Inicio / Música/Espectáculo / ‘El reencuentro’: Linklater viaja a Irak con tres figuras estelares

‘El reencuentro’: Linklater viaja a Irak con tres figuras estelares

'El reencuentro'

Bryan Cranston, Steve Carell, Laurence Fishburne. Dirigida por Richard Linklater / Tres estrellas

En El último deber, el influyente film de 1973, el director Hal Ashby se basó en el libro de Darryl Ponicsan y logró un clásico que juntó las performances estelares de Otis Young, Jack Nicholson y Randy Quaid. En El reencuentro, Richard Linklater (Boyhood) toma otra novela del autor, Last Flying Flag. Esta última adaptación también se ocupa de tres militares con una misión, pero el año es 2003 y los nombres son otros. Más allá de los esfuerzos de Linklater, el recuerdo del clásico merodea el proyecto como un fantasma.

Steve Carell, quien sigue sorprendiendo como actor dramático, hace de Larry "Doc" Shepherd, un empleado de la Marina cuyo hijo, también marine, ha sido asesinado en Irak. El ex soldado tiene que recoger el cuerpo de su hijo para su funeral y busca ayuda en dos amigos a los que no ve desde sus días en Vietnam: Sal Nealon (Bryan Cranston), un bromista que habla rápido y toma mucho, y Richard Mueller (Laurence Fishburne), un marino alguna vez putañero que ahora es predicador.

La película es ésa: tres hombres de viaje, reviviendo otros tiempos y tratando de abrirse paso. No hay nada malo en ello, excepto que ya lo vimos antes. La compensación consiste en ver a estos tres actores maravillosos haciendo lo suyo con un humor y una emoción penetrantes.

(Referencia de puntaje: 4 estrellas – Clásico / Tres estrellas y media – Excelente / Tres estrellas – Bueno / Dos estrellas – Regular / Una estrella – Malo)

Chequea también

Goran Bregovic milita por la unión de los pueblos

El compositor balcánico viene a Buenos Aires a presentar 'Three Letters From Sarajevo', un disco en el que cruza la música de cristianos, judíos y musulmanes con sentido unificador

Mirá el video del incidente de seguridad en el recital de Radiohead

Con 40.000 personas en Tecnópolis, la banda tuvo que detener su presentación porque una valla de contención cedió por la presión del público