Inicio / Tecno / Los buenos artistas copian, los grandes roban: así es como la gente roba y plagia contenidos en internet

Los buenos artistas copian, los grandes roban: así es como la gente roba y plagia contenidos en internet

Deberías estar leyendo esto en Xataka, pero puede que no lo estés haciendo. Puede que lo estés leyendo desde otro medio que no es Xataka pero que se dedica a publicar estos contenidos casi como si fueran propios. O sin el casi. Y lo que ocurre en Xataka ocurre con otros muchos medios, en mayor o menor medida.

El plagio de contenidos se ha extendido de forma incontrolable por internet, y las técnicas para robar y copiar trabajos originales han hecho que este problema se convierta en una pesadilla para los creadores de contenidos. Así es como los plagiadores roban y copian en la era internet.

Robar y copiar nunca fue más fácil

Los grandes artistas roban. Eso decían Steve Jobs o Pablo Picasso —la célebre cita no es de ninguno de ellos, por cierto—, pero esa realidad ha explotado en nuestros días en los que los contenidos se plagian y se roban por doquier tanto en medios como en redes sociales.

Xkcd Fuente: xkcd.

No hablamos de nuestra realidad periodística, la que hace que a menudo veamos la misma noticia en distintos medios. Eso ocurre tanto si la noticia original proviene de un medio en el mismo idioma como de otro en otro idioma: todos quieren (queremos) informar de la mejor forma posible e intentan (intentamos) aportar nuestra propia visión a los contenidos, pero siempre citando fuentes.

El problema afecta especialmente a medios de cierta entidad, aquellos que son capaces de publicar contenidos originales que otros aprovechan para nutrir sus publicaciones de forma fácil y gratuita.

Los medios que copian contenidos a menudo lo hacen con una pequeña mención a la fuente original para intentar evitar potenciales problemas, pero tanto cuando lo hacen como cuando no lo hacen no suele haber aviso de que ese medio va a copiar esos contenidos. Copian primero y, como mucho, preguntan después.

YouTube se llena de plagios

Uno de los motores del fenómeno en los últimos tiempos ha sido YouTube, el servicio de Google que entre su enorme catálogo de contenidos cuenta con una amplia oferta de vídeos en los que noticias y reportajes son leídos por una voz sintética.

Worldnews Canales como este —inactivo desde hace dos años— son buen ejemplo del problema al que se enfrentan los medios: un algoritmo se encarga de intercalar algunas imágenes mientras la voz sintetizada lee un texto plagiado de otra fuente.

Hay muchos casos de este tipo de actividad, pero basta comprobar canales como Latest World News, abandonado ahora, que no hacía más que plagiar contenidos de medios como la BBC. Es fácil demostrarlo: basta echar un vistazo a este vídeo mientras comprobamos como el texto que se lee en el vídeo es esta noticia de la BBC.

El plagio va desde las imágenes hasta por supuesto esos textos dictados, y aunque en muchos casos la actividad de los canales que plagian es escasa, hay otros en los que las visualizaciones son numerosas. Es en esos casos cuando los que copian pueden obtener beneficios directos, aunque en otros con menos visitas estos canales son tan solo parte de una estrategia de spam más amplia.

YouTube tiene aquí otro problema de contenidos no apropiados, pero lo curioso es que estos sistemas funcionan también a la inversa: no solo hay gente que coge artículos en texto y los plagia dándoles ese formato de vídeo en YouTube. También hay gente que coge vídeos de YouTube y los plagia convirtiéndolos en artículos de texto plano.

Los plagios "cantan" a plagios

Eso es precisamente lo que hicimos en un pequeño experimento en Xataka en el que involucramos a algunos de nuestros compañeros en Weblogs SL. Cogimos un par de vídeos de nuestro canal de Xataka TV y los pasamos por la herramienta de transcripción de Facebook para luego subir el resultado a un par de artículos en Medium.

Surface

La herramienta de transcripción realiza un trabajo demasiado crudo, así que para disimular un poco el plagio editamos mínimamente los textos añadiendo básicamente los signos de puntuación —nada de imágenes, nada de cambios en las frases— y quitando algún error clamoroso de la transcripción. El objetivo, hacer esos textos más "humanos" y sobre todo, más legibles.

Sin decir nada del origen pedimos a algunos compañeros que nos comentaran qué les parecían esos dos artículos que hablaban del Surface Book 2 y del Razer Phone, y que como comentábamos procedían de este vídeo y este otro vídeo de nuestro canal de Xataka TV respectivamente.

¿El resultado? Nuestros compañeros criticaron la redacción, y la mayoría notaron que algo "olía raro". Los textos fueron calificados por nuestra compañera Anna Martí como escuetos, con una redacción caótica y desordenada y "con una ausencia de comas preocupante" —y eso que editamos ligeramente los textos—. A pesar de ello había puntos a favor, como un "tono desenfadado que ayuda", aunque criticaba la falta de imágenes o una mejor redacción.

Amparo Babiloni, coordinadora en Xataka Android y Xataka Móvil, también fue víctima del experimento. Ella nos comentaba cómo "el contenido es muy flojo para algo que pretende ser un análisis de producto" y añadía que el texto "resulta muy confuso de leer, necesita orden". Como Anna, Amparo tenía claro que "la redacción es un horror", pero ella sí se olía algo y deducía que alguien había cogido un vídeo y sacado el texto mediante algún sistema de transcripción. "Es la única explicación a este despropósito", concluía.

Juan Carlos López, parte del equipo de Xataka, también detectó una posible automatización en esa redacción, y desde luego coincidió con sus compañeros en la redacción. "Estos textos dejan mucho que desear. Hay faltas de ortografía, errores gramaticales y una puntuación muy deficiente, tanto que parece casi inexistente" explicaba. Al criticar esos problemas, reaccionaba: "de hecho, parece que esos textos han sido generados por un traductor automático a partir de un texto original escrito en otro idioma". No acertó del todo, pero se acercó al origen del problema.

Incluso quisimos interrogar a nuestra experta en SEO en Xataka, Aldara Pérez, para preguntarle qué le parecían estos textos de cara a su posicionamiento en buscadores. Ella detectó que el texto provenía de una transcripción, y explicaba, eso sí, que al texto "habría que darle un repaso para meter título o h2, por ejemplo". Además, añadía, "por semántica podrían colarlo en Google, pero como digo revisando, porque creo que el paso de micro a texto algunas cosas no las suele transcribir bien".

¿Conclusiones? Los plagios con transcripciones de YouTube cantan, y mucho, sobre todo cuando no están mínimamente editados. A buen seguro existen herramientas más avanzadas de transcripción que realizan un trabajo más preciso a la hora de reconocer pausas o términos técnicos para no cometer tantos errores, pero el "lenguaje vídeo" es claramente distinto al "lenguaje texto". Y aún así esta es una de las prácticas más comunes en cuanto a plagios online.

Plagios con traducción incluida

Otra de las prácticas más comunes a la hora de plagiar contenidos es la de hacerlo mediante traducción de textos desde otros idiomas. La detección de copias online no es difícil cuando éstas reproducen el mismo texto en el mismo idioma —hay varios servicios que ayudan a detectar estos robos de contenido—, pero la cosa cambia cuando el artículo plagiado está traducido.

Ruso

Nuestra compañera Alesya MO, editora sénior en WATmag, fue también víctima de esta prueba. Alesya donina el ruso, así que cogimos otros dos artículos de Xataka, los tradujimos al ruso y los publicamos también en Medium incluyendo las imágenes. El resultado a priori era algo mejor: en esa traducción se mantuvieron los signos de puntuación, los párrafos o las distintas secciones de los artículos.

Los artículos elegidos fueron uno que nos habla de las GPUs de Intel y otro de genética. Los temas resultado de traducir esos artículos y publicarlos en Medium fueron este y este, respectivamente.

Al preguntarle por los textos, Alesya también se olió algo raro, y comentó cómo el texto "tiene la composición de las frases como venidas del español", aunque no acababa de estar segura de si eran una traducción (como efectivamente lo eran). "En general", añadía al hablar de ambos artículos, "se entienden y son directos". La calidad de la redacción aquí era mayor y aun con esa sospecha de traducción los textos se podían entender sin problemas.

Estos métodos de plagio son aún más interesantes para quienes plagian: su detección es como decimos más compleja, la calidad de los traductores automáticos ha mejorado de forma sorprendente y los resultados permiten construir una audiencia sin que esta pueda apreciar fácilmente que esos textos son plagios. Es lo que ocurre por ejemplo en el lejano oriente.

El caso extremo: China

El plagio de contenidos es especialmente frecuente en China, donde la inmensa mayoría de los medios ni siquiera pueden ofrecer contenidos propios: o "agregan" historias de otros medios chinos no digitales, o los agregan desde sitios online controlados por el gobierno.

China1

Lo explicaban en CNBC, donde llegaron a descubrir cómo funcionan muchos medios en China, que traducen los contenidos de medios como Bloomberg o TechCrunch sin pedir permiso para luego reproducirlos en sus sitios web. Una redactora de un periódico financiero aclaraba que esa práctica era la norma en el país: "no solo lo hacemos nosotros. Otros sitios web chinos están haciendo exactamente lo mismo".

La necesidad de información en el gigante asiático ha creado toda una industria alrededor de estas prácticas: aplicaciones como Jinri Toutiao ("Titulares del día") han levantado rondas de inversión de 2.000 millones de dólares y logran personalizar el hilo de noticias de sus usuarios gracias a sus algoritmos de aprendizaje automático… y al contenido traducido, adaptado y a fin de cuentas copiado de medios occidentales.

Un fenómeno difícil de controlar

Esta avalancha de refritos tienen el problema de que ni siquiera respetan la fuente original. Muchos medios permiten la reproducción parcial o total de sus contenidos en diversos casos, pero siempre y cuando se haga referencia al autor o autores de dicho contenido.

Cc Las licencias Creative Commons ofrecen una alternativa al copyright de toda la vida, y en muchas de ellas el requisito básico para compartir, copiar o redistribuir es el mismo: la atribución (BY).

En la era pre-internet este tipo de casos podían ser más escasos, pero la adopción de internet ha hecho que hoy en día los plagios y la violación del copyright —o cualquier otra licencia que proteja los derechos de autor— sean básicamente incontrolables.

De hecho incluso detectando la copia no es fácil solucionar el problema. Algunos de los medios que son 'cazados' violando los términos de reproducción de contenidos corrigen sus acciones retirando esas copias o ajustándose a los requisitos de los creadores, pero otros simplemente no atienden a razones.

Las dificultades a la hora de perseguir legalmente este tipo de problemas —el que copia puede residir en otro país, por ejemplo— complican aún más un fenómeno que tampoco las grandes de internet tienen fácil solucionar. Pero ante todo, recuerda: esto lo leíste en Xataka.

O en un medio que nos plagió, claro.

En Xataka | Lo que nunca oirás decir a un investigador en público: poder y silencio en el debate científico

También te recomendamos

¿Cómo de seguras son las modernas redes Wifi de malla?

El nuevo wearable de Fujitsu traduce inglés, japonés y chino y puede ser crucial en hospitales

Cómo hacer que Skype traduzca automáticamente lo que dices al hablar


La noticia Los buenos artistas copian, los grandes roban: así es como la gente roba y plagia contenidos en internet fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Chequea también

Cuando 2.000 millones de toneladas de polvo enterraron Estados Unidos: el ‘Dust Bowl’, un cambio climático en miniatura

Sería marzo de 1936. Dorothea Lange llevaba un mes investigando para la Farm Security Administration sobre la penosa situación de los jornaleros californianos en los alrededores de Los Ángeles, pero ya volvía a casa. En aquella época, miles de trabajadores agrícolas recorrían las granjas del oeste de Estados Unidos buscando un trabajo que les permitiera llevarse algo a la boca. La situación era terrible. Lange ya tenía una enorme cantidad de fotos y notas de campo. Ahora, solo le esperaban siete horas de viaje en coche antes de llegar a casa en la bahía de San Francisco. Al menos, hasta que llegó a Nipomo y se encontró con aquel gigantesco campamento improvisado donde se apiñaban más de 2.500 almas. La madre migrante Al principio, Lange pasó de largo. Demasiada miseria llevaba ya vista. Pero la imagen del campamento se le había atravesado y veinte minutos después dio la vuelta y volvió a Nipomo. Allí sacó la cámara y, en menos de diez minutos, hizo seis de las fotos más importantes de la historia de EEUU. Entre ellas, "la madre migrante" que está sobre estas líneas. Langue se bajó del coche y fotografió lo que fue viendo sin preguntarle a nadie que es lo que pasaba. Más tarde, envió las fotos a la prensa y, por una de esas carambolas del destino, la fotografía de Florence Owens Thompson y sus hijos se convirtió en un símbolo de todo lo que se había destruído en aquella época, de los hasta tres millones de personas que huyeron de la región de las grandes praderas destruida por el Dust Bowl. La historia de Owens no era exactamente la misma que la de esos tres millones. Ni siquiera era la misma que la del resto del campamento, de hecho. Pero poco importó, las grandes tormentas de polvo del Dust Bowl (y lo que vino después) había sido un golpe tan profundo en el alma estadounidense que se comió las sutilezas. Hoy vamos a hablar de eso. «La lluvia sigue al arado» En Estados Unidos han existido muchas 'fiebres del oro'. Durante las últimas décadas del siglo XIX, por ejemplo, miles de personas llegaron a las grandes llanuras del interior del país. En lugar de oro, lo que buscaban eran las enormes parcelas de tierra que regalaba la administración a cambio de instalarse y permanecer en ellas cinco años. En Xataka Cuando quisimos matar a los búfalos: así fue como EEUU decidió erradicar los bisontes para resolver el "problema indio" Las tierras no estaban vacías, claro. Numerosas tribus indias habitaban las grandes praderas desde hacía miles de años y el conflicto fue inevitable. Eso precipitó los problemas. En la batalla contra las tribus Estados Unidos decidió apuntar directamente a la base de su sociedad: los bufalos. Como ya hemos explicado alguna vez, 25 millones de bisontes fueron cazados en el periodo 1872-1873. "Donde hace un año había decenas de miles de búfalos, ahora solo hay cadáveres. El aire está sucio y tiene un hedor nauseabundo y la vasta llanura que hace unos pocos meses rebosaba de vida animal, ahora es un desierto solitario y muerto", escribió el coronel Irving Dodge a finales del siglo XIX adelantando lo que estaba por venir. La transformación fue increíble. Las grandes praderas dejaron de ser un ecosistema aclimatado a las largas sequías con plantas de largas raíces y millones de animales de gran tamaño que compactaban el terreno y se convirtieron en inmensas extensiones de trigo que consumían agua de forma compulsiva. Pero nadie se dio cuenta porque las décadas finales del siglo XIX y las primeras de XX fueron buenísimas. Agua en abundancia, clima favorable, cosechas inmejorables... cada vez más gente se movía a las grandes praderas buscando una vida nueva con el convencimiento de que "la lluvia sigue al arado"; es decir, si trabajaban duro, la naturaleza les recompensaría. Una mariposa mueve las alas en... Maquinaria enterrada por las tormentas | Dallas (Dakota del Sur), mayo de 1936 Spoiler: NO. La década de los años 30 arrancó de la peor forma que podría arrancar. El enfriamiento del Pacífico Oriental (el fenómeno de La Niña, como lo conocemos ahora) fue inusualmente fuerte y dio como resultado ocho años de sequía en el corazón de Norteamérica. Es lo que se conoce como el Dust Bowl. En Xataka Las "incómodas verdades" del cambio climático. Un viaje de diez años para proteger el planeta Sin agua, sin poder fijar el terreno y con cosechas de miseria, el terreno arcilloso de las praderas se degradó rápidamente y se convirtió en eso, en un desierto. Según las estimaciones, más de 350 millones de toneladas de polvo pasaron a la atmósfera cada uno de esos años generando unas pantagruélicas tormentas de polvo que atravesaban Colorado, Texas, Kansas y Oklahoma recorriendo decenas de miles de kilómetros camino del Océano Atlántico. Mientras toneladas de arena sepultaban granjas por todo el Medio Oeste, la Gran Depresión destruía millones de empleos poniendo las tasas de desempleo por encima del 25%. Eso fue lo que se encontraron los más de tres millones de personas abandonaron las praderas para buscar suerte en las ciudades: una tormenta perfecta (y no de polvo, precisamente). EEUU se desangraba. Lecciones para el futuro Tormenta de polvo acercándose a Spearman (Texas) - 14 de abril de 1935 Millones de personas se movieron buscando huir de la miseria para encontrarse solo con más miseria. Eso es lo que trataba de documentar Dorothea Lange cuando fotografió a la madre migrante. La crisis de los años 30 fue inmensa y no solo cambió Estados Unidos, sino que fue uno de los elementos que empujó el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Eso ha hecho que muchas veces se haya minusvalorado el impacto del Dust Bowl en el castillo de naipes que llevó el mundo al infierno de la guerra. Pero no es algo que se debería olvidar. Es una lección sobre cómo los seres humanos podemos hacer cambios significativos sobre el medio ambiente que nos exponen de una forma sin precedentes a fluctuaciones climáticas que, por otro lado, pueden llegar en cualquier momento. Esta es la historia, en miniatura, del cambio climático. También te recomendamos La Tierra cada vez es más azul: el cambio climático está cambiando el color de los océanos Tras el buen tiempo, el sol y la terracita se esconde un problema: más de media España se encuentra en alerta por contaminación Groenlandia acelera su deshielo y se aproxima a un punto de no retorno: sería una de las peores noticias climáticas de la década - La noticia Cuando 2.000 millones de toneladas de polvo enterraron Estados Unidos: el 'Dust Bowl', un cambio climático en miniatura fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Google dejará de colaborar con Huawei y sus teléfonos no tendrán Google Play ni actualizaciones de Android, según Reuters

La relación entre Google y Huawei se tambalea debido a la última orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump el pasado jueves, y todo parece indicar que veremos pronto sus consecuencias. Según informa Reuters y confirma The Verge, Google ha decidido suspender con Huawei aquellos negocios que requieran transferencia de hardware y software, salvo aquellos cubiertos por licencias open source. De confirmarse lo que dice Reuters, esta decisión dejaría a Huawei sin acceso a actualizaciones de Android y los próximos teléfonos de la firma fuera de China perderían además el acceso a diversas aplicaciones de Google, como la Play Store y Gmail. En Xataka EEUU vs. China: la guerra ya no es sólo comercial, también es tecnológica (Despeja la X, 1x15) Huawei continuará teniendo acceso al sistema operativo Android ya que es un sistema open source y abierto a todos, sin embargo Google eliminaría a Huawei el acceso a sus servicios. Una decisión que también afectaría en que Google dejaría de ofrecer asistencia técnica a Huawei y soporte en relación con Android. Según explica Reuters, en Google todavía se está discutiendo internamente los detalles sobre servicios concretos. Por parte de Huawei, todavía están estudiando el impacto que tendrán las acciones aprobadas por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. En respuesta a la orden ejecutiva de la Administración Trump, Huawei comunicó que "están dispuestos a colaborar con el gobierno de EEUU y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad del producto". Cómo sería un hipotético Huawei con Android sin colaboración con Google Si finalmente Google decide cortar su relación con Huawei, el fabricante chino se quedará sin acceso a las actualizaciones de Android Q para sus actuales teléfonos, ya que estas dependen de la propia Google. La marca podría seguir utilizando la base de Android (AOSP) que se puede utilizar de manera libre, pero sus próximos dispositivos tendrían que ofrecerse únicamente con su tienda de aplicaciones propia. Huawei dejaría de ofrecer el "Android de Google" en sus terminales, para pasar simplemente a ofrecer un fork de Android con sus propios servicios. Si el informe de Reuters es correcto, los próximos teléfonos de Huawei se quedarían sin acceso a las aplicaciones de Google. Es decir, llegarían con EMUI y sus distintas aplicaciones propias, pero no tendrían preinstaladas las aplicaciones de Google ni los Google Mobile Services (Google Play Store, entre otras). A principios de marzo, Richard Yu, CEO de Huawei, ya afirmó que en caso de tener que dejar de trabajar con Android disponían de un plan B. Aunque por supuesto, preferían trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft. Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con Huawei y con Google y actualizaremos en cuanto tengamos respuesta oficial. Actualización 23.36: Desde The Verge citan a una fuente propia suya dentro de Google que confirma lo que Reuters afirmaba originalmente. Hemos actualizado el artículo para reflejarlo. También te recomendamos Reconocimiento facial para cerdos: así es como China plantea una nueva era de monitorización de animales EEUU ordena (otra vez) a la NASA que envíe astronautas a la Luna y ahora hasta le ponen fecha límite: 2024 'Artemis': la ambiciosa misión de la NASA que quiere poner a la primera mujer en la superficie de la Luna para 2024 - La noticia Google dejará de colaborar con Huawei y sus teléfonos no tendrán Google Play ni actualizaciones de Android, según Reuters fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .