John Mayer

Además contar sus ganas de trabajar con Jay.Z, Mayer explica por qué se siente un modelo para las nuevas generaciones.
Foto: AFP/ Jason Merrit/Getty Images

"Esta noche me esperan seis horas de música", dice John Mayer. En un rato estará pisando un escenario de Atlanta junto a Dead & Company, la banda que incluye a Bob Weir, Mickey Hart y Bill Kreutzmann, de Grateful Dead. Después de eso, a la medianoche, Mayer hará un show sorpresa en un club junto a Dave Chappelle, continuando la seguidilla de apariciones sorpresa que vienen haciendo desde el año pasado. "Soy una suerte de DJ acústico", dice Mayer. "El va a decirme: 'John, tocá tal o cual cosa', y yo soy bastante bueno para improvisar canciones. Es como dos tipos copando la habitación del fondo durante una fiesta." Tras la gira con los Dead, Mayer cerrará el tour solista en el que presenta las canciones de su excelente disco The Search for Everything. Mayer divide esos shows en "capítulos", que incluyen dos sets con su banda, un set acústico y otro con su trío de blues. "Cuatro capítulos equivalen a cuatro arranques con el tanque lleno", dice. "Bajo del escenario con energía para seguir una hora más."

Este es tu segundo tour con los Dead. ¿Te quedó algún aprendizaje?

Nunca antes fui incluido en algo, siempre hice todas las cosas solo. Cuando me invitaron a compartir esta tribu, te juro que fue lo opuesto a reconciliar la idea de ego o estatus. Es como un equipo de básquet, tenés que dar lo mejor para que tu equipo gane. Te tenés que revolcar en el barro.

¿Qué sentiste al ver Long Strange Trip, el nuevo documental de Grateful Dead?

Hay algo que cuenta Donna Jean sobre su inclusión en la banda. Su marido (Keith Godchaux) una vez le dijo: "Ya no quiero escuchar más esta música, quiero tocarla". Así es exactamente como me sentí.

Chris Robinson, el ex Black Crowes, estuvo en The Howard Stern Show y cuestionó tus habilidades musicales. ¿Te molestó eso?

Me importa demasiado mi banda como para preocuparme por eso. Tengo opiniones sobre el asunto, pero no voy a exponerlas. Hace tiempo decidí no debatir más mis méritos. "No, yo soy muy bueno." La música no es un programa de deportes para mí.

Te volviste una figura influyente para una nueva generación de cantautores pop, como Ed Sheeran y Shawn Mendes.

No lo vi venir. Uno no es consciente de que cada cinco años nace un hijo de puta que va a ser músico. Yo no inyecto tantas cosas del blues en mi música como me gustaría, pero hay algo espiritual del blues que puede aplicarse aquí: estos tipos son como yo. Cuando pienso en Eric Clapton y Stevie Ray Vaughan, que son leyendas, fueron y serán mis héroes. Así que hay una suerte de contrato implícito para que los nuevos tipos se sientan aceptados.

Vos sos un gran guitarrista de blues. ¿Por qué no aplicás más eso a tus discos de estudio?

Después de todas las movidas que hice en el tablero de ajedrez musical, ahora lo que hago soy yo. No soy ingenuo. Sé que a mis discos no les vendrían mal un par de hits rockeros. Antes, cada tanto, metía una onda Black Keys en la batería, distorsionaba la guitarra e improvisaba líneas. Pero después, al escucharlo, pensaba: "No, no compro". Cuanto más viejo me pongo, más me doy cuenta de que no es necesario reflejar absolutamente todas las cosas que te gustan. ¿Suena deprimente? ¿O es acertado? (Risas)

¡Un poco de las dos cosas! Twitteaste que hace años tenés en la cabeza un concepto para un disco de Jay-Z.

No quiero que parezca que estoy tratando de convencerlo públicamente, pero creo que hay espacio para la psicodelia en el hip-hop. Siempre pensé que una sección rítmica del estilo de Cream o Jimi Hendrix quedaría sensacional en un disco de hip-hop. Por supuesto, todas mis ideas son egoístas. En todas figuro yo.

Hace poco dijiste que estabas entrando en tu "etapa de cannabis". ¿Cómo va eso?

Ahora el cannabis está en el lugar que ocupaba el alcohol y mi calidad de vida subió considerablemente. La bebida es una maldita estafa. Siempre me hizo sentir para atrás.

¿Así que la marihuana no te hace sentir raro o embotado?

Siempre fui el tipo que dice que no le gusta tener su estado mental alterado. Pero una vez que sabés quién sos, cambiar de estado se vuelve OK. Hoy estoy mucho más abierto a generar pequeños cambios en la consciencia. Recuerdo cada viaje, cada pensamiento que tuve mientras estaba tirado.

Billy Joel dijo que envidia tus "muecas de guitarra".

La cara que pongo cuando toco no es para nada cool. Me genera incomodidad que la gente piense que pongo premeditadamente "muecas de guitarra". ¿No estaría bueno ir a la selva de Borneo y darles a sus habitantes unas Fender Stratocaster, después hacerles escuchar a Jimi Hendrix, pero no mostrarles fotos de Jimi Hendrix, y ver si cinco años después alguien hace caras de guitarra? Tengo el presentimiento de que habría gente que sí.

Estuviste en los tabloides porque Katy Perry dijo que fuiste el "mejor amante" que tuvo. ¿Algún comentario?

No tengo ningún comentario interesante para darte. Ya le saqué la ficha a este juego. Pagué muy poco del precio de la fama, por ahora. Puedo tocar la música que más me gusta, estoy en la cumbre de mi vida. Tengo 39 años, recuerdo mis 32. Hay cosas que simplemente no quiero volver a hacer.

Patrick Doyle

Chequea también

‘El implacable’: Jackie Chan se pone serio

El maestro del kung fu interpreta el rol más dramático de su carrera.

Roger Waters vuelve a Argentina

El ex Pink Floyd se presentará en noviembre del año que viene en el estadio Unico de La Plata