Inicio / Música/Espectáculo / Bobby Gillespie: “No hay peligro en el rock actual, está muerto”

Bobby Gillespie: “No hay peligro en el rock actual, está muerto”

Nadie puede acusar a Bobby Gillespie de refugiarse en su zona de confort. Después de poner en un contexto rockero el acid house que copaba los tugurios británicos a fines de los 80 con el clásico de Primal Scream, Screamadelica (1991), no tuvo empacho para abrazar su stone interior con Give Out But Don't Give Up (1994) ni para rebotar al tecno de dientes apretados en XTRMNTR (2000). Lo último que escuchamos de él: un disco largo y psicodélico como More Light (2013) y otro personal y más accesible como Chaosmosis (2016). Con jovencitas superpoderosas como Sky Ferreira y las hermanas Haim como invitadas, ese último lanzamiento funcionó como una especie de terapia para él. "Cuando hacés una canción sobre vos mismo y decís la verdad, mostrás una parte de tu dolor, y todo eso puede generar una transformación porque mucha gente se identifica con ese dolor. Ellos también lo sienten", dice el cantante, que llegará el 1 de marzo a Buenos Aires para tocar en Groove con su banda. "Es un proceso de curación. El rock and roll tiene mucho de eso: es un medio para curar gente. Nutre el alma. Pero tenés que ser honesto: no podés hacerte el boludo, porque el público se da cuenta si sos sincero o no."

Te leímos alguna vez criticando a los artistas que se quejan de lo duro que es vivir en el mundo de la música. ¿Cómo hacés para que, después de tantos años, hacer discos con Primal Scream te siga pareciendo emocionante?

Cuando éramos más jóvenes nos resultaba más difícil hacer discos porque no sabíamos bien lo que hacíamos, pero sí sabíamos que queríamos hacer buena música. Así que éramos demasiado duros con nosotros mismos. Pero en algún momento de los 90 todo empezó a volverse más fácil. No sé por qué. Creo que es un privilegio estar en una banda, hacer canciones y grabarlas, que esas canciones se editen, que la gente las quiera escuchar. Por eso cuando escucho a músicos quejándose y diciendo que la pasan mal siendo artistas me muero de rabia.

Algo que los distingue, sobre todo en este último disco, es que evocan el pasado pero no suenan retro, y a la vez tampoco parecen una banda vieja queriendo parecer nueva y fresca. ¿Cómo hacen para evitar tan efectivamente las etiquetas?

Creo que eso es algo que sale naturalmente por ser entusiastas a la hora de hacer música. No gusta hacer esto. Después de todos estos años, todavía somos curiosos. Cada canción que encaramos es una aventura. Quizás sea por eso.

"Hay muchos grupos que parece que encararan la música como si trabajaran en un banco. El rock es un desastre. Es un simulacro de lo que alguna vez fue."COMPARTILO

Otro rasgo característico de su último disco es el rescate de la melodía como elemento poderoso en una canción. ¿Fue una decisión consciente o los temas se hilaron así?

Es un disco muy melódico, es verdad. Deliberadamente queríamos hacer un disco melódico, con este tipo de canciones, porque More Light tenía temas de cinco, seis, siete minutos. Incluso es un disco doble en vinilo… quizás sea demasiado largo. Así que siempre quisimos mantener Chaosmosis corto y pegadizo.

Entraste a la música por Elvis, pasaste a T-Rex, el punk fue un estallido para vos… ¿Cómo se mete en tu vida el dance, que termina siendo parte fundamental de tu propia música?

Todo eso surgió porque la escena rockera en Gran Bretaña a fines de los 80 era horrible. Ahí fue que descubrimos la escena del acid house que era mucho más interesante. Era nueva, futurista, había éxtasis, había clubes under, muchos eran ilegales… todo eso tenía peligro. Era peligroso involucrarse. Y los medios no tenían mucha idea de lo que pasaba. Era el caos, y se sentía como en los primeros años del punk. Estaba buenísimo. Por eso nos metimos.

Dijiste que Primal Scream es una de las últimas bandas de rock. ¿Qué los hace ser una banda de rock?

Nosotros somos una banda de rock and roll de verdad. Tocamos rock and roll que te sacude, tiene groove, podés bailar con él. La mayoría de las bandas que dicen que son de rock no hacen música con la que puedas bailar. No son funky. Hay que tener ritmo. Se tiene que notar el blues, el funk. En nuestro caso, aunque hagamos un tema que suene a gospel, te das cuenta de que es funky igual. Y muchas bandas no son así: son aburridas, insulsas. Y además hay otra cosa fundamental: tiene que haber peligro. Hay muchos grupos que parece que encararan la música como si trabajaran en un banco. El rock es un desastre. Es un simulacro de lo que alguna vez fue. No hay peligro, está muerto.

El año pasado el hip hop y el pop desplazaron al rock en la lista de artistas más escuchados. ¿Será por esta falta de peligro que el rock se desconectó de los más jóvenes?

Cuando ves el nacimiento del rock and roll, los orígenes, ves gente negra en Detroit, en Mississippi, o más adelante en Chicago, bandas que tocaban rock de alta energía como MC5. A la música de ahora la ves muy lejos de todo eso. ¡No hay iglesia! Esa cosa de iglesia del gospel, no está más en la música. No escuchás el blues en la música de hoy. Está muy acallado, incluso en artistas negros. Yo lo veo así: los jóvenes se alejaron del rock porque el rock se alejó demasiado de su espíritu original.

Para vos, según contaste, el rock era un escape. ¿Qué escape artístico le queda a los más jóvenes, si el rock no está?

Mi hijo tiene 16 años y escucha, más que nada, rap. Quizás eso sea peligroso para él.

Chequea también

El show de Liam Gallagher cambia de locación y hay más entradas a la venta

La producción de Lollapalooza Argentina anunció que el sideshow se realizará en el DirecTV Arena

Michael Poulsen de Volbeat habla de su fanatismo por el boxeo argentino

Antes de venir al Lollapalooza, el líder de la banda danesa elogia a Carlos Monzón -“Es uno de los mejores de la historia”, dice- y cuenta cómo el deporte influye en su música