del mismo ejercicio para quemar las mismas calorías. Alimento poco saludable Número aproximado de calorías Tiempo para quemarlas caminando a buen ritmo Tiempo para quemarlas corriendo a trote tranquilo Refresco azucarado 138 26 minutos 13 minutos Chocolatina estándar 229 42 minutos 22 minutos Sandwich de máquina de vending (de bacon y queso) 445 1 hora y 22 minutos 42 minutos Un cuarto de pizza familiar 449 1 hora y 23 minutos 43 minutos Un café-batido mediano 290 53 minutos 28 minutos Paquete de patatas fritas o aperitivo similar 171 31 minutos 16 minutos 50 gramos de cacahuetes asados y condimentados 296 54 minutos 28 minutos Bollería industrial azucarada 420 1 hora y 17 minutos 44 minutos Bol de cereales de desayuno 172 31 minutos 16 minutos Bollería tipo muffin 265 48 minutos 25 minutos ¿Y si haces otros deportes? Quizá ni correr ni caminar sean lo tuyo. Entonces, ¿cuántas calorías gastas haciendo tu deporte favorito? La Clínica Mayo publicó en octubre de 2017 una recopilación con esta información, calculando el número de calorías por deporte poniendo como sujeto medio a una mujer de 76 kilos y un hombre de 88. Deporte Mujer (76 kg) Hombre (88 kg) Bailes de salón 219 calorías/hora 273 calorías/hora Ciclismo lento (16 km/h) 256 calorías/hora 319 calorías/hora Golf 314 calorías/hora 391 calorías/hora Trotar en la elíptica 365 calorías/hora 455 calorías/hora Nadar (intensidad moderada) 423 calorías/hora 501 calorías/hora Nadar (intensidad alta) 715 calorías/hora 892 calorías/hora Máquina de remo 438 calorías/hora 546 calorías/hora Baloncesto 584 calorías/hora 728 calorías/hora Tenis 584 calorías/hora 728 calorías/hora Senderismo 438 calorías/hora 546 calorías/hora Subir escaleras 657 calorías/hora 819 calorías/hora Fútbol 752 calorías/hora 937 calorías/hora Saltar a la cuerda 861 calorías/hora 1.074 calorías/hora Ejercicio sin dieta, mala solución Si echas un vistazo a ambas tablas te darás cuenta de por qué intentar perder peso confiando exclusivamente en el ejercicio sin prestar ninguna atención a la dieta no es una gran idea: si eres mujer, necesitas más de una hora de elíptica para compensar un cuarto de pizza, y nadar más de una hora a intensidad moderada para quemar un bollo, y si eres hombre, las cifras están un poco más de tu lado, pero también es más probable que hayas consumido raciones más grandes. Además de poco eficaz, esta forma de enfocar el ejercicio físico puede terminar quitándole toda la diversión al convertirlo en un mecanismo de compensación, como una forma de expiar las culpas de lo que comemos. Igualmente, la comida insana puede verse como un premio que nos damos tras hacer deporte, allanando el camino para un posible desorden alimenticio. Por eficacia a la hora de bajar de peso y también como una forma de disfrutar mucho más del proceso, resulta mucho más conveniente un enfoque combinado de ejercicio y dieta, entendiendo la dieta no como un menú restrictivo que te diga qué debes comer en cada momento, sino como una forma de mejorar los hábitos alimenticios reduciendo y eliminando los alimentos ultraprocesados, los que llevan azúcares añadidos, los que tienen un alto contenido en sal y los que emplean harinas y grasas de mala calidad. Al reducir esos alimentos, reduciremos las calorías que ingerimos, especialmente aquellas que no nos aportan nutrientes beneficiosos, y combinándolo con el ejercicio se produce ese déficit calórico del que hablábamos al principio y que es, de echo, el único método real para quemar grasas. Imágenes | UnsplashEn Xataka | Dieta disociada para adelgazar: lo que dice la ciencia sobre la dieta más buscada También te recomendamos Lo que hace a tu cuerpo el estar sentado frente al ordenador 10 horas al día Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? La gran guerra en la ciencia de la nutrición sobre adelgazar: dietas bajas en grasas vs dietas bajas en hidratos - La noticia Por qué no puedes solucionar una mala dieta con ejercicio si lo que quieres es adelgazar fue publicada originalmente en Xataka por Rocío Pérez .

Sentirte a bordo de un Hot Wheels es así de espectacular (y lo puedes hacer tú ahora mismo)

El coche Hot Wheels más loco lleva una GoPro a bordo. Podrías conseguirlo a lo bruto pero la solución que os proponemos hoy llegará a tu corazoncito maker. Hay que modificar un coche y acoplar una GoPro para obtener una vista en primera persona alucinante y a medida. FPV desde un coche Hot Wheels Si tienes a mano unos cuantos carriles de Hot Wheels y un coche que no te importe destrozar, ya tienes proyecto maker para este fin de semana. Te proponemos crear un vídeo en primera persona (FPV) a bordo de uno de estos pequeños coches de coleccionista. En Instructables tienes todos los pasos a seguir de la propuesta del usuario fungus amungus, que con las ruedas de un coche desmontado, ha creado un diseño de base sencilla y adaptada para alojar una GoPro. El paso más complicado es tener una impresora 3D a mano o a alguien que nos la pueda dejar para una impresión que apenas dura una media hora. La sensación de vértigo y velocidad está asegurada, y si no, mira el vídeo del usuario de Youtube 5MadMovieMakers que más ha hecho por esta combinación: Más información | Instructables. También te recomendamos Quiero una cafetera espresso: ¿qué diferencias hay entre una manual y una automática? Witbox Go!, análisis: imprimir en 3D desde el móvil nada más sacar de la caja es una realidad (pero limitada) Para imprimir esta casa en 3D se necesitarían máximo 24 horas y sólo 4.000 dólares - La noticia Sentirte a bordo de un Hot Wheels es así de espectacular (y lo puedes hacer tú ahora mismo) fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .