Inicio / Música/Espectáculo / “No va a haber devolución de las entradas”, dijo el productor del show de Viejas Locas en Tucumán

“No va a haber devolución de las entradas”, dijo el productor del show de Viejas Locas en Tucumán

Foto: @SDROCK/Twitter

El productor detrás del regreso fallido de Viejas Locas, Lucas Salinas, habló acerca de lo que ocurrió entre la noche del sábado y la madrugada del domingo en el club Argentinos del Norte de San Miguel de Tucumán: Pity Álvarez iba a actuar por primera vez en un año y 5 meses con su banda y finalmente no lo hizo. La fecha que no fue se convirtió en un escándalo, con el público prendiendo fuego una torre de sonido y robando y destruyendo equipos e instrumentos del staff de Viejas Locas después de que el cantante aparezca a las 5 de la mañana en el escenario. "Lo que la gente pide y le corresponde es imposible hacer. No va a haber devolución de las entradas", dijo el productor al diario tucumano La Gaceta, " es algo matemático porque estoy pagando las cosas que le correspondían pagar a Pity Álvarez. Sinceramente no sé qué decirle al público, pero yo hice todo para que el show se haga. No soy un garca ni desaparecí".

En la entrevista, Salinas dio detalles de cómo cerró el acuerdo con el líder de Viejas Locas para este recital, cómo fue el contacto que tuvieron en la semana previa y por qué recién viajó a la provincia a las 2 de la madrugada del domingo. Además, acusó al cantante de haber traicionado, tanto a él como a su equipo técnico y músicos.

Lucas Salinas, el productor de la fecha de Viejas Locas en Tucumán.
Foto: LaGaceta.com.ar

Salinas confirmó que la idea de realizar esta presentación salió de la cabeza de Álvarez cuando estaba internado realizando una rehabilitación por una operación de cadera. Ya habían hecho algunas fechas en años anteriores y como Pity quería presentarse en Tucumán acordaron "de palabra" trabajar juntos. "Siempre fui su coproductor, no fui su manager ni le compré ninguna fecha. Quizás me hubiese convenido pautar un monto de dinero y listo, pero no fue así. Era 50% de la recaudación para cada uno. Su idea era que si metíamos más público del previsto, se llevaba más plata. Era a su favor", explicó.

Pese a la informalidad, Salinas relató que hasta fines de 2017 todo lo que habían hablado se estaba cumpliendo. "En diciembre me voy a su casa para concretar y poner el arreglo en una hoja. Ahí comienzan los problemas", comentó. Según explicó, Pity lleva su día a día viviendo con mucha desconfianza de todo: "No usamos teléfonos adentro de su casa porque todo el tiempo piensa que hay drones a la vuelta, controlándolo. Su puerta tiene como 10 llaves. Si te movés de alguna forma piensa que entró algo y lo está filmando. Es muy difícil el trato".

"Porque Pity no quiso volar antes", respondió cuando le preguntaron por qué el músico terminó aterrizando en la capital de Tucumán en la madrugada del domingo. "Tenía cuatro pasajes emitidos para las 5 de la mañana del sábado en Aerolíneas Argentinas y a las 2 me suena el teléfono y era él que me dice que si no lo iba a buscar no tenía ganas de venir. Quería que le lleve dinero porque decía que Tucumán es muy peligroso, y así lo hice, y se lo entregué en mano. No me firmó ningún recibo. Yo le pagué todo lo que correspondía de su parte. Fue la segunda entrega de plata que le hice en efectivo, porque él no quiere ninguna transferencia bancaria. Cuando llego, me vuelve a plantear lo de las entradas, y era incomprobable lo que me reclamaba. Bajo y al rato se va la gente que estaba con Pity, porque la había echado acusándola de traición. Evidentemente tenía un día terrible. Subo y no me atiende la puerta hasta las 20, que me dice que sí viajabamos."

A esa hora la única opción era un vuelo privado. Antes de las 22, listos para salir, Salinas cuenta que Pity decide bañarse y tarda 3 horas más. Una vez que estaban en Tucumán, en viaje al predio, "exige hablar con su equipo antes de salir". "Desconfiaba de todos y creían que estaban acomodados conmigo para pagarle menos", contó el productor. "Llegamos al club a las 4.10 y volvió a plantearme cosas, así que le di las llaves del auto y le dije que hasta ahí llegaba y que me desentendía de todo. Bajó y se fue al camarín, y cuando subió al escenario tenía malas intenciones: quería tirarle toda la bronca a la gente, hablar mal de su equipo, de su técnica y de su banda, decir que todos los traicionaron."

"El problema fue de dinero, pero no por parte mía, le iba a pagar todo lo que correspondía. El tema fue que los aplaudidores que lo rodean le dijeron que íbamos a meter 10.000, 12.000 y hasta 15.000 personas. Hubiese sido buenísimo, pero la realidad es que cada vez que veíamos cuántas entradas se iban vendiendo, las cifras eran otras y él no me creía", agregó.

Mientras Salinas todavía no fue notificado de las investigaciones de oficio que inició la Justicia tucumana, espera "que Pity salga y hable". "Es muy inteligente y estoy seguro de que va a decir algo, echarle la culpa a alguien o decir que el club no estaba habilitado, porque es muy manipulador con su público. Seguramente se va a viralizar esta noticia y quiero que me entiendan. Pity quiso hacer un show y lo hizo. Salió al escenario aunque no para tocar. Quería que lo aplaudieran, pero le salió mal", dijo. "Puede ser digno todavía, y devolver la plata de las entradas."

Chequea también

Goran Bregovic milita por la unión de los pueblos

El compositor balcánico viene a Buenos Aires a presentar 'Three Letters From Sarajevo', un disco en el que cruza la música de cristianos, judíos y musulmanes con sentido unificador

Mirá el video del incidente de seguridad en el recital de Radiohead

Con 40.000 personas en Tecnópolis, la banda tuvo que detener su presentación porque una valla de contención cedió por la presión del público