Inicio / Música/Espectáculo / Cómo fue el debut porteño de Las Bistecs, el dúo que revoluciona el electro pop español

Cómo fue el debut porteño de Las Bistecs, el dúo que revoluciona el electro pop español

"Electro-disgusting". Así Las Bistecs definen su sonido.
Foto: Luz Soria/ Mostrafest

"Seguid teniendo tan mal gusto, a ver si convencéis a alguien que nos pague el pasaje", agitaban Las Bistecs en una entrevista con Rolling Stone en marzo cuando se enteraron que sus seguidores locales habían armado una petición en Change.org para que alguien cierre una fecha con ella para dar un show en vivo en Buenos Aires. El "mal gusto" ganó y el viernes 8, alrededor de las 23, una pista fervorosa vio aparecer a Alba Rihe y Carla Moreno en Palermo Club, cubiertas con abrigos de flecos metalizados y escoltadas por su tecladista y productor, Adrià Gil. "No sabemos cantar, no sabemos bailar, no tocamos un puto instrumento. No somos artistas, somos unas mamarrachas", se apresuraron a aclarar, como si a su público, experto gozador de la ironía, de los beats infernales y teclados aparatosos, realmente eso pudiera importarle. "Venimos a bajar el nivel cultural de esta ciudad", remataron y todos entraron en éxtasis. Lo que siguió fue una actuación desprolija, pero llena de irreverencia y una virtuosa tontería.

Túnicas griegas, coronas romanas, barbas cubiertas con purpurina y cuerpos enfundados en lurex metalizado; la enorme fila de fans lookeados que esperó entrar a la edición especial de la MostraFest para ver el show de las catalanas manifestó su devoción por el mensaje y la estética, y transformaron esta fecha sold out en un desfile homenaje a "la obra" de las "artistas". Las comillas son parte de la perfo.

Los raps de Las Bistecs son aniñados, pero también filosas declaraciones de principios y desprecios, como su hit "La historia del arte" de su disco debut Oferta ("El falo es tendencia en todos los museos / No me quedan euros para ver algo tan feo"), y "Señoras bien", la canción dedicada "a todas las hijas de puta internacionales". Este quizás fue el momento donde la participación del público llegó a un nivel extremo, con gritos que invocaban a representantes locales de estas señoras "neo-baratas y anti-demócratas". Otros fragmentos muy festejados fueron su coqueteo con la cumbia en "Universio" ("Perréa como laica") y su pseudo flamenco "Galicia".

Junto al regreso de la drag queen española La Prohibida, que también actuó en Palermo Club en abril, luego de una década sin visitar el país, la llegada de "Las Bistec" fue otra señal de que el electro pop español puro vuelve a tener presencia en la noche porteña. Después de la experiencia de la fiesta Divas y Divos hace diez años, de la mano de un militante del género como el DJ Fabián Jara, MostraFest tomó la posta en las últimas temporadas. En este contexto, el show de las "Churrasco" -como las llaman su fans porteños- fue una cátedra de un género que tiene por característica construir una visión crítica y política desde la desfachatez: antes de abandonar el escenario, Alba y Carla bromearon con su afiliación al partido conservador español PP y quisieron saber algo: "¿Dónde está Santiago Maldonado?"

Chequea también

‘Stranger Things’ tiene su videojuego retro

A menos de un mes del estreno de la segunda temporada, los fans de la serie de Netflix pueden explorar la historia desde sus teléfonos y tablets

Cómo hizo Dave Grohl para convertir a Paul McCartney en el baterista de Foo Fighters por un día

La historia detrás de la colaboración del Beatle en el último disco de los Foo, y el origen de una amistad que crece