Inicio / Tecno / La fotocopiadora que cambió el mundo: así fue la Xerox 914

La fotocopiadora que cambió el mundo: así fue la Xerox 914

La Xerox 914 fue la primera fotocopiadora de la historia, una máquina que le dio el pistoletazo de salida a la era de la información. Fue creada a finales de la década de los 50, y supuso una auténtica revolución para la oficina al permitir por primera vez hacer copias casi perfectas de documentos en sólo unos segundos.

No era una máquina pequeña, ni tampoco barata. De hecho, a su creador le costó bastante poder empezar a comercializarla. Pero una vez que llegó al mercado ya nadie puro pararla. Si hoy podemos acceder a cualquier información desde cualquier sitio es, en parte, gracias a los primeros pasos que empezaron a darse con la Xerox 914.

El mundo necesitaba copiar documentos

Desde los antiguos monasterios donde se copiaban documentos a mano hasta la creación de la imprenta de Gutemberg, la reproducción de documentos ha sido una constante en nuestra historia reciente. A principios del siglo XX empezamos a buscar nuevos métodos para acelerar el proceso, lo que dio lugar a todo tipo de invenciones como el Mimeograph, una especie de fotocopiadora manual.

Quien dio finalmente con la clave fue el físico Chester Floyd "Chet" Carlson, que había trabajado en una oficina de patentes. Durante aquel trabajo, tuvo que lidiar con procesos de copiado tan engorrosos como fotografiar documentos con exposiciones de 10 segundos, invirtiendo después entre una tarde y un día para el revelado de esa única copia.

Chester Carlson quiso buscar un modo de poder hacer copias al instante sin salir de la oficina. Lo hizo desarrollando una nueva técnica llamada xerografía, a la que en un principio llamó electrofotografía por basarse en la electricidad para hacer las copias. Carlson realizó la primera copia xerográfica en su laboratorio en 1938, con sólo 32 años.

Primera imagen xerográfica de la historia Primera "fotocopia" o imagen xerográfica de la historia.

El funcionamiento de su nueva técnica era el siguiente. Primero cargaba de forma uniforme una superficie con electricidad estática, y luego la exponía a una luz que descargaba o destruía la carga eléctrica. De esta manera, la carga sólo permanecía en las áreas donde había una sombra, y esta era transferida al papel mediante un campo electrostático para fijar tinta seca en estas áreas aplicándole calor.

Carlson acababa de crear una tecnología que revolucionaría el mundo, y tras patentarla empezó a intentar vendérselo a las grandes empresas tecnológicas. Pero ninguna de ellas se interesó, y fue rechazado por empresas como IBM o Kodak. No fue hasta 1947 que una empresa llamada Haloid Company decidió apostar por su idea, adquiriendo los derechos de la patente para su desarrollo comercial.

Xerox 914

Tras más de una década de desarrollo, la empresa presentó el primer prototipo de fotocopiadora xerográfica automática el 16 de septiembre de 1959. La llamaron Xerox 914. Dos años después, en 1961, la empresa pasó a llamarse Xerox Company, y empezó a comercializar la primera fotocopiadora moderna de la historia.

Para hacernos una idea de su impacto, sólo tenemos que fijarnos en cómo ayudó a multiplicar el número de copias de documentos que se realizaban en la época. El año que salió al mercado la Xerox 914, en Estados Unidos se hacían 20 millones de copias de documentos al año, pero sólo cinco años después la cifra subió hasta 16.000 millones de copias.

Así era la Xerox 914

Xerox 914

El Xerox 914 tenía esa numeración en su nombre porque podía copiar documentos originales a un tamaño de 9×14 pulgadas, lo que son 229 x 356 milímetros. Se trataba de un gigantesco mueble de copiado, con un peso de 294 kilogramos, y unas dimensiones de 107 centímetros de alto, 117 cm de ancho y 114 cm de fondo.

Pese a sus dimensiones, obtuvo unos resultados realmente sorprendentes, siendo capaz de realizar copias de calidad en sólo 7 segundos. A las empresas no les importó tener que tirar paredes en sus oficinas para que les cupiera una de estas máquinas, su extrema velocidad para la época justificaba cualquier medida y coste.

Cada unidad de la Xerox 914 tenía un precio de 29.500 dólares cuando llegó al mercado. Pero como la competencia tenía otras alternativas con diferentes tecnologías por apenas 400 dólares, en Xerox decidieron permitir que las empresas pudieran "alquilarla" por 95 dólares al mes para hacer 2.000 copias, con un recargo de 5 centavos por cada copia extra.

La máquina en sí era bastante compleja mecánicamente, y aunque no lo era tanto como para que no se pudiera aprender a utilizar, Xerox tuvo que poner una gran cantidad soporte técnico al servicio de sus clientes. Tampoco estaba exenta de errores de diseño, como el que la hacía proclive a prender fuego cuando se sobrecalentaba, por lo que se acabó regalando un pequeño extintor a los compradores.

El proceso de copiado era el siguiente. Primero tenías que poner cualquier tipo de papel que fueras a utilizar en una bandeja de carga parecida a la de las impresoras modernas. Después tenías que pulsar el botón de encendido, y poner el documento que quisieras copiar sobre una bandeja de cristal. Luego girabas una ruleta para elegir el número de copias, pulsabas el botón de impresión y listo, en sólo siete segundos tenías una copia casi perfecta del documento.

Desde su lanzamiento en 1961 hasta que dejó de fabricarse en 1976, Xerox fue capaz de vender 200.000 unidades de este modelo. De hecho, sólo en los primeros seis meses vendieron tantas unidades como habían proyectado vender durante toda la vida útil del producto, y si no fueron más fue porque no pudieron producir tantas como para satisfacer la demanda.

Xerox siguió perfeccionando su máquina de copiado, y lanzó cuatro versiones diferentes de la máquina: las 914, 420, 720 y 1000. Estéticamente eran muy parecidas, pero había diferencias en la velocidad del motor de cada una. Así como la 914 podía hacer 7 copias en un minuto, la Xerox 1000 alcanzaba a hacer 17 copias en el mismo periodo de tiempo.

El inicio de la era de la información

Ordinary Paper

La Xerox 914 marcó un antes y un después en el mundo empresarial, iniciando una nueva era para el copiado que nos ha llevado a la actual era de la información. Sin embargo, la repercusión que acabó teniendo su invento pilló por sorpresa incluso a sus propios creadores.

"Anticipamos que las personas estarían haciendo copias de los documentos originales, pero no copiando copias para transmitir información más rápidamente", le dijo un portavoz de Xerox al New York Times en 1985. "Ese elemento fue lo que todos se perdieron".

Y es que originalmente se concibió la máquina para que fuera capaz de hacer 10.000 copias al mes, pero el volumen medio final de las empresas llegó a las 100.000 copias al mes. Además, la mayoría de estas copias no eran de los documentos originales, sino copias que se realizaban a partir de otras copias.

Hoy esto nos parece lo más normal del mundo, pero en aquella época fue algo que hizo que la información pudiera replicarse y transmitirse cada vez más rápido. Para ese cometido, a las Xerox las sucedieron todo tipo de máquinas fotocopiadoras, que en la era de la informática fueron sustituidas por escáneres e impresoras. Y así hasta llegar a nuestros días, donde podemos acceder a la copia de un documento desde cualquiera de nuestros dispositivos.

Imagen de portada | Romano Panvini

También te recomendamos

Dynabook, la tablet que nunca llegó a fabricarse pero que revolucionó el mundo de la informática… en 1968

Así somos y nos comportamos los españoles en redes sociales

Xerox PARC: así se trabajaba en el lugar mágico del que Steve Jobs copió la interfaz de MacOS


La noticia La fotocopiadora que cambió el mundo: así fue la Xerox 914 fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Chequea también

SNK tiene lista una nueva consola Neo-Geo para sumarse a la fiebre retro, y de paso celebrar sus 40 años

SNK, la mítica compañía de Osaka está de regreso, y lo hace en el momento justo para subirse a la ola de nostalgia que nos invade ahora mismo. Sólo basta ver lo que ha hecho Nintendo, con su NES y SNES minis, así como Sega con la nueva Mega Drive Mini, así como Atari y su próxima consola o su recién lanzada consola mini. Como vemos, esto aún no termina. En el marco de los 40 años de SNK, la compañía acaba de soltar una tremenda bomba, ya que están confirmando que llegará una nueva Neo-Geo, lo que no sabemos es cómo. Y es que podría tratarse de una consola mini, que tendría todo el sentido del mundo, o tal vez una pequeña máquina arcade, que es por donde van todas las apuestas debido a la imagen que abre este post y que forma parte del anuncio en Twitter. 今年、SNKブランドは40周年を迎えます。『KOF』『餓狼伝説』『サムスピ』『メタスラ』など、SNKの作品を支持して頂いているファンの皆様への感謝の気持ちを込め、NEOGEOの人気タイトルを収録した新しいゲーム機が登場します!ご期待ください。The Future is Now! #SNK #SNK40th #NEOGEO #ネオジオ pic.twitter.com/zxXK5QQ8D2— SNK JAPAN (@SNKPofficial_jp) 19 de abril de 2018 "Este año, la marca SNK celebra su 40 aniversario. En agradecimiento a los fans que han apoyado los títulos de SNK, incluyendo 'The King of Fighters', 'Fatal Fury', 'Samurai Shodown' y 'Metal Slug', presentamos una nueva máquina de juego que reunirá los populares títulos de Neo Geo. Por favor, espere con ilusión. The Future is Now!" La increíble Neo-Geo regresa de entre las cenizas Tal y como se puede leer en tweet, SNK está preparado una "nueva máquina de juego" de la Neo-Geo, la cual apunta a estar repleta de esos clásicos de los videojuegos que ahora forman parte de la historia. Lo interesante aquí será conocer bajo qué formato y con qué características. Como mencionaba, las apuestas son hacia una máquina arcade, pero al ver que estaría limitada por la pantalla y el tamaño, algunos creen que se trata de famoso mando con joystick de la Neo-Geo convertido en consola. Esto último tendría mucho sentido ya que el tamaño de este mando permitiría tener todos los componentes en un sólo sitio, además de que por años se trató de un sello distintivo de la consola. La Neo-Geo dejó de producirse en 1990, y a pesar de que en 2012 salió una versión portátil nunca fue lo mismo. Para quienes no lo sepan, la Neo-Geo fue la consola casera más cara de la historia, y esto se debía a que SNK decidió apostar por un camino distinto al que Nintendo y Sega habían elegido, y esto porque la Neo-Geo incorporaba la misma tecnología que las arcades. Ahora sólo nos queda esperar y conocer todos los detalles de esta nueva Neo-Geo, donde el precio será determinante para convertirla en una buena opción en el mercado, y dirigirse a ese usuario que está ávido de nostalgia y de revivir esos momentos que pasó frente aquellos videojuegos. En Xataka | La nostalgia está de moda, y tiene todo el sentido (económico y emocional) del mundo En Vida Extra | SNK celebrará su 40º aniversario en Switch con un recopilatorio de tirada limitada. Estos son los juegos confirmados También te recomendamos Una portátil Neo Geo que no esperábamos Así es como podemos aguantar hasta el final en PUBG y cenar pollo NeoGeo X llegará en los próximos meses - La noticia SNK tiene lista una nueva consola Neo-Geo para sumarse a la fiebre retro, y de paso celebrar sus 40 años fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Netflix está considerando comprar salas de cine para proyectar sus propias películas, y tendría todo el sentido del mundo

Netflix ha dado varios golpes en la mesa al demostrar que las cosas se pueden hacer de forma diferente, romper paradigmas y dar un giro a la industria. Así lo demostró con la venta/alquiler de DVDs a domicilio; así lo hizo, y sigue haciendo, con su servicio de streaming y sus producciones originales; así lo demostró cuando decidió estrenar todos los capítulos de una serie el mismo día. Y parece que lo quiere volver a hacer, ahora comprando salas de cine. De acuerdo a un reporte de Los Angeles Times, Netflix estuvo negociando para adquirir las salas de la cadena Landmark Theatres, propiedad de Mark Cuban, pero debido al alto precio de venta decidieron retirar la oferta. Según Variety, Netflix no está interesada concretamente en Landmark, sino en adquirir un espacio propio para exhibir sus películas, algo que no le caería nada mal a Netflix ni a la industria cinematográfica. Cannes habría sido el detonante Si lo pensamos seriamente, este movimiento sería una estrategia magistral por parte de Netflix, ya que el no exhibir sus películas en salas de cine le quita la posibilidad de concursar por premios de prestigio, como el Oscar o la Palme d'Or en Cannes. De hecho, ahora mismo hay un duro enfrentamiento entre Cannes y Netflix, ya que el festival vetó las películas de la plataforma y quedarán excluidas de la selección competitiva este 2018. Sin embargo, Cannes le permite a Netflix llevar sus películas en categorías fuera del concurso, algo en lo que Netflix no está de acuerdo y ya han dicho que no se presentarán al festival tras el veto. Hay que recodar que lo anterior se desató el año pasado cuando 'The Meyerowitz Stories' y 'Okja' compitieron por la Palme d'Or ante las críticas, quejas y una fuerte polémica de distribuidores franceses, así como otros estudios y personalidades, quienes exigían que esas películas no podían participar al no haber sido proyectadas en una sala de cine. 'Cines Netflix', lo mejor que le podría pasar a la industria Por lo anterior, Netflix comprando salas de cine tendría todo el sentido del mundo, ya que sólo en 2017 gastó más de 8.000 millones en sus producciones originales, y para este 2018 ya adelantaron que estrenarían 80 películas de producción propia. Esto significa que Netflix tiene material, y de sobra, para exhibir en las salas. Con esto, Netflix estaría cumpliendo con el requisito de exhibición en salas, y así podría concursar por el Oscar y la Palme d'Or. Que ojo, no se trata del premio en sí, sino de la repercusión que trae ese premio, con lo que ganarían prestigio y como dijo Ted Sarandos en una entrevista: "Queremos que nuestras películas estén en un terreno justo como cualquier otro cineasta. Existe un riesgo en que nosotros actuemos de esta manera y que nuestras películas y cineastas reciban un trato irrespetuoso en el festival". Y eso es precisamente lo que quieren evitar. Pero lo más interesante tras la idea de un 'Cine Netflix' son las posibilidades, ya que la compañía podrá tener el control absoluto de la exhibición, es decir, no dependerá de las distribuidoras ni de los tiempos de las salas de cine, vamos, ni de las comisiones de taquilla o por la venta de alimentos. Netflix sería amo y señor de todo esto. Al tener una sala de cine, Netflix podría elegir no cobrar a los suscriptores de la plataforma, aquellos que deseen ver la película en pantalla grande, y no estaría limitado a largometrajes, ya que incluso se podrían hacer funciones especiales para algunas series. De hecho, el estreno de una película en la sala podría ocurrir el mismo día que se estrena en la plataforma VOD, y aquellos que no están suscritos al servicio podrían acceder al cine previo pago de la entrada. Por otro lado, se podrían armar promociones y funciones especiales para suscriptores, lo que atraería a quienes aún no están en la plataforma. Vamos, por donde lo veamos es una buena idea, y sí, tiene todo el sentido del mundo. Y eso que no estamos hablamos de cómo sería recibido este modelo de exhibición ante las cadenas de cine y las distribuidoras, a quienes seguramente no les agradará mucho, pero que sin duda le caería muy bien a la industria. Imagen de portada | Gizmodo En Xataka | Netflix anuncia diez nuevas producciones europeas: series, películas y documentales para todos También te recomendamos Esta es la magia detrás de todas las películas nominadas al Óscar 2018 a mejores efectos visuales Este vídeo asegura que un ordenador de 500 dólares elimina el bigote de Superman mejor que los costosos efectos de Hollywood Así es como podemos aguantar hasta el final en PUBG y cenar pollo - La noticia Netflix está considerando comprar salas de cine para proyectar sus propias películas, y tendría todo el sentido del mundo fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .